Percibir con el Espíritu Santo. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED   Leave a comment

Ir a descargar

[Podéis mirar en la página de índices de este autor para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc. —con por ejemplo la traducción completa de lo que estamos retocando aquí con ayuda del texto en inglés, etc.

Esta transmisión, maravillosa (muy clarificadora y directa), aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló desde la personalidad de Jesús.

La siguiente parte de este texto sirve como acompañamiento —más o menos— para esta parte del texto principal del curso de milagros: [T-14.VII-IX] (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

Percibir con el Espíritu Santo [T-14.VII-IX]

Saludos de nuevo, soy Jeshua.
Estamos hablando sobre la enseñanza de la verdad.
Te he hablado de tocar la fuente de la verdad.
Te he hablado sobre la comunicación.
Y, muy importante, sobre cómo
es que la comunicación es aquello que DAS.
Ya que, cuando le das oportunidad a un ser
de poder estar completamente abierto y ser totalmente honesto en tu presencia,
generas la comunicación en toda su realidad.
Y abres, para ti mismo y para el mundo,
el camino de la verdad.

Entonces, ¿quién es el comunicador perfecto?
¿Quién es la fuente de la comunicación perfecta,
por ese camino hacia la verdad?
Porque, si hablamos de la verdad,
entonces, esa es nuestra pregunta fundamental:
¿cómo descubrimos, y, más allá de eso,
como experimentamos la verdad de la Vida?

Mas te he dicho que puedes descubrir la verdad
si compartes tu percepción con el Espíritu Santo.
Y te he dicho que la percepción es el medio
por el cual la ignorancia puede ser transformada en conocimiento.
Pero la percepción es lo que tú haces aquí.
La percepción es algo relativo a este mundo de ilusión, ¿no es cierto?
Y sí, lo es ciertamente.
Y así, también es la ausencia de la verdad;
y es ignorancia; y oscuridad.
Y es la creencia en el pecado.

Y si quisiéramos tomar eso que no es real y liberarlo,
deberíamos trabajar con las herramientas de la ilusión.
Deberíamos trabajar dentro de la percepción
para poder llevar la ignorancia al conocimiento,
la oscuridad a la luz, la guerra a la paz.

La percepción cambia.
La percepción puede dar una visión en un momento,
y en otro pasar a una visión diferente.
El conocimiento, la paz verdadera y el Amor verdadero, no cambian.

De hecho, lo bonito de la percepción es que ella PUEDE cambiar.
Tu percepción aquí en este mundo
que te habla de ignorancia y de guerra,
de separación y de miedo…
tu percepción de todo eso… PUEDE CAMBIAR.
Esa es su belleza.

Entonces, ¿cómo cambiamos la percepción?
¿Cómo entonces descubrimos la verdad?
Porque es realmente en el cambio de percepción
donde va a llegar la verdad a tu discernimiento,
donde la verdad va a alborear en tu mente.
Siempre que buscamos descubrir la verdad,
deseamos transformar lo que no es deseable
en lo que sí lo es.
Como he dicho, deseamos llevar el miedo al amor,
lo no santo a lo santo, la culpa a la inocencia.
Y la lista es larga.
Deseamos llevar la ilusión
a la verdad misma.

La verdad no ataca. La verdad no se defiende.
La verdad solo ES.
La verdad no está en guerra con la ignorancia.
La verdad simplemente es.
El amor no está en guerra con el miedo.
El amor meramente es.
Y si quieres transformar el miedo en amor,
debe ser a través de tu propio poder de decisión.
Debe ser tu elección el hacerlo.

¿Cómo puede funcionar eso aquí, en este mundo de ilusión?
Te he hablado de la disociación,
pues es la disociación lo que ha permitido
que parezcas dividir tu mente.
Y, cuando disocias,
pareces engendrar dentro de la misma mente
dos sistemas de creencias contradictorios.

Crees, o así lo dices, que eres Espíritu.
Pero también estas acostumbrado a creer que eres un cuerpo.
Crees, o así lo dices, que en algún nivel eres invulnerable,
que tienes el poder de cambiar los sucesos de tu vida.
Y no obstante, estas acostumbrado a decir,
“esto me pasó a mí”,
o “él me hizo esto, o aquello”.
¿Ves que ambas cosas son completamente incompatibles?
Incluso la lógica del ego puede entender eso, ¿no es así?

Si quieres descubrir la verdad, lo que has de hacer
es reunir aquello que parece ser contradictorio,
aquello que parece consistir en dos sistemas de pensamiento disociados,
el del ego y el de la verdad
—el único que es de Dios.
Pues resulta claro, incluso para vuestras mentes pensantes,
que si reúnes dos sistemas de pensamiento,
uno que es verdadero y otro que no lo es
—y es obvio que los dos no pueden ser a la vez verdad—,
si, entonces, los mezclas,
la verdad erradicará a la falsedad,
tal como la luz elimina la oscuridad.

¿Y cómo haces eso?
¿Cómo puedes reunir dos sistemas de pensamientos contradictorios?
Lo que debes hacer es COMPARTIR TU PERCEPCIÓN.
¿Y cómo haces eso?
Tú, que aún sigues siendo un ego,
que aún entonas el canto de la ilusión hacia ti mismo,
debes compartir tu percepción
con uno que cante la canción de la verdad.
Y ese Uno, como te he dicho muchas veces,
es el Espíritu Santo.
Si compartes tu percepción con el Espíritu Santo,
entonces, reunirás tu propio sistema de pensamiento,
ese que tú fabricaste,
y el cual te presenta la ilusión en toda su falsa gloria…
reunirás ese sistema de pensamiento…
con el sistema de pensamiento del Espíritu Santo,
que te habla la verdad de Dios.
Y al reunirlos, la verdad de Dios erradicará la falsedad de la ilusión.
Como debe necesariamente ocurrir.

Bien, ¿y cómo puedes distinguir con tu mente pensante
si has unido TU percepción
con la del Espíritu Santo?
¿Cómo puedes asegurarte de que estás compartiendo tu percepción
con el Espíritu Santo, que habla de parte de la verdad de Dios?
Te daré una prueba que puedes usar
para descubrir cuándo estás trayendo la ilusión a la verdad;
cuándo estás trayendo la falsedad a la realidad,
el miedo al Amor.

Y esta es la prueba: el Espíritu Santo habla
de un solo significado, de una sola emoción y de un solo propósito.
La verdad misma contiene
un solo significado, una emoción y un propósito.
Y son estos:
solo existe un significado, que es la Unicidad,
la unidad perfecta, que es Dios;
hay solo una emoción, Amor;
y existe solo un propósito: extender y compartir solamente ese Amor
a toda la Creación.

Así, cuando quieras llevar las experiencias de tu vida,
cuando lleves los pensamientos de los que eres consciente,
cuando traigas tus sentimientos,
y todo ello con la intención de compartir tu percepción
con el Espíritu Santo,
entonces, simplemente mira, y observa si el resultado te habla
de un solo significado, que es la Unicidad,
la unidad perfecta de toda la vida.
Y mira a ver si el resultado te habla de una sola emoción,
que es siempre Amor.
Y mira a ver si te conduce a un solo propósito,
que es extender ese Amor
a todos lo seres, a todos los hermanos, a toda la Creación.
Y si encuentras que sucede así, entonces, puedes saber con certeza
que has compartido tu percepción con el Espíritu Santo,
que has llevado la ilusión a la verdad.

Hay una consistencia en la Unicidad de la verdad
que no puede ser negada.
Si quieres descubrir esa consistencia, esa coherencia que habla de parte de la verdad,
¿adónde debes ir?
Si quieres encontrar al Espíritu Santo,
si quieres ir con Él al altar de Dios
donde está colocada la ofrenda
de un solo significado, una sola emoción y un solo propósito…
si quieres descubrir ese lugar, ¿dónde se encontrará?
¿Dónde buscarlo?
Si tras oír mis palabras pretendieras
compartir tu percepción con el Espíritu Santo,
¿cómo lo harías?
Las siguientes palabras te las he dicho muchas veces,
pero las palabras que hablan de la verdad necesitan ser repetidas
una y otra vez, y muchas veces más,
hasta que se conviertan en tu discernimiento, en tu experiencia,
hasta que se conviertan en lo que tú eres.

Si quieres compartir tu percepción con el Espíritu Santo,
si quieres comunicarte con Él,
DEBES MIRAR ADENTRO.
Porque es literalmente ahí donde reside el Espíritu Santo.
No lo encontrarás
si miras en cualquier otro lugar afuera de ti.
Pues, en el simple acto de mirar afuera,
imaginas separación, ¿no es cierto?
¿Y puede el Espíritu Santo hablarte de un solo significado
cuando miras a una fuente que aparenta estar separada de ti,
y aspiras a recibir el significado de ella?
Porque en todo momento el único significado
es la Unicidad, la unidad de Dios.
¿Lo ves?
Por tanto, NECESARIAMENTE tienes que mirar adentro.

Ahora bien, te he dicho que si quieres usar la percepción
para llevar la ignorancia al conocimiento,
no debe haber lugar para el engaño.
Porque la presencia del engaño refuerza la propia ignorancia.
Si miras adentro,
encontrarás allí la presencia del Espíritu Santo,
y no encontrarás juicios de ninguna clase sobre ti.
Si tan solo quisieras mirar adentro y permitirte
pensar lo que piensas, ver lo que ves,
sentir lo que sientes,
y, sobre todo, SER lo que tú eres en ese momento…
si te quisieras permitir a ti mismo la indomable libertad
de simplemente experimentar…
dentro del marco de tu propio discernimiento,
entonces, a medida que te abras a la presencia del Espíritu Santo,
encontrarás una completa y total aceptación.
Te encontrarás en presencia del Amor Mismo.
Y, al hacer eso,
te sentirás capaz de abordar tus miedos.

Si le hablas a uno de tus hermanos
que cree en la separación,
y que por tanto tiene su propia agenda,
y si quieres compartir con él tus más íntimos pensamientos,
existe bien dentro de ti un miedo a no ser aceptado.
Y en ese miedo la comunicación ha sido destruida.
Pero, si solo miras adentro, si escuchas solamente en tu silencio,
y si te permites tú mismo ser
aquello que te encuentras siendo ese momento,
y si al mismo tiempo te abres al discernimiento
del único significado, la única emoción y el único propósito,
entonces, surgiendo de tu calma,
escucharás el canto de la verdad.
Verás que tus miedos se disuelven en la nada,
al igual que la oscuridad se disuelve ante la presencia de la luz.
Y así, habrás llevado el miedo al amor.

Y tú habrás conseguido eso gracias a mirar adentro.
¿Y qué pasará cuando lo hagas?
Tu vida cambiará.
Encontrarás la verdad misma
reflejada hacia fuera en tu mundo.
Encontrarás que tu vida entona una canción sobre la verdad,
que tu vida canta la canción de
un solo significado, una única emoción y un solo propósito.
Y ese único propósito es, sobre todo,
el de extender la única emoción, Amor, a toda la Vida Misma.

Y según lo hagas,
no habrá ningún aspecto de tu vida, ningún hermano,
que no se vea tocado por ello.
No habrá ningún hermano que no sea tocado
por el reflejo de tu santidad.
Y tus hermanos se verán a sí mismos
perfectamente aceptados en tu mirada,
así como todos los seres son aceptables para Dios.
Y ellos se verán alcanzado la comunicación contigo,
sin reservas, sin retener nada.
Y tú, al aceptarlos,
les reflejarás el amor de Dios.

Porque este es el mensaje de Dios para ti,
que eres absolutamente inocente:
“eres mi Hijo bien amado, en quien me complazco;
tú eres mi Hijo, quien brilla y brilla para siempre
hacia el intervalo de la eternidad en tu espacio,
y hacia el día que es para siempre, en tu tiempo”.
Y descubrirás que tú ERES el Hijo de Dios,
quien se ha convertido en causa primera, independiente del espacio y del tiempo.
Y te verás siendo como el Mismo Dios,
siendo la fuente del Amor,
que extiende ese Amor a toda la Creación.

Así, habrás descubierto la verdad de la vida,
al compartir tu percepción con el Espíritu Santo,
al mirar adentro, donde permanece el Espíritu Santo
esperando calladamente tu invitación.
Y así, reflejarás a todo el mundo
la perfección y la inocencia de lo que tú eres.
Reflejarás a todo el mundo el Amor de Dios,
que también es, en verdad, exactamente lo que tú eres,
y que lo será por siempre.

Mis bendiciones para todos vosotros. Eso es todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: