Archivo para la etiqueta ‘culpa

Conexión de Luz literal entre Tierra y Cielo | Mensaje de Jeshua a través de Jayem. Octubre 2018, Polonia   Leave a comment

[botón de escucha directa del texto de la transmisión que se encuentra abajo:

(enlace al audio)]

foto-flor

¡Hola!
Este audio enlazado arriba, y el texto que se encuentra aquí abajo, es un mensaje reciente, o transmisión, de Jeshua (Yeshua, Cristo, Jesús*)… a través de Jayem.

(Enlace a la carpeta que contiene este y otros audios (ver subcarpeta llamada Otras-transmisiones ) : enlace).

Aquí, entre otras cosas, la Voz de Cristo nos invita una vez más a la sencilla práctica de ser literales “puentes” de Luz, entre Cielo y Tierra, con todo el cuerpo-mente… para lo cual es muy importante la Tierra, para muchos de nosotros.

Al final también hace referencia a Helen, es decir, a la transmisora del curso de milagros… al recordarnos que todo esto va simplemente del significado real de la frase “Cielo y Tierra pasarán”… que no significa más que ellos se harán un solo estado, fundidos… ambos… Tierra y Cielo… en un solo estado (Amor).

(* además de todos esos nombres, al Cristo también lo podemos llamar “Hijo Creador”… que es el que nos toca en este universo, digamos que… como “hermano importante”… en la configuración de estos dramas que llamamos mundo 🙂 ).
___
Traduzco y grabo, pues, en audio, la mayor parte del mensaje (ver enlace arriba… y abajo el texto).

Contiene toda la primera parte… con el meollo de la cuestión, y dejo solo unos pocos párrafos finales de esta transmisión para otra ocasión (para lo que será la segunda parte de este audio y audio-texto):

«Aquí tenemos una transmisión que Jeshua dio en Polonia, bastante profunda y poderosa. Nos da una práctica concreta (y si queremos saber lo que está detrás y es previo a la forma… no serán las ideas metafísicas las que lo revelen… ¡sino la práctica en la Luz!).
¡Disfrutad!

Jayem canaliza a Jeshua en Varsovia, Polonia. 2 de octubre, 2018.

¡Ahora, comenzamos!

Efectivamente, saludos para vosotros, mis preciados y antiguos amigos. Y sí, saludos a vosotros, que habéis atravesado todo tiempo y todo mundo para reuniros, no por accidennte, sino por un antiguo plan… y comenzar la restauración y el regreso del Alma misma de la humanidad a manos de Cristo.

Vosotros realmente estábais conmigo, en el antiguo comienzo, desde antes de que el tiempo existiera… y juntos concebimos el tiempo para descubrir todas las posibilidades de nuestro propio poder creativo.

Nunca ha habido separación, salvo dentro del aspecto perceptor de la Mente, y ello, para que podamos experimentar pérdida, fragmentación, aislamiento, alienación. Y a partir de estas cosas produjimos miedo, que instantáneamente hizo surgir la culpa. Aquí es donde realmente comienza el viaje de la separación… un viaje fuera del Reino del Cielo.

Todos y cada uno de vosotros ha conocido muchos viajes, muchos mundos, muchos matices de culpa y de miedo. Y no obstante, os digo, todo ello fue planeado; no fue una equivocación ni un error. Pero os habéis percibido de forma tan intensa como siendo creadores de error… que comenzasteis a creer que vuestra existencia misma es un error. Y cuando eso tiene lugar, se establece la separación.

Una vez ella en su lugar, se da efectivamente una experiencia de la pérdida, y de todo lo que proviene de ella: un mundo irreal, que se ve impulsado continuamente a encontrar aquello que satisfaga la aterradora ausencia del Amor, para llenar el hambre de la pérdida.

Y así, el santo Hijo de Dios ha olvidado al Padre. Y, no obstante, y de mil maneras, os susurra suavemente, mientras atravesáis una y otra vez el tiempo… el susurro de vuestro conocimiento de que lo irreal no puede ser Real.

Me habéis oído decir, o describiros, que una Voz calmada, que no es la vuestra, os susurra, os recuerda, os recuerda, os recuerda…: no temáis, continuad. Pues, de hecho, conforme habéis llegado a probar los efectos de la separación, también al mismo tiempo habéis concebido el deseo de transformar lo irreal en lo Real.

En todo momento de irrealidad, habéis sido movidos por un deseo de Realidad. Y en este profundo proceso energético, ya estábais implicados en la encarnación del Cristo, aunque no lo reconociérais, si es que tenéis a bien admitirlo ahora.

Y eso comenzó precisamente en el campo de todo lo que era irreal, y que estaba lleno de sueños de terror y de pérdida, de fragmentación, de aislamiento, de alienación, de auto-odio proyectado como odio a los demás… reducido a la única capacidad de consciencia que es posible tener en la separación, cuando todos los demás se ven reducidos a ser solo un objeto del que hay que tratar de extraer lo que te devuelva la Vida.

Pero justo en ese mismo momento, estábais construyendo el deseo, mediante vuestro anhelo… de transformar lo irreal en lo Real. Fue la experiencia misma de la separacion lo que construía el deseo de regresar. Pero, en verdad, aunque os la creyérais muchas veces, atrapados, como estábais, en una esfera de percepción que solo podía ver de una manera… ese regreso a Casa tenía que significar abandonar todo aquello que se odia y teme. Pero, en Realidad, así estábais plantando las semillas, estableciendo los caminos, con los que la Luz del Cielo puede descender a la Tierra y de hecho descenderá.

Sois el Cristo. Yo soy el Cristo. Compartimos esa Única Mente, y nunca hemos dejado de crear a partir de ella. Y al establecer un mundo irreal, y la experiencia directa de la pérdida de la plenitud… hemos estado descubriendo y estamos descubriendo que todo poder, bajo el Cielo y en la Tierra, sigue dentro de nosotros, mediante el traer el Cielo a la Tierra. Por lo tanto, nunca habéis fracasado, en ningún momento, de ninguna manera.

Pues la experiencia misma de un fracaso reconocido, suscita un dolor que ayuda a crear el deseo. Y esa energía del deseo es a través de lo cual la Luz puede descender desde lo Real hacia lo irreal, transformándolo en lo Real mismo. ¿Y qué puede ser esto sino Amor?

Y así, he comentado con vosotros cómo es que los lugares más santos de la Tierra están allá donde un antiguo odio se ha convertido en un amor presente… y donde lo irreal se ha vuelto Real, encarnado en la forma, concreta, específica… conocida y experimentada directamente… y donde habéis contemplado vuestro propio poder Crístico.

Mmm. Mientras este proceso ha continuado, dando literalmente nacimiento al tiempo… moviéndose a través del tiempo, transformándolo… ha habido una aceleración de la energía del regreso.

Todos y cada uno de vosotros habéis conocido una experiencia –en lo que llamáis encarnación… en varias vidas… en la Vida ocurriendo en el tiempo–, en la que habéis sentido que no había ninguna esperanza, que ni vosotros ni el mundo podría nunca transformar lo irreal en lo Real. ¿Conocéis esta experiencia?

Fue justo en esos momentos de vuestro mayor anhelo, y a veces en vuestra experiencia más profunda de desamparo… cuando las semillas del deseo, que están ahí entrelazadas… se veían también avivadas.

El poder estaba creciendo dentro de vosotros. Y gradualmente, todos y cada uno de vosotros, habéis llegado a conocer y a sentir que algo se está avivando… que algo se acelera en lo que llamamos “mi viaje”, y por ahora, está bien llamarlo así. Aunque vuestro viaje es el viaje de todos… y el de todos ellos, el vuestro. Mmm. Vosotros sois pues los constructores del deseo del Cristo y de su encarnación en vosotros y en todos los Seres, para que el mundo que surja llegue a reflejar el Cielo y se establezca en la Tierra lo que ya es en el Cielo.

Pues hay una dimensión, un lugar, donde continuáis, donde permanecéis y residís… en Unidad con Dios, en Unidad con toda la creación, en Unidad con el viaje de todo hermano y hermana. Mmm. Ese hilo de conexión no puede ser roto.

Y en este día, y en esta hora, hay de hecho una aceleración, una penetración de Luz que llega a lo que llamáis la matrix de la humanidad, y ahora os lo estoy diciendo de forma muy literal… sí, está ocurriendo ahora mientras os hablo, mientras vuestros hermanos y hermanas… los que no parecen estar en esta dimensión… ya están uniéndose al deseo, al que habéis construído vosotros… de amar, de crear el camino por el cual llegue a descender a la Tierra una mayor afluencia de Luz, para así golpear a la matrix compartida de la humanidad, y enviar ondas de Luz a todas las Mentes, a todos los Corazones y a todos los Seres de este plano. Está ocurriendo ahora. Por lo tanto, abrid vuestro ser y recibidlo.

Mmm. De este modo, podemos ser perfectamente precisos si decimos que nace una nueva era, una nueva fase en la venida del Cielo a la Tierra. Por todo vuestro planeta, en esta hora, justo ahora con vosotros… hay seres tocados por la Luz, que producen visión de plenitud… de un final para las barreras, de un final para el miedo. Están experimentando Paz conforme desciende a través de la matrix de sus propios cuerpos y mentes… algunos de forma más consciente que otros, algunos intensamente aturdidos… otros riendo, y algunos, conociendo.

Si tenéis a bien admitirlo, así es, justo aquí y ahora… todos los seres actualmente encarnados sobre el plano terrestre están compartiendo la experiencia de nuestra unión. Pues es en la unión de este encuentro para lo que he enviado una invitación a todos y cada uno de vosotros a venir, y no simplemente para estar pasivamente conmigo, sino para uniros conmigo en la creación de ese vórtice que es capaz de recibir la Luz. Pues allá donde dos o más están reunidos en la vibración y en la atmósfera de la Realidad de Cristo, allá, Cristo desciende, para iluminar la oscuridad.

Ajá. No dudéis, pues, de vuestra importancia. Pues habéis recibido la invitación, y habéis venido. Y en este momento hay muchos Seres a vuestro alrededor. Los llamaríais “Seres de Luz”, aunque ellos suelen ver esto con humor, pues… hacéis como si vosotros no fuérais uno… y entonces ellos se preguntan cómo es que podrían ver en vosotros eso que vosotros veis en ellos, siendo ellos conscientes de ello, y vosotros no.

Sois el Ser de Luz. Sois tal como vuestro Padre os creó para ser, y lo seguís siendo eternamente. Todos y cada uno de vosotros… que estáis actualmente encarnados en esta Tierra, no estáis aquí por equivocación… en este momento, en este mundo… tal como está ahora… conforme se ve sacudido desde su núcleo. Pues cuál será su núcleo… sino, primero… un deseo de lo irreal… y luego, el deseo creciente de lo Real. El mundo solo puede ser un efecto de vuestro deseo de crear.

Abrid ahora el portal del Corazón; permitid que el Corazón se relaje, miradlo con vuestro ojo interno, y permitid que se abran sus compuertas. Ahora, mirad hacia arriba desde el Corazón, por encima del cuerpo. Hay una Luz que desciende, ahora; dejad que se acerque más y más, sentid cómo penetra a través de lo que llamáis la coronilla, y desciende al Corazón. Y ahora, sabiendo que sois el poder por el cual todas las cosas llegan a suceder… con el ojo interno, en el conocimiento de ese poder… ved y permitid que esa Luz explote hacia fuera en todas direcciones, desde vuestro Corazón. Sed testigos, dentro, con el ojo interno, de cómo toca a otros Seres que nunca habéis visto… mientras… juntos, ahora, aceleramos el descenso de esta explosión de Luz hacia la matrix misma de la propia humanidad.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

La necesidad de instituir un “permiso” para ser padre/madre   2 comments

[Botón para escuchar la lectura de este texto desde aquí:
Ir a descargar ]

parque

Otro de los rasgos más tragicómicos de nuestra sociedad quizá sea el de que no tenemos una educación profunda y divertida para los “futuros padres” en torno a lo que conllevan los niños.

Y el ambiente que absorben los niños de pequeños es muy importante (literalmente lo absorben).

Esto es tragicómico porque es como una inmensa muestra de masoquismo generalizado, relacionado quizá con esa extraña frase hecha que dice que “el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”.

Es tragicómico tener un “carnet” o permiso de conducir automóviles, y no tenerlo para los hijos.

Y es que estamos viviendo una gran mentira, porque nosotros no somos animales, es decir, nuestro entorno no es directamente “natural” o “biológico”, sino cultural. Es decir, no salimos de nuestra guarida y nos comemos lo primero que nos encontramos por ahí, como hacen básicamente los animales.

Nosotros interaccionamos primero con un entorno de ideas materializadas e instituciones, y de gran parte de la humanidad casi literalmente se podría decir que “come dinero”.

Igualmente, por eso mismo, si queremos que las cosas funcionen con alegría, armonía, abundancia… no debemos dejar que los padres tengan hijos como los tienen los animales, es decir, “espontáneamente”.

Si queremos vivir en paz no nos podemos engañar: lo humano no es “espontáneo” en ese sentido.

Para nuestro estado humano lo “natural” sería que hubiera mucha comunicación en torno a la crianza, es decir, que los padres tengan una educación profunda, divertida, amable… sobre lo que significa la crianza, el amor, etc., pues, como hemos dicho, está demostrado incluso “científicamente” que los primeros años de los niños son fundamentales*.

Es decir, no hablamos de aplicar prohibiciones o restricciones, como las que creo que hay explícitamente en China en cuanto al número máximo de hijos… sino que hablamos de “saberes”, de sabiduría… es decir, de comunicación amable sobre la realidad de los sentimientos y de las necesidades de los niños y de las personas cercanas a los niños en general. Leer el resto de esta entrada »

La tragicómica sociedad humana “inteligente”: aplicar la increíble inteligencia para hacérselo pasar mal al cuerpo, a los niños, a la Tierra, etc. :) … El cachondeo macabro en estos planetas rebeldes   Leave a comment

En versión audio (este texto):
Ir a descargar

liquen-Madrid

Visto de cierta manera, ya sabemos que estamos dando una especie de espectáculo, cósmico.

Este espectáculo lo hacemos en parte para poder decidir que ya no queremos esto

Es para facilitar el poder decidir (los seres “inteligentes” de todo el cosmos, en general) que esto no es lo que nosotros somos ni queremos.

El espectáculo, despojado del drama, es muy cómico:

Esos seres tan “inteligentes” que somos, empleamos a fondo la inteligencia para competir entre nosotros por la simple comida… o por el simple techo…
… y en parte para envenenar los cuerpos, comprando cosas que en realidad no nos sientan bien, o incluso que nos envenenan lentamente…
… y con un dinero que casi nadie sabe quién lo fabrica o lo regula (y lo más gracioso quizá es que este tema parece inabordable, como si el dinero lo fabricara el Dios de los antiguos).

Como se suele decir… el ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor.

Los animales no son tan “perversos” como para crear una sociedad y luego, una vez en ella, competir incluso por tener un lugar donde hacer sus necesidades (pues en las grandes ciudades, los “animales” humanos, los hombres, pero más aún si cabe las mujeres 🙂 , necesitan dinero hasta para poder hacer pipí).

Así que parece que nosotros, sin embargo, vemos como algo normal nuestras distorsiones.

¿Qué distorsiones?

En estas fases primitivas, es como que no vemos claramente el objetivo que tiene el crear sociedades humanas.

Y el objetivo es la felicidad… poder ser felices en un contacto cada vez más directo con las fuentes originales de nuestro ser, que no son materiales, pero que al final son las fuentes de una inmensa y real felicidad.

El espectáculo que damos los humanos tiene pues aspectos muy cómicos.

Es como ver a un animal que, alucinado con su nuevo juguete (y ese juguete diríamos que es nuestro “nuevo” estado de consciencia “inteligente”, donde hay más libertad de elección en cierto ámbito interior)…
… ese animal, alucinado…
… está extrañamente atormentado por no se sabe qué…
… por una especie de conflicto interno.

Es un animal, pues… que se vuelve como loco…
… y consigue ser “peor” que un animal en muchos aspectos…
… en el sentido de ser menos práctico, menos sano…
… es decir, en el sentido de emplear de una forma menos sana y placentera su propio cuerpo y al final todo “el cuerpo” de su planeta… etc.

Hemos ido, por un tiempo,
en contra de integrar y de apoyarnos en los aspectos animales, corporales, o fantasioso-imaginativos-intuitivos… etc. –para que todo ello realce nuestra vida o consciencia.

Ya sabemos que, a menudo,
en esta especie de “etapa” que ahora estamos dejando atrás en el espectáculo cósmico…
la “cultura” (“lo oficial”) se basaba en rechazar parcialmente todo eso (cuerpo, intuición…),
y por tanto –y en parte– consistía en hacernos la vida un poco más difícil,
ya que no podemos dejar de respirar,
y nuestras células no pueden dejar de estar conectadas con las células de todo el resto de especies animales, vegetales…
y con las de los cuerpos de nuestros congéneres –y de formas insospechadas.

Así que por un lado tenemos ese tipo de “daño” tan trágico-cómico,
un daño del que no podíamos ni hablar
(pues así era la vida bajo la creencia en el Dios-Vida antiguo)
–el “daño” que nos hacemos al rechazar o despreciar lo animal y el cuerpo.

Es como si hubiera un secular desprecio a lo físico.

Y sobre el cuerpo y lo físico en general se ve claro que terminamos proyectando todos nuestros conflictos. El mundo “civilizado” se basaba en parte en eso, en una especie de barbarie tecnológicamente normalizada.

Por ejemplo, hoy pasan por inocentes o incluso por “buenas” muchas prácticas que se han vuelto normales. Una es sin ir más lejos la de ingerir inmensas cantidades de alcohol, que de cierta forma es un veneno para el sistema nervioso*.

En parte, muchos individuos seguimos en una eterna adolescencia, satisfechamente “consumista”, atiborrándonos más o menos “inconscientemente” de diversos tipos de venenos… venenos más o menos “suaves”.

Estas prácticas en realidad apuntan a un “conflicto”, y a la proyección de tal conflicto “interno” contra la naturaleza –para empezar, “contra” el cuerpo.

¿Naturaleza?

La naturaleza no para de darnos su regalo… de “servirnos”, de prestarnos servicio… por así decirlo
… y nosotros no paramos de mirar para otro lado con lo que hacemos.

No cultivábamos, en los sistemas educativos por ejemplo, el espíritu de lo que podríamos llamar “adoración”, es decir, el espíritu que nos permite sentir cada vez más a nuestro origen, nuestra fuente… tras los fenómenos naturales –por ejemplo.

Sin ir más lejos, las células de nuestro cuerpo son directamente seres animales. Somos pues colonias de animales, armonizadas increíblemente para terminar dando ese individuo que somos en lo físico, con unos métodos que estamos lejos de comprender**, ya que la última palabra no la tiene la química tal como la entendemos.

Así que esas células, a nuestro servicio, están organizados para “darnos” miles de millones de posibles experiencias…
… experiencias de conexión, de unidad…
… conexión con por ejemplo otros animales,
o con la Tierra misma…
… aparte de los placeres más conocidos –como el del mero ejercicio físico, el movimiento y su consciencia… el sexo, etc.

Sucede pues algo así: amábamos enormemente el sufrimiento (como ya sabemos un poco desde el curso de milagros… pues orgullosamente mostramos o enseñamos el sufrimiento a todo el universo…, tragicómicamente 🙂 … lo amábamos como “nuestro tesooooro”…).

Así que, como humanidad, creímos durante un tiempo que “el progreso” no puede integrar lo animal-corporal y la naturaleza en general…
sino que tenía que de cierto modo machacarlo, “imponerse sobre” ello.

Seth, desde sus primeros libros, nos daba alguno de los ejemplos más obvios del “mal” que nos hacemos a nosotros mismos por seguir ciegamente nuestras inercias de la civilización… sin escuchar “al cuerpo”.

Un ejemplo importante que daba Seth es el de los patrones de nuestro sueño, nuestro modo de dormir. Estar muchas horas tumbados (más de 5) sin mover el cuerpo, es biológicamente tóxico. Además, así nuestra consciencia se “dualiza” o se “extremiza” más y más… con esos periodos tan largos y tan marcadamente separados entre sí –de vigilia y de sueño.

Otro ejemplo obvio muy cómico es el modo en que tenemos organizadas las ciudades. Las calles, a veces estrechas, son unos canales que acumulan y encauzan el polvo y la contaminación de diversos tipos (automóviles, etc.).
Y entonces, las calles, a veces muy estrechas, tienen unas aperturas (ventanas) donde viven personalidades como nosotros, que eventualmente estamos “pasando” por este cuerpo… es decir, que manejamos y canalizamos vida, con nuestra mente consciente… hacia estas increíbles “máquinas biológicas” que son los cuerpos… –esos que estamos tan lejos de comprender.

Y cada vez que pasan los coches, los autos… sube y entra el polvo removido por el paso de coches y personas… así como la contaminación… etc…
… sube y entra por las ventanas…
… de esas colmenas o casas donde acumulamos e intoxicamos lentamente a esos maravillosos cuerpos –aparte de hacerlo un poco con la comida o incluso el agua, cosas que normalmente están también algo “envenenadas”.

Además, ese tipo de acumulación de personas tan brutal nos obliga a dar un curioso tratamiento a nuestros excrementos –un tratamiento también muy “dualista”, muy “anti-unidad”.
En general no sabemos adónde van nuestras cacas… pero resulta que estas, los excrementos, la caca… son por ejemplo un abono maravilloso para las plantas.

De hecho los animales y las plantas aman literalmente la caca, con toda su alma y su corazón… y sin embargo nosotros los mezclamos con productos venenosos, como son por ejemplo muchos de los productos de limpieza para el hogar… etc.

Todo va al mismo sitio… y este parece ser otro aspecto más de aquel gesto general de “mirar para otro lado”, pues no queríamos integrar el cuerpo, la tierra, la Tierra…

Y así podemos seguir y seguir contando más paradojas trágico-cómicas de una sociedad que,
en parte para no hacer la guerra, como medida preventiva contra la simple guerra… ahora consume sin parar…

Y este tipo de cosas, el consumo y el comercio…
… pueden ser algo más civilizadas que un simple matarnos entre nosotros sin más…
… ya que el comercio es en parte la mejor manera de “apaciguarnos” y reunirnos que hemos encontrado… aunque sea “inconscientemente”… reunidos como estamos ya todos “inconscientemente”… al tener productos manufacturados en todo el mundo (sobre todo oriental).

Así que esa es nuestra mejor y más práctica manera de “relacionarnos”…
y, aunque hagamos peligrar la salud de este sistema de especies que es la Tierra…
por aquí es por donde hemos pasado
— por esta especie de “versión extrema” de “civilización”… con este consumo “irracional” (para no hacer la guerra… que “algo es algo”…) y apaciguador…
… y que trabaja y cultiva a fondo, y “muy inteligentemente”, la “in-consciencia” sistemática sobre lo que pasa en el planeta, o sobre lo que pasa con nuestras cacas, etc. etc… 🙂

Además, quitándole el lado dramático,
es muy cómico que nos organicemos para competir entre nosotros por lo más básico, acumulados por millones, en ciudades.

Aplicamos pues una enorme inteligencia… toda la inteligencia de “las herramientas de la civilización”…
… para organizarnos en ciudades muy pobladas,
y para competir por la comida y el techo,
cuando sin embargo, en esos sitios precisamente no hay de eso… no están ni la comida, nos los medios materiales para conseguirla fácilmente (tierra, etc.)… ni los materiales o el espacio para hacer casas, “techos”…

Aquí es donde vemos cómo las ideas del “materialismo” se materializan intensamente…
… vemos cómo el “materialismo” se manifiesta a fondo…
y así conseguimos darnos la oportunidad de poder morir lentamente (o de hacer disminuir la intensidad y calidad de nuestras vidas corporales)…
… morir lentamente… debido a esas ideas… a nuestras ideas “materialistas” –aunque a la vez son ideas “contra” los “cuerpos” y contra la “intuición”…

Además, como ya decíamos… nos organizamos entre otras cosas para competir por un dinero –ese que nadie sabe bien de dónde sale ni cómo se regula, como si fuera un fenómeno natural más, como el aire–… dinero… que nos permita seguir haciéndonos estas cosas entre nosotros, y a los cuerpos biológicos y terrestres.

Y todo esto sabemos que depende de que en realidad no queremos solucionar los problemas –de que amamos los problemas.

Esto de “necesitar problemas” parece ser lo normal en cierta parte de la “dimensión alma”. Esto tendría que ver con el objetivo de los universos, que en cierto modo están para proporcionarnos oportunidades… contextos para vivir la ilusión del progreso…
… donde finalmente podamos vivir nosotros, unas criaturas que pueden elegir conscientemente “ser amor-vida-Dios” (y no simplemente ser por inercia esa vida que ya son: animales con unas necesidades determinadas, en unas relaciones más o menos “fijas”).

Es decir, si el mundo fuera quizá algo más “normal”… sería un poco menos tragicómico el hecho de que tengamos “situaciones difíciles”… pues con ellas crecemos practicando cosas como el altruismo, etc. (Pues esto es lo natural en nuestra experiencia humana, y termina siendo algo así como el objetivo de los universos evolutivos.)

Pero otra cosa sería cuando nos pasamos de locos en estas tierras retorcidas…,
… en una locura que parece normalizarse en estos planetas tan confusos
… donde realmente la gente se planteaba que debía ser “anti-espiritual” (cuando en realidad la “vida” y “dios” eran sinónimos).

Así es que… en el estado en el que estamos,
(el estado en cuanto a progreso tecnológico y a descompensación de dicho progreso con respecto al “crecimiento espiritual”)…
en este estado… parece que no vamos a seguir por mucho tiempo.

_____
Notas:
* Como es obvio, y como se ha comentado mucho en los ámbitos “espirituales”,
la sabiduría en el empleo de estas cosas (alcohol, drogas, etc.),
en esos “ritos de paso” entre las etapas de los individuos…
por ejemplo ese momento aparentemente tan importante del paso de la juventud a la edad madura…,
todo esto que ahora sucede así como “sin sabiduría”…
… parece ser algo que se cronifica en su “modo enfermizo”…,
se hace crónico en parte para poder ser aprovechado por diversas industrias, que están más o menos aliadas con los Estados (para vender por ejemplo alcohol… o medicinas para contrarrestar efectos de diversas cosas).
** Algunos aspectos maravillosos de esto mismo se revelan en parte por Seth, cuando habla de las probabilidades y las células; ver el índice de Seth en esta web. Los últimos libros que estoy traduciendo (de Seth) son apasionantes en este sentido de intersección entre “ciencia” y “espíritu”.

 

 

Visibilidad emocional dentro, visibilidad social fuera   Leave a comment

imagen corazón en círculoComo es adentro es afuera:

  • dentro, individualmente, no nos gusta la visibilidad, desnudarnos emocionalmente (exponernos demasiado)…
  • y por tanto “afuera”, colectivamente, nuestros sistemas sociales reflejan un morboso apego al secreto, a la ocultación de datos fundamentales para el devenir de nuestra civilización.

Y es que:

«Visibilidad es simplemente otra palabra para referirse a la verdad», nos contaba la revelación de Walsch (*).

Y una gran pregunta a la que podemos jugar para sacar algunos sentimientos, para imaginar… es otra muy simple que aparece en Walsch:

«¿Qué sucedería si todo el mundo pudiera verlo todo?»

¡Con todo lo que apreciamos el miedo, el drama y lo externo! Eso sería desastroso para nuestro apego al caos, al desastre.

Ay, la cuestión de la visibilidad… nos altera.

Y cuando dice “verlo todo”, dice todo, pues esa revelación de Walsch nos invita a hacer un recorrido imaginativo, para que sintamos e imaginemos.

Por ejemplo, se trata de imaginar que realmente podríamos comenzar desde cero un sistema monetario mundial, donde toda transacción económica podría ser consultada por cualquiera.

Solo la visibilidad sana (conoced la verdad, y la verdad os hará libres).

Nada que esconder.

Y se acabó el juego del drama (¡con lo apegados que estamos al drama y al secreto! 🙂 ).

Todo lo más importante podría ser “público”, todo aquello que en principio no tendría por qué darnos vergüenza compartir -como por ejemplo el modo de “ganarse la vida”, dónde se invierte el dinero, sea poco o mucho.

Pero, como ya notamos claramente…, resulta que los humanos por lo general tenemos un auténtico pavor ante esta mera idea de la visibilidad “total”…, y llega un momento en que la voz en la revelación de Walsch lo relaciona con el miedo a Dios, con el miedo inventado que tenemos ante un “Dios” que juzgaría los actos de nuestras vidas y nos castigaría. Leer el resto de esta entrada »

Protegido: Día 3. Acepta la abundancia. Los Diálogos de Un curso de amor   Leave a comment

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Protegido: 6. El cuerpo y la elevación de la forma. Los Diálogos de Un curso de amor   Leave a comment

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Publicado 17 julio, 2014 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Protegido: 8. Llegar a conocer. Los Tratados de Un curso de amor (IV)   Leave a comment

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación: