¿Qué debió pasar en el planeta con “la magia y los milagros”? Más pistas para entender y “perdonar” el caos que vemos ahora en el mundo, y nuestras reacciones en torno a la religión, el esoterismo, el demonio, etc.: contextualizando los cursos de Jeshua   Leave a comment

imagen corazón en círculoÍndice:

– Perdonar “la mente”, lo intelectual, el comprender
– Bandos planetarios con respecto a la magia
– Las revelaciones
– Disolviendo la memoria del caos en torno a lo esotérico

___
_

 

Empezaba a comentar aquí sobre el poder “perdonador” que tiene esa gran revelación del siglo XX que es El libro de Urantia.

Antes de seguir hablando sobre el tema de este texto, que realmente es apasionante para mí…, tenemos que establecer de nuevo las bases de siempre:

El Amor todo lo abarca, lo trasciende todo, lo abraza todo… el amor confía en todo.

Y en el fondo somos ese amor, que siempre quiere expresarse aquí desde esa posición invulnerable.

Gracias a estar dispuestos a vernos como hijos de ese amor… como sus criaturas -creadas personalmente por un Ser de Amor que de cierto modo está más allá de toda materia y luz física-, gracias a eso, podremos ver como hermanos a todos los demás.

Ese movimiento en el interior (el de aceptar filiación con respecto a otra simple fuente, única…, con la que podemos asociarnos personalmente y que nos conoce…, y que “no está” en el mundo)… nos permite expandir esa mirada hacia el exterior… y ver cada vez más a todos como hermanos, por doquier.

Esa es la esencia de las mejores revelaciones religiosas o espirituales de siempre, cuyo colofón fue la de Jesús. De esta sabemos que su protagonista no quiso dejar nada por escrito, nada acerca de su persona, ya que por aquel entonces ya sabía que se tendería a hacer una religión personal, una religión de su persona, en vez de hacerla ante todo sobre el mensaje… sobre el anuncio, el aviso, la noticia:

amar o buscar ante todo a Dios dentro… al verdadero creador (que no es este mundo de cuerpos)… para así poder ver a todos como hermanos… como hermanos nacidos de ese mismo Padre Universal.

Para mayor comodidad, llamaré a esto “La Revelación” -al ser “la revelación de las revelaciones”.

Entonces, el hecho de poder prepararnos así, en nuestro interior, es, en aquel sentido, algo que nos permite percibir de otra manera las cosas de “afuera” de nosotros -verlas en unidad, en la plenitud de ese amor que ya hemos aceptado…, y que somos…, dentro.

Insistamos en que esa sería la esencia de toda revelación cósmica…, en estos sueños mentales que, en este tipo de universo, son este tipo de planetas donde vamos acogiendo cada vez más a Dios en una especie de “evolución de la consciencia”… es decir, donde nos vamos sintonizando con el Todo.

Perdonar “la mente”, lo intelectual, el comprender

Comprender cosas nos puede ayudar a confiar más en el universo…  en la bondad de nuestro creador, del creador de nuestra personalidad (la esencia más allá del ego)… que nos dio la capacidad de, digamos, “crear” universos con él.

Y aquí hemos venido a aprender justo eso, confianza… para extenderla hacia el reconocimiento de todo… y de todas las capas de nuestro ser.

Entender, comprender… tiene un efecto de “abarcar”… como el amor… de poder abrazar todo en una unidad, o al menos es una posible preparación para eso mismo… o un posible refuerzo de esa actitud abarcadora.

Digamos que la “comprensión” podría verse como una de las vías, o quizá siempre como un complemento, aunque siempre está la trampa, el “peligro” o la tentación de utilizar “lo mental” para despistarnos del corazón…, es decir, de enfocar primero los conceptos demasiado intelectualizados… para acallar el corazón y la felicidad que viene del centro de nuestro ser -pues desde ahí se nos quiere “dar”eso, mientras vamos haciendo de forma espontánea nuestra verdadera voluntad… “la voluntad de Dios”… cosa que permitiría ir sintonizándonos mejor con todo lo realmente necesario.

Bandos planetarios con respecto a la magia

A veces nos cuesta mirar de frente nuestro pasado, en esta vida terrestre, en “la actual”.

Y, más en general, quizá a veces podría parecer que en nuestra misma “genética” podrían estar inscritos muchos grandes eventos o cambios sucedidos en un remoto pasado.

Así que muchas de esas reacciones que tenemos y que nos parece que son actuales, que nos “toca tenerlas ahora”… en realidad serían pertenecientes a antiguos estratos… formarían parte de esa misma “dificultad para mirar atrás”, pero en otro nivel.

Hay claramente una reacción exagerada contra los milagros, o en torno al ámbito de lo milagroso o lo mágico.

En ella, es como si todo el mundo tuviera un poco de razón (pues es así, ya que todo está por algo).

¿A qué nos referimos con “todo el mundo”?

Por hacer dos grandes grupos, aunque esto sea en realidad una escala en la que nos vamos situando a lo largo de las vidas…, y teniendo en cuenta que ninguno de los dos grupos sería “mejor” o “peor”:

1.- Los más revolucionarios o “valientes” en el sentido cósmico-mental… los que defenderían el uso, o la búsqueda, abierta, “revolucionaria”, libre… de todo lo que suene “raro” o esotérico: capacidades energéticas de nuestro ser… que por ejemplo supuestamente son potencialmente curativas… etc.

2.- Los conservadores, en ese sentido cósmico-mental. Por ejemplo, un caso muy claro (aunque lo lía todo) podría verse en las reacciones dentro del ámbito católico, donde, pese a que se defienden los milagros y la resurrección a ultranza… se está ante todo protegiendo La Revelación (es decir: primero hay que hacer la voluntad de Dios para uno mismo, mirando hacia dentro a ver qué realmente quiere ese Dios que hagamos… ese Dios con el que nos habremos identificado… ya que no se trata de sumisión sino de descubrimiento, identificando casi perfectamente su voluntad con la nuestra).

Así que en el “verdadero cristianismo” se persigue no deslumbrarse por todo lo esotérico, por todo lo raro… y en general no deslumbrarse por nada del mundo o las energías… ya que el fin es, como en el curso de milagros, encontrar dentro a Dios, que en definitiva es nuestro verdadero deseo… y aunque eso deba pasar por realizar muchos deseos mundanos… pero desde otra actitud.

En el catolicismo se llega pues a veces a proclamar una especie de condena generalizada contra todo lo que llaman “la Nueva Era”, etc…. en una especie de “sobre-reacción”.

Vemos que el curso de milagros de Jesús de cierto modo ratifica o nos da “el porqué” de esa actitud, pues en él aprendíamos que lo milagroso puede ser “mágico”, como decía ese curso…, donde “magia” es entre otras cosas usar lo que sea desde una actitud cerrada… para los “fines propios”; es reforzar la “mirada con el ego” a la que estamos habituados… con la que nos enseñamos a nosotros mismos que se nos puede hacer algo desde fuera… que podemos ser víctimas… que no somos responsables… y que sirve al propósito de sentirnos falsamente especiales con todo lo que hacemos cuando estamos en ese espíritu “mágico” egoico.

Así, las “cosas raras”, lo esotérico”, es “mágico” solo cuando sirve a ese refuerzo… solo en el sentido de que con ello, por muy “de luz” que nos parezca ser… por muy bueno que parezca… quizá estamos reforzando en nosotros la idea de que podemos “salvarnos” por nuestra cuenta… sin hacer o sin seguir nuestra verdadera voluntad… esa que vamos a descubrir cada vez más clara dentro… y que nos expande realmente en el servicio que Dios (y por tanto mi Yo-en-Unidad) quiere que hagamos aquí… que puede ser muy público o nada público para el mundo.

¿De dónde viene esta seguridad por parte del catolicismo? ¿Por qué incluso se da esa atribución al “demonio”, a “Satán”? ¿Por qué todo parece estar tan polarizado en torno a esa cuestión en este planeta? ¿Por qué habría tanta confusión y reacción tan emocional en todos los bandos?

Entendiendo esas cosas vemos el contexto o el problema que Jesús abordaba desde el mismo título de ese su “primer curso”.

Las revelaciones

Así que nos centramos en estas últimas grandes revelaciones:

El libro de Urantia y

– los cursos (de milagros, de amor, o la vía del corazón…)… dados en nombre de “Jesús”, el también llamado Jeshua, Yeshua, Ieoshua, o Josué ben José. Fueron dados como sabemos a partir de los años 70 del siglo XX, y de ellos hablo, reviso o traduzco para este blog.

Estos últimos materiales inciden justo en ese tema “mágico” desde diferentes perspectivas…, inciden en el tema de la magia, de los milagros, de la “magia mental”… y de la salvación.

Al conocer estas revelaciones, nos damos cuenta de que todo lo mejor que hay en el cristianismo actual, todo lo que ha preservado… dentro de lo que conocemos… se ve ensalzado, rematado, aclarado y purificado con estas grandes revelaciones.

En cierto sentido con los cursos Jesús profundiza lo que hemos llamado más arriba La Revelación, los verdaderos “mandamientos”… que obviamente nunca fueron “mandamientos” ni “moralismo”… sino una noticia, un aviso o anuncio al mundo.

Y, con El libro de Urantia, “ELU”…, todas las muchas personalidades celestiales y terrestres encargadas de la redacción de ELU consiguen darnos una base para entender o para contextualizar la intervención de Jesús ahora con sus cursos… viendo qué significan estos dentro de este mundo… de este mundo donde ahora tenemos, por ejemplo, al catolicismo y en general el cristianismo, con esas reacciones tan sintomáticas y tan a menudo lógicas que tiene -a veces más, a veces menos- ante el esoterismo y a veces su asociación con lo que llaman “el demonio”.

Con ELU podemos empezar a entender un poco qué es lo que debió pasar aquí, en este sueño que vamos elevando.

Para comentar sobre ello, brevemente, casi en plan caricatura… usaré partes, como ya hice arriba, partes de todo lo que “ya sabemos”… y que estamos integrando en el corazón, poco a poco.

Nosotros somos “Mentes”, que contienen o proyectan todo un universo; y no somos cuerpos, sino que de cierto modo los contenemos… La “locura” que nos hace hablar así es nuestra buscada identificación y reunión con el espíritu de amor y la mente que dan siquiera la posibilidad o las condiciones de que parezcamos habitar aquí.

La mente no se puede ver a sí misma, no se puede describir, tocar… pero seríamos digamos que algo “muy grande”… y además, muy cuidado, muy amado y guiado, por todo tipo de seres que al parecer nunca habrían “encarnado” (ellos nunca habrían tenido esta perspectiva tan agudamente sesgada… esta perspectiva sobre esta “parte” de “la creación”… una parte que diríamos que más bien se trata de “nuestros dominios”… y una parte cuyo fin es ser entregados a la verdadera luz que somos… a la Luz de Dios… para que puedan ser así realzados). Estos seres, pues, nunca se habrían creído este sueño de universo, o, al menos, no lo habrían hecho en el tipo de realidades donde nosotros somos tan expertos en “habitar” (estos planetas). Más bien es como una “supervisión”, sustentación… y quizá muchas otras cosas más.

Imaginemos que se nos ocurriera de repente decirle algo como lo que acabamos de decir… a un “humano primitivo”…, es decir, a una personalidad que en ese momento estaba socializada o asociada a un cierto contexto digamos “primitivo”… es decir, con una comunicación y con unos conceptos no suficientemente “evolucionados”.

Sería una tontería. ¿Por qué?

Porque:

– lo físico,

– lo mental (en sentido más restringido que la Mente que somos en Unidad),

– y lo espiritual… serían distintos ámbitos que deben ser progresivamente asociados por la personalidad ascendente.

Entonces, claramente, si insistiéramos mucho en contarle estas cosas y demostrárselas abruptamente… quizá la “religión” primitiva de aquel entonces podría sugerirnos -con más o menos castigos u ollas donde nos meterían para cocinarnos y poder degustarnos más blanditos 🙂 -… sugerirnos… para condenarnos… que estábamos totalmente poseídos por algún espíritu maligno, o algo así.

Es decir, la revelación no se puede dar de golpe.

De esto va precisamente ELU, donde se relata cómo fueron las más importantes intervenciones “divinas” que cuidadosamente se ejercieron aquí sobre nuestro “material humano”… en este planeta… en una especie de ejecución lógica progresiva de una especie de patrón o plan divino que existe en este tipo de universo, en este sueño.

ELU nos cuenta que, en un momento dado, hubo una apertura demasiado repentina y unilateral a estas cosas, en este nuestro planeta Urantia. Esta es la versión, muy precisa, que ELU da sobre la célebre historia de la Caída

Esa apertura la achaca ELU a un espíritu no encarnado, a un digamos “jefe de ángeles locales”: al “príncipe planetario”… que habría seguido directrices de sus “superiores” que también se habrían rebelado así contra el plan “usual” divino… y que se habrían proclamado en cierto sentido únicos dueños y “libertadores” (muy egoicos libertadores) de la humanidad…, que habrían sido pues nuestros primeros “revolucionarios”… pero primero en el sentido espiritual más esotérico, más efectista…, con más potencial manipulador (de lo que luego siempre hemos heredado algo culturalmente en todo nuestro concepto de “revolución”… y en los usos revolucionarios… muchas veces, como hemos visto, “antiespirituales”).

En ELU no se habla mucho de las consecuencias más esotéricas que “la caída” pudo tener (por ejemplo grandes avances repentinos en ciertas manipulaciones de la materia por parte de élites selectas)… aunque…, por otras canalizaciones…, sí que podemos imaginar que pudo existir casi cualquier cosa sobre el planeta…, ya que estos espíritus pretendían compartir y utilizar las cosas más profundas sobre este sueño mental que es nuestro universo… con una humanidad no preparada aún (ver lo que dijimos antes sobre la progresividad de la asociación de lo fisico, mental y espiritual).

De ahí entonces sacaríamos la clave para la enorme confusión en la que viviríamos… para darnos cuenta y comprender cuán delicado es este asunto en el que estamos: el tema de las revelaciones, las religiones en general, el esoterismo y el poder.

Vemos pues que, según el momento, la época de la humanidad…, una cosa “avanzada”, y que pudo ser achacada en aquellos tiempos a los “falsos dioses” y manipulada por élites selectas… con esos falsos dioses que surgieron de esa rebelión que apresuradamente quería liberar a la humanidad de su sueño pero desde fuera… algo así de “avanzado”, ahora (intempestivamente) podría ser visto como “malo”… aunque provenga del verdadero “plan divino” para nuestro planeta ahora -es decir, aunque ya sí encaje bien en nuestro hilo continuo de revelaciones.

Es decir, ahora podemos disfrutar de lo que antes achacaríamos al “demonio”… a aquellas personalidades celestiales y no celestiales que querían ser más o menos “revolucionarias” (les achacaríamos de querer “espiritualizar” demasiado rápido a los seres evolutivos)… ya que seguían los planes más o menos nebulosos de los espíritus cuidadores que “se salieron del plan”… que crearon más caos en el planeta (al intentar elevar o manejar por su cuenta, sin las directrices del plan divino) creando un sub-plan por su cuenta para que los humanos “disfrutaran” de las mismas prerrogativas.

De ahí que sea tan profundo aquello de que el camino al infierno está sembrado de buenas intenciones… porque las “intenciones buenas”, si parten de la cerrazón aislada, mental, de un “ego solitario” (que solo por esa operación de aislamiento artificial adquiere la no-sustancia de ser “un ego”)… las buenas intenciones… se convierten en creadoras de un mayor caos… ya que todo tiene su tiempo.

Disolviendo la memoria del caos en torno a lo esotérico

Así que tendríamos un miedo ancestral, atávico, profundo… hasta inscrito en lo genético… claro está (pues todo está en todo…)… un miedo en relación a nuestra “libertad espiritual”… pues esta libertad habría sido causa de gran parte del caos en este planeta…, al ser esta libertad quizá el objeto muy seriamente usado y muy realmente efectuado para la manipulación de masas… con efectos mucho más reales que los efectos que ahora asociaríamos a “lo espiritual”, en nuestra civilización moderna y posmoderna (más allá de repentinos “milagros”).

Y este quizá sería un “problema” también y sobre todo “del futuro” (pues no por nada algunas canalizaciones dicen que todo el problema de por ejemplo “la Atlántida” sería algo del futuro, y que lo que han visto los videntes eran cosas que desde el futuro se mandarían como “aviso”).

Así que esperamos a hablar más de ello en el futuro  🙂 .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: