Algo más sobre aceptar necesidades y dependencia   1 comment

imagen corazón en círculoHemos comentado también aquí sobre las necesidades y la dependencia, al hilo de lo que comenta la voz de la Unidad en Un curso de amor.

Así que ahora simplemente archivamos unas notas muy elementales sobre el tema, que simplemente entran dentro de todo esto que andamos haciendo en este mundo: “perdonar” a “Dios” por haber creado una realidad que se comparte (en la eternidad)… y que es la realidad que, de cierta forma, sentiremos aquí reflejada, en este sueño, y poco a poco… —en este sueño donde nos es obligatorio compartir lo que llamamos “realidad” (la nuestra de cuerpos separados).

_____
__

Es curioso que satisfacemos las necesidades, pero a veces parece que, con ello, en vez de estar a gusto, de conformarnos inmediatamente… de vivir el momento, el ahora… seguimos alimentando cierta ansiedad… al respecto del mundo… al respecto de las mismas necesidades.

En esto parece en realidad consistir todo ese “círculo vicioso” que este mundo es. Y sucede así por nuestras “interpretaciones mentales”.

“El ego” diríamos que es quien en primera instancia parece que consigue que, precisamente, el hecho de “satisfacer necesidades” nos provoque a menudo más “ansiedad”.

Es paradójico, e “inconsciente”.

Lo digo por un pasaje muy gracioso en UCDA, en Un curso de amor, donde dice la Voz que, como usamos la misma palabra (“tener”) para hablar de:
– “tener posesiones” y de
– “tener necesidades”…
…entonces seguimos queriendo y queriendo… ansiando eso mismo: tener necesidades.

Diríamos entonces que el “cómo son” nuestras posesiones físicas… la actitud respecto a ellas… contamina demasiado la percepción de nuestras necesidades, y de toda nuestra vida.

Claro. Inconscientemente hacemos de las necesidades un fin en sí mismas.

Paralelamente, hacemos del cuerpo un fin en sí mismo… en vez de que el fin, la meta, sean cada vez más y más las relaciones, las relaciones a las que todo apunta; es decir: prepararnos para las relaciones que son aquello hacia lo que todo apunta, y que al final podríamos decir que son “una sola relación”, como nos cuentan todos estos cursos.

Parece que lo normal, en el tema de la posesión de cosas o del espíritu posesivo aplicado a personas… lo normal, en eso “que se posee” (en el sentido más práctico de “tener”, tener y mantener una cosa que se usa)… lo normal es que haya que cuidar las cosas, conservarlas…… y entonces… ¿qué ocurre? ¿tenemos esa misma actitud para “tener necesidades”?

¿”Las necesidades” hacemos que necesiten el mismo tipo de cuidado o apego?

Aquí tenemos por tanto un obstáculo más para el fluir de la mente crística, para vivir desde la unidad.

Es raro el hecho de que, quizá muy inconscientemente, “tenemos” la misma actitud cuando “tenemos necesidades” … que cuando “tenemos una posesión”. Esto sería muestra de nuestro apego subjetivo automático-ridículo a este mundo —un poco como si fuéramos robots.

Así, nos es difícil liberarnos del apego que provoca el hecho de que seamos creadores, en el sentido de satisfacer nuestras necesidades (¿culpa por satisfacerlas… culpa que no permite vivir el ahora de nuestra creación? Eso parece).

Y lo hacemos… pero de forma compulsiva… sin “gustarnos” a nosotros mismos en tanto “Nosotros Mismos”… en tanto creadores…

Es decir, como sabemos, al no vivir en un cierto sentido del “ahora”… vivimos de forma tal que a cada paso alimentamos más la carencia que otra cosa…  —más la carencia que, digamos, el sentido de ser creadores, es decir, de ser plenos, de estar ya “realizados”.

Parece que sería lo natural “usar” esa obvia y casi constante satisfacción cotidiana de todo tipo de necesidades (empezando por respirar)… usarla… para casi constantemente “agradecer” nuestro ser creadores —y con ello casi que deberíamos poder alegrarnos inmensamente.

Pero no…

Es muy curioso que sea “el ego” quien está así como actuando, constantemente, ahí detrás, a cada momento: respiración, comida… para, inconscientemente interpretar todo de forma tan paradójica.

Pues ocurre que justo cuando de hecho somos capaces de “crear” todo un mundo que nos llena… en seguida interpretamos dicho mundo (a veces justo tras haber satisfecho una necesidad)… lo interpretamos, obviamente, como el lugar donde “nos va a faltar lo siguiente”… como un mundo que básicamente nos da carencia… (porque “tenemos necesidades”, como quien tiene una mesa).

Así que esta parece ser la misma locura de siempre, la “del ego”, expresada quizá de otra forma, y que es a lo que apunta la Voz en pasajes muy bonitos de UCDA, que hablan de cierta manera sobre aceptar la necesidad y la dependencia —y digamos que para que intentemos “ver solo relación” en todo, por así decirlo.

Este es nuestro modo de habitar y fabricar “el mundo”.Y ese “mundo” no nos da ni nos quita nada. Todo aquí consistiría solamente en “un solo Ser”, jugando en ciclos.

Pues el mundo nunca estuvo “afuera”… y es solo una representación que vamos “puliendo” gracias a ir aceptando que somos “seres de espacio”, unos seres tan “grandes” (no unos “cuerpos”).

Anuncios

Una respuesta a “Algo más sobre aceptar necesidades y dependencia

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Y claro, el no-problema es tan simple como siempre, pues la teoría básica es muy simple, e inaceptable para la parte de nosotros que cree que existe el yo personal “a la antigua”:

    lo que importa es con “quién” vemos las cosas dentro, en la mente… y no “los hechos objetivos”.

    Si vemos las cosas “con el ego”… parece que seguiremos reforzando y reforzando eso que creemos conscientemente que no deseamos……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: