4. Salvar el mundo (cap. 4 de «El Dios del Mañana», Walsch)   Leave a comment

imagen flor[Este texto es un capítulo que se puede leer suelto, de un libro de Neale Donald Walsch publicado en el 2005, y que traduzco para el blog.

Podéis ver el punto 8 del índice del blog (UnPlanDivino) para encontrar el pdf con los añadidos sucesivos, y otras cosas de Walsch.

También en esta carpeta pública están todos los pdf’s: carpeta con textos de Walsch.

Este libro se puede leer independientemente de los demás de Walsch, y es una lectura que puede resultar fácil y muy relevante para muchos de nosotros en nuestro estado de ser actual.

Aunque se pueda leer independientemente, sigue el hilo de otros libros de Walsch, y de cierto modo va tras el titulado Las nuevas revelaciones (encontrable en pdf en internet, y muy interesante casi cuando acaba, por la forma tan simple en que habla del tema de “lo que funciona”, en relación a las cosas morales y lo que sentimos).

En El Dios del Mañana, el diálogo con la voz sigue ahondando en su mensaje simple y radical sobre lo que nos sucede

Los párrafos hacia la derecha son las respuestas y comentarios dados por la voz que habla con Walsch, en nombre de nuestra Unidad de Amor.

Hay que tener en cuenta, por otra parte, que Walsch es estadounidense.]

___
_

4. Salvar el mundo

De acuerdo, tengo que decirte que me encuentro en dificultades cada vez que te escucho usar la expresión “salvar el mundo”. Antes me has enseñado que “todo es perfecto” y que “no hay nada que haya que hacer”. Ahora vienes con este escenario de “salvar el mundo”, y esto suena parecido a lo que dicen precisamente algunas religiones, cuando utilizan todas esas tácticas de amedrentamiento para dirigirnos hacia su comprensión sobre Dios. Me parece que el Dios del Mañana está simplemente usando un tipo diferente de Instrumento de Miedo, pero que sigue siendo un instrumento atemorizante.

Esta observación es muy apropiada. Entiendo que puedas pensar eso. Así que permíteme aclarar aquí que ahora mismo todo es perfecto en el universo. Nada está yendo “mal”, pues “mal” es un juicio relativo, basado en lo que declaras que intentas hacer.
El universo no está intentando hacer nada. El universo simplemente es, y es perfecto tal y como es, ya que no tiene agenda. Sin embargo, si tú sí tienes una agenda, entonces puede que desees alterar ciertas cosas que suceden en tu mundo, en tu parte del universo. El universo te permitirá hacerlo, y de hecho te facultará para ello. Pero nunca te exigirá que lo hagas. Todo depende de lo que elijas, de lo que desees.
Si estás disfrutando de la vida sobre tu planeta ahora mismo, si disfrutas más o menos de la forma que ahora tiene, entonces puede que desees preservarla así. Esto es lo que quiero decir con “salvar el mundo”. Con “salvarlo” quiero decir “preservarlo”, es decir, pre-servir-lo, servirlo a él primero.

¿Servirlo primero a él? ¿Qué es eso? ¿Qué significa eso?


Antes te hablé sobre permitir que el “Mensaje Perdido” de la unidad de Dios con toda la Vida cale en tu ser hasta el nivel más profundo, y se convierta en parte de tu respuesta subconsciente e inmediata ante todo encuentro que ocurra en la vida.
Si deseas mantener las cosas del modo en que ahora están en la tierra, o incluso hacer que sean mejores para los que vengan después, entonces debes tener como primera prioridad el servicio a todo lo que sostenga la vida. En cierto sentido, debes colocar esa prioridad antes de tu primera prioridad. Esto es lo que se llama PRE-servar, “PRE-servir”.
“Pre-servir”, como significado que podríamos dar a “preservar”, es cuando atiendes o sirves a algo incluso antes de haber tomado la decisión consciente de hacerlo.

Uf… aquí me estoy perdiendo.

“Pre-servir”, como significado de preservar, es lo que eliges ser y lo que eliges hacer antes de elegir conscientemente hacer o ser cualquier cosa. Primero sirves o atiendes a esa elección, antes que a cualquier otra cosa que elijas conscientemente en la vida. Esto es preservar, pre-servir.
Lo que pre-sirves, lo preservas.
Lo salvas.

Todavía no estoy seguro de estar entendiendo. ¿Cómo eliges ser o hacer algo antes de escogerlo conscientemente?

Haces eso en un nivel distinto del consciente. Partes de un nivel diferente de creación.
Hay cuatro niveles de creación, que son:
1. El subconsciente
2. El consciente
3. El superconsciente
4. El supraconsciente

Ah, sí, ya has dado esta información antes, en el libro Amistad con Dios.

Así es.

Todo el mundo sabe lo que es el subconsciente. ¿Podrías explicar los demás niveles de discernimiento?

En cada momento, la consciencia humana opera en cuatro niveles.
La mente subconsciente se encarga de todas las tareas automáticas del cuerpo y, además, almacena todo acontecimiento, experiencia, impresión, sentimiento, y todos los datos que hayan sido traídos al Ser a través del cuerpo por medio de la mente consciente.
La mente consciente se encarga de la tarea de la recolección total de los datos en cada momento del Ahora. También realiza análisis de los datos pasados, así como lleva a cabo una comprensión asimiladora pero con un discernimiento limitado, también toma decisiones en el momento del presente, proyecta el futuro, y realiza todas las funciones sensoriales de retroalimentación. Así es como produce la experiencia de tu momento actual. Puedes cambiar esta experiencia al instante simplemente dirigiéndote hacia un nivel más elevado de consciencia.
La mente superconsciente se encarga de realizar tareas de comprensión con un discernimiento total, así como las de conexión cuerpo-mente-espíritu, la creación espontánea, la intuición visionaria, y el impulso manifestante del alma, o Propósito del Ahora.
La mente supraconsciente se encarga de todas las tareas ya comentadas arriba, combinadas, así como la función más importante del Ser: integrar la Individuación con la No-diferenciación -es decir, el Alma Singular con el Alma Única.
En el nivel supraconsciente de la mente es donde tú estás conectado conmigo y con Todo Lo Que Es mediante un patrón no-lineal, totalmente penetrante, que elimina las demarcaciones aunque al mismo tiempo mantenga la integridad específica de la forma-energía.

¿Eh? ¿Me lo repite?

Te funde con Dios, sin olvidar quien tú eres, individualmente.

¡Ah!

Es justo lo inverso del proceso de tu mente subconsciente, que te funde contigo mismo, individualmente, mientras te olvidas de Quien Tú Eres.
Dicho de forma simple, el subconsciente, o nivel más bajo de la mente, te retira de Dios, mientras que el supraconsciente, o nivel más elevado de la mente, te impulsa hacia Dios.
Este proceso de “tira y afloja” es una micro-versión de la macro-tensión que mantiene unida a toda la creación física que conoces como “el Universo”.

Tengo noticias del trabajo de un oscuro meteorólogo ruso, Alexander Friedmann, que discutió durante años con Albert Einstein acerca del fallo lógico de su teoría de la relatividad.
Friedmann decía que las ecuaciones de Einstein podrían ser utilizadas para probar la existencia de un universo siempre en expansión, así como de un universo que se contrae, e incluso de “universos oscilantes que crecen y se retraen como si siguieran las exhalaciones e inhalaciones de un Creador cósmico”, tal y como lo decía Corey S. Powell en su fascinante libro God in the Equation.

Vuestros científicos han estado intentando explicar este proceso de “tira y afloja” durante años. Este proceso se muestra como una parte inherente de la Vida misma tanto en el nivel de la cosmología universal como en el de la experiencia humana individual.
El subconsciente realiza su función almacenando cada dato que haya recibido en cualquier momento de parte de la mente consciente, y que le permita diferenciarse a sí mismo del Todo.
El supraconsciente realiza su función almacenando Todo Dato Por Doquier, permitiendo así su no-diferenciación del Todo, aunque al mismo tiempo se individúe. Así, puede producir, en todos los humanos y en cualquier momento, la experiencia de la Separación No-separada, o lo que podría denominarse la Dualidad Singular.
Lo está haciendo ahora mismo, a medida que tú, Neale, escribes estas palabras, que están viniendo de Mí pero a través Tuyo, como si los dos fuéramos Uno Solo -que es precisamente el caso.

Esto no fue explicado en Amistad con Dios con este nivel de detalle o sofisticación.

No estabas preparado para escucharlo en este nivel en aquel entonces.
Tenías que entablar una “amistad con Dios” antes de poder comenzar a escuchar acerca de la Verdadera Naturaleza de la Realidad Última. Hasta tus años más recientes no has tenido una amistad con Dios, sino una relación de miedo con Dios. Esta relación de Miedo te mantuvo alejado de poder acceder, conocer o comprender quién y qué es realmente Dios.
Una vez que formaste una amistad real con Dios, sin embargo, siguiendo los siete pasos dados en el diálogo que se encuentra en ese libro, eras mucho más capaz de conocer y de confiar en lo que conocías sobre mí. Las puertas fueron abiertas de golpe. Tu miedo fue soltado. La mente fue aclarada, y el alma fue liberada.
Toda la serie de diálogos de Conversaciones con Dios ha sido diseñada como un proceso paulatino para liberar a los humanos de sus percepciones limitadas. Esto es, para llevarles desde su subconsciente hacia su supraconsciente. Este proceso es conocido como elevación de la consciencia. Es el medio por el cual los seres humanos son dirigidos hacia un discernimiento más amplio de la Vida, hacia una experiencia más grandiosa del Yo o Ser, y hacia una mayor conexión con lo universal.

Mi maravilloso amigo, Jean Houston, describía esto en su alucinante libro Jump Time. Jean decía:

«Cuando los individuos llegan a resonar con el propósito universal, lo saben en sus corazones, lo sienten en sus huesos. Hay un gran asentimiento, un sí cósmico, un rayo de enlace de energía que atraviesa el vacío. Lo que en tales momentos se revela es la entelequia, la creativa semilla de grandeza que cada uno de nosotros contiene. [cursivas mías]
» Algunas personas son llevadas cuando son muy jóvenes a captar un sentido innato del motivo principal de su existencia -del roble en que su bellota está destinada a convertirse. En otras personas, incluso si son adultos que viven unas vidas exitosas y realizadas, su asunto está en activar un discernimiento de qué más es posible. [de nuevo el subrayado es mío]
» Conozco mucha gente que a pesar de sus variados logros en lo profesional, todavía se plantean qué es lo que van a ser cuando crezcan. Pocos se dan cuenta de la respuesta de una forma completa. Mas cuando lo hacen, sus nombres devienen “escriturales”, como por así decirlo [relativos a las Escrituras (N. del T)], pues la entelequia es la matriz de las formas, la resonancia de lo divino en lo humano. Se trata de nosotros mismos magnificados, de la persona cósmica sintonizada con la posibilidad y el propósito humanos.»

¿No es esta una observación muy elegante?

Procede de una mente elegante.

Sí, Jean Houston tiene una mente así.

No, todos tenéis una mente así. Cada uno de vosotros. Este es el quid de la cuestión en el libro de Jean, y en lo que estamos diciendo aquí.
Cuando formas una “amistad con Dios” permites que yo forme parte de tu vida en tal medida, que esto se hace obvio para ti. Se hace experiencial, no simplemente intelectual. Un discernimiento expandido se convierte en parte de tu subconsciente, se hace manifiesto en tu superconsciente, y es expresado como toda la Vida Misma en tu supraconsciente.
Cuando sucede este proceso de reintegración, tus elecciones conscientes y las decisiones cotidianas reflejan cada vez más la plenitud que tú eres, y reflejan más y más la realidad última de la inteligencia unificada y de la comprensión y la expresión unificadas que son a menudo denominadas, en las lenguas de tu mundo, “Dios” o “Vida”.
Según crece tu conocimiento y tu discernimiento de esta realidad unificada -esto es, a medida que comienzas a recordar más y más Quien Tú Realmente Eres- comienzas a proceder desde ese lugar incluso antes de tomar decisiones conscientes sobre las elecciones diversas que se te plantean. Comienzas a pensar en términos de servir a la Vida En Sí Misma antes de pensar en términos de servir al Pequeño Yo que experimentas como tu identidad humana actual.
Esta idea de servir a la Vida En Sí Misma antes de servir al Pequeño Yo es lo que quiero decir con “pre-servir” como significado de preservar. No es algo que decidas conscientemente hacer. Es una combinación de la elección del tú subconsciente, de la elección del tú superconsciente y de la elección del tú supraconsciente -es decir, del “Yo Grande”, del “Yo Superior”.
Comienzas a actuar de cierto modo “intuitivamente”.
Has captado la señal de la Totalidad de Tu Ser y la has traducido en acción incluso antes de que tu mente consciente tenga la oportunidad de revisar todos sus datos y de llegar a una decisión planeada, elaborada.

¿Puedes darme un ejemplo de esto que estamos hablando?

Sí.
“Pre-servir” es la acción de una mujer que salta a una piscina para salvar a un bebé hundiéndose, aunque no sepa nadar. Es la acción de un hombre que corre hacia un edificio ardiendo y cayéndose, para salvar a otros sin pensar en lo que pudiera suponer para su propia vida.
Este nivel de ser y de hacer se manifiesta también de otras maneras, de maneras menores, ni de lejos tan dramáticas, pero donde cada pieza refleja el Impulso Divino que descansa en el corazón de la Vida en Sí Misma, expresándose a través tuyo.

Dame un ejemplo. Puedo entender de lo que estás hablando cuando lo ilustras más dramáticamente. Pero dame un ejemplo de una de esas “maneras menores”.

Un hombre pone un cigarrillo en su boca y está preparado para encenderlo.
Ha hecho esto antes, miles de veces. Lo hace de memoria, es una acción automática. Pero hoy, en este momento, algo sucede. Quizás haya leído este libro, o quizás escuchó este diálogo. No importa. Ahora mismo está más allá del pensamiento. Se mueve por impulso. El impulso divino en él ha decidido servir a la Vida En Sí Misma antes que al Pequeño Yo. Sin pensarlo, el hombre baja el cigarro, guarda las cerillas. Tiene claro de repente que ya no va a fumar más. Esta claridad le ha llegado sin pensar, es un simple reconocimiento. Su larga batalla con el tabaco ha terminado.
Una mujer se levanta a mitad de la noche. Ha escuchado a su bebé llorar. Está agotada. Ha sido un largo día, y va a serlo más. Pero no está pensando en eso ahora, no piensa en nada. Se mueve rápida, amorosamente, con su corazón abierto de par en par. Es una madre, y no hay nada como esto en todo el universo. He aquí un ser actuando por impulso divino. Ella ES lo divino, expresándose impulsivamente a Sí Mismo. Ella sonríe al bebé en sus brazos, y su sonrisa no está creada en su mente, viene directamente del cielo.
Este es el servicio DE la Vida POR la Vida a través de todo EN la Vida -antes de pensar, y anticipando todo pensamiento sobre ello. Esto es servir antes de siquiera pensar en servir. Es el tipo de cosa que haces cuando estás fuera de tu mente. No estás atascado en tu mente sobre el tema en cuestión, sino que procedes desde un lugar enteramente distinto al de la mente.
Esto es PRE-servir, pre-servar, y solo mediante este nivel de servicio es como la Vida En Sí Misma será preservada en su forma actual sobre la tierra.
Y de esto es de todo lo que se trata en la Nueva Espiritualidad.

Guau.

Sí, guau, ciertamente. Esta es una nueva forma de espiritualidad que hace resaltar a la Vida Misma como valor primordial. Y esta es una forma de espiritualidad que enfatiza la apertura a los niveles más elevados de consciencia dentro de ti, expandiendo y elevando tu consciencia para incluir lo que reconocéis como profundamente verdadero en los niveles subconsciente, superconsciente y supraconsciente.
Cuando expandes tu consciencia de esta manera, te abres a todos los Centros del Conocimiento en ti.

Pero ¿cómo se hace eso? ¿Cómo puedo “abrirme a los niveles más elevados de consciencia dentro de mí”?

Esto es lo que la Nueva Espiritualidad enseña. Está contenido y explicado en muchos libros, en muchos programas ofrecidos por muchos profesores. Es un proceso con diversas facetas y que dura toda la vida –y puede ser completado en un minuto. Es un proceso que nunca acaba, pues cuanto más elevado sea el nivel de consciencia que alcanzas, más se elevan los niveles. Incluso si alcanzaras el Nivel Más Elevado, ese nivel de Consciencia crearía otro nivel, instantáneamente. Una vez seas consciente de que nunca puedes alcanzar “el final”, puede que entonces empieces de nuevo al principio, ¡simplemente por la pura diversión y el gozo desenfrenado que hay en ello!

¿“Empezar de nuevo” es divertido? Tío, tú tienes una idea diferente sobre la diversión.

¡La VIDA es divertida! ¡La vida MISMA lo es! Crear es divertido. La creación es la sustancia de la Vida. Es el Acto Primero, el Primer Propósito. ¡Y no puedes crear nada si sabes que todo ya ha sido creado! Por tanto, “volver a empezar” ES divertido, porque al empezar de nuevo te olvidas de que todo ya ha sido creado, y comienzas a crearlo todo de nuevo, como si no estuviera ya allí.

Vale, si dices que todo esto es divertido, te voy a creer. Pero ahora mismo estoy en mitad de este ciclo, y quiero expandir mi consciencia y “abrirme a todos los Centros de Conocimiento” dentro de mí. ¿Cómo hago esto? Tú aún no me has dicho cómo expandir mi consciencia.

Como comenzaba a decir, la respuesta completa llenaría –ha llenado– muchos libros. Hacia el final de este diálogo tú nombrarás algunos.

¿Ah sí?

Sí. Solo nombrarás unas pocas de las muchas, muchas fuentes de donde la humanidad puede obtener esta información. Pero ahora mismo no quiero que tengas que acudir a otra fuente distinta de esta, porque sé que te frustraría tener que dejar este diálogo para ir a otro lado a encontrar una respuesta que buscas ahora mismo.

Gracias. Sí, sería frustrante.

Así que aquí te daré la respuesta breve, teniendo en cuenta que hay mucho más sobre ello, mucho más que decir, y mucho más que entender a un nivel más profundo, y con tu promesa de que, si estás interesado en ir más allá, te remitirás a algunos de los muchos otros profesores y fuentes que ofrecen esta información en un nivel mucho más detallado y profundo en tu planeta.

Me parece bien.

La manera más inmediata de que los seres humanos expandan su consciencia es volverse conscientes del hecho de que tienen una “consciencia”.
Tener una Consciencia es algo de lo que muchos os tenéis que dar cuenta conscientemente. Esto se llama autoconsciencia, y desarrollarlo puede ser algo bastante fácil.
Las próximas 100 veces que te mires en un espejo o en un reflejo, haz la “Meditación Quién”.

¿La “meditación quién”?

Dite a ti mismo la palabra “quién” tres veces, diez segundos cada vez, alargando el sonido “e”, o el sonido que sientas que puedes alargar más cómodamente  en ella: “quieeeen”. Puedes hacerlo en silencio o en voz alta. De cualquiera de las maneras, fija la mirada en tus ojos en el reflejo, toma una profunda inspiración, y pregúntate, en una sola espiración, cada una de las tres veces…
¿Quieeeeen?
La cuestión que te estás planteando a ti mismo de esta manera es: “¿Quién es este? ¿Quién tengo delante de mí? ¿Quién es este ser que creo que soy? ¿Quién? ¿Quién?”.
Si haces esto 100 veces en los próximos 30 días te harás consciente de ti Mismo, de tu Ser, tu Yo. Puede que no llegues a una plena comprensión de Quién Eres, pero llegarás a un reconocimiento de que ERES. Es decir, te harás AutoConsciente.
Una vez que sabes que tienes una Consciencia –es decir, una parte de ti que es más amplia que tú, que puede separarse a Sí Misma del Pequeño Tú y responderte a ti– estás bien encaminado a descubrir la verdad de tu ser y dirigirte hacia la iluminación.
Pronto entenderás que la iluminación es algo que se alcanza no queriendo experimentarla. Uno no se ilumina porque lo desee. Uno deviene iluminado porque lo es. Es decir, ya estás iluminado, y solo tienes que darte cuenta de ello.
De lo que estamos hablando aquí es de discernimiento. Y ahora te diré un gran secreto: no puedes discernir nada de lo que hay dentro de ti mismo si no lo ves fuera de ti mismo, y viceversa, no puedes discernir nada de lo que haya fuera de ti mismo si no lo ves dentro de ti.

Oh, genial, bonita trampa.

No es trampa. Ambas cosas pueden ser hechas a la vez, y siempre es así.
Cuando te abres al Mundo Exterior, cuando te desplazas por él y a través de él, enfoca intensamente tu consciencia en todo lo que hay alrededor. Mira cosas que nunca hayas mirado antes. Haz de cada momento una meditación. Mira las grietas en la acera, las hojas del árbol, los pétalos de las flores, los rostros en la multitud. Practica viendo todo eso como si fuera Tú.
Simplemente contémplate a ti mismo ahí. No te preguntes qué estás haciendo ahí, o cómo has llegado hasta ahí, o cómo es posible que estés ahí; simplemente contémplate a ti Mismo ahí. Llámate a ti mismo. No pienses, como en realidad pensáis a veces, cuando os compadecéis de alguien, “Dios no lo quiera eso para mí, gracias a Dios yo estoy mejor”. Di más bien, “ahí voy yo, por la gracia de Dios”.
“Ahí voy yo de nuevo, en tanto que esa persona sin dinero. Ahí estoy, como una flor de ese campo. Ahí voy, como un cónyuge dominante. Ahí voy de nuevo, como un dictador que oprime a su gente, en una tierra extranjera. Ahí voy, siendo esa brizna de hierba”.
Simplemente contémplate a ti mismo en todas partes. Y sonríe cuando te veas ahí, reconociendo que estás ahí, y que lo que está ahí está en ti.
Entonces, reserva también un tiempo cada día para ir hacia adentro. Al dirigirte hacia este Mundo Interior, deja toda imagen y pensamiento sobre el Mundo Exterior. Permite que tu mente se quede en blanco. Respira profundamente y simplemente concéntrate en el sonido de tu respiración. Haz de tu aliento tu mantra –el sonido que te lleva adentro.
Ahora enfoca tu discernimiento en un punto en el centro de tu frente, justo sobre los ojos. Mantente mirando ahí con tu ojo interior. Fija la mirada interna en el espacio oscuro de esa nada hasta que “veas” algo. Mantente enfocado en tu respiración y mantente atento para ver qué ves. Mira intensamente. No “pongas” nada ahí; espera hasta que tu consciencia pueda reconocer lo que ya está ahí.
Algo aparecerá de repente. A muchos se les mostrará una especie de llama azul danzante. No solo la verás, la sentirás. Su sentimiento te inundará. Llamarás a este sentimiento Amor. Puede que caigan unas suaves y dulces lágrimas. Permite que suceda. Y…
… dile hola a tu Alma.

Guau. ¿Es realmente tan simple?

Lo es. Cada uno de vosotros lo puede hacer. Pocos lo han intentado. Has dicho que no has sabido cómo hacerlo. Ahora te he dado un proceso simple. Úsalo, y te harás consciente de que eres consciente. Te harás consciente de la Consciencia.
Ahora, toma esta visión y este sentimiento del Yo que has experimentado en tu Mundo Interior y colócalo en tu Mundo Exterior, cubriendo con ello a cualquiera y a toda cosa. Pronto te enamorarás de todos y de todo. Habrás literalmente dado la vuelta a tu mundo por entero, de Arriba a Abajo.

No puedo creer esto. Nunca había encontrado nada así, y explicado de forma tan simple. ¿Qué pasa conmigo cuando experimente algo así?

Obtienes acceso a todo lo que sabes, y también a Todo Lo Que Eres. Y esto a su vez expande tu rango de acción. Aumenta tus opciones. Te encuentras a ti mismo pensando en cosas que nunca habías pensado antes, diciendo cosas que nunca dijiste antes, haciendo cosas que nunca hiciste antes. Experimentas “estar en este mundo pero no ser de él”.
Todo cambia en tu realidad, y todo cambia en la realidad que tú creas. Así, finalmente cambias tu mundo. La parte del mundo que toques nunca será la misma, ni el Mundo Entero, pues tu impacto va más allá de lo que imaginas.

Como el vuelo de una mariposa en San Francisco afecta al clima en Singapur.

Exactamente. Precisamente así.
Esto está sucediendo justo ahora. Estás afectando al mundo justo ahora, con todo lo que piensas, dices y haces. La única diferencia es que, ahora mismo, muchos de vosotros lo hacéis inconscientemente.
La Nueva Espiritualidad es sobre hacerlo conscientemente. Se llama “expandir la consciencia”. Es una invitación a la creación consciente. Es el siguiente paso en el proceso de la evolución.
Esto creará una revolución en tu planeta. Será una revolución no-violenta, que es siempre la revolución más revolucionaria de todas. Será la Revolución Evolutiva.

Así que no es necesariamente “rebelarse” contra algo, sino simplemente un cambio, un crecimiento.

Una revolución es una “revuelta”, es decir, una “vuelta”. Es llegar a completar un círculo. Y esto es lo que la Vida está haciendo ahora mismo, al ser expresada a través de la Humanidad. Estás en un círculo, que va desde la plenitud del conocimiento al vacío del olvido, y de nuevo a la plenitud del conocimiento. Desde la Unicidad a la Separación y a la Unicidad de vuelta. Desde la Consciencia Total a la Inconsciencia, y de vuelta a la Consciencia Total. Este movimiento, este proceso, forma parte del interminable Ciclo de la Vida. Es el ir y venir, el aparecer y el desaparecer, el ser y el no-ser, y lo que habéis llamado vivir y morir.
Está explicado en vuestras filosofías y revelado en vuestras religiones, en todos vuestros relatos culturales. Se encuentra en vuestros poemas y canciones, y en vuestras danzas y rituales de todo tipo. Está alojado en vuestras mentes, acogido en vuestros corazones y reconocido en vuestras almas.
Es la Verdad de las Verdades, la Sabiduría de las Sabidurías, la Naturaleza de Todas Las Cosas, la Maravilla de la Vida.
ES Vida, expresándose COMO Vida, A TRAVÉS de la Vida, en un proceso circular y cíclico. Engloba Todo, envuelve Todo e incluye todo porque ES Todo.
Este “revolverse”, esta “revolución”, va a suceder con la participación humana o sin ella. No necesita de la participación humana para suceder, y no obstante, sin la humanidad no significará nada. Pues la actividad de la Consciencia sin la actividad de lo Físico es algo análogo a una acción del yin sin el yang. Es algo vacío de experiencia y de significado.
Por eso es que Dios creó la Humanidad, y por eso la Humanidad creó a Dios –y cuando entiendes esto, lo entiendes todo.

Eso es… bastante… bastante más de lo que creo que puedo asimilar de una sola vez. Puede que lo tenga que leer de nuevo, a ver qué puedo extraer de ahí. Esta conversación está yendo más rápido de lo que nunca pensé que iría, y me lleva a lugares que nunca pensé que me llevaría.

Has pedido conocimiento sobre el Dios del Mañana, y este Dios tiene poco que ver con la realidad del Ayer. No obstante, no habrá nada aquí que no entiendas, nada que seas incapaz de comprender. Todo lo que se te va a pedir es que tengas una mente abierta.

¿Cómo lo hago? Ese es un truco psicológico que no sé cómo “hacerlo” a demanda.

No es un truco psicológico, es un proceso psicológico. Es algo que puedes hacer con tu cuerpo.

¿Puedo abrir mi mente mediante algo que haga con mi cuerpo?

Sí, el cuerpo y la mente están interrelacionados e interconectados. No están separados entre sí.
Tu cerebro es parte de tu cuerpo, tu mente no es tu cerebro, pero puedes abrir tu mente empleando tu cerebro.
Todo entrenamiento místico y toda enseñanza espiritual lo enseña, cada cual a su manera. Los avatares y los maestros de cada tradición lo han declarado.

¿Qué tengo que hacer?

Simplemente inspira la Vida que está por todo tu alrededor. Respira profundamente, con el ritmo natural de la Vida, por un periodo largo. Siéntate o túmbate tranquilamente al hacerlo.

Oh, sí, he oído sobre esto. En algunos entrenamientos se llama “trabajo de respiración”.

Sí, ahora bien, al inhalar, siéntete a ti mismo tomando la energía de la Vida. Tras respirar profundamente por un tiempo, imagina esta energía de la Vida entrando a través de un portal por encima de tu cabeza. Contempla con tu ojo interno cómo atraviesa tu cuerpo. Al exhalar, permite que salga a través de tus pies. Haz esto varias veces. Escanea tu cuerpo con tu mente.
Ahora, imagínate llenando tu cerebro con esta energía. Siente el oxígeno llenando tu cerebro, nutriendo sus células. Siente las células de tu cerebro expandiéndose. Haz esto intencionalmente durante siete minutos.
Puede que sientas un pequeño mareo tras ello. No te preocupes. Si lo sientes, si tu cabeza da vueltas como si volara… es porque con esto realmente estás iluminando, es decir, aligerando tu ser. Has enviado la luz blanco-dorada de la energía de la vida a tu cerebro. La has dirigido ahí intencionalmente. Esto alivia, hace “volar” a tus células cerebrales, las aligera. Así pues, puede que sientas una sensación de iluminación. Con esa sensación física puede venir un mayor discernimiento de la Vida, de todo lo que hay a tu alrededor. No te sorprendas si ocurre. Has abierto tu mente, exponiéndola a la suave brisa de la consciencia expandida.
Ahora puedes regresar y releer lo que acabas de leer.

Voy a intentar eso. Voy a dejar el libro y voy a intentarlo.

Por favor, hazlo. Y mientras lo haces, comprométete a hacerlo cada día. Puedes ver que el simple acto de respirar profundamente en un estado meditativo no solo puede expandir tu consciencia, sino también potenciar tu bienestar físico.
Intenta realizar este “trabajo de respiración” al comenzar el día, antes de hacer cualquier cosa. Pronto, se hará automático. Si eso sucede, estarás pre-servando la Vida –es decir, pre-sirviendo a la Vida. Pues la respiración es el proceso por el cual la Fuerza de la Vida entra en ti, fluye a través tuyo, y es enviada por ti de vuelta a la Vida Misma.
Sé que ya entiendes cómo la circulación de esta Energía Vital a través de todas las Formas Vitales soporta a todas esas Formas Vitales, en tu planeta.

Sí. Entiendo que el oxígeno que respiro está creado por plantas y árboles a mi alrededor, que “respiran” el dióxido de carbono que exhalo, convirtiéndolo en oxígeno de nuevo y enviándolo al ambiente para que yo pueda inhalarlo. Es un sistema circular de interdependencia mutua.

Esa es una comprensión muy elemental, pero es correcta. Y respirar no es algo que se te tenga que decir que hagas. Lo haces automáticamente porque es algo que sirve a la Vida. Es lo primero que haces en cada momento. Antes de servir a los planes de tu Pequeño Yo, sirves a este plan más amplio del Gran Yo que es la Vida Misma, expresada a través tuyo como tú. La Vida sirve a la Vida de este modo, a través de su ciclo interminable, y tú formas parte de ese ciclo. Al servir a ese ciclo antes de servir a cualquier otra cosa, es decir, al “pre-servir” a la Vida, la “pre-servas”–realmente la preservas1.

Oh cielos, lo acabo de captar. Acabo de captar lo que has estado intentando decirme aquí, he captado todo el significado, ¡el cuadro completo! El ciclo FORMA parte del proceso más global y amplio que llamamos evolución, ¿no es así? Lo veo ahora. Incluso respirar –algo tan simple, automático, y aparentemente con tan poco impacto sobre el mundo como respirar– realmente sirve a todo el ciclo de la Vida por el cual la Vida Misma puede sostenerse a sí misma.

Sí, estás viendo más del cuadro completo ahora. Al ver más de este cuadro completo, y de tu lugar en él, te adentras en los secretos más amplios del universo y bordeas la supraconsciencia.
Primero, te hiciste consciente de tu Pequeño Yo. Ahora te estás volviendo consciente de tu Gran Yo. Este es el siguiente paso para ti y para toda la humanidad –parte de la cual puede ser conducida hacia este proceso evolutivo gracias a ti, y gracias a todo aquel que vea esto como un trabajo en equipo (la aventura más crucial y excitante del Equipo de la Humanidad).

Veo el proceso ahora. Y ahora recuerdo que, en su extenso libro Tierra en Despertar, el científico social Duane Elgin dijo que se necesitaron 2.5 millones de años para que nuestros ancestros fueran desde los primeros vislumbres del “reconocimiento de sí mismos” hasta el despertar decisivo en la etapa inicial de la “consciencia reflexiva”. Es decir, la consciencia que es capaz de reflexionar sobre sí misma.
Entonces llevó unos 30.000 años que los humanos modernos atravesaran la etapa de cazadores-recolectores; aproximadamente 5000 años para atravesar la etapa de las civilizaciones agrarias, y solo unos 300 para que una cierta cantidad de naciones atravesara la etapa industrial.
Elgin llama a este momento actual un “punto culminante único en la historia humana”, en el cual estamos yendo desde la auto-consciencia hacia lo que él llama “consciencia unitiva”, y lo que el físico Richard M. Bucke llamó “consciencia cósmica” en el libro clásico del mismo nombre.

Muchos autores, pensadores y profesores, tanto antiguos como modernos, entienden y entendieron la naturaleza de las cosas, y mucho antes de 1901 vuestros místicos, santos y sabios han estado enviando a la humanidad señales sobre su unicidad con toda la Vida, o lo que he llamado aquí la “realidad unificada”.

Sí. El físico contemporáneo John Hagelin es uno de los muchos científicos y pensadores avanzados que de nuevo proponen una Teoría del Todo que incluye la idea de que toda la Vida es una totalidad unificada –un sistema pleno, interconectado, interdependiente, e imposible de dividir completamente en sus partes individuales. La así llamada teoría de supercuerdas y otros avances en física de partículas están alimentando esas especulaciones de formas nuevas.
(El mismo Dr. Hagelin ya no lo considera una especulación o conjetura. Anuncia con confianza en sus charlas y discursos por el mundo que la ciencia ha demostrado ya que la Vida es un todo unificado, que somos Uno con Todo, confluyendo en un “campo unificado” de complejidad incomprensible.)
Como escribe Paul Davies en La Mente de Dios: “Incluso el proceso de pensar conlleva perturbaciones electrónicas en nuestros cerebros. Esas perturbaciones, aunque minúsculas, no obstante afectan al destino de otros electrones y átomos en el universo”.

Ese es el Campo Unificado, o la Realidad Unificada, de la que estoy hablando. Es la forma original, la forma natural, en que la Vida es expresada.
La oportunidad que ahora se le presenta a la humanidad es preservar la vida en su forma actual al pre-servirla/pre-servarla en su forma actual, en la forma en que os fue dada antes de que comenzarais a cambiarla.
Habéis cambiado la forma en que la Vida es expresada en vuestro planeta. Ya no es expresada de la manera en que fue originalmente creada. Pero no obstante podéis preservar su forma, e incluso mejorarla, si os comprometéis a pre-servir/pre-servar la Vida en su forma presente.
Para hacerlo, debéis reconocer Quiénes Sois Realmente, y pre-servir/pre-servar ESO.
Esto es lo que la Nueva Espiritualidad enseña. Esto es lo que dice.

Tenemos que servir, primero, a nuestra idea más elevada sobre Quiénes Somos, que es la Vida Misma, expresada de forma única. Y entonces la vida, tal y como la conocemos, puede ser preservada.

¡Exactamente! Lo has captado. Y eso es lo que significa “salvar el mundo”.

Veo el reto ahora, y la oportunidad.

Es una gran oportunidad. Podrías decir que es una del tipo “una sola vez en la vida”. Tienes la oportunidad de pre-servar tu mundo y la vida que habéis creado al pre-servir/pre-servar la Vida Misma.
Todo lo que hacéis lo debéis hacer con el objetivo de “pre-servir” a la Vida. Es decir, tu primera consideración –y ni si quiera eso, tu pensamiento antes de tu primera consideración– debe ser acerca de la Vida Misma, y de cómo preservarla.
Este Pensamiento antes del Primer Pensamiento es lo que algunos habéis llamado “instinto”. Lo he incorporado a la memoria celular de todo ser vivo. Está ahí incorporado. Pero he aquí algo que mucha gente no entiende sobre el “instinto”: puedes cambiar el modo en que representas el instinto.
Mucha gente cree que no podrían controlar su propia “respuesta instintiva”. De hecho, “respuesta instintiva” no significa “respuesta automática”, en seres de consciencia elevada. Significa la respuesta que esos seres creen que sirve a sus mejores instintos. Esa respuesta puede ser creada y controlada. Los seres de consciencia elevada hacen exactamente eso, y eso es lo que los define como seres de consciencia elevada.
La Nueva Espiritualidad os dará un nuevo discernimiento y una comprensión más plena de los “mejores instintos”, que son regalos, dones de la Vida a la Vida Misma.
Vuestra experiencia del Dios del Mañana estará basada en este don, y será su expresión.

_____

1Nota del T.: Ya llevamos unas páginas con esta especie de juego o invención de palabras.
Aquí hay una invención de significados también en inglés, y por eso forzamos también la invención, de forma sencilla, en español, aunque se pierde un poco porque tenemos que “inventar” más.
La idea es sencilla: “servimos” a la Vida antes que a cualquier otra cosa.
Es decir, “pre”-servimos a la Vida. Por eso recordaremos a veces este juego poniendo “pre-servar” y “pre-servir” juntos. En inglés es menos forzado porque se escribe igual “preservar” que “preservir”, aunque, al igual que en nuestro idioma, tampoco en inglés “preservar” tiene ese sentido de “servir antes que nada, servir previo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: