Invitación a las primeras sesiones de Seth: preparándonos para las sesiones sobre la “materia”   3 comments

seta

Ya desde el principio mismo de las sesiones de Seth es muy interesante, sobre todo a partir de la sesión 9.

Hablamos pues de las primeras sesiones de Seth, que ahora empiezo a grabar para el canal de audios (y que están como siempre enlazadas en el índice de Seth, junto con el pdf que contendrá las sesiones 1 a 42).

En ellas se dan ejemplos que van apuntando poco a poco hacia la naturaleza de la realidad en general.

Esto nos sirve por ejemplo como una especie de preparación para el tema de la “materia” –que Seth tratará en seguida, en torno a la sesión 60.

Lo esencial se expone muy pronto. Por ejemplo, entre otras cosas, veremos que la forma no es un atributo de la materia.

Este tipo de observaciones e intuiciones son algo que seguro que a muchas personas ya nos acompaña desde hace tiempo… en mi caso por ejemplo desde que encontré Un curso de milagros, y aquella “definitiva” y amena presentación que hacía Gary Renard del curso.

Y otra “observación” fundamental es tan simple como esta:
Nadie ve lo mismo
Esto es por cierto una especie de “el otro lado”, “la otra cara”… de aquel otro célebre mantra:
Somos “espíritu”.

Nadie ve lo mismo, porque “lo mismo” (que podríamos llamar “poder creativo”)… está “dentro”; no está “fuera”.

Y ese “mismo” es pues…
la esencia…
de la creación.

Como veremos dentro de muchas sesiones –y como ya vimos en UCDM–
si estamos en una habitación y pongamos que hay 3 personas y 1 perro,
entonces, hay cuatro versiones de cada uno de esos seres
(es decir que de cierto modo hay 16 “seres vivos” –y por tanto 16 versiones del “universo”).

Es decir, cada uno crea su versión, constantemente, en y con las pulsaciones mentales constantes que llamamos “universo”… (versiones “externas” que es como si fueran… diciéndolo rápidamente… constantes reflejos –versiones– del “universo interior”).

Cada cual crea por tanto, como decimos, una versión de cada ser.
Por ejemplo, no hay un solo perro en esa habitación.
De cierto modo es más “verdadero” decir…
(aunque en el fondo no haya grados)…
es más “fiel” a la verdad decir… que, materialmente hablando (expandiendo nuestro “concepto de materia”) hay cuatro perros:
– el perro que “crea” el mismo perro, a cada milisegundo, con el inmenso poder de “su” ser interno…,
– y los “tres perros” que crean las “tres personas” que de alguna manera sienten a ese perro como algo aparentemente separado de ellas, a cada instante.

Y dijimos que nuestro mantra (nadie ve lo mismo), es la otra cara de aquel otro “mantra”: Somos espíritu.

Espíritu… que no “necesita” a la “carne”,
y que de hecho proporciona la “energía” que permite que nuestras “almas” hagan “carne”…
.. una carne que de alguna manera permite que dicha alma pueda de cierto modo “crecer” (crecer en esa dimensión no-espacial, no-temporal… en eso que Seth bautizó como la dimensión del “cumplimento del valor”).

Estamos por tanto dentro…
“espíritu”…
… “conectados” en…
y fabricando todo desde… una “dimensión” digamos que “más universal”…
que nos engloba a todos y que somos todos…
… desde la que nos entregamos a nosotros mismos, constantemente,
… toda esa “energía” digamos “pura”… que termina fabricando nuestras vidas (como “condensándose” a cada milisegundo…)
… para que podamos “jugar” aquí a “ya no ser Dios”, a ser ignorantes…
a no ser “el Uno”… y así, tener la “libertad” de poder sentirnos y fabricarnos como seres más o menos “perdidos”… perdidos o en “soledad”… y desde ahí poder recrearnos.

Estamos pues, en ese interior, una dimensión “interna”,
… con un yo interno (nuestra fuente directa de vida),
… y ese yo interno luego, al morir otra vez, normalmente nos dará miedo… miedo otra vez…
… y tendremos miedo de Nosotros Mismos, por tanto…

Es decir, sucederá (en estas tierras primitivas) que nos seguiremos asustando, y asustando… más y más… de él… del yo interior… del “alma”… de nosotros mismos…
… y este parece ser el motivo por el que seguimos como huyendo y buscando “fuera” sin parar… (recreando así la ilusión del afuera)…
… huyendo de nuestro propio “yo”
(“eso” que es lo que en el fondo buscamos)…
… y huiremos ilusoriamente hacia otra de estas “vidas” terrestres…
es decir,
… hacia otra de estas ristras aparentes temporales que son las vidas…
… ristras de “tiempo lineal” que llamamos “vidas”…
… para seguir de cierto modo pareciendo que inventamos dramas y más dramas…
… en supuestas “lecciones” que nosotros mismos hemos dicho que “teníamos que aprender”…

Así que ahí estamos, dentro,
usando siempre esos sentidos internos para tan siquiera poder respirar… unos “sentidos internos” de los cuales, nuestros sentidos externos –los plasmados en el cuerpo– serían como pálidos reflejos…

Así es como Seth lo va a ir presentando en estas primeras sesiones (un discurso sobre el ego, el yo interior, etc…. que luego quedará más o menos bien plasmado en su primer libro, Habla Seth)…
Y lo va a ir presentando poco a poco mientras se va metiendo más a fondo en el asunto de “la materia” –dentro de unas 50 sesiones (voy más o menos por la 12).

Y lógicamente nuestros “mantras” tienen que ver con lo esencial:
con que en realidad “no somos un cuerpo, sino libres”,
tal como fuimos originalmente creados, en el interior “creativo”,
para expresar/nos/LO eternamente, ese interior…
en una especie de escala no-lineal, pero de cierto modo “ascendente”…
… donde de alguna manera viviremos cada vez más y más tipos de “sentidos” –de “sentidos” quiere decir tanto en el sentido mental (significado mental), como en el sentido corporal: sentidos físicos de “cuerpos” o equivalentes a cuerpos.

Así que “nadie ve lo mismo”, pues “lo mismo” está “dentro”.
Lo mismo no está fuera. Nadie ve “el mismo universo”.

“El mismo universo” sería una frase llena de distorsiones… unas distorsiones que se han vuelto naturales para nosotros, pero que nos despistan absolutamente.

Hay tantos universos como mentes aparentemente separadas… que “proyectan universo” a cada instante.

Por eso se dice que nuestra realidad es en realidad “una ilusión”.

El que parezca que vemos lo mismo sería un “mérito” (ilusorio y buscado) de esa inmensa energía “interior” que nos asiste desde allá dentro, donde tenemos y somos aquel yo interior,
ese ser del que aquí venimos en parte a huir…
… a olvidar, en parte…
(y en este planeta parece que más que en otros, por aquello de lo atemorizados que parece que nos encontramos aquí… atemorizados de nuestro poder… por ahora).

Ahí dentro tenemos, además, de alguna manera, a nuestro “anteproyecto”, a nuestro “plan creativo”… a ese “ideal”, mutable y alegre, que nosotros mismos “construimos”… y del que nos olvidamos fácilmente… pero que lo creamos para motivarnos en todas estas vidas…

El yo interior nos da pues la energía, constantemente, para hacer “pulsar” estos universos, en nuestra mente, y que se crean “a cada instante”.

Así que ahí está nuestro mantra (nadie ve lo mismo), que es el otro lado de “somos espíritu”.
Estamos “unidos” dentro para siempre, con esos increíbles poderes… en un “mundo” interno que no podemos ni concebir… aunque sí podemos “vivir” reflejado “aquí”…. de alguna manera (aquello que el curso de milagros llamaba “mundo real”).

3 Respuestas a “Invitación a las primeras sesiones de Seth: preparándonos para las sesiones sobre la “materia”

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Seth me parece totalmente loco, no encuentro coordinacipn ni congruencia en lo q dice. No entiendo para donde va ni lo q quiere comunicar.
    Definitivamente me quedo con la quinta revelacion : mi libro de urantia

    • No hace falta que lo intentes leer.
      Está bien esto de elegir… de centrarse en lo que vaya funcionando… etc.

      Ya sabes, ese sentimiento de un cierto “estar perdidos” es precisamente lo que se busca,
      es una riqueza en realidad, es una apertura ese sentimiento…
      pues además quizá ten en cuenta que lo que “Dios” es (es decir, lo más fundamental), no se puede “entender”.

      Te aseguro de todas maneras que si peca de algo Seth es precisamente de coherencia.

      Es lógico sentirnos perdidos, por el motivo que sea, en esta época, pues la civilización está pasando de una ciencia “material” a una ciencia “mental” (que es la única forma de viajar a otros mundos, como vemos de cierta forma también indicado en El libro de Urantia… ya que por ejemplo los serafines son criaturas digamos “mentales”, es decir, hijas del Actor Conjunto (de la colosal “Mente” que “une” a las dos primeras personas de la Deidad)).

      Esto es todo un giro “cósmico”, y hay ya muchas intervenciones como la de Seth, y habrá muchas más… que en primer lugar podríamos decir que simplemente demuestran una cierta unión mental colosal… esa misma que seguramente es la que permite que muchas personalidades morontiales pudieran venir a la Tierra tan “fácilmente”… a presenciar algunas de esas cosas que le pasaron a Jesús, en la Tierra, como dice El libro de Urantia que sucedió con tales personalidades morontiales.

      Seth creo que sería una personalidad morontial, una de esas que solo excepcionalmente tendría cierta “clave” para poder entrar… y conectar, y hacer una especie de trabajo “didáctico” y/o un experimento donde usar lo menos posible todo lo que suene a “lenguaje religioso”.

      Vamos viendo, feliz navidad 🙂

      • Bueno volvere a mirar a seth con el lente q me edtas mostrando vamos a ver q pasa
        Un abrazo ivan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: