Nuestra siguiente semana con UCDA: capítulos 23 y 24   Leave a comment

imagen corazón en círculo[Anterior entrada donde hablábamos algo del cap. 21 y 22 ]

Empezábamos comentando así, más abajo, los capítulos 23 y 24 de Un curso de amor (UCDA).

Estas entradas las iremos aumentando con comentarios sobre el texto, comentarios de la gente del grupo, o sobre la traducción, etc.

Ver el índice de entradas para encontrar el texto completo de UCDA, y por capítulos (punto 5). Y ver en el punto 4 de ese mismo índice una lista con los enlaces a estos comentarios del grupo.

Así que en estos días de leer el capítulo 23 y el 24 de Un curso de amor, comentábamos por ejemplo algunas de estas pocas cosas, en el grupo de whatsapp (“guasap”), al que se puede apuntar quien quiera para poder seguir también los comentarios por el teléfono móvil (y también hablamos algo a veces en facebook, etc.).

A veces no traslado aquí muchos de los comentarios intermedios de saludo, que hay entre los comentarios más largos.

___
_

 P:

 

Aquí ya es por la tarde. Los últimos días ha habido pensamientos y sentimientos. Hoy también los hay, pero se sienten con menor intensidad. Hay menos tensión. Hay más calma mental. Además se ve el sol y el aire es más calido que ayer. Hay momentos con sentimiento de paz. Hay gratitud tras ser leídas las palabras de los mensajes anteriores a este.

También hay un pensamiento diciendo: “¡qué dificil es esto, jod…!

 

I:

 

Qué duro se hace juzgar cada vez…
qué dolores 🙂

Como solo somos relación… como “la relación es”…, al final no podemos usar la relación, ni la relación puede ser usada “contra nosotros” (sobre esto comentaba el cap. 9).

Las relaciones parentales dan todo tipo de ocasiones para proyectar todo esto que viene del “usar”:

– lo fácil que es interpretar que “uso a mis padres”… para mayor gloria del “yo separado”…

– o ver que ellos me obligan… autoritariamente… ver que “soy usado”… que no significo nada… 🙂

Más y más madera para el “yo separado”… más aún… ese “yo” que tenemos metido en la ilusión de rehacerse “un ego”…, y de hacérselo más o menos enfermizamente… en vistas de lo que sea “lo normal” en su mundo…

“Los padres”…, es curioso cómo quizá son “la relación” mostrándose lo más agudamente posible en cuanto “posibilidad” de uso…

El colmo de la sensación de locura de este mundo debe ser cuando los padres se enfrentan a esos hechos “tan terribles” 🙂 de esta civilización tan necesariamente destinada a conquistar a los niños con anuncios y dulces de colores a su altura donde puedan agarrarlos y ansiarlos bien… donde los hijos a veces son más que nada hijos de su tiempo… (antes de la tele y sus muñecos)…. que del poco tiempo compartido que puedan tener con los hijos cuando no piensen en la última chuche…

¡Qué patadas 🙂 tan brutales!… en este mundo de golosinas de colores y plástico… patadas quizá… en “los egos” de los santos padres (o yo qué sé 🙂 ).

A por los capitulos 23 y luego 24…

Es muy jugoso el 23… con muchas sorpresas que siguen poniendo guindas, lazos de regalo… a todo lo anterior…

El 24 vuelve a poner el tono y el “plan” de esta base final, esta raíz del primer libro… que nos ha de servir para animarnos a ir más adentro quien no haya ido lo suficiente… más adentro a cambiar, a revertir, dentro, esa decisión por el “sistema de la escasez”, del ego… sabiéndonos mentes con creencias cuyo fundamento es la creencia en el “yo separado”…, que puede ser cambiada por la inspiración del espíritu.

 

A:

 

Buenos días a tod@s

 

I:

 

Para comentar un poco sobre el principio del 23.

Si recordamos la metáfora de los ejes (vertical, horizontal): en el mar de relaciones en horizontal, en el que nos vemos metidos por defecto… en el fondo… solo podemos conocer a nuestro Ser, nuestro Yo (“en unidad”… una sola relación)…

Pero si estamos en la vivencia de la ilusión “solo horizontal”… no sentimos eso, nos sentimos imagen, como dice 23.8 (batallando o “placiendo” en la superficie).

De hecho, en este mundo de pantallas… este:
– “ser/sentir imagen”
– en vez de ser/sentir relación…
… lo intentamos fosilizar o eternizar (ese sentir imagen), con tanta abundancia de pantallas, que nos muestra o simboliza ahí “fuera” esta realidad “metafísica” del ego.

“Imagen”, en vez de un ser en relación, un ser que, de algún modo, se añade a la dimensión vertical… donde reconocemos a Dios y a nuestro Ser a la vez.

“Dios” es, como sabemos, la digamos “cuna” que verticaliza esto… con la que verticalizamos esto… pues no estamos separados de la Fuente… siendo Dios a la vez la fuente primera de todos los patrones que vemos aquí reflejarse, en este juego de relaciones del “aspecto exterior de la vida”.

Veréis quizá conmigo por qué es tan importante este capítulo.

En este 23, dice que el cuerpo es una extensión, en la forma, de la creencia en un yo personal.

No dice de la creencia en un “yo separado”; no dice de “la creencia en la separación”.

Así, se empieza más claramente a hablar de desvincular entre sí “personalidad” y “separación”:

– desvinculando el hecho de ser “personales”,

– con el hecho del “yo separado”, del ser separado (ilusión).

En el cap. 13 veíamos o recordábamos esas “sensaciones” del espíritu… de percepción inocente… de “no separación”, de buscar y hallar respuesta a la “petición” de no-separación… en una mirada pura… que puede ser variada en tipos de sentimiento que se reciben… pero que es “pura”… en esa invitación a verse en todos… a re-conocer…

Además, el cap.10 daba un marco o base muy “realista” para esta “liberación del cuerpo” de la que hablamos en el 23.

Así, vemos que nos relacionamos con nuestro Ser/Yo, y que todos “los demás” son de cierta forma nosotros, al ser ese “Cristo” o Ser en unidad en el espíritu… aunque en el fondo cada cual lo es “a su modo”, como veremos en el curso.

Nuestra creencia en un “yo personal” estaba digamos que distorsionada/”ilusionada” en el “yo separado”…
…con el “yo” o “ser” que habría conquistado, digamos, a casi toda la mente… a la mente que aquí se busca en realidad a sí misma, reuniéndose CON/EN el espíritu… EN ese espíritu que al infundirse en nosotros puede llenarnos de verdadera “liberación del cuerpo”… como dice aquí.

Como vemos, en este curso, ucda, se abre un cierto espacio para hablar de aquello tan fundamental en ucdm: la decisión por la separación…

Está invitando de forma explícita a sentir cómo poder “operarse” de ese juego de “locos”
(“operarse” de “operación” médica, me refiero, como metáfora).

Esto no nos tiene que rechinar mucho ahora, ya que hemos visto y quizá recordado y sentido “la intersección”… es decir, esa imagen a utilizar con imaginación… esa imagen de nuestra receptividad, como modo de describir ese “despersonalizarnos del ego”… para “repersonalizarnos” en la unidad (≈ recordarnos…).

 

M:

 

atardecer, imagen

Feliz noche desde Alicante

 

I:

 

Ay!
🙂
ese ejemplo “marrraviglioso” de regalo que puso M. ahí, la foto, que son las puestas de sol…

Estoy deseando que lleguen los tratados…😋, la segunda parte… pero es maravilloso leer lento la primera.
Está todo en ella… todas las invitaciones… y todas las bofetadas cariñosas a San Ego.

“Bajados” adentro, a la “dimensión” del abrazo… que es eso que ucdm proponía “visitar” mucho (el cielo, que está allá donde estemos…) … podemos dejar que se nos “use” 🙂 de forma más variada… por esa “ecuación” que es la vida para nosotros…:

espíritu → inspiración → imaginación → creencia → forma

«23.19 Más allá de la imaginación está la chispa que te permite concebir lo que nunca fue concebido
antes. Esta chispa es la inspiración, la infusión del espíritu. Si rebobináramos el recorrido de la creación de la forma, podríamos decir esto: el Espíritu precede a la inspiración, la inspiración precede a la imaginación, la imaginación precede a la creencia, y la creencia precede a la forma.»

Esa ecuación sería pues la única muestra de algo realmente irreversible.

Es decir, que sin estar inspirados… sin dejarnos inspirar… no podemos cambiar las creencias…

Y por tanto no cambia la experiencia de lo que ahora vemos…

Un cambio en la experiencia que sería la antesala necesaria del mundo real… de un reconocimiento más profundo de la eterna libertad del espíritu.

Sin cambiarlas no podemos “pirarnos” de aquí 🙂 … irnos de forma más estable más adentro… a rellenar realmente ese espacio vacante en la creación.

Así que podríamos ver que toda “espiritualidad” (toda vida, en el fondo) es el deshacimiento de esta “ecuación falsa”:

forma → creencia…

…y llamemos como llamemos a lo que subyace a las creencias (“espíritu”… etc)

 

M:

 

Deshacer sería…. forma- creencia- imaginación- inspiración- espíritu

Imaginas la imaginación sin creencia?

Y la imaginación en espíritu ( inspirada)
????

 

I:

 

En lo primero creo que propones una afirmación.

Lo otro diría que sí. La imaginación de la que habla aquí es después de ya mucho curso andado… está detrás del capítulo del abrazo… habla de que es una imaginación donde mente y corazón están reunidos…

Lo que sí haremos, o ya habréis hecho en parte, es servirnos de las formas para confirmar las “creencias” que reflejen las leyes de la creación/Reino/Amor.

Es decir, ejecutar el “plan” de Dios para las creaciones del Hijo (su honra de estas creaciones (cap. 5 de ucdm) cuando el Hijo se convierte en hijo pródigo… al confiar en la relación creadora en vez de confiar tanto en las “detenciones particulares” ilusorias… en la oscuridad de los cuerpos… que parecen estar relacionados… pero que dejamos que actúen normalmente como límites a la extensión o creación… ya que viviríamos de cierto modo con la imaginación retenida).

Vamos a ver cómo hablaríamos de ese “camino de vuelta”, ese camino que por un lado representa la falsedad (pues la forma no causa la creencia… sino que usamos la forma, el hijo…, en nuestro caso… el hijo la usa para confirmar algo “muy demente”).

La primera parte:

forma → creencia.

Parece que claro, incluimos, en “las formas”, a los estímulos corporales que “luego” parecen desatar sin nuestro control nuestras emociones…, en la inercia corporal que más o menos llevemos o tengamos.

A ver si nos sirve de motivación comentar algo con un ejemplo típico…:

veo una película y hay toda una descarga emocional, digamos.

La forma (forma temporal… secuencias de sonidos e imágenes… imagen temporal… tiempo)…
… la forma…
…dejamos que la forma desate más sucesos en nuestras formas personales… desatando “más formas”:

emociones…. lágrimas… suspiros… latidos más fuertes…

Aunque la película tenga “mensaje de unidad y amor”… quizá solemos usar el mero hecho de “ver una película” para confirmar nuestra creencia en un yo separado (a veces “el medio es el mensaje”… teniendo como límite de esa afirmación… la caricatura que muestra la película Matrix… donde los cuerpos se han podido usar tanto tanto… que a “la ilusión de la separación” se le ha podido poner una especie de broche final… impidiendo que despertemos de “la ilusión de ser un cuerpo”… sobreponiendo otra ilusión mediante máquinas enchufadas al cuerpo… unas máquinas que de ser un medio han pasado a serlo todo… a ser el mensaje… que es lo que nos pasa con el cuerpo… que de ser instrumento ha pasado a ídolo…).

Nuestra “consciencia”, que en realidad “sabemos” que nunca ve por los ojos…
… ya que todo está dentro en una sola mente…
…y nada hay fuera de nosotros… del nosotros real (en unidad y relación, de espíritu…, creadora)…

… el foco de nuestra consciencia… decíamos… “se mete” de cierta forma en la pantalla, doblando ese gesto o actitud metafísica que en general tenemos con el mundo… o somos en el mundo… y que lleva a un extremo aparente la peli Matrix.

En el mundo parece que “nuestro espíritu” es digamos normalmente “anulado”, acallado, por una sumersión casi total en las formas/emociones/sensaciones… por un enfoque estricto del foco de nuestra consciencia en el aspecto exterior de la vida-luz…

… absorbido como vemos que tenemos…, a dicho foco…, en reproducir la película de la vida en modo “me lo creo sin ser causa”…

…. en modo:

“hay separación de causa y efecto”.

La imaginación dice que combina facultades de corazón y mente… cosa que estaría “más allá de la creencia” (el corazón… centro de nuestro ser, “más allá del cuerpo”…).

Entonces, tenemos esa parte de la mente (“receptiva al espíritu”) que unida al corazón… digamos que nos inspira a imaginar/interpretar… nos inspira a hacer quizá otra interpretación… que siga permitiendo que las formas nos confirmen creencias nuevas (las leyes del amor que al final no son creencias y nos sacarán de este modo de experiencia)…
… creencias “espirituales”… que no parten del yo separado…, sino de la posibilidad de que haya mundos…
… posibilidad que sería el amor en unidad, la Creación… el amor de nuestra unión en espíritu (cap. 13).

Nos inspira a hacer de canales de la eternidad.

Aquí, de cierto modo, cuando estamos en la inercia de mente y corazón separados… diríamos que solo “repasamos películas”… con una voz que va doblándolas…, interpretando para confirmar “yo separado”… para probar a intentar demostrar de nuevo lo indemostrable… la creencia increíble.

Entonces, podemos cambiar la creencia… si vamos usando las formas para “meditar”… como meditación… sobre el regalo de la existencia…

Pero las formas no crearían las creencias sino que nos confirmarán el camino de salida en una nueva creación, por así decirlo… dentro de esa ecuación irreversible.

Las formas no crean las creencias… pero permiten reafirmar o confirmar “lo nuevo” (el sistema de pensamiento de la abundancia)… en el sentido de haber podido desinterpretar tales formas (des-egoizándolas)… gracias a la aceptación de la unión mente-corazón (esa unión que decía el texto que es con nosotros mismos… en ese espacio que ha sido guardado y cuidado… que a la vez es con el Ser/Yo que vemos en todos… y abarcando de cierto modo todo el universo de nuestra creación).

 

M:

 

A ver si entiendo…..por ejemplo, si aceptamos la posibilidad de que el cuerpo es idolo del ego (sistema de creencias basadas en la separación), darnos cuenta de todas las creencias que ahora impongo para mantenerlo como ídolo.
Por ejemplo, tengo que comer, sano, si no enferma; no tengo que fumar porque hace mal; tengo que hacer ejercicios porque si no… tengo que meditar para…, tengo, tengo, tengo,,,, para, para, para.

Desmanteladas estas creencias, el cuerpo es operativo… tiene hambre, come; sueño, duerme; le apetece fumar, fuma; caminar,camina.

¿Piensas que Mortadelo y Filemón te pueden ” conducir” a una comprensión profunda?

 

I:

 

el humor… fundamental.

supongo que dices por eso lo del cómic.
humor y desenfado

—-

lo que dices del cuerpo.

Ya sabes que en general no es el cuerpo quien hace nada…

si deshacemos el ego,
“la mente” no se ve escasa…

y los actos que hagamos nosotros…
…cada mente… que en el fondo ya sabemos que es no-separada …
…los actos que hagamos cada cual…,
…ya se ocupa cada cual de sentir si esos actos refuerzan o no “el sistema de la escasez”…

Ya se irá uno dejando guiar o no en algunos terrenos sí… en otros no. Ya verá cada cual hasta qué punto actuamos por venganza…  por heridas,  o bien desde cada vez mayor inocencia, dejándonos fluir.

Lo que sí ocurre es que, si los hábitos son “fuertes”… es una experiencia muy interesante ayunar de todos los hábitos alguna vez… todos los que se quiera… para sentir a fondo las elecciones libres… para sentir la increíble “inercia de pasado” que hay hasta al beber agua.

Eso me dejó perplejo.
Siempre lo recordaré, esto del agua.

Y es que no hay nada espontáneo en el fondo, en este programa del mundo.

Dependerá también de las relaciones humanas… la historia personal.

Ante todo parece que nos importa la actitud, de desenfado… bien plantada… sin venganzas… que permite una paciencia casi infinita.

Si por un tiempo queremos manifestar nuestro “autoperdón” fumando como quizá M. hace a veces… da igual… depende de cada cual,  de sus componendas… ya sabemos que “lo importante” es aprender a desinterpretar…

De hecho no hace falta seguir vivos como hasta ahora.
Nada es necesario, no debemos nada… ni siquiera tener que vivir esta vida.
La libertad es total.

Vamos creciendo a veces con cualquier cosa, hecha a plena consciencia… viviendo en el ahora más “abrazado” posible… más coherente… sintiendo/abarcando realmente las consecuencias de lo que hacemos… extrayendo/eliminando la culpa de la inocente observación de las consecuencias de nuestros actos (o de lo que dejamos de hacer)… usando el tiempo para la expresión del “amor por nosotros mismos”…

.. incluyendo el cuerpo…

y del amor por “los demás” …

sin forzar…

y lo mejor que sepamos “aceptar unidad”… en ese momento…

…partiendo de que no hay obligaciones… de que el amor no casa del todo con ellas…

Claro … y por eso tenemos que fundirnos más y más en el abrazo “con Dios”, dentro, sentir realmente nuestro ser…, y ser desde ahí… no sentir las cosas como obligaciones y poderlas sentir como elecciones hasta que no tengamos ni la sensación de que era posible elegir…

….y vamos viendo cómo nos las vamos ingeniando con nuestra paz… sintiéndola…
….

da igual todo…

…solo unirse, y saldrá a veces el expresar esa unión en propósitos compartidos…

… la salida de las “leyes de lo físico”…. se puede realizar aun estando en un cuerpo tan “denso” (tan densamente en relación con todas las células terrestres, en resonancia).

Es una posible elección… está a nuestra disposición… aunque supongo que solo es “buena” para uno (“espiritualmente” hablando)… si con ello se puede ser más “canal de eternidad”.

De muchas cosas, sentiremos que su propósito es expresar lo que realmente somos… para poder darnos cuenta de quiénes somos…

Nosotros elegimos cómo expresar la libertad que es en el fondo el amor… en la versión que queramos…

La única “medida” parece nuestra disposición a aceptar unión dentro… renunciar a ser nuestros propios maestros… como tanto siguen insistiendo estos “cursos”.

 

M:

 

Lo digo porque nunca nos hemos ” salido” de la unidad, y la unión todos la hemos vivido en diferentes ocasiones, cuando nos relajamos, aflojamos las condiciones de nuestras creencias….. festejando alguna situación… viendo un paisaje y por un momento nos olvidamos del tiempo del espacio, y de todo concepto…
Tantas veces nos hemos sentido en paz, unidad, plenos.,.. En todos esos casos aparece una pensamiento que indica, que eso que sentiste es por algo de afuera. Obedientemente seguimos buscando afuera. Ucdm- ucda- los dialogos- los tratados- la otra voz, etc,etc,etc…..tambien es afuera…….como mortadelo y filemón.
A estas alturas la pregunta es: ¿quiero soltar mis creencias, las biológicas incluidas, con ideas de densidad y relación de células terrestres? ¿Elijo, deseo, porque quiero, soltar todas mis creencias?

La causa es la mente, la relación es en la mente.

 

I:

 

La “no separación” de nada, aquí, se siente realmente (refleja) como resonancias de muchos tipos…

Llamadas o llamamientos “celulares”… incluso.

En el nivel de la ilusión, se muestran a veces las llamadas que nos sacarán a otra experiencia…

depende de lo que haya elegido cada cual…

Está muy bien hablar de pegas… habría que hablarlo más detalladamente a veces…

Todo esto se responderá de forma muy sentida desde dentro… si seguimos con confianza permitiendo que se deshaga la dureza de la mente que quiere tener la razón y mantener las formas de verse a sí misma…

…según avanzamos lento, todo se responde, simplemente, al leer en plan inocente, sin expectativas… como decía M una vez…

…cada día el capítulo que toque.

Somos unidad, que ya lo sabe/tiene todo…

Este curso es, como vemos ahora en el 24… para “dejarnos sentir” la ternura respecto a todo… a nuestras creaciones…

El no-problema quizá es que tendemos a veces a confundir niveles… una cosa es lo que somos… unicidad…
el nivel del cielo… y otra el camino de salida hacia ahí (renunciar a ser nuestros propios maestros…)… pues nosotros no nos lo creemos fácilmente (ser cielo)…

y podemos simplemente decírnoslo “demasiado intelectualmente”… ya que seguimos a menudo arrastrando creencias…

Pero de cierta forma solemos necesitar otra experiencia…

Vamos a sentir muy realmente que quedan atrás esas creencias… mediante otra experiencia…

En esa confusión de niveles, podemos usar el hecho de que “ya somos cielo”… para seguir sin cambiar creencias…
para no hacer lo que “nos pida”… ese amor desde ahí dentro… ese amor que sentimos separado…

…pues diríamos, “intelectualmente”:

“total… da igual… como ya somos cielo….”.

Hay quizá que ver, cada uno, hastá qué punto está en eso.

Por eso necesitamos expresar a la vez que somos intersección (para eso somos esa intersección…) … dejar que el Yo/Ser en unidad se exprese…disposición a ver lo que somos en cada ocasión…

Supongo que es lo que solíamos hacer mucha gente… confundir niveles en ese sentido.

Veremos en el curso cómo nos las apañamos para aceptar más unidad real… no solo “mental-intelectual”…

Y “el cuerpo” ahí es de mucha ayuda a veces… pues es lo que en primer lugar más claro tenemos para mandarnos mensajes a nosotros mismos… para recibirlos con alguien que los atienda… que ya nos dijo que eso era en realidad casi lo único que nos “faltaba”… alguien que reciba los mensajes.

Los recibimos al permitirnos, nosotros a nosotros mismos… usarlo como instrumento, el cuerpo…
…al permitir que con su gran efectividad para eso “el cuerpo” nos saque de lo meramente mental-intelectual…

…escuchando nuestras propias llamadas que a veces parecen venir de él…

Para nosotros aceptar algo, nos debe parecer a veces “comprensible”… y a veces tiene que parecer que viene de un afuera que en el fondo está dentro.

Todo es seguir.

Pero no sigamos si no queremos ceder con este modo de decir las cosas, fundirnos con el modo de decir las cosas en ucda…, que nos lleva a un modo nuevo que ya hemos atisbado aquí o en otros lados.

No hace falta seguir, cualquier incomodidad, la persona juzgará sobre a qué se debe tal incomodidad, y actuará como quiera.

 

M:

 

Gracias I. En el abrazo todo encaja.

 

I:

 

sí.
no desistáis chicos y chicas! 🙂 porfa 🙂

…que soy vuestra cheer-leader!
tantos años entrenándome!
🙂

El curso solo es para ayudar a hilar todos esos “instantes santos”… y dar un proceso donde se nos presente la unidad… y cambios de estado… en cuanto que nos lleven a re-unirnos… en la última ilusión.

Este texto, como todos… es para comprometernos con ello… estabilizar nuestra identidad… decía…
en algo que ya es… y solo se expresa desde la plenitud… sin  ya extender carencia.

Hacia otro tipo de compromiso con la vida… que quizá ya cada cual habrá “reforzado” con otras cosas…

El cambio de mentalidad que conlleva esta expresión que logramos con ucda es muy curioso… es un modo muy aliviador de hablar de lo que “hacemos”…

Más madera/acompañamiento para reforzar nuestra decisión de no buscar más afuera.

No podemos meter en el mismo saco estos todos esos libros que citaste… 🙂 , pues son para ir adentro… aunque “con el ego” los usemos para lo contrario.

Todo es para reforzar algo que nos da mucho miedo aceptar… esos cambios hacia la percepción verdadera.

Solo para reforzar la posibilidad de vivir sin problemas “todo el rato” aquel “mundo real” de ucdm… y a la vez va a ser “un clic”, claro.

 

M:

 

Si que podemos, jeje, si queremos abandonar la clasificacion.

 

I:

 

Podemos lo que queramos, pero nos viene bien a veces fijar compromisos; quizá no es tu caso.

La experiencia de la unidad es algo muy fuerte… acuérdate de lo que ya debiste hojear en el tercer libro…

Si no estáis con algo de “ilusión”, de entrega…, sencillamente no sigáis leyendo 🙂

Es algo tan nuevo que necesitaremos gente “comprometida”, quizá, cerca…
con quienes ejercitar la “telepatía” que ya somos, y permitir que nuestro “Yo en unidad” nos plante cosas como “ovnis” alrededor 🙂 , que nos acojan para que no nos asustemos con la “disolución” 🙂 (esto dicho, claro está, medio en broma 🙂 )

Ójala “tengamos relaciones”, donde pueda crecer nuestro “yo espacioso” 🙂

Solo hagamos por interiorizar el cambio de chip que da el curso… quien no quiera interiorizar o ya lo tenga de otro lado interiorizado… a descansar 🙂 ; y no pasa nada

De todas maneras no puede haber pérdidas en la creación… por cambiar el chip… por intentarlo de este modo, quizá “otra vez”, si hace falta (que no será tu caso, M).

No hay pérdidas por tratar de ir teniendo un poco en mente todo esto que nos cuenta aquí en todos los capítulos, y por ejemplo en el 23…

Es un buen ejercicio…. divertido… hablar del mundo como lo cuenta el 23.

En el 23 comenta que no queremos ser el otro… sino tener una relación.

Sobre esto, me ha salido un comentario elemental, donde no sabía qué iba a decir…

Algunas veces me pongo a escribir tras leer el capítulo, y no sé qué va a salir.

Así que de cierto modo contiene “spoilers”… pues veréis de qué modo tan fácil se generaliza lo que dice aquí en el 23 (de qué modo se ve hacia dónde vamos)… y veremos “lo importante” que es este capítulo, que de cierta manera vamos a desarrollar sintiéndolo… durante el resto del curso.

Queremos “tener una relación”… en general para no perder el hecho de que nos estamos conociendo a Nosotros Mismos… nuestro Yo/Ser.

Por eso “la espiritualidad” se resumirá tan fácil en eso que a veces se banaliza… eso del…: “conócete a ti mismo”… queriendo decir, como vemos, una especie de “mira adentro”… y teniendo que ver con este tema de la relación y la búsqueda ilusoria externa de nuestro Yo, “fuera”.

Entonces, los “yoes personales” estamos aquí, en las formas… como jugando, entre más “personalidades”… aquí en la tierra…
… de cierta manera viendo cómo nos cuesta relacionarnos en la mismidad del “amor universal” con “otros”…

Sintiendo cómo cuesta la disposición a “querer a todos como uno solo”.

El “caso de Dios” entonces es curioso…

Dios podría verse como “otro” con quien en el fondo queremos tener una relación… pero no queremos/podemos ser directamente Dios.

Al principio, los niños humanos, en la crianza, parece que quieren ser directamente su padre… su tutor (creo que dicen que suele o debe ser un “sustituto” de la madre…: “el padre”… y similares).

Y los padres, etc., de cierta forma nos enseñarían a “tener una relación”… no a querer fundirnos…, por ejemplo…, sin más.

Si nosotros de cierta manera somos creación del Padre… como “seres de luz” que “albergan universos”… quizá queríamos ser directamente Dios… pero, como eso no es posible… podemos “entender” estas nuestras creaciones, estas realidades… las de nuestros mundos… como una elección: la elección realizada junto a Dios… para experimentar cosas que nos permitan “querer una relación” con Dios… y no directamente fundirnos con el Padre de Luz…
(permitiéndonos pues “madurar espiritualmente”).

Entonces, estos mundos serían así como la larga “crianza” del Hijo, del Hijo como “ser de luz”, que proyecta sus creaciones como juguetes para descubrirse a Sí Mismo mientras cree que quería lo que no quiere.

Así, al aprender en principio “inconscientemente” a querer relacionarnos… y no a fundirnos… nos hacemos semejantes y libres en tanto “seres de espíritu”.

A lo que iba, pues, es a subrayar esto sobre la relación…:

si parece difícil relacionarse aquí… es porque con las relaciones aquí estaríamos haciendo ese “trabajo” que al Tiempo le parecería infinito… el trabajo de establecer una relación sana con el Padre de Luz…

Así, al aprender a ver en todos al Hijo… al “Cristo” (a nuestro Ser…: “¿qué conocemos ya del espíritu del otro?”)…
… como dice 23…
… estamos reconociendo a nuestro Ser así como a Dios… de forma sana… es decir… por así decirlo:
sin querer fundirnos con Dios-Luz.
La historia, en esencia rápida… es que aquí nos relacionamos con seres “como nosotros”… que por ejemplo, digamos… nos presentan un cuerpo similar (y ven su propio universo privado que es como el nuestro sin ser el mismo… )…

De modo que por ello, así, se nos facilita el “aceptar/querer una relación”, en este “plano”.

Aunque en general creo que nos cuesta menos aceptar relación con perros y seres así 🙂 … y esto me gustaría que lo comentáramos… 🙂

Y todo este juego, donde es relativamente fácil “aceptar”… sería, por lo dicho antes… sería en gran parte para facilitar una relación mucho más extraña… :
la de nuestro Creador real “con nosotros”…

Un Creador que diríamos que tiene “un cuerpo muy raro” 🙂 … pues es la fuente de posibilidades, de las personalidades… del amor… de los patrones o arquetipos… etc.

Y no sería, su “cuerpo”, para nada como lo que vemos aquí…

…aunque, al ser la Fuente de todo… de cierta manera algo se refleja en esta nuestra creación/patio de recreo…

…y también sucederá que hay niveles de consecución de esa “relación con Dios”, que aquí estamos “logrando” en calidad de “semejantes” a él… al Hijo…
… y no de súbditos, o de meros fusionados, que habrían perdido para siempre, en esa fusión loca… esa futura eternidad que sería nuestro destino…
…que nos pertenece como “dioses” que se conocen más como tales… habiendo madurado en eso…
…igual que un niño madura para hacerse adulto…

 

A:

 

Buenos días a tod@s 😘

 

I:

 

Buenas,  esta semana, en teoría, ya  combinamos el cap. 23 y el 24…

Ya tenemos una imagen para la relación, desde la profundidad del abrazo, que todo lo puede “dejar pasar”, dejar atravesar… para que ello sea (con)movido… sea resignificado…
…y nos mueva o conmueva (nos co-movemos) a la vez… en un giro de todo alrededor del eje de nuestro cero/centro/canal… donde pase el amor sin atributos.

“Dejar ir” como dejar atravesar todas las “capas”… para que quizá, en cada ocasión que podamos, no haya obstrucción al canal de eternidad…

La invitación es a imaginar…

…si lo practicamos, contemos las experiencias, como con las demás cosas…, para ver qué imagen nos sirvió…

 

A:

 

Vamos a por el 24

 

I:

 

No estamos solos ahí, hacia el centro del ser… la Mente de Dios, que decíamos en ucdm, está hiperpoblada 🙂
Y esta semana, en la que quizá tendremos tiempo… sin olvidarnos porfa del 23… que tiene muchas cosas…

¡oh!, santísimas compañeras de no-camino 🙂

Parece que lo que no podamos imaginar, “inocentemente”, sin creencia… como consecuencia simple de nuestro espíritu en unidad…
no podremos/querremos “vivirlo”…, pues nosotros mismos nos estaremos “desimaginando”, sin querer… a nosotros mismos…
….con el patrón de creencias usual…
…que digamos “tapa” ese “hueco de la creación”…

Pero es nuestro derecho… 🙂 el de seguir distinguiendo lo que en el fondo no es distinto:

libre albedrío y disposición…

Fijémonos en la imaginación y la ternura como “cualidades” que asociamos a ciertas etapas infantiles…

…dejarse mecer por la imaginación…

De ahí aquello de que “tenemos que” ser como niños…

Este curso vemos que aborda explícitamente eso… si nos dejamos acompañar “dentro de la mente”.

En otros lados quizá hayáis visto “ejercicios” que en un momento dado nos animan a estar un breve rato todos los días imaginando por el simple disfrute del imaginar…

…una “meditación” a la que quizá algunos le tengamos más miedo que a cualquier otra 🙂 .

Esto nos acompañaría durante todo el “curso”… que va ahora a “purgar” las creencias de forma más concreta…  pues quizá tengamos que “limpiar” más cosas.

Nos sentimos merecedores de “disfrutar de la imaginación” (de la de por ejemplo ser los creadores de todo un universo, y poderlo disfrutar con otros que se reconocieron “niños del Reino”).

Podemos sentarnos a darnos un rato de libre imaginar nuestra realidad:

que hemos creado un universo, es nuestro… es el juguete… que ya ni siquiera hace falta “romper” en broma, proyectando lo que nunca tuvo lugar
(nuestra “cualidad” inventada de ser imágenes… con ese conflicto ilusorio dentro… entre lo que somos, más allá de toda imagen…
… y lo que queremos creer)

 

A:

 

Buenos días a tod@s.

 

I:

 

Buenas,

Nuestro breve cap. sobre el tiempo de la ternura, anuncia los conceptos que se harán vida, con base en el abrazo y la imaginación, en esa visita a la profundidad de Luz que puede ser el abrazo si lo aceptamos… ya que desde ahí no hay venganzas del pasado, ni quejas que nutran estos conceptos-semilla:

participación, implicación, atención, presencia…

«Este involucrarse es una promesa, un compromiso. Requiere participación, implicación, atención, estar presente. Estas son las lecciones con las que concluiremos.»

¡Y veremos qué “maravilla” los casi últimos capítulos, el 25…!

Ahora, en este repaso que ya voy haciendo para tenerlos más preparados… es increíble el cierre del primer libro…
contrariando definitivamente al ego en su definición de lo que es una vida plena…

… hablando sobre creencias de nuevo…
…sobre que no se puede fingir el amor…
…sobre la decepción y la desilusión como siempre enlazadas con alguna persona…
…una decepción y una desilusión vital que si las tenemos las sentimos como ataques, aunque parezcan sentires mas “neutros”…

.. sobre la vulnerabilidad…

…habla sobre tantas cosas que son “alimentadas” por todo lo anterior del libro…

iremos comentando con ilusión, por si queréis seguir compartiendo este propósito de seguir fieles a esto…

y escribid cada cual lo que salga, del capitulo por donde vayais…

aunque como vemos, ahora quizá en primavera da más pereza compartir por aquí …

(aparte de que algunos como A. tienen mucho más trabajo justo en esta semana).

Qué maravilla cómo encaja todo… va a merecer la pena hacer lecturas de lo anterior mientras seguimos despacio con el segundo libro… lecturas para irse fundiendo con los sentires y nuevas percepciones que nos pide en el primero… y con las imaginaciones que ayuden a acogerlos.

Es tan interesante… al hablar sobre un periodo de necesitar reconocimiento… y cómo le da la vuelta a palabras que nos suenan algo a politica :).

En mi caso, sí que ando encallado en los sentimientos que dice llegan a la rabia… cuando estamos en un tiempo donde hay que ser pacientes.

Ya veréis, el 25…

Hoy, con motivo de la reunión en un parque, que fue una charleta, que quizá vísteis como evento propuesto en mi feisbuk…

… volví a recordar un caso,
y os pregunto si conocéis alguno así;

se trata de una persona que conozco y que encontró claramente, y luego perdió, “la guía”, la guía “interior”…

La sintió muy claro, ya de adulta, aunque joven, como una conexión perfecta con saber “cuál era la ocasión”… con la intuición de la ocasión correcta… con una despreocupación total sobre “lo que había que hacer”…
y simplemente se movía “haciendo”… como meciéndose en la Guía.

Vemos cómo este curso prepara un terreno para, con la imaginación (por ejemplo de la intersección: un concepto de los que nos ayuda a salir de “la guía de la mente”… para ir yendo a “la guía del corazón” que acoge la mente…)
… vernos “expandidos”… reforzando esos capítulos donde como ocurría en el 10, ya metía la idea-semilla de “ser en el espacio”, literalmente.

Así que nos ayudamos a sentirnos, no como forma, sino como relación que acoge las formas incluso de los demás…, relación “de luz”…  amor que engloba esos sentimientos que están más allá de las emociones…

…”el amor es”… porque “la relación es”… y como vimos, en el fondo no se puede explicar mucho más que el que “la relación es”…

…aunque “nosotros” sí tenemos que decir a veces algo más…

…porque “el ego” contiene muchas creencias que refuerzan por ejemplo la sensación falsa de que la relación es algo que tiene menos sustancia que los cuerpos… y que refuerzan también que hay relaciones separadas… etc.

Nuestra guía interior, como veremos, a veces tiene que parecer como que viene de “fuera”… pues mientras estamos en el tipo de percepción normal… aún estamos creyendo a ratos que hay algo fuera de nosotros.

El curso finalizará con una unión con esa guía, tras llegar a poder aceptarla… tras una petición directa para que se muestre (al parecer suele mostrarse en apariencia con y/o en el cuerpo… aunque no tiene porqué).

Y, como va yendo hacia ello, para que no nos asustemos con la guía… este curso dejaba tan claro en los capítulos 10 y 13 algunas cosas sobre esa unidad que literalmente es nuestro universo con nosotros mismos…, nuestra ilusión con nosotros mismos…

… sobre el hecho de que podamos vernos en todo…
…si nos despersonalizamos para abrirnos a la verdadera persona en unicidad que somos… (aquel “solo hay Uno” que era la consigna de ucdm).

Entonces, este primer libro, sugiere unas prácticas iniciales y centrales de limpieza, de purga…
…a recordar siempre…
… y hasta que no haya que recordarlas… porque ya estemos habituados a que por sí solas lleguen esas “percepciones verdaderas” que inician la posibilidad del desaprendizaje…:

– por ejemplo prácticas o invitaciones e ideas para “des-retener” (cap.7)….

– o de disposición a ver en todos el mismo espíritu-Uno (13)… los espíritus en unidad… en vez de ver primero los cuerpos…
ver “un solo espíritu”, que es muy “variado”… pero que no hace que nadie tenga un espíritu realmente “otro” que el de la otra persona…
Siendo así literal que, en el Cristo/Origen, todos estamos EN todos… dentro de todos… acunados por la relación de divinidad, la Creación.

– o de disposición a “ser espacio” (cap. 10).

– …

El libro primero vemos cómo está poniendo un broche a todo ello, con los capítulos finales integradores… que nos quieren hacer más palpable la unidad coherente de algo que ya es siempre posible : “ser desde el abrazo”…

…animándonos… en un toque final… a no perder el norte de la dirección hallada… la que nos da la “limpieza” iniciada antes o en el libro 1.

Así, una vez plantada la base o el tono general… el libro 2 va a intentar que nos encendamos, nos iluminemos… para hacernos receptivos a la unión final con la unidad, en el libro 3.

Así que “nos iluminamos” en el sentido de que acogemos esa luz de forma cada vez más coherente, agrietando la oscuridad…  inflitrándose más y más por ella… al deshacer explícitamente nuestras creencias, aprendidas desde la separacion… tan dura y largamente anquilosadas.

Al deshacer creencias de forma práctica… empezamos más a poder aprender qué es lo que verdaderamente deseamos (como en algunas lecciones de ucdm, donde había que escuchar adentro, y hacer caso a lo que realmente deseáramos (lo que quería Dios)… escuchando honesta y humildemente adentro “a Dios”…, y por tanto a nuestro Yo en la Unidad…. que sabe realmente sacarnos de aquí, “creando” sueños felices).

El poco o mucho pánico que nos quede a escuchar… y el lógico “no querer hacer caso” de Nosotros Mismos (del Ser Uno Mismo)… los eliminamos (si no antes)… durante el libro 2, el “iluminativo”… el todavía más práctico.

Ahí, hemos dicho que se habla de creencias… también de nuestra llamada y verdaderos deseos/tesoros/dones…
del aprendizaje en unidad… de un yo personal que se expande desde la base qe hemos hallado en el libro 1… que aprende en la práctica a distinguir el yo separado del yo personal.

Y todo para no volver a dejar que se nos construya otro “yo separado” que consiga seguir en la inercia de “aprender desde la separacion”… enseñando separación… lo cual ya sabemos que refuerza todo ese sistema de la carencia, el sacrificio…  la lógica de lo viejo.

Así, al iluminarnos… en el sentido de alimentar nuestra expansión ya iniciada…  quitando obstáculos  y aprendiendo realmente, en la práctica… aprendiendo a “aprender en unidad” (sin ya fomentar el sistema de la escasez)… preparamos el terreno para que no nos dé miedo la unión final, la acogida final de una guía con la cual nos fundiremos, completando realmente ese hueco qe tanto tiempo hemos dejado vacío… al no querer recordar quienes somos en la Creacion espiritual de Dios… y sí en la nuestra… donde ya nos hartamos de jugar…

…terminando así el no-camino o viaje sin distancia de esta invitación a la unión con la felicidad del verdadero plan de Dios para nosotros…: el de un compartir a plena consciencia la esencia de ser eternamente creadores de lo nuevo, junto a y EN Dios…, como siempre habremos estado…
descansados en Dios 🙂

 

A:

 

Buenos días a tod@s
Gracias I., por tu trabajo compartido.
Estoy aprendiendo a que pase la vida por mi como el aire que acaricia la cara, como si una brisa atravesara mi cuerpo sintiendo en cada momento calidez , reconociendo quien soy!!
Este fue un ejemplo que ayuda mucho a tomar conciencia de como hay que ver la vida…

 

P:

 

Buenos días .
Yo también quiero darte las gracias, Iván por tu compartir-te.

No comento desde hace algún tiempo. He sentido la necesidad de escuchar (leer) más que de comentar. En la escucha he vislumbrado que la relación no cesa, siempre está presente,mientras todo se mueve y cambia en un perfecto baile.

Este Curso me está conectando como nunca antes con la sensación de que puedo descansar, soltarlo todo y dejar que suceda. Y mientras sucede, la vida y su baile, me dejo mecer por ella, atravesar por ella, sin ofrecer resistencia. Nada queda excluído, ninguna situación, ninguna persona, ninguna emoción (por intensa y desapacible que se experimente), ningún acto, ningún juicio… Todo es abrazado, vivido, permitido…

Y cada experiencia deja su poso de deshacimiento. Lo que es soltado, sigue su curso, mientras la apertura, la receptividad, permite que el baile, que no cesa, me guíe a nuevos encuentros, en relación.

No hay nada que entender. La vida, mi vida, es todo el mapa que necesito. Mi compromiso es con ella. No me exige nada. Simplemente me susurra, con ternura: ¡Víveme!

Nada es un error. Es solo que miraba sin amor ❤

 

M:

 

Nada es un error . Es solo que miraba sin amor ❤

 

I:

 

nada de gracias 🙂

…que es automático… vamos en piloto automático 🙂
… leyendo…

E igual que para vosotros será un placer a veces compartir iluminaciones que vienen al leer… es un placer poder poner aquí y allá de vez en cuando las “inspiraciones” que nos vayan abriendo al plan de este curso…

…plan que nos lleva a sentir literalmente la “guía” de “la unidad en nosotros”… esa “voluntad de Dios” que es concretamente presentada, si veis… pues a veces necesitamos poder ir comprendiendo para poder aceptar…

….y al principio y mucho tiempo después… comprendemos en modo “error”, pues vemos la relación como algo que se da entre cosas separadas…
y al final ya sabemos que es “algo más”, y que posibilita todo…

Entonces, este curso prepara como ya sabemos la aceptación de la “relación última”… que a cada uno se le va a presentar de una manera muy concreta… como invitación a unirse… a través de señales en el cuerpo o fuera…

Iremos contando esas cosas cada cual, pues hacia eso va el curso… pero muchos ya tenéis experiencias concretas en ese sentido.

contad qizá algo sobre ellas… si ya tenéis esa relación aparentemente establecida… o si incluso os habéis fundido con la guía :), que al principio parece venir de fuera…
Pues ella sería la que nos termina de “fundir” con nuestro universo para poder ir más allá… a tener una relación con nuestro Creador… como compañeros en la creación de lo nuevo (aunque esto nos suena raro ahora, “creación de lo nuevo”… suena a magia… pero sería la consecuencia de pasar a tener nuestro ser radicado en la unidad de “eternidad”, siempre nueva…).

Gracias 🙂 , y ánimo… que parece importante a veces que repasemos lo anterior.
Si visteis… ya con esta cita abajo, en 23, queda casi todo dicho… y ahora quedan dos partes más para terminar de “pulir” o quitar despacio el miedo que quizá aún nos da relacionarnos… que, como sabemos, es miedo a “Dios”, al “creador” de toda relación

(somos en una sola relación… una que somos cada uno con todo, y YA… Por eso ya “tenemos/somos todo”…
así es como terminará el primer libro… ya veréis qué broche de cierre… para animar a la coherencia de los tratados… y la unión final):

 

«23.5 Tanto en las relaciones de amor que son de pareja como en las que no lo son, al único al que llegas a conocer, el único que no trasciende el conocimiento pleno, es a Ti Mismo, a tu Ser.

23.6 Lo mismo vale para tu relación con Dios. Como en cualquier relación de amor, el deseo de conocer a Dios puede ser intenso. Aunque Dios trascienda el conocimiento, tu relación con Dios es el medio por el cual conoces tanto a Dios como a
tu Ser, a Ti Mismo.»

 

A:

 

¡Que bonito!
Nada es un error, es sólo que miraba sin amor.
Es cierto y ahora somos más conscientes de que la relación que tenemos con nuestro entorno, solo es nuestra propia experiencia.
Con la pareja, familia, amigos, incluso con la comida.
Empecé a comer verduras y casi ya no me apetece comer carne, en ello veo el cambio en mí y mi entorno ..
Todavía nos queda recorrido , que en realidad no es recorrido porque ya es!
Me encanta contemplar la relación conmigo misma 🙂

 

Mi:

 

gracias assss   a tod@s…os quiero y os amo…porque soiss mi relación. ..y.. a mí también … me sobran las palabras… cada vez más…¿por qué será?

 

I:

 

🙂
Tenemos todos que ir de excursión a visitar a Mi., que ya está “iluminada” 🙂 …
como algunas más…

Ya es unidad con el entorno de amor… y seguro que se ayuda conscientemente de ángeles y naves espaciales y espaciosas 🙂

… cerca de Barcelona estaba ella, para pasarlo siendo silencio 🙂 .

Si sobraran del todo las palabras, para ir más allá de las palabras…, nuestra unidad no canalizaría tantas de ellas hacia aquí 🙂

…por algo es (el ego es muy tramposo).
Pero sí, llegado un punto se nota muy bien cuándo molestan ya del todo, para siempre.

Importará lo que con ellas nos dejemos tranquilizar, y conmover, para ir adentro…

 

Mi:

 

Ja ja ja. …ojalaaa…. Yo de momento estoy desaprendiendo…..jiji Que ya es mucho….. 🙂 Dejarme llevar…y olvidarme de mantener el control uuufff
Y sin apego al resultado por supuesto.
Porque hay una manera nueva de aprender….en ello estoy. ..jeje… Siempre con buen humor…y muy mu u cha … Alegría.

 

I:

 

sí!!!!
En vez de solo utilizar las palabras de ho’oponopono… delante de alguien cuando algo “no va del todo bien”… 🙂
… veo que salen a veces solas aquellas palabras del fundamental capítulo 13 🙂 … de la percepción inocente:

«¿qué conozco ya del espíritu “del otro”?»

Es muy importante en general lo que vamos a hablar sobre nuestra unión y la aceptación final de eso, en inocencia.

Uniones eternas constatadas en una búsqueda sin culpa de las relaciones que nos permitan verificar nuestra relación con Dios, con nuestro Ser.

Es eso que decíamos varias veces arriba, sobre recibir la unidad… aparentemente desde fuera, pues la ilusión de este “aspecto externo de la vida” durará en todo nuestro proceso de afianzar “mundo real”, gracias a hallar las relaciones que nos permitan sentir que solo hay una relación… que “la relación es”.

También está el hecho de que eso asusta, y que seguro que muchos por tanto nos protegemos de ello, la mayoría de nosotros.

Hablar de todo esto es algo que está inspirado en, claro, cómo es en sí este mismo texto de ucda…, y en cómo UCDM avisaba de ello en la cita de abajo.

Este otro curso y otros que se van dando son digamos que en realidad un desarrollo explícito de esta cita de ucdm:

 

T25.I.5:1-2.
« Puesto que crees estar separado, el Cielo se presenta ante ti como algo separado también. No es que lo esté realmente, sino que se presenta así a fin de que el vínculo que se te ha dado para que te unas a la verdad pueda llegar hasta ti a través de lo que entiendes.»

 

Entonces más que “hallar”… “buscar”… si realizamos el proceso de depurar creencias aún más… entonces esas relaciones que nos permitan mayor aceptación de la unidad irán saliendo y solo se requeriría de nuestra aceptación práctica.

 

Clo:

 

Lo siento, por favor perdónenme, les amo, gracias

Ahora que les lancé un hechizo estarán a mi servicio.

 

A:

 

🙂 ¡que te lo has creído tú!

¡En todo caso te mandaste el hechizo a ti mismo!!
No hay nadie más 🙂

 

M:

 

Y estamos siempre a tu servicio, liberanos y que se haga una sola voluntad!

 

I:

 

¡eso!
Somos tus súbditos! 🙂

 

Clo:

 

🙂

Anuncios

Publicado 7 abril, 2015 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: