Nuestros siguientes tres días con UCDA: el primer capítulo   6 comments

imagen corazón en círculo[Anterior entrada donde vamos comentando un poco este proceso]

Estas entradas las iremos aumentando con comentarios sobre el texto, comentarios de la gente del grupo, o sobre la traducción, etc.

En el segundo día de la lectura del primer capítulo de Un curso de amor, se comentaban por ejemplo algunas de estas cosas en el grupo de whatsapp, al que se puede apuntar quien quiera para poder seguir también los comentarios por el tfn móvil (y también en facebook, etc.).

Un comentario  que ayer puso Aurora allí:

Estamos tod@s en el camino del aprendizaje de la verdad. Estamos en aceptar soltar el mando y el control de todo lo que nos sucede y dejarnos llevar por la verdad; eso no quiere decir que no podamos expresar lo que sentimos, ¡sea lo que sea! Energía pura, porque no hay ni bien no mal , solo energía. La verdad, ¿que es la verdad? Que somos hijos de Dios, padre, esencia, etc., como lo quieras llamar…, que somos su extensión para experimentar, y que por eso reconocemos que esto es un escenario donde experimentamos, y que como tal lo tenemos que vivir, ya que sabiendo esto no hay nada de lo que preocuparse, porque nada ni nadie sale dañado. Pero siempre elegimos nosotros de qué manera queremos vivirlo…

Que el amor es la esencia y el amor es energía en constante movimiento y transformación; nosotros no somos este cuerpo, somos energía, luz pura, y ese es nuestro verdadero estado; ser amor es ser consciente de quiénes somos, de dónde venimos, y hacia dónde vamos… Somos pensamiento porque de él partimos; oír el pensamiento de Dios es escuchar en nuestro interior esa vocecita que nos contesta y que nunca nos creemos… Los errores nunca son errores de ellos solo utilizamos el nombre para reconocer el miedo que nos inunda cuando nos sentimos separados los unos de los otros y no reconocemos la unidad; no hay que forzar nada, solo escuchar tu interior y no buscar fuera lo que tenemos que ver en nuestro interior… Hay que reconocer el poder de nuestro interior y utilizarlo, estamos de vuelta a casa reconociéndonos por el camino. ¡Disfrutad!

Esto es un recordatorio para mí misma,
así me llegó y así lo comparto

Hasta aquí ese comentario.

Martina comentaba ayer cosas como estas:

UCDA, es una maravilla. Observar cómo el conflicto es una manera de demostrar mi existencia.
Y al leerlo lento, respirándolo, centrados…, cala hondo.
Y ver cómo, cuando no interpreto, me vienen solo otro tipo de pensamientos.
Es como que cuando no busco todo me encuentra.

_____

Más diálogos:

A:

Bueno, yo os puedo contar una experiencia de no hace mucho, de la cual me costó mucho separarme…

Hace unos dos años iba a un grupo de reiki donde estuve unos 4 años; de allí aprendí mucho y estoy infinitamente agradecida a la persona que me enseñó, pero llegó un momento en el que tuve que tomar una decisión porque ya no coincidíamos en valores ni trabajo, pero claro, era mi familia, mi maestra… y yo tenía mucho apego hacia todo aquel entorno que me ofreció tanto. No quería irme de ninguna manera, pero todo se me mostraba para que lo hiciera y yo me hacía la ciega y la sorda.

Había algo que tiraba de mí con fuerza, pero yo me resistía de la misma manera. ¡No me quería ir! Pero nuestro guía nos pone las situaciones para que sigamos nuestro camino, y así fue; y sin darme cuenta dije “me voy”.

Yo pensé que lo había decidido yo, pero no fue así , porque aunque mi sentimiento me decía “esto es lo correcto”, mi cabeza decía que quería volver. Y pasé unos meses muy confundida, luchando en mi contra, queriendo volver, y sabiendo que ya no era mi sitio… hasta que al final un día volví; pero cuando entré por la puerta sentí que ya no era mi sitio; di las gracias y me fui con el corazón lleno. Ya sabía y sentía mi corazón y mi mente en unión, solo había paz; la lucha cesó, y supe que la decisión no la tomé yo sino mi guía, y que eso era lo correcto porque por fin estaba en Paz….💜

I:

entonces… esto es de lo que habla aquí la voz [en este cap.1]: de que en esos “tiras y aflojas” es como si pusiéramos una y otra vez a prueba a nuestro maestro… a nuestro propio Yo del amor, que nos guía desde la unidad… ese que es nosotros mismos.

Fíjate que en tu situación alguien podría haber dicho:

bueno, no voy a ser orgullosa autosuficiente/prepotente juzgadora… o como queramos llamarlo…  y seguiré con esta maestra, aunque ya no lo sienta… pero seguiré… pues “mi religión” me dice que no tengo que hacer las cosas “por mi cuenta”… que tengo que confiar y perdonar…

Así es quizá como destruimos el “yo personal” en vez de aprender a entregarlo a la Unidad, y que dicho “yo personal” pase a poder construirse desde la Unidad… sobre las bases de lo nuevo… en la nueva percepción… hacia el estado mariposa (desde la oruga perceptiva que somos)… y así es pues como caemos en sectas, exageraciones, etc.

Entonces, si hubieras seguido, en realidad hubieras elegido “lucha”, esa lucha de la que habla en este capítulo 1 -digamos.
Lucha en vez de “esfuerzo por escuchar la verdad” dentro de uno mismo.

A:

Pero de verdad sentía que me tenía que ir, porque si no, me sentía falsa, y yo nunca seguí a la maestra sino a la lección.

I:

¿Y te acuerdas de qué excusas ponías para no dejarlo… con qué tipo de “preocupaciones” te enredarías quizá?

A:

Es cierto que tenía mucho apego, pero tampoco fui consciente hasta el momento que dije “me voy”.

I:

quizá te habrías puesto a luchar literalmente “contra” la maestra… o a sus espaldas…

A:

Pues como yo aprendía… entonces aunque la maestra no dijera cosas coherentes se le podían pasar por alto, para yo poder seguir allí; no le quería dar importancia al hecho de que yo sabía que era falso.

I:

pero parece que la lucha/conflicto ya la estabas experimentando dentro, a la vez que el apego…

A:

Es como se como es la maestra se que lo que dice no es verdad pero como yo quiero seguir aquí , me callo trago y para adelante
Y sí que llego un momento en que fue todo a la vez… y ese ratito… tela cómo lo pasé.

Fue una lucha entre lo que sentía, lo que quería… ufffff.
Yo quería explicarme para que no creyeran lo que no era real que se contaba de mí… Pero claro, ¡el que se pusiera de mi lado era expulsado!

I:

fíjate que es central -en este curso de amor- el concepto de “aprender”… Recordamos que hablaba en el preludio de aprender en un estado de unidad… y por ejemplo tenemos la “anécdota” de cómo Mari Perron cuenta aquello de llevarse la “atmósfera” de la Unidad fuera… fuera del escritorio de su casa donde se le dictaba el curso.

A:

Luego dije “y para qué sirve todo esto”… “Por qué le tengo que dar explicaciones a nadie, de algo sobre lo que mi corazón me dice que hice lo correcto al no querer ser una oveja”.

I:

¿se empezó a contar de ti que eras disidente, malvada, o cosas de todo tipo en general?

A:

¡Así es!!!

Como yo era la ayudante directa, todo el mundo confiaba en mí, y todo el mundo alucinó cuando dije “me voy, porque no creo en esto que se está haciendo”.

Entonces la maestra me convirtió en la malvada

I:

Quizá forzándolo un poco… podríamos decir que ahí viste “encarnado”, entonces, muy fuertemente… el concepto de “aprender en estado de separación”… aprender para incubar carencia y desde la carencia… que sería lo contrario a las reuniones de comunión que podemos hacer tras la meditación o “respiración” que “suba” la energía… e “invoque” esa atmósfera mas digamos “unitaria”.

A:

¡Así es! Falta de libertad para hacer y decidir.

I:

… al vivir la atmósfera donde se “encarna” separación… bajo la forma del concepto de aprender (el antiguo)… al vivir así, se desarrollan dentro conflictos que sacan afuera el núcleo de ese concepto (carencia-miedo)…

Se podría quizá decir que tú ibas a representar o representaste un papel, un símbolo…

Siempre sería en parte “servicio”.

A:

¡Sí, ya lo creo!

Sí, ahora tod@s siguen con su trabajo, y yo con el mío, sabiendo que estoy donde tengo que estar.

Is:

En realidad, A, pienso que falta una cosita….el miedo interno, imperceptible, a…: ¿qué hago luego yo sola? ¿Y si ya no me hablan? ¿Y qué va a ser de mí?…

A:

¡Así es! Luego me sentí perdida, sola…qué dirán… qué pensarán…

Mi:

Yo creo que todo sucede por algo, por alguna razón especial, para que sigamos nuestro camino, donde no tenemos que seguir… en el momento oportuno en el ahora.

Is:

El dejarnos fluir y confiar, nos lleva adonde te encuentras ahora….en tu camino, en paz.

A:

Por eso volví. Me hacía falta ver y sentir desde dentro qué pasaba.

Mi:

Exacto, en paz, alegría y gozo… es la única manera.

I:

¿entonces… ese “luego”, en la frase: “qué hago luego yo sola”… sería un ejemplo de…:  “preocupación que concierne al tiempo”… de esas preocupaciones con las que limitamos nuestra capacidad de escuchar la verdad?

Is:

A veces nuestra voz nos avisa, nos dice, pero no escuchamos… no nos interesa o no queremos… aprender a confiar en nosotros, en nuestra voz interna; aprender a seguir nuestro “instinto”, sin miedo y con confianza plena… Ahí estamos, y cuando lo hacemos y vemos los resultados, todo es de otro color.

A:

Cuando volví ese único día se me montó una rueda, según ellos de “reconocimiento de mis errores”, donde se me juzgó porque hice todo lo que hice… Jijiji, y ahí ya vi claramente quién era…, lo que quería, y que no me importaba nada lo que los demás pensaran.

Mi:

Cierto I, yo creo que solo tenemos que pensar en el ahora… en lo que sentimos en el ahora, y no hay más, ¿no crees? Sin echar la vista atrás, jejeje.

I:

Desde luego Mi, estar presentes en lo que sentimos… uf.

A:

Para mí fue una buena lección, que me hizo confiar en mi vocecita interior para siempre, jiji.

Mi:

Todo es una enseñanza para dar un pasito palante.

Is:

Así es. Cada día… ahí estamos, entendiendo y confiando. Así hacemos el camino, y si algún tropiezo hay…no pasa nada… el camino nunca desaparece, solo volvemos a él, y seguimos.

Is:

Bueno, familia de amor. He vuelto, jejeje….estuve ausente por varios motivos. Pero ya estoy aquí. El camino sigue, y yo estoy de nuevo en él. Primero falleció mi madre. Fue una experiencia nueva para mí. Solo veía lágrimas y llanto, dolor, a veces real, a veces fingido. Me preguntaban… “cómo estás”…, y “pobrecita”. Y yo decía que muy bien, gracias.

Bueno algunas caras lo decían todo. Pero yo entendí que ahí, en el tanatorio, solo yacía un cuerpo, una envoltura ya obsoleta. Había hecho su cometido, y ya llegó a su fin. A mi madre, en el hospital, mi hija y yo le hablamos, y le dijimos cómo eran las cosas, y que se podía ir en paz. Así lo hizo. Yo no tenía tristeza, sabía dónde estaba, y hacia dónde iba…, aunque tardó unos días.

Yo sabia que allí sería feliz…, que sus seres queridos la estaban esperando. Fue una sensación nueva, pero preciosa. Llena de amor y entendimiento. Nunca pensé que así lo viviría, y eso es porque cuando entendemos las cosas como son…, cuando sabemos la verdad…, no hay lugar para el dolor, solo para el amor.

A:

Gracias por compartir una experiencia tan bonita y especial.

I:

qué bonito.

¿Hay como una especie natural de “deber”, deber o deseo de ser “madres de la muerte de los padres de uno”… o “padres de la muerte de nuestros padres”… de quienes -en la ilusión- nos dieron la vida?

FIN del TRASLADO DE CONVERSACIONES para esta parte

______________

Ahora me gustaría comentar algunas frases o matizar, “explicar” algunas poquitas cosas de la traducción, etc.:

Sobre el maestro

Entre otras muchas cosas, a ver si estáis de acuerdo…: aquí habla de que tenemos una especie de maestro interno con el cual de cierto modo forcejeamos:

«1.9 El impulso de poner a prueba la sabiduría de otra persona es equivalente al impulso de encontrar tu propio camino por tu cuenta y conseguir que sea uno mejor.»

Y digamos que forcejeamos para en parte reforzar la creencia de que siempre vamos a tener que aprender de los “errores”, pues de ellos habla en esta parte.

Y aunque en realidad no hay error… esto del “error” aquí significaría no “seguir su voz”, no uniéndonos con él/ella, con nuestro “Yo verdadero”.

Antes que esa unión, preferimos reafirmar “ego”, reafirmar nuestra ilusoria independencia… lo cual muchas veces conlleva experimentar las experiencias más extremas de “lo humano”…, unas que ya no nos hacen falta, y que ya hemos experimentado mucho desde la actitud de “la separación es real”… reforzando así la creencia que dio pie a la creación de este tipo de mundo.

En este curso se trata de estabilizar la convicción y la experiencia de “vivir desde la Unidad”, la unidad de Amor.

Conocimiento/comprensión – Sentimientos

«1.2 En Un curso de milagros aprendiste que todo conocimiento es generalizable.»

¿Cómo hablaríais de esa frase? Aunque bueno, en general no hay que pensar… pero dejo aquí esto, por lo que ahora diré:

Ahí ese “conocimiento” (knowledge en el original) también lo podríamos haber traducido con la palabra “comprensión“.

El mundo no está separado de nosotros, así que todo lo que comprendamos solo habla de Uno Mismo, en el fondo.

Cuanto más generalizamos nuestra comprensión, más “hermanados” potencialmente con nuestros compañeros de viaje en la Tierra, pues sentimos más profundamente que todos estamos en el mismo barco – en ese barco donde, tal y como lo expresaba UCDM, el único problema es haber elegido ego… y donde nunca deberíamos ir “contra el otro” porque él haya realizado esa elección (pues solo refleja la nuestra, nuestra elección de haber creído que el miedo era real, por decirlo rápido, y no diciéndolo todavía en el lenguaje del curso de amor… que irá progresando a una forma muy suave de decirlo todo).

Solo esa libertad, la libertad de haber elegido eso, aunque sea “ego”… con su mente, solo esa es la única cosa del mundo que le puede “salvar” alguna vez al otro, a ese “otro” que es nosotros mismos. Puesto que podrá emplear esa misma libertad -que al final es un don de la mente, de Dios- para elegir el sistema de pensamiento contrario al del ego… y salir de este incendio corriendo, recibiendo el amor cada vez más puro que somos y que nos creó.

Todo lo que comprendemos del mundo lo hemos hecho con los sentidos, y así, todo es interpretación y falso… pues digamos que solo habla de nosotros mismos con minúsculas…, del pequeño yo, el pocoyó o miniyó…, de ese proceso que hemos hecho “por nuestra cuenta”, para sustanciar nuestro autoconcepto (nuestra forma de ser salvadores o villanos, “buenos” o “malos”… que nunca vale nada pues nosotros mismos, que somos Dios, uno con Dios, lo descartaremos… descartaremos todo nuestro pocoyó).

Por lo general, cuando estamos ya en este proceso de “querer salir de aquí”, ya no sentimos que esto del miedo sea un juego…, sino que empezamos a tenerle miedo al miedo… y sentimos nuestro autoconcepto cada vez más como una prisión… al estar nuestra “consciencia” separada de su Fuente, en su percepción.

Nuestra experiencia es literalmente nosotros.

Como vemos, el curso de amor está usando el contraste entre mente y corazón, en esa forma también tan corriente de hablar de “la mente”, entendiéndola como nuestros resortes intelectuales-sensitivos, construidos a partir del mundo -que no es la Mente con mayúsculas, del curso de milagros.

Así que vamos a ocuparnos y convencernos de que las preocupaciones (y su ídolo: “las circunstancias”) no nos convenzan de nada más… pues solo llevan a la nada.

Entonces el curso de amor, como toda espiritualidad, pretende que nos dejemos guiar por nuestro corazón y este transforme la mente que antes idolatraba el “tiempo” y sus “luchas” y preocupaciones.

Nuestra meta: nunca más construirnos un “yo personal” por nuestra cuenta, sino dejar esto en manos de la Unidad de Amor…

Para ello este curso de amor hablará muy claro, para que no nos construyamos otro yo personal egoico, separado.

Así que como siempre acordémonos de leer lento, respirar cada frase si podemos, sentir lo que sentimos, como si hubiéramos lanzado con cada frase una piedra al estanque y quisiéramos jugar a ver qué tipo de ondas vienen… sabiendo que estamos aprendiendo a no reaccionar ante las emociones o imágenes que puedan venir…

Anuncios

Publicado 5 enero, 2015 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , , , , , ,

6 Respuestas a “Nuestros siguientes tres días con UCDA: el primer capítulo

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Desde el Amor que somos volvemos a amar cada célula de nuestro cuerpo, de ese modo podemos entender el concepto de “cuerpo incorruptible” del que habla UCDM.El cuerpo es como un instrumento musical que nos sirve muy bien en este plano.

    Como dice T.Carpenter: “Si tu estado mental permaneciera siempre libre de conflicto, no habría nada que pudiera mostrarse físicamente como malestar. Contémplate a ti mismo como si fueras un campo puro, transparente, de algo que llamaremos “energía”. Contempla las experiencias, los pensamientos, los aspectos creativos de las experiencias a medida que fluyen a través de este campo. Si no encontraran resistencia, pasarían sin ser inhibidas. Cuando te resistes, cuando construyes una base de miedo alrededor de ellas, se detienen. Y según se detienen, concentras tu atención sobre ellas y a medida que lo haces manifiestas la resistencia como una forma de malestar en tu cuerpo.
    Así, ¿cómo evitas que la resistencia se quede acumulada en el cuerpo? Lo haces estando abierto a todas y cada una de las experiencias con el puro conocimiento de que eres el Cristo y de que no hay fundamento para el miedo. Tu ego querrá discutirte esto basándose en la experiencia pasada, y podrías decir, “mira lo que me pasó en el pasado”. Y entonces, solo te puedo decir, ¿eras siempre consciente de ti mismo como siendo el Cristo? ¿Siempre has sentido que no había fundamento para el miedo? Como este aún no ha sido el caso, experimentas esas cosas que he descrito.
    El cuerpo que tienes es mecánico por naturaleza. El cuerpo natural se mantendrá a sí mismo sano y realizará la función que tú le diste al fabricarlo originalmente. Ves, hiciste el cuerpo con la idea o el pensamiento en la mente de que él expresaría quien tú eres en todo momento. Y hasta que creaste una percepción errónea de quién Eres, esa perfección se representaba de forma natural.
    Cuando introduces el pensamiento que crea la perturbación —el conflicto en tu pensamiento— esa distorsión se ve reflejada en tu cuerpo. No necesitas alterar el equipamiento original; funciona muy bien. Solo necesitas eliminar los impedimentos que evitan que funcione así, y estos son solo tus pensamientos. Cuando tu pensamiento ha sido alineado con el conocimiento de quien tú Eres, esa perfección es expresada en todo lo que experimentas y esto incluye obviamente a tu cuerpo.”

  2. me llega este mensaje en un momento muy especial, de conflicto cuerpo-mente… gracias

  3. !Qué bonito el primer capítulo! ¡Qué claridad!
    Es como si estuviera leyendo mis verdaderos pensamientos puestos en palabra.
    ¡Gracia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: