«¿Por qué existe el mundo?». Haskell: «7 nuevos textos de Haskell-Jeshua»   Leave a comment

Ir a descargar

imagen corazón en círculo[- Podéis mirar en la página de índices de Haskell en esta web para encontrar los enlaces a este y otros textos de la transmisión de Haskell.
– Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que iré completando.
– Esta transmisión, maravillosa (muy clarificadora y directa), aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló teniendo en cuenta la personalidad de Jesús –tras la muerte de Helen, la escriba de UCDM.]

¿Por qué existe el mundo? (Brent Haskell – Jeshua)

Saludos para vosotros hoy. Soy Jeshua. Hoy me has planteado esta cuestión: “¿Por qué existe el mundo?”. En tu pensamiento, al intentar comprender la vida aquí, al buscar la paz, el amor, la Expiación y el perdón, ha surgido la cuestión: “¿Por qué el espíritu creativo concibió e hizo este mundo en un primer momento?”. Y la respuesta se deduce de esta otra cuestión: “¿Por qué el espíritu haría algo?”. Cuando empleas la palabra “hacer” piensas en cuerpos haciendo cosas. Podría ser una tarea física que realizar, algo que haces o fabricas. O podría ser un proyecto que querrías acabar, incluso aunque se trate de algo académico y conlleve por tanto pensamiento y escritura. Pero siempre se trata de algo concreto, algo que haces.

El espíritu no hace nada. El espíritu simplemente deviene. Dios, la fuente de todo lo que es, creó seres a semejanza de Sí Mismo con poder creativo para crear y experimentar lo que fuera que desearan o imaginaran, dicho en tus términos. Y, como te he dicho, lo único que no podían hacer esos seres creativos era darse la vuelta y cambiar al Creador. Pues la naturaleza del Creador, la naturaleza de Dios, es la de un perfecto e infinito amor incondicional. Y eso es lo que tú, espíritu creativo, eres, lo que tú necesariamente eres, y no lo puedes cambiar.

¿Cuál es entonces el propósito del ser en sí mismo? El propósito es crear. ¿Crear qué? Lo que sea. El amor es perfecta libertad, y la existencia simplemente es. De nada sirve plantearse la cuestión: “¿De dónde proviene Dios? ¿Por qué existe Dios?”. Dios es simplemente existencia, como te he dicho. Dios es amor. Dicho en términos no temporales, Dios es. Dicho en tus términos temporales, Dios ha existido siempre y siempre existirá, infinitamente, y para siempre. Y eso es todo. Así pues el ser existe. Y él crea. Y la creación fluye desde la fuente. Tú tienes creaciones. Y esas creaciones tienen creaciones, y así continúa y continúa hasta lo que tú percibes como algo infinito.

Y no obstante, surge la cuestión: “¿Por qué existe este mundo?”. Te he dicho en Un curso de milagros que para ti, en este mundo, la voluntad de Dios es felicidad perfecta. La felicidad proviene de hacer y de experimentar aquello que te brinda alegría. Y ese es el propósito de la existencia: alegría, gozo –y eso es todo.

Es fácil que aquí percibas que necesitas crecer, lograr algo, y devenir. Y eso es porque, sin remedio, estás forzado, en un momento u otro, a encontrar el camino a casa. Y eso forma parte del diseño de este mundo. Sin embargo, el espíritu no necesita crecer. El espíritu no está en un campo de pruebas. El espíritu, tú, espíritu creativo, no fuiste creado como una cría de espíritu que luego tuviera que crecer, madurar y evolucionar para finalmente graduarse y convertirse en un espíritu creativo totalmente capacitado. No, en el mismo instante de tu creación estabas completo y eras pleno. Y por tanto, en tanto que espíritu no hay nada que tú necesites devenir, o que necesites lograr, en tu mundo.

Miras a todos tus hermanos, que parecen estar separados de ti, y quieres cuidar de ellos porque dentro de ti existe el callado reconocimiento de que sois uno solo. Y contemplas las circunstancias de tu mundo y eres propenso a ayudar a otros, si entiendes el amor. En el mundo del espíritu, no es así. El espíritu es completo. El espíritu es perfecto. El espíritu es amor incondicional e infinito. Entonces, ¿hay algo que el espíritu necesite hacer para poder cuidar de los demás –dicho en términos de la separación–, o bien para contribuir a la unicidad –si piensas en términos espirituales? Y la respuesta es que no, ciertamente. Entonces, ¿hay algo que el espíritu necesite devenir… hay algo en que el espíritu necesite convertirse, o hacer, o imaginar, o crear? Y la respuesta es que no, en absoluto.

Entonces, ¿por qué querrías hacer algo? Para hacerte feliz, en el sentido de tu mundo. O bien, podrías decir, para divertirte. ¿Puedes pensar en este mundo, si lo deseas, como si fuera un juego? Pues realmente aquí jugáis a juegos, y en algunos empleáis vuestros ordenadores –cosa realmente divertida. Y en ellos puede que entréis en algún mundo que necesitéis descubrir, y del que quizá necesitéis escapar, o bien un mundo en el que tenéis que alcanzar alguna meta. Y en muchos de vuestros juegos la meta ni siquiera está definida y tenéis que averiguarla mientras el juego transcurre. Y disfrutáis de esos juegos completamente por mera diversión y como desafío. Y sabéis que en los escenarios de vuestro juego estáis absolutamente a salvo.

Y he aquí que tenemos un mundo, un mundo que el espíritu creativo se ha inventado. Y esa es la parte ilusoria de este mundo. El mundo físico está fabricado solo con amor, pero, aun así, es algo fabricado, está inventado. Tú, tu cuerpo, tu cerebro, tus pensamientos, son simplemente algo inventado. Estáis colocados en un mundo surgido a partir del amor, y que, sin necesidad, vino y se fue en tan solo un instante. Mas así es como funciona el poder creativo. No sabe de tiempo. Pero, en la ilusión de este mundo, la de tu cerebro, la de tus pensamientos –de los que te he dicho que no tienen significado y que son simplemente imágenes–, en la ilusión de este mundo, parece que tus pensamientos pueden marcar la diferencia –¿no es así? Y puedes elegir, como te he dicho antes, entre dos voces, la voz del miedo, la voz de la ilusión, y la voz del amor.

Estás metido aquí, en un mundo imaginario, tal como el espíritu lo creó –y piensa en él, si lo deseas, como si fuera un juego en el que necesitas encontrar tu camino de vuelta a casa. Se te ha dado un cerebro y en él se han colocado pensamientos. Y esas son las imágenes que parecen decirte algo sobre tu mundo. Y sobre todo, esas imágenes te hablan de quien tú eres. Y ese es tu ego. Y ahora sabes lo bastante como para ver que la meta del juego es soltar el miedo de modo que puedas descubrir el amor y estar en casa. La meta del juego es liberarte de los obstáculos de tu ego, que igualmente son miedo, para poder encontrar tu camino de vuelta a casa.

Y en tu mundo hay guía, como te he dicho. Tú, espíritu, colocaste una pequeña, una diminuta chispa de insatisfacción, profundamente enterrada dentro de tu ser, y que te habla de que necesitas buscar algo. Pero si desde el principio mismo supieras ya lo que ibas a hacer, no sería tan divertido. Entonces puedes pensar en tu espacio-tiempo como si fuera un juego que tú creaste, un juego en el que todo espíritu está absolutamente a salvo y nadie puede resultar dañado.

Así que tienes una diminuta chispa dentro de ti. No obstante vives una vida que se basa en egos y en la noción de separación. Y no cuesta mucho darse cuenta de que al final no parece ser tan divertido. Pues parece haber luchas, y devenires, planes, y ausencia de paz. Puedes jugar a ese juego tanto como te guste. Pero, como te he dicho, un día, a tu ritmo, necesariamente te darás la vuelta e irás hacia el reconocimiento del amor para salir totalmente del terreno de juego. O bien puedes regresar aquí y jugar en diferentes vidas, diferentes capítulos, en diferentes escenarios. Y ciertamente, puedes probar a ser rico y a ser pobre. Puedes probar a estar sano o a estar enfermo. Puedes probar a ser hombre o a ser mujer –y la lista sigue.

Así que el propósito del mundo es simplemente la felicidad. Y cuando juegas a tus juegos aquí lo haces porque es divertido, porque te hace feliz –mientras en todo momento reconoces que nada te puede hacer ningún daño. Y al final, como te he dicho, descubres que el auténtico camino a casa es el que consiste en soltar todos tus miedos, soltar el propio ego, soltar toda tu creencia en que estás separado, aislado y solo. Y entonces puedes vivir la vida aquí por tanto tiempo como gustes, en un mundo que es totalmente amoroso, un mundo que es unicidad, paz y armonía.

Y entonces, cuando haces eso, te das cuenta, por supuesto, de que el mundo de miedo y de ego, por mucho que pueda haber parecido divertido en su momento, no era nada en comparación con la felicidad y el gozo que sentirás cuando vivas aquí en un mundo que es totalmente amoroso. Y eso, por supuesto, significa vivir en el mundo pero no ser del mundo. Significa vivir en el mundo sin los confinamientos y las constricciones del ego y del miedo. Y eso, en esencia, es lo que el espíritu creó: un mundo de espacio-tiempo, tan solo por diversión, un mundo que está totalmente hecho de amor porque no podría ser de otra manera.

Así pues, preguntas: “¿Por qué existe el mundo?”. Y preguntas: “¿Por qué hay algo?”. Te he dicho que el espíritu no necesita devenir. El espíritu no necesita contribuir, o ayudar, a la unicidad. Pues ya está completo y es pleno.

Así pues, en tu mundo concibes con la imaginación. Y el propósito de la creación es experimentar alegría y emplear ese poder creativo para hacer lo que sea que te imagines. Y este mundo de espacio-tiempo no es sino una más de entre todas esas cosas que puedes hacer. Y hay miríadas y miríadas de otras creaciones que, como espíritu, puedes experimentar y disfrutar para siempre jamás a tu ritmo. En el mundo del espíritu todo es amor. Tú eres amor. Este mundo es amor. Y eso es la felicidad, y eso es alegría.

Mis bendiciones para todos, eso es todo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: