Día 9. Libertad. Los Diálogos de Un curso de amor   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice de entradas, puntos 4 y 5.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del castellano en las traducciones y el modo de revisarlas o hacerlas, ver las notas en esta entrada que iré completando.]

Los Diálogos de Un curso de amor

Día 9. Libertad

9.1 La liberación del deseo, la liberación de la carencia, la liberación de la represión, es de lo que ahora disfrutaremos juntos en nuestro refugio de la cima de la montaña. No nos hemos separado de la vida de ninguna manera, y sin embargo hemos alcanzado un lugar de refugio, un lugar de seguridad y de descanso, un lugar alejado de la vida “normal” y de la falta de libertad que has experimentado ahí. Yo soy tu refugio frente el pasado, tu puerta de acceso al presente. Has huido de una tierra extraña en la que la libertad era tan solo una ilusión, y has llegado a la tierra prometida, a la tierra de nuestra herencia.

9.2 Permítete ahora experimentar tu llegada, tu regreso a tu verdadero hogar, tu regreso a tu Yo. Ríe. Llora. Grita o gime. Baila y canta. Teje una nueva tela. La tela de la libertad.

9.3 En otras palabras, ¡exprésate a ti Mismo!

9.4 Tú, que no confías en tus sentimientos, que no confías en tu capacidad de responder, que hasta ahora no has sentido la libertad de lo nuevo, ahora permítete hacerlo. Permite que reine la libertad, ya que es tu permiso, tu elección, lo que lo conseguirá. El único que puede detenerte ahora eres tú mismo. El único permiso que jamás has necesitado ha sido el tuyo.

9.5 Aquí practicaremos cómo aumentar tu confianza, una confianza de la que careces profundamente. ¿De qué confianza estamos hablando? De la confianza para ser tú mismo. Esta confianza es lo que debe preceder a la verdadera certeza en esta época de elevación del yo de la forma. La certeza que surge de la unidad es distinta de la confianza en el yo de la forma, y ambas deben realizarse a la vez para que tenga lugar la elevación del yo en la forma. ¿De qué servirá la certeza de la unidad si el yo de la forma no confía en su capacidad de expresarla? Porque de eso se trata: se trata de expresar la certeza de la unidad en el Yo elevado de la forma. Muchos han constatado la certeza de mente y corazón. Pero la expresión de esa certeza en la forma no ha sido realizada.

9.6 La libertad no es otra cosa que la libertad de expresión. Nadie puede bloquear la libertad de lo que tu mente pensaría o de lo que tu corazón sentiría. Pero una vez retirada la capacidad de expresar lo que la mente pensaría o lo que el corazón sentiría, la libertad desaparece. Una fuente externa no es lo que debas temer o contra la que tengas que proteger tu libertad. Solo tú eres quien no ha permitido tu libertad de expresión.

9.7 Constata la verdad de lo que acabas de oír. Aunque sabes que no te has permitido la libertad de expresión, crees que te has permitido la libertad de pensamiento. Crees que te has permitido la libertad de sentimiento. Y, sin embargo, si admitimos la verdad, sabes que incluso esto no es del todo cierto. Sabes que censuras tus propios pensamientos y sentimientos, aceptando algunos pero no otros. Sabes que has reprimido tus emociones. Sabes que has vivido en un estado en el que creías que carecías de algo. Sabes que nunca te has sentido libre de toda carencia, de todo deseo relativo a carencia.

9.8 Hoy, me gustaría que conocieses la libertad.

9.9 Comencemos este día considerando una idea que puede que tengas, una idea inexacta acerca de un yo ideal.

9.10 ¿De dónde podría venir tu noción de lo que significa un ‘yo ideal’? Puede que provenga de tus ideas acerca de lo que es correcto o incorrecto, bueno o malo. Puede que tenga su origen en tus creencias religiosas. Puede que haya provenido de alguien que has idolatrado, de alguien que crees que es ese titán espiritual que tú aún esperas poder ser. Tu imagen de un yo ideal puede haber surgido de tus lecturas, de descripciones de aquellos a los que el mundo ha considerado iluminados. Puede que esté relacionada con tus ideas acerca de ser capaz de expresar sabiduría o compasión. La imagen del yo ideal que tienes en mente, tome la forma que tome, sigue siendo una imagen, y ahora, si vas constatar la libertad, tienes que vivir sin ella.

9.11 Todas tus imágenes son imágenes falsas. ¿No es acaso posible que no exista una imagen más falsa que esta imagen de un yo ideal? No tener falsos ídolos es un antiguo mandamiento. Una imagen ideal es un ídolo. Es algo simbólico en vez de real. Tiene forma solo en tu mente y no tiene sustancia. Trabajar para conseguir una imagen ideal o tenerla como meta significa haber creado un falso dios.

9.12 Constata ahora que tu imagen ideal, comoquiera que se haya formado, es un producto del tiempo del aprendizaje. Se convirtió en una imagen en tu mente, y puede que incluso en tu corazón, por medio del proceso del aprendizaje. Surgió del aprendizaje de lo que está bien y de lo que está mal, de lo que es bueno y de lo que es malo. Surgió del aprendizaje de creencias morales y religiosas. Surgió de la comparación. Surgió de la búsqueda. Surgió de tu percepción de la carencia.

9.13 Esta imagen ideal está íntimamente relacionada con el tiempo del aprendizaje. Es el epítome del aprendizaje. Es lo que te ha hecho ver el aprendizaje como un ‘ser para’. Mientras otros objetivos del aprendizaje pueden haberse retirado, este parece un objetivo de aprendizaje digno de tu esfuerzo. Parece ser una verdadera meta entre muchas metas ilusorias. Al igual que puede que hayas creído que, si trabajabas lo bastante duro conseguirías una posición destacable en tu profesión o en riqueza material, has creído que si trabajabas lo bastante duro quizá podrías algún día conseguir esta imagen ideal, con un poco de suerte.

9.14 Pero esta imagen ideal es producto de la ilusión tanto como lo han sido todos tus objetivos mundanos.

9.15 Como con la mayoría de los objetivos del tiempo del aprendizaje, se trataba de una meta focalizada en el ego, una zanahoria de realización que el ego simplemente zarandeaba delante de ti en el lugar al que llamaba ‘el futuro’. Como con todos los mensajes del ego, lo que dice es que quien tú eres no es lo bastante bueno.

9.16 La idea de tu potencial era una herramienta de aprendizaje útil que sirvió tanto para los propósitos del Espíritu Santo como para los del ego. La idea de tu potencial y de tu capacidad de ser “más” que aquello que tu limitada visión de ti mismo te haría capaz de ser, era una herramienta necesaria para atraerte hacia el aprendizaje que te devolvería a tu verdadera identidad. Pero el tiempo de tales herramientas ha terminado.

9.17 ¿Cómo podrás constatar, realizar, convertir en real, el Yo que eres, si luchas por ser alguna otra cosa? Al igual que el “encontrar” terminó con el “buscar”, el logro pone término a la lucha.

9.18 Una imagen idealizada, al igual que una regla, es un concepto mental. Todo concepto mental es una predeterminación.

9.19 Todas esas ideas, como la del avance o la iluminación, son montajes mentales. Se trata de predeterminaciones.

9.20 Aunque el lenguaje no puede deshacerse completamente de usos como estos, y aunque algunos usos de términos similares, como el nuestro del término ‘elevado’, siguen siendo necesarios, debes entender que solo podremos proseguir al entender que nuestro uso de estos términos no es motivo de predeterminación. Porque si crees que estamos dirigiéndonos hacia algún estado ideal predeterminado, no tendremos éxito en el trabajo que estamos realizando juntos. Pues si lo crees, no te aceptarás a ti mismo tal y como eres. Si no te aceptas a ti mismo tal y como eres, no te moverás de la imagen a la presencia. Si no te mueves de la imagen a la presencia, nunca constatarás o realizarás tu libertad. Si no realizas y constatas tu libertad, no realizarás ni constatarás tu poder.

9.21 Representar una imagen significa convertirte en ella, devenir esa imagen. Convertirte en una imagen, incluso si es una imagen idealizada, sigue significando convertirte en un falso ídolo, o incluso en lo que más comúnmente se llama “líder espiritual”, o gurú. Los verdaderos líderes espirituales o gurús no tienen necesidad ni deseo de que se les considere así, y a menudo se convierten en tales imágenes solamente en las mentes de aquellos que desearían seguir sus enseñanzas. Actualmente este deseo por parte de los seguidores, el de aceptar una imagen, ya es menos frecuente, pero sigue siendo un peligro común.

9.22 Lo que hace una imagen es separar. El que tiene una imagen, se mantiene separado, precisamente porque la considera un objetivo. No constata que es igual que el que idolatra, y solo constata que son diferentes. Al “querer” ser iguales pero no constatar la mismidad, no celebra su propia diferencia, y no trae el don de su mismidad, o de su diferencia, al mundo, sino que lo guarda, esperando a que llegue el momento ideal.

9.23 Estás “igual de” o “tan” consumado como cualquier persona iluminada que haya existido jamás. Si no constatas esto, entonces tu expresión única de tu cumplimiento no será realizada.

9.24 Tu libertad depende de tu capacidad de abandonar tus imágenes, en particular la imagen que tienes de un yo ideal. Depende de tu habilidad de aceptar que tú eres tu yo ideal. Sí, incluso ahora mismo lo eres, con todas tus aparentes imperfecciones.

9.25 ¿Qué son estas imperfecciones sino tus “diferencias”? ¿Acaso no hemos hablado de estas diferencias como algo que se nos da, como datos, como dones? Estas no son solo aquellos talentos que se nos dan, o las ideas con las que se nos inspira, sino todos los dones que, combinados, crean la plenitud y la santidad de quien tú eres. Un creador que solo desease la mismidad, no habría creado un mundo con tanta diversidad. Tú eres un creador que creó esta diversidad. Fue y es una elección dirigida a liberar la belleza de la expresión en todas sus formas. Tú tienes una forma donada que es perfecta para tu expresión de la belleza y de la verdad de quien tú eres. No puedes expresar la belleza ni la verdad de otro. No puedes expresar la belleza ni la verdad de un yo futuro. Solo puedes expresar la belleza y la verdad de quien tú eres ahora, en el presente. Y de hecho lo haces. Simplemente no has constatado que lo haces. ¡No has deseado hacer eso, sino que has deseado hacer alguna otra cosa! Has deseado esperar, aprender, imitar.

9.26 ¿Qué ocurriría si cambiases lo que deseas? Podrías simplemente realizar tu libertad.

9.27 Nada, ni siquiera el ego, ha sido capaz de impedir que expresases la belleza y la verdad de quien tú eres. Llegaste al mundo de la forma incapaz de no expresar la belleza y la verdad de quien tú eres. El hecho de que seas, ya es una expresión de la belleza y de la verdad. Expresas la belleza y la verdad de quien tú eres por el simple hecho de estar vivo. Lo que ha causado tu dolor y tus pretensiones ha sido tu incapacidad de aceptar esto. En cierto sentido, olvidaste tu capacidad de expresar la belleza y la verdad de quien tú eres debido a las prácticas de aprendizaje que buscaban la mismidad, y que no contemplaban vuestras diferencias como los regalos que son.

9.28 ¡Todas estas prácticas de aprendizaje fueron el producto de imágenes falsas acerca de cómo deberían ser las cosas, y de cómo deberías ser ! ¿No puedes ver la urgencia extrema de no perpetuar esas prácticas?

9.29 Lo único que necesitas hacer es mirar a un niño pequeño para contemplar la alegría, la belleza, y la verdad de la expresión. Tú también fuiste un niño pequeño una vez. Todavía sigues siendo el mismo ser que eras entonces. Eres un yo en el que la libertad de expresión se ha visto disminuida; disminuida sí, pero no extinguida.

9.30 Ahora debemos devolverte la libertad y la voluntad de avivar las llamas de tu deseo de ser y de expresar quien tú eres de verdad.

9.31 Puedes ver que un paso clave para hacer esto es desacreditar el mito de un yo ideal. Un yo ideal, como un dios que se ve como “alguien distinto”, sitúa todo lo que podrías desear en un lugar más allá, o fuera, del yo que eres ahora.

9.32 Podrías preguntarte ahora qué tiene de erróneo desear tener la libertad de luchar para ser más y para hacer más. Podrías preguntarte para qué serviría la vida sin este tipo de libertad para luchar, para conseguir, para lograr, para realizar metas. Este es el segundo mito que debe caer si pretendes conocer la verdadera libertad. Comienza simplemente constatando que aún deseas, o crees que aún deseas, desafíos de aprendizaje de ese tipo, y comienza con la constatación de que eso es todo lo que ellos son: desafíos de aprendizaje. Ahora buscas desafíos de aprendizaje solo por la consistencia con que ya lo hiciste antes en el pasado. En el pasado, te moviste rápidamente de un desafío de aprendizaje al siguiente. Acabas de completar un desafío de aprendizaje monumental, y tu patrón natural sería el de seguir moviéndote así ahora, aprovechando el impulso de este éxito de aprendizaje, para lograr otro.

9.33 Este patrón será reemplazado fácilmente a medida que tu aceptación de ti mismo tal y como eres, que es el verdadero desafío de esta época, comience a crecer y haga crecer tu confianza. La unidad y tu acceso a la unidad serán tu certeza. La creencia en tus propias habilidades —las del yo de la forma reunido con el Yo de la unión— constituirán tu confianza. Solo estas capacidades combinadas liberarán tu poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: