Archivo para la etiqueta ‘crucifixión

¿Para qué sirven los libros y cursos que divulgamos aquí?: el curso de milagros, el de amor, el de la maestría… (H. Schucman, M. Perron, Jayem…)   Leave a comment

(Enlace a este audio en ivoox)

AdelfaEste breve texto (que también podemos escuchar en audio desde aquí mismo o en ivoox) es una invitación en dos partes.

Y por cierto, esta invitación sirve como celebración de que pronto van a salir “al mercado” 🙂 versiones oficiales de algunos de estos cursos o libros que aquí divulgo y a veces traducimos o revisamos:

1. Ampliando nuestro ser

2. Reuniéndonos con esa ampliación

___

1. Ampliando…

Mirad qué simple es todo.

Y es que en gran medida “lo espiritual” se va a sacudir ese aura de “antinatural”, de “raro”, o de cosa “poco normal”… ya veréis…

Y se va a sacudir ese aura pese a tanto dinero y esfuerzo que hemos empleado y seguimos empleando los humanos en hacer por ejemplo muchas películas y sistemas educativos que invitan a que este tema no sea simplemente lo natural.

Solamente hay dos opciones cuando dejamos el cuerpo atrás, es decir, tras eso que en general llamamos “muerte”, y que para muchas personas significa ya “transición”:

a. O bien es eso, una transición, y entonces queda algo de nosotros… algún tipo de “esencia personal”… después de “dejar el cuerpo”;

b. O bien no hay nada.

¿Por qué motivo nos decantaríamos por la primera opción?

Hay muchos motivos por los que al final nos decidimos por ella (una opción a la que parece que cada vez menos gente nos cuesta abrirnos de forma explícita):

– por simple “deportividad” 🙂 , es decir, a modo de hipótesis para jugar con ella… o de hipótesis a “probar”… si abrimos nuestra mentalidad.

– por haber sentido o percibido ya pruebas o sensaciones que nos hacen decantarnos por esa opción, y ya sea que las hayamos sentido en nosotros mismos o en los demás –pruebas que sean suficientes para nosotros, y que tienen que ver con distintos tipos de ampliaciones de nuestra “percepción”, sensaciones, etc.–.
(de hecho hay gente que “viene a este mundo” y más bien lo que intenta hacer o lo que tienen que hacer es evitar este contacto natural profundo con su ser… aun teniéndolo muy fácil y muy presente… en tanto que facilidad para experimentar cambios en la percepción… unos cambios que para los demás quizá son menos habituales.)

– por mera intuición… etc.

Una vez aceptada más o menos claramente esa primera opción, hemos abierto el paso a una ampliación del reconocimiento de lo que somos… del reconocimiento que podemos tener de lo que quizá somos (de lo que somos más “global” o “ampliamente” hablando).

Y entonces… vamos a la parte 2.

2. Reuniendo…

Una vez que estamos metidos “en el camino”… “en vereda”… tal como se hace en varios de nuestros queridos “cursos”… intentemos ir más allá de los variados nombres que le podemos dar a aquello con lo que nos estamos reuniendo si aceptamos esa especie de “ampliación de nuestro ser”.

Eso que diríamos que “queda” tras abandonar el cuerpo lo vamos a llamar “Yo ampliado” y a veces simplemente “Yo” con mayúsculas, por ejemplo.

(Y por cierto, esta referencia a “la muerte” es una forma de hablar rápida… pues en realidad ese Yo, por lógica, ya estaría aquí… aquí mismo… y entonces, nombrándolo así, con definiciones así (“lo que queda tras”…) nos quedamos claramente cojos.)

Lógicamente lo normal es que nosotros en principio NO nos relacionemos con las personas y con el mundo sintiendo claramente ese Yo ampliado, es decir, lo normal es que “no nos relacionemos desde ese Yo”.

Y precisamente se trata de eso, en cualquier curso o camino espiritual de los que tratamos aquí y que son “completos” o “vías completas”: se trata de normalizar algo que en realidad podría ser lo natural. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Protegido: Día 2. Acéptate a ti Mismo. Los Diálogos de Un curso de amor   Leave a comment

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Protegido: 5. El propósito original. Los Tratados de Un curso de amor (III)   Leave a comment

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Protegido: 9. Dar y recibir. Los Tratados de Un curso de amor (I)   2 comments

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Amor y crucifixión. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED   Leave a comment

Ir a descargar

imagen corazón en círculo[- Podéis mirar en la página de índices, de Haskell, para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc.
– Los PDF también están además en esta carpeta pública, que tengo en google.
– Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.
– Esta transmisión aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló por la personalidad de Jesús.
– La siguiente parte de este texto sirve como acompañamiento —más o menos— para esta parte del texto principal del curso de milagros: [T-6.I] (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

 

Amor y crucifixión [T-6.I]

Saludos de nuevo, soy Jeshua.
Hoy comienzo contigo nuestra conversación
sobre las lecciones del amor.
Hay una primera lección del amor
que debes llegar a conocer dentro de tu ser,
más allá de tus pensamientos, más allá de las palabras.
Y cuando aprendas la lección en ese nivel,
entenderás verdaderamente el amor.

La mayor lección de amor es extremadamente simple.
La lección del amor es esto:
TÚ LO TIENES TODO.
Y debido a que eso es así,
no es posible que te pueda suceder nada
a no ser que sea por tu propia elección.
Ese discernimiento, en su simplicidad, te llevará
a la comprensión plena del amor mismo.
Leer el resto de esta entrada »

Un proceso de perdón, en The Way Of The Heart (Jayem)   Leave a comment

imagen corazón en círculo

De muchas maneras podemos motivarnos a sanar la percepción, es decir, a dejar de juzgar, a perdonar en el buen sentido (como en el “ejemplo extremo” que practicó Jesús hasta el final, comentado aquí*).

Recordamos que ya podemos estar empezando a sentir la relación entre mente y experiencia.

Recordamos también que solo tenemos que elegir paz con todo, pues realmente este universo es nuestro propio sueño, sin consecuencias para nuestro ser real —aunque, en este proceso de despertar eligiendo paz… cuando estemos en general quizá aplicando esas “lecciones” que Un Curso de milagros comentaba en el capítulo 6… podemos hablar de los matices que comentábamos aquí.

En el capítulo 3 del primer texto de The Way of Mastery (The Way of the Heart), aparece un proceso de perdón. Es un modo muy lógico de “funcionar”, y que seguramente se haya dado espontáneamente en la mayoría de nosotros. Y, lógicamente, aunque sea un ejemplo concreto (se trata de la “energía” de ser crítico, o un criticón) lo podemos extrapolar y practicar con casi cualquier imagen-emoción que se presente en la mente…, o en “la realidad”…, es decir, tanto “dentro” como “fuera” (o bien en sueños durmiendo).

Así que nos estamos empezando a hacer a la idea de que podemos elegir nuestros sentimientos… siendo “observadores”… si podemos… en cada momento de nuestra experiencia…

Así que nada, es este:

«La técnica es bastante simple. A medida que transcurre tu día, observa cuándo te sientes como si estuvieras contraída. ¿Están tensos los músculos del cuerpo? ¿Es la respiración muy poco profunda? Cuando hablas acerca de alguna energía de alguna persona… ¿tu voz se acelera o sube de volumen? Esto significa que necesitas realizar sanación en ti mismo. Cuando reconoces que se dan este tipo de signos en ti —en otras palabras, que la vida te ha presentado una oportunidad para alterarte— quiere decir que hay algo que requiere sanación.

Entonces, la alteración que sientes, tómatela como una bendición. No dirijas tu foco de consciencia hacia aquello que crees que está causando la perturbación, y recuerda el primer axioma:

Soy la fuente de mi experiencia. Me siento alterada… ¿qué hay en mí que necesite ser sanado?

Comienza a respirar rítmica y profundamente con el cuerpo. Permite que éste se relaje, se suavice, y pregunta…

¿Qué hay en la energía de esta persona que realmente me está sacando de quicio?

Y lo verás inmediatamente:

Oh, es un criticón. Y eso me saca de quicio. ¿Cuándo habré sido yo un críticon con otros?

Y bien, enseguida vas a verlo inmediatamente, y dirás:

Bien, ahora estoy siendo crítica porque ellos son críticos.

O también, si estás juzgándoles, te pueden llegar recuerdos, recuerdos desagradables. Permite que lleguen. Continúa relajándote y respirando. Contempla esa energía de ser crítico. Hónrala, ámala, porque es una creación. Son tus creaciones regresando hacia ti, que debes abrazar y transformar. Y simplemente sigue en el ejemplo. Contémplalo.

¡Ah, sí! Ser una criticona. Ciertamente… yo puedo serlo. Lo he sido en el pasado; conozco muy bien esa energía.

Contempla una escena en tu recuerdo en la cual  hayas sido el criticón. Mírala con profunda honestidad y sinceridad, y dite a ti misma,

Me perdono por ser un criticón. Me perdono por estarme enjuiciando a mí misma. Elijo enseñar solo Amor.

Y mira cómo desaparece esa imagen de tu mente, cómo se disuelve. Y lleva tu mente al momento presente, hacia esa persona que te acaba de sacar de quicio. Nuevamente, no necesitas decirles nada en absoluto, aunque puedes. Pero dentro de ti, perdónale por permitir que la energía de ser criticón se aloje temporalmente en su mente. Y simplemente pídele al Espíritu Santo que reemplace tu percepción con la Verdad. Pide ver la Luz inocente en él.

A medida que trabajas esto, te harás muy hábil en ello. Podrás hacerlo así de rápido [chasquido de dedos]. Y una vez que comiences a ver la Luz en ellos, puedes preguntarle al Espíritu Santo,

¿Qué está ocultando esta energía en ellos? ¿Por qué cosa están realmente clamando?

Y entonces, sentirás compasión. Porque te será revelado por qué están heridos dentro. Y, de pronto, en vez de reaccionar ante ellos, simplemente podrás ser compasiva. Las palabras que elijas, tu propio comportamiento, puede llegar a ser muy diferente, más de lo que nunca hubieras imaginado. Y además, a través de ti, se canalizará exactamente lo que les sirva.»

____
* Esa entrada que enlazamos sobre la crucifixión, aquí, contiene el texto que precisamente continúa tras el que acabamos de citar arriba.

Cómo producir más maestros con una sola mirada, incluso cuando estás colgado con clavos en una cruz   1 comment

imagen corazón en círculo
El ejemplo o proceso de perdón de Jesús queda explicado de forma maravillosa en The Way of Mastery, una especie de “otro curso de milagros” que Jesús dio a Jayem allá por los 90 (Jayem sigue todavía “canalizando” a Jesús).

Como sabéis, perdonar(se) es quitarse de en medio, soltar, ser perfectos y transparentes “canales” para el Amor de Dios —en cualquier ocasión (y en la cual seremos guiados para lo que se requiera: pasar desapercibidos…, dejar pasar un sentimiento por nosotros…, decir algo así o asá…, etc.).

¿Qué motivos ocultos tenemos para no ser “canales perfectos”, cuando es algo tan gozoso? Ya sabéis… es que simplemente estamos locos… locos ahí adentro de la mente, en un conflicto ilusorio… y ay, es que este mundo es increíble… el mundo … 🙂 … este lugar tan tontamente terrible…

He aquí el texto de Jesús donde éste da indicaciones breves sobre lo que “pasó” en la cruz, cuando él “creó” instantáneamente a un nuevo “maestro” (esto está en el capítulo 3 de The Way of the Heart, el primer libro del curso de Jayem-Yeshua… que en realidad es un curso a seguir lentamente, un capítulo cada mes):

« Cuando fui clavado a la cruz, realmente había alguien que tuvo que alzar el mazo para clavar el clavo. Y según lo alzaba, sus ojos se encontraron con los míos por solo un momento. E hice precisamente lo que te he descrito. Primero recordé —en este tiempo ya era un maestro haciendo esto— de forma que todo transcurrió muy rápidamente. Y pregunté lo siguiente:

¿Cuándo habré yo deseado atravesar a alguien con un clavo?

Y recordé mis pensamientos asesinos. Me perdoné a mí mismo y llevé mi atención de vuelta a aquel que me clavaba, y pedí ver solo la Luz en él. Y pregunté también

¿Qué me está reflejando esta acción? ¿Qué está enmascarando eso dentro de él?

Y vi su alma, y amé su alma. Y sentí compasión por él. Y en ese momento —toma nota de mis palabras— en ese mismo momento de contacto entre los ojos, ¡esa persona lo captó!

Puesto que mi energía era diferente, creó el espacio en que esa alma podría hacer una nueva elección. Y esa alma vio repentinamente toda su experiencia, y se dio cuenta que si dejaba que ese mazo empujara el clavo, eso equivalía a la decisión de elegir continuar siendo solamente un felpudo en la percepción de otras personas. Y, en ese mismo instante, esa alma decidió seguir un camino que le llevó a una maestría soberana, y nunca más volvió a ser el peón de ningún gobierno, grupo o facción… o de cualquier persona. Tiró el mazo —era un soldado romano—, se rebeló, se dio la vuelta y desapareció.

Esta persona se fue para convertirse en un Maestro que hoy conocen literalmente miles de seres. No existe en forma física; visita a muchos, enseña a muchos. Realmente encarnó la perfecta maestría, y, por tanto, trascendió el mundo. Y todo ello comenzó a resultas de mi deseo de enseñar solo Amor. Y ahora tenemos una muy buena amistad.»

Os dejo con vuestros liberadores lloros de gozo 🙂