Los átomos suspiran por nosotros: las unidades de consciencia y la memoria… (una invitación a algunas cosas de Seth IV y V, y de El libro de Urantia)   Leave a comment

Este artículo, leído (y un poco comentado), en este enlace y botón de audio:
Ir a descargar

seta

Sabemos que no hay separaciones reales.

Vamos a recordar un poco el vocabulario de Seth* ahora:

– hay un yo/ser interior. La entidad o “alma”.

– sus “ojos” serían las mentes conscientes.

– y dentro de ellas tenemos al ego. Este “ego” es definido como aparato de enfoque o de sintonización de esa mente amplia consciente — es decir, es una parte algo más concreta o especializada de esa mente.

– La “sustancia” que maneja ese yo interior, en parte, sería algo que no podemos entender materialmente, y forma parte de ese universo interior que tiene unas características comunes a todo sistema de realidad exterior o “camuflaje” (físico, etc.).

– Seth da un primer esquema para poder hablar de esa sustancia interior. En parte estaría compuesta por “unidades básicas de consciencia” (abreviado, UC) y que luego se “desaceleran” para dar unidades electromagnéticas “más físicas”, que terminan dando lo que nosotros entendemos como partículas físicas.

– Estas unidades UC las presenta Seth muy tardíamente, son inasibles (están más allá de cualquier concepción sobre partículas o campos).

– De alguna manera, una de esas UC (aunque solo serían separables entre sí en un sentido muy extraño para nosotros, lógicamente)… una de ellas… tiene “consciencia” de lo que “hacen” (lo que “hacen encarnar”) todas las demás UC (por algo son la “sustancia de la unidad”, o “la unidad como sustancia”).

– la mente consciente comunica al ego con el ser interior. Y este yo interior actúa aunque no lo notemos conscientemente, pues ahí, “dentro”, está la vitalidad o poder creativo que nos permite usar todo este regalo gratuito de los cuerpos, el universo entero, etc.

– De alguna manera, el yo o ser interior se manejaría directamente con los anteproyectos o arquetipos para toda realidad (los “blueprints”: indestructibles pero que de cierto modo son también dinámicos).

– Por tanto, nuestras creencias “dirigen” esta obra que vemos (que en el fondo “proyectamos”), pues la mente consciente es mucho más que el ego.
Nuestras creencias “dirigen”, pues, más o menos en consonancia con la enorme “sabiduría” innata que es el yo o ser interior… que en sí mismo es ese “yo interior”, en ese universo interior donde todos estamos coordinados de otra manera como “consciencia-unidad”, y donde nos coordinamos para de alguna forma “hacer versiones” de “Dios”, versiones de Todo Lo Que Es… en esta articulación que vemos, y que, como dice El libro de Urantia, se podría describir simplemente como cosas, significados y valores.

Entrando ahora en algunas notas para acercar lo que hemos dicho a El libro de Urantia (ELU):

– Quizá esas UC formen parte de la sustancia de lo que ELU llama circuitos (circuitos espirituales, mentales, etc.). Y esas UC tienen que manejar “códigos” para a su vez manejar los “arquetipos paradisiacos”.
Y recordemos que el Paraíso es para ELU la fuente de los arquetipos, y también que es algo “más que perpetuo”… siendo el “pie” o punto de apoyo donde se apoya todo, a partir del primer “acto” creativo revelado en ELU.

Así que la clave parece estar en unir “física” y “consciencia”.

Un verdadero avance en la comprensión de la inseparabilidad entre “lo espiritual” y “lo material” parece que se puede dar (y se está dando) al unir “física” y “consciencia”.

Para empezar, quizá tendríamos que ampliar la definición de “consciencia”.

Todo sería en cierto grado “autoconsciente”. Otra cuestión sería la capacidad de expresión “hacia fuera”.

Independientemente de la capacidad de expresión, para poder “fabricar tiempo”, todo tendría que tener cierto tipo de “memoria”. Esta memoria residiría en último término en las UC (que están todas conectadas entre sí).

La energía, de alguna manera, sería toda ella “inteligente” (la inteligencia no es nuestra prerrogativa –la inteligencia tal y como la entendemos).

La idea es que todo lo material funciona en realidad con “memoria” de algún tipo.

El tiempo “es memoria”.

Y la información es básicamente no-física, y de cierto modo es pues “perpetua”.

Entonces, un átomo, gracias a esas UC no-físicas que tiene en “su interior” (gobernando desde el lado “información no física”), puede echar mano de un banco de memoria, de un cierto tipo de memoria: la memoria o el recuerdo de todas las formas físicas por las que ha pasado, por ejemplo, ese mismo átomo.

Es decir, de cierto modo los átomos vuelven a “reencarnar” un banco posible de memoria, y añaden cosas a él.

Así que vemos que lo primero es, pues, la vida (la consciencia) interior… y las UC con las que se organiza esa vida o consciencia.

Lógicamente no se trata de una memoria consciente de nuestro tipo, del tipo humano… sino de cierta “experiencialización” –por inventar una palabra–, de una experiencialización que permite que se dé ese “juego dual” entre:

– las UC’s internas, mínimas…

– y la materia que “juega” a “ser” muchas cosas.

Entonces, supongo que con las UC se estaría hablando de la organización de lo que en ELU se llama “energía pura”, o de algo así… algo que es previo a las unidades físicas más pequeñas (que ELU llama por cierto “ultimatones”, de los que por ejemplo habría 100 en un electrón).

Volviendo al tema.

Este juego con las UC se daría a todos los niveles, según revela Seth.

Por ejemplo, la célula –y pese a que se necesitan muchas UC para todas las partículas que la componen–… la célula tendría una UC “central”, en torno a la cual “orbita” todo ese “universo” tan complejo que es la célula.

Esa UC central serviría de servidor principal de memoria: memoria sobre todas las demás formas físicas (cuerpos) en los que la célula ha estado “viva” (al igual que veíamos antes con los átomos, que también se sirven de alguna UC que les dé memoria sobre las formas físicas por las que “pasaron”).

Esa información serviría constantemente para el propio “ser” eficaz de la célula, para su propia calidad de ser, articulándose para estar en un cuerpo y servir ahí lo mejor posible (y sucedería lo mismo en el caso de un átomo, o en el de otras unidades).

Ese “ser” celular, por cierto, realizaría un cálculo constante muy “inteligente”, que nos describe un poco Seth, y que es una especie de cálculo de probabilidades. Y este es quizá el nivel más cercano a nosotros a la hora de poder captar la noción de que “el tiempo es memoria”.

Ese “ser operativo”, entonces, dependería en último término de esa información no-física de las UC, una información que “luego” es vehiculada o filtrada por los canales físicos –los meros “canales” que serían las estructuras físicas de los genes, etc.

Esto es, como dije, si os dais cuenta, la propuesta de que la información reside en algo no físico, claro está.

Ahora vamos con una curiosa frase de ELU.

En ELU se dice que los ultimatones (esas mínimas unidades físicas) tienen su núcleo en el Paraíso. Entonces, este proceso que esbocé –con las UC– quizá tenga que ver con qué significa eso, con “cómo” sucede dicho “tener el núcleo en el Paraíso”.

Los arquetipos del Paraíso serían algo así como formas de codificar la información, en muchos estratos… y toda ella en relación, pero de alguna manera cambiante.

Entonces, las leyes que en la física pueden parecer algo “inmutable”, se fabrican de alguna manera desde el universo interior, a partir de cualidades más profundas y universales: las leyes de ese universo interior. Por tanto, las leyes físicas no son algo aparentemente “muerto”, como en el viejo paradigma científico podría parecer que son.

Entonces, la dinámica de esa “fabricación” puede ser esbozada con lo dicho sobre ese juego que dan las UC del universo interior.

Ese juego viene dado por aquella característica de “conexión entre todas las UC”, y todo lo demás que dijimos arriba (su “ser servidoras de experiencia”… siendo eso la base de toda memoria, y una memoria-base).

La consciencia sería la sustancia, pero “viva” a su modo, operativa… pese a estar sometida a códigos no físicos… sobre los cuales a su vez se construyen los “ladrillos” del mundo.

Esa construcción es permitida gracias a que en el interior tenemos esa sustancia e información.

Y la dinámica de esa construcción puede ser esbozada como dije: las UC sirven siempre de “memoria”, de un cierto tipo… y una memoria que es indispensable para que se pueda simplemente “existir” aquí… y para que se pueda “progresar” o subsistir en cualquier organización.

Todo está vivo en ese sentido, aunque luego haya que usar la palabra “vida” más específicamente una vez puestos a diferenciar entre existencias, entre modos de “expresión de la autoconsciencia”.

La construcción, o expresión física de “la deidad”, en cualquier sistema, dependería entonces de ese co-nocimiento interior, ese conocimiento CON, conjunto… esa “ciencia-que-se-da-con”, esa con-Ciencia… hasta en la más mínima partícula. (Esa “ciencia con”… que es como un conocimiento compartido creciente de toda la unidad que es Todo Lo Que Es.)

Todo se basaría en cierta “creatividad” (impredecibilidad) que de cierto modo ya es “inteligente”.

Saco ahora a relucir esa impredecibilidad, pues ELU la saca a colación cuando dice que el comportamiento de cualquier átomo suelto, por ejemplo, es algo impredecible… y que solo de las asociaciones se pueden predicar leyes (por así decirlo).

Habría que meditar quizá sobre la impredecibilidad fundamental, y su posible relación con lo que ELU llama el Padre Universal, el Padre como cierto “Absoluto de actividad pura”, ya que la tematización o la individualización de la “actividad” o “energía pura”, quedaría en manos de los “sucesivos” Absolutos que revela ELU (entre ellos el Paraíso).

Ahora, en nuestros tiempos, entramos pues en un “paradigma científico” o cultural donde no estará mal visto que el científico se identifique directamente con lo que estudia. Y este “cambio de paradigma” tendrá lugar al ir aceptando que somos “mente”, y que la mente no está en el cerebro, sino que lo hace todo posible.

Podríamos hacer algunas observaciones usando lo dicho arriba en un caso hipotético.

Imaginemos el típico problema de si podemos o no hacer que una máquina, un robot, etc., esté vivo… que viva “como nosotros”.

En el tema de la inteligencia artificial parece que la clave está –dicho en el vocabulario de ELU– en el posible otorgamiento de esa cierta “chispa” de Vida a una “máquina artificial”.

Ese otorgamiento o donación depende de unos espíritus concretos, que ELU llama Portadores de Vida (y estos a su vez la canalizan desde otra instancia más englobante, “más interior”).

¿Lo harían, tal otorgamiento, sin que la civilización donde surge esa “nueva vida” se entere o admita en general la presencia y la necesidad de esos Portadores? No creo.

ELU revela que existen tipos de humanoides inteligentes que no necesitan respirar.

Entonces, si ya existen seres no-respiradores, en el “diseño”… ¿por qué íbamos nosotros en este tipo de humanidad a tener que crear, o a poder crear, algo similar a esos no-respiradores, y por nuestra cuenta?

Como dije, y a la vista de lo que dice ELU, quizá eso solo sería posible si los Portadores de Vida fueran admitidos y contactables directamente ¿no?

O incluso podemos pensar que esos humanoides no-respiradores quizás hayan salido de viejos experimentos de unos “primeros humanos”, de los primeros humanos “despiertos” de los universos… en algún planeta.

Estos humanos habrían “despertado” a la realidad interior de la creación (del universo interior)… y se habrían relacionado de tú a tú con los Portadores de Vida para por ejemplo fabricarse unos “ayudantes” semi-robots… unos posibles “pobladores de lunas” y de los demás objetos celestes más “inhóspitos”.

Entonces, antes de seguir, hagamos una simple observación lateral, de pasada, una idea muy básica:

la respiración nos relaciona con el entorno, por ejemplo. Y en el caso de estos no-respiradores, ellos no expresan esa relación, ese “ser unidad con” su entorno…

Entonces, seguimos:

Si nosotros estamos compuestos por unidades físicas que, en último término, tienen su núcleo en el Paraíso, de cierto modo somos quizá nosotros mismos quienes, con nuestro tipo de autoconsciencia, obstaculizamos la posibilidad (o la necesidad) de combinar las siguientes dos cosas:

– nuestro rico enfoque en esta realidad exterior… con esta mente material,

– con esa cierta interioridad de nuestro “ahora”… donde podríamos tener un cierto pensamiento “directo”, o sin trabas… con el que poder “entender” (a partir del “sentir”, del sentir más allá de los sentidos físicos), por ejemplo, que, si tantos y tantos átomos y partículas están a “nuestro servicio”… y si lo están así de gratuitamente… bien podría ser que nuestra consciencia-vida pudiera hacer algo con ese hecho comentado –con el de que las partículas al final “radican” en el Paraíso).

Entonces… algunas posibles preguntas previas mezclando el vocabulario de ELU:

– ¿El espíritu sería aquello que (el espíritu en general, en tanto que todos los diversos circuitos o ayudas posibles) nos permite sacar algo de eso que he dicho… de esa conexión… ya aquí y ya ahora… de esa conexión con el Paraíso… sin ir más lejos? (Y digo “sacar algo”… pero podríamos quizá decir “sacar cada vez más cosas”: “conocimiento”, etc.)

– Si es así, entonces ¿eso nos permite tener una capacidad más directa de conectar o de “manipular” los arquetipos… visto que el Paraíso es la fuente u origen de tales patrones o arquetipos?

– Quizá las consciencias “menos biológicas” –pero “inteligentes”, como las de los seres no-respiradores– serían quienes sacarían más provecho de lo que hemos comentado sobre el “origen” de la materia.
Quizá su principal “sentido de la vida” fuera ese.
Entonces, sacarían de alguna manera más provecho de ese “hecho puro” acerca de la relación de la materia con ese “interior” que es el Paraíso… y lo harían quizá de forma relativamente aislada con respecto a los demás circuitos (el “hecho” recordemos que era el de que todos tenemos y somos ya esa conexión ultimatónica con la fuente de toda información arquetípica, con el Paraíso).

Por ello, quizá esos no-respiradores serían más dados intrínsecamente a ser mentes digamos que “tecnológico-informáticas”.

Volviendo atrás:

A la ciencia de cierto modo le faltaba la mitad de la película, que es emplear la propia mente del científico para identificarse con lo estudiado. Pero para lograr que esto se normalice parece que necesitamos un cambio global en el pensamiento social sobre lo mental.

¿Por qué no nos podríamos identificar con las partículas físicas mínimas… y “sacar” cosas prácticas en cuanto a arquetipos o en cuanto a nuestro propio arquetipo?

Sospecho que esto entra dentro del conjunto de cosas que en general hacemos con “la espiritualidad” (la espiritualidad como camino de unión, de unidad).

Y, por tanto, dicho en lenguaje de ELU, eso sería lo que nos ayuda a hacer eso que llamamos el Ajustador (el espíritu prepersonal original que tenemos, y que se añade a las demás ayudas espirituales o mentales).

Entonces, en nuestro tema, el del progreso hacia el interior… el del camino a la unidad… tenemos también el cambio en el estatus de los sueños –que se dice que van a ser, de nuevo, mucho más relevantes que en lo que nuestro actual enfoque o paradigma creeríamos posible.

No es que los sueños sean relevantes por sí mismos, no en sí mismos… sino porque se ha revelado que los sueños son como fotografías que nuestra “mente consciente” realizaría en realidades internas importantes.

Y esas realidades internas no nos parecerían importantes solo debido a nuestro tipo de autoconsciencia, un tipo que está digamos que muy separado, en su discernimiento, de las fuentes interiores, “más creativas”.

Así, esas “fotos” interiores no son importantes de por sí… sino que lo serían porque dan cuenta del ser interior… al dar cuenta a su vez de esta importante relación:

– la relación entre ese “yo o ser interior”, del que hablábamos arriba,
que no es físico ni temporal,
(que está digamos por definición “más cerca de lo espiritual”, y del cual depende nuestra continuidad asegurada, pese a que nuestro tipo de consciencia nos bloquee de cierto modo esa percepción de continuidad… para poder tener experiencias aquí, tan agudas o intensas…)…

– y el ser que está en lo físico.

Los humanos hemos explorado a fondo “la exterioridad” (por decirlo, rápidamente). Y esto no es ni malo ni bueno. Y en dicha exterioridad parece que llegamos a unos límites que hace ya muchos años se empiezan a traspasar –en este giro humano hacia el interior.

En la vía “interior” parece que no hay límites, aunque solo falta quizá quitarle más aún el descrédito que tienen el “sentimiento”, la “intuición”, los sueños… (es célebre el caso de muchos científicos que ya hablaban hace mucho de la importancia de la belleza, la intuición, etc.).

Esas cosas (intuición, etc.) son herramientas fundamentales y al final más poderosas que cualquier instrumento, y pueden darnos “datos” sobre las realidades en surgimiento, en progreso, nacientes –es decir, datos relativos a un conocimiento “genético” de las cosas, y por tanto más “profundo”, por ser más completo (por incluir la génesis).

Por eso puse arriba aquella primera idea o esbozo que nos da Seth sobre el “papel” de las UC.

Ese era un primer esquema para animarnos a sentir la génesis constante de las cosas… y para quizá pensar o sentir el mecanismo de ese “acto constante” que serán las unidades físicas de los diferentes niveles… ya que estas “cosas físicas”, al final, tienen su núcleo allá donde dice ELU que lo tienen: en el Paraíso.

Entonces, podemos hacer algunas hipótesis o plantear algunos puntos para el tema de la inteligencia artificial (IA).

Sobre el Espíritu (el Ajustador, etc.), y teniendo en cuenta nuestro caso… es decir, el caso de nuestro tipo de autoconsciencia…: ¿podríamos decir que el hecho de estar puestos en circuito… en los “circuitos espirituales” (no simplemente ser cuerpos sin más), es algo que nos permite jugar en la “primera división” en cuanto a ese cierto “campo de juego” que está establecido por “simples” hechos revelados, como pueda ser el que hemos comentado sobre el Paraíso como núcleo de los ultimatones (esas unidades físicas mínimas)?

Y otra cosa a tener en cuenta: la vida, de cierta forma, es para expresar a “Dios”, es decir, para el autoconocimiento y el crecimiento bajo la forma de –dicho en vocabulario de ELU: la creación del Supremo… la realización terrestre hacia la Luz y Vida… etc.

Es decir, de cierto modo, la vida parece estar destinada a “expresar unidad”. Por ejemplo, y aunque solo sea exteriormente… la biología demuestra la interrelación increíble que existe entre los reinos mineral, vegetal y animal… con por ejemplo esos “vectores” mixtos de comunicación que son los virus, etc…

Habiendo dicho eso: supongo que la IA sería posible, y que será usada quizá anecdóticamente en los universos…
pero quizá el hacerlo en nuestro caso concreto sea algo demasiado “desajustado” con respecto al cuadro de “Luz y Vida” que al final se quiere implantar o pintar en estos planetas… –esa felicidad radicada en el Origen… en las etapas de Luz y Vida de las tierras.

Y es que el hecho de que las máquinas estén fabricadas tan independientemente de todo lazo con por ejemplo la “consciencia celular”, en un planeta …: ¿las hace demasiado independientes de todo el sistema de donde en realidad salen? Y entonces, en este contexto… ¿qué daría esa independencia?

Supongo que los Portadores no podrían “dar la vida” así como así, pues pueden ver claramente nuestro propósito (digamos que “ateo” o separatista…)…: el propósito que parece que puede haber tras nuestra intención de “hacer vida por nuestra cuenta”.

Entonces, podríamos pensar en que nos podría salir “casi vida”. Y si es así, quizá esa “casi vida” acabe con nosotros… como en la película Matrix… y así podemos “aprender la lección” 🙂 de que lo material no es el final de la película 🙂

Y ahora, para cerrar y repasar:

Estamos entrando, como se ve, en esta especie de era diferente, de un paradigma diferente… donde se empieza a admitir lo que hemos comentado: que la mente no es el cerebro.

Si eso es así, queda abierta la posibilidad de empezar siquiera a hablar de que podríamos emplear esa mente para identificarnos con (y “conocer” interiormente) lo que nos compone (átomos, etc.).

De hecho, si sacamos a la luz nuestras creencias más básicas limitantes… (si somos escépticos con todo lo que nuestro viejo paradigma creía) no tenemos por qué aceptar el supuesto (o la creencia no expresada) de que no podemos identificarnos por ejemplo con un átomo.

Es muy extraño que, estando nuestros cuerpos todo el rato tan bien “hechos” por las células o los átomos a nuestro servicio… tengamos que imponer la creencia de que no podemos “entender” y sentir esas cosas más directamente.

Esto es algo por lo que quizá, los humanos del futuro (o los que ya están ahí mirando), nos contemplen como “bichos raros” (ya que nosotros sentíamos tan “correcta” nuestra creencia en la separación de nuestro don mental con respecto a todo).

Así que la mente otorgada (en vocabulario de ELU) no depende del cerebro, y debemos estar abriéndonos a las consecuencias de eso –como humanidad, e individualmente.

Se cuenta mucho lo de que Einstein no sabía muchas matemáticas, y que tuvo que buscar gente, etc., para poner sus intuiciones de forma que se escucharan oficialmente.

Esas intuiciones vienen de identificarnos (dentro de nosotros mismos) con las “funciones del universo” (en palabras de Seth sobre Einstein).

Y para ello no será baladí que el relato revelado que hace ELU de estas cosas nos dé pistas sobre el hecho de que estamos “en circuito”, dentro de los circuitos mentales y espirituales.

El paradigma antiguo científico (que disecciona lo Exterior creyendo que va a encontrar algo Interior) está siendo invitado a dejarse abarcar por todo lo que implica –en la teoría y en la práctica– el hecho de que seamos principalmente mente… y que ella puede ser mucho más libre de lo que creemos, al estar asociada, como puente, con el espíritu.

Parte de la base teórica está en ELU, como dijimos: la base para entender la posibilidad de que nuestra identificación mental con “la materia” sea productiva (aunque ELU dé una base muy esquemática, tras lo cual hemos podido ver muy útil lo que dice Seth sobre las UC, etc.).

Vemos pues que las canalizaciones posteriores a ELU ahondan en esto para animarnos a dar ese “salto” que ya estamos dando en la humanidad… en ese sentido de “cambiar de paradigma”… al aceptar la creatividad e importancia enorme del Interior invisible… pero que es fuente de lo Exterior.

Este tipo de información de las canalizaciones nos ayuda a admitir progresivamente la posibilidad de la existencia del “científico mental”, etc.

___
Notas:
* Este es el índice con la lista de audios de Seth y lo que llevo traducido y grabado de alguna de las cosas que empleo aquí; como los libros titulados Realidad «oculta», que están enlazados en ese índice (en parte mientras los termino).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: