El regalo de la paternidad. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED   2 comments

Texto para escuchar desde aquí:
Ir a descargar el audio

imagen corazón en círculo[Podéis mirar en la página de índices para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc. —con por ejemplo la traducción completa de lo que estamos retocando aquí con ayuda del texto en inglés, etc.
Esta transmisión, maravillosa (muy clarificadora y directa), aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló desde la personalidad de Jesús.
La siguiente parte de este texto sirve como acompañamiento —más o menos— para esta parte del texto principal del curso de milagros: [T-11.I-II] (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

El regalo de la paternidad [T-11.I-II]

Saludos de nuevo, soy Jeshua.
Hoy he venido a discutir contigo
sobre una elección muy importante que debes hacer.
Y esa elección es entre Dios o el ego.

Te he dicho muchas veces
que Dios es Todo Lo Que Es.
Entonces, ¿qué puede haber, qué puede existir en absoluto,
que se encuentre apartado de Dios?
En verdad, ¿qué puede existir que NO SEA Dios?
Y la respuesta, que, por supuesto,
ya sabes dentro de tu ser,
es: nada.

Así, si se te hace una pregunta,
“¿qué eliges, a Dios o al ego?”.
Y entonces, si fuera cierto, tal y como te aseguro que lo es,
que no existe NADA que no sea Dios,
entonces, ¿puede haber Dios O algo?
Y la respuesta es, por supuesto, simplemente que no.

Entonces, cuando piensas en términos de Dios O el ego,
si el ego no es Dios, entonces, ¿puede existir?
Y por supuesto que ya sabes ahora mismo la respuesta,
dentro de lo más profundo de tu ser.

Entonces, ¿cuál es la pregunta?
¿Cuál es la pregunta que planteo?
Ciertamente, ¿cuál es la pregunta de toda la vida?
¿Y cuál es la pregunta, especialmente para ti,
aquí, en esta estancia en el espacio y el tiempo?
¿Cuál es LA cuestión en tanto que caminas por esta tierra?
Siempre es esta: “¿quién soy? ¿Qué soy yo?”.
Y, ¿no ves entonces que este mundo por entero no es otra cosa que
una respuesta falsa a esa mismísima pregunta:
“qué soy yo, y quién soy yo”?
Además, ¿qué significa realmente preguntarse “qué soy, y quién soy”?
¿No es acaso lo mismo que preguntarse “de dónde vine”?
Y eso, por supuesto, es lo mismo que preguntarse: “¿quién es mi padre?”
Y así, tú, en este instante, ya sabes la respuesta.

Si tú existes en absoluto, y si Dios es Todo Lo Que Es,
entonces tú ERES parte de Dios.
Y por tanto has surgido, de alguna manera,
de eso que Dios Mismo es.
Y así, si dijeras, ¿quién es mi padre?
Solo habría una respuesta posible:
“tu Padre es Dios”.

Entonces, la cuestión que te planteé sobre el ego es la siguiente:
“Si Dios es Todo Lo QUE ES,
y si claramente has surgido de Dios Mismo,
entonces, ¿puedes tú haber surgido de alguna otra cosa
que se encontrara apartada de Dios?”.
Y, dicho de esa manera, se ve que la pregunta es realmente tonta, ¿no es así?
Y luego ves que la pregunta se contesta a sí misma.
“¿Quién es mi Padre? ¿Dios o el ego?”.

Todo esto en realidad no tiene sentido, si piensas en ello con claridad,
así como tampoco el mundo por entero tiene ningún sentido.
Y de eso, por supuesto, es de lo que se trata en este curso:
es un intento de ayudarte a ver con claridad lo que este mundo es,
lo que este mundo significa en verdad,
y lo que no significa, y nunca podrá significar
—y para ver que definitivamente no es real,
y que por tanto no puede amenazar de ninguna manera
aquello que es tu realidad.

El ego tiene un sistema de pensamiento.
Y para satisfacer tu propósito, digo que Dios tiene un sistema de pensamiento.
En realidad Dios no piensa pensamientos tal y como tú los piensas.
Debes recordar que el estado natural de la Mente,
incluyendo a la Mente de Dios,
es abstracción completa.
Y los pensamientos y las palabras no surgen
en un estado de completa abstracción.
Pero, dentro de este marco de espacio y tiempo,
el ego tiene realmente un sistema de pensamiento.
Y es consistente con sus premisas, que discutiremos después.

Y entonces, ¿cuál es el sistema de pensamiento de Dios?
No es un grupo de ideas que puedas expresar con palabras.
En realidad, no puedes definir el sistema de pensamiento de Dios.
¿Y por qué esto es así?
Porque el sistema de pensamiento de Dios es TÚ.
¿Y qué hay en ti
que hace que sea imposible definir el sistema de pensamiento de Dios,
si ese sistema de pensamiento es lo que tú eres?
Ahora, para responder, antes escucha esta pregunta muy bien:
¿cómo podrías definir aquello que no tiene límites?
¿Cómo podrías definir aquello que es eterno e infinito?
¿Cómo podrías definir aquello que es Todo Lo Que Es,
sin comienzo ni fin?

¿Cómo podrías definir tal cosa, tal ser?
Pues solo con una palabra: al decir que es TÚ.
Tú eres la piedra angular del sistema de pensamiento de Dios,
porque tú eres la Luz.
Y puede que recuerdes que te he dicho
que la Luz es en verdad tú, en tu estado natural,
no obstaculizado por tu pensamiento, libre de conceptos,
y de las prisiones creadas por las palabras
que parecen traerte todos esos pensamientos que crees que piensas.

La Luz es tu estado natural,
sin ataduras, en una libertad completa, perfecta e ilimitada,
así de libre para ser, y por tanto para crear.
Eso es lo que tú eres.
Y verdaderamente, dentro de los pensamientos que crees que piensas,
estos comentarios son solo palabras,
y son incomprensibles para tu experiencia.
Pues, ¿cómo puedes decir que eres ilimitado y eterno,
estando aparentemente situado
dentro de los confines de este cuerpo que tienes?
¿Cómo puedes hablar de eso y entender algo?
En realidad, no puedes entender completamente esa verdad,
porque eso sería conocimiento.
Y el conocimiento no lo puedes obtener
mientras permanezcas aquí en esta tierra, en esta forma.

Si Dios es tu Padre,
¿qué regalos te da Él?
¿Qué sucede si verdaderamente Dios es Todo Lo Que Es?
Y eso, te lo aseguro, es así.
Entonces, debemos decir de nuevo estas palabras:
cuando Dios te creó a ti y se convirtió en tu Padre,
no hubo separación de ninguna clase.
Y si Dios es tu Padre, que Lo es,
tú no estás, en tanto que Su Hijo, separado de Él.

Entonces, ¿cuál es el regalo, el simple, el único regalo
que Dios, tu Padre, te concede?
Es este: ES EL REGALO DE DIOS MISMO.
Y eso es todo.
¿Mas no te he dicho
que tener y ser son lo mismo?

Abre tu ser a la verdad de estas palabras.
Tienes el regalo que tu Padre te da.
Y ese regalo ES Dios Mismo.
Y si TIENES ese regalo, entonces, eso ES verdaderamente lo que tú eres.
Y así, verdaderamente, tú ERES Dios.
Y si se deduce que tú ERES Dios,
entonces, ¿puedes NO SER Dios? Por supuesto que no.
Puedes imaginar otra cosa.
Puedes imaginarte a ti mismo separado de Dios,
si es que puedes no reírte de eso en este momento.
Pero, separado de Dios, no puedes existir.
Sí puedes imaginarte estando separado
de eso que TÚ eres,
pero lo haces en vano.

¿Y si ERES Dios y existes,
entonces, qué es lo que te mantiene vivo, por así decirlo?
Es ser Dios, estar siendo Dios.
Y la creación es simplemente el fluir del ser de Dios,
más allá del tiempo, más allá del espacio,
sin límites de ninguna clase.
Y así, se deduce que tú, como Dios,
DEBES CREAR, simplemente para poder ser.
Pero no tienes la elección de dejar de existir.
Pues si fueras a morir,
Dios Mismo desaparecería en un abrir y cerrar de ojos.
Y eso, sin ninguna duda, te aseguro que no puede suceder.
Si fueras a morir, eso supondría la muerte de Dios Mismo.
¡Qué absurdo!

Y así, lo sepas o no,
lo creas o no,
te guste o no,
siempre, siempre estás creando.
Pues crear es ser, existir y vivir.
Y así, si tú eres Dios y debes permanecer como tal,
entonces, ciertamente, tú también tienes tus propias creaciones.

¿Y cuál es el regalo que darías
al estar creando?
Es el mismo regalo que Dios Mismo te dio,
puesto que no tienes otra elección,
ya que es lo único que hay para dar.
Tú das, como Dios, el regalo de la paternidad,
que es el regalo de ti Mismo, de tu Ser,
que es el regalo de todo,
sin límite y sin restricciones,
más allá del espacio y del tiempo.
Pues ese es el mismo regalo de paternidad que has recibido
y que debes dar por siempre,
automáticamente, y sin jamás poder fracasar.

Pero, ¿qué sucede si en tu creencia en la separación
tienes miedo de dar?
¿Qué ocurre si tienes miedo de abrirte al discernimiento
de que ese ES el regalo que has recibido
y el regalo que, NECESARIAMENTE, VAS A DAR, a menos que dejes de existir?
Entonces, estás creyendo en el sistema de pensamiento del ego,
que dice que la Voluntad de Dios está separada de la tuya.
Y de eso ya hemos hablado antes.

Te recuerdo una vez más,
que la simple creencia de que tu voluntad está separada de la Voluntad de Dios
es la fuente de todos tus problemas,
de todas tus enfermedades, de todos tus conflictos
y de todo tu miedo.
Pero no puedes estar separado de Dios.
Así que aquí, en tus vanas fantasías,
crees en Dios como si fuera un ser separado de ti mismo
que podría tener una voluntad que se opusiera a la tuya,
como hemos dicho antes.

Y si tú desearas poder soltar tu miedo,
tus conflictos
y las enfermedades que parecen ser parte de tu vida aquí,
entonces, ¿que debes hacer?
Simplemente debes abrir tu ser a la sanación,
debes invitar a la sanación, para que entre en tu vida.
Y si la enfermedad es separación,
entonces, ser sanado es unir.

¿Y cuál es la única, simple verdad,
que traerá consigo la unión definitiva,
la conexión definitiva,
que abolirá para siempre la separación y el miedo?
Es la simple verdad de que la Voluntad de Dios no es diferente de la tuya.
Y eso es todo.

Entonces, ¿qué hacer si quisieras ser sanado
cuando la voz del ego está tratando de gritar y clamar en tus oídos,
predicando su sistema de pensamiento,
cuya piedra angular es la separación?
Y, ¿qué hacer si el clamor y los gritos del ego en tus oídos
parecen bloquear el susurro tranquilo y dulce
del Espíritu Santo,
que habla por Dios, y que te habla de lo que tú eres,
expresando la verdad de que siempre, siempre, siempre
tu voluntad y la de Dios son y deben ser la misma?

Si quieres invitar a que la sanación entre en tu vida,
lo haces escuchando el susurro,
escuchando la Voz del Espíritu Santo, la Voz de Dios que,
como te dije antes,
es simplemente la Voz de tu Único Ser,
que no es otra cosa que Tú, en la realidad de lo que tú eres.
Así, la simple verdad es esta:
el susurro de tu realidad habla de una sola voluntad,
habla de unión, y habla de armonía.

Ahora, esta es la prueba que puedes aplicar
si deseas ser curado:
el regalo de la paternidad es el regalo de todo,
sin límite, sin restricciones
y sin excepciones de ninguna clase.
Y eso es lo que la Voz de Dios te diría.
Y si cualquier otra voz te hablara
de retener algo contigo, de protegerlo,
de defenderlo y mantenerlo a salvo de algo
—cualquier voz que te hable así—
te aseguro que es el clamor del ego.
Y no puede ser el susurro de la Voz de Dios.

Así, para invitar a que la verdadera sanación entre en tu vida,
aplica siempre esta simple prueba
a cualquier pensamiento del que te hagas consciente:
¿hay algo en estos pensamientos
que excluiría a mis hermanos de algo,
que querría conservar algo solo para mí,
y que yo desearía proteger,
que desearía defender?
Y si la respuesta es que “sí”,
se trata del clamor y los chillidos del ego, con su miedo,
sabiendo que si tú das sin límite
él desaparecerá de inmediato,
y que todo lo que quedará es la Voz de Dios.

La prueba parece tan simple… ¿no es cierto?
Pero te insto a aplicar esta prueba
si quieres invitar a la sanación en tu vida.
Observa el regalo que Dios te ha dado,
y que debes siempre dar,
meramente para poder preservar
la verdad de lo que tú eres,
y devolverla a tu nublado discernimiento.

Simplemente da como Dios da.
Y siempre comprueba esto:
¿limitarías, restringirías?
Pues Dios nunca haría eso.
Y tú, en tu realidad, tampoco harías eso.
Y, cuando descubras que no hay nada
que puedas retener
frente a cualquier hermano, por cualquier motivo,
entonces, has invitado a la sanación a tu vida.
Y la sanación trae consigo el simple reconocimiento
de que tu voluntad, y la voluntad de Dios, son en realidad la misma,
y necesariamente lo seguirán siendo para siempre.

Así que contempla hoy a tu hermano.
Contempla a cualquiera de ellos, a todos ellos, y simplemente di:
“a ti te lo daría todo, en gratitud,
porque todo es mío;
porque tengo el regalo de la Paternidad de Dios,
que es Dios Mismo;
y, como tengo el regalo de Dios, eso es lo que yo soy;
y para seguir siendo Dios,
el perfecto ser que yo soy,
simplemente daré sin límites y sin restricciones”.

Y la simple verdad, por supuesto,
la cual ya conoces en palabras,
es que el regalo del propio Ser de uno,
sin límites ni restricciones,
es sencillamente el regalo del Amor
—que es, por supuesto, exactamente lo que tú eres
y lo que serás por siempre.
Bendiciones para todos. Eso es todo.

Anuncios

2 Respuestas a “El regalo de la paternidad. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Muy bonito el texto, muchas gracias por el tiempo dedicado en redactarlo y compartirlo 🙂
    Diana.

    • …si ves se trata de una traducción ya existente, y que estoy revisando poco a poco para el blog.

      Uno de los textos de Haskell ya está revisado por completo, el de “Viaje más allá de las palabras”; es muy recomendable; el pdf es accesible en la página de índices del blog

      Estas dos traducciones (de “Viaje…”, y de “La otra voz”…) circulaban en internet, pero eran muy precipitadas, rápidas; no se leían bien.

      Por cierto, hay que leerlas muy despacio, a poder ser.

      Entonces, el trabajo es facilitado por eso, porque ya había un texto en español… y así lo mío no es una traducción directa y no tengo que reescribirlo entero.

      Los textos recibidos de Yeshua por Brent Haskell son textos muy útiles, que hacen avanzar a muchas personas con Un curso de milagros, UCDM.

      gracias a ti, gracias por compartirlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: