La religión como portal interdimensional: las apariciones y la videncia   Leave a comment

imagen virgen Ezquiago

Imagen de la virgen de Ezquioga, tomada de la encontrada en forosdelavirgen.org

Yendo a lo práctico, no hay nada más práctico que la religión -y de ahí la importancia y la persistencia que tiene el hecho de su presencia en las civilizaciones, su inevitabilidad *.

¿Práctico?

Seth nos contaba que en realidad todas las probabilidades existen a la vez, tanto para los individuos, como para los colectivos (países, etc.).

La más mínima idea se realiza en algún “sistema probable”. Y a veces sucede que, aquellas probabilidades que de cierta forma tienen más “carga emocional”, en realidad terminan siendo más reales que lo que nosotros entendemos como “realidad”.

Esas otras probabilidades no son menos reales simplemente por el hecho de que nosotros hayamos elegido “la nuestra”, en nuestra continuidad elegida… esa continuidad con la que ahora tanto nos identificamos (lo que estamos experimentando con nuestro tan especializado foco actual de consciencia temporal lineal).

Entonces, así de grande es “Dios” –o Todo Lo Que Es (la infinita inteligencia que da cabida a todo esto y más).

Por tanto, existe una España que, de cierto modo no tuvo que pasar por la guerra civil que comenzó en 1936 (una guerra que, por cierto, en realidad aún no ha acabado del todo). Esta guerra fue un evento muy cruento, y todavía hoy condiciona las mentes y las “venganzas” que están en parte detrás de algunos ímpetus políticos.

Entonces, las apariciones de lo que en nuestra tradición se llama “María de Nazaret” (“la virgen”), son para empezar signos de la existencia de estas probabilidades.

Ha habido célebres apariciones** que han ocurrido precisamente justo antes de guerras o catástrofes importantes.

De hecho, a veces las mismas apariciones (las vidas físicas normales) de los grandes maestros espirituales sobre la Tierra (sin ir más lejos la de Jesús), tienen lugar curiosamente en pueblos, en culturas… que iban a sufrir poco después grandes calamidades en su ser colectivo –y que en parte podríamos decir quizá que ya las estaban sufriendo en el momento mismo de la vida del maestro en cuestión… como los judíos, que en la época de Jesús estaban bajo la dominación de Roma.

Algunas de estas “apariciones” de María, como la de Medjugorje que ya hemos comentado aquí alguna vez, siguen siendo muy importantes.

Entonces, hasta hoy, no sabía que en España había sucedido un fenómeno así, poco antes de la guerra civil, y que, por tanto, él podría haber servido para “apaciguar los ánimos”.

Se trata del caso de Ezquioga***.

Por tanto, en España también hubo previsión (preconocimiento) de la guerra civil… e intervención “celestial” utilizando la religión para hacer patente la posibilidad de cambiar de realidad (por eso hablamos de “portal interdimensional”)… y para que sintiéramos, claramente, antes de la guerra, la oportunidad de “elegir” en masa la paz.

Pero nuevamente se rechazó el tema: la Iglesia lo rechazó, así como las autoridades del gobierno republicano de aquel momento.

Ambos “rechazaron” la intervención de María, como es casi “lógico”…

Esta intervención en Ezquioga fue, nuevamente, de tipo muy clásico, del estilo de la célebre aparición de Fátima, en Portugal. Este rechazo y olvido ocurrió tras una temporada breve de mucho fervor en los rezos y en las peregrinaciones al pueblo del País Vasco donde ocurrió todo… y donde se llegaron a reunir muchos miles de personas para rezar.

Así que el movimiento no contagió a toda España. Si lo hubiera hecho, parece que el contagio nos habría llevado por (o comunicado con) una línea de probabilidad terrestre “sin guerra civil” 🙂 .

De forma similar, parece que en el caso de nuestro querido vecino, Portugal, las cosas de María tuvieron algo más de éxito… pues las apariciones de Fátima parece que ayudaron a que ese país no se metiera en las guerras que sucedieron a los años de aquellas apariciones acaecidas a los célebres y sufridos pastorcitos.

Así que he aquí que tenemos una “prueba” más de que “nosotros creamos la realidad”… de que “no somos el cuerpo” (sino personalidades multidimensionales capaces de “comunicarse” de muchas maneras… en muchas capas verticales y horizontales…)… y además… tenemos la “prueba” de que nosotros somos literalmente (en cierta “unidad” todavía superior) esa muy real y palpable misericordia de Dios… que se presenta o actualiza de muchas maneras… y para de cierto modo darnos “más elecciones” (pues el amor es simplemente libertad… y la libertad parece ser sobre todo la expansión de la capacidad de elegir).

Una cita del artículo enlazado, sobre este caso de Ezquioga:

«A partir de 1934, debido al rechazo institucional de la Iglesia, el movimiento surgido en torno a Ezquioga fue languideciendo. Tanto la Iglesia como las autoridades republicanas estaban interesadas en cortar el movimiento, y Ezquioga se convirtió en un lugar muy poco frecuentado, proscrito.»

___
* De hecho, la religión está en el núcleo, el núcleo “no hablado” de la política y de las incomprensiones en política… del voto “conservador”, etc… Es pues importante para todo en general, para poder comprender algo en general. Pero, al no poder hablar ni comprender lo que sucede… los humanos de cierto modo nos bloqueamos, o bien “derrochamos” tiempo en pasarlo “sufriendo” en vez de sintiendo, disfrutando… estudiando esa vida que gratuitamente se nos ha “dado” para toda la eternidad.

** “Aparición” entre otras cosas es un fenómeno de comunicación interdimensional, en la mente de personas “normales” que experimentan diversos estados de trance o similar, y durante periodos más o menos largos (a veces toda la vida de la persona…)… acompañados de más o menos “sucesos mentales curiosos” para los demás “asistentes”, etc. Todo esto es ya una forma de revelación, es decir, el propio medio de dar el mensaje es ya el mensaje en sí mismo.
Esto ya lo hemos comentado en otros textos. Y lo que se señala, con los fenómenos de videncia, es la naturaleza de la realidad. La realidad poco tiene que ver con lo que nosotros creemos sobre nosotros mismos, al menos en un primer momento. Y es que “nosotros”, en nuestra realidad eterna, no somos cuerpos; y si estamos aquí es para, de cierta forma, realizar una “evolución del alma”… una “evolución” que, como concepto, nos resulta difícil o imposible de comprender, pero que sin embargo es la misma esencia de nuestro ser.

*** En la wikipedia hay alguna información curiosa sobre las apariciones en el artículo sobre el municipio vasco de Ezquioga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: