IV.2 El reconocimiento de la verdad. Diálogo sobre el despertar. Tom Carpenter – Yeshua   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Elaboramos aquí poco a poco (hasta reunirlo en un solo texto), dentro de nuestra capacidad, una traducción nueva de este maravilloso texto de transmisión de Yeshua a Tom Carpenter (debido a que lo que encontré traducido contenía varios errores).
— Para más información, listado de entradas, y el futuro PDF con el texto completo, ver el índice de entradas, punto 7 y punto 2B
— En estas traducciones de Carpenter a veces está colaborando conmigo, con algunos consejos y opciones, la persona de este blog]

Diálogo sobre el despertar
(Tom Carpenter, en diálogo con Yeshua)

Capítulo IV. Diferencias y verdad

IV.2 El reconocimiento de la verdad

Estuve leyendo en El Libro de Urantia que explicabas a los discípulos que, aunque las personalidades de los hombres varíen, todos los Hijos de Dios, en el nivel del Ser, tienen el mismo reconocimiento de la Verdad, puesto que todos somos de la misma Fuente. Creo que esto yo lo interpretaba como que todos los hombres deberían entonces entender siempre que las mismas palabras son siempre la verdad, lo cual acabas de decir que no es así. Con esto quieres decir…

No, permíteme interrumpirte. Cada Ser, cada Yo, reconoce la misma Verdad, porque la expresión de la Verdad es quien tú eres. Pero, en tanto que te veas a ti mismo siendo diferente de quien realmente eres, en tanto que tu pensamiento sea una ilusión de la Verdad, entonces, todas esas cosas que van a desencadenar el reconocimiento de tu Ser y la Verdad parecerán variar dramáticamente. La Verdad subyacente no cambiará. La esencia de tu Ser no cambia. Y solo debido a que te encuentras en un marco mental que en realidad es una ilusión de pensamiento correcto, solo por eso, los motivos y las maneras de corregir ese pensamiento correcto parecerán llegar de diferentes modos. Las palabras que desencadenarán tu reconocimiento de Ti Mismo, tu reconocimiento de la verdad, serán diferentes de las palabras que desencadenarán exactamente el mismo reconocimiento en otros. La Verdad no cambia; lo único que cambia es el vehículo necesario para lograr su reconocimiento.

¿Sería correcto decir que a medida que se expresa la verdad de quien se es, se estará expresando un Amor que es reconocido por todos, ya que está tocando a esa igualdad en la expresión de Dios dentro de todos nosotros?

¡Qué bellamente expresado! Ahora, une esto con la comprensión de que a medida que ese reconocimiento alborea en cualquiera que elija verlo, las palabras que se forman en la mente de esa persona, los conceptos que desencadenan ese reconocimiento, pueden ser totalmente diferentes de los que desencadenaron el tuyo. Pero ambos habéis llegado al mismo punto de reconocimiento, pues es el único que existe en realidad.

¿Hay algo que sea cierto para todo tiempo, o entramos en diferentes niveles de percepción de la Verdad?

En su sentido más puro, la palabra “Verdad” podría ser completamente intercambiable con las de Creador, Dios, Amor, y, en este contexto, sería algo eterno. No sería algo finito. Cuando preguntas si la verdad es algo fijo, está acabada, debes entonces preguntarte si la cuestión de la Creación lo está. Y te aseguro que no. Se trata de un asunto siempre cambiante, pero su significado es algo absolutamente inmutable en tanto que designa un sentimiento de aceptar absolutamente el Amor.

El punto en que te encuentres, en este proceso del Amar, determina tu capacidad para entender la verdad. Mientras te veas danzando por los alrededores, en la periferia del Amor, y experimentando más bien sus aspectos emocionales, entonces, tu definición de la verdad será muy perceptiva y parecerá cambiar según cambia tu comprensión. Pero, cuando te permites sumergirte más, abandonando más limitaciones para la comprensión del Amor y simplemente te conviertes en el acto de extender ese Amor, entonces, habrás abandonado más condiciones que limitan tu disposición a dar Amor, y así tu percepción se convierte en una que conoce el significado de la Verdad.

Ha habido muchos intentos de describir la fuerza energética con la cual se construye el universo. Esta fuerza energética es tal que solo podría describirse como Amor. Según tomas esta fuerza y la mezclas en tus botes de colores y con tus pinceles la aplicas a la tela que imaginas como vida y universo, ves que la percepción de la verdad toma muchas formas y estados. Y, bajo esa luz, comenzarás a preguntarte cómo de definitiva puede ser la verdad, ya que te percibes a ti mismo moldeándola y cambiándola al antojo de tu necesidad momentánea. Y entonces te aliento a que consideres la pintura en el bote como el absoluto, y no en la manera en que es aplicada a la tela, sino en su forma esencial, en tanto que reside en la plenitud, dentro de tu bote de color. Identifícate a ti mismo como la pintura en tanto que existe antes de su aplicación perceptual sobre la tela, y conocerás el significado de la Verdad.

Cualquier intento que se haga de describir la Esencia de la Creación debe necesariamente establecer fronteras que no existen en torno a ella. Y solo el intelecto necesita entender algo empaquetándolo. ¡Deja que se vaya esa necesidad! Reconoce que tú eres la Verdad. Tú eres la pintura en el bote, y son tu mente y tus percepciones quienes hacen que creas que puedes dispersarlas sobre la tela y conseguir algo diferente de lo que es. Permítete a ti mismo ser dispersado, por así decirlo, al considerar que tu Ser está siendo el fluir de la Creación, que es la pintura que ya ha sido aplicada a la tela por tu Creador. Y, según te experimentas siendo eso, sabrás que cualquier cosa que expreses en ese contexto es la expresión de la Verdad, y es tú. No puedes estar más separado de la Verdad de lo que podrías estarlo de Dios.

No hay diferencia entre las definiciones que intentas conseguir cuando tratas con los conceptos de Dios, Amor, Verdad o Creación. Esto que hemos llamado “ilusión” no es más que la percepción de que existe una diferencia entre esas cosas, y que tú no eres una parte esencial de Ello.

En vez de buscar una definición de la Verdad, busca una definición de Ti Mismo, de tu Ser, para así poder aclarar la confusión que existe en tu mente entre reconocer quién eres y pretender ser quien no eres. Solo al permitir que esas percepciones erróneas se disuelvan podrás experimentarte a ti mismo como el fluir del pincel del Creador sin ningún esfuerzo voluntario por tu parte al pretender determinar la escena que está siendo pintada. Tú eres la pintura, y eres el pincel, pero la creación de la tela ya ha sido realizada. Permítete a ti mismo el gozo de reconocer la perfección con la cual ha sido hecha, y conocerás la definición del Amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: