El aborto: ¿por qué es tan problemático?   Leave a comment

imagen flores

Leyendo la revelación de Walsch sobre la muerte, es decir, sobre la vida eterna («En casa con Dios», que llamaremos ECCD), creo que podemos dar más pistas aún sobre el porqué de la intensidad dramática de todo lo que vivimos y sentimos con el aborto, e incluso quizá en general con muchas de las muertes tempranas.

Podemos con esto intuir más cosas sobre por qué todo esto provoca tal desazón…, aparte de por lo obvio de lo dramático y “sensible-corporal” que puede ser esto en sí (el extirpado de un hijo).

Mucha atención por favor con lo que diremos a continuación, que es el meollo del asunto, y que es en gran medida una de las claves del mensaje de ECCD (sobre nuestra total libertad a la hora de “aceptar nuestra muerte”):

Nuestras “almas” pueden elegir volver a vivir en el mismo cuerpo, aunque este haya parecido morir en la realidad recién pasada. Es decir, estas almas volverían a vivir en ese mismo cuerpo en una realidad paralela que se actualiza inmediatamente tras decidir volver a vivir.

Hay que recordar que el universo surge de nosotros, que no está “fuera de nosotros”, y que por tanto “nosotros” somos algo que no podemos comprender, sino solo ser: “Mente”…, y además “Mente” en una “Unidad de amor” menos comprensible aún… pero vivible y recordable aquí, en nuestro estado mental de separación… que todavía es el usual.

Como sabemos, gracias a esa Unidad de amor, existe toda posible creación, y en concreto estas distorsiones físicas más o menos “bellas” en las que vivimos ahora…, y donde jugamos aún a “ser miedo” para experimentar el Amor desde “fuera”.

Es decir, nuestras personalidades, si no están satisfechas o completas, vuelven tal y como estaban antes de “morir” su cuerpo a una realidad planetaria equivalente y al “mismo cuerpo” (en una tierra paralela, en una historia paralela)…, es decir, vuelven tal y como fueron concebidas materialmente en una historia personal material (breve o larga).

Esto ocurre una vez que visitamos las 3 etapas de la muerte, al final de estas etapas… en ese “mundo sin tiempo”, o más allá del tiempo… que parece ser nuestra Realidad Mental, la que inmediatamente “sigue” a nuestro habitar en lo físico como almas que viven intensamente la ilusión de “ser básicamente un cuerpo”.

Es decir, la muerte no es obligatoria, uno puede morir, en la condición que sea, y ocurrirá que, si no está satisfecho o no se siente “completo”…, entonces su personalidad elegirá “volver” a alguna realidad paralela donde poder realizar sus planes (es decir, podrá volver a hacer surgir de Sí Misma esa realidad, y con el acuerdo de Unidad con las demás almas que estén soñando esto por ahí, y con todos los agentes espirituales involucrados en ese “mecanismo”…).

Regresamos por tanto a una realidad paralela, donde seguiríamos en ese mismo cuerpo tal cual estaba antes de morir.

Y, claro está, este regreso lo haríamos hasta conseguir cierto estado de satisfacción o compleción, de acuerdo con Nosotros Mismos en el nivel del alma… de acuerdo a lo que hemos venido a realizar y constatar a “lo físico”, en tanto que se trata esencialmente de un “darnos cuenta de Quien Realmente Somos”.

Podemos observar otra obviedad: vemos con esto que parece obvio el papel de la vejez, en cuanto deterioro…, el papel que cumpliría hasta ahora esta vejez: quitarle motivos a la decisión de volver… de volver al mismo cuerpo… quitarle sentido al regreso con ese mismo cuerpo, para realizar así los “planes del alma” (esos planes que, al ser la “manifestación de lo espiritual”, no precisan de ninguna forma en particular).

Hay que recordar que nuestro estado natural, o nuestro “siguiente estado más natural”, es de cierto modo uno “sin tiempo”…, o al menos existe de entrada como otro tipo de tiempo.

Entonces, tenemos el caso de las almas que, ya en la misma concepción de un nuevo bebé (e incluso antes de que los padres lo conciban), pueden estar ya familiarizadas con el entorno físico que habitarán en su vida como cuerpos físicos, en una nueva aventura física.

Puede que estén ya familiarizadas por tanto con lo que va a ser su “sueño”… el “sueño de universo” que van a hacer surgir de ellas, de Sí Mismas… junto con sus padres o acompañantes… claro está…, y junto al resto de seres, de elementos y “sociedades”.

Así que quizá en muchos casos ocurre que las almas de los padres desdoblarían automáticamente su Yo (su Ser) en más “yoes paralelos”.

Esto ocurriría como simple “resultado automático” de la elección por abortar (ya que somos creadores mediante nuestras decisiones).

Esto ocurriría, además, claro está, en compatibilidad con la elección previa reciente de concebir una nueva vida física… una elección realizada como acuerdo “espiritual” en ese “otro tiempo” sin tiempo…, en niveles digamos que “muy profundos” de nuestro “espíritu en unidad”.

Los Yoes, las almas de los padres, se verían por tanto “más desdobladas” aún, y como siempre sin esfuerzo, aunque ellos quizá noten algo cuando se crean estas grandes bifurcaciones de las ramas del Árbol del Alma.

Y esto ocurre para poder satisfacer el deseo de ese alma que iba a venir, que iba a ser concebida en lo físico… y que ya habría “ganado” por tanto su derecho a “seguir en el mismo cuerpo”, pues una vez vivos en una realidad física, insistamos, hemos dicho que ocurre esto según ECCD:

tras fundirnos con la Esencia de nuevo (en un enésimo ciclo) se nos plantea:
– si deseamos continuar más allá de esta fusión (o “baño” de Esencia…),
– o bien si deseamos volver al mismo cuerpo.

Podemos comentar que tras ese “baño de esencia” en el centro de nuestro Ser… en el centro de Todo…, y si decidimos seguir el viaje hacia el ámbito espiritual…, nos espera un “trabajo” espiritual en niveles de existencia que no podemos comprender ahora, pero que son digamos que la otra cara de la moneda de lo físico.

He aquí por tanto la plena libertad de la creación.

Todo se deriva del mero “mecanismo” de “ser hijos de Dios”, es decir, ser creadores eternos.

Si no queremos morir, no morimos –así de simple.

Entonces, es lógico que esas almas “abortadas”, si ya han aterrizado en su entorno físico “con toda el alma” (es decir, con más o menos apego…), si han “aterrizado” en una nueva realidad física y familiar-social como almas con todas las consecuencias que tenga el hacerlo… entonces… si luego ven la muerte temprana de su cuerpo (por ejemplo debido a un aborto)… cuando se vuelven a enfrentar a las etapas de esa transición creativa que llamamos “muerte”, y tras la última de ellas, tienen la opción de continuar en lo físico –de elegir volver a la MISMA realidad física si no se sienten completos todavía.

Pero insistamos: no vuelven como “fantasmas”, sino a una realidad paralela y completa, donde poder expresarse plenamente como el mismo cuerpo que tenían…, aunque la historia cambie poco o mucho (cambiando quizá algo su pasado… y por supuesto el futuro).

Y entonces, por cierto, quizá el fenómeno de los fantasmas es en parte simple resonancia de esas elecciones y de esas “mezclas” en el nivel del alma… esas elecciones y mezclas que se tuvieron que dar tras ciertas muertes bruscas o fuertemente no aceptadas… con todo el conflicto de desdoblamiento que hay entre todas las almas que viven el evento y que tienen que desdoblarse sí o sí para poder alojar en otra realidad física al alma que no acepta su muerte.

Volviendo a nuestro asunto: esto parece lógico pensar que sería lo que ocurre a menudo…: que muchas almas elegirían regresar a una realidad normal completa… ya que puede que estén muy apegadas a su entorno familiar en un nivel “profundo” del alma, por todos esos “apegos muy acordados” o compartidos en ese “nivel” del alma familiar… y que incluirán tantos elementos de resonancia genética, social, etc.

Así que el Yo de los padres se vería más desdoblado aún… desdoblado en más “yoes” de los que ya de por sí estamos desdoblados de forma natural debido a las consecuencias de nuestra creencia en la separación, de nuestra “creación de un yo separado” con una interpretación miedosa de la separación… que es lo que venimos a experimentar aquí.

Parece pues que, en grandes decisiones como estas, a veces es como si se abrieran universos paralelos, y por tanto nos iríamos dividiendo más y más, como ramas de un mismo árbol-Mente.

Recordemos que nuestros Yoes, con más o menos dificultades, son esas almas que albergan a su vez “yoes” separados para realizar “planes del alma”… y el asunto está en tratar de ponérnoslo lo más fácil posible para que estos planes se sintonicen y realicen desde el Origen.

Así que este sería uno de los motivos de por qué está tan emocionalmente cargado el aborto: hay quizá “yoes” nuestros en universos paralelos que SÍ tuvieron esos hijos… y que, por ejemplo, quizá debido al hecho de verse forzados a cuidarlos, es decir, a “darse” a sí mismos a esos hijos… de cierta forma estos yoes se llevan mas “energía” a esa rama paralela (pues DAR es RECIBIR).

Entonces, lo que se resiente en un aborto es esa inmensa pérdida (división, separación interior), sentida por los egos adultos.

Como en cualquier muerte o pérdida, quien realmente sufre es “el ego” de los que se quedan aquí… pues no existe la pérdida en la Realidad.

Se resiente pues nuestra sana autoestima… la que tenemos como esa intuición profunda que nos dice que no queremos desdoblarnos más, sino ser lo más “Uno” posible, lo más Unidad posible con Nosotros Mismos, con el alma, para realizar los “planes” del Origen (felicidad sin condiciones) a través de los marcos que el alma se da según sus planes, en su nivel.

Entonces, ¿qué pasaría con las almas de los bebés abortados?

Por un lado supongo que quizá la mayoría no desarrolla mucho apego…, o que vienen ya “avisadas”.

Estas almas experimentarían “la muerte” como esa experiencia maravillosa que es (como nos cuenta ECCD), y quizá la experimentarían con menos motivos de conflicto aún que el alma de un humano adulto…, pues las almas que fueron a re-crearse como esos bebés y que luego son abortadas no habrían desarrollado o no habrían revivido las historias personales que tenemos aquí…, a las que tanto nos apegamos… llegando a derivar en todo este enorme apego al cuerpo concreto que tenemos a menudo de adultos, y por muy viejos que estemos.

O por contra, quizá el “grito del alma” sea muy fuerte en un primer momento (el grito, el ansia de realizar los “planes de realización del alma” en lo físico)…, y eso es lo que sentiríamos los adultos, y lo que interpretamos a veces con culpa más allá de la culpa natural, biológica.

Y quizá sea por cierto ese “grito del alma” lo que sentimos en nuestro propio nivel del alma cuando sentimos apariciones o percepciones fantasmales… y entonces, cuando pasa eso, de cierta manera las mentes se sintonizan ahí… y dependiendo de nuestro modo de interpretar y de las conexiones que no vemos y que están en el nivel del alma…, puede ser que atraigamos o incluso que “dialoguemos” un poco con “otras almas” en una realidad transicional momentánea…, puede ser que nos “comuniquemos” con mejor o peor interacción con partes “no sanadas” de “otra alma”… de otra alma que en realidad estaría, como todo estamos, en muchos sitios a la vez.

Para tratar por tanto con el aborto, es decir, con la culpa artificial asociada al hecho del alma que supone el aborto (y no con la mera culpa natural biológica, la de “extirpar” un cuerpo)… debemos quizá saber que:
– los planes del alma se están igualmente realizando…,
– que como siempre en general estos planes hay que supeditarlos a la felicidad aquí y ahora, la felicidad real, que es el verdadero plan original…
– y que esa alma ha “encarnado”, si ha querido, en el mismo cuerpo en que “estaba”…, y que, por tanto, “nosotros” –nuestro Yo– está en una realidad paralela viviendo más directamente con ella, etc.

Entonces, vayamos un poco con el tema religiones. Por una parte, lo que las religiones dicen sobre el aborto sería en gran medida “demagogia” y maniobras propagandísticas para hacer adeptos.

Pero, por otra parte y como siempre, siempre es útil y siempre hay un “porqué” en cómo suceden las cosas, pues, al utilizar el aborto, están haciendo una gran señal para indicar como siempre la relevancia de la “esfera” espiritual.

Las religiones cumplen, como sabemos, un papel esencial en este sentido desde siempre, claro está, y ya sea que lo hagan “mejor” o “peor”… pues, pese a que ellas se conviertan en “más problemas” (por todo lo que parecen separarnos a nosotros los humanos de nosotros mismos… a los humanos de sí mismos, debido a las consabidas luchas políticas que distorsionan lo religioso… al existir esa diversidad de religiones asociadas caóticamente a una historia política)…, pese a que se sumen más bien en el lado de “los que crean problemas”… al menos esos ámbitos religiosos son los que nos hemos dado donde poder siquiera tratar del importante ámbito de lo espiritual –que es el motivo por el que estamos en lo físico, ya que aquí venimos a constatar, realizar, experimentar, Ser…, lo que “conocemos espiritualmente”… es decir, esos “valores” que Somos como Conocimiento, en un Reino que no entendemos.

Así que, como siempre, primero hemos de agradecer lo que vemos y aceptar, porque las religiones utilizan el mundo como pueden (y por tanto expresan “buenas intenciones” en él de la manera en que pueden en ese momento), y así, al menos, entre todos nos damos la posibilidad de no simplemente rehuir sin más el “asunto espiritual” sobre nuestro origen verdadero, que no es este universo físico.

Y es que “hay que” hacer algo con los aparentes “conflictos profundos”… y cualquier cosa o cualquier tradición es algo siempre digno de apreciar y de aprender a apreciar… pues nos iba valiendo mientras vamos unificando la mentalidad de toda la humanidad hacia nuevos conceptos sobre la Vida — es decir, nuevos conceptos sobre Dios, pues la vida no nos la hemos dado nosotros a nosotros mismos, sino que viene de una realidad original, donde realmente estamos.

Así que en unos casos quizá esas “almas abortadas” tenían pocas proyecciones de expectativas, y poca identificación con una historia personal en un cuerpo concreto… y quizá ellas pasan por “la muerte” de la manera que dijimos: como la experiencia maravillosa que es… si es que se habían dejado concebir aquí… y si es que habían acordado recibir “la vida” de esos padres.

Los padres, al haber aceptado por un lado la concepción, es decir, al haber aceptado cierta “unión espiritual” con esa alma a la hora de realizar “planes físicos”…, y al haber aceptado por tanto cierta “unidad de propósito” en la “manifestación fisica”… los padres… se desdoblarían automaticamente en el mismo momento de abortar.

De ahí que veamos que sale a relucir una vez más el “mensaje básico espiritual”, el tan recalcado en el curso de milagros: el de que el único “pecado” es el de la separación/división de nosotros mismos con respecto a nosotros mismos, y que todo conflicto se deriva de cómo vivimos esa separación…, de cómo la interpretamos (y, en este caso, se ve quizá más claramente aún que la separación es dentro de Uno Mismo… y que el único problema es de aceptación de Uno Mismo).

Como siempre, nadie sería “víctima”, sino todos “puros creadores”.

Quizá, si habéis tenido la experiencia de algún aborto, podéis ver que esto es más o menos así, que sucede esto. Yo veo que puede ser así por mi experiencia, y tras haber leído materiales revelados como los de Walsch.

Así que, por todo esto y por lo que hayamos ido viviendo o leyendo, sabemos que CREAMOS lo que CREEMOS.

Sabemos que lo que creemos nos hace percibir las cosas de una manera, y esto nos hace decidir lo que decidimos.

Y, por esas decisiones/frutos, nos conoceremos… nos autoconocemos, es decir, conocemos lo que creemos (al interpretar los eventos, pues entre todos nos proporcionamos estas “ocasiones físicas” de “interpretar eventos”).

Y por tanto, vamos experimentando un marco de separación elegido, que enmarca nuestros diversos “niveles” aparentes… esos niveles que venimos aquí a lo físico a experimentar como separados, aunque realmente no lo estén.

Estos “niveles” terminan dando, claro está, esas grandes divisiones entre “cuerpo”, “mente”, espíritu, etc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: