Archivo para la etiqueta ‘energía libre

La Energía Libre (punto cero) a la luz del Libro de Urantia. Vídeo de Swaruu   Leave a comment

Enlace para visitar en Ivoox el audio relacionado con este texto

foto-árboles

 

Nos detenemos de nuevo* a hacer un puente con el mensaje o el aviso que, al parecer, nos llevan dando durante unos años los pleyadianos, entre otros seres de tipo humano como nosotros.

A la luz de algunos apasionantes conceptos del libro de Urantia, en este audio comentamos el mensaje sobre la consciencia y la energía que se da en el vídeo del canal «Agencia Cósmica», en youtube, y que se titula:

«Energía Libre (Punto Zero): Mensaje extraterrestre directo de Swaruu de las Pléayades (Taygeta)».

En el audio hablamos por ejemplo de la “disonancia” tan grande que podemos experimentar al intentar comprender intelectualmente el hecho de que las consciencias o “mentes” de otros planos existenciales están en el fondo involucradas en los fenómenos aparentemente mecánicos del universo que experimentamos.

Para hablar de eso podemos emplear el concepto de “útero cóśmico”.

La mente cósmica (un elemento fundamental en el libro de Urantia) sería una especie de “útero” así… y en cierto modo estaría a su vez compuesta de muchos úteros más “locales” (expresados de cierta forma como cúmulos globulares de creaciones físicas).

Entonces, lo que sucede es esto:

De alguna manera estamos en una especie de “útero cósmico”, y todo el juego consiste en “nacer”, en “renacer” desde ahí… mediante la guía del “amor real”… que literalmente transforma la percepción (desidentificándonos de lo finito).

Entonces, ¿en qué consiste esa “labor de útero”?

Consistiría en una activación continua del espacio en el que parecemos vivir… ahora… como consciencias con experiencia física.

Esa activación continua (arquetípica y mental) estaría siendo realizada y sostenida –continuamente– por lo que son nuestros primeros representantes y nuestros agentes globales (espirituales y mental-espirituales) aquí, en nuestra región cósmica.

Estos son lo que Urantia llama Creadores Supremos, y que en parte son el llamado Hijo Creador y su “ayudante”, que continuamente está activa, y precisamente activando de forma local los arquetipos o patrones (la Ministra Divina).

(Cuando hablamos de “activación local de arquetipos” –o patrones– creo que también podríamos decirlo así: Realiza una localización de la activación global del “arquetipo paradisiaco” –todo ello en el lenguaje del libro de Urantia–.)

En el audio vamos conectando todo con estas y algunas otras cosas… para poner en contexto estas informaciones pleyadianas impactantes.

En este otro audio hacemos, pues, una especie de puente, enlace… o una especie de justificación o “fundamentación” del mensaje pleyadiano (desde el libro de Urantia y también con otras revelaciones o ideas**).

____

* Estos vídeos son de los canales de youtube llamados “Despejando Enigmas” y “Agencia Cósmica” (de Robert el primero y de Gosia el segundo).

En los siguientes otros tres artículos y audios anteriores hemos tratado ya con los mensajes pleyadianos sobre la biología, etc., de esta misma Swaruu y de esos dos canales:
– «El aviso pleyadiano (de Swaruu) a la luz del libro de Urantia: fundamentación de la realidad conflictiva del trasfondo secreto planetario»
– «La genética se genera desde los planos superiores», de Swaruu (comentando este mensaje pleyadiano)»
– «El aviso pleyadiano sobre la Tierra viva, Goo negro: La matrix natural de transducción etérica»

__
** Este es otro audio de descanso o intermedio (el #10) en esta serie de comentarios y lecturas del libro de Urantia, de ELU.

Lo que hacemos aquí, en este audio es en parte seguir con esta especie de conexión, o a veces de “justificación” y “fundamentación”, del mensaje pleyadiano desde y con otras revelaciones (el libro de Urantia, Lorber, etc.).
Por eso, el audio al que invitamos aquí –y que enlazamos arriba–, pertenece a la serie de comentarios de la revelación del libro de Urantia. Es el “intermedio 10”, y está enlazado en el correspondiente índice.

¡Gracias!

Anuncios

Como sabemos, la física ya está resuelta: Keshe   2 comments

imagen corazón en círculo

Como sabemos, en el universo no hay realmente misterios “fuera”, pues no hay nada afuera de nuestra maravillosa y poderosa mente, una sola mente…, que un día eligió interpretar la idea de separación de forma algo miedosa.

Nunca ha habido ningún “problema”, y menos aún “un problema teórico”…

Siempre fueron todo pamplinas, auto-engaños que nos damos trabajosamente con miles y miles de instituciones, universidades, etc.… pues ¡hay que hacer teatrillo! 🙂

Un fundamento más real y simplificado de la física ya se conoce en la humanidad; y además se sabe aplicar.

Tiene que ver con lo que se ha llamado “energía libre”… o con viajes sin combustible, estilo “OVNIS” … y demás.

Este tipo de tecnología, por cierto, ya estaría usándose por una parte elitista de la “humanidad”… que obviamente prefiere reservarse para sí misma ese uso… y que nosotros sigamos sirviendo si acaso para extraer materias primas de la Tierra…, para dar más excusas vivientes (que son nuestros cuerpos en este sistema) para imprimir más dinero o para poner más ceros en cuentas bancarias…, etc.

Todo esto tendría que ser muy claro aunque solo fuera por sopesar la historia pasada… viendo el tremendo contraste que existe entre:
— todo el ruido que se hizo con el primer viaje a la luna…
— y el resto de la “carrera espacial”, que diríamos que fue “castrada”, por así decirlo, a partir de entonces (en realidad, a partir de un poco antes)… “castrada” para toda la humanidad.

Keshe es uno de los divulgadores que al parecer está siendo perseguido por ponerlo tan fácil (y ahora parece que pide ciertas ayudas, por esa “persecución”).

La simplicidad… jajaja… no hay nada más odiado que eso… no habría nada que sea más odiado por “el ego” que la simplicidad.

Ya sabemos que nuestro mundo, que las bases mentales de nuestro mundo… “odian” la mera idea de que todo pueda ser simple… nos repele el hecho de que se requieran muchas menos interpretaciones para vivir (muchas menos percepciones, pensamientos…) por nuestra parte.

Podemos recordar que la mera percepción ya es interpretación, ya es traducción…, siempre basada en el pasado (es decir, en ilusiones)… y, como sabemos por el curso de milagros… el hecho de “pensar por nuestra cuenta”, es decir, de percibir, es algo “peligrosamente” adictivo… —aunque ese matiz de “peligro” solo lo pongamos nosotros… también por nuestra cuenta 🙂 … por el mero hecho de estar pensando por nuestra cuenta 🙂 … en este, como se ve, círculo vicioso 🙂 .

Es muy conocido el hecho de que ya han existido varias historias similares (con gente divulgando temas elementales y de cierto modo con gran potencial “liberador”).

Creo que ya hay mucha gente usando aparatos de cierto modo “muy alternativos” (“motores magnéticos”, etc.)… pero… otra cosa será cuando te pones a divulgarlo e incluso producirlo en la práctica, y venderlo, a nivel más global —y para más inri, a contarlo forma tan simple.

Mucha gente pensaría, o pensaríamos… que nosotros, que “la humanidad” no está preparada, en consciencia, para por ejemplo dejar de escuchar todo el rato el ruido de los motores en la ciudad… o bien el ruido del “pensamiento de escasez” en nuestra mente (una cosa simboliza en el fondo a la otra).

Pero cada uno es perfectamente libre en su pensamiento, es decir, en cómo interpreta esta pantalla que es el mundo. Somos libres de elegir la perfecta libertad de nuestro verdadero ser…, en cada instante.

Así que, por si no estuvieran ya lo suficientemente puestas en ridículo las actuales separaciones artificiales que se dan en la teoría física (la gravedad, el electromagnetismo…, etc.)… hay gente como Keshe que lo habría clarificado aún más.

Ya se sabe que ese fatigoso sistema de pensamiento (llamado a veces “ego” por Jesús, durante sus transmisiones o dictados dados por él en el siglo XX)… ese pensamiento insidioso que tenemos alojado de forma profunda en nuestras mentes… no permite muchos “alivios”… o mucha paz y simplicidad.

Entonces ‘plasma’ ha sido la palabra clave elegida por Keshe. Es una palabra como otra cualquiera (en realidad de cierto modo ya “sabemos” y sabe mucha gente que “la energía” es pensamiento).

Leer el resto de esta entrada »

La energía libre y Un Curso de milagros (y seres pránicos…)   Leave a comment

Tesla lee “tranquilamente”, en su mar de electricidad fría

«Tesla lee “tranquilamente”, en su mar de electricidad fría». Visto en http://artursala.wordpress.com

(Dedicado a Artur Sala y su blog, aunque seguramente ya “sepa” todo esto 🙂 )

Índice:
A. Vamos al grano: ¿Un Curso de milagros?
– Cambiar
– Proyección
B. …al grano II…: energía libre

_____
__

A. Vamos al grano: ¿Un Curso de milagros?

– Cambiar

Un Curso de milagros nos anima ante todo a cambiar de mentalidad, pues en la mente está la causa de todo, ya que literalmente estamos proyectando todos estos cuerpos desde la mente, y un día seremos completamente libres al respecto*.

En general, cuando cambiamos las cosas “fuera”, con el fin de “mejorar” algo, normalmente también estamos protegiéndonos de nuestra propia sanación, evitando nuestra propia sanación.

¿Por qué? Cuando nos sentimos molestos porque algo vaya mal “fuera”, nos estamos auto-atacando, es decir, estamos sintiendo en realidad culpa (auto-ataque). Esta molestia en realidad parte de nosotros mismos, que nos auto-atacamos, ya que solo nosotros podemos provocarnos dichas molestias a cuento de lo que parece suceder fuera (nuestro cuerpo físico está en realidad “fuera” de nuestra verdadera realidad, como ahora veremos, ya que no tiene nada que ver con ésta —pese a que el cuerpo refleje a menudo los cambios y “sanaciones” en el nivel de la mente que proyecta estos cuerpos).

Lo que va “mal” fuera puede ser algo muy global: el estado civilizatorio respecto al uso de la energía…, la ecología…, y también pueden ser cosas cotidianas vividas con familias, etc.

Dicho escape, que rápidamente intenta atribuir la responsabilidad a “lo de fuera”, lo que consigue hacer es en realidad lo contrario de lo que quiere hacer, pues lo que hace es multiplicar la causa de que las cosas vayan mal “fuera”. La causa de ver “mal” fuera es interior, y es muy simple: no queremos reconocer nuestra decisión interior por la culpa, por el auto-ataque (hemos elegido “mal” dentro, hemos elegido contra nuestra verdadera naturaleza de paz y dicha, y eso se ha de reflejar fuera necesariamente mientras no cambiemos la causa: nuestra elección en la mente; así de simple y de difícil de aceptar).

– Proyección

La proyección de nuestros cuerpos es literal, y sería tan sencillo como ese flash de luz que “fabrica” en una pantalla el cuerpo de nuestro actor o atriz favorito al apretar el botón del proyector.

Así de sencillamente estamos proyectando el universo dentro de nuestra mente, aunque vengamos aquí desesperados a hacernos los tontos (dicho sea sin acritud), y aunque nos duela tanto el universo por esa misma “tontería”, por la “tontería ambiente” que tan a gusto adoptamos aquí (que es lo que el curso llama “la cara de inocencia”, que defendemos enrolándonos a menudo en mil “causas” y “trabajos”).

El truco de esa proyección no lo podemos conocer hasta que no limpiamos nuestra mente del auto-ataque que inevitablemente contiene si creemos estar vivos aquí (esta “limpieza” es lo que se llama “purificación”). La “buena nueva” es que la limpieza no la hacemos nosotros ni la podemos hacer nosotros. Tal limpieza se hace estando meramente dispuestos a “dejarnos hacer”, aunque esto, ya por sí solo, nos cuesta horrores, porque todos los obstáculos los hemos puesto nosotros mismos y no queremos reconocer que es así.

Pero, aunque todo dependa de nuestra decisión interior, de la decisión de no seguir interpretando todo con el ego y “dejarnos hacer” por la otra interpretación (para de tal modo poder reunirnos con nuestra “verdad interior”, esa que no depende de nada de lo que parece pasar fuera, sea “bueno” o “malo”)… aunque suceda eso, a veces “necesitamos” fabricar testigos de ese reconocimiento interno, del novedoso reconocimiento  de nuestra vieja verdad interior (“amor”). Es decir, lógicamente muy a menudo en el “camino” necesitamos no maltratarnos, mimarnos, cambiar cosas, etc., y así, parece que surgen naturalmente ciertos cambios.

En realidad, en ese camino, lo importante es, como veremos, el hecho de que adoptamos interiormente el propósito del amor y la unión, cosa que nos permite “realizarnos” en el mundo en el sentido de que, en la unión con otras personas (y puede ser solo una mirada), nos permitimos verificar, para nosotros mismos, que somos una unidad, que estamos ya unidos —pero, lógicamente en otro universo (“el del amor”, nada que ver con cuerpos separados).

Los testigos de nuestro caminar en ese propósito pueden ser nuevos “inventos”, nuevas obras en cualquier campo, nuevas sonrisas, nuevos tipos de mimos o de bienestar. Pero, así como ocurre con todo lo que vemos aquí, todos esos testigos han de ser valorados por el hecho o la certeza de que nos ayuden realmente a despertar de este sueño, y no porque en sí vayan a “salvar a toda la humanidad” y cosas por el estilo (los cuerpos son neutros, podemos tener acceso a energía infinita, que viene parcialmente filtrada desde ese “amor que realmente somos”… y, aún así, dar paso a civilizaciones altamente destructivas para con el resto de mentes en estos universos).

¿Por qué? Porque, si nos damos cuenta, todo es muy simple, ya que lo que realmente nos gusta es poder “subirnos” al carro del “propósito verdadero” —y no tanto los resultados en sí y de por sí, ya que éstos siguen siendo cuerpos separados, “tecnológicos” o no, y, por tanto, manipulables en diversos tipos de configuraciones sociales.

Nuestra ansiedad presente, la ansiedad relativa a “no estar bien” en el presente, y a desear por tanto “un futuro mejor”, un futuro que así automáticamente separamos de nosotros (separando aquel “estar mejor” de nosotros mismos en nuestro estado actual)… esta ansiedad… será siempre la semilla de nuevos sufrimientos, pues todo pensamiento en el presente, que sea de disconformidad, de separación…, que contenga el más mínimo indicio de malestar en el presente… todo pensamiento está fabricando, en ese presente —y en todos los niveles de la mente— de acuerdo a su naturaleza. ¿Cuál es dicha naturaleza? La de la separación, una separación que siempre tiene una base de odio, tal y como aprendemos por ejemplo en el curso de milagros. Es decir, todo pensamiento que contenga malestar en el presente (normalmente todos) está multiplicando odio (miedo).

Es decir, fabricamos constantemente desde las condiciones del ataque, desde el auto-ataque que necesariamente se ve reflejado en todas las dimensiones universales y de diferentes formas, pues todo pensamiento fabrica forma en algún nivel, como nos cuentan el curso y quizá otras tradiciones.

Esta sería una enseñanza fundamental del curso, la cual nos invita a no engañarnos con la separación en este universo, pues la base de toda separación es una interpretación de ataque: interpretamos con ataque lo que realmente somos, y de ahí surgió la necesidad de esconderse en mundos de percepción donde podemos estar bien/mal, en dualidad, en ciclos de dualidad.

Nosotros no podemos planear nada respecto a nuestro proceso de “estar mejor” colectivamente, porque normalmente lo hacemos con el ego, dando crédito a lo que ocurrió en el pasado (haciéndolo real en nuestras mentes, lo cual prolonga el sufrimiento)…, o pensando que estamos alejados de “lo mejor”, que vendrá en el futuro, etc.

Es imposible, por otra parte, que podamos controlar todas las variables; solo podemos “fluir”. Por ejemplo, no sabemos lo que hay esperando “ahí fuera”, en el universo. Si ni siquiera cada uno conocemos el inmenso auto-ataque que contenemos como mentes aparentemente “individuales”… no podemos tener ni la menor idea de la inmensa cantidad de odio que existe “ahí fuera”, y, por tanto, de lo que planean y contienen las múltiples mentes que aparentemente separadas de nosotros están también soñando este universo de separación —aunque no les veamos, ya sean humanoides o no. En realidad el odio es el mismo odio en todos nosotros y en todo lo que vemos, aunque parezca ser, desde fuera, un odio mayor, menor, más agradable…, o con mayores o menores consecuencias.

Leer el resto de esta entrada »