Archivo para la etiqueta ‘apocalipsis

La espiritualidad, la locura, la ciencia y la iluminación: ¿qué valor tiene lo espiritual y la locura para “el saber”, para “la ciencia”, el “conocimiento”?   Leave a comment

imagen corazón en círculoEs célebre esta unidad de ciencia y espiritualidad, esta unidad que, digamos, es como se suele invocar (a modo de colofón o guinda) aquel tema que podríamos caracterizar más tímidamente como el de la intrincación entre “intuición” y “conocimiento”.

Y esto es algo muy comentado.

Y no nos referimos a los resultados más o menos catastróficos que ambos devenires humanos —en general: “mente” y “corazón”— tienen y han tenido debido a su viaje en común pero en desarticulación… en una especie de auto-presentación que nuestra mente humana en unidad se ha hecho ante sí misma…, presentando esa desarticulación galopante entre mente y corazón, debida a la simple creencia en la separación (a la creencia en lo que en realidad ya está hasta “demostrado científicamente” que es una mentira).

Enfocaremos un rasgo de esta unidad o reunión, como hacíamos a cuento del Quijote, es decir, teniendo en cuenta:

— el indicio que nos dan las visiones de locura, típicas de la locura, como por ejemplo en ese caso prototípico del Quijote,

— y de la “inocencia” de un Sancho que se permite hablar calmadamente con don Quijote —es decir, sin meterle rápidamente entre los barrotes de alguna de esas categorías estúpidas a las que aún hoy estamos tan habituados: “loco”, etc.

Tenemos esa re-unión entre:

— el saber, ese saber digamos más separado, o más “separatista”, de eso que se ha llamado modernamente “conocimiento”…,

— y “lo espiritual”, que se enfoca en un cierto “dejarse hacer”, en cierto fluir desde el interior… en una especie de permiso cósmico que damos interiormente, permiso ante la unidad y la relación… y que hace así posible precisamente el descubrimiento interior y transformativo de esa misma unidad y esa misma relación, pero en nosotros, dentro —y eso es la célebre “beatitud”, como lo llamaban algunos…, o la “iluminación”, etc.

Esa beatitud es el resultado final, por así decirlo, clásicamente, de la ascensión por la escalera de la sabiduría, llamando “sabiduría” a la integración de mente y corazón, pero cuando se permite que sea este último quien “dirija” nuestra vida.

Así que:

— descubrimos nuestro verdadero ser —nos autoconocemos cuidándonos en ese proceso de autoconocimiento que apunta a ese ser,

— gracias al permiso que damos; es decir, gracias a la “fe”, en sentido amplio, ya que “fe” es también ese permiso interior que en realidad le pertenece a todo el mundo (y es por tanto más bien casi siempre una “fe” laica, o abiertamente atea).

Es decir, lo queramos o no, nos reuniremos con nuestro verdadero creador, “padre” cósmico —o si se quiere llamar “madre”—, que siempre fue precisamente aquel tan aparentemente abstracto Amor, amor universal, cósmico (Dios) (y todo lo demás es mero juego, ilusión mental sin consecuencias y que se da en base a jugar con las “reglas” de la separación ilusoria). Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Más bases para la Constitución de una civilización universal-cósmica: legitimidad   1 comment

imagen corazón en círculo

Paradójicamente el actual poder “económico” en cierto modo se alimenta de cierta “sacralidad” que el poder lleva asociada.

Los poderes reales parecen jugar, manipulando, entrelazando… las distintas esferas del poder (político, etc.).

Por otra parte, con “sagrado” parece que denotamos algo que está puesto lejos de las miradas usuales, lejos de la posibilidad de poder afrontarlo o tratarlo con tranquilidad y minuciosidad; algo así como un objeto de maravilla interior (de maravillarse interiormente).

De eso se aprovecharían “los poderes fácticos” 🙂 , de cierta “sacralidad” mal colocada.

Esta civilización digamos que se ha programado de forma sistemática como anti-espiritual, y utiliza la proyección del anhelo de Dios, que siempre existe en el ser humano.

Nosotros, de cierta forma estando “perdidos” en esta civilización que a marchas forzadas se hace más y más primitiva… proyectamos inconscientemente nuestro anhelo de “algo más grande” sobre este programado desorden que llamamos “sociedad”.

Así, se nos gobierna, es decir, nos gobernamos… mediante el caos, y, aparentemente, hacia una utopía cibernética suicida.

Los objetos exteriores, sujetos a ritual (en las iglesias por ejemplo) son aquellos a los que les asignamos la función —función realizada más o menos auténticamente, por los “fieles”— de recordarnos la mirada interior… esa mirada a nuestro “ser de luz”.

En general necesitamos maravillarnos interiormente de nuestro propio ser, en un sentido espiritual de “ser”. Y recordamos que esto puede suceder y sucede en contextos no religiosos (con la mera maravilla del surgimiento y el cuidado de la vida en un hogar amoroso, etc.).

Y ¿qué pasa con esa necesidad de “maravilla”?

En una civilización como esta —que es muy primitiva, espiritualmente hablando—, esa necesidad de mirada estaría siempre de cierto modo confundida o interpenetrada con la mirada hacia “fuera”. ¿Hacia quién o qué?

Otra cuestión a tener en cuenta: sabemos que el “problema espiritual global” es muy sencillo de expresar en lo que atañe a los “individuos”: miramos anhelantes hacia afuera, hacia otros, hacia por ejemplo la estética corporal nuestra o ajena, etc., buscando ahí las “soluciones” para nuestra felicidad…, cuando sin embargo las soluciones son ciertos “cambios de percepción”, “internos”.

Así que como decíamos, hay quizá, en el mundo humano, y no sé si desde siempre, una parte de “lo sagrado” que es mal colocada en “lo político”. Y no la podemos enfrentar tranquilamente, con paciencia, con razón y con corazón… precisamente por estar a la vista de todos, por ser el lugar que es quizá postulado como “el más a la vista”.

Ahora vemos curiosamente que en este mundo nos damos dos lugares o “caricaturas” de este tipo, que parecen venir de diferentes tradiciones:

— hay reyes que no gobiernan, que legendariamente de cierto modo representarían lo divino, es decir, una ley sobrenatural… con principios y modos de actuar inspirados divinamente y por ello incontestables…

— y hay gobiernos que supuestamente sí gobiernan, pero que, diciéndolo ya, rápidamente, estarían representando en realidad una especie de contraparte de lo divino. ¿Cuál es esta contraparte? Una que no quiere precisamente “el mayor bien” de la humanidad, una especie de gobierno en la sombra…, con ciertos poderes económicos, etc., donde al parecer, en sus cúspides, tienen sectas prácticamente satánicas (es decir, explícitamente adoradoras del miedo).

Tanto los reyes, como los políticos y otra gente “pública”, estaría bajo la mirada del mismo tipo de grupos secretos y sectas, de esa “gente en la sombra”… y actuarían más o menos de forma programada.

Cuanto más desalmados somos, más títeres somos, como lógicamente vemos que sucede. Leer el resto de esta entrada »

2012 rima perfectamente con… tachán… despiporre: noticias, charlas y entrevistas de las últimas semanas. El descubrimiento arqueológico del siglo en la superficie terrestre (Osmanagich)… Ghislaine Lanctôt, Annie Marquier, David Icke…   2 comments

Tenemos a la señora simpática, ex-médico y ex-madre de familia, Dra. Ghis Lanctôt, proclamando en una entrevista de Alish prácticamente que no somos estos cuerpos que vemos… que estamos pasados de moda.

Claro que ella lo dice desde una amplia experiencia: haber tenido ya 4 hijos… haber sido “toda una profesional”… y haber renunciado a ello: renunciado “como es debido”… como es debido solo en la esfera de lo “políticamente correcto”… dentro de lo alternativo, o lo alternativo tirando a “nueva era”… eso que tanto hemos amado y que tanto nos ha servido (o quizá simplemente también lo dejó porque le apetecía 🙂 ).

Pero, en el fondo, da igual renunciar o no del todo a las cosas en la forma, en el mundo del “hacer”… da igual pues desde todos lados se puede “trabajar”, es decir, se puede “perdonar”… incluso desde una guerra, en casos extremos.

Como “sabemos” por el Curso de milagros (UCDM)… la renuncia importante es sobre todo a nivel mental, dándose cuenta, obviamente, de que no hemos renunciado a nada cuando renunciamos jubilosamente a lo que antes tanto nos ataba (algo muy fácil de decir, no tan fácil de experimentar “desde el corazón”…); o bien… dándose cuenta de que lo esencial no era lo que parecía suceder de “malo”: por ejemplo ejerciendo “como médicos”, al estar la institución médica al servicio de la mafia farmacéutica (Ghis dijo).

Qué difícil renunciar a cosas con alegría… sin sentir resentimiento… de forma espontánea… o qué difícil renunciar al juicio de “tengo que cambiar el mundo porque está tan mal…” —tan identificados como estamos con el sistema de pensamiento del ego, ese que tanto sirven los cuerpos para implementar, para “enactuar”: separación, ataque, muerte, miedo…

Es decir, que no importa en absoluto, o al menos no hace falta, “teóricamente”, tener la experiencia de esta doctora para poder volverse felizmente “locos”, es decir, simplemente felizmente felices (invirtiendo la locura del mundo, y a veces de forma patente, aunque no haga falta…). Pero… pero como no creemos que los pensamientos o creencias sean la base del mundo, mundo que es proyección de nuestros interiores locos que se piensan carentes, vacíos, malos, con miedo, etc. (como nos recuerdan muchos materiales del crecimiento, de “enorme sabiduría”, de “lo esotérico” (Seth, UCDM, etc.))… entonces, normalmente no nos bastará con aquel “teóricamente”.

Hasta que no nos demos mil y un golpes contra las supuestas experiencias “nuevas” (en ciclos siempre iguales hasta que aprendemos que el amor no viene de este mundo… y que no hay que hacer nada…)… hasta que no pase eso… quizá… no paramos. Y así, seguimos y seguimos, encarnando y encarnando… cansinamente… alimentando a los Arcontes (representando el ego de todos, global…)… esos Arcontes que David Icke ha redescubierto, descubriendo la rueda (como muchos de “los gnósticos”).

Annie Marquier, en esta entrevista, una mujer para mí hasta ahora desconocida, nos da la enésima versión del “crecimiento transpersonal”… como habrá tantas visiones y versiones de lo mismo… con más o menos amplitud de miras, astucia… (otra versión rápida: Michael Brown, etc.).

Así que, dice ella, todos tenemos, en su lenguaje (que habla de lo de siempre…)… todos tenemos “memorias activas” de diversos tipos… memorias que nos condicionan en el comportamiento, y que una vez fueron “útiles”, es decir, que fueron la única respuesta que pudimos dar ante una situación donde no teníamos aún las herramientas. Y es que la individuación, es decir, la aparente fabricación del ego (en realidad: un programa) como herramienta de enfoque en lo físico… en nuestra especie… es realmente a trompicones… caos… como hay pocas…: una estupidez increíble.

Y… tal y como podríamos decir pensando en cosas como el método Feldenkrais…: es esa una respuesta, esa “única respuesta”… es aquello que provoca, por así decirlo, un determinado “nudo”, nudo que también se puede ver en lo corporal: en lo corporal-cinético-mental.

Y es que, en definitiva, eso sería la humanidad, en este estado tan brutalmente caótico que representa de lo lindo el origen de este universo (la necesidad de proyectar caos, muerte y destrucción en cuerpos fuera, intentando que las mentes se crean separadas como nunca…)… eso es la humanidad: adquisición (actualización) de traumas-base que existen en realidad programados a niveles mentales (la envoltura de lo que luego será “lo físico”)… de un ego, unas estructuras egoicas… y, luego… los apaños que toquen y puedan hacerse… para deshacer todo… como podamos, sin destruir, ofreciéndoselo al “Espíritu Santo” (el canal de regreso a la Fuente…), para que lo use en favor de ésta, es decir, en favor de Dios (es decir, entonces… no se trata de “como podamos”… sino más bien…: como podamos “dejarnos hacer”).

Unas memorias, inercias, por tanto… que nos dificultan el aquietarnos…… que nos hacen difícil ver, sentir la Presencia que en realidad somos y que apunta al despertar unificado de toda mente…: nos hacen difícil ver que podemos siempre preguntar al alma —si abrimos un hueco para ello…—, viendo, así, que podemos escucharla: escuchando el susurro del alma… frente a ese ego gritón, el de las inercias y los condicionamientos… el del “programa”, en general —de la supervivencia, en particular, etc.

La pirámide, estilo egipcio (Giza), más grande de la superficie terrestre —tal y como ahora vemos (soñamos) ésta— estaría en Bosnia —y lleva años descubierta (junto con las correspondientes compañeras).

El sueño de universo, en esta parte del universo físico… tan serio él… muestra nos una vez más, aquí, con esto… unos niveles cósmicos de “ridículo”… pues ¡cómo podemos tener delante de las narices algo tan colosal como esto… y ni inmutarnos!

El caramelo del misterio avanza; será la ambigüedad del ego, será la época de la revelación (apocalipsis)… que va a toda máquina… o eso parece. Mientras, ese “jinete” de la revelación, del “apocalipsis”… el llamado ‘Ciencia’, responde represivamente ante semejante descubrimiento (ridículo increíble, como siempre, pero ahora “más”…, pues…: ¿cómo se puede “estar en contra” de una pirámide colosal? 🙂 Es para reír, por no llorar 🙂 ).

A lo que potencialmente apuntan todos estos increíbles “misterios” revelados… o todas las conspiraciones resolviéndose y revelándose de un tiempo a esta parte (con ET’s y de todo, bien reales, incluidos)… etc.… a lo que apuntan… sería a lo mismo a que apunta todo aquí…: que nosotros estamos soñando esta “tontería” de sueño (de manicomio)… y solo para perdonarlo todo… solo para “despertar”, perdonando todo esto que nunca ocurrió, en ningún nivel.

Claro que… nos quedamos fácilmente enganchados en la fascinación por “las nuevas verdades”…, la fascinación rápida por cómo la verdad “fertiliza” el campo del ego… lo remueve, lo retuerce y lo renueva… fascinados por la “creatividad”… la extensión del universo… su riqueza (en él realmente todo es posible, porque en realidad nunca pasa nada)…, la extensión de las capacidades de la consciencia… de los cuerpos que lo pueblan con sus consciencias en diversos tipos de granjas de egos… (unos cuerpos que, por cierto, conectados con pirámides… seguramente deben poder “hacer maravillas” en cuanto a “viajes astrales”… en cuanto a la conexión cosmos-Tierra… o en cuanto a “reencarnaciones a la carta”… etc., etc.).

Y es que “Despiporre” rima perfectamente con… “Dosmildoce”.

Una carta sencilla sobre el apocalipsis   Leave a comment

ATENCIÓN:

ANTES QUE LEER ESTE TEXTO URGE LEER LAS CANALIZACIONES DE GENTE COMO PATRICIA CORI, DE LAS QUE HABLO AQUÍ EN LOS ÚLTIMOS ARTÍCULOS, O BIEN EL MATERIAL DE SETH, CURSO DE MILAGROS, ETC.

ESTE TEXTO SOLO ERAN LOS COMIENZOS, CUIDADO (AUNQUE ANTON PARKS ME SIRVIÓ PARA IR SALIENDO DEL LÍO DEL CAMPO DEL EGO NORMALIZADO!).

Esta carta podría servir de introducción al artículo de más abajo, a “realidad“:

«Carta» sobre posibles “secretos” que podrían desvelarse de algún modo pronto (para no estar desprevenidos): 

[Sirva esto de comentario o “publicidad” a algunos documentos que hasta ahora me parecen esenciales (aparte de Parks):
– Discriminando información alienígena ]

Y antes de nada: ¡abandonemos los miedos! ¡Y en concreto los miedos ante elementos que vienen «de fuera»: ya sean planetas sin rumbo…, extraterrestres malignos que están «fuera»!

¡”Ellos” siempre estuvieron aquí!

[Por cierto, si bien parece una “locura” hablar así, esto es debido a nuestra programación, en esta especie de Matrix, tal y como está configurada desde hace siglos. Pero no es locura; no lo es debido por ejemplo a que los planetas están huecos, y, como decimos en el artículo “realidad”, es muy importante aquel tema de la “interdimensionalidad”.]

Anton Parks deja bastante claro en sus obras que cuando se habló de un astro que asolaba la Tierra, se referían a Venus, que anduvo un tiempo dando vueltas por el sistema solar…, y que terminó simbolizando a Horus, el “hijo” de Enki (= Osiris = Ea)…, un Horus que había nacido para vengar a su padre y a lo que se le hizo a Egipto y a los humanos allí.

Leer el resto de esta entrada »

Publicado 9 mayo, 2011 por qadistu en ¿?

Etiquetado con