Día 25. Cuidar tu huerto. Los Diálogos de Un curso de amor   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido a Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres libros, fue publicado en un solo volumen, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice, puntos 4 y 5.
Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
Sobre el uso del castellano en las traducciones y el modo de revisarlas, ver las notas en esta entrada que iré completando.]

Los Diálogos de Un curso de amor

Día 25. Cuidar tu huerto

25.1 El vacío mental se convertirá ahora en algo que os puede parecer fastidiar a muchos. Donde una vez la mente estaba buscando, anhelando, preguntando, ahora es probable que se calme. De la quietud resurge como lo que es.

25.2 A medida que te envuelve la calma, hay una parte de ti que contraataca. Si no hay nada nuevo que registrar, nada nuevo que aprender, ninguna inspiración divina, entonces una parte de tu mente intentará crear a partir de esta nada. Permite que esto ocurra. Permite la quietud cuando puedas. Permite que la mente contraataque cuando ya no puedas más. No te resistas a nada.

25.3 No eres lo que una vez fuiste. No necesitas defenderte contra una mente egoica demasiado apasionada. Tus ideas en este momento podrían sonar locas, incluso para ti mismo. Deja que vengan. Puede que tus sentimientos sean confusos en un cierto momento, y tan claros como el agua en el siguiente. Deja que todos vengan. Tus pensamientos se deslizarán de lo sublime a lo mundano. Deja que vengan.

25.4 En estos momentos no necesitas buscar ni preguntas ni respuestas. Sin embargo, en estos momentos necesitas ponerte a practicar el permitir que lo nuevo llegue. Lo nuevo aparecerá en este nuevo patrón de quietud combinado con la no-resistencia.

25.5 En vez de ser un tiempo de preguntas y de respuestas, podrías pensar en este tiempo como el momento de clasificar y seleccionar. Acostúmbrate a dejar que lo que te llegue lo haga sin juicios. Deja que venga. Disfruta de tus pensamientos tontos tanto como de los sabios. Deshazte de tu resistencia a los pensamientos que parecen provenir del patrón antiguo. Basta con que sepas que provienen de él. Deja que vengan. Deja que se marchen.

25.6 Cuando te sientas reflexivo, clasifica y selecciona. No hagas esto con una actitud de buscar algo. Lo que ha venido ya ha venido. No se requiere de ninguna indagación. En esos momentos, sé como un hortelano. Separa la cosecha de las malas hierbas. Hazlo con tanta rutina como lo harías al quitar las malas hierbas de un huerto, reconociendo que sabes distinguir entre ellas y la cosecha. Piensa en ti como si fueses el almacén para esta cosecha. Aún no es el momento de celebrar la cosecha, sino más bien el de la recolección.

25.7 Se trata de un tiempo de preparación, no de espera. Lo que necesitas saber ahora solamente puede ser recogido con tus propias manos; solo puede ser clasificado por tu propia voluntad. Te sugiero que no trates de hacer esto como si fuera una tarea donde aplicas la mente, o la pregunta: ¿qué estoy buscando? No estás buscando nada. Te estás ocupando de tu huerto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: