Viaje más allá de las palabras: «Prólogo: El mundo de Un curso de milagros» (Haskell-Jeshua)   Leave a comment

imagen corazón en círculo[- Podéis mirar en la página de índices, punto 3, para encontrar los enlaces a este y otros textos de la transmisión de Haskell (los PDF completos, etc.).
– Aparte de este prólogo, el libro Viaje más allá de las palabras tiene dos introducciones más breves.
– Sobre el uso del idioma en las revisiones y en las traducciones, y sobre el modo de traducir desde cero, o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que iré completando.
– Esta transmisión, maravillosa (muy clarificadora y directa), aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló teniendo en cuenta la personalidad de Jesús –tras la muerte de Helen, la escriba de UCDM.]

Prólogo: El mundo de Un curso de milagros

Al comenzar a experimentar Un curso de milagros te encontrarás entrando en un nuevo mundo. En sus páginas encontrarás las herramientas que te permitirán ver el mundo de una manera completamente diferente. Este nuevo mundo que descubrirás es un mundo de amor inmutable, de paz inconmovible, de alegría infantil, y de absoluta libertad. Este amor, esta paz, esta alegría y esta libertad son tan grandes que se extienden incluso más allá de lo que nuestras mentes pensantes pueden aprehender. El nuevo mundo de Un curso de milagros ya existe profundamente dentro de ti, donde siempre ha estado, y siempre permanecerá. Y todo lo que se requiere para poder entrar en ese mundo es tu propia disposición a reconsiderar, a desafiar, cada creencia que ahora tengas.

Cuando tu cuerpo muere, TÚ no mueres. La realidad última de lo que tú eres no está en tu cuerpo, sino en el Espíritu que continúa existiendo al morir. Muchos de los que estáis leyendo estas palabras ya creéis que esto es así. El Tú real, que está creado a imagen de Dios, es Espíritu. Y es este Espíritu lo que forma parte de Dios, y lo que comparte con Él Su poder creativo. Uno de los mensajes fundamentales de Un curso de milagros es que este Espíritu, que ES la realidad de lo que tú eres, es algo que está vivo y activo ahora mismo, incluso aunque parezcas existir actualmente como un cuerpo. Tu Espíritu no cesa de ejercitar su poder creativo, no se va hacia partes distantes del universo simplemente porque tú ahora mismo parezcas estar rondando por aquí con tu cuerpo. Como el Espíritu está vivo y activo AHORA MISMO, y como ES tu fuente de poder creativo, tu Espíritu está activo en este mundo, AHORA. Como tal, es tu Espíritu quien determina lo que experimentas, y lo que parece sucederte a ti. El mundo físico está controlado por el poder creativo del Espíritu, y no al revés. Ese reconocimiento de repente trastoca completamente el mundo, al llegar a darte cuenta de que todo en tu vida tiene su fuente en el poder creativo de tu Espíritu. Ese reconocimiento se convertirá para ti en fuente de una gran paz, y de una gran alegría.

En pocas palabras, el mundo de Un curso de milagros es un mundo de libertad. Eso es todo. Si entendieras la libertad completamente, la libertad tal y como realmente es, no se requerirían más palabras. Eres libre. Eso es todo.

Tu naturaleza real es Espíritu. Y como Espíritu, eres libre. El Espíritu vive sin limitaciones. No está limitado por el espacio y el tiempo. Solo puedes decir que el Espíritu existe por doquier, para siempre y por siempre, sin comienzo, sin final. Es en este sentido que estamos creados a imagen de Dios, Quien igualmente es Espíritu. Pronto, como el Curso explica con todo lujo de detalle, comienzas a constatar las implicaciones de ser Espíritu, y de ser totalmente libre.

El Espíritu es tan libre como una idea. En ese sentido, está completamente a salvo y está más allá de todo ataque, porque, ¿qué puede dañar a una idea? El Espíritu está más allá de poder ser amenazado por algo. Está completamente a salvo en el mundo de Dios. No hay circunstancias externas que puedan alterar la naturaleza de tu Espíritu. En palabras del Curso, eres invulnerable.

Así como eres invulnerable, Dios lo es. Un ser que es invulnerable NUNCA tiene ningún motivo para temer el ataque de otro ser. De hecho, un ser que sea invulnerable es incapaz de siquiera sentir que hay ataque. Como un Ser con una fortaleza infinita, Dios está completamente más allá de verse atacado, amenazado u ofendido por NADA de aquello que Su Hijo pueda elegir experimentar. Como esto es así, Dios naturalmente extiende a Su Hijo su absoluta libertad de ser y de experimentar todo lo que pueda imaginar. Y esa extensión, hacia otro, de esa completa libertad, es lo que llegarás a conocer como “amor”. Este amor solo es posible reconocerlo a través de los ojos del Espíritu.

Como un Ser de Espíritu, creado por Dios en Su propia imagen, tienes otros atributos que encontramos descritos en el Curso. Tu mente es parte de la Mente de Dios. Esto te hace santo, porque formas parte de Dios. Esto también significa que la fortaleza de Dios está dentro de ti, que el Amor de Dios forma parte de tu ser, y que la visión que puede ver y que ve la verdad sobre la Vida está dentro de tu mente. También significa que tú, como Espíritu, como parte de Dios, siempre estás sostenido y protegido por el Amor de Dios. En cada uno de nosotros existe el deseo de ser cuidado, protegido y amado. El Dios de Un curso de milagros nos bendice con esos regalos, elevados a la perfección, y extendidos sin salvedades de ningún tipo.

En tanto que luchamos y nos agotamos en esta vida terrenal, está lejos de ser obvio que las anteriores palabras sean verdad. Eso es porque vemos este mundo a través de unos ojos que no ven la verdad. Hacemos nuestras interpretaciones acerca de lo que este mundo es basándonos en los pensamientos de nuestros cerebros. El Curso se refiere a ellos como los “pensamientos que creemos que pensamos”, pero que no son nuestros pensamientos reales. Para poder experimentar el mundo de Un curso de milagros debemos estar dispuestos a considerar la noción de que los pensamientos del cerebro no comportan la evidencia de lo que es verdad. De hecho, debemos abrirnos al reconocimiento de que ni siquiera es posible descubrir nuestra verdadera naturaleza en tanto que insistamos en funcionar dentro del marco del sistema de pensamiento de este mundo.

El mundo de Un curso de milagros es algo que se encuentra más allá de nuestros pensamientos. Los pensamientos de este mundo, los del cerebro, cobran la forma de la percepción. Las percepciones son siempre formadas como respuesta a una experiencia que nace en la parte creativa de tu mente y entonces es proyectada en la pantalla del espacio y del tiempo. Tus percepciones son pensamientos que se forman a posteriori, después de los hechos, sobre una experiencia nacida en tu mente. Un curso de milagros dice esto cuando declara que solo ves el pasado, y que tu mente terrenal está ocupada solo con pensamientos del pasado. Las percepciones, como se encuentran tras los hechos, no tienen poder creativo. Y como tales, el Curso dice que no tienen significado.

La reunión total de nuestras percepciones conforma lo que básicamente es un filtro a través del cual vemos el mundo físico, incluyéndonos a nosotros mismos. En tanto que nuestro marco perceptivo tenga su base EN este mundo, estaremos limitados a creer que este mundo es la realidad, y que nuestra propia realidad existe dentro de él (es decir, crees que tu cuerpo es lo que tú realmente eres). El mensaje de Un curso de milagros es que nuestra naturaleza real es Espíritu, que no somos cuerpos, y que el marco perceptivo de este mundo no nos habla ni puede hablarnos sobre quiénes somos. Es en este sentido que los pensamientos que “creemos que pensamos” no tienen sentido, pues no nos dicen la verdad sobre nosotros Mismos.

Sin embargo, sí existe un marco perceptivo que se acerca mucho a informarnos sobre nuestra naturaleza real. El Curso se refiere a este marco como “Percepción Verdadera”. La Percepción Verdadera es realmente fascinante, pues no es algo que tú te “imagines”. No es una recompensa que llegue tras años de estudio y de contemplación de un complicado sistema de pensamiento. De hecho, el Curso dice muy enfáticamente que nada de lo que HAGAS hará que consigas el resultado final, que es la paz de Dios. El camino hacia la Percepción Verdadera y el mundo de paz reside en tu disposición a abrirte a la simple verdad de que tu verdadera naturaleza ES Espíritu, y que no se encuentra en este mundo de cuerpos y de espacio y tiempo. Y una vez que te abres a la posibilidad de que la verdad y la paz estén más allá de este mundo, te encuentras que ellas existen dentro de ti, y siempre han estado ahí.

Más allá del nivel de nuestros cuerpos, más allá del nivel de los pensamientos de nuestro cerebro, está el nivel de la mente. Es ahí donde tiene lugar toda la actividad creativa. Si deseas experimentar algo, o cambiar tu experiencia actual de cualquier modo que sea, debes hacerlo poniéndote a funcionar en ese nivel mental. Y lo encuentras cuando haces todo lo que puedas para poder silenciar los pensamientos de tu cerebro. Dejas atrás las interpretaciones y los juicios que este mundo te ha enseñado. Dejás atrás los estigmas de la culpa del pasado. Abandonas el miedo al futuro. De hecho, ya sabes por experiencia propia que cuando más cerca estás de estar plenamente vivo es cuando simplemente EXPERIMENTAS tu vida, cuando te pierdes a ti mismo en lo que estás haciendo, de modo que no hay pensamientos sobre pasado, futuro, o sobre las consecuencias. Todos sabemos que esto es así, ya sea en cuanto a tocar el piano, golpear una pelota de golf, o disfrutar de una puesta de sol. El nivel de la mente es análogo a ese estado en el cual estás libre de tus pensamientos, y simplemente estás vivo. Es en ese nivel donde encuentras tu realidad creativa. El Curso tiene la meta de ayudarnos a aprender a vivir nuestras vidas en el nivel de la mente.

Lo que aprendemos en Un curso de milagros es que, cuando dejamos atrás los afanes de nuestros pensamientos y nos decidimos a escuchar, podemos oír la Voz de Dios. Esa Voz está siempre ahí, en el silencio de nuestras mentes, esperando calladamente el día en que nos abramos por nosotros mismos a Su presencia. Esa Voz te enseñará un nuevo mundo, un mundo en el que no hay nada más que amor, un mundo de paz y de alegría, y de una libertad que está más allá de lo que tus pensamientos puedan aprehender.

¿Qué descubrirás al entrar en el mundo de Un curso de milagros? Descubrirás que tu verdadera naturaleza existe como Espíritu, como una idea en la Mente de Dios. Como tal, eres parte de Dios y nunca puedes, bajo NINGUNA circunstancia, estar separado de Él. Como parte de Dios, se te ha dado el poder creativo del universo. No hay esencialmente nada que no puedas hacer al ejercitar ese poder. Es más, es la Voluntad de Dios que tú emplees ese poder sin límites ni restricciones, con el objetivo de crear alegría –que automáticamente se extiende a toda la Creación.

Aprenderás, sin embargo, que la creación siempre se extiende a sí misma en una dirección (hacia fuera). La creación no puede dar la vuelta y alterar a su creador. Esto significa que tú, el Hijo de Dios, no puedes revertir la dirección de la creación, no puedes cambiar a Dios o a lo que Él ha creado. La única limitación de tu libertad absoluta a la hora de crear es que no puedes cambiar a Dios o a nada que Él haya creado, lo que incluye a tu Ser, tu Yo. Tú eres tal y como Dios te ha creado, y NECESARIAMENTE permaneces siendo así. Estás a salvo y seguro en los brazos de Dios, y siempre permaneces así, y no hay poder en el universo que pueda hacer o concebir algo que pueda cambiar ese hecho.

Ya he aludido al hecho de que somos invulnerables. Esto, en su aplicación, significa que no hay poder en la Creación que pueda hacernos nada sin que no sea nuestra voluntad. Como nuestro poder creativo reside dentro, también se sigue directamente que nosotros somos necesariamente los creadores de lo que experimentamos. El Curso dice muy directamente que ningún suceso puede sucederle al Hijo de Dios (nosotros) sin que no sea por su elección. El poder llegar a experimentar esta verdad, en el mundo de Un curso de milagros, se convertirá en un portal hacia el regocijo y la libertad.

Al constatar que eres el creador de tu propia vida, hasta el último detalle, y que todo lo que experimentas surge desde dentro de ti, entonces, lo que desaparece es toda tendencia o todo deseo de acusar o culpar a tus hermanos por las circunstancias de tu vida. Y lo que desaparece con ese reconocimiento es tu ira. La ira desaparece de tu vida sin luchar y sin esfuerzo. Y en su lugar, aparece la paz.

Como todo ser, en su invulnerabilidad, crea las circunstancias de su propia vida, se sigue igualmente que tú nunca puedes hacer nada que dañe a otro. Con este reconocimiento, la culpa se disuelve en la nada. Y la causa de la culpa, el pecado, se va con ella. El Curso repite una y otra vez que el Hijo de Dios (tú) es un ser absolutamente sin pecado. Tu libertad y tu invulnerabilidad hacen que el pecado sea imposible. Así es el amor, así es la sabiduría de Dios.

En el mundo de Un curso de milagros también descubrirás que Dios es Uno. Dios es Todo Lo Que Es, y no hay nada que no sea parte de Dios y que no sea Dios. Esto te incluye a ti y a mí, y a cada hermano que camina por esta tierra con nosotros. En el nivel del Espíritu, en el nivel de la mente, en el nivel de nuestra realidad, todos somos Uno, creados así por Dios, y siempre permaneciendo así. En este mundo, pronto constatarás que todo en la Vida es una grandiosa, espléndida armonía de toda la existencia, y que es una expresión de nuestro poder creativo en acción, donado por Dios.

A medida que constatas que eres verdaderamente Uno con tu mundo, llegará una nueva visión de tus hermanos y de este mundo que compartimos. Al contemplar cada aspecto de tu vida como nada más que un aspecto de ti Mismo, automáticamente encararás cada aspecto con una compasión y una gentileza que no has conocido antes. Como el Curso sugiere, caminarás por este mundo en una tranquila gratitud, y estarás en paz al reconocer que cada experiencia en tu vida es una forma del regalo que te haces a ti mismo. Y encontrarás que esa misma gratitud y gentileza acarician tus párpados cuando duermes en tranquila paz.

Siempre nos planteamos cuestiones acerca de la aparente tragedia que hay en esta vida terrenal. ¿Qué pasa con la violencia, el asesinato, la enfermedad, la muerte, la tristeza, las desgracias? El Curso nos ayuda a constatar que todo ello se basa en el miedo. Todos los que chocan contra su mundo lo hacen desde su propio miedo y su propio dolor. El miedo tiene su fuente en la creencia errónea en que este mundo ES lo que somos, y que es nuestra realidad. En tanto que creamos que somos cuerpos, separados y aislados en presencia de otros cuerpos, constreñidos a ser víctimas de las circunstancias, y maldecidos por una muerte inevitable, necesariamente viviremos con miedo.

El proceso por el cual nos identificamos con este mundo es llamado “valorar”. El Curso nos dice directamente que no valoremos nada que no dure eternamente. Esto significa, dicho simplemente, no confundirnos con respecto a nuestra verdadera naturaleza. Somos Espíritu. Nuestra realidad no es nuestro cuerpo. Cuando creemos que nuestro cuerpo, o que este mundo, ES lo que somos, estamos valorándolo. Más aún, nuestra creencia en que SOMOS nuestro cuerpo, un cuerpo que sabemos que un día pasará, debe conducirnos a tener miedo de ese día en que nosotros (nuestro cuerpo) moriremos. Y así creamos el miedo a la muerte. El miedo a la muerte, de hecho el miedo en sí, no podría haber surgido si no hubiéramos valorado este mundo al igualarlo con lo que somos.

El Curso dice que nada en este mundo es digno de ser valorado. Nada en este mundo es o puede ser la realidad de lo que somos. Por tanto, no hay pérdida, en este mundo, que sea de temer por nuestra parte. En el mundo de Un curso de milagros no hay miedo. Simplemente te das cuenta de que lo que eres es el Hijo de Dios, eterno, incapaz de morir, absolutamente a salvo, absolutamente amado, y absolutamente libre. Y entonces constatas, como dice el Curso, que no hay NADA que temer.

El Curso nos dice que no valoremos este mundo. Es importante darse cuenta de que no valorar no significa no amar. De hecho, lo contrario es cierto. Solo es posible amar realmente a otro ser si no valoras la relación. La razón de ello se vuelve clara cuando constatas que el amor es libertad –como aprendemos en el Curso. Si valoras una relación con alguien, entonces has hecho que esa persona sea parte de quien tú eres, y NECESITAS a esa persona. Siempre que necesites a alguien, automáticamente te resistirás a cualquier cambio que haga esa persona y que afecte a tu relación. En esencial, deseas negar la libertad a la gente que dices amar. No es posible amar realmente a otro a menos que le garantices una libertad completa. Dios sabe eso, y nos creó totalmente libres.

Al no valorar, no necesitas, y solo entonces eres capaz de permitir una completa libertad a otro. Solo permitiendo libertad real puedes realmente amar. Y como somos Uno Solo, es solo al DAR esa libertad y ese amor como podremos RECIBIR esa misma libertad y ese amor en nuestra propia vida. El amor de Un curso de milagros te da libertad y alegría, y expulsa sin esfuerzo totalmente el miedo hacia fuera de tu vida. En ausencia de miedo, verás más allá de lo que el mundo llama “tragedia”.

Al contemplar las aparentes tragedias del mundo con la visión del Curso, lo que ves es seres que han valorado este mundo, y que están representando sus miedos al intentar experimentar el sueño imposible de que podrían ser lo que no son, de que podrían estar separados de Dios y de cada ser. Más allá de los miedos, lo que ves es seres creados libremente por Dios, que son totalmente amados, que están absolutamente a salvo, y que no pueden separarse a sí mismos de los amorosos brazos de Dios, incluso aunque puedan intentar concebirlo. Nada en este mundo merece valoración porque nada aquí puede afectar a la verdadera belleza de lo que ellos son –pues son el Hijo de Dios, y siempre permanecerán así.

Al comenzar a experimentar Un curso de milagros te encontrarás entrando en un nuevo mundo. Es un mundo de libertad donde todos los seres son tan libres que literalmente escogen y crean cada detalle de sus vidas. En la invulnerabilidad de esa libertad, no puede haber culpa, o ira, o acusación o pecado. Todo lo que existe es el Amor de Dios, que todos los seres comparten por igual y plenamente.

Es un mundo de unicidad y de armonía en el que todos los seres honran, y se regocijan en, las creaciones de todos los demás. Es un mundo en el que todo está en armonía con la Voluntad de Dios, que no es otra cosa que la libertad total para crear y para ser. Es un mundo en el cual el único plan de Dios para nuestras vidas es la expresión gozosa de esa libertad con la cual Él nos ha dotado.

Sobre todo, es un mundo de alegría. La Voluntad de Dios para nosotros es ser cocreadores con Él en esta gran aventura llamada “Vida”. Tienes dentro de ti el poder de Dios, que te hace invulnerable. Como eres invulnerable, estás totalmente a salvo en el mundo de Dios. Como estás completamente a salvo, eres libre de experimentar lo que quieras. En el contexto de esa libertad, la alegría es inevitable. Y esa alegría ES la Voluntad de Dios para todos nosotros.

La faceta más hermosa del mensaje de Un curso de milagros es su promesa de que cada ser en la Creación de Dios retornará un día al pleno discernimiento de su verdadera naturaleza. No es posible que nadie permanezca en el miedo y en la oscuridad indefinidamente. Si te ves creciendo en la experiencia del amor y de la libertad, nunca dudes de que estás en el viaje al hogar. Y el hogar es el lugar donde morarás por siempre en paz, libertad, alegría, y en un amor que está más allá de la medida de cualquier cosa que puedas comprender.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: