7.p. La vía del corazón. Preguntas y respuestas de la Lección 7. Jeshua – Jayem (sobre ser servidores de Dios; almas gemelas y compañeros del alma; la entrega de los bloqueos a la Luz; la disciplina; dos caminos espirituales y la diferencia)   Leave a comment

Ir a descargar
(Lo anterior es el audio de la lección completa, no solo la sección de preguntas y respuestas.)

imagen corazón en círculo[- Para más información, ver índice de Jayem en esta web.
– Para ver el PDF entero actualizado, ver el índice enlazado arriba (y la carpeta con todos los textos en Google-Drive que también enlazo en el índice)]

Lección 7. Preguntas y respuestas

Pregunta: si Dios solo quiere que sea feliz y no pide que haga nada en concreto, ¿qué significa ser su servidor? ¿Hay un plan divino para la acción que Dios quisiera que siguiéramos? ¿O bien las acciones nos son dadas basándose plenamente en las autopercepciones momentáneas? ¿Hemos de hacer las cosas aquí de alguna manera particular?

Respuesta: primero, querido amigo, esa no es una pregunta, es un montón de preguntas. Te he dicho muchas veces que el Padre solo pide de ti que seas feliz. Y si realmente no se te pide que hagas nada, entonces, ¿qué podría quizá significar ser un servidor de Dios?

Cuando sirves a otros, actúas, eres de tal modo, que ellos reciben el gozo de saber que les has dado tu plena atención. Ser un servidor del Padre significa entonces que finalmente has elegido dejar de lado cualquier otra cosa que distraiga tu atención, y que has enfocado esta atención, en toda su plenitud –que es la plenitud de tu ser–, en la Realidad del Amor que el Padre quiere extenderte. Tú sirves a Dios recibiendo sin cesar lo que Dios quiere ofrecerte.

Imagina que vas a trabajar para alguien que fabrica helado de chocolate. Y le dices a tu empleador,

¿Qué quieres que haga?

Y el empleador sonríe y dice,

Este helado que fabrico lo amo tanto, que todo lo que necesitas hacer es comértelo. Te pagaré muy bien si tú quisieras simplemente realizar esa función.

Y lo miras y dices,

Bueno, sucede que también me gusta el helado de chocolate. Y si eso es lo que necesito hacer, ten por seguro que vas a tener el empleado más leal que jamás pudieras haber imaginado.

Servir a Dios no es trabajar en el mundo para poder satisfacer alguna concepción que la Mente se haya sacado de la manga sobre lo que significa servirle. Solo significa beber tan intensamente que tu copa esté siempre rebosante. No hay sensación de pérdida y por tanto no hay ninguna necesidad de ir afuera de nuestro propio ser para poder llenar la copa. Y cuando tu atención está así de dedicada a la Realidad del Amor que mora en ti, tu copa comienza efectivamente a rebosar. Y según rebosa, buscará su propio camino, es decir, hará tal y como haría un río que hubiera rebosado de sus orillas, comenzando a recortar nuevas oquedades, ¿no es así? Y nunca puedes decir, nunca podrías adivinar cuál va a ser la dirección que la nueva corriente va a tomar. Pero llevará el sustento de la Vida y del Amor a todo lo que toque.

Mas si alguna vez el río principal se olvida de su fuente, esas nuevas corrientes dejarán de fluir. Por tanto, no necesitas hacer nada, salvo recibir la Realidad del Amor de Dios en ti. Y de nuevo, al hacerlo, te puede parecer que en el curso de tu vida se te pide abrazar cierto fenómeno que está ocurriendo, que puede ser la sanación de la sombra que una pequeña brizna de hierba está proyectando en eso que crees que es tu mente consciente, como algo opuesto a la mente consciente de cualquier otro, o bien puede ser hacer algo que parece tener que ver con la relación con el mundo, ya sea alimentar a un niño hambriento, o llevar nutrición y atención amorosa a otro ser a través del tacto o de una canción, o plantar una semilla en la tierra, o mandar un correo. Realmente no importa.

Como he dicho tantas veces, cuando realmente entiendes que no necesitas hacer nada más que recibir el Amor de Dios sin cesar, te habrás convertido en el perfecto servidor. Y entonces, si sucede que vas a ser un barrendero, simplemente barrerás las calles. Y no tendrás nada más en mente, excepto que tu copa esté rebosante. Y habrá quien pase por delante de ti y diga,

Esta persona es un simple barrendero, pero veo que quiero ir por este camino hacia el trabajo solo para decirle hola. Hacer esto parece que completa mi jornada.

Y quizás se te pida ser el salvador del mundo. Solo la voz que habla por el ego vería alguna diferencia entre ser el salvador del mundo y un barrendero.

Por tanto, no te esfuerces por saber qué debes hacer dentro de las formas de este mundo, sino dedícate completamente a estar en amorosa devoción para poder recibir todo lo que Dios quiere derramar sobre ti: un Amor tan magnífico que la Mente ya no pueda siquiera imaginarse que está sin Amor. Y, ciertamente, tu copa rebosará.

He aquí la esencia de tus muchas preguntas, que en realidad son una sola.

Pregunta: ¿cuál es la diferencia entre un compañero del alma y un alma gemela? Por favor, describe la relevancia que pueda tener el hecho de que dos personas entren plenamente en una relación manteniendo su ser único mientras crean sinergia.

Respuesta: no sería apropiado decir que puedes crear sinergia, ni tampoco decir que puedes crear individualidad genuina. Lo que puedes crear y cultivar es la voluntad de comprometerte plenamente a permitir que hasta la última huella u obstáculo interpuestos ante la presencia del Amor sean disueltos en tu interior. La sinergia y la individualidad genuina surgen de tu devoción a estar sin cesar abierto y receptivo al Amor de Dios. Como una flor estalla a partir de una semilla bien plantada, tanto la individualidad como la sinergia en una relación santa –que es donde solo puede encontrarse sinergia– esas cosas… surgen de la recepción del Amor, de permitir el Amor, de la rememoración de ese Amor.

¿Cuál es la diferencia entre lo que se llama un compañero del alma y el alma gemela? Primero, la única diferencia es una cuestión de definición. El concepto de alma gemela [twin flame] fue dado por un amigo mío como modo de ayudar a las mentes para entender que existe un aspecto de ellas que está enlazado de forma única y profunda a algo que es ellas mismas, tanto como pueda estarlo ese “yo”, ese ser que creen ser, y que se ha convertido en algo fragmentado –ya que lo que estuvo entero se convirtió en algo aparentemente fragmentado, y por tanto la mente se desequilibró.

La idea era crear una historia en la cual la mente, tan sintonizada como está buscando su satisfacción fuera de sí misma, pudiera al menos comenzar a desear aquello que simboliza el movimiento hacia la plenitud, el enlace conjunto de las energías de hombre y mujer en la consciencia. Y eso por supuesto a riesgo de que algunas mentes pudieran realmente llegar a creer que el descubrir y encontrar su propia alma gemela era algo que requería encontrarse con otra personalidad en otro cuerpo. Y no obstante, como en Realidad esa fragmentación nunca ha ocurrido, no necesitas ir más allá, en Verdad, de tu propio discernimiento, de tu propio ser, para poder descubrir que aquella alma está todavía dentro de ti, y que no puedes estar separado de ella en absoluto.

Bien podría ocurrir que, en el campo temporal, tú, como consciencia, necesitaras tener la experiencia de atraer a alguien que parezca estar en otro cuerpo, y de modo tal que parecéis devenir una unidad juntos. Pero más que una realidad objetiva, esto sería más bien el fruto de tu creencia en que tú eres el cuerpo. Pues en Realidad la Verdad es una. La separación no existe. Y punto.

¿Y con los compañeros del alma [soul mates]? Es lo mismo. Podría ser apropiado usar esos términos para describir lo que están experimentando algunas mentes, como un modo de proporcionar una comprensión que les permita relajarse y salir adelante con ello. Es también cierto que, dentro del drama del sueño de separación, hay almas –fragmentos de discernimiento, por así decirlo– que han danzado juntas y jugado juntas, y que nunca han perdido la sensación de unión o de amor entre sí, una con otra. Y por tanto, durante un periodo de tiempo y de la creación del especialismo, aquellas almas que aparentemente son dos, chisporrotean iluminándose una dentro de otra. Reconocen la Verdad en el núcleo de la otra porque nunca la han perdido realmente, tal y como sí la han perdido en otras relaciones. Y por tanto es… mmm… ocasionalmente sucede que se requiere que dos almas así, estando en el camino del despertar, se reúnan en el espacio y el tiempo para iluminarse, para re-iluminar el compromiso necesario para sanar la sensación de separación y despertar del engaño que supone pensar que alguna vez un yo separado pudiera haber existido realmente.

Esto significa que tú no necesitas a nadie para poder estar completo. También significa que cuando descubras esa plenitud dentro de ti, serás libre, si lo deseas, para entrar en relación con cualquier persona que puedas elegir, y que pudiera elegirte. Con suerte, eso surgirá desde un espacio de santidad y libertad, y no de miedo y especialismo. Porque esto último conduce al dolor que deberá ser todavía sanado. Y lo primero conduce a la creatividad constante y al regocijo.

Solo cuando dos seres completos se reúnen, habiendo mirado adentro y comprendido realmente que no hay carencia y por tanto ninguna necesidad, entonces, el poder de la creatividad puede fluir a través de esa entidad. Y una relación así creada, crea a su vez otra entidad, y da nacimiento a aquello que refleja la Verdad, tal que esta pueda ser contemplada por otros que moran en el espacio y el tiempo.

Así que no asocies especialismo al concepto de alma gemela o de compañero del alma. Como mucho recuerda que tu compañero del alma es tu Creador, y todos los demás son tus amigos.

Pregunta: ¿cómo podemos llevar la luz a los bloqueos inconscientes que nos alejan de manifestar nuestro deseo del corazón?

Respuesta: la respuesta no es tan difícil como podría parecer, pues esos bloqueos son meramente las diversas formas que adquiere la decisión contra la paz. Por tanto, mira bien y advierte cómo te sientes realmente en cualquier momento dado, que no coincidirá necesariamente con lo que te estás diciendo a ti mismo. ¿Está la paz presente? Si lo está, y algo parece venir a tu atención, puedes estar seguro de que el Espíritu Santo te está pidiendo que le brindes la Luz del Amor a algo que requiere sanación –sin pedirte que lo identifiques como tuyo propio. Hablábamos de eso la otra noche.

No puedes llevar a la Luz aquello que necesita ser sanado, porque no sabes lo que la sanación realmente es. Aprende a reconocer la auténtica sanación, y aquello que la requiera se presentará ante ti por sí mismo. Y la verdadera sanación es la decisión por la paz –no la negación del sentimiento. Porque la paz es como un océano que abraza a todas las olas que pudieran aparecer. Solo necesitas hacer esta simple cosa:

¿Estoy realmente en paz en este momento?

Si la respuesta es que no, solo necesitas preguntar,

¿Qué es necesario sanar para que la paz pueda ser restaurada?

Y no se te ocultará. ¿Estás dispuesto a poner esto en práctica?

Respuesta: ¡Absolutamente!

Jeshua: Ahora, cuando haces tal declaración, existen aquellos de entre nosotros que entonces dicen,

Oh, ¡bien! Te presentaré algún caso de los que tengo en mi pila de expedientes.

Cuando se dieron esas historias escritas sobre mí que dicen que yo cargué con los pecados del mundo, y cuando escuches a maestros o profesores que transmutan los pecados de sus estudiantes, solo piensa en eso como una “pila kármica de expedientes”. Y cuando alguien nos dice,

Estoy dispuesto a hacer todo esto. Voy a poner esto en práctica –¡claro que sí!

Ah, ¡bien! Entonces hemos encontrado un posible “empleado”. Pero nunca se te dará más de lo que puedas transmutar. Y, por supuesto, ¡siempre puedes abandonar y buscar otra línea de trabajo!

¿Tiene sentido la respuesta?

Respuesta: sí. Gracias.

Jeshua: gracias por preguntar. Con ello se muestra el deseo de una respuesta.

Pregunta: ¿cuál es la interacción que existe entre soltar gradualmente nuestros fuertes apegos, hábitos, compulsiones, adicciones… para poderlos ir cediendo con amabilidad y comprensión, y usar la disciplina y el autocontrol para acabar con esos apegos?

Respuesta: la disciplina no es una rigidez o una resistencia contra algo. La disciplina auténtica es meramente un producto, por así decirlo, de la Mente. La disciplina auténtica solo requiere que pongas tu atención justamente en lo que es verdad en cualquier momento dado de tu experiencia, sin juicio. La disciplina es la vigilancia del discernimiento, y la decisión de ser la presencia del Amor.

Esta respuesta parece ser simple, breve, y parece estar muy ceñida al tema, pero si quieres contemplarla, incluso hasta el punto de sentarte en meditación y escribirla lentamente, de modo tal que veas las letras de las palabras aparecer lentamente en tu hoja blanca de papel, entonces, al darte permiso para ser paciente, sin prisas, te será revelado cada vez más. Y, no obstante, la esencia ya ha sido ciertamente dada. Disfruta de la disciplina de contemplar la respuesta.

Pregunta: hay dos movimientos religiosos que aprecio y que he visto crecer en los pasados veinte años. Son El Movimiento Pentecostal y la Nueva Era. ¿Has influido en su crecimiento y su desarrollo? ¿Cómo te sientes sobre ellos ahora? Si tuvieras la oportunidad de dirigirte a ellos, ¿qué mensaje les darías?

Respuesta: primero, he sido una pieza decisiva porque yo ayudo a subvencionar su marketing [risas]. Y os reís, pero lo que digo, lo digo muy literalmente.

¡Mmm! Habría mucha gente, y hay muchos incluso en esta habitación que dirían,

Esos dos movimientos, tan queridos por ti, parecen estar bastante alejados entre sí.

Y esto es importante, porque la forma es siempre algo secundario. La sanación de la separación de Dios, que se acrisola en el perdón auténtico… en la voluntad de permitir que solo el Amor viva donde una vez hubo un pequeño mosquito insistiendo en darse la razón… esto es lo que en verdad importa. De este modo, entonces, un camino que parezca llevarle a uno verdaderamente hacia el reconocimiento de la Verdad y que por tanto le haga libre, es igual a cualquier otro camino, sin importar los “decorados externos” que lo acompañen. Ciertamente, querido amigo, disfruta de lo que haces en cada uno de esos caminos. Aprécialos, y sigue caminando.

Si fuera a reunir a todos aquellos que representan a cada uno de los grupos que has reconocido y que has hecho constar aquí, ¿qué les diría? Lo mismo:

Solo el Amor es Real.

Dios es solo Amor.

Tú eres la Creación de Dios. Por tanto, tu Realidad es el Amor.

Ahora ve y vive desde ti Mismo, desde tu Yo, para que tu Ser pueda ofrecer Amor a este mundo.

No mires al mañana. Porque el tiempo que importa es el ahora, para cualquier mente que se resuelva a ver que así es.

No busques un salvador que llegue de las nubes. Porque estoy contigo siempre. Y yo habito dentro de tu corazón, donde de hecho tú también estás; somos como dos amigos tomándose una taza de té en tu sala de estar.

Y les diría a todos ellos:

No veáis diferencias entre vosotros, sino simplemente la peculiaridad de un camino que atraviesa la Vida, y en el cual el Amor puede ser recordado y vivido.

Y si ese camino no fuera suficiente para ellos, sugeriría que se buscaran incluso otro más.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: