12p. La vía del corazón. Lección 12. Preguntas y respuestas. Jeshua – Jayem (sobre María Magdalena, la fragmentación ilusoria de la Luz, San Germain y las canalizaciones en general)   2 comments

En el siguiente audio está la lección y la sección de preguntas y respuestas:
Ir a descargar

imagen corazón en círculo[- Para más información, ver el índice dedicado a este libro en esta web. En él se puede encontrar el enlace al libro completo en formato texto.]

Lección 12. Preguntas y respuestas

Pregunta: el día de tu crucifixión, se dijo que dijiste: “Padre, por qué me has abandonado”.

¿Puedes comentar más sobre ello? ¿Querrías?

Respuesta: esa es siempre justo la cuestión apropiada. Ante todo, ya le he dado ciertamente una respuesta a alguien a quien conoces. Así que te sugeriríamos con gran énfasis que simplemente la consigas, pues no fue dada para ser mantenida en privado. Ahora bien, nos gustaría modificarla diciendo que desde entonces siempre me he sentido culpable por esa declaración [risas].

Querido amigo, si no hubiera llegado a tocar cada uno de los núcleos de la humanidad y de toda experiencia que hayas conocido, sería inútil que me escucharas. Y no tendría nada que ofrecerte. Por tanto, si hubiera venido a tu mundo y, digamos, me hubiera convertido en alguien impermeable a la duda, al dolor, a la culpa, a las lágrimas, a la ira, o a lo que sea —sí, incluso a la lujuria—… de haber hecho eso, habría convertido mi relación contigo en algo sin sentido.

Esto es lo que daremos como una especie de corrección, una clarificación, un énfasis muy importante a ser añadido a la respuesta que ya tenéis y que sin duda conseguirás —la ya dada. ¿Tiene esto sentido para ti?

Y era una muy buena pregunta; pero, en definitiva, dale un par de vueltas y simplemente pregúntate esto a ti mismo,

¿Por qué habré dicho yo, “Padre, por qué me has abandonado”?

Esto es algo digno de ser ponderado.

Pregunta: parece haber muchas, muchas mujeres que acceden a recuerdos y experiencias de ser María Magdalena. ¿Puedes hablar sobre ello, o sobre la fragmentación de aquella alma?

Respuesta: querido amigo, aquí os sugeriríamos que también existen muchos, en eso que llamas el cuerpo masculino, que albergan secretamente lo mismo, aunque un poco más profundamente enterrado, ya que lo verían, lo percibirían como realmente una locura.

Y bien, como yo solo tengo este tipo de aparato…

eso que llamas tubería, y eso que te ayuda a… —en el proceso de procreación corporal,

como esto es de un cierto tipo, seguro que yo no podría jamás haber conocido una encarnación en ningún otro tipo de forma. Entonces, si le dijera a otro que “creo que he accedido, en el ser —que he sido—, María, esa de la que tanto se habla”, entonces, se reirían con total seguridad de mí. Pues, después de todo, mi pecho tiene demasiado pelo. Pero no, ¡no creo que yo solo sea mi cuerpo!

[Risas]

Ahora bien, ¿qué sucede? En el comienzo, la Mente es Una. Vosotros —y hablamos de todos vosotros— fuisteis Esa Mente. Y se tuvo un sueño en el cual pareció haber ocurrido una fragmentación. En ella, es como si se hubieran separado muchos Puntos de Luz individuales, Almas, Chispas de Divinidad, llámalas como quieras, llámalas un Eructo en la Mente de Dios… no importa. Eso es el resultado del sueño de separación, que, en Realidad, nunca sucedió.

Y ciertamente, todo esto nos deja bien atónitos —¡gracias, Dios, por ello! Pues bien, en ese proceso, muchos mundos fueron concebidos y lo siguen siendo, por la Mente, al percibirse Ella a Sí Misma como fragmentada. En una minúscula, minúscula mota de polvo, o mota de Luz, un mundo fue concebido, el que tú llamas Tierra —y todas las formas de vida en él. Y en esa diminuta mota, fue creado o desarrollado un marco temporal en el cual les fue dado un nombre a los cuerpos humanos. Y allí, las mentes creían, por sí mismas —de forma parecida a como aún sucede—, que de cierto modo eran alguna cosa distinta de quien se les sienta a un lado o frente a ellos, y esto solo porque existe ese cuerpo que crea la percepción de que hay una distancia entre vosotros.

Una de esas fragmentaciones temporales, muy ilusorias, es Aquella conocida como María Magdalena, María de Magdala. En aquel sueño, alguien emergió conocido como Jeshua ben Joseph. Y en el proceso de expresión de tal sueño, ellos dos, podríamos decir, se contemplaron el uno al otro y dijeron,

¡Oh cielo santo! ¡Qué dulce es!

Eso ocurrió como almas, y como aún formando parte de aquel sueño —y sin provenir de ningún lugar más elevado que el tuyo, ya que estamos todos juntos en esto, pues la Mente de Dios es Una.

En ese sueño, hubo una relación, en una forma encarnada hace 2000 años, entre dos Chispas de la misma Mente, manifestándose como consciencia individualizada. Una es la llamada Jeshua, otra María. Y se desarrolló una amistad muy bonita en la cual uno parecía servir de profesor, salvador y sanador del otro, quien entonces a su vez servía como apoyo, sanador y motivo de despertar para el otro.

Ahora bien, he aquí la cuestión: ese foco individualizado de Luz, María, vive dentro de todos. ¿Cómo podría ser de otra manera? Igual que yo, como un aspecto individualizado del sueño, moro plenamente en todos. Tú —de nuevo hablando con todos vosotros— tú, no podrías comenzar ni a reconocerme como Jeshua ben Joseph, como esa Chispa de Divinidad individualizada que de cierto modo limpió lo suficiente sus “asuntos” como para recordar la Verdad y permitir que brillara a través suyo… no podrías ni reconocerme o recordarme, si yo no fuera tú. Basta Uno para reconocerse Uno Mismo; es decir: Quien lo dice, lo Es; Quien se reconoce, Es lo Reconocido.

Así, si te acercas a este tema de María Magdalena desde la perspectiva de que realmente hay algo que está separado de ti, acabarás con todo tipo de percepciones fantásticas y filosofías varias. Ahora bien, en el sueño, Aquel Ser, quien es realmente tú, experimentó un proceso de sanación y despertar, una transformación, una sanación del corazón, una relación conmigo y muchos otros, experimentó pasión y sensualidad —aquello que llamarías pequeñas chispas que excitan las células. Y cuando Aquel Ser murió —y la muerte es una ilusión— aquella contracción cristalizada de energía nunca ha encarnado de nuevo.

Sin embargo, ella ha extendido —en un cierto sentido podrías percibirlo así— o ha irradiado matices o hilos de Luz desde su propio ser, y que han hecho hogar en otros cuerpos-mentes individualizados. Y, por tanto, en el proceso de sanación y despertar, Aquel Ser tiene que ser considerado como un símbolo de un aspecto de la parte de esa consciencia que está despertando en ti mismo —esa parte que puede reconocer y amar a Cristo, y tomarle entre sus brazos, entre tus brazos, y abrazarlo como el Amado.

Es el momento de soltar la insana percepción de que hay un tú separado, distinto del resto de “yoes”, y que ha encarnado una y otra vez. Hablamos así porque un profesor debe emplear un lenguaje que el estudiante pueda entender. Pero el tema está en conducirte más allá de ese lenguaje y de esa comprensión, para poder soltar el apego y el valor que le haya sido dado al pasado individualizado. Y, para cualquiera que sienta que tiene que haber sido María: no sois especiales. No cometáis el error egoico de reclamar que Aquel Ser es tú mismo, para así poder sentirte especial o más cerca de Dios.

Vuestro valor no se encuentra en el pasado. No se encuentra en quiénes fuisteis, sino en quiénes estáis eligiendo ser ahora. Y si tu nombre es Fred, Ralph o Hazel, no importa. Pues Hazel puede ser tan Crístico como María lo fue jamás. Y ciertamente, Hazel va necesariamente a hacerse Crístico para poder ser libre.

Es la mente egoica la que mira al pasado. Es esta misma quien requiere del especialismo. Es la mente egoica la que simplemente rechaza permitirte, por así decirlo, que te sientas como en casa siendo Hazel o Fred, George o Anastasia. Estos nombres son meramente sonidos flotando en el éter, y que designan un aspecto transitorio de la encarnación del Cristo. Entonces, estáis comenzando a entender cómo es que puede haber tantas Marías. Algunas personas sí están accediendo sinceramente a aquel aspecto de la Única Mente. Algunos otros necesitan crear la ilusión de que fueron Aquel Ser, pues rechazan sanar los agujeros del cubil donde ahora están, y buscan ir hacia atrás para poder rellenarlos con la energía de algún otro, haciéndola suya. Esto es lo que se llama relación especial.

Mirad bien esto, entonces:

¿Hay algo subsistiendo en mí que necesita estirar el brazo para poder agarrar otra parte de mí mismo que exista en algún pasado remoto, y de modo tal que por fin pueda sentir que poseo una cierta cantidad de mérito?

Lo único que determina tu mérito es en qué medida estés eligiendo ser la encarnación de la Consciencia Crística, ahora.

Por esto es que una vez enseñé, y sigo enseñando, que creer en la reencarnación no es algo que sea necesario para despertar. Y si piensas que lo es, ten por seguro que si en el pasado hay algo sin sanar, se encuentra ahora contigo. Aprende solamente a considerar cómo estás tú ahora. Porque ahí es donde descubrirás los efectos de todo lo que no haya sido sanado en eso que percibes que es el pasado.

No necesitas ir a la Gran Biblioteca de Registros Akáshicos y buscar en las microfichas cósmicas del mundo para poder descubrir quién fuiste, de modo que entonces puedas entender por qué ahora eres tan estúpido.

[Risas]

¡Ahí está, ya lo tengo! ¡Guau! Ah, eso lo explica todo.

A la vez que te tragas otra cerveza. Estás creando tu estupidez en ningún otro lugar sino en el ahora. Entonces, ¿serás el príncipe del reino de la estupidez? ¿O te pondrás la capa de quien asume su total responsabilidad por crear su experiencia?

Para aquellos que parecen sentir cariño por lo de Juan, lo de María, Pedro, Judas…, notad que si eso llega a vuestra consciencia es para poder tomar la decisión de amar esas expresiones del sueño, y de ver la misma Cristicidad que es su esencia. Bríndatelo a ti mismo. Ámalo. Déjalo ir. Permite que sea asimilado en aquello que tú eres.

Por tanto, para todos vosotros, entonces, os doy algo a contemplar, y especialmente si estáis sintiendo algún cariño, atracción o identificación con María de Magdala, ¿por qué no dejar de apartarla, en vuestra meditación, y atreveros a preguntar,

¿Cuáles son las cualidades de Ese Único Ser que me hacen sentir tanto afecto por Ella? ¿Qué hay en Ella que yo desee tener en mí mismo?

Y brindaros esas cualidades. Y de nuevo, como si fuerais una esponja, hacedlas parte vuestra. Superar la fragmentación que ha sucedido en el sueño de separación. ¿Tiene esto sentido para vosotros?

Ahora bien, sé que al escuchar estas palabras que acabo de compartir, a algunos les sabrán a muy poco. Si pasa esto, solo significa que aún se necesitan percibir como teniendo una cierta forma especial de relación, una que de cierta manera desapareció en un pasado remoto. No, no desaparece. Y deben dar otro paso para darse cuenta de que tienen que empezar a hacer el “trabajo”, si es así como se percibe, de ponerse manos a la obra con lo que no haya sido completado, aquí y ahora.

¿Estoy encarnando la Consciencia Crística?

Sí o no.

¿Qué pasos necesito para hacerlo?

Eso es todo lo que habrá que hacer, siempre.

Eso debería bastar por ahora. La única otra alternativa es, por supuesto, seguir en el reino de la estupidez.

Pregunta: has mencionado que vas a venir allá por el 2003, o por ahí, a través de otra gente. Y ha habido varias personas por ahí diciendo que son canales de Saint Germain. Y a la vez Jonah nos ha dicho que nadie canaliza a St. Germain, y que solo reciben formas de pensamiento. Así que la pregunta es: ¿hay gente ahí fuera que realmente canaliza a nuestro amigo común, St. Germain?

Respuesta: estás preguntando lo que se dice una cuestión tecnológica, filosófica. Estás haciendo eso que se llama “dar vueltas”. Lo importante es el efecto.

Te sugeriríamos aquí que Aquel Ser, mi amigo, el que una vez fue mi —casi— verdugo… ese, es ciertamente simbólico para ti. Pues, ¿a quién percibes como tu verdugo? Aquel Ser se comunica con muchos, pues ha aprendido desde hace mucho tiempo a asumir responsabilidades por aquellos que le fueron asignados. Él se comunica a través de formas de pensamiento con una multitud de seres. Él, por cierto, aún se deja ver y manifiesta un cuerpo siempre que lo desea —solo para pasar breves instantes en el banco de algún parque con algún viejo amigo. Vive en completa ilimitación.

Por tanto, en el grado en que esas mentes, que reciben las formas de pensamiento de Aquel Ser, estén continuamente obrando para tener bien cultivado su jardín, y libre de egoísmo, ciertamente que reflejarán con gran precisión lo que Aquel Ser querría transmitir. Según entiendes lo que la canalización es, en la cual la consciencia de Aquel Ser se funde con la forma temporalmente cristalizada que llamas un cierto “individuo”, para poder hablarle a otros a través de la mente, del campo mental, de la estructura lingüística de ese individuo, entonces, Aquel Ser, mi amigo, sí que realmente lo hace, de tiempo en tiempo. Mas, según podrías percibirlo, la cantidad de seres a través de los cuales se está realmente comunicando es muy, muy poca. Diríamos que se podrían contar con los dedos de las dos manos.

Además, sí que hay muchos que reciben las formas de pensamiento de Aquel Ser, y muchos que hacen un trabajo muy, muy bueno, transmitiendo esos dibujos mentales, esas imágenes, esos pensamientos, en un lenguaje que consigue transmitir Su mensaje a tu mundo. ¿Esto te ayuda a este respecto?

Respuesta: mucho.

Jeshua: lo importante es siempre esto: cualquiera que sirva como lo que ahora en tu mundo se llama “canal”, tiene el mismo tipo de trabajo que afrontar constantemente, el mismo que cualquier otro: el de cultivarse a sí mismo constantemente, el de rendirse, entregar, permitir, confiar, dejar ir, dejar ir la consciencia egoica, dejar ir la necesidad de especialismo, manteniéndose observando cómo realmente está. Y rendirse, rendirse, rendirse.

No soy el hacedor y el ejecutor.

No soy el que sabe nada.

No necesito nada de nadie.

¿A quién necesito liberar de mis garras?

¿Cómo de profundamente puedo dominar el perdón?

Y todo el resto. Esto es primordial. Y, de hecho, la relación, la que por ejemplo tengo con este mi querido hermano [Jayem], es una que acentúa en él su necesidad de practicar estas mismas cosas.

También diríamos aquí que hacerlo es posible, y que Germain es uno de los que puede superar los impedimentos que haya en la consciencia de otro ser, para que su forma de pensamiento sea bien plantada, bien recibida. Así que se trata de una especie de mutualidad. El canal siempre debe verse involucrado en el mismo trabajo que todo el mundo, porque todo el mundo es un canal. Y nada es manifestado a través de ellos salvo las frecuencias que estén permitiendo que hagan hogar en su mente… y lo mismo con ellos también, con quienes canalicen a mi querido amigo, que llamaríais Saint Germain… —aunque, donde nosotros moramos, algunas veces bromeamos sobre eso de “San”. Ahora bien, entonces, quienes Lo canalizan, no son diferentes de ti. Necesitan seguir haciendo el mismo trabajo interior. Su meta no puede ser la de descansar, sino el desear continuamente ser la encarnación del Mismo Cristo —y no el dormirse en los laureles, por así decirlo.

Al mismo tiempo, ten por seguro que somos capaces de garantizar que la pureza de esa vibración sea conservada. Porque, cuando no lo es, simplemente nos apartamos. Si la consciencia egoica comienza a echar raíces en cualquier canal, entonces, simplemente, y por así decirlo, “la ponemos en un estante”, y esperamos a más tarde. Y solo eres quien puede discernir si lo que ese ser habla está fluyendo desde nosotros, o si es meramente la repetición de alguna cinta que ya ha sido implantada en él. Entonces, habrían alcanzando ya un cierto límite en su propio crecimiento, y nosotros hemos partido. Y eres muy consciente de ello. Es una vibración que sientes, incluso en la estructura celular del cuerpo.

¿Te ayuda esto con respecto a la pregunta?

Respuesta: sí. Gracias.

Jeshua: ciertamente. ¿Tenéis entonces más preguntas?

Respuesta: No.

Jeshua: tened por seguro que en las semanas por venir, una multitud de cuestiones que ni sabíais que existían llegarán a la superficie de la consciencia.

Respuesta: seguro.

Jeshua: y solo por una razón: para que puedas abrazarlas con las respuestas que ya conoces. Y, así, ser liberado del pasado.

Respuesta: Amén.

Jeshua: muy bien, entonces, como habéis dicho: Amén.

Anuncios

2 Respuestas a “12p. La vía del corazón. Lección 12. Preguntas y respuestas. Jeshua – Jayem (sobre María Magdalena, la fragmentación ilusoria de la Luz, San Germain y las canalizaciones en general)

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. “Lo único que define tu mérito es cómo de bien estás eligiendo ser la encarnación de la Consciencia Crística, ahora.”

    Solo existe el AHORA.

    ¡Qué maravilloso presente!

    Una canción que me gusta mucho:

  2. “Por tanto, para todos vosotros, entonces, os doy algo a contemplar, y especialmente si estáis sintiendo algún cariño, atracción o identificación con María de Magdala, ¿por qué no dejar de apartarla, en vuestra meditación, y atreveros a preguntar,
    ¿Cuáles son las cualidades de Ese Único Ser que me hacen sentir tanto afecto por Ella? ¿Qué hay en Ella que yo desee tener en mí mismo?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: