Las células no nos necesitan para sentirse eternas. Invitación a la sección I de «La realidad “desconocida”», Seth   Leave a comment

acebo-en-un-parque

(Este es el enlace del audio de este capítulo, y aquí está el índice con la lista de audios de Seth y lo que llevo traducido y grabado de este libro en concreto, que está enlazado abajo del todo en ese índice.)

¡Las mismas células ya se sienten eternas!

Es decir, no nos necesitan para sentirse eternas en tanto que consciencia… en su vida de Servicio Eterno… un tipo de vida al que “nosotros” aspiramos –aunque digamos que en otro”nivel” de Servicio 🙂

¡Y quizá todo lo que vemos ya se siente eterno!

Por algo se decía, mismamente en el curso de milagros: «Dios está en todo lo que veo, porque Dios está en mi mente»… y “mi mente” está impregnando constantemente, de consciencia… en pulsos… toda la materia de nuestro cuerpo –para empezar por el cuerpo, ese dato inmediato de nuestro tipo de “yoidad”.

Así que en el Lecho de Probabilidades, desde el cual elegimos nuestro futuro y recreamos el pasado (en el eterno Ahora), las células son bastante “soberanas”, por así decirlo 🙂 .

Este libro va sumando cosas con las que sentir intuiciones así.

Como siempre, los textos de Seth nos ayudan a permitirnos descargar intuiciones “en nuestra mente”… a percatarnos de nuestro “ser creadores”… creadores que somos más que meramente consciencia — y siempre en el estilo de Seth de tratar estas cosas, tan poco a poco.

En este capítulo comenta cosas así:

«El cuerpo es también un patrón. Aunque el material que lo compone cambie constantemente, el patrón mantiene su propia integridad. La forma es grabada en el espacio y el tiempo, y no obstante el patrón mismo existe también fuera de ese marco –el cuerpo es una proyección, por tanto, en el campo tridimensional.

»Las consciencias de las células dentro de él, sin embargo, son eternas. El marco físico, entonces, está compuesto en sí mismo de sustancia inmortal. La proyección en el tiempo y el espacio puede desaparecer, en vuestros términos, puede marchitarse y morir. Pero la identidad principal continúa existiendo, así como también las consciencias de esas millones de células que en un tiempo formaban parte del cuerpo.

» Mientras está habitado por la consciencia humana usual, el cuerpo viviente opera como un punto focal intenso. El conglomerado de consciencias dentro de él, en todos los niveles, se enfoca en su propia red de comunicación. Esta red privada está conectada a todas las demás que son como ella. Existen entonces unos niveles de interacción que se dan meramente entre todos los cuerpos –interacción electromagnética y biológica. La red es sin embargo algo de mucho más alcance que eso. No es solo que todas las células puedan responder a cada una de las demás, sino que su actividad de masa desencadena la acción de unos centros aún más elevados de consciencia, para que respondan a un conjunto dado de condiciones mundanas antes que a otras condiciones mundanas que, aun pudiendo ser igual de legítimas, no se ajustan al patrón admitido. Las probabilidades, en cierto grado, están entonces determinadas según pautas celulares.».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: