Día 23. Llevar. Los Diálogos de Un curso de amor   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido a Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres libros, fue publicado en un solo volumen, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice de entradas, puntos 4 y 5.
Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del castellano en las traducciones y el modo de revisarlas o hacerlas, ver las notas en esta entrada que iré completando.]

Los Diálogos de Un curso de amor

Día 23. Llevar

23.1 No te olvides de que lo que has venido a hacer conocido aquí, es quien tú eres, y que, por tanto, debes ser un ser que conozca el amor sin el miedo, la alegría sin el pesar, y la vida eterna. Debes ser esto. Un curso de amor te dio el entendimiento que necesitabas para constatar que eres esto. Los Tratados te dieron un modo de aplicar este entendimiento. Este diálogo está dirigido a darte el medio para llevar o transmitir lo que se te ha dado.

23.2 Al igual que el aire transmite el sonido, al igual que un río lleva agua, al igual que una embarazada lleva a su bebé, así es como tú debes llevar lo se te ha dado. Lo que se te ha dado debe acompañarte, propulsarte, y ser apoyado por ti. No estás separado de lo que se te ha dado, y de hecho ya llevas dentro de ti lo que se te ha dado.

23.3 Al igual que antes hablábamos de ser un canal, hoy hablamos de ser un portador. Tu instrucción te ha sido dada. Ahora la tarea ante nosotros es llegar a comprender el medio por el cual llevarás lo que se te ha dado desde la montaña hasta el nivel del suelo, el suelo de la tierra, el lugar donde estás conectado e interconectado con todo lo que vive y respira junto a ti. Metafórica y literalmente, estamos saliendo de las nubes, saliendo de la ilusión, renunciando a la niebla que era todo lo que separaba un mundo del otro.

23.4 Las nubes de la ilusión, incluso aquellas que han rodeado amablemente nuestro tiempo juntos en la cima de la montaña, deben ahora ser entregadas, al igual que una mujer se rinde y entrega su cuerpo para que crezca un bebé dentro de él. Se trata de una entrega voluntaria, pero no activa. Se trata de rendirse a las fuerzas que se mueven dentro de ti. Se trata de una rendición consciente ante lo desconocido. Se trata de la disposición a llevar lo desconocido a lo conocido, y lo conocido a lo desconocido.

23.5 Entregarse a las fuerzas que se mueven dentro de ti significa entregarte a tu propia voluntad. Requiere el reconocimiento pleno de que dentro de ti tienes la voluntad de conocer y de hacer conocido. Esta voluntad es una voluntad divina, tu voluntad, la consciencia-de-Cristo. Está viva en ti. Todo lo que se requiere es que la lleves con discernimiento, con integridad, con disposición. De esta voluntad nacerá lo nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: