VIII.10 / VIII.11 / VIII.12 Cáncer / La experiencia de la homosexualidad / Almas gemelas. Tom Carpenter – Yeshua (Diálogo sobre el despertar)   1 comment

imagen corazón en círculo[— Elaboramos aquí poco a poco (hasta reunirlo en un solo texto), dentro de nuestra capacidad, una traducción nueva de este maravilloso texto de transmisión de Yeshua a Tom Carpenter (debido a que lo que encontré traducido contenía varios errores).
— Para más información, listado de entradas, y el futuro PDF con el texto completo, ver el índice de entradas, punto 7 y punto 2B
— En estas traducciones de Carpenter está colaborando conmigo, con algunos consejos, revisiones y opciones, la persona de este blog]

Diálogo sobre el despertar
(Tom Carpenter, en diálogo con Yeshua)

Capítulo VIII. La experiencia física

8.10 Cáncer

¿Por qué se ha extendido tanto el cáncer y no se le ha encontrado cura?

No es que haya más cáncer; podría darse cualquier cosa que expresara la culpa del ego y satisfaciera su necesidad de mantener su miedo vivo, encontrando amenazas para ese cuerpo que él cree poder controlar. Así es como justifica su miedo. En el pasado esto surgió bajo la forma de SIDA y la epidemia que creó.

Cuando has experimentado miedo durante mucho tiempo, la “familiaridad” de las emociones de desamparo sirve al propósito de la culpa como una “dolorosa expiación por tus pecados”. A medida que el pensamiento del cáncer se haga menos temible, será encontrada una cura y surgirá alguna otra cosa en su lugar. Para controlarte más efectivamente, el miedo debe parecer que te impone una amenaza ante la cual no hay defensa posible.

La causa de toda enfermedad es siempre la misma, y así, todas tienen la misma curación. Cuando haces distinciones y a una le otorgas un mayor impacto que a otra, o dices que requiere de una curación especial, se trata de una percepción errónea. Cuando te digo que aprender a Amar es lo que sana todas tus percepciones erróneas, incluyendo las de la enfermedad, ¿crees que la persona que tiene lo que llamarías un tipo “muy destructivo” de cáncer está menos dispuesta a ser amada que alguien que parece tener otro achaque menor u otro problema cualquiera? ¿Responderías de manera diferente dependiendo de la cantidad de amor que percibes que necesitan quienes están ante ti? ¿Es posible amar por grados? Todo esto nos confunde al mezclar el limitado poder de la capacidad del ego para Amar con el poder del Espíritu Santo dentro de ti. Tu papel en el proceso de sanación es mantener la consciencia de la Presencia sanadora que ahora está presente en cada mente, esperando tan solo a ser reconocida. Solo así puede verse justificada tu fe en el poder del Amor.

8.11 La experiencia de la homosexualidad

¿Podrías clarificarnos algo acerca de la experiencia de la homosexualidad?

Te sugeriría que no te entretuvieras mucho con las implicaciones sociales de lo que describes como “homosexualidad”. El propio concepto del sexo ha sido algo muy encubierto, malentendido, mal concebido, y usado de muy diferentes maneras dentro de tu intento de establecer para él unos límites socialmente aceptables. Y, como en cualquier otro intento de establecer límites sociales o de cualquier otro tipo, algunos tendrán la sensación de necesitar expandir esos límites, de ir más allá de las restricciones, de tener unas experiencias que no sean las aceptadas dentro de un marco dado. Este es el caso de la homosexualidad.

Ves, siempre existe la tendencia a establecer grandes distinciones entre las formas de las ilusiones. Siempre está ese maravilloso intento de apaciguar al ego construyendo carreteras secundarias que parezcan ser más excitantes que otras, que parezcan tener mayor o menor significancia o impacto en tu intento de despertar. Te he dicho muchas veces antes cómo esto es una muy tortuosa forma que el ego toma para alejar tu atención del único asunto que está realmente en cuestión, y que es el de reconocer quién Eres.

Podría, caso por caso, darte tantas razones técnicas por las que cierta persona elige la homosexualidad, como por las que otra no. Pero esto de nuevo es, como ves, simplemente un entretenimiento. Continuarás validando el sueño si sigues distinguiendo entre las cosas que están sucediendo en él, y consideras que tienen diferentes implicaciones a la hora de salir del sueño.

Te estoy alentando a que entiendas que, a lo que te estás comprometiendo, es a la práctica de un proceso que cambiará un patrón mental, lo cual, en definitiva, va a deshacer una forma egoica de pensar. Si insistes en interesarte en otras materias que no sean tu propio Despertar, el juego del ego se reforzará. Y el juicio será el elemento clave que se hará omnipresente. Cuando hablo del juicio, me refiero tanto a los aspectos del juicio que consideraríamos útiles como a los improductivos, tanto a los buenos como a los malos. No puede darse, no realmente, un estado de permiso y de aceptación incondicionales si estás en un marco mental que te aliente a hacer juicios de ninguna naturaleza o forma. Cuando hablo de permitir incondicionalmente me refiero a una actitud que te posiciona solo en ese punto en el cual puedes considerar solo las cosas que conciernen a tu propio Despertar.

Tu atención es fácilmente desviada de este proceso cuando se da la necesidad de enfocarte en el proceso de alguna otra persona. Existen, tal y como los percibes, muchos “otros” ahí fuera. Y en caso de elegir distraerte… ¡las posibilidades son infinitas!

8.12 Almas gemelas

A través de los años he escuchado los términos “almas gemelas cósmicas” y ”llamas gemelas”. ¿Tienen alguna validez?

Desde el punto de vista con el que abordas esta información, ninguna. Desde un punto de vista más amplio, es imposible que en Cristo existan cosas que no sean almas gemelas. Todos somos reflejos unos de otros. Estás intentado saber si hay dos aspectos del Cristo que pudieran ser especiales el uno para el otro, y te sugiero que esta forma de pensar no es la apropiada. Así como no hay nadie que sea más grande, sería muy inadecuado que tú, al intentar reconocer la igualdad y la plenitud del Cristo, y admitiendo que toda experiencia que se tiene en Cristo es igualmente compartida por todos, entonces, intentaras razonar acerca de la posibilidad de que dos de esas expresiones pudieran tener una relación especial e independiente.

Cuando eliges experiencias que, en tu mente, son elegidas desde un punto de vista que no reconoce la plenitud de la Mente de Cristo, puedes escoger tenerlas con otras expresiones especiales que tampoco están reconociendo su plenitud. Esas experiencias serán como cualquiera de las demás experiencias de relaciones individuales que se tienen. Pueden trascender elecciones posteriores, relativas a estar en un estado encarnado o desencarnado, y simplemente porque esa es la manera en que habrías elegido tenerlas.

Por favor, recuerda que todas las experiencias que estás teniendo las has planeado cuidadosamente. Y tus planes no se ven limitados. En caso de elegir tener un compañero cósmico, y uno de vosotros dijera, “bien, creo que ahora me iré un rato hasta ese borde del cosmos. ¿Y por qué no te vas tú a la otra punta y nos encontramos de vuelta aquí, para comparar nuestras notas?”, así se haría. Y no sería muy distinto si le dices ahora a alguien, “creo que me iré a la ciudad. ¿Por qué no te vas a algún otro sitio? Nos encontraremos en casa esta noche y hablaremos de ello”. No estás limitado a la hora de elegir tus experiencias, pues cada una tiene su origen en tu mente. Mi única sugerencia es que a esas relaciones cósmicas no les asocies una mayor relevancia espiritual. Tu relación se fundamenta en tu elección de conocerte a ti mismo.

¿Venimos a veces a la forma humana con un grupo de amigos, por así decirlo, y tocamos las vidas de los demás en diferentes momentos?

La respuesta es la misma. Puedes tener eso que dices de la manera en que quieras. Te comunicas y haces planes con quienes están en este estado carnal. ¿Crees que habría alguna manera especial de no ser capaz de comunicarte cuando estuvieras en un estado desencarnado? Hemos hablado a menudo de que lo único que cambia es tu mentalidad. Estar con un cuerpo o estar sin él es solo otra elección que haces. El rango de posibilidades solo es diferente dependiendo de si elegiste experimentar algo con un cuerpo o no. Tu mente no está en el cuerpo. Cuando has elegido tener un cuerpo, has limitado erróneameamente tu marco de referencia al decir que tu mente es ese cuerpo.

Al elegir venir a una experiencia física, ¿siempre nos quedamos bajo la forma de un cuerpo humano, o bien experimentamos una variedad de formas físicas, aquí o en algún otro lugar?

De nuevo esto es algo de tu elección. Pero te diría que en la mayor parte de los casos se elige experimentar la plenitud, la máxima extensión de cada “plano físico”, como tú lo podrías llamar, o de cada dimensión, antes de elegir experimentar otra. Esto no es necesario que sea así, pero es lo más corriente. Si decidieras elegir entrar en otro conjunto de elecciones que no conlleven la necesidad de tener un cuerpo físico, serías igualmente libre de hacerlo así.

¿Por qué es que siquiera nos planteamos el encarnar aquí en este estado de limitación? ¿Por qué no entré en otro nivel sin tal limitación?

Aún estás operando bajo la impresión de que hay una influencia exterior que te está “trayendo y sacando”. Tu estado mental es o bien limitado o bien ilimitado, o cualquier cosa entre medias. Así que dondequiera que “vayas” lo haces basándote en cuál sea tu creencia en ese momento. Y, al querer irte a otra existencia, hacia cualquier otra forma de experiencia, como primero creas esa experiencia en tu mente, la crearás con un sentido más o menos estrecho de limitación dependiendo de cuál sea tu comprensión en el momento. Y no se trata de que vayas al estado desencarnado, donde repentinamente estarías totalmente Despierto, y entonces digas, “creo que volvé a zambullirme en esta forma de experiencia y limitaré mi visión a eso”. No, tu visión siempre es tan amplia como permitas que sea, pero no cambia entre las formas encarnada y desencarnada.

 

Una respuesta a “VIII.10 / VIII.11 / VIII.12 Cáncer / La experiencia de la homosexualidad / Almas gemelas. Tom Carpenter – Yeshua (Diálogo sobre el despertar)

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. maravilloso alimento parta el alma.
    ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: