Una invitación al capítulo de febrero de La vía del corazón (Jayem – Jeshua)   Leave a comment

imagen corazón en círculo[- Para los textos completos ver este índice]
___

Empezamos con la siguiente lección de La vía del corazón, la de febrero.

La Lección 2 contiene varias ideas prácticas (aunque quizá ya estáis como cansadas de esto que parecen “ejercicios”… quizá estemos cansados o sintamos un poco que no nos hacen falta ya este tipo de cosas…).

Son como “ejercicios” para sacarnos de nuestra muy esforzada disciplina de “no estar en el ahora” — el ahora “más allá del tiempo”.

Estamos de cierta manera muy disciplinados en “el ego”, en el tiempo… y en no vivir “maravillados” a cada instante.

Así que nada, aquí nos invita más o menos a eso… y antes de que en la siguiente lección, que digamos es más potencialmente “tormentosa”, nos salgan quizá más “cosas a perdonar”.

Luego, esta lección 2 tiene una sección de preguntas que quizá es la más “poderosa” en cuanto a lo que implica sobre nuestro proceso de abrir nuestra “mentalidad”, deshacernos de prejuicios, etc.

Trata del tema de los ayunos (ayunos de comida, de horarios, de palabras, de hábitos, etc.).

Y trata de María, es decir, de los sentimientos y palabras (trances, etc.) que se transmiten bajo ese nombre desde ese “espíritu en unión” (“desencarnado”) que de alguna manera vivió, o que tiene que ver con lo que nuestra Mente unificada vivió, en el papel de “madre de Jesús”.

María es como si estuviera, entre otras cosas, encargada de “dulcificar” el tema de la religión cristiana, y a todos nuestros hermanitos que están en ese mundo.

Por eso quizá nos disonaba más este tema a los que venimos de algún tipo de reacción “atea”. Pero ya progresivamente no os va disonar ni esto ni nada, si es que lo hacía…, pues simplemente se trata del despliegue de la Reconciliación o Expiación, de la Restauración de la Mente Unificada… como sabéis… y que por supuesto no deja a nadie fuera.

En ese ámbito religioso, curiosamente, las intervenciones de María, que son muy monótonas como palabras (y que tienen obviamente el mismo contenido de puro amor que las de nuestro Jeshua aquí, etc.)… las intervenciones… insisten mucho precisamente en el ayuno (qué casualidad) y en la confesión.

Ya sabéis que, en realidad, lo que podríamos llamar “esencia de la confesión”, puede ser algo de cierto modo vital para nosotros en algún momento, aunque por supuesto no “obligatorio”, ya que nada lo es.

“Vital” en el sentido de que tiene que ver con la apertura del corazón…, y con que al final, todas esas cosas que de cierto modo mantenemos en secreto, son lo que CREEMOS que somos… y resulta que en realidad no somos nada de lo que nos pasó aquí: ninguna creencia, ninguna historia personal, ningún cuerpo…

Así que puede servir de ayuda a veces el ejercicio de esa “transparencia”, por así decirlo.

Sobre el ayuno del que habla y del que comenta tantas cosas esenciales… quería comentar el tema de la “anticipación”.

Nuestra mente, el cuerpo-mente, anticipa muchas cosas, todo el rato (claro 🙂 ).

Un ejemplo:

si alguna vez habéis subido por una escalera mecánica que no funcionaba, parada, en algún centro comercial o en algún metro “suburbano”, etc…. al principio, al subir… vemos cómo nuestra mente reproduce de cierto modo la situación de movimiento… y vemos cómo anticipamos (nuestro cuerpo-mente anticipa) el movimiento de todo nuestro cuerpo… como si la escalera estuviera en marcha, como un reflejo.

Quizá, si nos detuviéramos justo antes de subir a la escalera mecánica estropeada (si nos disponemos a “ayunar” de esa reacción)… quizá así, tras detenernos, no experimentaríamos el esquema usual de nuestro cuerpo-mente al subirse a ese tipo de escalera (al menos no nos sorprendería).

Es muy gracioso ver cómo nuestro cuerpo-mente saca ese “esquema de anticipación”. Y, lo dicho, si nos detenemos, quizá no experimentemos esa “imaginación” que nuestra mente se saca de la chistera a la hora de “subir a una escalera en movimiento”.

Así que, para siquiera poder vivir, esto nos ocurre muy en general.

Ocurre que, como cuerpo-mentes, tenemos que proyectar todo el rato el pasado, el tipo de percepción y de reacción que hayamos podido tener en la vida más simple, como cuerpos… con el objetivo de no tener que estar todo el rato inventando nuestra percepción.

Y, como sabemos, en esa proyección práctica, que realizamos aparentemente por motivos solo prácticos… sucede que se nos cuelan muchas interpretaciones miedosas del mundo, y por tanto de nosotros mismos (pues de cierta manera somos momentáneamente, en estas vidas, todo todo todo el universo por entero –aunque, en realidad, incluso somos todavía mucho más grandes… pues el universo solo sería un símbolo).

Y entonces, la anticipación tiene que ver lógicamente con lo que proyectamos, con la proyección (y con que todo al final es “mente”, todo está abrazado por la Mente).

Entonces, proyectamos o anticipamos desde lo que ya conocemos:
reflejos, modos de comportamiento, reacciones… que nos hacen de golpe sacar todo un esquema de interpretación y de movimiento físico, todo en uno.

Así que por ejemplo el ayuno de comida (estar a caldos, a zumos, a agua, etc.) nos hace como “ahorrarnos” muchas de esas anticipaciones que nuestro cuerpo-mente hace automáticamente (y que pueden estar teñidas de muchas interpretaciones sobre nuestras familias, etc.)… esas anticipaciones… que proyectamos o “crean” de cierto modo la realidad ambiente (la que parecemos tener ante nuestras narices).

Así que el ayuno en general también nos permite, como dice, recibir otras vibraciones, ampliar el espectro de lo que sentimos…:
– para así quizá sentir más plenamente un número mayor de posibilidades de elección…
– o siquiera para poder “sentir posibilidades” donde antes quizá solo habíamos sentido “fijeza”, “destino”, “automatismo”…
– para poder sentir mejor, quizá, lo que Realmente queremos, lo que de cierto modo desea esa Unidad que realmente somos… a través de este personaje que somos.

Es entonces como si pasáramos a otros “niveles vibratorios” donde simplemente darnos cuenta de una cierta ligereza (libertad) en el mismo ser, en el cuerpo-mente…

Podríamos entonces hablar sobre la sintonización y la conservación en nuestros cuerpos-mentes del sentimiento de esa plenitud, de esa libertad… que sería el sentido de “elevar” cuando se habla de la elevación de esta dimensión o la elevación de lo físico.

Volviendo a la escalera

Así que fijémonos cómo, a partir de un ejemplo tan “tonto” (la escalera estropeada), podemos darnos cuenta de que:
– ¡nos lo estamos inventando todo! 🙂
– ¡Y de que todo está en “la Mente”!
¿Qué ejemplos de este estilo aparte de ese podríamos tener?
Fijaos cómo el ejemplo de la escalera nos “enseña”, de modo tan sencillo, que “todo está en la mente”.
Si podéis conectar con esa sensación…
donde por un momento es como si todo nuestro ser se viera trastocado… donde nos vemos sometidos a una reacción sin motivo…
Es increíble… el “movimiento” de la mente… este juego del “pasado anticipando”… y nosotros observando…
cuando se posa el pie en la escalera y esta no se mueve…
resulta que nosotros sentimos como una especie de “mareo”, vértigo, o como se pudiera llamar a eso…
A veces quizá parece que solo nos podemos dar cuenta de eso (de que nos lo estamos inventando todo, y de que todo está en la mente)…
… con este tipo de cosas “bruscas”, que son como “cambios”, como cosas inesperadas.
Y el ser de amor que en realidad somos en general facilitará que ese “darnos cuenta” crezca para “bien” (ese darnos cuenta de que todo está causado de cierto modo por nosotros).
Así que la cuestión es esa… (y la importancia de cosas como el “ayunar de hábitos” depende de esta cuestión, que nos puede venir bien recordar aquí de nuevo):
 
¿Y si por defecto todas nuestras reacciones habituales son como aquella reacción ante una escalera estropeada…?
 
Reacciones sin motivo, es decir, sin propósito real, no motivadas por algo real (motivadas por el pasado).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: