Archivo para la etiqueta ‘demencia

Las madres como “fábrica” de machistas y de potenciales maltratadores y asesinos (más sobre las dolorosas consecuencias tragicómicas de no haber implantado el “carnet amoroso de padre-madre” :) )   4 comments

[Este texto para su escucha, en formato audio (en este botón y en el enlace):
Ir a descargar ]

parque

Dicen que muchas mujeres siguen educando a los hijos de forma machista.

¿Qué quiere decir “machismo”?

En realidad quizá sea más preciso decir que las mujeres (y los hombres) educan a los hijos de forma demencial, loca.

Literalmente mucha gente hoy cría a los niños potenciando la posibilidad de una literal locura de las personas, una literal enfermedad.

¿Por qué?

Se cría a los niños año tras año lanzándoles mensajes contradictorios. Y creo que el machismo, o los potenciales asesinos y maltratadores, son uno de los resultados más espectaculares que derivan de tal práctica “educativa”.

¿Qué es eso de “mensajes contradictorios”?

En realidad es un tema muy célebre en psicología, y es tan tragicómicamente divertido… que es una pena que no hayamos tratado más sobre ello en clases sobre psicología básica en la escuela elemental 🙂 .

Este proceso, el de ofuscar a las mentes infantiles con “mensajes contradictorios”, se llama doble vínculo (double-bind).

Es un proceso que queda ejemplificado en tres sencillos puntos, y que en seguida ponemos; el ejemplo es relativo al tema del “machismo”, y en él concretamos y ampliamos el sencillo esquema que aparece en el artículo que acabo de enlazar sobre el doble vínculo. Primero ponemos el esquema sin desarrollar, y luego con algunos pocos comentarios:

  1. El niño varón tiene que hacer tareas domésticas, debe hacerlas.
  2. En realidad, y a la vez, no tiene que hacerlas, no debe hacerlas.
  3. No se pueden hacer comentarios sobre lo absurdo de la situación –sobre esta contradicción.

Y desarrollándolo un poco más:

  1. El niño varón debería hacer tareas domésticas, o hacer más tareas.
    La madre quizá siente profundamente que lo lógico es eso.
    Y quizá hasta a veces se lo exprese al niño… y por tanto quizá el niño tiene claro, al menos a ratos, que sí, que tiene que hacer las tareas –aunque es muy importante tener claro que con los niños no hace falta que las cosas se expresen explícitamente, pues en realidad lo captan todo.
    Y además es bueno quizá tener en cuenta que a la mayoría de los niños les gusta mucho participar y sentirse queridos –es decir, sentir que ayudan.
  2. Por otro lado había y hay, en ciertos entornos, unas creencias muy claras que dicen que un niño pequeño varón no debe hacer ese tipo de tareas –o bien casi ninguna tarea–, lo que entra en conflicto con el primer punto.
    El entorno de las madres a veces actúa de forma muy visible, pues puede incluso que convivan con los abuelos, es decir, con sus propias madres y padres, reforzando las ideas distorsionadoras de muchas abuelas y abuelos.
  3. Además, y aquí está lo más pasmoso… no se pueden hacer comentarios sobre lo absurda o lo incomprensible que es la situación.

Este bloqueo, por llamarlo de alguna manera… el del punto 3… es muy chocante. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Protegido: 6. El cuerpo y la elevación de la forma. Los Diálogos de Un curso de amor   Leave a comment

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Publicado 17 julio, 2014 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Protegido: 1. Aceptación del estado de gracia del hijo de Dios nuevamente reconocido. Los Diálogos de Un curso de amor   Leave a comment

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Protegido: 5. La elección del amor. Los Tratados de Un curso de amor (I)   Leave a comment

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Protegido: Un curso de amor. 14. Relaciones especiales terrenales y humanas   Leave a comment

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

La razón de la sinrazón del mundo: comentando «Las leyes del caos» en Un Curso de milagros   Leave a comment

K-Play Challenge Fractal, de Cre8iveDoodles ~ Has been ill…Back Soon! En Flickr

«Tú que crees ser cuerdo y caminar por tierra firme en un mundo en el que se puede encontrar significado, considera lo siguiente: Estas son las leyes en las que parece basarse tu “cordura”. Estos son los principios que hacen que el suelo que pisas parezca firme. Y es ahí donde tratas de encontrar significado…» (UCDM. Cap.23)

Quizá resulte un poco resbaladizo el capítulo 23 del curso de milagros, en el apartado de las leyes del caos, que comentaremos aquí abajo, por partes.

Se “entiende” mejor si seguimos leyendo el capítulo siguiente, pues el 23 en cierto modo sirve de presentación para lo que se hace en el 24: incitar a mirar de frente nuestro deseo de ser especiales (el “sustituto del Amor”) y poder así “perdonar” este deseo (o, digamos, “entregarlo a la luz”).

Y, como siempre, recordando que no somos realmente nosotros quienes “perdonamos” nada, ya que en definitiva no existe ningún “nosotros”, ningún yo separado. El perdón —que es lo único que nos acerca a la realidad en este mundo— es como sabemos cierto “dejarse hacer”, al aceptar la apertura a un cambio de percepción en la mente, cambio que nos hace más naturales o más “comunicados” con esa nuestra “esencia” que se encuentra “fuera” de toda necesidad de percepción (en realidad “fuera” de “nada”, pues el “reino” de la percepción no es nada, en todas sus “dimensiones”, etc.; es solo un salón de clases para aprender a regresar, y que nosotros mismos hemos proyectado).

Esta parte de las leyes del caos es quizá uno de los lugares donde más notamos la falta de interés que el curso tiene por dárselas de ser algo “intelectual” o sistemático. No quiere que se confunda esto con filosofía o teología, como ya sabemos, pues todo esto es simplemente para “escaparse” del mundo, en el buen sentido de escapar: “escapar” de la creencia de mundo en la que nos hemos envuelto para nuestro auto-infligido martirio. Y no se trata de lucirse en el preciosista mundo de los conceptos para glorificar un mundo, un universo o universos que, en realidad, todos veremos un día —y esbozando una amplia sonrisa, si no directamente una carcajada— que no merecían tanto la pena.

Podemos comentar este texto aunque recordando como siempre que el curso es algo para ser rápidamente aplicado a nuestras vidas —y ya está. Quizá los comentarios y traducciones anteriores en este blog (o lo que podemos encontrar por el mundo) pueden animarnos a la simple práctica en que consiste esto. Por ello tradujimos a Wapnick en varios textos, en unos pasajes muy prácticos que encontramos en sus comentarios (sobre confianza, intereses compartidos, el mensaje a Bill, pensamientos mágicos, etc.), pues Wapnick comenta todo de forma clara, como ya lo hace el propio curso de milagros.

Todo se trata aquí de tener claro el porqué y el para qué estamos aquí en el mundo —o más bien: creemos estar aquí, parecemos estar aquí. Por tanto, y como vimos ya en otros sitios aquí, todo se trata de responder sencillamente a la cuestión de “qué significa vivir” 🙂 (quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos 🙂 )…, cosa esta a la cual la gente respondemos a veces de forma espontánea con nuestro simple ejemplo de vida, incorporando la respuesta como forma de vida, y sin necesidad de hablar o pensar sobre ello (cosa esta que quizá a veces se da mejor cuando somos “ancianos”, si es que nos ablandamos tras pasar las experiencias de bendición y perdón que la vida puede contener, por las cuales relativizamos —en el buen sentido— todo este mundo de ilusiones sin sentido).

Este apartado de las leyes del caos empieza a hablar así de ellas:

«La primera ley caótica es que la verdad es diferente para cada persona.»

Para manejarnos en el nivel de la práctica (llamémosle “nivel 2”) no podemos negar que todos creemos en la verdad de esta “ley”, así como en la de las otras “leyes”, que quizá resulten algo más extrañas que esta primera, o más imprecisas o exageradas para nuestros egos.

No podemos simplemente negar el ego desde nuestro propio ego, y así anularnos en una especie de vacío, también inventado por el ego. Por eso es por lo que la voz del curso de milagros habla sobre el “ego” en general: para animar a mirarlo sin miedo, viéndolo en su crudeza, sin tener que analizarlo en realidad, pero sí viéndolo en tanto que sistema de pensamiento demente —y así poder trascenderlo (como sabemos, toda causa es mental, los cuerpos en el fondo no hacen nada, etc.).

Si intentamos llevar a cabo por nuestra cuenta dicha negación, entonces nos veremos en problemas. La cuestión es realizar la negación de lo falso a través de la unión con nuestro Ser, del llamado “Espíritu Santo”, pues si no lo hacemos así, seguiremos estando en un mundo de adaptaciones o “ajustes” (como también los llama el curso) —adaptaciones y ajustes “egoicos”, en el reino del ego, el de la percepción.

Otra cuestión es la existencia, clave, del nivel 1.

Este es el nivel fundamental desde donde entender por qué podemos y “debemos” perdonarlo todo. Desde aquí “entendemos” el mundo, es decir: nos damos cuenta de que aquí no podemos comprender absolutamente nada de lo que vemos como “estando fuera de nosotros”, y que lo que estamos haciendo es simplemente perdonar toda percepción (sintiendo que nada está fuera de nosotros y que tiene un brillante propósito en nuestro despertar) en un “aquí” que un día todos veremos simplemente que no existió.

Esa base es “metafísica”, pero, como comprenderemos, se trata de “la última metafísica”, y para salir de toda metafísica, filosofía o teología, pues no hay nada fuera de nosotros (puede ser que esas actividades “intelectuales” sean ya nuestras “ocupaciones mundanas” y ocurra que de cierto modo de ellas depende nuestra “subsistencia” o nuestra “vida” en tanto que egos del mundo. Entonces, claro está, estas “actividades” intelectuales podrían seguir siendo casi “las mismas” que “antes” de nuestra total aceptación del milagro que somos, y tras haber “ofrecido nuestras vidas” de forma consistente al Amor. Un vez hecho eso, ya dará igual en el fondo casi todo lo que hagamos en el mundo de la forma, pues ya no estaremos en el control egoico de todo ello, sino que habremos dejado paso a que la simple verdad tome las riendas de esta “nada” donde parecemos estar). Leer el resto de esta entrada »