Comentarios (16): lo físico no es “malo”. El “yo soy” y sus piruetas. Hacerte tu idea. Tu práctica de deshacimiento interior. Previsiones infernales sobre los demás   Leave a comment

imagen florÍndice:

I. T3:10
II. T3:13
III. T3:13, 2
IV. T3:14
V. T3:15
VI. C1
VII. T3:16

 

____
__

I. T3:12

Hemos asociado lo físico con el mal, así de simple.

Así que en este delicioso y breve capítulo va a zanjar una vez más esta cuestión del “mal” y del “bien”, en cuanto a esa asociación profunda de “lo físico” con el “mal”.

También nos va a hablar brevemente de esta secuencia de “pasos” en lo que podríamos llamar “el desarrollo de la Consciencia”… en un desarrollo fuera del tiempo… que el capítulo llama “pasos de la creación” (y siempre recordando que esos “pasos” no serían comprensibles temporalmente).

En esta secuencia, la palabra “discernimiento” (un simple “percatarse” digamos que “más profundo”…: “awareness”), la usamos para significar algo “previo” a la “consciencia”.

Y la flecha significa “precede al”:

El discernimiento → (precede al) → YO SOY (cuando digo “yo soy”, diríamos que “discierno la consciencia”) → Yo o Ser (en unidad) → yo personal (que lo hace equivaler al “yo físico”).

Recordemos que de cierto modo ya hemos separado el “yo personal” del “ego”. El ego, como la “suprema falsedad”…, no tendría nada que ver con esa esencia que llamamos “personalidad”:

«12.8 Volvamos por un momento a la elección que se hizo para la experiencia humana, la elección de expresar quien tú eres en el ámbito físico. Antes de elegir realizar esa expresión, tú no eras “mejor”, ni tenías más “razón” que ahora. Tomaste una decisión congruente con las leyes de la creación y con los pasos de la creación ya mencionados. A partir de esta elección, siguieron muchas experiencias. Algunas de estas experiencias eran el resultado del miedo y otras del amor. La elección de expresar quien tú eres en términos físicos no fue una decisión que resultase del miedo, sino del amor. Por tanto, un yo físico no es algo incongruente con las leyes de Dios o de la creación. Es simplemente una elección.

» 12.9 La vida del yo físico se convirtió en una vida de sufrimiento y lucha solo porque el yo físico o personal se olvidó de que existe en relación, y se consideró algo separado y solitario. Con este miedo, creó un yo del ego que, debido a que surgió del miedo, no concordaba con las leyes del amor o de la creación. Al saber que existía en un estado no congruente con las leyes de Dios, convirtió a Dios en un ser temible, y prosiguiendo así, fue incapaz de liberarse del ciclo del miedo.

» 12.10 En toda la creación, ¿podría darse un paso más grande que el de un yo físico capaz de elegir expresar el Yo dentro de las leyes del amor? Un yo físico capaz de expresarse desde la casa de la verdad de maneras congruentes con la paz y el amor, es el siguiente paso de la creación, el renacimiento del Hijo de Dios conocido como la resurrección.

12.11 Aunque esto parezca significar que pueden ocurrir errores en la creación, recuerda que la creación trata de cambio y crecimiento. No existe lo correcto o lo incorrecto en la creación, sino fases de crecimiento y cambio. La humanidad está pasando ahora por una fase tremenda de crecimiento y cambio. ¿Estás preparado, estás preparada?»

II. T3:13

Pasamos de creencias a ideas con “la práctica”, es decir, concibiendo desde nuestro interior.

“Ideas” tiene que ver con “hacerte tu propia idea” sobre algo… es decir, que venga de “tu centro” –una vez reunimos corazón y mente.

Esto está en nuestro lenguaje cotidiano: no nos “hacemos a la idea” de algo realmente hasta que lo vivimos o nos lo apropiamos de algún modo en la experiencia… re-creándolo.

Así que podríamos decir que, lo que venimos a hacer aquí, a lo físico, es:
“hacernos a la idea” de nuestro Yo en Unidad, dejando que nos abrace… re-creando a ese Yo o Ser que ya está ahí dentro de todos, en todo.

Lo re-creamos aquí en lo físico formándonos nuestras propias ideas sobre las “creencias” del sistema de la unidad.

Estas “creencias” de unidad pueden pasar a ser “verdaderas ideas” sobre nosotros mismos si damos (expresamos) nuestro consentimiento, si nos re-creamos… desde nuestra re-conciliación (de mente y corazón)… en una reconciliación con la que podemos seguir restaurando o reunificando “mundo” al “crearlo de nuevo”… sintiendo o teniendo “mundo real”.

Y es que íbamos por la vida con muchas cargas que tienen esta forma:

“si no esto, no lo otro” / “si esto, entonces lo otro”:

“si no me esfuerzo, no puedo SER algo.

Utilizábamos la lógica en modo distorsión, para reforzar separación con la “idea” del tiempo.

Y, sin embargo, a lo que hemos venido aquí es a manifestar lo que de cierto modo ya somos “en espíritu”… lo que de cierto modo somos ya “primero”.

Venimos a recordarNos, pero re-creándoNos (pues en el fondo siempre somos nuevos para un mundo que siempre está ya un poco “muerto”).

Así que a estas alturas de UCDA da dos ejemplos de “prácticas”.

Pero son prácticas acompañadas de una “fe” en las nuevas creencias… que se deben convertir en ideas, gracias a esa relación que manifestamos… relación con nuestro Yo en unidad (que ya es abundante y se sabe abundante… pero que se quiere SENTIR aquí abundante… en este reino de olvido, donde jugamos juntos a no-ser).

Si os dais cuenta, es pues como en Walsch.

Se trata de que podemos o debemos usar nuestras ilusiones… más allá del uso inercial que hacemos de ellas “con el ego” en mente para justificar nuestra separación de la abundancia o paz y alegría que ya somos, en unidad.

Ese “uso correcto” de las ilusiones se llama en UCDA: “vivir en unidad y relación”.

En nuestras ilusiones… no lo hacíamos “bien” pues dejábamos que ellas nos usaran.

¿Cómo?

Pues diciéndonos por ejemplo que:

“si no tengo esto o lo otro… no puedo ser feliz, ser abundante, etc.”.

Entonces…, teníamos que hacer imperiosamente cosas… cosas para poder tener algo… y ya LUEGO podríamos SER lo que fuera: felices, etc.

Ahora, como ocurre en la revelación de Walsch, ahora en UCDA nos está impulsando a que ideemos nuestro propio Ser (unidad) aquí.

¿Cómo?

Haciendo cosas desde el “ya tengo/soy”… pero con sinceridad, sintiendo… usando “bien” las ilusiones… para sentir lo contrario a lo que querríamos sentir “con el ego”, que es lo de siempre: “ahora profundamente carentes”.

Haciendo pues un verdadero “como si”, haciendo verdadero el “como si”…
para usar lo físico para creérnoslo más… a nuestro Ser… para re-crearnos.

Así que para creernos más a nuestro Ser en unidad… para invocarlo “bien” aquí, “creándolo” (para responder al diálogo que la Creación ya es)… da ejemplos de práctica donde practicar el concebir nuestro Yo en Unidad… darle nacimiento… en “lo físico”…, usando las ilusiones en función de eso… y no para idolatrar al tiempo…

El tiempo era aquello con lo que nos separábamos de Nosotros Mismos… lo que nos separaba de la “realización” o “logro” que ya somos en Unidad –donde realmente somos todos indispensables y ya estamos “logrados”, “realizados”.

El curso, en el anterior tratado, T2, insistía pues en todas estas creencias del sistema de la unidad: logro, realización, ganancia sin pérdidas… ninguna relación es especial… creencias que pronto en T3 va a repasar brevemente.

« 13:10 […] Podrías incluso comenzar con algo tan simple como elegir cambiar una cosa cada día para reflejar el hecho de que has aceptado esta nueva idea. Para empezar, elige un acto que no te dé miedo. Por ejemplo podrías decirte a ti mismo algo como esto: “tengo la idea de que si duermo todo lo que sienta que necesito dormir por la mañana, me despertaré fresco(a) y preparado(a) para mi día, y que esta acción no acarreará ninguna consecuencia nefasta”. Otra acción podría ser tan simple como permitirte gastar libremente cada día una pequeña cantidad de dinero que normalmente no te gastarías, siempre con la idea en mente de que esto no afectará a tu presupuesto de ninguna forma negativa.

» 13.11 Aunque estos ejemplos puedan parecer tan simples que los consideras poco más que el tipo de consejos de autoayuda que he dicho que este curso no te daría, se trata de asistencia para ayudarte con el desarrollo de tus propias ideas. Si recuerdas que todas tus ideas deben basarse en el amor, no dejarás de dar nacimiento a ideas en consonancia.

» 13.12 El segundo aspecto de esta lección será al respecto de tus ideas sobre las consecuencias que parecen resultar de cualquier acción que hayan sugerido tus ideas. Debes dar nacimiento a la idea de no tener motivos para temer estas consecuencias, sean las que sean. En realidad, debes concebir la idea de benevolencia y abundancia.

» 13.13 Nota que los simples ejemplos que te he dado eran ejemplos de acciones. No hay duda de que se puede dar nacimiento a una idea sin la necesidad de una acción, pero uno de los factores que distingue a una idea de una creencia es el requerimiento de una acción. Esa acción, aunque no sea necesariamente física, es la acción de concebir, de dar nacimiento. Debes constatar que ya crees en muchas cosas que no tuvieron su origen en ti mismo. Pero hasta que no tengas tus propias ideas sobre esas creencias, no poseerás esas creencias en el sentido de hacerlas tuyas, de hacerlas tus creencias. Creer, sin formarte tus propias ideas sobre tus creencias, significa estar en peligro de sucumbir a creencias falsas.

» 13.14 Formarte tus propias ideas es ser creativo. La formación de tus propias ideas ocurre en la relación. Poner en acción tus ideas forma una relación entre tu forma física y tu Yo […]»

III. T3:13 ,2

La expresión es la clave… expresión in-condicional

La forma informa constantemente.

Todo lo que hacemos o no hacemos es acción informadora… informa-acción… información “vibratoria” que le cuenta al universo lo que creemos, y por tanto lo que queremos… ya sea que nos demos o no nos demos cuenta de qué es lo que creemos y queremos.

Eso hacemos… pues estamos jugando a ser seres en varias partes (nos desintegramos al venir aquí a lo físico a experimentar)… es decir, estamos “desdoblados”… en cuerpo-mente-alma (podríamos decir), y con ese sobreañadido del “ego”, el ego como la suprema falsedad… que hace que todo sea más exagerado aún (en esta separación natural, a su modo “creadora”, en el sentido de estar experimentando al Amor desde “fuera”).

Así que, como se sabe… al final “creemos” o bien miedo-separación… o bien unidad de amor.

Y recordando que el universo no está separado de mí, sino dentro mi auténtico ser o Yo en unidad… que abraza al yo personal para in-formar su forma… si se deja.

Por tanto solo “practicando” podemos afrontar nuestra propia “creencia profunda inconsciente” en la separación… y solo así podemos darnos cuenta de cuánto apoyamos esas creencias “del ego”, de la separación… sin miedo a horrorizarnos por lo que está dentro de nosotros y de todos los humanos por el hecho de venir aquí: esa creencia en la realidad de la separación, y el miedo asociado a tal cosa… que no eran más que medios para fabricar aquí realidades desde donde poder experimentar nuestro Ser verdadero, no desintegrado… “desde fuera”.

Así que todo es ponernos a practicar esa “fe en la unidad”… esa fe que va a dar “convicción de unidad” y “creación de lo nuevo”… como veremos en T4.

IV. T3:14

Frente a la idea falsa del “bastante”…, del “conformarse”…

…este capítulo de “advertencia” puede venirnos muy bien, pues no nos dirigimos a la meta de “conformarnos”…, no llegamos hasta aquí para reforzar la idea de “bastante”… ya que ahora, al ser más “pacíficos”, más “espirituales”… etc… podemos realmente “aguantar” mejor todo.

No se trata de eso, claro:

«14.2 Permíteme que intente aclarar más la diferencia entre tener un nuevo sistema de pensamiento y estar viviendo a partir de un nuevo sistema de pensamiento. Debido a que ahora estás traduciendo el sistema de pensamiento del ego al sistema de pensamiento de la verdad, comenzarás a creer en cosas como la benevolencia y la abundancia. Lo que esto significa es que lentamente traducirás todas las ideas de escasez hacia ideas de abundancia, todas las ideas de culpa a ideas de benevolencia. Por tanto, tras este período de traducción, en vez de maldecir tu condición en la vida, en vez de sentirte mal por no disfrutar de la salud, riqueza o estatus de los demás, es posible que aceptes tu estado actual y que empieces a sentir más paz y alegría en él. Si no estás bien, puedes aguantar tu malestar más fácilmente. Si no tienes cierta seguridad económica, puedes felicitarte por desear menos y por estar más conforme con vivir una vida simple. Si has sentido una falta de respeto, puedes sentir que no importa lo que los demás piensen de ti, y puedes disfrutar de una elevada autoestima. Aunque todos estos serían propósitos dignos, no son la meta hacia la que nos dirigimos. […]»

V. T3:15

Este capítulo contiene cosas muy divertidas que amplían brevemente aquel sencillo tema de cómo invertimos mucha energía en que los demás sigan siendo “iguales”…
…que se sigan manteniendo en la previsión que tenemos para ellos…
… en el comportamiento previsto…
… en la estructura mental con la que nosotros les podamos “entender”…
… con la les podamos “prever”…
… en nuestras reglas…
… en nuestras previsiones más o menos salvajemente fundadas en nuestras propias proyecciones de pasado:

«15.7 Ahora debes concebir la idea de que los seres humanos sí cambian. Aunque instintivamente has sabido que hay un núcleo, un centro para cada uno que no cambia, ahora debes abandonar la idea de que este núcleo o centro ha sido representado por el pasado. Debes olvidarte de la idea de que el futuro no puede ser distinto del pasado.

»15.8 Con la muerte del ego, las relaciones especiales también han espirado su último aliento. Como dije anteriormente, estas parecerán ser clases de recuperación. Y de lo que verdaderamente se trata es de asistencia para ayudarte a concebir las nuevas ideas que romperán los viejos patrones.

» 15.9 El nuevo comienzo hacia el que se te llama ahora es un nuevo comienzo que, como todos los demás que has ofrecido o intentado, tendrá lugar en la relación. La diferencia, sin embargo, es que este nuevo comienzo tendrá lugar en la relación santa en vez de en la relación especial.

» 15.10 La relación santa se ha logrado al reunir mente y corazón en unidad. La relación santa es con el Yo o Ser, con el Yo que reside en unidad con todo, en la casa de la verdad. Esta relación hace que el Yo sea uno con todo, y así, trae la santidad del Yo a todo.

» 15.11 No existe ningún impedimento para este nuevo comienzo, excepto la finalización de la traducción del sistema de pensamiento del ego al sistema de pensamiento de la verdad. Es imposible aprender lo nuevo con el sistema de pensamiento viejo; es imposible aprender la verdad con los mismos métodos que se han usado en el pasado para aprender la ilusión.»

VI. C1

Un curso de amor, esta vez “en femenino”, en nuevo blog inaugurado solo para el curso, donde tenemos también el índice del texto, etc.:
capítulo 1

Con motivo de que estoy haciendo ese blog, solo para el curso de amor, pero para jugar a poner la traducción “en femenino”… podemos ir repasando el primer libro del curso.

Y por cierto, animo otra vez a que si podéis me hagáis sugerencias sobre cómo hacer que el texto sea aún más legible y divertido (aunque ya es muy gracioso leer todo el rato “Diosa” en vez de “Dios”)…, en esta revisión de la traducción que estoy haciendo, una traducción que contenía algunos errores. Sobre todo había errores en el segundo y tercer libro del curso. Ahora voy por la tercera revisión global, esta vez más lenta, y en concreto por el segundo libro, en su tercer tratado.

Estos son algunos de los temas y las metáforas e imágenes que nos daba el capítulo 1 del primer libro ( C1 ) .

– Igual que los pensamientos, todo sentimiento es generalizable.

– El amor es la condición de nuestra realidad, igual que el cuerpo está condicionado por el corazón físico y sus latidos constantes.

– Renunciar a las preocupaciones, ir entendiendo que el tiempo “no importa”.

– Renunciar a ser nuestros propios maestros.

– Cargamos con pesadas cargas, aunque sabemos que nuestra “maestra interior” nos dice que no nos hacen falta… pero queremos comprobarlo por nuestra cuenta.

– Como somos una unidad con todos, ahí dentro de nuestra Mente…, no podemos aprender separados de nadie… y tampoco separados de quienes diríamos que “han despertado”… de quienes nos tienen plenamente “en cuenta” ahí dentro…, y que nos tienen en cuenta A TODOS a la vez…, quienes nos pueden “solo amar”… quienes están “en espíritu”…, cuidando el proceso de reconciliación o restauración de la unidad de la mente (todos los que tradicionalmente llamamos “ascendidos”, Jesús, y otros muchos tipos de estados de nuestra Mente, en modo ayuda).

– Nosotros no podemos querernos tanto ni entre nosotros aquí, ni a nosotros mismos…, no de entrada, no es fácil. Y por eso, lo queramos o no, estamos CONTANDO con ese amor infinito que nos tienen y que nos muestran (si nos dejamos) las personalidades “ascendidas” y demás ayudantes… que no están separados de nosotros, al ser la misma Luz/Amor creador que en realidad somos nosotros… aunque estemos aquí confundidos creyendo que solo con la muerte podemos revisitar esa Luz Central en la Esencia verdaderamente Singular de Nosotros Mismos.

– El problema de la autoridad, por tanto.

– La meta del ego: soledad de “por nuestra cuenta”.

– La diferencia entre esfuerzo y lucha. Nuestra responsabilidad es la respuesta del creado al Creador… a la Creadora… que solo puede ser amor… y así, nuestra verdadera responsabilidad tiene que ver con esforzarnos por lo que realmente merece la pena… que es de entrada ir constatando nuestra relación con el amor, y en tanto que seres de paz y amor.

– El propósito de la fabricación de esta perspectiva que llamamos “mundo”.

– Todo simboliza de cierto modo la reunificación… y por tanto la reconciliación y la re-creación que conllevarán la simple reunificación.

VII. T3:16

En este capítulo 16, de resumen, da un repaso a las creencias que vamos a vivir para poder pasar a vivir en la certeza que existe más allá de toda creencia, como nuestra herencia natural (esa herencia que perdemos aposta para complacer a un mundo de “locos”, y jugar a distorsiones).

Fijémonos en lo importante que es, en todas esas “creencias falsas”, la mera idea del tiempo, como ya lo subraya la propia voz del curso, en uno de los párrafos citados aquí abajo:

«16.4 Aunque es posible que aún te sientas confundido y sin la capacidad de hacer lo que te estoy pidiendo que hagas, también estoy seguro de que te sientes más conforme y feliz, más tranquilo y más libre de miedo de lo que te has sentido jamás. […] se te ha infundido esperanza, una esperanza por los mismos cambios que sientes que necesitas para poder reflejar en tu vida diaria el nuevo Yo en que te has convertido.

» 16.5 En Un curso de amor hemos hablado ya de tu impaciencia, y de que este curso actuaría como desencadenante que liberaría toda esa impaciencia por lo que está por llegar. La impaciencia por lo que está por llegar solo puede ser satisfecha por lo que es.

» 16.6 Lo que es, es, a pesar de la demora en el tiempo que hace que todo lo que decimos aquí parezca un esbozo de alguna realidad futura. Todo lo que haría que esta demora fuese una constante, y lo que haría que pareciese como si lo que ahora es aún esperase a ser reemplazado con lo que está por llegar, es un cambio que debe ocurrir en el interior. Este cambio tiene que ver con las tentaciones de la experiencia humana ligadas al tiempo. Todas esas tentaciones se ven reflejadas en las creencias planteadas en el Tratado sobre la Unidad.

» 16.7 Tú ya estás realizado.

» 16.8 Al decir que tú no solo estás realizado, sino que eres El Realizado, se te está diciendo que tú ya eres lo que has buscado ser. […]

» 16.9 Dar y recibir son uno solo en verdad.

» 16.10 Al decir que dar y recibir son uno en verdad, se está diciendo que solo careces de lo que no das. La creencia en la carencia es una tentación de la experiencia humana. Esta tentación se verá reflejada en todas las situaciones en las que sientas que tienes algo que ganar de algún “otro”. Una vez más, esto se verá reflejado en los viejos patrones de insatisfacción con el yo, con el ser. […]

» 16.11 No hay pérdidas, sino solo ganancias, dentro de las leyes del amor.

» 16.12 Al decir que no hay pérdidas sino solo ganancias en las leyes del amor, se te está diciendo que no tengas miedo. El miedo a la pérdida es una gran tentación de la experiencia humana. Si no fuese por este miedo a perder no te resultaría difícil vivir según el sistema de pensamiento de la verdad. Este miedo guarda una fuerte relación con tus ideas sobre el cambio y, como tal, es el mayor detrimento para tu nuevo comienzo. […]

» 16.13 Las relaciones especiales han sido reemplazadas por la relación santa.

» 16.14 Al decir que las relaciones especiales han sido reemplazadas por la relación santa, se está diciendo que tu única relación es con la verdad, y que ya no tienes una relación con la ilusión. Todos tus miedos en lo que respecta a las relaciones especiales son tentaciones de la experiencia humana. […]

16.15 […] Si vives según la idea de que representar quien en verdad eres va a crear un nuevo cielo en la tierra, podrás dejar a un lado cualquier miedo a que los demás sufran debido a los cambios que creará tu nuevo Yo.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: