«Almas en la frontera» (Pensando lo transicional a partir del libro de Urantia, por David Carrera I.)   1 comment

Copio aquí en mi blog este mensaje de una persona que participa en la lista de correos “el rincón de urantia“, de la Asociación Urantia España (David Carrera).La versión en PDF, con índice, la elaboré a partir del texto de abajo, y se accede a ella en este enlace:
Almas en la frontera.

El texto fue enviado el 2 de junio de 2015 a partir de todo lo que se había comentado en un hilo de mails de esa lista, un hilo sobre lo transicional…, sobre el estado posible de nuestra alma en transición.

Es decir, el texto de abajo casi no se puede entender si no se ha leído un poco el libro de Urantia (a este libro lo llamaremos LU a veces, y el texto abajo lo llama simplemente “Urantia”)

Por ejemplo, el estado de ser nombrado “morontial” o “moroncial” es un estado que de cierto modo nosotros entenderíamos como “intermedio” entre lo material y lo espiritual, y que bautizan así los reveladores, con esa palabra nueva, que no es ni “material” ni “espiritual”.

Ese estado sería lo que se vería involucrado en todos los “encuentros” raros (apariciones, comunicaciones…) que aquí a veces parecen trastocar la lógica usual de la percepción.

Ese estado morontial sería algo que manejan, o sería digamos que el “elemento”, el “agua”… en la que viven o “trabajan” muchos de los “agentes espirituales” que son nombrados en LU: Ajustadores del pensamiento, ángeles, personalidades que sobrevivieron para la eternidad, etc.

 ___
_

Índice de “Almas en la frontera”:
– introducción
– Redefiniendo
– ¿Muerte de qué?
– El detalle que lo cambia todo
– Redefinición de muerte física
– ¿Qué mente habrá?
– ¿Qué “pone” el libro de Urantia?
– Idea clave para no encontrar contradicción en Urantia respecto al tema de la muerte
– ¿Por qué los reveladores no han sido más explícitos?
– Limbo y purgatorio
– Curiosidades
– Experiencias al borde de la muerte
– Misterio desvelado
– Imposibilidades concretadas
– Lecturas meticulosas
– Comunicación vs. contacto
– ¿Dónde Urantia restringe las posibilidades de contacto?
– Entender el proceso de la vida incluye comprender el proceso de la muerte
– ¿Qué es un estado de ser transicional?
– La frontera existe en todo el universo
– Cuestiones técnicas
– Redefinición de muerte según contexto
– Perspectivas equilibradas
– Ensamblajes y desensamblajes parciales
– Condiciones necesarias y condiciones suficientes
– Un estado de ser transicional en el planeta
– El aburrido cientifismo
– Posible visión de realidades moronciales con nuestros sentidos actuales
– En la frontera
– El sueño plácido
– Transferencia de identidad
– Piezas de puzzle
– Casuísticas de la vida y de la muerte
– Combinaciones juez – ajustador
– Visión ampliada y leyes cósmicas
– Muerte por fases
– Lo único que no está en la frontera
– Resumen

Vives toda tu vida dentro de una casa a la orilla del mar, pero la casa sólo tiene una ventana y da a tierra.

Oyes las gaviotas, oyes el ruido de las olas pero ni te imaginas qué lo produce porque nunca has visto el océano.

Un día, tienes que abandonar la casa. Y lo que parecía ser una experiencia traumática te brinda un espectáculo inimaginable. Observas absorto un océano limpio, inmenso y plateado, una línea de horizonte perfecta y ves un barquero que espera sonriente a llevarte a otra tierra que promete ser espectacular.

Antes de montar en la barca pides un breve paseo por la costa, quieres despedirte en condiciones de la tierra que viste desde aquella ventana, y quieres ensimismarte un poco más con las olas, ya que no parecen ser iguales océano adentro.

Desde tu nueva vista observas a otras personas en la orilla, y sientes que algunas llevan demasiado tiempo allí. Deberían estar de paso, como tú. Lo que percibes es que esas personas todavía tienen asuntos que resolver.

El límite entre lo físico y lo moroncial está lleno de olas y el espectáculo de poder ver dos mundos totalmente distintos a simple giro de cabeza, percibiendo una brisa y unos aromas nunca sentidos, resulta insustituible.

 

 

ALMAS EN LA FRONTERA

 

REDEFINIENDO

 

Dejemos aparte la introducción de conceptos nuevos como «moroncial», «absonito», etc.

Cuando los Reveladores han efectuado esta revelación, ellos, como buenos profesores, no han dudado en redefinir multitud de términos de uso corriente.

La personalidad que ellos redefinen claramente no es la personalidad tal como la sociedad la entiende.

La religión que ellos redefinen (religión «verdadera») no es la religión tal como unas civilizaciones y otras la entienden.

El término «potencial» a veces lo usan como nosotros lo usamos, y otras aparece como contrapuesto a «actuado» o a «actual», siendo reales tanto lo uno como lo otro.

Y no siempre te avisan de lo que te redefinen.

Los humanos llamamos «morir» a despedirnos del cuerpo. Como no vemos con nuestros ojos físicos más que el cuerpo, no vemos que acontezcan en la muerte otros procesos ni en qué orden.

¿Qué ocurriría si los Reveladores no llamaran a eso «morir»?

¿Qué ocurriría si, dependiendo del contexto, «morir» significara lo mismo para ambos unas veces sí pero otras no?

¿Qué ocurriría si los Reveladores llamaran «morir» a que nuestra alma quedara desnuda, desligada de todo lo demás, dormidita a la espera de un nuevo despertar… y que «ese morir» se correspondiera exactamente con el momento en el que se te acabaron definitivamente todas las oportunidades para decidir las grandes cuestiones?

Pues podría pasar algo muy curioso; que entre el segundo «cero» en que la vida rompe el vínculo con el sistema cuerpo físico (cerebro incluido) y el desensamblaje total (Ajustador ausente, personalidad ausente, alma absolutamente inconsciente) podría pasar… pues un tiempo.

Hay muchos lugares del libro de Urantia donde se nos dice lo que trae aparejado la muerte, lo que termina aconteciendo ineludiblemente tras el tránsito de la muerte, y por el que ―con la única excepción de los que se fusionan con su Ajustador en la carne― todo el mundo ha de pasar.

Pero no se dice que eso pase de forma instantánea, mecánica, total y sin excepciones en un solo momento preciso. Y menos, en el momento en que nuestros médicos certifican nuestra muerte.

No hay ningún lugar del libro de urantia que diga que al morir, todos los seres humanos somos instantáneamente desensamblados en todas nuestras partes y sin excepción.

Las combinaciones de párrafos 112:3.4, 112:3.5, 112:3.7 y 49:6.1 alegadas por algunos, para mi no lo demuestran, y queda a cargo de la honestidad de cada uno deducir de ellos una cosa u otra.

No hay tal lugar porque, como veremos –sí, hace falta decirlo- no es lo mismo «la mente» que «el cerebro», no es lo mismo «aproximadamente» que «exactamente», no es lo mismo «posteriormente» que «justo en ese momento», no es lo mismo «abandonar una mente material» que «abandonar un alma moroncial», no es lo mismo «el cuerpo» que «el cuerpo y la mente».

¿MUERTE DE QUÉ?

 

¿Muere el cuerpo?

Los humanos dicen que has muerto físicamente…

¿Muere el cuerpo y la mente?

Los reveladores dicen que has muerto físicamente…

¿Muere el cuerpo pero no la mente?

¡Oh, sorpresa!

Los humanos decimos que has muerto físicamente, pero los reveladores dicen que nanay. El cosmos dice que, cuando te hayas desvinculado de AMBAS cosas, entonces estarás muerto. Antes no.

Este es el detalle que lo cambia todo.

Teniendo esto presente, por fin todo encaja.

Urantia nunca se contradijo a sí misma.

El lector se lía al no desprenderse de su prejuicio de que la muerte es un solo instante y, además, el instante que él ha elegido.

Puedes tener un aparato que mida las señales de tu cerebro.

Pero sólo cuando muera tu mente, ―realidad que ni tus ojos ni tus aparatitos científicos pueden «ver» ni anotar con exactitud- entonces tu Ajustador te abandonará del todo y es en ese momento cuando, tanto para los humanos como para el cosmos, estarás de verdad muertito.

 

EL DETALLE QUE LO CAMBIA TODO

 

De la misma manera que tu cuerpo no sale de la materia, sino de la organizadora vida…

De la misma manera que tu vida no proviene de una molécula de ADN, sino del Paraíso…

De la misma manera que tu personalidad no sale de tus padres biológicos, sino de Dios…

De la misma manera, tu mente no sale de tu cerebro sino de una serie de Espíritus conectándote a un circuito celestial que se llama circuito de la mente, y que no es un circuito material.

Si reconoces esto, no excluirás como posible la teoría que podría explicar determinadas experiencias de contacto con almas o que el estado de ser transicional sea una prórroga que se pueda vivir aquí.

Si eres un cientifista más de los que abundan en este mundo o si lees el Libro de Urantia por hobby, considerarás toda esta teoría imposible, podrás seguir creyendo en un momento cero y universal para la muerte donde «todas tus partes explotan», podrás seguir viendo el alma como «una cosa», … podrás seguir creyendo lo que te dé la gana, igual que todos.

El ser humano llama muerte a que nuestro cuerpo, cerebro incluido, deje de funcionar. Es lo único que nosotros entendemos por muerte, es lo único que registran nuestros instrumentos físicos y es el momento exacto en el que certificamos la muerte.

Como nuestros ojos físicos sólo ven lo físico, y nuestro tacto sólo aprecia la temperatura de otros cuerpos, y nuestros escáneres sólo registran si hay actividad o no en el cerebro, nuestra sociedad cree que la muerte es un instante y no un proceso ordenado y en su mayor parte invisible e indetectable para nosotros.

Una primera prueba de que para el cosmos el momento de la muerte no coincide con el nuestro es la presentación y distinción de los tres tipos de muerte en cuanto a lo que es la supervivencia de la personalidad.

3. THE PHENOMENON OF DEATH – P.1229

P.1229 – §8 Urantians generally recognize only one kind of death, the physical cessation of life energies; but concerning personality survival there are really three kinds:

De esos tres tipos de muerte, ya hay dos de las que no teníamos ni idea.

P.1229 – §9

1. Spiritual (soul) death. (leer)

Aquí la muerte del individuo se certifica cósmicamente ANTES de que los humanos certifiquen la muerte del individuo.

P.1230 – §1

2. Intellectual (mind) death. (leer)

Un segundo supuesto en que la muerte del individuo se certifica cósmicamente ANTES de que los humanos certifiquen la muerte del individuo.

Cuando vemos que la tercera muerte es una que se llama física, es cuando nos decimos: —¡Ah, por fin! Ésta será la muerte que yo conozco…

Pues tampoco.

Ja ja.

 

REDEFINICIÓN DE MUERTE FÍSICA

 

Para entender a los reveladores habremos de redefinir lo que entendemos por muerte física, porque ellos no incluyen en «lo físico» sólo al cuerpo, sino que incluyen también a la mente… que, en realidad, nunca es algo material. Para que se considere cósmicamente la «muerte física» como muerte, ha de fallar tanto el cuerpo como la mente.

P.1230 – §2

3. Physical (body and mind) death. When death overtakes a human being…,

La mente no es lo mismo que el cerebro.

El cerebro será aquella/s parte/s de nuestro cuerpo que nos vincule con la mente que utilizamos.

Hemos probado que el instante que nosotros consideramos «muerte» no tiene porqué coincidir con el instante que «allí arriba» consideren «muerte».

Bueno, pues si «la muerte cósmica» se certifica antes que «la muerte humana» en los casos de nula evolución espiritual o imposible rendimiento mental, ¿quién se atreve a negar que «la muerte cósmica», en el caso de individuos con algún avance espiritual, se pueda producir después de que nuestros médicos humanos certifiquen muerte? ¿Y quién sería el ingenuo que creyera que el estado evolutivo de nuestra alma importa durante la vida pero no importa en la cercanía de la muerte?

 

***

 

Más que un botón que alguien pulsa y ya está, la muerte es un proceso de desensamblaje ordenado.

No somos observados por nuestro ajustador y por los ángeles sólo en vida.

En las postrimerías de la vida NATURAL, cuando la cercanía de la muerte ya es palpable, la gente tiene mucho tiempo para tomar decisiones profundas, a nivel del alma. La consideración de la muerte es difícil de eludir, y la gente antes de morir así deciden. Es lo que llamamos muerte NATURAL.

Pero en dichas postrimerías nuestra situación y posibilidades de supervivencia como mortales potencialmente ascendentes son bien estudiadas, y el cariz que tome ese estudio puede determinar que la muerte se experimente de una manera o de otra.

Es cotidiano que cerebro y mente material, estos dos elementos de nuestro ser, fallen uno después del otro en un breve espacio del tiempo. Tal como relata el párrafo P.1230 – §2, parece todo consecutivo e inevitable. Pero parece que la cosa no es tan consecutiva cuando «el meollo» no está claro. Igual que hay providencia en el proceso de la vida, sigue habiendo providencia en el proceso de la muerte. Sólo tres páginas más adelante de la presentación de este tipo de muerte los reveladores nos señalan que hay particularidades para «la muerte física»; a veces, la muerte física «no natural o accidental» es tratada de una manera ligeramente diferente a la «muerte física natural».

Los reveladores advierten en P.1233 – §2 que tienen una consideración especial –producen situaciones particulares, que no excepcionales- las muertes que se producen por circunstancias especiales o en vidas especiales.

Así, cuando ya la muerte es inminente o el vínculo con el cuerpo físico ya se ha roto irremediablemente, antes de la destrucción definitiva de la mente [vanishing mind] el estado de esa alma y todas las cuestiones de su vida se exponen a una primera consideración. Resulta que se cuestiona si ese alma tendrá posibilidades de superar el juicio magisterial en el estado en que ha quedado, y se analiza si la vida del sujeto ha sufrido privaciones de existencia material [handicaps of material existence] o si los accidentes en el tiempo han contribuido a no poder tomar decisiones importantes.

Y, como si fuera un partido de fútbol en que hay empate que tiene que resolverse, hay unos decretos cósmicos –textual- en que se concede una «prórroga» [additional time] donde el mortal se prueba a sí mismo. Las prórrogas son tiempo adicional para el mismo partido. La prórroga es aquí. Como resulta que tienes que tomar una decisión consciente [… one true opportunity one undoubted, self-conscious, and final choice… 1233-5] de algún tipo de mente deberás disponer…  y, por tanto, muerto no puedes aún estar. ¿Por qué no? Pues porque el mismo revelador te ha definido tres páginas antes la muerte física como muerte tanto del cuerpo como de la mente.

 

¿QUÉ MENTE HABRÁ?

 

Tú no puedes tomar una decisión consciente si estás inconsciente ¿verdad?

Bien.

Ya sabemos que no es posible la comunicación con los muertos que se han ido a los mundos mansión, ni la consciencia cuando el alma está sin ajustador.

Sin embargo, los reveladores, que son muy cucos, dejan caer que en la muerte (lo que nosotros llamamos muerte) al alma se la puede poner en un misterioso (para nosotros) estado de ser transicional donde… ¡Oh sorpresa! Resulta que está consciente (fácilmente deducible ya que nos dicen que debe tomar una decisión consciente).

Si el alma está despierta, el ajustador tendrá que estar cerca.

Si las decisiones que se requieren de ella son morales y voluntarias, la personalidad andará por ahí también.

Si todavía hay que relacionar hechos, y tomar decisiones, habrá mente, y será una mente en la que el Ajustador todavía pueda habitar.

Y si hay mente, cósmicamente el ser humano no está muerto. Recordemos; los Reveladores definen su tercer tipo de muerte, la muerte física, como la muerte del cuerpo y de la mente.

Si la mente no murió en ningún momento, si sólo estás desensamblado de la pieza «cuerpo físico» y de nada más, entonces cósmicamente no estás aún muerto. Y por lo tanto, todo cuanto se diga sobre la muerte no es aún de aplicación para el alma que está en estado de ser transicional.

Quizá sea ésta la razón por la que, en contactos con almas que están en estado de ser transicional, éstas se rían cuando se les formula una pregunta que presuponga que «están muertos».

¿Qué mente habrá? No nos lo dicen, pero lógicamente será moroncial. La mente material empezó a desvanecerse con la destrucción del cerebro. Si nadie pone algún remedio, la mente material desaparecerá muy pronto. ¿HACER ELEVAR el alma al estado de ser transicional (1233.3) podría consistir en cederle un préstamo de mente moroncial? Los reveladores no nos dan detalles, pero no veo porqué no. Especialmente, cuando usan ese verbo, «hacer elevar», la impresión es que «aportan» o «hacen algo» para que ello sea así, ¿verdad?

Hay unos decretos cósmicos por medio, así que los Espíritus Adjutores de la Mente, harán con mucho gusto lo que se les diga.

Bien podría ser esa misteriosa transacción de la que no nos pueden hablar en el límite entre lo físico y lo moroncial un trasvase de mente material (que se estaba desvaneciendo (vanishing mind)) a mente moroncial, (también temporal (additional time)), con todo lo que esa mente tenía «dentro», o lo más relevante.

Si a alguien «le rechina» lo de un préstamo de mente moroncial, que se mire (1216.6) 111:1.5, porque la mente mortal que estás utilizando TÚ, ahora mismo, es igualmente un sistema intelectual tan temporal como prestado, ja ja ja.

(1216.6) 111:1.5 Mortal mind is a temporary intellect system loaned to human beings for use during a material lifetime, and as they use this mind, they are either accepting or rejecting the potential of eternal existence. Mind is about all you have of universe reality that is subject to your will, and the soul — the morontia self — will faithfully portray the harvest of the temporal decisions which the mortal self is making. Human consciousness rests gently upon the electrochemical mechanism below and delicately touches the spirit-morontia energy system above. Of neither of these two systems is the human being ever completely conscious in his mortal life; therefore must he work in mind, of which he is conscious. ….

Podríamos formular que la mente mortal será la que use el ser humano desde el momento cero de la concepción hasta el momento en que alma y ajustador se desliguen de esa misma mente:

mente mortal = mente material (usa el cerebro) + posible mente moroncial (no usa ningún órgano material).

No veamos la mente como algo «que se destruye».

Se destruye el cerebro igual que el cuerpo físico.

Veamos la mente como algo indestructible, pero de lo que te desligas en el momento en que te tengas que desligar (imposibilidades físicas + inexistencia de decretos).

Ese instante de total desvinculación «con ninguna mente» es lo que hace que el Ajustador ya no tenga nada que hacer y se vaya, y ese instante es el que marca la muerte física definida por los Reveladores.

Muerte cósmica.

Muerte del cuerpo y… de la mente.

 

¿QUE «PONE» EL LIBRO DE URANTIA?

 

Espero que a estas alturas tengamos ya todos claro que la muerte no es un instante sino un proceso.

¿Pone en el libro de Urantia que al que empezó a morir SÍ se le pueda prestar una mente moroncial? No

¿Pone en el libro de Urantia que al que empezó a morir NO se le pueda prestar una mente moroncial? Tampoco

¿Pone en el libro de Urantia que haya cosas interesantes sobre el tema de la muerte que no están autorizados a revelarnos? SÍ.

De modo que, cuando leemos que al alma de un muerto (alguien que empezó a morir desde nuestro punto de vista) se le puede poner en un estado de ser transicional DONDE PUEDE DECIDIR CONSCIENTEMENTE, nosotros podremos especular todo lo que nos dé la gana sobre el tipo de mente que podrá tener o no, o si el sistema superior alma-moroncial le resultará suficiente para conseguir todo lo que el cosmos requiere de él, pero lo que está claro es que ESE ALMA PUEDE DECIDIR CONSCIENTEMENTE.

Y si puede decidir conscientemente, y por tanto dispone aún de un sistema mental o de otro sistema superior que le procure las funciones de mente, podremos deducir consecuentemente que su mente no ha desaparecido, y por tanto, no hablamos de un individuo cós-mi-ca-men-te muer-to, y por tanto no encaja en ninguno de los tres tipos de muerte que los reveladores proporcionan.

Todavía no.

La muerte no le ha llegado a ese ser, no importa nada que tú, hombre limitado, no puedas volver a ver con tus ojitos su cuerpo como estaba antes.

O como estuvo alguna vez.

 

IDEA CLAVE PARA NO ENCONTRAR CONTRADICCIÓN EN URANTIA RESPECTO AL TEMA DE LA MUERTE.

 

La clave es dejar de considerar la muerte como un instante de explosión sino como un proceso de desensamblaje ordenado.

Si la vida del mortal ha basculado claramente hacia una determinación de continuidad o hacia una imposibilidad de continuar, el proceso es rápido, y termina con la inconsciencia del alma totalmente desensamblada y a la espera de los jueces universales.

Si la vida del mortal no ha basculado ni en un sentido ni en otro, el proceso de la muerte se alarga porque se concede una prórroga donde el alma -que es el elemento adonde la personalidad ha ido transfiriendo durante la vida su asiento de identidad desde la mente- dispone aun de consciencia para tomar decisiones, se desenvuelve en la frontera entre lo físico y lo moroncial, y es especialmente estudiada.

 

¿POR QUÉ LOS REVELADORES NO HAN SIDO MÁS EXPLÍCITOS?

 

¿Por qué los reveladores no dicen claramente que no es imposible el contacto con almas que estén en el planeta, o no dicen más explícitamente que ese estado de ser transicional pueda ser perfectamente en el planeta? Porque la gente se pondría como loca a hacer espiritismo, a intentar contactar con sus seres queridos no fuera que todavía anduvieran «por ahí». (Ya sabemos cómo somos)

¿Por qué no dicen más explícitamente que el estado de ser transicional sea siempre en los mundos mansión y sólo en los mundos mansión?

Para que no niegues tus experiencias de contacto con las almas de seres queridos, si las llegas a tener.

Si las tienes, es porque tu ser querido aún no ha tomado ciertas decisiones. Una de esas decisiones podría ser el saber si quiere seguir existiendo.

De manera que, el negar la veracidad de esa experiencia, desde una óptica «yo vivo, el muerto muerto», no creo que esté ayudando precisamente a elegir a nadie.

😦

 Todos ansiamos los contactos.

No se pide que los busques.

Pero si los tienes, no los niegues.

Tu ser querido podría estar en estado de ser transicional.

Exceptuando el cuerpo físico, podría tener todo lo demás, y por eso no lo ves.

Pero como tiene todo lo demás, es casi como si estuviera ahí.

 Un jugador de fútbol podría ver en el estado de ser transicional la prórroga necesaria a un partido empatado.

Otra fase. Tiempo adicional. Mismos jugadores, diferente contexto. Los jugadores son de nuevo puestos a prueba, con la particularidad de que «esto» no es «un partido» sino «un conflicto» personal del individuo, una incertidumbre, una duda que se ha de resolver, una opción por la que se ha de decantar.

 Y, también por esto, es mucho más frecuente que los que contactan con almas incorpóreas noten que están «desorientadas», y no que sean percibidas como «almas que lo tienen todo claro». Éstas últimas, o bien se han ido, o bien están dormidas plenamente sumergidas en el plano «moroncial». Y lejos, por tanto, de «la frontera», que es el único sitio donde almas corpóreas –como la tuya ahora- y almas incorpóreas –como la de alguien que esté en estado de ser transicional- PODRÍAN tener ALGUNA experiencia de CONTACTO en algún momento PUNTUAL.

¡¡¡¡¡Tachááááááánnn!!!!

 

LIMBO Y PURGATORIO

 

Hemos dicho cómo podría un jugador de fútbol imaginarse un estado de ser transicional.

Un católico podría ver en el estado de ser transicional el famoso «limbo». Si la posibilidad y propósito de poner a un alma en estado de ser transicional es parecida a la posibilidad y propósito de «aquello» que los católicos han descrito tradicionalmente como «limbo», pues va a resultar que existe algo parecido.

El estado de ser transicional es «como el limbo», pero en vez de imaginarte a «los no-bautizados», te puedes imaginar a los que no superaron un umbral mínimo de progreso espiritual y a los que tienen todavía que formular una decisión consciente sobre su propia continuidad, antes de que sus almas sean juzgadas. En lo que coinciden ambos conceptos es que las almas están de alguna manera «retenidas».

¿Podrías ver en esto también el famoso «purgatorio»?

Dice la RAE: En la doctrina católica, estado de quienes, habiendo muerto en gracia de Dios, necesitan aún purificarse para alcanzar la gloria.

Bueno. Pues también. Si quieres considerar «alcanzar la gloria» el poder dirigirse uno a los mundos mansión, o a tener superados ciertos círculos psíquicos, adelante.

 

CURIOSIDADES

 

Los reveladores dictaron muchas veces “after death”, refiriéndose a cosas que nosotros suponíamos que ocurren «en la muerte». No siempre dicen “at death”, “on death”, “in death” etc. Dicen “upon death” o “after death”, lo cual nos refuerza la lógica idea de que la muerte es un proceso de desensamblaje, y no un instante de desensamblaje. Cuando dicen “after death”, es que están muertos «sin que nadie lo dude»

También a veces dicen “when death overtakes you…” (cuando la muerte te sobrepasa) mientras que otras dicen “when death surprises you…” (cuando la muerte te sorprende)

En el primer caso «estás cósmicamente muerto» (proceso de la muerte terminado). Ello implica ajustador ido, alma totalmente inconsciente y al cuidado del serafín guardián del destino.

En el segundo «has empezado a morir» (en proceso de desensamblaje). Pero puede haber decretos cósmicos por medio. Si no hay decretos cósmicos por medio, tu muerte será muy pronto la secuencial genérica  descrita por los Reveladores como muerte física (desensamblaje del cuerpo y de la mente)

Pero si Ajustador y Guardián de Destino piden decretos de tiempo adicional y se conceden, tienes una prórroga en la orilla. Esa orilla te parecerá o bien preciosa o bien anodina, dependiendo del estado evolutivo de tu alma (es decir, exactamente igual que cuando te aprisionaba un cuerpo físico). En cualquier caso, estar en la frontera te ayudará a decidir cuestiones profundas o hará que se muestren más nítidamente tus intenciones y propósitos… que es lo que puedan necesitar los jueces cósmicos para poder adjudicar tu destino con misericordia, justicia y exactitud.

Para encajar piezas en nuestra lectura de Urantia, son tan importantes preposiciones, conjunciones, comas y puntos como sustantivos, verbos, adjetivos y adverbios.

 

***

 

Fijémonos también en el siguiente párrafo para notar algo muy curioso.

P.1233 – §6 When the more spiritually and cosmically advanced mortals die, they proceed immediately to the mansion worlds; in general, this provision operates with those who have had assigned to them personal seraphic guardians. Other mortals may be detained until such time as the adjudication of their affairs has been completed, after which they may proceed to the mansion worlds, or they may be assigned to the ranks of the sleeping survivors who will be repersonalized en masse at the end of the current planetary dispensation.

Se divide «A LOS QUE MUEREN» [comillas] en tres grupos; el primero es el grupo más avanzado cósmica y espiritualmente. Este grupo procede INMEDIATAMENTE a los mundos mansión.

El segundo grupo es RETENIDO UN TIEMPO hasta que la adjudicación de SUS ASUNTOS se HAYA COMPLETADO, después de lo cual se incluye en uno de los otros dos grupos.

El tercer grupo es ASIGNADO A LAS FILAS DE DURMIENTES supervivientes que serán repersonalizados en masa al final de la dispensación planetaria.

¿Te has dado cuenta del detalle? Existe un grupo, el segundo, que no sólo no constan todavía como dormidos, sino que tú podrías interpretar que aún no han muerto (o «no han terminado» de morir). NO PARECEN DORMIDOS aún como lo están totalmente los del tercero. Eso significa que podrían conservar todavía consciencia (el estado natural del alma es consciente, no inconsciente). Y eso significa que, o bien todavía el Ajustador no se ha despedido de ellos, o bien les ha sido prestado por los adjutores de mente una mente provisional que les posibilita la consciencia, o ambas cosas.

Quien esté abierto a la posibilidad de que el segundo grupo esté aún vivo y despierto, lo podrá ver.

Quien quiera estar convencido de que el segundo grupo está completamente muerto y completamente dormido, que lo vea.

Leer lo que queremos interpretar, y no interpretar lo que estamos dispuestos a leer.

Es lo que se llama eiségesis.

 

EXPERIENCIAS AL BORDE LA MUERTE

 

Ni siquiera hace falta atender a los testimonios de contactos con almas de familiares cercanos.

Los testimonios de experiencias personales al borde la muerte muestran patrones que no paran de repetirse. Nos dicen que hay personas que «se ven desde arriba», quizá en una habitación de hospital, con el encefalograma plano, y que después de atravesar un túnel y tener experiencias de contacto con alguna criatura angélica «vuelven» porque no es aún su momento de morir. Ante la sorpresa del personal sanitario, su cerebro se pone a funcionar de nuevo.

Para nosotros, esta persona estuvo «muerta» unos minutos pero para los de arriba no estuvo muerta en ningún momento. Para los cientifistas, esta experiencia se tratará de una alucinación de la mente. Otros concedemos crédito a estos testimonios, y los consideramos tan «vívidos» y «lúcidos» como el protagonista. Nada que ver con el estado de sueño.

¿No deberían servir estos testimonios para no vincular necesariamente la mente del cerebro? El cerebro no funcionaba, pero la mente –o un substituto que hiciera las funciones de mente- sí.

Todavía sí.

Es decir, ya no se trata sólo de los testimonios de contacto con almas de fallecidos; hasta los testimonios de experiencias al borde de la muerte, muy frecuentes, muestran extraordinarias coincidencias.

¿Podrías tener esa vívida experiencia sin tener… ningún tipo de «mente» «en esos momentos»?

Lee varias veces el párrafo de la muerte física, y hazlo con la mente abierta. Los momentos de parada del cerebro y de destrucción de la mente no son idénticos. Un proceso le sigue al otro en circunstancias normales, cuando tanto ajustador como guardián del destino –que cooperan (1245-5)– coinciden en que la balanza está decantada con bastante claridad «hacia algún lado».

Pero tres páginas más adelante, el mismo revelador que escribió el mismo documento te dice que el proceso de la muerte «accidental en el tiempo» puede ser manejada de forma particular. No se trata de una EXCEPCIÓN, sino de una particularidad.

«Probatory extension» es una extensión de tu vida. No puede haber una extensión de tu vida si «por el medio» has muerto, ja ja. Si por el medio hubieses muerto, no se hablará de una extensión de tu vida, sino de otra vida. Pero puede haber una extensión de tu vida si lo único que has dejado es el cuerpo.

El cuerpo no es nada. En realidad, es lo más prescindible de todo. Si lo único que has dejado es el cuerpo pero no todavía la mente, no se cumple la muerte física relatada por los Reveladores, y por tanto, «cósmicamente» aún no has muerto.

Por el contrario, no podrías hacer una extensión a tu carrera en el planeta si resulta que el estado de ser transicional sólo pudiese ser en los mundos mansión. Eso no es una prórroga a tu vida, es una vida completamente nueva. Sólo puedes hacer una prórroga aquí si en realidad sigues vivo y en el planeta tras una aparente muerte. (Muerte para los humanos pero aún no para el cosmos).

 

MISTERIO DESVELADO

 

Puesto que soy el primero que declara haber resuelto este misterio, me vais a permitir decir las mismas cosas pero de maneras diferentes. El hilo de estado de ser transicional llegó a los cientos de intervenciones, así que va a merecer la pena explicar la cosa de varias maneras.  Si alguien empieza a aburrirse en esta lectura, que vaya al resumen del final y ya está, je je.

Un repaso a lo visto hasta ahora:

Parado tu cerebro, lo único que podría detener el subsiguiente desvanecimiento de la mente sería un decreto cósmico. El desensamblaje se detiene por el tiempo que dure la prueba [probatory extension], y el único desensamblaje que ha sido seguro es el del cuerpo. Si en algún lugar de LU se dice que un alma desajustadorizada nunca presenta consciencia y resulta que el período de prueba se te da para que tomes una decisión de manera consciente, es seguro que el Ajustador todavía está cerca de su hija –el alma-.

Si resulta que la decisión la tienes que tomar implicando la voluntad, la personalidad tampoco se ha ido. Si la mente que tiene incorporada de serie el alma no es suficiente (el sistema moroncial-alma es superior al sistema intelectual-mente), pues no creo que suponga un desafío para los espíritus adjutores prorrogar igualmente el ministerio que te han hecho en vida sobre un sistema mental moroncial que se te pueda prestar. No sabemos en qué medida aún es tiempo para computar, racionalizar, atender a hechos secuenciales, pero si eso te hace falta para tomar las decisiones que requieren de ti, pues se hará. Cosas más sorprendentes se han visto.

Es una extensión de vida, no de muerte 😉 Y no es una extensión que se les haya antojado ni al Ajustador ni al Guardián del Destino. Ambos la piden, pues sabían que el ser humano «no estaba listo» para morir, la balanza no está clara, sus deseos para continuar no estaban formulados, o su alma no ha tenido suficientes oportunidades en su dura vida para expresar sus propósitos. Ambos coinciden en que, con los pocos datos que se tienen de este mortal, el humano no tiene grandes posibilidades de superar favorablemente el juicio del Avonal, y entonces, motivados por la misericordia, se solicita esta prórroga. Se formulan unos decretos de «extensión de vida». El alma dispone aún de oportunidades para terminar de expresar lo que no expresó en vida. Y sigue siendo observada.

Mientras a un alma no se la ha puesto «a dormir», esa alma no está dormida. El alma está consciente, y el Ajustador aún no se ha ido. Cuando el Ajustador no pinta ya nada es cuando no hay ninguna mente. El Ajustador habitaba en tu mente –la mente que utilizares−, no en tu cerebro.

 

IMPOSIBILIDADES CONCRETADAS

 

El libro de Urantia dice cosas que son imposibles para un alma sin ajustador. Yaaa lo sabemos.

El libro de Urantia dice cosas que son imposibles para un alma sin personalidad. Yaaa lo sabemos.

Pero esas citas no significan lo mismo que decir que el alma es abandonada por su padre el Ajustador y/o desensamblada de la personalidad en cuanto al alma se desensambla del cuerpo. Esto el libro de Urantia no te lo dice.

Esto lo crees tú, porque llevas década enteras con un prejuicio instalado en tu cabezota que te dice que la muerte es una especie de «explosión» donde te desintegras súbitamente en todas tus componentes.

Es tu error y tu problema.

Urantia no dice nada así.

Si reconoces que no existe un segundo cero que se llame muerte donde «antes» todo esté ensamblado y «después» todo esté desensamblado, ¿qué diferencia verías en que la cosa fuera cuestión de minutos o cuestión de meses? ¿Crees que el tiempo es un impedimento serio para «los de arriba»?

Tan absurda es la teoría de «la explosión del hombre» como la teoría del «Big Bang». Pero es cierto; muchísima gente cree en el Big Bang, ja ja.

1230 Nunca un ser humano que haya sido des-ajustadorizado DESPUÉS de la muerte…

¿Qué pasa si ha comenzado la muerte pero el ser humano no ha sido todavía «desajustadorizado»? Pues que lo que diga a continuación no se cumple.

Por tanto, lo que Urantia diga que es imposible para un alma sin ajustador no quiere decir que eso te resulte imposible desde que tu Ajustador se queda liberado de tu mente material. ¿Reconocemos que «no es lo mismo»? ¿O ahora la mente y el alma son lo mismo? ¿Tenemos todos el mismo derecho a ser escrupulosos con las palabras o sólo los escépticos cientifistas?

No es lo mismo abandonar la mente material que abandonar el alma. Es lógico abandonar la mente material cuando ésta deja de funcionar. Pero no sería lógico abandonar el alma sin más, y de cualquier manera, si resultare que tu cometido es asegurar todo lo posible su supervivencia. P.1192 – §1 …It is the business of the Adjuster to prepare you for the eternal adventure, to assure your survival…

¿Crees que supondría un gran desafío para los de arriba que el Ajustador se quedara un poco más de lo normal acompañando a alma incorpórea, ante de despedirse? Desde el punto de vista de «ellos», nuestro nacimiento, vida y muerte se produce en un instante, de todas maneras (P.1232 – §5).

¿Crees que nuestros Ajustadores sólo pueden estar habitando nuestra mente material?

Pues repasemos el listado de todas las cosas que pueden hacer sin tu mente, que son unas cuantas. Sección 2 del doc. 109. Pocas entidades con voluntad del cosmos son tan versátiles.

Y por si fuera poco, la página 1198 dice que a este planeta no vienen casi ajustadores vírgenes, sino avanzados o supremos. Lo cual, dicho sea de paso, explica las sensaciones que la gente tiene de haber vivido anteriormente otras vidas, sensaciones que les llevan a la creencia en la reencarnación.

¿Crees que la mente material que pierdes al morir (el cerebro) es la única dotación mental de la que podrías beneficiarte antes de resucitar en los mundos mansión? ¿Dónde lo pone? ¿Hacer un pequeño préstamo de mente no-material y de memoria les va a suponer «a los de arriba» un gran desafío? ¿Y crees que la memoria es una cuestión tan primordial? Tú que puedes llevar en el bolsillo de tu pantalón 32 Gb de memoria con todos los datos relevantes de la vida de una persona de 90 años… ¿vas a ser más listo que «los maestros» de allí arriba, que no paran de establecer conexiones en unos circuitos y otros, circuito mental incluido?

Un poco de humildad…

Humildad también para reconocer que la mente es una simple herramienta.

Tú utilizas una mente, pero no eres una mente.

 

LECTURAS METICULOSAS

 

Si los reveladores han sido meticulosos en las palabras que han elegido para explicarnos cualquier cosa, nosotros tenemos derecho a ser meticulosos con esas mismas palabras elegidas por ellos a la hora de interpretar los mensajes.

¿Qué nos dice que aquellos que van a los mundos mansión no se les permite mandar mensajes a sus seres queridos? Pues nos dice que aquellos que todavía no han ido a los mundos mansión podrían lograr mandar algún mensaje a sus seres queridos.

Y, efectivamente, hay muertos de los que se sabe «alguna cosa más», mientras que de muchos muertos nadie ha sabido nunca nada más, ja ja ja. Es un párrafo correcto.

¿Qué significa que un ser humano des-ajustadorizado tras la muerte nunca manifieste una identidad activa? Pues que un ser humano des-ajustadorizado tras la muerte podría manifestar una identidad pasiva.

Y, efectivamente, cuando hay testimonios de contacto extraordinario con almas, no suelen decir que se hayan puesto a jugar a las cartas, a saltar a la comba o a freír un huevo.

¿Qué significa que un alma sin ajustador deje de crecer, deje de estar dinámica? Pues que el alma sin ajustador se queda «como está» en el momento de partir el ajustador. Estática pero no muerta, porque el alma es inmortal. Inmortal significa «siempre viva».

¿Qué significa que cuando la muerte sorprende a un ser humano, el Ajustador permanece en la ciudadela de la mente hasta que ésta deja de funcionar como mecanismo inteligente, más o menos hasta el momento en que las energías medibles del cerebro cesan sus pulsaciones vitales rítmicas?

Pues algo lógico. Una vez que el cerebro ya no funciona ¿para qué ligarse a algo que ya no funcione? Pero «abandonar el cerebro inútil» no significa ni ser incapaz de habitar en otro sistema mental que se disponga para un alma que por decreto sea elevada ni tampoco significa «abandonar al alma a su suerte». No te están diciendo eso, te dicen lo que te dicen.

Respecto a «tu yo», los sistemas físicos son subordinados, pero los sistemas intelectuales son coordinados (pag. 1227).

 

COMUNICACIÓN VS. CONTACTO

 

 

Estás muy seguro de que «tus muertos» no tienen personalidad y que por tanto no es posible con ellos la comunicación ¿verdad?

Pues apechuga con todo esto:

  1. Los reveladores redefinen la muerte.
  2. Los reveladores no dicen que el estado de ser transicional sea en los mundos mansión, y menos que sea «sólo» en los mundos mansión.
  3. Los reveladores no dicen que en estado de ser transicional no tengas personalidad.
  4. Los reveladores sí dicen que la personalidad se pueda incorporar sobre cualquier sistema energético viviente que incluya mente o espíritu. P.1225 – §4 2. Personality may be bestowed upon any living energy system which includes mind or spirit.
  5. Los reveladores dicen cosas como ésta (animales) (1198.5) 109:4.2 Animals do, in a crude way, communicate with each other, but there is little or no personality in such primitive contact. ¡Vaya, hombre! Ya no solo parece que Urantia no niegue las posibilidades de contacto sino que ni siquiera niega las posibilidades de comunicación básica entre almas. ¿Cómo es posible que los animales, que seguro que no tienen personalidad, se puedan comunicar?¿El libro de Urantia contradiciendo al propio libro de Urantia? ¿O somos lectores que no nos hemos deshecho de la tendencia a sacar párrafos de cualquier cosa fuera de contexto con tal de poder ver lo que queremos ver?Entonces, si la razón esgrimida para que dos almas no puedan comunicarse es que una no tenga personalidad, ¿Dónde queda la absoluta certeza? ¿Dónde queda la infalibilidad de una sentencia así?Y por cierto ¿qué es eso de «poca personalidad»? Porque se decía en otros sitios que, la personalidad, o está o no está, ¿verdad?

    A veces, la conclusión es siempre la misma; Dios hace lo que –maravillosamente− le da la gana.

    Él crea las reglas, pero acompañadas de los matices y las excepciones que sean precisas para que su Divino Plan se lleve a término.

    Nunca es comunicación como la que hubiese habido en vida. Nunca se trata de recuperar ningún tiempo perdido.

    Son simplemente unos contactos que se producen por los vínculos del amor, que cuentan con los permisos de los ángeles capaces de posibilitarlos o imposibilitarlos, y que pueden formar parte de la Voluntad de Dios porque es Voluntad de Dios que se pueda producir cualquier situación que contribuya a que sus hijos deseen continuar formando parte de su Creación.

     

¿DÓNDE URANTIA RESTRINGE LAS POSIBILIDADES DE CONTACTO?

 

De todo el libro de Urantia, el único desafío intelectual real para poder conciliar las enseñanzas urantia con la posibilidad de contactos con almas (no digo comunicación con muertos) lo representaban la combinación 112:3.4 y 112:3.5.

Ya no representan ningún desafío, porque habiendo todavía mente no hay muerte tal como la entienden los reveladores, y por tanto, lo que se dice en ellos no es de aplicación para el estado de ser transicional, que está claro que tiene mente.

Si ha sido elevada a un estado de ser transicional, ese alma no es todavía de ningún muerto. Da igual que tú lo veas así porque ya no vieres su cuerpo.

112:3.4 y 112:3.5 son párrafos tan ciertos como todos los demás, pero igual que ocurre con párrafos sobre eugenesia, o sobre razas, o sobre cualquier cuestión delicada, hay que ponerlos en su verdadero contexto.

Lo único que tienen en común todos los tipos de muerte definidos por los Reveladores es que el ajustador abandona el alma. Si necesitas concretar y definir un momento para la muerte, puedes tomar ése.

La muerte cósmica –la muerte real−, se produce cuando el ajustador abandona el alma. O, si lo prefieres, cuando el ajustador abandona toda posible mente con la que pueda contar el sujeto.

Yo lo siento mucho por algunos. Pero ni con tus ojos ni con tus instrumentos científicos podríamos ser capaces de certificar el momento exacto de la muerte cósmica –la real- de nadie. Y no podemos porque tenemos acceso a los cerebros, pero no tenemos acceso a las mentes. Por no saber, la ciencia ni siquiera sabe que existe un circuito de la mente.

* He visto a gente hacer referencias a la sección 9 del documento 40 para intentar demostrar que no son posibles las experiencias de contacto con almas incorpóreas. Bueno, todas esas referencias hay que cogerlas con pinzas, porque hablan de un tipo ser que no somos nosotros. Introducen a los fusionados con una partícula del espíritu madre del universo local (Spirit-fused). Nosotros seremos de los fusionados con una partícula del Padre (Father-fused, sección 7 del mismo documento).

* Los que necesiten aún «descubrir» que la mayoría de las almas se quedan en el planeta tanto en el comienzo del proceso de la muerte como al finalizar el proceso de la muerte, que se pregunten entonces a quienes vienen a juzgar los Avonales en los mundos habitados (página 225).

Lo siento mucho por algunos, pero eso de que las almas o desaparezcan o se vayan a los mundos mansión, de eso nada. Es una idea que han puesto de moda algunos para no ver lo que no se quiere ver.

Lo siento, pero las almas seguirán quedándose mayoritariamente en el planeta mientras el planeta no llegue al ansiado estado de Luz y Vida (sociedades avanzadas donde los individuos son encauzados eficazmente y desde el principio en la Verdad y en la Bondad, y que además gestionan inteligentemente su propia biología).

Las que superen la adjudicación del Hijo Magisterial al final de cada dispensación, esas serán las almas que serán transportadas colectivamente a los mundos mansión.

Las otras no.

Allí arriba no confunden la misericordia y el esfuerzo con la pérdida inútil de recursos o con procesos ilógicos.

 

 

ENTENDER EL PROCESO DE LA VIDA INCLUYE COMPRENDER EL PROCESO DE LA MUERTE.

 

Hemos entendido mejor la vida con las enseñanzas de los reveladores sobre la vida.

Para entender lo que los Reveladores nos dicen sobre la muerte, habremos de  coincidir con ellos en su definición de muerte.

Tu vida empezó con la concepción de un óvulo más un espermatozoide.

Pero «tú» estás en el mundo desde que «aterrizó» tu personalidad.

Y tu carrera ascendente comenzó cuando germinó tu alma.

Tres momentos muy diferentes para lo que tú prefieras considerar como «comienzo de tu vida».

Ahora:

¿Qué momento prefieres considerar como «muerte», la detención de actividad de tu cerebro o cuando tu alma «se va a dormir»? «Desde fuera» se ve el primer momento, pero el segundo no porque, para empezar, con nuestros ojos físicos no podemos ver ni el alma ni al ajustador.

¿Qué ocurre cuando son obviamente dos momentos diferentes?

¿Qué ocurriría si ese lapso de tiempo no fuera igual para todos, y fuera distinto dependiendo de que el alma ya haya formulado decisiones necesarias de cuestionar o no lo haya hecho?

Si no estás abandonado «al azar» mientras vives, ¿cómo vas a estar abandonado «al azar» mientras mueres?

¿Qué ocurriría si «allá arriba» solo denominan muerte al momento en que tu alma desnuda cae en el sopor de la inconsciencia ya totalmente desensamblada de todo lo demás?

Pues ocurriría que, entre el momento en que tu cerebro deja de operar, hasta el momento en que tu alma «se va a la cama»… ahí puede pasar «DE TODO».

Volvemos a leer ciertos párrafos

(1203.3) 110:1.1 Adjusters should not be thought of as living in the material brains of human beings. They are not organic parts of the physical creatures of the realms. The Thought Adjuster may more properly be envisaged as indwelling the mortal mind of man rather than as existing within the confines of a single physical organ. And ….

 Que no imaginemos a los ajustadores habitando un cerebro. La mente no es exactamente el cerebro. El cerebro es la parte física de un tipo de mente, la mente material. No es el cerebro exactamente lo que el Ajustador abandona, sino la mente. Y si la mente todavía tiene que operar por alguna buena razón después de lo que nuestros médicos diagnosticaren como «muerte», pues entonces el Ajustador todavía «no se las pira»

 

***

 

Vamos a la muerte que creíamos conocer:

P.1230 – §2

3. Physical (body and mind) death. When death overtakes a human being, the Adjuster remains in the citadel of the mind until it ceases to function as an intelligent mechanism, about the time that the measurable brain energies cease their rhythmic vital pulsations. Following this dissolution the Adjuster takes leave of the vanishing mind, just as unceremoniously as entry was made years before, and proceeds to Divinington by way of Uversa.

Aquí se ha detallado la muerte natural y el procedimiento genérico. Todo esto se cumple o se acaba cumpliendo para todos, tarde o temprano. Las etapas se suceden. Es general para todos.

Pero ahí hay un «about» que no significa «exactamente» sino «aproximadamente». Hay una muerte que no es sólo de cuerpo sino de cuerpo Y MENTE. Hay un overtakes que denota que el proceso de la muerte se ha completado (la muerte «te ha superado»). El Ajustador abandonará la mente que está esfumándose, no el cerebro que haya entrado en parada (el Ajustador no está en el cerebro). Si se hiciera una prórroga para que el ser humano fuera capaz de tomar una decisión consciente, la mente todavía no habría desaparecido… con lo cual, el Ajustador todavía no se va.

El párrafo P.1230 – §3 será importante para saber detalles de los que ya han muerto, puesto que empieza el párrafo diciendo After death…

No será de aplicación para los que estén sólo desensamblados de cuerpo, pero aún tengan mente. No se cumple para ellos aún la muerte física definida por los reveladores. Y por tanto, ni el ajustador tendrá porqué haberse ido… ni el alma tendrá porqué haber perdido ninguna memoria… ni el alma tendrá porqué haber perdido sus fórmulas de identidad cinéticas… ni el alma tendrá porqué haber perdido su intrínseca consciencia.

Los que se han desensamblado del cuerpo material pero disfrutan de una prórroga para tomar ciertas decisiones son considerados cósmicamente todavía vivos.

Es la orilla que esbocé con intención poética al principio. Cuando te montes en la barca del ángel, caerás dormido y lo dejarás todo atrás.

Y esta sola idea, dependiendo del estado evolutivo de tu alma, te atraerá o te inquietará.

 

***

 

P.1230 – §4 no se aplica porque el alma no tiene porqué estar aún desensamblada de la personalidad.

P.1230 – §5 tampoco se aplica porque aún no se ha producido la muerte. El párrafo empieza con un “Upon death”.

Por tanto, el sujeto no sólo no ha perdido personalidad sino tampoco su identidad. El Ajustador «no tiene que volver» porque «en ningún momento se ha ido». La personalidad sigue manifestando voluntad. Como el ser humano no ha sido desajustadorizado, puede manifestar identidad activa o de alguna manera excepcional establecer comunicación con los seres vivos de la tierra. No están inconscientes del todo pues no están durmiendo el sueño de la muerte, y no están durmiendo el sueño de la muerte porque no están muertos. Cósmicamente, que es lo que cuenta, no. Puede haber algún caso de almas en estado de ser transicional a quienes se les permita enviar mensajes a sus seres queridos. No estaría necesariamente en contra de las políticas del universo permitir excepciones de este tipo para estas almas, pues no están muertas.

Solamente estoy leyendo. Estoy diciendo todo lo que da a entender el párrafo P.1230 – §5 al que tantas veces se aferran los que niegan la posibilidad de contacto alguno con las almas de difuntos. Pero lo leo aplicándolo a quien sólo se desensambló de cuerpo y no de mente. Lo aplico a quienes «estos lectores» llaman muertos pero los reveladores no llaman muertos porque cósmicamente no lo están, pues sus mentes no han sido destruidas. Han perdurado durante un tiempo adicional «por decreto cósmico». En la frontera entre lo físico y lo moroncial. Totalmente invisibles a la vista de la mayoría de los vivos. Parcialmente visibles para algunos vivos a los que Dios ha dotado de una sensibilidad especial. Y excepcionalmente sentidos para aquellos vivos cuyas almas están vinculadas a estas otras por los vínculos del amor.

 

¿QUÉ ES UN ESTADO DE SER TRANSICIONAL?

 

¿Qué es un estado de ser transicional?

Pues es un estado en el que el alma, SIN el cuerpo, es capaz AÚN de tomar decisiones. Para que ello sea posible es necesario que el alma no esté aún «desnuda» y es ESTO en lo que tenían razón los que negaban las posibilidades de contacto entre almas.

Cuando se está en estado de ser transicional, el alma no tiene porqué estar desensamblada de la personalidad, no tiene porqué estar desvinculada con el ajustador, no tiene porqué no tener acceso a una mente que le permita racionalizar situaciones, manejar hechos o computar cada vez que lo necesite.

El estado de ser transicional es un estado especial y transitorio que las agencias espirituales pueden disponer para mortales como nosotros cuando el ser se ha desensamblado de su cuerpo (incluido cerebro, lo que nosotros llamamos tradicionalmente muerte), pero es requerido e invitado aún a tomar ciertas decisiones importantes que todavía no se han tomado, por causas ajenas a nuestra voluntad.

Es un estado temporal, una prórroga que dura exactamente tanto como las decisiones que se esperan son realizadas. Una vez que se han realizado, el Ajustador, que ya se había despedido de la mente material cuando el cerebro dejó de funcionar, se despide también de su hija, el alma, y ésta «acepta el abrazo del ángel guardián del destino» y cae en la absoluta inconsciencia (muerte del sujeto certificada a nivel cósmico).

Gracias a las decisiones que se tomaron en la prórroga, el «expediente» del sujeto está completo y listo para juicio (adjudicación del Avonal al fin de la dispensación planetaria).

Más resumido no se puede.

 

***

 

Si por casualidad el juicio de dispensación te pilla en este estado de ser transicional, tú vas a ser juzgado en el mismo «paquete» que las almas dormidas supervivientes si ya estás «cualificado», es decir, si lo que son las decisiones cruciales para sobrevivir ya las has tomado. Serías uno de los famosos «ascendentes vivos cualificados», y recibirías el pase a los mundos mansión «sin haber dormido en la tierra». Puede que no hayas dormido en la tierra, pero dormirás «en el viaje».

Como vemos, otro misterio reciente del foro resuelto.

 

LA FRONTERA EXISTE EN TODO EL UNIVERSO

 

Una vez que está claro que «allí arriba» son perfectamente capaces de ubicar a un ser de nuestro tipo «justo en la frontera entre lo físico y lo moroncial», ¿tendrán algún tipo de impedimento en lograr ESO en este planeta y no sólo en los mundos mansión?

En este planeta tiene más relevancia, para nosotros, lo físico. En los mundos mansión tiene más relevancia, para todos, lo moroncial.

Aunque en cada lugar tenga más relevancia uno que otro, ambos niveles, el  físico y el moroncial, existen tanto en el planeta como en el primer mundo mansión. Por tanto, frontera para poder poner a los mortales en estado de ser transicional existe en uno y en otro.

¿Razones? También

Una buena razón para poner a resucitados del mundo mansión en estado de ser transicional es que no terminaran sus primeros círculos de progreso en la vida física de su mundo de origen. Desenvolverse en el límite entre lo físico y lo moroncial les aportaría un escenario familiar y parecido a aquel con el que podrían o deberían haber conseguido dichos círculos en la tierra, y así el mérito es comparable.

Una buena razón para poner a los muertos por accidente (muerte no natural) en estado de ser transicional en el planeta es obtener por estudio sus motivaciones más profundas y deseos sinceros. La consciencia propia del alma, ahora por fin posible y evidente, libre de muchos de los prejuicios acumulados en mente material durante la vida «en carne y hueso», hace posible que el ser logre formular su deseo de continuidad.

¿Imposibilidades técnicas para que la puesta en estado de ser transicional se dé tanto en el mundo mansión como aquí? A mí no se me ocurren. ¿A alguien se le ocurren?

Estado de ser transicional, para este planeta, para aquellos que pasan «al otro lado» que lo necesitan, y por el tiempo que se dicte, sería pues el resultado de la combinación alma + ajustador + personalidad + posiblemente algún tipo de mente adicional.

Sin cuerpo físico.

Y si cuenta con algún tipo de mente «extra», no será material, desde luego. Será moroncial. Mortal, pero moroncial.

Este estado debería ser parecido a lo que se conocía tradicionalmente como «viaje astral», pero sin el famoso «cordón de luz» que te conecte con ningún cuerpo físico.

Ni viejo, ni nuevo.

 

CUESTIONES TÉCNICAS

 

Si atendemos a muchos testimonios de nuestros hermanos en cuanto a experiencias de contacto con almas de familiares o amigos fallecidos, hay un patrón que es el mayoritario; se producen inesperadamente uno o unos pocos contactos en los días inmediatamente posteriores a «la muerte» (habría que poner ahora comillas siempre, ja ja), en algunos casos con verdadera comunicación, y pasados esos días los contactos desaparecen para siempre.

¿A qué nos suena eso?

¿No da la impresión de que el contacto desaparece cuando el alma del difunto «se va ya a descansar» definitivamente? ¿Va a resultarle demasiado trastorno y fastidio al Ajustador tener que quedarse un par de días o semanas más acompañando el alma de ese pelmazo aburrido cuya mente habitó durante 75 años de media?

El pelmazo era el humano completo.

Tú y yo, en la versión sin idioteces, somos el alma.

El alma es tu yo moroncial.

Dicen los reveladores que pocas cosas hay más importantes que haber formulado «en vida» el deseo de continuar o no.

Para la continuidad de la personalidad, que tiene voluntad, es necesario que la personalidad formule su deseo de continuidad.

 

REDEFINICIÓN DE MUERTE SEGÚN CONTEXTO

 

Un poco de humor: Ponte en la piel de un Avonal. Necesitas adjudicar «el pase» al mundo moroncial de un alma durmiente. Pero resulta que en los informes aparece que no se sabe si esa alma quería pasar, porque no tuvo tiempo de decidirlo. Quizá murió súbitamente. ¿Qué harás? Recuerda que la decisión de continuar por parte del sujeto interesado ha de ser formulada por primera vez aquí. ¿Qué harás? ¿Mandarle a los mundos mansión? ¿Y si no quiere y estás atentando contra su voluntad? ¿Qué harás? ¿Despertarle en ese momento, cuando hay una cola del copón de miles de millones de almas acumuladas durante dos mil años, y preguntarle —¡Oye! ¡Despierta! ¿¡Que si quieres continuar o no!?

Bueno, pues es más lógico que puedas consultar unos «informes» de esa alma que incluyen «ya» la formulación de una respuesta, y que esa respuesta consciente sea positiva. Lo lógico, ante un accidente en el tiempo, o incluso ante cuestiones importantes que quedan pendientes de resolver con otros vivos, es que por un tiempo suficiente, el alma todavía conserve la posibilidad de consciencia y, viendo su vida anterior con la perspectiva de la frontera, al menos formular a los ángeles o al Ajustador la respuesta: —¡Oye! Que sí… que quiero continuar. Entonces, ¡hala!… «¡a la cama!».

Igual que padres y niños pueden irse a dormir tranquilos una vez que todos se han dicho un —«Hasta mañana»

Fíjate; —«HASTA MAÑANA»

***

 

Considero lógico que el Avonal no tenga ni siquiera que juzgar a un alma que ha formulado un deseo de no continuar. Ese deseo es respetado, con lo cual cuando viene el Avonal «no existen» este tipo de almas durmientes. Para ello, es necesario que el desensamblaje se haga por etapas de decisión.

Considero que el Avonal viene a juzgar a las almas que ya –incluso en el caso de muerte violenta- eligieron continuar. Y entonces lo que hace el Juez Magisterial es distinguir dos tipos; los que quisieron continuar, pero intentando todavía plegar el Universo a sus propios antojos, intereses y deseos egoístas –tal como hicieron toda su vida-,.. y los que quieren continuar mientras siguen abiertos a las Realidades que el Creador ya les empezó a mostrar y ellos ya hubieron empezado a aceptar, acoger y disfrutar como suyos en vida. Dios no puede hacer un Universo a medida para cada persona.

Esta es la adjudicación que él hace. Con esta adjudicación, unas almas pasan y otras no.

Las almas bien formadas pasan.

Las almas muy malformadas no.

El alma de la criatura se formó por la armonización de su voluntad con la voluntad de su Creador.

 

 

PERSPECTIVAS EQUILIBRADAS

 

Tal como nos ha hecho recordar repetida y acertadamente Eduardo, son muchas las cuestiones sobre la muerte que los reveladores no pueden compartir con nosotros. «Interesantes», añaden. Estoy legitimado a pensar que puedan ser cuestiones que no nos detallen para prevenir que la gente se desenfoque de hacer progresar sus propias vidas. Nuestro crecimiento ha de ser espiritual, no esotérico. Por los caminos que han sido sabiamente trazados, no por puertas traseras ni atajos.

Yo valoro y creo en las experiencias de contacto entre almas cuando éstas se han producido espontánea y naturalmente, fruto del amor.

No aprecio ni valoro las actividades en que algunos intentan forzar artificialmente un contacto que, quizá, no es mutuamente deseado, quizá no es posible porque el alma ya se haya ido o esté ya dormida, quizá no está basado en el amor, quizá no es permitido por uno de los ángeles posibilitadores de tal experiencia, o quizá no resulte ni siquiera ser voluntad de Dios.

Creo en las perspectivas equilibradas.

En los foros de Urantia se me ve defender los testimonios de ciertos contactos con las almas de los difuntos queridos como una posibilidad real, ya que veo que algunos aseguran que Urantia lo niega. Para mí, Urantia no lo niega en absoluto.

Urantia niega categóricamente las posibilidades ACTUALES de COMUNICACIÓN con otros SERES HUMANOS que YA SE HAN IDO DEL PLANETA.

Lo cual, es cooompleeetaaaameeeenteee diferente de las posibilidades POTENCIALES de CONTACTO con otras ALMAS que AÚN NO SE HAN IDO DEL PLANETA.

Cambia todo; la posibilidad ha de ser autorizada; la comunicación no es a alto nivel, sino que lo que es posible es cierto contacto; que el contacto no vuelve a ser nunca más como con el «antiguo dueño» cuando está «completo, sino con su alma incorpórea; y que esas almas deben estar todavía en el planeta, y además «no dormidas».

En un hipotético foro de esotéricos que buscaran intencionadamente contactar con cualquier tipo de muertos, no me comportaría igual. Les diría que eso no hay que buscarlo, ni desearlo, ni pretenderlo, ni forzarlo.

Es en vida donde hay que progresar espiritualmente, es en vida donde tenemos que comunicarnos o arreglar nuestros asuntos pendientes, es en vida donde debemos buscar las respuestas a las grandes preguntas, interesarnos por la búsqueda del Creador, decir «te quiero» y demostrarlo con hechos, reconocer lo que nos une o tomar decisiones trascendentes como querer formar parte del Universo. Es en vida donde debemos desapegarnos de las posesiones materiales, es en vida donde debemos desidentificarnos con un cuerpo físico que es seguro que morirá.

E incluso les podría poner los párrafos que señaláis; así, si la persona que se trata de contactar ha tenido una vida normal y una muerte natural, les diré que esa persona no podrá escucharles, y no se va a poner en contacto con ellos, así que «ojo» con quién contactan del otro lado y cuidado con perder el tiempo.

Y esto no es contradicción, sino atraer a la gente hacia lo que uno ha sentido como verdad.

La verdad es equilibrada.

 

 

ENSAMBLAJES Y DESENSAMBLAJES PARCIALES

 

Desde que tu cuerpo empieza como un feto hasta que germina tu alma, has experimentado fases; la vida organiza los sistemas de tu futuro cuerpecito en el vientre de tu madre, y tu mente crece con él; tu personalidad aparece cuando se activan los niveles superiores de tu mente, y ya dejas de reaccionar al entorno como un simple animal, pues empiezas a decidir exhibiendo voluntad. Aprendimos a sentir lógico y natural que el Ajustador venga cuando tomamos nuestra primera decisión moral, en promedio a los cinco años, admitiendo consecuentemente que el alma germine en ese momento, y que ésta ya empiece a crecer en proporción al alineamiento que la criatura elija entre su propia voluntad y la de su Creador.

Desde que tu cerebro entra en parada o se destruye hasta que estás cósmicamente muerto, experimentas también fases; tu Ajustador comenta con tu ángel guardián del destino tus capacidades para sobrevivir, mientras tu alma moroncial va cruzando la frontera entre lo físico y lo moroncial. Si todo en tu vida ha ido bien, el Ajustador te pasa por tu alma la película de tu vida, no tienes dudas de que quieres continuar, te despides de él, y te entregas al abrazo del ángel para descansar hasta el nuevo despertar. Tú, muerto, eres tu alma. Ya no necesitas voluntad para decidir nada más, y hasta la personalidad se desensambla de ti.

Desde los «menos nueve meses» hasta los cinco años aproximadamente, eres un ser humano incompleto. Un ser humano incompleto… en proceso de ensamblaje.

Desde que los médicos humanos certifican tu muerte hasta que los seres celestiales te consideran «muerto», vuelves a ser humano incompleto. Un ser humano incompleto… en proceso de desensamblaje.

Una vida natural empieza así y una muerte natural termina así.

Si el proceso de tu muerte es natural y corriente, pasarás por un túnel atraído por tu ángel y cruzarás la frontera moroncial en un espacio de tiempo muy breve, cumpliéndose sin demasiadas pausas lo que se relata en la página P.1230 – §2 del libro de Urantia. Puede ser cuestión de minutos.

Si tu muerte no ha sido natural sino que te sorprende, pueden ocurrir dos cosas. Que tu alma ya estuviera preparada para morir, con todas las cuestiones de tu vida en orden, con lo cual puedes recorrer el tránsito de la muerte como si hubieras muerto de manera natural, o bien puede ocurrir lo que se insinúa en la página 1233 del LU, en el que a tu alma –es decir, a ti− se te concede una prórroga.

Un estado de ser transicional sigues siendo tú pero desensamblado de tu cuerpo y de tu cerebro material, no necesariamente de la cercanía de tu ajustador, no necesariamente desensamblado de tu personalidad, no necesariamente impedido de una mente prestada, no necesariamente de lo que haga falta para que puedas mantener una consciencia mínima que permita, al final de esta prórroga, dos cosas;

– A ti, descansar en paz.

– A las agencias cósmicas, completar «el expediente» que te deje listo para adjudicación magisterial -juicio planetario de las almas dormidas supervivientes- Ese «informe» ya incluye la formulación consciente de tu deseo de continuar, aunque se haya producido «en la prórroga», incluye la disposición que tenías cuando te despediste de tus seres queridos, y si pasas al primer mundo mansión continuarás en estado transicional hasta que completes el tercer círculo, algo que deberías haber logrado en el planeta de origen si tu vida hubiese sido «normal».

Cada vez que eres un ser humano incompleto, hay algo que no puedes hacer con la misma compleción que cuando eras un ser humano completo. Lógicamente. A pesar de todo, es precisamente con la liberación de la carne cuando el alma está plenamente capacitada para tomar decisiones finales (1219.1).

Hago uso del túnel de luz por lo que tienen en común los testimonios de la gente que ha tenido experiencias al borde de la muerte y han regresado.

Al igual que lo que tienen en común los innumerables testimonios de almas que contactan, considero una falta de respeto declarar que estas personas han alucinado. Y si el descrédito procede de un lector de Urantia, que ya sabe que todas estas cosas existen, lo considero lamentable.

 

CONDICIONES NECESARIAS Y CONDICIONES SUFICIENTES

 

Si nos paramos a meditar tranquilamente «qué se necesita» para que el alma de un vivo tenga una experiencia de contacto con el alma de un fallecido… ¿qué obtenemos?

En realidad, si nos fijamos bien, se precisan muy pocas cosas.

He llegado a la conclusión de que sólo se necesitan los siguientes elementos:

–         DOS ALMAS coincidentes (atraídas). El alma del vivo y el alma del muerto.

–         DOS MENTES coincidentes (atraídas). La mente del vivo y «una extensión de mente que aún conserve ciertos recuerdos» para el alma del muerto, si es que la necesita (el sistema moroncial-alma es superior al sistema intelectual-mente).

–         DOS PERMISOS coincidentes. Uno, a cargo del ángel que guarda al vivo, y el otro, a cargo del ángel custodio del muerto.

¿Por qué Urantia no niega que dos almas –una corpórea y otra incorpórea- que estén en el planeta puedan contactar en condiciones excepcionales? Pues porque los requisitos para que puedan hacerlo son MENORES que los requisitos para que toda alma incorpórea pueda formular conscientemente y con voluntad una decisión relacionada con su continuidad, que como afirma Urantia HA DE PASAR (1232-4) y HA DE PASAR AQUÍ (1238-1).

 

UN ESTADO DE SER TRANSICIONAL EN EL PLANETA

 

Hay dos grandes cosas que se requieren para poder continuar en el universo

1- Formular un deseo consciente de continuar

2- Completar ciertos círculos mínimos de progreso.

Ya se nos dice que lo segundo se puede hacer en estado de ser transicional en los mundos mansión. Estás disfrutando de un período de prórroga en el primer cielo, a pesar de que en principio «no estabas maduro» para pasar.

Pero respecto a lo primero, los reveladores son tajantes en cuanto a que tiene que ser aquí. En el planeta. Si tú unes que esta decisión deba ser formulada por primera vez aquí, al hecho de que dicha decisión deba ser consciente, y al hecho de que los reveladores remarcan que existen accidentes en el tiempo que impiden que esa decisión se haya tomado en la carne, entonces te abres a la posibilidad de que «la prórroga de vida» se haga aquí.

No tienes cuerpo físico. No lo necesitas para decidir en dicha prórroga.

No tienes el precario cerebro de antes. No lo necesitas para tener otra mente o algo superior que te permita decidir en dicha prórroga concedida.

Quien no se crea que esto pueda ser así, LE RETO a que nos explique de qué otra manera conseguiría que «todo muerto» -incluso los accidentados− pudiera tener formulada en el planeta, y de manera consciente, su propia decisión importante de continuidad. Esta realidad ineludible resulta de combinar los siguientes tres párrafos:

P.1232 – §4 Mortal identity is a transient time-life condition in the universe; it is real only in so far as the personality elects to become a continuing universe phenomenon…

P.1238 – §1 On the evolutionary worlds, selfhood is material; it is a thing in the universe and as such is subject to the laws of material existence. It is a fact in time and is responsive to the vicissitudes thereof. Survival decisions must here be formulated…

P.1233 – §2  Though the cosmic circles of personality growth must eventually be attained, if, through no fault of your own, the accidents of time and the handicaps of material existence prevent your mastering these levels on your native planet, if your intentions and desires are of survival value, there are issued the decrees of probation extension. You will be afforded additional time in which to prove yourself.

 

EL ABURRIDO CIENTIFISMO

 

Hay gente urantiana cientifista a la que le da por considerar, en algún momento de su vida, al alma como «un simple molde» o «un simple vehículo» o «una cosa». Suele ser gente de entorno profesional de ingenierías, o de ordenadores, etc. Aunque crean en urantia, quizá el uso profesional les acostumbra tanto al contacto con lo físico que la inercia de verlo todo físico –y negar la importancia de lo no-físico- es grande.

 Se olvidan de que todo el poso de sentimientos está en el alma. Se olvidan de que en el alma hay algo aún más importante que los recuerdos, y es la respuesta-reacción a las relaciones interpersonales consolidadas. Eso nunca se va. Se olvidan de que los recuerdos debe ser lo más fácil de conservar o reimplantar para los ángeles. Se olvidan de que, cuando se escribe una poesía dedicada a los seres vivos, quien se expresa y vibra es el alma, no es el cuerpo, ni la mente, ni la personalidad ni el ajustador (que también podría vibrar, especialmente si es invitado en la inspiración). Todo eso permanece incluso aunque esté desensamblada-del-resto de componentes de lo que fuera en vida la identidad humana. Todo esto permanece en el alma. Y no por casualidad, esto es JUSTO lo que dicen que sale a relucir en las experiencias de contacto con otras almas.

Las almas tienen su propia forma. Una forma moroncial. Desde el lado físico, es una forma cuasi-material, muy parecida al cuerpo físico cuando ha sido un alma bien formada (cuando se hizo en vida frecuentemente la voluntad de Dios) pero muchísimo más ligera. Bueno, pues esto y no otra cosa es lo que dicen que ven muchos testigos.

Tengo la pequeña esperanza de que con la inserción de la siguiente cita termine para siempre cierta recurrente y aburrida discusión, sobre si el alma necesita siempre una mente para operar.

P.1218 – §6 The midway creatures have long denominated this evolving soul of man the mid-mind in contradistinction to the lower or material mind and the higher or cosmic mind. This mid-mind is really a morontia phenomenon since it exists in the realm between the material and the spiritual.

La mente que tiene «incorporada de serie» un alma es SUPERIOR a la mente material. Lógico, pues si bien la madre del alma ha sido la mente humana material comandada por una personalidad, el padre del alma es muchísimo más que mente, es de lo más potente y elevado que existe en el Universo. Lo que es hijo de mente y de «mucho más que mente» no puede ser inferior a mente.

Y un alma sin recuerdos es mucho más que una mente sin recuerdos. Y puesto que los ángeles pueden cargar y descargar una mente con recuerdos igual que tú puedes cargar y descargar información de tus ordenadores, no me resulta ni siquiera un desafío intelectual especular con el tema de si el alma depende de una mente para dejar de ser alma, o de si los de arriba serían capaces de ubicar tu alma en un estado transicional, con una serie de ajustes simples que pudieran hacer. Estrictamente, sabemos que ni siquiera es –en principio- necesaria la presencia del Ajustador para que un ser vivo disponga de consciencia (1207.7).

Si en algún lugar de Urantia se dice que un alma sin ajustador nunca puede estar consciente, pues eso quiere decir que cada vez que el alma esté consciente, el ajustador «no andará muy lejos» J

Nada más.

Cualquiera se despediría de cualquier cosa que no sirviera ya para nada.

Pero te despides de lo que te despides.

 ¡Toda nuestra posibilidad de supervivencia y continuidad dependen de cómo hayamos dejado el alma! Los reveladores nos dicen que la supervivencia de nuestra personalidad depende de la supervivencia de nuestra alma, lo cual implica que NO es la personalidad «lo más importante» de nosotros toda vez que la vida aquí ha acabado.

ES EL ALMA lo más importante para tu supervivencia. Así que ¡ya está bien de desmerecer el alma!

Si ya se sabe que un alma bien formada no muere –es inmortal-, si ya se sabe que la mayoría de almas se quedan en el planeta aguardando fin de dispensación… ¿Por qué se tendrían que negar las excepcionales y espontáneas experiencias de contacto con un ser que esté en estado transicional? ¡Urantia no las niega porque ese ser no está cósmicamente muerto!

Hay dos cosas en ti que son invariables y perfectas; el ajustador y la personalidad. Todo lo que sale directamente de Dios es ya perfecto. Sin embargo, «tú» no eres perfecto, y eso quiere decir que, aunque «tu yo más real» sea personalidad, «lo que tú eres» no es ni personalidad ni ajustador, sino el fruto de ambos, cuando la personalidad despliega en el tiempo su voluntad a través de la mente. Y el fruto de ambos es el sistema dinámico alma.

¿Dudas de las capacidades del alma para decidir? Pues la página 1219 te dice que es precisamente en la muerte  y a partir de la muerte cuando el alma puede tomar decisiones finales.

(1219.1) 111:3.2 …Neither does the soul make final decisions until death or translation divorces it from material association with the mortal mind except when and as this material mind delegates such authority freely and willingly to such a morontia soul of associated function.

La excepción me favorece aún más; incluso en vida, el alma puede tomar decisiones finales si la mente material delegara libre y voluntariamente dicha autoridad al alma.

Durante la vida, y en base a aquello con lo que la personalidad se identifique, el yo con sus inestimables poderes de elección se han ido transfiriendo del sistema de mente material al sistema de ALMA moroncial, QUE ES SUPERIOR.  P.1232 – §5

¿Crees que el alma no es consciente de sí misma? 1219-3 te dice que la consciencia del alma es exactamente proporcional al crecimiento que haya podido experimentar en vida (el alma crece haciendo la voluntad de Dios)

¿Crees que el alma no posee en sí misma funciones de mente?

1219-3 te dice lo contrario.

¿Crees que el alma no siente? Ja ja… pues resulta que cuando mueres el alma es «TU ÚNICA» PARTE QUE SIENTE. (1219-5)

No por casualidad, las personas que niegan la posibilidad de contacto entre almas son las mismas que minimizan la importancia del alma o que «ponen de moda» teorías falsas como que las almas de los muertos, a donde se van, es a los mundos mansión.

Hala.

Tan panchos.

 

POSIBLE VISION DE REALIDADES MORONCIALES CON NUESTROS SENTIDOS ACTUALES

 

En la página P.1753 – §4  LU se dice que los controladores físicos adecuaron los sentidos de tres apóstoles para que pudieran ser testigos de ciertas transacciones a nivel moroncial que el Jesús humano realizaba con Gabriel y Melquizedec. 

También comentan ajustes que hicieron en los sentidos de vivos para que pudieran ver y oír al Jesús moroncial en su resurrección.

Y eso significa que lo pueden hacer, y además individualmente.

Y esto también significa que nadie debería descartar que esta posibilidad de ver realidades moronciales fueran un don excepcional permanente para algunas personas, y no sólo puntual.

Esto explica por qué, un día determinado, alguien «ve» el alma de una persona querida que los demás no ven.

Repito; los ángeles pueden «técnica» y «puntualmente» aumentar el rango de visión y de sensibilidad de los sentidos en un ser humano para hacerlo sensible a las realidades moronciales.

El alma es una realidad moroncial, y además inmortal. Es decir, en ningún momento deja de estar VIVA

El alma no deja de ser una realidad moroncial ni siquiera cuando está desensamblada respecto a sus antiguos componentes, ni siquiera cuando está inconsciente y ni siquiera cuando está «estática».

Realidad «viva» «siempre».

Nada de «molde», ni de «cosa», ni de «vehículo», ni de «automóvil».

Cuando un ser está en la frontera entre lo físico y lo moroncial, no es tan imposible que le percibas o le veas o le oigas porque tú también estás en esa frontera de alguna manera. Tu cuerpo es físico, y tu alma es moroncial.

El único «molde», «envase» o «cosa» que tenemos a nuestro alrededor será nuestro cuerpo físico en cuanto esté desprovisto de vida. El cuerpo físico sí que es un molde. Nuestra alma NUNCA. El destino que Dios reserva a nuestro cuerpo físico y a nuestra alma son absolutamente distintos. Y quien no entiende esto, no entiende el Libro de Urantia.

 

EN LA FRONTERA

 

Todas las experiencias extraordinarias de contacto se producen en la frontera. El que está en el plano material no puede dar «el salto» al nivel moroncial llevándose el cuerpo físico consigo, y el alma que está al nivel moroncial incorpórea no puede igualmente dar un salto y tomar otro cuerpo físico prestado.

Sin embargo, ambos pueden acercarse a la frontera.

Existen leyes de atracción a todos los niveles. Dos mentes que se pueden aportar conocimiento de común interés la una a la otra se atraen y dos almas que se aman o se podrían amar también se atraen. Puesto que tu alma alberga deseos de los que no siempre eres consciente y puesto que el alma del fallecido no ha dejado en ningún momento de estar viva, ya sólo se necesitan los permisos pertinentes y entonces el contacto se puede producir incluso con la sorpresa y posterior negación del intelecto del vivo incrédulo.

Cuando el diálogo entre mente y corazón es fluido, el uno no se extraña de lo que logra hacer el otro.

Cuando la razón y la mente no niegan los sentidos ni los sentimientos, el vivo no niega las experiencias de contacto extraordinarias; las percibe naturales.

Cuando el corazón y el alma no niega la razón y el análisis, el vivo distingue entre sensaciones y experiencias; criba sus percepciones para concluir.

Aquí, aparte de las limitaciones que tengamos impuestas, nos autolimitamos todo lo que queramos.

Y podemos negar intelectualmente la veracidad de nuestras experiencias más íntimas.

Somos libres.

 

EL SUEÑO PLÁCIDO

 

De la misma manera que unos padres hacen lo posible por que sus bebés duerman plácidamente… ¿No querrán los ángeles que las almas a las que guardan duerman su sueño también de la manera más plácida posible? ¿Qué hay de las muertes súbitas y accidentales que producen tal desasosiego en el alma que esta solo clama hacer saber a sus seres queridos que todo está bien y que no se preocupen? Hay quien dice que es imposible cualquier contacto porque sacan fuera de contexto un párrafo de Urantia que describe el proceso genérico (cuando no hay particularidades). Pero atendiendo a otros párrafos que también incluye Urantia, y considerando además el libro de Urantia en toda su magnitud, y depositando algo de fe en tantísimos testimonios de contacto que nos llegan de nuestros hermanos, testimonios con los que no ganan nada ni pretenden nada salvo exponerse al ridículo, pues ni se nos ocurriría dudar.

No perdamos de vista la obra en toda su magnitud, no extrapolemos de manera tajante y absoluta una frase que hemos leído descontextualizándola, no dejemos de leer escrupulosamente, no neguemos la consideración abierta y flexible de otras secciones que parecen contradecir las otras frases, como las del estado transicional o las posibles redefiniciones de «muerte» que puedan hacer los reveladores.

Tú ya sabes o deberías saber qué es lo más importante del Universo; que los humanos mortales se conviertan, por la fe, en hijos de Dios. Por el esfuerzo, en criaturas ascendentes. Por la espiritualidad, en Uno con una partícula de Dios.

Todas las reglas generales que puedan haber en el Universo que obstaculicen de alguna manera este objetivo o que parezcan impedir la conversión de esta potencialidad en una justa y misericordiosa actualidad, presentarán o acabarán presentando particularidades o excepciones, no importa lo sorprendente, no importa la movilización de las criaturas del Espíritu Infinito, no importa el simplismo que nos acarree el abrigo de una ciencia mecanicista.

Las corrientes del mundo no cambian las corrientes del Universo.

 

TRANSFERENCIA DE IDENTIDAD

 

Cuando se derriba una casa, lo mejor es hacerlo a la inversa de como se construyó. Como la gravedad no ha cambiado al tejado de sitio, se empieza por derribar el tejado.

En el desensamblaje del ser humano parecería que hay que plantearlo igual, y que habría que empezar desensamblando el alma, pues fue «tu última pieza». Sin embargo, se da una situación a tener en cuenta; durante la vida, la personalidad ha ido efectuando un gradual cambio en su identidad;

P.1232 – §5 … mortal personality, through its own choosing, possesses the power of transferring its seat of identity from the passing material-intellect system to the higher morontia-soul system ….

El alma representó el último elemento a agregar al ser humano, aunque aquella empezase siendo una semilla. Con esta transferencia de asiento de identidad efectuada a lo largo de tu vida, el alma no tiene porqué ser lo primero que se desensamble en la muerte. De hecho, cuando las esperanzas de supervivencia de la personalidad radican en las posibilidades de supervivencia del alma, el alma es lo último que se desensambla.

El alma es «tu pieza más importante». Por eso, fue lo último en aparecer en tu vida, cuando ya estaba todo preparado para ella, y es lo único que ni se va ni desaparece cuando termina el proceso de tu muerte.

 

PIEZAS DE PUZZLE

 

Somos capaces de creer en las teorías que, además de encajar las piezas, nos proporcionen imágenes completas. Que todo esté relacionado, que todo esté razonado y que sea coherente.

Lo siguiente se dice justo después de introducir el estado de ser transicional:

P.1233 – §5 This does not mean that human beings are to enjoy a second opportunity in the face of the rejection of a first, not at all. But it does signify that all will creatures are to experience one true opportunity to make one undoubted, self-conscious, and final choice. The sovereign Judges of the universes will not deprive any being of personality status who has not finally and fully made the eternal choice; the soul of man must and will be given full and ample opportunity to reveal its true intent and real purpose.

 

Este párrafo, en el contexto en el que está, es una prueba más de que hay estado de ser transicional antes del viaje a los mundos mansión. Porque ¿quiénes son los jueces? Los Avonales.

¿Dónde juzgan los avonales? En el planeta. Los Hijos Magisteriales juzgan en los planetas, no en los mundos mansión.

¿A quienes juzgan los avonales? A las almas durmientes y a los ascendentes vivos cualificados. ¡Jajaja!

 

***

 

P.1234 – §3 At death the functional identity associated with the human personality is disrupted through the cessation of vital motion. Human personality, while transcending its constituent parts, is dependent on them for functional identity. The stoppage of life destroys the physical brain patterns for mind endowment, and the disruption of mind terminates mortal consciousness. The consciousness of that creature cannot subsequently reappear until a cosmic situation has been arranged which will permit the same human personality again to function in relationship with living energy.

 

Una vez más, volvemos a ser escrupulosos en nuestra lectura.

Lo primero que nos fijamos es que este párrafo comienza con un “AT death”, «EN la muerte», lo que significa que estamos en pleno proceso.

Los patrones del cerebro físico se destruyen durante la muerte del cuerpo, lo que provocará que la consciencia material vaya a terminar. Pero ahora nos fijamos en que no se dice que ya no haya consciencia «hasta la resurrección» en los mundos mansión, sino hasta que se produzca una situación cósmica que permita a ese personalidad humana funcionar de nuevo en relación con energía viva. O sea, que podría haber más de una situación posible.

Bueno, pues pocos párrafos antes ya te había dicho el mismo revelador que una de esas situaciones cósmicas posibles era y es elevar el alma al estado de ser transicional. Lo prueba porque ya te dice que esa alma desensamblada del cuerpo ha de tomar una decisión con consciencia.

 

CASUÍSTICAS DE LA VIDA Y DE LA MUERTE

 

Igual que la vida comienza con un feto, pero nosotros nunca hemos sido un feto, la muerte comienza con la inactividad de la mente material –el cerebro-, lo cual no afecta aún al alma.

Igual que la vida cósmica comienza con el aterrizaje de la personalidad y el germen del alma, el proceso de la muerte cósmica se da cuando todo está desensamblado del todo; el alma ya no sólo está sin su anterior cuerpo y sin su anterior mente material, sino que incluso se han ido el capitán –la personalidad- y el padre –el Ajustador.

Si algo ha ido mal, si quien empezó a morir no estaba preparado para la muerte y sus posibilidades de supervivencia en el estado en el que está no están claras, entre su Ajustador y su ángel estudian la posibilidad de solicitar una prórroga. Llegan unos decretos que encargan ciertas operaciones que hacen que el mortal no pierda su consciencia, a pesar de estar desprovisto del cuerpo físico. La personalidad sigue eligiendo, y sigue sintiendo atracción o rechazo por todo aquello que ve y siente. Quizá está aferrado a alguien de su vida, o a una posesión, o a una incertidumbre. Quizá no está seguro de si querer continuar o no, ya que la vida que conoció en la carne fue especialmente difícil. Está en el límite entre lo físico y lo moroncial. No podrá quedarse siempre ahí, pues querer quedarse equivaldría a no querer continuar. En cualquier caso, se podrá proceder al estudio de «su verdadera intención» y «su real propósito».

Normalmente, alguna cuestión pendiente con alguien vivo se resuelve y el alma está ya preparada para descansar. Quizá el tránsito por la frontera haya durado sólo unos días, se tome la consciencia de que hay vida después de la muerte, algo en lo que no se creía, y se decide continuar, con lo que se entrega a la luz. Quizá su vida fuera terrible, y ello hiciera que él «creyera» que no quería vivir, pero ahora asiste a unas bellas realidades moronciales y sólo ahora se da cuenta de que una cosa era «el mundo» y otra distinta «la vida». La existencia sí que le gusta, y lo que siente es paz, con lo que su disposición ante su Creador ahora es diferente. Otras veces el apego a posesiones materiales es elevado. Tanto, que no le importa nada más, y aunque la luz del ángel esté cerca, esa luz no le interesa. Otras veces el miedo o el trauma por haber vivido un fin de vida terrible impide a estas almas descansar y existe un miedo «a todo».

La casuística de la muerte no es mucho más simple que la casuística de la vida.

 

 

COMBINACIONES JUEZ – AJUSTADOR

 

Tiene lógica que el ajustador se despida fríamente de la mente, al ser ésta una herramienta, pero no lo tendría que se despidiera fríamente del alma, su propia hija. El ajustador, siempre que haya una mente sobre la que poder influir si el sujeto le busca, será el primer interesado en dejar al alma en un estado «óptimo» para enjuiciamiento.

En estado de ser transicional se podrá poner a cualquier ser de quien se requieran decisiones para poder adjudicarse con propiedad su continuidad.

Los ángeles también esperan con gran interés las grandes formulaciones para poder incorporarlas al informe que será estudiado por «el juez», el hijo magisterial que decretará «el pase» de esa alma a los mundos mansión. El Avonal.

La conciliación es la siguiente:

El Ajustador es esencial para la repersonalización en los mundos mansión.

El Avonal es esencial «para dar al alma el pase» a los mundos mansión.

El Ajustador es libre de marcharse a Divinia justo en el momento de parada técnica de la mente material, que es lo que le mantenía aprisionado. Puede coger y pirarse. Llevándose, eso sí, lo referente a lo que hizo el mortal con su propia vida en la carne hasta su parada cerebral. Pero si él mismo promovió un decreto de prórroga, lo lógico es que se quede con el alma hasta su total descanso.

El Avonal, para poder adjudicar el alma, necesita disponer de la formulación consciente y positiva de que ese mortal deseaba continuar. Sólo adjudica a los que formularon «un sí consciente», y así, distingue a los que fallecieron aún pretendiendo plegar el Universo a sus antojos egoístas de los que aprendieron a amar la Realidad que su propio Creador les ofrece. Y así, da el pase o no da el pase.

Combinaciones teóricas:

  • El Ajustador espera en el mundo mansión y el alma ha llegado. El ser humano se repersonaliza en los mundos mansión, despierta de la muerte y continúa su singladura.
  • Ni el Ajustador aguarda, ni el alma llega. El ser humano fue «un pequeño desastre» en las elecciones que tomó en su vida. Pocas veces en su vida hizo la voluntad de Dios. Tan pocas, que su alma fue como un árbol que no prendió. Tal vez, pretendía continuar pero su identificación con el pecado resultó del todo inaceptable. En esta combinación, los Ancianos de los Tiempos decretan lo que se llama «extinción de la identidad de la personalidad».
  • El Ajustador espera en el mundo mansión pero el alma no llega. Difícil que la valoración del Avonal sea más acertada que la de la partícula divina. No me imagino este caso porque el alma necesitaba consciencia para tomar la decisión de continuar y para poder tener consciencia el libro dice que el alma no puede estar desajustadorizada.
  • El alma llega, pasó la adjudicación favorable del Avonal, pero el Ajustador no se presenta. Estos casos sabemos positivamente que se dan porque el libro lo pone explícitamente. No hay repersonalización tampoco ni supervivencia.P.1183 – §2 Thought Adjusters have no relaxation from the time of their bestowal until the day of their release to start for Divinington upon the natural death of their mortal subjects. Aquí se dice que los Ajustadores son liberados con la muerte natural de sus sujetos mortales. Pero ¿llamarías muerte natural a las muertes por accidentes en el tiempo que motivan la promoción del estado de ser transicional?Ellos lo ven todo desde la perspectiva espiritual, muchos humanos vemos todo desde una perspectiva material. Mientras que nosotros llamamos «muerte natural» a la separación completa del cuerpo del resto de componentes, puede que ellos llamen «muerte natural» a la separación completa del alma del resto de componentes.Lo que está claro es que el Ajustador se libera de su misión cuando la mente material deja de funcionar. Pero también Jesús en un determinado momento se liberó de sus obligaciones derivadas de su auto-otorgamiento en Urantia, ya hubo cumplido su misión para la que vino a este mundo, y aún así decidió voluntariamente terminar su experiencia hasta el final.

    ***

     

    P.1187 – §5 1. …There exists some very definite but unknown relation between the ministry of Adjusters and the ministry of personal seraphic guardians.

    Bien puede esto significar que después de liberarse de la mente material –el cerebro– y antes de abandonar el planeta, los ajustadores concretan con el guardián seráfico el estado en el que queda el alma y planean lo que sería más conveniente para dejarla preparada para el juicio.

     

     

VISIÓN AMPLIADA Y LEYES CÓSMICAS

 

Quizá por eso leímos el Libro de Urantia:

¿Queremos tener una visión ampliada de la vida? Entonces quizá debamos adquirir también una visión más abierta y ampliada de la muerte. No caer en el simplismo de que la muerte represente siempre lo mismo para todos. No caer en el simplismo de que al morir todos nuestros componentes se desensamblen instantáneamente y sin excepción.

La muerte no es ninguna explosión, sino un tránsito ordenado, estudiado y particularizado igual que los comienzos de tu existencia fueron ordenados, estudiados y particularizados.

Tu personalidad no vino a cualquier biología ni en cualquier momento, tu ajustador no vino a cualquiera mente y tu personalidad no tomó decisiones que conformaran cualquier alma.

De manera similar, no cualquier muerte hará que tu personalidad desintegre de la misma manera, el Ajustador no se separará de tu alma en cualquier momento, y tu alma no se irá a dormir en un momento fijo sino cuando se pueda y se tenga que ir.

Hay cosas que sí se pueden afirmar que son exactas; el Ajustador llegó cuando tomaste la primera decisión moral, no antes ni después.

El ajustador se despide de la mente cuando ésta deja de funcionar. Ni antes ni después. Pero los reveladores dicen de la mente. No dicen ni de ti, ni de tu alma, ni de otra mente que todavía te posibilite decidir.

***

 

Cuando los seres humanos hacemos una ley, están los artículos genéricos que han de cumplirse. Pero al final de la ley, y formando parte de la ley, hay disposiciones adicionales, disposiciones transitorias, disposiciones finales etc, que están destinadas a las particularidades que puedan acontecer en el espacio y en el tiempo y que, por tanto, exijan aclaraciones de aplicación de esos mismos artículos descritos para casos especiales.

En THE PHENOMENON OF DEATH – P.1229 se citan tres tipos de muerte que «allí arriba» consideran posibles en los humanos.

Está la muerte provocada por la disfunción en lo mental, está la muerte provocada por la disfunción de lo espiritual, y está la muerte provocada por la disfunción de lo físico.

Son tres tipos de muerte cósmica, excluyentes entre sí, que cierran todos los casos pero no incluyen todas las particularidades. Lo hacen para que veamos hasta qué punto la muerte cósmica del ser mortal puede ser considerada cósmicamente diferente a lo que nosotros llamamos «muerte».

Una de las muertes citadas es la muerte fisica, la común, la estándar (P.1230 – §2) , y que se sucede secuencialmente y casi de inmediato en lo que nosotros llamamos muerte natural. Pero la página 1233 de Urantia, es decir, sólo tres páginas más adelante, es como una disposición adicional de la muerte física, contemplando particularidades a tener en cuenta, pues en este mundo resultan ser frecuentes los casos especiales. En P.1233 – §2  el mismo revelador te introduce hasta donde les es permitido en la muerte accidental y en la muerte de quien vivió con grandes privaciones, donde el alma no ha tenido tiempo para enfrentarse a la cercanía de la muerte estando todavía ensamblada al cuerpo físico.

Aquí, lo que se detalló para la muerte física general se acaba también cumpliendo, y por eso estos casos pueden ser considerados particularidades al tipo de muerte natural. No son excepciones en el fondo, sino particularidades a la norma general. Aquí te están diciendo que el lapso que hay entre cerebro inutilizable y alma inconsciente –completamente dormida− puede abrirse significativamente, y en lugar de tratarse de unos segundos o unos minutos puede tratarse de verdaderos días o meses o… lo que haga falta. Aquí el muerto no es desensamblado del todo porque tiene todavía cosas que hacer. Hasta que no decida cosas que todavía tiene que decidir.

Es un estado especial, presentado por primera vez en todas las enseñanzas y que se denomina «estado de ser transicional». Sólo gracias a ello, el alma puede tomar decisiones claves para su supervivencia en casos de muerte súbita… cuando «todavía» no estaba preparada para morir.

Y es aquí donde no sólo las agencias celestiales ayudan, sino que Dios permite a algunos humanos vivos –con cuerpo- ayudar a decidir a estas almas desorientadas. No a obligarlas a que decidan algo en particular, sino ayudarlas a decidir.

En cambio, desde la óptica de los que duermen, duermen para despertar en el primer cielo. Desde la óptica exterior, duermen a la espera de adjudicación. Y es con estas almas mayoritarias con las que no se puede establecer ni comunicación ni contacto.

 

 

MUERTE POR FASES

Esto es LO ÚNICO de lo que podemos estar seguros que sucede ante lo que nosotros certificamos «muerte»:

  • Que el ser humano está desensamblado del cuerpo físico.
  • Que el cerebro no opera más. Lo que no conlleva que no puedas hacer uso de «otra mente». El cerebro era «sólo la componente física de la mente material»
  • Que el Ajustador queda «liberado» de su cometido, responsabilidad y misión de habitar en la mente material del hombre. Lo que no conlleva la «obligación» de abandonar el alma.De lo siguiente es de lo que podemos estar seguros que TERMINA PASANDO a todos los que mueren, más pronto o más tarde, siempre que no hayan sido trasladados a los mundos mansión directamente, ya sea instantáneamente o ya sea «una vez que se han resuelto todos sus asuntos»:
  • Que tu alma duerme totalmente inconsciente a la espera de adjudicación, desensamblada del todo, sin personalidad, sin ajustador, sin hacer contactos con tus seres queridos.Pues bien, ENTRE UNA FASE Y OTRA, casi todo son especulaciones; Urantia dice brevemente que puede haber estados del ser –de nuestro ser− especiales y prórrogas especiales justo en la frontera.No te inquiete imaginarte desensamblado parcialmente. Aunque vayas como una bala a descansar, tendrás que cruzar la frontera entre lo físico y «lo sólo moroncial» de todas maneras, así que habrá un momento en que antes de caer en la inconsciencia sigas consciente.No te inquiete la muerte, porque ya tuviste épocas de todas formas –al comienzo de tu vida- en el que tampoco tenías todos tus componentes y no pasaba nada, ja ja…Y no te inquieten los fantasmas, porque los muertos no se pueden aparecer.Textualmente.

    Repito; textualmente.

    Los muertos… no se pueden aparecer ante nadie.

     

     

HERMANOS PSÍQUICOS

 

La mitad de las personas tienen a lo largo de su vida alguna experiencia de contacto con otras almas incorpóreas. Generalmente, otras almas con las que les unió un gran vínculo emocional. Familiares, amigos. Los escépticos niegan la veracidad de la experiencia o lo adjudican a algún juego de su propia mente. Bien, estas personas se pierden el beneficio de lo que la experiencia, correctamente integrada en sus vidas, les podría haber aportado. Muchas otras SABEN que su experiencia es auténtica. Yo digo a esas personas que no desconfíen de esa experiencia. Fue auténtica y Urantia no las descarta. Sólo hay que leer tan escrupulosamente como los reveladores escrupulosamente eligieron sus palabras.

Ahora bien; hay vivos que están dotados del don de percibir otras almas. Para ellos estas cosas no son excepcionales, sino su día a día. No ven las que ya están profundamente dormidas y descansando. Sienten las que discurren por el plano astral, justo en la frontera, y sienten su estado anímico. La mayoría de esas almas que perciben tienen en común cierta desorientación. Cuando estas almas desorientadas se encuentran con un vivo «de carne y hueso» capaz de empatizar con su estado, experimentan consuelo.

Pero si se topan con un vivo capaz de ayudarles, se pueden animar a tomar decisiones.

¿Cómo se traduce esta ayuda más concretamente? Les ayudan a hacer lo que no hicieron en vida; plantearse su propia existencia, dejar de aferrarse al mundo, a posesiones materiales o a vínculos con vivos que no quieren abandonar. Les ayudan a tomar una decisión que es cósmicamente esperada o a creer. Las almas que finalmente aceptan este «más allá», este tránsito, acaban tomando la decisión de continuar o no, y entonces ya es el momento de entregarse a su ángel. Se introducen en «la luz», y esta criatura abandona la frontera entre lo físico y lo moroncial en la que estaban. Experimenta ya la verdadera «muerte cósmica», donde su alma ya es del todo desensamblada del resto de componentes, y solo descansa inconsciente aguardando su despertar.

Algunos de estos psíquicos que nos rodean niegan sus dones, hasta el punto de que no saben qué hacer con ello, otros aceptan los dones y empiezan a tratar de hacer algo positivo con ellos.

NI SE TE OCURRA decirle a un lector con dones psíquicos que Urantia niega los contactos con almas. Los psíquicos son precisamente uno de los colectivos que MEJOR PODRÁ APROVECHAR toda la sabiduría global encerrada en Urantia para ser capaces de intervenir idóneamente en toda situación de contacto que se les presente en sus vidas ordinarias. No descartes los dones que Dios de a otros, ni los menosprecies cuando sean usados generosamente, sin buscar ningún lucro.

Esta teoría concilia Urantia y testimonios recurrentes.

Lo que haga encajar piezas será verdad.

Revelación de Verdad para los buscadores de la Verdad de esta época.

En otras épocas de una humanidad más madura, se revelarán más detalles, y aparecerán otros nuevos procesos de los que los reveladores no nos puedan explicar todo.

Sea como sea, siempre habrá algo para lo que la gente aún no esté preparada para conocer.

Cuando un Reino es inmenso en peculiaridades, la frontera entre dos Reinos acoge las peculiaridades de ambos y genera otras nuevas.

Riqueza sin límites.

Balanza Cósmica.

 

 

LO ÚNICO QUE NO ESTÁ EN LA FRONTERA

 

En realidad, lo único de todo este asunto que NO está en ninguna frontera entre lo físico y lo moroncial es el alma desnuda, el alma que completó todo el tránsito de la muerte, el alma que ya está desensamblada de todo lo demás y que espera plácidamente dormida el despertar en el primer cielo. Es esta alma desnuda la que no se puede comunicar, la que está inconsciente y la que no hace nada. El juicio de que fue o será objeto al final de una dispensación le resultó o le resultará transparente. No habrá de ser «despertado» para «declarar nada». Se recopiló suficiente información veraz durante su existencia consciente para que dicha alma pueda ir al lugar que le corresponde en justicia del universo.

Esta es el alma de quien ha completado su propio proceso de muerte.

Quien empezó a morir pero no duerme está en la frontera, y tú también estás en la frontera porque estás en un cuerpo físico pero tu alma no ha dejado nunca de ser lo que siempre fue; una realidad moroncial sobre la cual tu personalidad ha ido transfiriendo paulatinamente el asiento de tu propia identidad.

El que ambos, «vivos completos» y «vivos incompletos» sean capaces de desenvolverse en la frontera es PRECISAMENTE lo que posibilita que las almas de unos y de otros puedan establecer algún tipo de contacto de forma excepcional y cuando el vínculo que les une es el poderoso amor.

Para la mayoría de los vivos, estas experiencias resultan del todo excepcionales y suelen ocurrir cuando alguien querido fallece y no se habló todo lo que había que haber hablado. Terminar de resolver lo que quedó pendiente permite a todos descansar.

Normalmente, los sentidos de los «vivos» no ven las realidades moronciales. Los ángeles pueden reajustar temporalmente los sentidos de los vivos para ver o sentir alguna realidad moroncial que ellos desean sentir aunque sea inconscientemente.

Y esta es la razón por la que tú puedes tener estas experiencias –a nivel del alma tú también deseaste estos contactos- pero después en tu mente puedes negarlas –instalación de prejuicios-.

 

RESUMEN:

 

De los tres tipos de muerte que hay -intelectual, espiritual, o física-, la física es la única que los humanos creemos conocer, pues sólo vemos la primera fase; el desensamblaje del ser con el cuerpo físico.

Vamos a presuponer que el muerto no procede directamente a los mundos mansión (pocas personas lo logran en estados planetarios que no son Luz y Vida)

La muerte física comienza cuando el cerebro deja de funcionar. Pero es certificada cósmicamente cuando el ajustador abandona a su hija; el alma, que es tu yo moroncial.

Si la muerte además de física es natural, lo normal es que esos dos momentos sean consecutivos.

Pero lo raro sería que en un mundo anormal la muerte fuera normal. Nos es indicado que hay muchas cosas que rodean el proceso de la muerte que no nos pueden revelar.

Cuando la muerte es accidental y el muerto no ha tomado aún ciertas decisiones que se han de tomar con voluntad (personalidad) y con plena consciencia (ajustador) y que se necesitan para que el futuro juicio planetario de las almas sea del todo justo, se nos concede misericordiosamente una prórroga y se nos pone en un estado de ser transicional, justo en el límite entre lo físico y lo moroncial, en el que podemos aún conservar consciencia y formular el deseo de continuar nuestra existencia en el cosmos.

Este contexto es el único posible en el que pueden tener lugar experiencias de contacto con otras almas de seres queridos, lo cual no implica ni significa la comunicación acostumbrada que el ser humano completo disfrutaba en la carne.

En el estado de ser transicional no estás, en realidad, muerto.

Cósmicamente no.

No estás aún muerto cósmicamente porque tu mente aún no se ha destruido. Y, por tanto, lo que se diga en todo el libro de Urantia sobre las imposibilidades del estado de muerte –muerte cósmica- no se aplican todavía.

Sólo estás desensamblado del cuerpo (cerebro, que no mente, incluido).

Y por eso, cada vez que tanto los reveladores como Jesús han dicho que los muertos no vuelven para comunicarse con los vivos han tenido toda la razón y lo han dicho con toda propiedad..

Una vez que el ser en estado transicional toma las decisiones y se queda tranquilo, acepta el abrazo del ángel portador de luz, se despide de su ajustador y dicha alma se sumerge en la inconsciencia hasta el nuevo despertar, cumpliéndose, como en el resto de almas que durmieron prontamente al morir, todo cuanto se dice en el libro de Urantia sobre las imposibilidades de estado de muerte.

Alma no muerta, pero sí totalmente inerte e inconsciente.

Desnuda e inmersa plenamente en el plano que le es propio, que es el plano moroncial, y alejada pues de la frontera con lo físico.

Superado favorablemente el juicio de dispensación a cargo del Avonal, el serafín transporta el alma durmiente a los mundos mansión y allí, el alma sólo necesita que esté presente su ajustador para resucitar y recuperar la consciencia, continuando así su participación en el plan cósmico del Padre Universal.

 

David Carrera Ibáñez

 

 (1233.3) 112:5.7 If ever there is doubt as to the advisability of advancing a human identity to the mansion worlds, the universe governments invariably rule in the personal interests of that individual; they unhesitatingly advance such a soul to the status of a transitional being, while they continue their observations of the emerging morontia intent and spiritual purpose. Thus divine justice is certain of achievement, and divine mercy is accorded further opportunity for extending its ministry.

 

 

Anuncios

Una respuesta a “«Almas en la frontera» (Pensando lo transicional a partir del libro de Urantia, por David Carrera I.)

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. buenisimo todo el tema, muy buen analisis, coincido con todo lo que dices. desde que leo el libro de urantia me hacia esos cuestionamiento y habia llegado a conclusiones parecidas estoy de acuerdo contigo. me has aclarado tambien muchas cosas que tenia confusas. gracias., te felicito por tu blog.. saludos. nubia aldana. correo electronico : colombiano1963@hotmail.com. estoy en barranquilla colombia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: