La terapia   Leave a comment

imagen corazón en círculo¿La terapia?

Todos los métodos pueden ser tan “buenos”… ¡por supuesto!

Y muy a menudo no ocurrirá “lo peor” que puede pasar con una terapia…, ya que “una buena terapia” no busca reforzar la creencia de que: REALMENTE hay algo mal “en mí”.

Se trata de crear o animar a crear “ambientes” que favorezcan que salga la emoción reprimida en nuestro campo emocional…
… a que todo fluya… pues esa es casi la esencia de la creación… cambio y fluir…
… en ese “campo” que al final es un poco “de todos y de nadie”…
… pero que sanamos “admitiendo 100% responsabilidad”, aunque veamos claramente que no es nuestro… —lo dejamos pasar… por un momento.

Lo que me he encontrado hasta ahora es mucha resistencia a sanar en mí y en más terrícolas…

Un aspecto de esa resistencia puede darse cuando decimos que basta con “vivir la vida”; es decir, que “la terapia” bien puede darse bajo la forma de: “yo vivo mi vida y ya está”…, pues no hace falta hacer nada.

Podemos estar engañándonos mucho con actitudes así, aunque en general sí que “la ley del amor” es que en realidad vamos a llegar a constatar muy inocentemente que realmente no hace falta hacer nada (la voluntad de eso “más grande que nosotros” nos puede llevar sin esfuerzo ni penas por una vida de certeza que viene de muy dentro).

No hace falta hacer nada… pero si realmente nuestra vida es “Nuestra Vida”…, y no la de nuestras creencias… no la que nuestras creencias y campos condicionados mental-emocionales… viven a través nuestro…
… esas cosas viven en nosotros, reforzando nuestros bloqueos, bloqueos que a su vez se vieron reforzados o no por todo tipo de “abandonos” en la infancia (en sentido amplio de “abandono”, como lo comenta John Bradshaw en su libro sobre la vergüenza).

Así que con un mínimo de respeto sano… no confundiremos así como así:
— “hacer de la vida una terapia”,
— con la “terapia en sí”.

Pues la primera frase puede llevar mucho a engaño.

A veces hacemos eso mismo: “eh, yo ya vivo”, y “no hace falta nada más”…
… cosa que por un lado está tan tan bien…
… mientras que esa observación nos valdrá a veces para ni siquiera saber, o no querer reconocer ni poder reconocer… por ejemplo qué papel tienen “las terapias”, cuál es el sentido de hacer estas cosas en contextos más o menos formales o profesionales.

Parece obvio (seguro que lo es)… es obvio que… si vivimos la vida en paz, con alegría… activamente siguiendo nuestros deseos más profundos, nuestra voz interior…, esa que es cada vez “más Nosotros Mismos”… menos separada de nosotros mismos y que nos hace ser “más nosotros mismos”…
… y si vivimos eso cada vez menos forzadamente…
… viviendo unos deseos cada vez más esenciales, “integradores”… nutrientes… para nosotros y el resto de criaturas…
… y que nos dan plenitud…
… entonces, bien podremos decir cosas como que: “no hace falta” hacer nada —como por ejemplo, la dichosa…: “terapia”.

Pero claro, “la terapia” es algo que tiene mucha lógica 🙂

Y podemos ir por la vida con nuestro “niño revuelto”, con ese niño de “quejitas no resueltas”… de resentimientos ahí tapados…, de necesidades muy básicas no satisfechas… de emociones que no pudimos expresar sanamente de más o menos pequeños… todo ello siendo cosas que “proyectaremos” en lo demás y en los demás… o en nuestros cuerpos con las tan aprovechadas enfermedades…

Buscaremos excusas para proteger a ese nuestro “ego” herido… ese niño no expresado.

Así que “la terapia buena” nos sirve como ejemplo claro, experiencia viva, ejemplo vivencial… de la necesaria separación a realizar en la vida para poder realmente vivir nuestros deseos más reales (esa separación entre los problemas reales que tenemos en la vida… y lo que estos simbolizan en realidad… simbolizando siempre heridas interiores nuestras que están sin sanar… creencias y emociones que un día interiorizamos… que “creíamos que eran nosotros”… viéndonos así bajo esa luz, la luz de creencias y emociones que se nos quedan programadas, bloqueadas… bloqueando el flujo de nuestro deseo…

Siempre que en la vida adulta nos vemos compulsivamente abalanzados a juzgar… estamos viendo ese “programa”, ese condicionamiento… como bien sabemos por las canalizaciones de Jeshua… empezando por el curso de milagros…

… siempre que nos abalanzamos a juzgar a los demás como responsables de nuestros sentimientos… a juzgar a las condiciones externas… por lo que nos pasa… estamos viendo una representación programada que nos alerta de algo que nosotros mismos creímos falsamente sobre nosotros mismos.

Así que, ¿para qué sirve la terapia?

Para crear ambientes donde se pueda expresar el dolor y el sentimiento en general… donde se los pueda siquiera empezar a admitir.

Esas cosas, las creencias limitantes, los sentimientos no expresados… no son nosotros… nosotros somos el canal que deja fluir todo para que se despliegue la creación cada vez de forma más natural: y lo natural es alegría y paz…

… esas creencias y emociones dolientes solo las hemos guardado por vergüenza…, porque nos dijeron y luego nos creímos y nos repetimos a nosotros mismos que “algo no estaba bien en nosotros”… que algo no era bueno expresarlo… cuando aún sabíamos simplemente expresar sin juzgar… expresar gustos o lo que fuera pero sin los juicios “adultos” (y así, protegimos esas semillas de bloqueos que en gran parte ya traeríamos en nuestro campo, dispuesto a recordar en gran medida un cierto tipo de “trauma” antes que otro… etc.).

Así que, en una buena terapia, aprendemos a decir un SÍ… un sí puro…, un sí a todo lo que nos pasa…, validando cosas como el dolor… para que todo pueda ir pasando cada vez más puramente, más sin juicios adultos parásitos…

Tenemos pues esas emociones… ante las que vamos a aprender a decir que “SÍ, que no pasa nada”.

Y es que, lo dicho…, ellas no son nosotros.

Como dice Jeshua en La vía del corazón, son nubes que pasan por el campo o estanque inmenso de esa consciencia que somos…, y que solo nos duelen, esas nubes, porque un “buen” día creímos que ellas eran nosotros… —y las guardamos, las retuvimos… para poder seguir soñando que no somos amor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: