“Mundo perdonado” y cómo verlo, sentirlo (con El Libro de Urantia): la evolución. Una nota sobre Urantia   Leave a comment

imagen corazón en círculo

Paradójicamente, “pensar” a veces también puede servir para perdonar, o para abrir camino hacia el perdón… para abrir espacios para el perdón.

No por nada ocurre que, desde haber encontrado el curso de milagros o Ho’opono-pono, ya mucha gente nos habremos hecho a la idea de que “la verdad” de toda esta historia iba a ser de entrada esa (el perdón).

Es así. Así lo vamos comprobando cada vez más y mejor: que el “fin último” de cualquier cosa en el mundo puede encontrarse muy fácilmente dentro del “concepto” de “perdón”, maravillosamente ampliado en su alcance.

¿Qué herramientas tenemos para ver “mundo perdonado”, para ayudarnos a sentir y ver “mundo perdonado”?

Como ya sabemos, la principal es la “visión interior”, es decir, esa forma de ver comprensiva, “amplia”, a la que podemos unirnos si queremos y que debemos aplicar a nosotros mismos, a nuestra vida, cuanto antes -y la cual podemos “pedir” desde dentro (esa ayuda a la visión que tradicionalmente era llamada “Espíritu Santo”… esa alegría certera, esa paz interior).

Esta “visión” es pues la guía principal para poder ver “mundo perdonado”, y para así no sufrir tanto viendo o sufriendo guerras, crisis… -aunque sí que seamos “conmovidos” al ver o experimentar cuerpos destrozados, violencia, etc…

Y con esta visión basta.

Pero…, también tenemos revelaciones, textos que nos ayudan en ese sentido, pues apuntan a aumentar cierta posible perspicacia espiritual*.

Estos textos como sabemos son recibidos por personas que normalmente no se lo esperan, y a veces los reciben en estados bastante extraños para la lógica del mundo.

Son recibidos en conexión con -digamos rápidamente- “la fuente de las fuentes”, la Unidad o la fuente de la simple inspiración y el conocimiento cósmico que tenemos unificadamente ahí dentro esperando, en nuestra Mente.

Uno de los textos estrella en este sentido es El Libro de Urantia.

Hace muchos años no se me habría ocurrido que el tema de “la evolución” principalmente sirve para “perdonar”.

Es decir, que eso de observar “lo evolutivo”… eso de “pensar evolutivamente” sobre las cosas, la vida y las sociedades, etc., nos iba a servir sobre todo para poder “ver perdonadas” las cosas y el mundo… para poder perdonar toda esta nuestra “creación”… todas estas historias en este planeta y otros…, todos nuestros modos de “civilizar”… todas las civilizaciones en su potencial “progresivo” hacia “algo más espiritual”.

Es sabido que, cuando vemos las cosas de forma aislada -no relacionada– nos rechinan o nos molestan mucho más.

Así funciona la demagogia usual que todos experimentamos en estas sociedades en las que vivimos y que son todavía tan tan primitivas, espiritualmente hablando -donde tanto manipulamos actuando sobre las emociones de la gente.

Y es que no hay nada aislado.

Si leemos simplemente la palabra “esclavismo”, lo lógico y “ético”, a estas alturas, es que experimentemos simplemente un rechazo. Por supuesto.

Pero, mirando a lo largo de la historia, vemos cómo este Libro de Urantia (ELU) lo pone en perspectiva.

Y no es que con ello vayamos a disculpar “el esclavismo”, sino que lo ponemos en perspectiva. Y, viéndolo así, vemos por ejemplo que, antes de la llegada del esclavismo, los prisioneros de guerra eran asesinados y ya está.

Una cosa que parece del todo imperdonable (esclavismo), viéndola en un marco mayor, puede parecer “más humana”.

Una vez que la historia del esclavismo casi ha acabado (aunque hay muchísimos esclavos aún)… vemos que, muy en general, en la historia de los humanos que aparentemente “evolucionamos” en estos sueños mentales que proyectamos en estos tipos de planetas… vemos que… cosas como esta, tienen de cierto modo un papel.

Y de observaciones y “perdones” así, como este, está regado todo este gran libro de ELU. Y claro, por eso esta revelación resulta a menudo muy “iluminativa”, en muchos tramos.

Igualmente podemos observar con menos aversión cosas como “la guerra” (la guerra en general, no las de ahora… tan disonantes y potencialmente tan regresivas).

Saliendo ya un poco del tema, para invitar más a hojear este maravilloso libro de vez en cuando, invito a leer esta cita de las muchas interesantes y simples que hay en ELU. Es sobre el fuego:

«El fuego fue un gran civilizador, proporcionando al hombre el primer medio para ser altruista sin perder nada, pues le permitía ofrecer unas brasas ardientes a un vecino sin despojarse de nada. El fuego de la casa, que era cuidado por la madre o la hija mayor, fue el primer educador, pues necesitaba vigilancia y seriedad. El hogar primitivo no era un edificio, sino que la familia se reunía alrededor del fuego, del hogar familiar. Cuando un hijo fundaba un nuevo hogar, se llevaba una tea del hogar familiar. ELU.69:6.3»

___

* En general también la tan maltratada Filosofía ya tiene ese potencial de “amplitud”…, pues al intentar abarcar, al intentar abrazar todo (por ejemplo dentro de un sistema de conceptos unificado y unificante) podemos -en potencia- lograr un cierto espacio de paz… hacernos a la idea de una paz superior… logrando un espacio desde el cual podamos discernir mejor nuestras opciones, los posibles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: