14. Las nuevas fronteras más allá del cuerpo y de la mente, de la forma y del tiempo. Los Diálogos de Un curso de amor   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice de entradas, puntos 4 y 5.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para revisar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del castellano en las traducciones y el modo de traducir o de revisarlas, ver las notas en esta entrada que iré completando.]

Los Diálogos de Un curso de amor.

Capítulo 14. Las nuevas fronteras más allá del cuerpo y de la mente, de la forma y del tiempo

14.1 El descubrimiento es algo más, por supuesto, que la aceptación de tu realización, y más que estos pasos iniciales para adentrarte en el verdadero estado de la unidad. El descubrimiento también concuerda con la manera en que la mayoría habéis pensado sobre él a lo largo de la vida. Concuerda con la acción y con la aventura que conlleva el descubrimiento en el mundo que te rodea.

14.2 Aquí será útil tener en mente la idea de que como es adentro, es fuera. No estamos abandonando el Yo para ponernos a explorar, pues el Yo es el origen y la causa de la exploración, además de ser el origen y la causa del descubrimiento. Y, sin embargo, el Yo es mucho más que lo que has experimentado como siendo “tú mismo” en el pasado.

14.3 El Yo, el Ser, no se encuentra separado de nada, ni en el mundo físico ni en el estado de la unidad. Esta es la razón de que la clave para desentrañar los secretos de todo lo que pudieras querer saber antes del comienzo de la creación de lo nuevo, está en las ideas que acabamos de explorar, las ideas de cómo puedes llegar a conocer también lo que no es del cuerpo. Por eso es que la exploración y el descubrimiento necesitan ser invitados y experimentados en ti, antes de os convirtáis en compañeros en la creación de lo nuevo.

14.4 Permíteme que te recuerde una vez más tu invulnerabilidad y las advertencias dadas durante el curso al respecto de poner a prueba tal invulnerabilidad. En cierto sentido, estas advertencias se necesitan menos ahora. Aunque ya no vayas a considerar tu invulnerabilidad como un laboratorio de pruebas para tentar al destino, hasta cierto punto tendrás que recordarla para ser un verdadero explorador, y para participar plenamente en el descubrimiento de lo que reside más allá del cuerpo y de la mente, de la forma y del tiempo. Necesitarás practicar la suspensión de las creencias, esa suspensión de la que hablamos antes. Necesitarás, en resumen, dejar a un lado lo conocido para poder descubrir lo desconocido.

14.5 Sugeriría comenzar esta exploración con preguntas simples planteadas durante el curso de tu vida normal. Preguntas como, “¿cómo sería esta situación si olvidase todo lo que he sabido con anterioridad sobre situaciones similares, y me plantease esto de una nueva manera?”. Preguntas como, “¿realmente necesito preocuparme por esta situación, o puedo actuar sobre esta situación simplemente no preocupándome por ella, y permitiendo que exista y se desarrolle como quiera?”. O preguntas como, “¿aunque constato que los hechos me dirían que esto o lo otro es cierto, qué ocurriría si ignoro los hechos y me quedo abierto a que esto pueda ser distinto?”. Estas preguntas podrían hacerse en situaciones tan normales como la de hacer cuadrar las cuentas, o tan cruciales como la de un diagnóstico médico. Estas preguntas podrían hacerse cuando la toma de decisiones parezca obligatoria y cuando parezca necesario hacer planes.

14.6 Uno de los principales beneficios que conllevan tales preguntas es que pueden sortear el razonamiento habitual que aplicarías a esas situaciones. Pueden sortear el hecho de etiquetar muchas situaciones como problemas o crisis. Pueden dejar el camino libre para la revelación.

14.7 A menudo se ha dicho que la revelación le pertenece a Dios, pero recuerda ahora que Dios no es “otro”, y que el Dios que parecía tan distante cuando morabas en la separación ahora puede ser oído, visto y sentido en tus experiencias de la unidad.

14.8 Tu apertura no solo dejará el camino libre para la revelación, sino también para la cooperación. La cooperación procede del Todo de Todo, estando en armonía y en relación. Cuando no se constata o no se acepta esta armonía y esta relación, es cuando crees que necesitas planear en lugar de recibir, cuando crees que tienes motivos para estresarte y esforzarte en vez de simplemente estar abierto a lo que viene.

14.9 Tu discernimiento de la armonía y la cooperación, que se extiende de forma natural a partir del estado de la unidad en el que todo existe junto contigo, fue sugerido por la idea de la aceptación, que acogiste anteriormente, y prepara el terreno para el descubrimiento, considerado como un llegar a conocer y un llegar a ser constantes.

14.10 Llegar a conocer es el precursor de llegar a ser, el precursor de la manifestación, el precursor de la creación de lo nuevo. Prepara el camino, así como ocurría con cada paso del aprendizaje que se necesitaba durante la época del aprendizaje, que preparaba el camino para el siguiente paso, y luego para el siguiente. Pero aunque digo “así como”, lo digo solo para darte una forma de entender esto, ya que el aprendizaje aumenta mientras que el descubrimiento no lo hace. El aprendizaje tuvo lugar por partes, en un esfuerzo por conducir hacia la plenitud. El descubrimiento te llega en plenitud. Así que estos pasos no tienen que ver con partes o niveles, sino con la expansión de tu discernimiento de lo que es.

14.11 Expandir es abrirse, desplegarse, aumentar, convertirse, devenir. Para nosotros, se trata de sacar “fuera” lo que está dentro. A medida en que te vuelves consciente “dentro” de tu Yo, permites la expansión de ese discernimiento por el mundo. Como es adentro, es afuera. Un explorador que busca “descubrir” un nuevo continente primero sería consciente “dentro” de la posibilidad del descubrimiento de algo más. El discernimiento ”interior” se convirtió por tanto en discernimiento “exterior”.

14.12 Devenir es siempre un movimiento hacia la forma o la manifestación. Tú ya estás manifestado en la forma, y, por tanto, la idea de devenir, de conversión, que ha acompañado a la humanidad a lo largo de la historia debe ser el signo de un reconocimiento de que lo que eres no está completo, todavía no ha devenido pleno, no ha nacido aún del todo. Vuestras formas están completas en el sentido físico del sostenimiento de la vida. Tu forma nació y has celebrado muchos “cumpleaños” desde tu nacimiento real, pasando de la juventud a la adolescencia y a la madurez, al igual que has celebrado muchos días donde fueron concebidos nuevos aspectos del yo, mas siempre sin devenir quien tú eres de una manera más plena.

14.13 Una vez más, estas ideas pueden compararse con las planteadas en Un Tratado sobre la naturaleza de la Unidad y su reconocimiento, donde se dijo que “un tesoro que aún no reconoces va a ser reconocido. Una vez lo hayas reconocido, empezará a ser considerado como una capacidad. Y, al final, gracias a la experiencia, se convertirá en tu identidad”. Ese tesoro es la nueva forma de pensar planteada en Un Tratado sobre el arte del pensamiento, del pensamiento que es el milagro, o la disposición para el milagro, el pensamiento que procede de la unidad y que se extiende y se expresa a través de tu forma, elevando así el yo de la forma. Se trata de discernimiento, aceptación y descubrimiento de lo que está más allá de la forma, y que permite que lo que se encuentra más allá de la forma comience a transformarse en expresión en la forma. El discernimiento, la aceptación y el descubrimiento son, en pocas palabras, lo que permite que la forma se convierta en ese plus en que durante tanto tiempo ha querido convertirse, devenir.

14.14 Así, lo que se descubre, se descubre en el estado de la unidad. Es descubierto por medio del discernimiento de tu acceso al estado de la unidad, además de mediante lo que descubres allí, y solo deviene a través de la expresión que tú le des. Aquí podríamos hablar de ese devenir, de ese convertirse, como aquello que se conoce y que se puede compartir en la relación, como lo que se actualiza por medio de la expresión de los pensamientos, sentimientos, arte, belleza, interacciones amables, o milagros. Lo que es real en el estado de la unidad es lo que es real; y no obstante no has reconocido esta realidad a pesar de que lo que se encuentra tras tu esfuerzo por devenir, por convertirte, es el recuerdo más sutil de dicho estado. Ahora estás comenzando a ver la inmensidad de lo que significa la creación de lo nuevo. La creación de lo nuevo conlleva la creación de una nueva realidad.

14.15 Esta realidad comienza con el discernimiento de lo que está más allá del cuerpo y de la mente, de la forma y del tiempo. Continúa con la aceptación de este discernimiento, adoptado como una capacidad, y luego convirtiéndose en tu nueva identidad. Y así procede a la transformación de la que hemos hablado, hacia el acto de devenir el Yo elevado de la forma. Estás entrando en el tiempo del devenir, el tiempo de convertirte en el nuevo que ha de preceder a la creación del nuevo mundo —ya que, como se ha dicho, como es adentro, es afuera.

14.16 Ser pleno es estar presente. Ser pleno es ser todo lo que eres. Ser pleno es estar presente como todo lo que eres. Cuando esto ocurre eres Todo en Todo, Uno en un mismo ser con tu Padre.

14.17 La plenitud del ser es lo que reside más allá del cuerpo y de la mente, de la forma y del tiempo. Devenir el Yo elevado de la forma es devenir pleno, y este será el modo por el cual el origen y la causa transforman el cuerpo y la mente, la forma y el tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: