Día 13. La unión con el Yo espacioso. Los Diálogos de Un curso de amor   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido a Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres libros, será publicado en un solo volumen, en inglés, en el año 2014 o cerca de este.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice de entradas, puntos 4 y 5.
Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una revisión de esta traducción lo mejor posible (de este maravilloso “nuevo curso de milagros”).
— Para más notas y comentarios sobre las palabras usadas en esta revisión y en general en las revisiones y traducciones, ver esta entrada]

Los Diálogos de Un curso de amor

Día 13. La unión con el Yo espacioso

13.1 Cuando el Ser Uno, o Único Ser, se hizo forma y se conoció a Sí Mismo, conoció el pensamiento separado. Pero más que la forma del único ser, fueron los pensamientos separados de ese ser único quienes dieron lugar al conocimiento del yo o ser que creó los muchos yoes o seres. Los muchos seres que han ido y venido desde el comienzo de los tiempos, ahora se conocen a sí mismos como los muchos y el único, lo individual y lo colectivo. Este es el conocimiento en relación que está disponible para ti ahora.

13.2 El yo “único” de la forma es el yo, el ser, en el que naciste. El yo único de la forma llega a conocer al Ser Uno por medio de la relación con otros yoes experimentando unicidad a través de ser yoes de la forma.

13.3 No tienes por qué perder la experiencia del yo de la forma, sino que tienes que integrarla de tal manera que seas tanto los muchos como el único. La unicidad que representa tu yo individual en esta vida es la unicidad del Uno Santo que es a la vez uno solo —de manera parecida a como tú consideras el yo individual— y Todos.

13.4 El amor que se encuentra en las relaciones del único Ser con los muchos es el amor de Dios. No existe ningún otro amor. El amor de Dios está siendo constantemente dado, recibido y sentido en la relación. El amor de Dios es tu amor. Tu amor es el amor de Dios. Dios es amor.

13.5 Así se explican las relaciones y las formas carentes de amor. Donde no hay amor, Dios no está presente. Donde no hay amor, hay una falta de divinidad, o lo que has definido como ‘mal’. Una carencia completa de amor crea unos obstáculos formidables —en otras palabras, obstáculos de forma sólida que no contienen espaciosidad. La forma sólida es en realidad una carencia, una sustancia carente de espaciosidad, una forma que es solamente forma. Estas formas son de todas maneras englobadas por el espacio de amor de la consciencia-de-Cristo y, por tanto, pueden fácilmente ser tornadas ineficaces.

13.6 Imagina el Ser espacioso, el Yo del espacio, como un Yo invisible, como un Yo o Ser cuya forma es transparente. A través de esta transparencia, se hace ahora patente la realidad del Ser Uno siendo también los muchos o el todo. La espaciosidad del amor, la hermosa complejidad de la forma, la asombrosa majestuosidad de la naturaleza, se hacen todas visibles dentro del Ser Uno debido a la invisibilidad del Ser único sin fronteras de la forma. Todo en la creación está presente y patente en este Ser de forma sin fronteras. Este Ser es cada uno y toda cosa. Debido a que es todos y toda cosa, es también el yo del vacío, el vacío del yo sin amor. Siempre y cuando el vacío del yo sin amor exista dentro del Yo espacioso, ellos están en armonía. Solo se da desarmonía al intentar echar al yo carente de amor del Yo espacioso. Por tanto, mantener el yo sin amor en el Yo espacioso del amor es la solución a la cuestión del mal y el levantamiento definitivo de los últimos velos de miedo.

13.7 Lo mismo ocurre con todo lo demás que podrías temer, como el yo sufriente. El yo sufriente, si se mantiene en el Yo del espacio, existe en armonía con este Yo espacioso. Los intentos de echar al yo sufriente del Yo espacioso crean la desarmonía. El yo sin amor y el yo sufriente solo se volverán inefectivos si los mantenemos dentro. Solo así constatarás que todo existe dentro de ti. Solo así te haces un ser completamente sin miedo y llegas a ser totalmente espacioso, ya que el miedo es parte de la densidad de la forma, siendo una carencia de amor.

13.8 Una vez el miedo se ha ido, la relación verdadera no solo es posible, sino inevitable. La relación verdadera existe de forma natural en el estado de armonía que es el Ser o Yo espacioso. Este es el estado de unión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: