Archivo para la etiqueta ‘emociones

Los niños… esos locos bajitos… ¿o esos dictadores bajitos? La importancia del hogar. Cómo casi todos los niños son (lógicamente) abandonados emocionalmente (maltratados). Más sobre la necesidad de un “carnet” de padre/madre. El maltrato emocional   2 comments

— Botón para escuchar desde aquí mismo este artículo leído:
Enlace para ir a descargar o escuchar en ivoox este audio

niño con pistola (yo)

Servidor

Antes de exponer un ejemplo muy concreto (el mío) que nos dará una idea muy buena de lo fácil que es abandonar a los niños “emocionalmente” y “sin querer”… antes de eso… vamos a hablar del contexto más en general.

Es muy importante contextualizar bien este tema, ya que el hecho de que venga al mundo “un nuevo ser”… como se suele decir… es algo extraordinariamente singular… si lo podemos decir así.

¿Por qué?

Ese ser es una especie de “anti-adulto”; es decir, no se puede relacionar con los adultos en el nivel de la convivencia usual… pues por ejemplo un bebé no nos puede preguntar si nos apetece que justo ahora se ponga a llorar… o a tener hambre… etc.

Así es que tenemos que tener claro que solo estamos describiendo, no “victimizando”.

Es decir, vamos a hablar de ser unos “mal-nacidos”, pero en su sentido objetivo, sin juicios… ya que simplemente hay formas de nacer “malas”, en el sentido de que se nace en atmósferas que fomentan el mal, es decir… que fomentan que los niños justifiquen o alimenten la pena, la victimización… el dolor… el sufrimiento… la enfermedad… etc.

Como es evidente, esas atmósferas son infinitamente variadas, y pueden contener uno o todos estos ejemplos de “cosas que fomentan el mal”:

  • los niños no deseados o no del todo deseados (por ejemplo es mi caso, que soy hijo de madre soltera, una madre que tenía poco claras las cosas y mucho miedo… y que estaba en parte rodeada de un ambiente de culpabilización, etc.)…
  • o los que nacen en una gran pobreza…
  • los que nacen en ambientes de claro maltrato hacia ellos… o de maltrato y desamor entre las personas que les cuidan…

Sabemos que, aunque desde la perspectiva del “alma” en realidad no hay víctimas… no por ello se justifica que seamos cínicos, “inhumanos”…

Si describimos y miramos de la forma más tranquila posible lo que realmente pasa… entonces quizá podamos “elegir de nuevo”. Pero si ni siquiera estamos dispuestos a mirar tranquilamente lo que pasa… quizá no podamos sentir cierta claridad necesaria.

Es muy fácil abandonar a los niños, y de una forma aparentemente muy sutil… es decir, de forma “emocional”, pues el maltrato físico (hambre, golpes, etc.) ya es un “abandono” evidente. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Publicado 11 septiembre, 2017 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , , , , , , ,

¿Qué es “observar”?   Leave a comment

olivo en flor

Olivo en flor, junio 2016

Bien sabemos que “individualmente”, nuestra tarea es la de no ver ninguna “miseria”…, es decir, vibrar dentro y percibir (a uno mismo y a los demás) como espíritu, desde un estado de tranquilidad real… de re-conocimiento real…

Eso es lo que vino a asentar definitivamente la intervención de Jesús y demás seres, con el tema del “reino interior”, la unidad… insistiendo en que la solución real solo podía partir de dentro de los individuos, ya que somos esencialmente seres no-físicos.

Y bien, luego, la gente, a menudo va a “seguir donde está”… pues no se trata de hacer dramas así como así (y la gente está “trabajando”…, o bien están por ejemplo haciendo de “políticos” enlazadores…, o de “abogados”, etc. etc.)… y, por tanto, la “evolución” se hace de forma lenta, y la gente iremos compartiendo mejores vibraciones de unidad… más intención de unidad… que se irá manifestando y ya lo va haciendo… en una simplificación de las formas de hablar precisamente de este concepto de “observación”, que es quizá el fundamental.

Parece entonces fundamental simplificar el tema justo a cuento de la más simple “observación”, que podríamos según el caso llamar “conciencia”, o “cuidado”, o “consideración”…, pues mucha gente ha visto lo que significa realmente el tema del “cuidado”, por ejemplo en relación al cuidado de niños: el cuidado como “observación” que permite, que “deja ser”… que libera, que realmente quiere al otro dando libertad dentro de límites aplicados sabiamente, y teniendo en cuenta profundamente al ser interior de Luz del ser que es “educado” por los padres o los tutores (pues como bien se sabe, a la vez hay que saber limitar también en los procesos donde se educa… saber poner límites con amor… pues somos seres focalizados en lo físico).

Hay pues que facilitar, e incluso encauzar (educar) para que salga “lo real”… es decir, aquello que uno siente desde la unidad, interiormente, que también es el “ser interior” del niño… ya que este es en realidad la misma Luz que nosotros…
ya que somos Luz y “Creadores”… y cada cual tiene un infinito deseo de manifestar eso a su manera y de una manera perfectamente armoniosa cuanto más “a su manera” real se haga esa manifestación.

Pues no hay nadie “intrínsecamente malvado”… como aún parece creer en gran medida nuestra “civilización” primitiva.

Todo, entonces, parece tratar sobre cómo vamos a (de forma natural, “sin querer”)… cómo vamos a “traducir” lo que parecía que había “antes”… hacia unos conceptos (prácticas) cada vez más espirituales de “observación”, donde esa observación (en común… individual… etc….) queda más y más despojada de todo juicio, de toda “negatividad” artificial… para que precisamente se pueda disolver lo que se tenga que disolver para permitirnos crear lo que sí queremos crear “con toda el alma” como nuestra experiencia (más armonía… más conocimiento y alegría en la Tierra).

Pero, para que pueda salir “la emoción retenida”…, muchas veces parece que hay que atreverse a mirar aquello que no queremos mirar… y entonces, dando esa mirada a “lo de fuera” que “no nos gusta”, si lo miramos inocentemente… como bien sabemos… estaremos a menudo en realidad atreviéndonos a mirar nuestras propias creencias (materializadas como sea… en “desigualdades físicas”… etc.).

Como el gobierno del planeta no va a ser entregado, en bloque, directamente y ya, a un “ser iluminado” (es decir, más o menos “perfectamente” conectado cósmicamente con todo el resto de inteligencias espirituales… y todo lo perfectamente conectado que pudiera estar ahora en esta tierra)… entonces, parece que vamos a ser nosotros, casi sin querer, al sanarnos desde adentro… quienes vamos a ir desplazando los significados más “juzgadores” que pueda tener ese simple concepto de “observación”…

“Observación” tendría entonces como dos grandes sentidos:

– uno es protoespiritual.
Este primero sería el sentido de “invitar a la unidad”…
de invitar a la paz…
a observar juntos lo obvio, a unirnos en la observación de lo innegable de los hechos físicos (no de su interpretación),
pues por ejemplo nadie puede negar que, si a uno le pegan una patada, sale un moratón, o “duele”… y entonces… pues casi prefiere que no suceda…
y entonces si la patada se la damos a otro, esa patada también es como que “no nos gusta a nosotros” 🙂 … por muy “inmorales” que seamos 🙂

…así pues, eso, esa “regla de oro”, se generaliza, lógicamente, ya que para eso están las sociedades más o menos civilizadas… y así, hay un modo de invitar a la unión, con motivo de ese “observar”…
que es un invitar a mirar tranquilamente juntos las “desigualdades”, las patadas…
… a verlas juntos con otros…
a ser posible sin interpretaciones… con cada vez menos “juicio” en el sentido de acusación condenatoria…
para que, quizá a la vez que nos limpiamos los juicios contra lo que hemos creado… (soltando emociones sin reforzar los resentimientos)…
… a la vez…
podamos simplemente ser inspirados para hacer “lo mejor”,
es decir, lo que se ajusta a lo nuevo, a lo que hemos elegido…
a lo que queremos cada vez más elegir…
frente al fondo de interpretaciones “antiguas” donde la unidad no cabía.

Socialmente ya se hacen cosas con eso…,
y entonces solo “falta” -como en todo- ver y querer que la inspiración llegue cada vez más y más…
…para hacerlo todo más “desde la unidad”.

Así que todo es “terapia” desde ese momento en que vamos, sí o sí, a mirar cómo “otra gente” observa las cosas… y vamos entonces a verles juzgar (condenar) eso con por ejemplo un resentido:
“no debería haber desigualdad”.

Ponte que lo dice un tal “Pepe”.

Pero, entonces… ahí estamos nosotros, para decirnos:

“mira, Pepe soy yo, es decir:
«ahí voy yo, en forma de Pepe, y Pepe dice que esa desigualdad no debería existir, y sin embargo existe.
Entonces, veo que Pepe en realidad no se une a eso que ve…, para poder elegir realmente desde la unión…».
Entonces, como digo, si vemos que el tal “Pepe” no quiere unirse a eso que ve, no quiere sentir que él es el mismo espíritu que “los buenos” (las víctimas) y que “los malos” (los victimarios)…
no quiere estar “en el mismo barco” que la gente que parece “crear” la desigualdad…
entonces… veo que Pepe se separa de “los malos”…
Y entonces, como el único problema es la separación… yo no voy a hacer lo mismo con Pepe.
Es decir, no voy a juzgar su juicio, pues él es yo.
Pepe es simplemente yo, intentando separararse, y yo me he intentado separar así muchas veces “antes” (yo he intentado “asesinar” la unión muchas veces, igual que Pepe… aunque “eliminar la unión” sea algo imposible).

– Y entonces, el otro sentido de “observar”… quizá diríamos que es el “totalmente espiritual”…
ese que hemos comentado y conocemos
(el de ver “dentro” y “fuera” “solo espíritu”… el de sentir conexión antes de hacer por hacer…
el de sentir la unidad todo el rato “bien”…, y “combinarla” todo lo perfectamente que “se pueda” con “la separación aparente”).

Pero… claro… para invitar a otros a observar, de la forma más neutra posible… pero que no sea insultante para los dolores de los demás… para invitar a mirar de otra manera aquello que aparentemente solo debería llevarnos a la desesperación…, la gente… haremos muchas cosas en torno a esa “observación” y a aquel primer gran grupo protoespiritual de significados de “observar”, “considerar”, “cuidar”… 🙂 …

Claro, es que “colectivamente” las cosas en general van despacio en la ilusión de los cuerpos…, pues literalmente no podemos decir que no existe algo que físicamente es obvio que sí “existe”
(aunque realmente “no exista”, pues “solo el amor es real”…, y realmente no haya ninguna “miseria” en el mundo, sino solo creación y creación tras creación….. donde todos “creamos” según leyes muy precisas… y desde lo que pensamos y vibramos en la profundidad intencional…. — así que sembramos aquello que queremos… en nuestra separación).

Gracias manipulación global mediática, por ser espejo de nuestra inautenticidad   Leave a comment

imagen florÍndice:
– ¿Manipulación?
– ¿Exportando “modelos terroristas”?
– El maltrato y la guerra
– Hipocresía
– ¿Cuál es el propósito del terrorismo para la humanidad, vista como una unidad de consciencia?


____
_

¿Manipulación?

¿Por qué a veces nos choca tanto la manipulación tan masiva que se da hoy a causa del terrorismo, como tanto se ha dado en países como el mío, España, habiéndose utilizado como medio de hacer “política del miedo”, a través de las televisiones y periódicos durante decenas de años?

“Manipulación” no es un juicio, ni es bueno ni malo que la tengamos expresada en nuestro campo humano.

Estamos observando, no juzgando. Observar también se puede hacer con el corazón, poniendo toda el “alma” que podamos…, afrontando lo que hay, no escondiéndonos (como hacemos a menudo).

Nada es bueno ni malo en sí.

Algo solo es “bueno” o “malo” porque nosotros lo decidimos así, en cada momento. Y el gran regalo es este poder de decisión, esta libertad de crearnos y volver a crearnos.

El único “problema” es que tenemos “creencias”, es decir, muchas cosas que han decidido otros por nosotros, sobre lo que es bueno y lo que es malo “en general”.

Y este problema consiste solamente en que no hemos hecho nuestras cada una de esas creencias: no nos hemos apropiado de ellas para realmente digerirlas, e incluso, para, en el camino hacia la maestría, trascenderlas plenamente -y ser ese amor que ya somos en unidad.

El único “mal”, como tan amenamente contaba la revelación de Walsch, es no poder o no querer decidir por uno mismo, y cada vez más y mejor, qué somos ante las cosas, qué queremos ser… qué decidimos sentir y pensar… realmente desde el corazón.

La teoría la sabemos: sabemos que en la mente todos tenemos profundamente albergadas todas las condiciones y “emociones” que hacen posible la existencia de todos esos seres humanos que parecen ser tan distintos de nosotros.

Albergamos todos los pedazos distintos de la humanidad: un pedazo de asesino, tenemos otro de “manipulador de masas” o de ricachón obsesionado con el poder por el poder y que se siente enormemente superior al resto…, tenemos otro pedazo de religioso fanático adoctrinador de jóvenes, tenemos otro pedazo de niño inocente, etc.

Como sabemos, nuestra civilización aún expresa las creencias que dicen: “sobrevive el mejor adaptado”; “el mejor es quien lo puede demostrar con la fuerza”; “alguien tiene que perder para que alguien gane”.

Y lo único que nos permitirá salir de esto es abandonar el único “mal”, aquel de nuestra “inautenticidad”…, el “mal” que consiste en ver y querer ver diferencias de significado interiores y exteriores (“lo que siento que tengo que hacer” frente a “lo que hago por obligación”)…, el “mal” del virus del “moralismo” (la “rectitud” mal entendida).

Y esta “manipulación” del terrorismo que realizan los medios de comunicación es simplemente “lo que hay”, y es lo de siempre, algo muy viejo: es más y más inautenticidad en movimiento -y el movimiento de la nada es nada, tragándose a sí misma. Leer el resto de esta entrada »

La terapia   Leave a comment

imagen corazón en círculo¿La terapia?

Todos los métodos pueden ser tan “buenos”… ¡por supuesto!

Y muy a menudo no ocurrirá “lo peor” que puede pasar con una terapia…, ya que “una buena terapia” no busca reforzar la creencia de que: REALMENTE hay algo mal “en mí”.

Se trata de crear o animar a crear “ambientes” que favorezcan que salga la emoción reprimida en nuestro campo emocional…
… a que todo fluya… pues esa es casi la esencia de la creación… cambio y fluir…
… en ese “campo” que al final es un poco “de todos y de nadie”…
… pero que sanamos “admitiendo 100% responsabilidad”, aunque veamos claramente que no es nuestro… —lo dejamos pasar… por un momento.

Lo que me he encontrado hasta ahora es mucha resistencia a sanar en mí y en más terrícolas…

Un aspecto de esa resistencia puede darse cuando decimos que basta con “vivir la vida”; es decir, que “la terapia” bien puede darse bajo la forma de: “yo vivo mi vida y ya está”…, pues no hace falta hacer nada.

Podemos estar engañándonos mucho con actitudes así, aunque en general sí que “la ley del amor” es que en realidad vamos a llegar a constatar muy inocentemente que realmente no hace falta hacer nada (la voluntad de eso “más grande que nosotros” nos puede llevar sin esfuerzo ni penas por una vida de certeza que viene de muy dentro).

No hace falta hacer nada… pero si realmente nuestra vida es “Nuestra Vida”…, y no la de nuestras creencias… no la que nuestras creencias y campos condicionados mental-emocionales… viven a través nuestro…
… esas cosas viven en nosotros, reforzando nuestros bloqueos, bloqueos que a su vez se vieron reforzados o no por todo tipo de “abandonos” en la infancia (en sentido amplio de “abandono”, como lo comenta John Bradshaw en su libro sobre la vergüenza). Leer el resto de esta entrada »

11p. La vía del corazón. Lección 11. Preguntas y respuestas. Jeshua – Jayem (preguntas sobre la caridad mal entendida y la espiritualidad; sobre los niños, las emociones y la educación emocional; sobre educar en la paz, liberación emocional)   Leave a comment

Ir a descargar

imagen corazón en círculo[- Para más información, ver el índice, de estos libros de Jayem, en esta web.
– En diciembre 2015 terminé una revisión de la traducción de este primer libro de La Vía (la primera versión la hice en 2014).
– Aunque la traducción había quedado bastante bien, ya ha sido bastante “reparada”. Aún había algunas cosas más o menos claramente mejorables en cuanto a la transmisión del significado del texto en inglés (dentro de que el objetivo es fundamentalmente transmitir el sentido lo mejor posible).
– Para ver el PDF entero actualizado ver el índice enlazado arriba (y la carpeta con todos los textos en Google-Drive que también enlazo en el índice)]

Lección 11. Preguntas y respuestas

Pregunta: me gustaría que Jeshua tratara la cuestión que me planteó alguien que no sigue nuestro camino, nuestras creencias. Esta persona decía, “el mensaje de Jeshua tiende a privatizar la espiritualidad y la acción correcta. Uno podría fácilmente olvidarse de nuestra responsabilidad por los pobres y oprimidos, o convertir esta responsabilidad, que es algo natural, en algo sobrenatural”.

Respuesta: ciertamente, querido amigo, nos manifestamos en esta hora con una gran alegría por poder hablar sobre esta cuestión. Porque ciertamente es una cuestión que ha sido planteada por muchas, muchas mentes, en muchas épocas. Pues como ves, en la mente humana, se tiene la tendencia a separar la espiritualidad en dos campos.

Siempre han existido quienes buscaron separarse a sí mismos de la cultura, de la comunidad, de la vida diaria, y corrían a sus cuevas y monasterios para poder buscar allí una relación puramente interior con Dios. Ahora bien, no tiene nada malo crear una relación puramente interior con Dios, puesto que esa es la Verdad de tu Realidad fundamental. Leer el resto de esta entrada »

5. La representación verdadera. Los Diálogos de Un curso de amor   Leave a comment

¿Por qué “el Poder” fomenta la queja, el conflicto, la revolución, el shock?   Leave a comment

imagen corazón en círculo

Empecemos con una cita. Pero para introducirla, preguntémonos… ¿qué tiene que ver la dependencia con la “esclavitud”…, con la “adolescencia social” en que nos vemos metidos, etc.?

¿Cómo es que somos una sociedad de quejicas? ¿Por qué nuestra civilización es aún “adolescente”…, tal y como nos cuenta la bonita revelación dada Neale Donald Walsch?

¿Cómo se “forma” todo esto? ¿Cómo aprendemos tan bien a vivir en esa “pasión triste” de la queja improductiva?

Los “filósofos” han tenido mucho que avisar y decir sobre esto…, desde siempre.

Y los filósofos posmodernos lo han dicho quizá más desenfadada/crísticamente que nunca, (Deleuze en sus clases sobre Spinoza):

«Esclavo-tirano es desde el principio la situación del niño en la sociedad. El niño es esclavo porque depende enteramente de los padres y, por contrapartida, deviene el tirano de sus propios padres.

» ¿En qué sentido? Y bien, la educación misma lo dice. El niño no cesa de gritar porque es dependiente. En efecto, ¿qué es gritar? Es como cuando un gato maúlla. Un gato no maúlla para decir “quiero leche”. “Quiero leche” es una proposición de adulto, de humano adulto. Los americanos hacen un buen análisis de la proposición “maullar”, dicen que no es una proposición de objeto. “Quiero leche” es una proposición de objeto. “Maullar” no, “maullar” es una proposición de relación, de la relación de dependencia. Cuando el gato maúlla en un departamento, se trata de una relación de dependencia, atrae la atención del amo. Un niño que grita no es una proposición de objeto, no es “quiero leche”, es, “¡bua, bua, mamá!”, “Eh, mamá, aquí abajo”, es una proposición de dependencia. De repente, la madre le da leche.

» En otros términos, es en la misma situación que el niño es hecho esclavo y se hace tirano. Y Rousseau dice que en la educación hay un mal principio que comienza desde el inicio, aun antes de que el niño hable: los padres no paran de darle las cosas. Darle la cosa al niño es ya la situación corruptora. Vean lo que quiere decir que una situación da interés en ser malvado. El bebito comprende esto muy rápido, no va a parar de gritar para que cada vez le llevemos algo. Es el esclavo-tirano. Es la situación de dependencia-tiranía. Ahora bien, ven lo que quiere decir Rousseau, y aquí esto deviene muy profundo: esta es finalmente la matriz de todas las situaciones sociales. El esclavo-tirano es la situación social clave.

» Y Rousseau lanza su gran fórmula del Emilio: la educación debería consistir en sustituir la dependencia de las personas por la dependencia de las cosas. Escuchen: sustituir la dependencia en relación a las personas por la dependencia en relación a las cosas. Es decir, jamás llevar algo al niño, sino llevar al niño hasta la cosa. Allí cambian la situación. Sin duda lo llevan ustedes. No puede caminar, de acuerdo, entonces lo llevan. Pero es él quien será desplazado, no la cosa.»

A modo de repaso, hablamos de nuevo de lo esencial.

Quejarnos, resentirnos, es un padecer, no un obrar.

Esa actitud, en vez de darnos sentimiento de ser creadores, nos lo da de ser víctimas; nos hace resentidos; es una pasión triste —’pasión’ de padecer, frente a la actitud activa del creador que somos… de la “idea”.

Nosotros solo podemos actuar bien si nos sentimos capaces de “crear” nuestros sentimientos, es decir, capaces de detenernos y “pedir” otro modo de sentir las cosas (paz, de entrada).

Siempre la tenemos, otra manera. Esa manera es de cierto modo una de observador. Ante un sentimiento molesto, sea el que sea, en la situación que sea, hemos de detenernos antes de reaccionar, y reconocernos como creadores de ese malestar (ese detenerse no tiene por qué ser un acto visible físicamente).

El nivel del sentimiento está más allá del tiempo lineal, de hecho lo fabrica, junto con las creencias. Por eso es tan “peligroso” reaccionar ante nuestros sentimientos de molestia con justificaciones o elaboraciones más o menos enrevesadas y que proceden de este mundo temporal (de “lo falso”).

De hecho, siempre hay una queja elemental, que inundaba lo que llamábamos ‘política’, que es una proyección del conflicto básico, y que hemos proyectado sobre nuestros padres o acompañantes: “existo, pero es la responsabilidad de otros”.

Es decir, “existo”… ¿qué quiere decir “existo”? Que soy mente eterna, que de cierto modo podemos decir que crea sentimiento y pensamiento, y que estos, juntos, crean lo que tengo por realidad (la proyecta literalmente en el cinema universal).

Pero decimos “existo”, más bien como niños quejicosos ya entontecidos… “existo” pues… pero como víctima de circunstancias más allá de mi control (“la culpa es de otros”).

A este motivo se debe que vivamos en una civilización todavía adolescente con una mentalidad primitiva, es decir, fomentando el proceso social con “leyes” basadas en el miedo y la separación. Estas “leyes” son principios como el de supervivencia de los más fuertes, un principio que lo hemos convertido en guía del proceso social –en ley del proceso– y que si bien es observable en “la naturaleza” de un modo superficial, es digamos que menos profundo que el principio de pacífica cooperación ecológica que realmente guía el proceso terrestre y que podrá guiar más conscientemente el proceder social humano –para estas cuestiones ver los textos dados a Neale D. Walsch, y parte del pensamiento ecologista.

Es decir, como siempre se trata de elegir a consciencia, y, en el fondo, de dejarnos elegir por esas profundas paz y alegría que somos.

Entonces, apenas ahora podemos empezar a plantear las cosas en la actitud de ser simples creadores, sin traer la emocionalidad del “papá/mamá” a la arena política, social… sin traer la simple queja que no parte de la plenitud que se siente plenamente creadora.

Simplemente ser quienes somos, quienes elegimos ser, pues somos creadores, y básicamente o bien lo hacemos desde la separación-miedo, o bien desde la unidad-cooperación-amor, dejándonos guiar por un ser más profundo que aquel que inventó muy mentalmente que la guía del proceso social sería fundamentalmente la competencia.

Si somos “adolescentes” es porque no sabemos que creamos desde el miedo.

Y el miedo lo tenemos a nada más que a nosotros mismos, a nuestra condición de ser creadores de nuestra realidad.

Entonces, de la queja como actitud pasiva mental se alimenta el Poder en una civilización que al crear desde el miedo es propensa a la autodestrucción (como muchos adolescentes).

¿El poder?

El poder nos refleja globalmente esta ignorancia en nuestro interior, esta ignorancia sobre nuestro ser profundamente creadores.

¿Cómo podemos considerar esta ignorancia? Básicamente es la de creernos cuerpos que sufren pasivamente en condiciones ajenas a su control (empezando por la crianza), en vez de mentes que proyectan universos desde Un Solo Corazón… para despertar al Amor en una especie de micro y macroevolución de la Consciencia, que se sirve del instrumento corporal para la gloria o felicidad creativa de nuestra Unidad.

El Poder nos refleja exteriormente que NO CREEMOS ser una Unidad creadora.

Por eso parece alentar la actitud de queja.

Recordemos: esta actitud, muy frecuente antes en “política”, no se detiene a sentir, antes de hacer. Así, actúa desde el conflicto, reforzándolo y reforzando el miedo subyacente (miedo a nuestra condición de ser creadores, es decir, lo tradicionalmente invocado cuando se dice que somos uno con Dios, a su imagen y semejanza, es decir, creadores, pues lo único que “sabemos” de “Dios” es que, de existir, es creador).

Así que de ello vive el Poder, ya que de hecho ya hoy reconocemos que vivimos en un capitalismo del Shock, que hace caja, dinero, con cada desastre, guerra o calamidad.

Vemos entonces cómo surgieron o surgimos nuevas generaciones en el mundo que tienden a verse más como creadoras de lo nuevo que alentadoras de un Poder al que pedirle responsabilidades, como a papá/mamá.