Archivo para la etiqueta ‘Feldenkrais

Nuevo tema en el apartado de Materiales para la educación: Cuerpo, espontaneidad, juego, mente, observación: Feldenkrais   Leave a comment

Botón para escuchar el audio:
(Enlace para escucharlo en ivoox.com)

Inicio con este audio –el enlazado en la cabecera del texto– un nuevo tema para el apartado de la web que trata de la “educación”: el apartado, o índice, número 12: “Materiales para la educación, el hogar, los niños”.

En él presento unas cuantas ideas claves (muy simples, y para mí muy curiosas) en las que quizá iremos profundizando mediante la lectura del texto de Feldenkrais titulado: “El poder del yo” (The Potent Self).

Espero leer y comentar al menos unos cuantos capítulos de dicho libro, pero de cierta manera basta con el conjunto de ideas presentado en este audio como introducción. Ahí está básicamente todo lo que quería comentar… o lo más importante. Son unas pocas observaciones sobre la elección, la mente, el cuerpo, la observación, el juego, la espontaneidad, etc.

 

 

 

Anuncios

La astucia en el trato con el propio cuerpo. El poder del desvío. La elección. Feldenkrais: ¿la “desprogramación parcial” del ataque basal o “conflicto básico” mediante el cuerpo? «Hay elección» es el mensaje universal-“terapéutico”   Leave a comment

playing a game, de yewenyi, en Flickr

Índice: 

– Introducción: algo muy básico sobre artes marciales y Feldenkrais
– El ataque es fundamental
– La jerarquía en el no-problema del cuerpo y la mente

____
__

No he practicado artes marciales, pero por lo que parece se trata de aprovechar el ataque —o la “energía” de un supuesto ataque— del contrincante, para que éste se derrote a sí mismo.

Es decir, es una especie de transmutación donde la “violencia”, o lo que al principio puede parecer violencia del contrincante (afán de “destruir por destruir”) se convierte en casi nada al ser contrastada con cierta inteligente “agresividad natural” de quien se defiende —que quiere más bien componerse con el contrincante y “usarle” como medio para alcanzar el resultado que sea “mejor para los dos”.

Aquí vamos a hablar de la técnica corporal de Feldenkrais —que sí he practicado en su modalidad grupal, y que “me han practicado” un poco en su modalidad “a dúo”. Vamos a comentar sobre ella teniendo en mente este ataque imaginado en las “artes marciales” 🙂

Antes, aclaremos algo todavía más global sobre eso que llamamos “espiritualidad”: podríamos resumir la base de cualquier “trabajo espiritual” de la misma forma en que lo hemos hecho ahora mismo:

aprovechar aquello que nos (auto-)derrotaba, para ahora con ello nutrir el movimiento de una cierta “expansión de nuestra consciencia”.

Con ello, nuestra “felicidad real” va a verse automáticamente nutrida por el hecho de que —con ese nuestro “trabajo”— vamos a comprobar que “podemos ganar todos a la vez”, pues siempre existen salidas virtuosas para todo. En esas salidas podemos ganar todos (ver nota para ampliar* sobre esto).

Así que se trata de aprovechar el movimiento constante de auto-ataque en el que vivimos (ese que nos hicimos durante toda la vida casi sin darnos cuenta) y que quizá ahora o en algún momento hemos podido percibir más claramente.

Ese movimiento es todo aquello que nos hizo “daño” y que podemos aprovechar usando esa misma energía que nos dañaba (y que mantenía las “secuelas”) para con ella revertir el proceso, por así decirlo.

Este “proceso” lo podríamos llamar “deshacimiento del ego”, es decir, en general: de las inversiones “narcisistas” que tenemos en todo aquello que es de todas maneras hoy “nuestro asunto”, nuestro quehacer —sean cuales sean nuestro quehaceres (ver nota sobre el ego **).

En definitiva, hemos descrito improvisadamente “la filosofía” de las artes marciales tal que así: nos rendimos a un “bien mayor”, en un cierto arte del desvío y de la composición de fuerzas e intenciones, haciendo que el contrincante (y nosotros con él) se rinda en una especie de “todo” mayor, o en un “bien mayor” y englobante (en realidad, partimos de la base de que, aunque no lo parezca y no nos lo creamos, siempre todo confabula hacia lo mejor en cualquier situación —si nos dejamos, ya que si miramos honestamente nuestras vidas normalmente los obstáculos los hemos puesto nosotros mismos).

Se trata por tanto de que en esa situación “marcial” inventada, debemos controlar el mantenernos abiertos, en una cierta apertura en la situación. Buscamos abrirnos para que se pueda componer algo “mejor” a través de todos nuestros movimientos —y otros ingredientes—, en una composición que además buscará parecer muy espontánea.

Esto es también en cierto sentido la esencia del verdadero perdón, como actitud “sabia” en todas las situaciones de la vida (ver anteriores artículos, por ejemplo donde perdonábamos los accidentes).

Por cierto, que al igual que en Feldenkrais, sucede que en este ataque imaginado hay un actor en escena, un gran actor secundario importantísimo: el suelo. Así nos dejamos llevar habiendo quizá aprendido ciertas técnicas de “lucha” que faciliten ese fluir y con el fin de que las consecuencias del ataque sean “las menos malas” para todos los “participantes”.

La filosofía del método Feldenkrais, del que ya empezamos a hablar aquí en el blog, se dirige hacia esto mismo, pero aplicado incluso solo a uno mismo, uno consigo mismo (algo incluso para añadir a “la filosofía de vida”, si queréis decirlo así).

Ahora bien, todo esto sobre el ataque imaginado no era anecdótico, pues:

El ataque es fundamental

El cuerpo propio, el de cada uno, siempre se está atacando a sí mismo, en el sentido de ponerse límites que ya no tocan, que están a contratiempo, desacompasadamente. Mejor dicho: nuestra mente utiliza el cuerpo para terminar atacándonos nosotros a nosotros mismos. ¿Cómo? Haciendo sobre-esfuerzos, incorporando lo que se llaman “vicios” a lo largo de la vida, inadvertidamente, y en casi todos los movimientos. Leer el resto de esta entrada »

Tercer índice del blog: De naves especiales, a naves espaciales   Leave a comment

De wikipedia (Chechevere wikipedia)

(Otros índices:  y )

Índice del tercer índice del blog (de marzo a noviembre del 2012):

— Varios. De especiales a espaciales…
— Ahora a repasar UCDM (Un Curso de milagros)
— Seth (siempre haciendo lo posible por enmarcarlo dentro del no-dualismo puro de UCDM)
— Sobre cuidados, terapias e inmundicias personales
— Noticias

Varios: de especiales a espaciales…

En el camino de vuelta a Dios (la Fuente, Amor, como se diga…)…, a la “eternidad”…, de la cual en realidad al parecer nunca salimos… y de la cual al parecer huimos aterrorizados (más bien huimos de nuestro propio pensamiento sobre ello, y no de ello en sí)… “ahí”, al parecer… debía ser que lo que nos pasaba es que… tachán…… ¡se estaba demasiado bien! :).

— ¡Pero qué tontos!
— Sí, un poco.

Y es que ocurre… entonces… que hemos salido, o nos hemos hecho… de natural… “masocas”, sí, como lo oyen.

Así que en este camino, sin distancia, nos estamos tornando espaciales…, viniendo de ser, claro está, especiales. Qué cosas, y vaya toalla.

Y mientras, nos hemos inventado nosotros mismos todos los miedos y muchos tipos de monstruitos, que por supuesto, afortunada y verdaderamente, existen, por feos que parezcan (y con ello, así, podemos “perdonar”, en sentido amplio, todito tipo de “pensamiento” 🙂 ).

Nuestra “genética”, nuestra historia, parece ser algo mucho más diverso de lo que creemos: tendríamos guardadas sorpresas, incluso via genes, que nos unen con toda consciencia del universo; habríamos estado de cierto modo mezclados con todo tipo de consciencias.

Es decir… la historia-pasado (de la que, “al final”, proyectaremos un inmenso y jolgorioso “¡no existe!”)… esa historia… que se insuflaría en parte via el mecanismo corporal “genético” (en todos los niveles en lo tocante a “cuerpos”…, niveles que básicamente desconocemos, pese a lo que intenta exteriormente “la ciencia”)… si es cierto… que dicha historia es de todas partes y de ninguna (en el universo como “lugar”, me refiero)… entonces, es muy lógico, que todas estas historias galácticas estén ocurriendo.

De ellas volvimos en parte a hablar de nuevo en el enlace que acabamos de poner, aunque hay que contrarrestar todo ello con lo último que vamos subiendo —”alertados” por la maravillosa, práctica y muy clara canalización Seth… (por ejemplo contrarrestando las conspiraciones aquí).

Y bien… “el espacio” es obviamente muy distinto de lo que nos pensábamos, con esa especie de “ortopedia historicista” que llamábamos “física”.

Quizá el perdón global de la mente suponga algún tipo de sueño estrambótico “final” sin final, donde todos los universos se van reuniendo y reuniendo, en un no-todo cada vez más integrado al “más-verdadero-Todo”, con una dinámica que no sabemos cómo funciona… a la que nos prestamos… y ya está —tal y como ocurre ya en cada “difícil” despertar, desde esta perspectiva. Es imposible pensarlo, pues, con nuestras herramientas actuales… es cuestión de dejarse sentir… ya sabemos.

Así pues, en ese posible escenario “no-final”, entonces, lógicamente serían “útiles”, por así decirlo, unas “consciencias” hábiles en ese cierto “dejarse llevar” también espacial… pero que aquí aprendemos básicamente de forma “mental” (pues lo primero es lo primero: soltar apegos que nos atan a la falsa individualidad “terrestre”).

Tal cosa aprendemos de manos del Amor, a trancas y barrancas… y así, dichas consciencias nos iremos quizá haciendo “útiles”, en el proceso de hacernos, quizá, “en el futuro”, también duchas en el arte del dejarse ir “espacial-anti-especial” :)…, y a través de esos canales universales de consciencia que, en buena lógica, unen todo en este universo —que es por entero consciencia…—… conduciendo nuestros futuros “cuerpos-mentes adiestrados” así, en tales artes, las del “abandono” al Plan.

Todo digamos que sería como una Inelia Benz actuando con ese desparpajo pero a escala cósmica —e intercósmica, pues universos hay todos los que queráis… ya que los fabricamos con la mente…, aunque esto parezca un disparate decirlo aún, para muchos de esos masocas hipnotizados que somos, hipnotizados por la separación como pensamiento… masocas que llamamos rimbombantontamente “seres humanos”.

Y mientras, todos debemos tomarnos respiros absolutos: la respiración, una clave. Aunque vaya, “todo da igual”, pues Dios es el “respiro universal”. De Él viene (vino ya, en realidad) todo respiro 🙂 (“frente”, sin hacer frente, frente a las identidades “urobóricas” :)… pues la verdad no responde, afortunadamente, no realmente, a nuestras batallitas de críos “tontos”, dicho cariñosamente, y masocas).

Hasta de niños necesitaríamos más respiros, pues no somos tan “inocentes” cuando niños. Bueno, en realidad es imposible juzgar, comparar… así que aquí somos todos todos “inocentes”, y no hay nadie —los niños— que lo sea más o menos que nadie (y recordad: en realidad no hay tiempo lineal, solo lo parece mucho porque lo deseamos mucho; pero no estamos presos, y se nos pide desde dentro a todos con amor que vayamos asumiendo la liberación de la mente, decisión personal e intransferible, pero con consecuencias muy beneficiosas en lo “impersonal” 🙂 (!)).

Para “curarme” o curarse (aunque lo que hay que hacer es extirpar mientras tanto y sobre todo la creencia de que hay algo “mal”) mi “maestro interior” bien que me dio hace ya varios meses un toque de atención cuando leía sobre el básico mensaje que a Bill Thetford dirigió la Voz que dictó UCDM. Así que en ese artículo me puse a hablar y traducir un poco sobre ello —y sobre Enric Corbera.

Volviendo a las andadas multidimensionales de nuestro ser “familia cósmica”… comentamos algunos discursos canalizados de esos que nos sacan de las coordenadas usuales en dos o tres sitios más…:
El futuro orgasmo —y transición— del sistema Sol-Tierra
Prisa celestial

Y en el futuro… nos quedará seguramente la no-tarea de indagar en el largo discurso canalizado de Ra… y quizá ver un poco a Cayce.

Ahora a repasar UCDM (Un Curso de milagros)

¡La confianza! Un tema esencial, y casi lo último que hemos traducido o un poco comentado (de Wapnick). Un largo camino, nos espera, para poder confiar :), o lo parece.

Así que tenemos que aprender a hacernos amigos de nosotros mismos, a la vez :), mediante el “confiar en el mundo”, claro está, entre otras cosas.

El fondo de la existencia es una cuestión de creencias donde paradójicamente se trata de ir abandonando todas ellas. Ya sabemos por Seth que en el fondo no hay ninguna creencia realmente “inconsciente”, y que todas las podemos volver a traer, “nosotros”, a la consciencia… pero… ¡cuidado! eso básicamente ¡no lo hacemos nosotros!, pues nosotros solo tenemos que querer “mirar”, estar dispuestos a mirar lo que pensamos (o mejor dicho: lo que nos piensa… fabricándonos así una “realidad”, una que por ejemplo “no nos convence” :).  Leer el resto de esta entrada »

Sistema nervioso y Sexo, Sueños y Risa (la “farmacia” o el centro de Terapias Naturales Alternativas que llamamos “cuerpo”: Hamer, Feldenkrais…)   Leave a comment

Colibrí, flores.
Autor: rmrcrjr
en flickr.com (CC licencia)

Vamos a acumular aquí observaciones y hechos fundamentales (creo que sorprendentemente básicos como para no acordarme más de ellos)… sobre el cuidado de uno mismo o la “terapia” que está fácilmente a nuestro alcance:
sexo (actividad sexual)
— consciencia y trato con los sueños,
risa,
— visualización, meditación, atención dirigida a la respiración o al movimiento del cuerpo y la mente (el cuerpo siempre se mueve, casi no solemos estar parados muscularmente hablando; por ejemplo estar sentados es una hazaña… pues obviamente el cuerpo nunca suele estar parado aunque físicamente lo sometamos a diversas posturas más o menos diferentes a las “habituales”. No hay postura, hay “actura”, como decía Feldenkrais —y la mente igualmente tampoco descansa durmiendo, la mente no descansa jamás (ni tampoco “muere”)).

_____ Índice ______

1. Equilibrio simpático/parasimpático

2. ¿Mover la energía sexual?

3. Sugerencias en torno al cuidado de la vida:
0) introducción: integralidad
a) “Técnicas corporales” (para favorecer la espontaneidad y la re-programación de nuestro estar en el mundo: Yoga, Feldenkrais, Tai chi, antigimnasia, método Grimmberg, Seitai…)…
b) Respiración y sol (pranayamas, sungazing, etc.)…
c) “Meditación”, individual, en grupo… es decir, en nuestro caso…: desde el fundamental orar, rezar (rezar = entregar a la Luz nuestra sensación de ser especiales)…, hasta técnicas mental-corporales como pueda ser lo inscrito bajo el nombre de PNL… y, ya puestos… en general cualquier “terapia transpersonal” (meditación a dúo, en grupo)… o cualquier sugerencia de la psicología transpersonal para meditar en grupo o a dúo: regresiones, constelaciones familiares, grupos chamánicos, danza, biodanza, risoterapia, proceso Hoffman, retiros (vipassana… cursos “integrales” (por ejemplo el arte de respirar de Sri Sri Ravi Shankar)… etc.))

d) dieta y economía colectiva (“agroecología”, permacultura, “economía común” en colectivos como experimento para probar al ego… etc.)
____

1. Equilibrio simpático/parasimpático

Quizá es un hecho muy conocido de la fisiología humana lo que nos cuenta Feldenkrais: que el sexo “reequilibra” o digamos que ayuda a armonizar la importante relación que existe entre dos partes importantes del sistema nervioso humano, que supongo que podríamos llamar complementarias: entre el sistema simpático y el parasimpático.

Digamos para empezar que el sistema simpático es nuestra parte Yang… “activa”. La parte Yin estaría entonces relacionada con el parasimpático (abajo pondremos citas de la wikipedia para la fisiología básica alrededor de esto).

Por otra parte, como vimos, Ryke Geerd Hamer ha podido situar todas las enfermedades en un esquema de dos fases.

En la primera fase es el sistema simpático el que predominaría o se pondría desequilibradamente a predominar… siendo entonces una fase de “estrés”, donde el cuerpo digamos que estaría sobreactivado, tras nosotros haber recordado o sufrido un “trauma”, un nuevo impacto traumático (es decir, tras nuestra mente haber mandado “mensajes” que normalmente no podemos evitar… que creemos o que hacemos “inconscientes”… por la urgencia de la situación… por lo profundo de las creencias en las que nos fundamos para enviarlos… etc.).

En la segunda fase, donde encaja otra serie de enfermedades, en el predominio del parasimpático, tenemos la restitución corporal, la pasividad de una regeneración que a menudo el cuerpo-mente acomete naturalmente, igual de “inconscientemente” que al principio mandaba y mandábamos esos mensajes “estresantes”.

Esta regeneración es algo al parecer muy entorpecido hoy con nuestra mera falta de comprensión. Y, como sabemos, en el fondo nos gusta no comprender sobre esto, pues preferimos descargar o proyectar responsabilidades fuera… preferimos vernos “sin mente”, creer que nuestras fulgurantes decisiones a nivel mental no tienen nada que ver con nuestro estado corporal… y así no tenemos que hacernos cargo cada vez más de la existencia independiente de la mente… de cuánto tiene que ver nuestra mente “individual” y sus decisiones rápidas con todas las “enfermedades”, conflictos, etc.

“No comprendemos” este hecho tan simple que nos cuenta Hamer sobre cómo encajan las enfermedades en este patrón bifásico… lo cual hace que la “medicina farmacéutica” o digamos “la radiológica”… sobreactive el cuerpo en esta fase… o lo “enloquezca” con sustancias que disuenan con lo que está realmente ocurriendo, etc.

Por ello se hace fácilmente comprensible que una causa de muerte muy importante hoy sería el propio sistema médico oficial —eso llamado “iatrogenia”.

Repasemos ahora mismamente la wikipedia sobre esas dos partes del sistema nervioso:

«La función principal del sistema nervioso parasimpático es la de provocar o mantener un estado corporal de descanso o relajación tras un esfuerzo…»

Y sobre el simpático:

«Desde el punto de vista psicológico nos prepara para la acción. …
» El mal funcionamiento de este sistema [simpático] o una relación inadecuada con el sistema nervioso parasimpático puede provocar diversos síntomas…»

2. ¿Mover la energía sexual?

[Algunos enlaces:
– método karezza]

El sexo parece aún “el gran tema”, hoy.

Sin tener mucha idea ni haber hecho cosas como tantra…:

— ¿qué pasa con la atención tranquilamente puesta sobre los estados corporales de “excitación sexual”?
— ¿Qué pasa con cierto dejarse llevar ahí… con un paradójico intento consciente de dejarse llevar, a ser posible al menos a dúo?
— ¿Por qué parece tan difícil eso… por qué parece haber tan poco tiempo en este mundo para “la actividad sexual tranquila”, para hacernos preguntas en ese estado que como todo sería en sí una pregunta (pregunta que el ego siempre responde con su sistema, por lo bajinis… pues lleva la respuesta)? ¿Por qué parece haber poco tiempo para explorarlo realmente… para explorar las emociones que provoca… el miedo o no miedo a la potencia del cuerpo… el miedo a la mortalidad que nos inventamos como ego global… o para explorar quizá esas otras emociones que quizá nos traiga desde otros “lugares” de nuestro “cuerpo emocional”… o para explorar la actividad sexual en relación con todos esos otros “asuntos”: la respiración…, la visualización…?

El sexo es sin duda un factor muy importante que entra en la mayor parte de las situaciones que viven nuestros egos, aturdidos por la mezcolanza de propósitos típica del mundo del ego.

Muchas vidas se estructuran de una manera u otra en torno al sexo o su falta… en torno a sus negaciones parciales, etc.… o en torno a esas componendas varias con las que pintamos normalmente las vidas que la gente llamamos vida… las vidas con las que nos engañamos… en posturas de sacrificio.

Seguramente que sobre todo cuando se pretende que “da igual”… nos será muy fácil ver cómo en realidad el sexo no da para nada igual.

Incluso parece tarea de toda una vida el poder llegar a volver a ser “inocentes” en esto… a no sentir compulsión así como así… es decir, poder quitarle hierro al asunto… no apegarse al deseo ni al “no-deseo” sexual…

En este sentido, son muy apaciguadoras las declaraciones básicas que sobre sexo se encuentran en una guía sobre el método Feldenkrais que Ruthy Alon tiene publicada, en su traducción al castellano, hace poco tiempo en este país (España).

¡Qué lugar, el sexo!… donde paradójicamente hay tanta intranquilidad… o tanto que fatídicamente demostrar-se… tantas proyecciones… tantos patrones… tan abundante compulsividad… etc.

3. Sugerencias en torno al cuidado de la vida:
0) introducción: integralidad
a) “Técnicas corporales” (para favorecer la espontaneidad y la re-programación de nuestro estar en el mundo: Yoga, Feldenkrais, Tai chi, antigimnasia, método Grimmberg, Seitai…)…
b) Respiración y sol (pranayamas, sungazing, etc.)…
c) “Meditación”, individual, en grupo… es decir, en nuestro caso…: desde el fundamental orar, rezar (rezar = entregar a la Luz nuestra sensación de ser especiales)…, hasta técnicas mental-corporales como pueda ser lo inscrito bajo el nombre de PNL… y, ya puestos… en general cualquier “terapia transpersonal” (meditación a dúo, en grupo)… o cualquier sugerencia de la psicología transpersonal para meditar en grupo o a dúo: regresiones, constelaciones familiares, grupos chamánicos, danza, biodanza, risoterapia, proceso Hoffman, retiros (vipassana… cursos “integrales” (por ejemplo el arte de respirar de Sri Sri Ravi Shankar)… etc.))

d) dieta y economía colectiva (“agroecología”, permacultura, “economía común” en colectivos como experimento para probar al ego… etc.)

____
0) Introducción: integralidad

Antes de nada: unos vídeos muy prácticos, 7, que empiezan en este: se trata de Paul Grilley, hablando de prana y respiración, pranayama.

La propuesta práctica quizá más conocida de lo que es un cierto “cuidarse integralmente”… nos llevaría a tres cosas básicas aparte de la dieta: yoga, ejercicios de respiración y meditación… y también nos llevaría a la India y cercanías… y por tanto a quienes ahora divulgan estas prácticas más comercialmente —como el célebre Deepak Chopra enseña por ejemplo en su best seller llamado Salud perfectaLeer el resto de esta entrada »

…invitación a Feldenkrais   Leave a comment

Moshé Feldenkrais

«El que sabe lo que hace puede hacer lo que quiere»
(Feldenkrais)

«Si afrontáis el temor y lo sentís junto con todas las sensaciones corporales y pensamientos que lo acompañan, el propio temor conducirá a su resolución. El sistema consciente de creencias que sustenta el temor se verá claramente, y os daréis cuenta de que sentís temor porque creéis en una idea que lo causa y justifica.
» Si normalmente impedís la expresión de cualquier emoción, no sólo os apartáis del cuerpo sino también de vuestras ideas conscientes. Sepultáis ciertos pensamientos y os acorazáis biológicamente para no sentir sus efectos físicos en el cuerpo. En cada caso la respuesta se halla en vuestro sistema personal de creencias, en esos conceptos arraigados que mantenéis en el interior y que son la causa de las inhibiciones.»
(En Habla Seth III. La naturaleza de la realidad personal)

«Si os veis inmersos en un frenesí espiritual, mientras tratáis de reprimir cualquier idea negativa que os viene a la cabeza, preguntaos por qué creéis tanto en el poder destructor del más leve pensamiento “negativo”.
» La mente y el cuerpo conforman un sistema unido, que se regula, se cura y se limpia por sí mismo. En su interior, cada problema contiene su propia solución si se encara con franqueza. Cada síntoma, mental o psíquico, es una pista clave para resolver el conflicto, y contiene en su interior las semillas de su propia curación.»
(En Habla Seth III. La naturaleza de la realidad personal)

____
__

Al parecer Feldenkrais se “iluminó” (esto parece que nos puede suceder sobre todo si no lo buscamos). [Y por cierto, aquí van 2 enlaces con algunos de los libros de Feldenkrais (la dificultad para ver lo obvio… autoconciencia por el movimiento…), y otros libros de otros autores, relacionados con el tema (anatomía para el movimiento… o el de Rywerant sobre la integración funcional, etc., etc.): http://www.mediafire.com/?rwaxphyuof7h4p8 // http://www.mediafire.com/?esqdyv1v6u7j0m1]

Al menos dicen que murió con mucha paz; pero luego tenemos las “revelaciones pleyadianas”…, donde las “almas” asociadas a ese “futuro” nuestro, que por decirlo así son atribuidas a las Pléyades… esas almas… parece que nos cuentan a través de sus canales que la “conciencia Feldenkrais” (su cúmulo de experiencia, por así llamarlo…) está con ellas “trabajando” —y por supuesto, suponemos que sin ninguna sensación de esfuerzo, ya que descubrimos una y otra vez, divertidos, que ninguna sensación tal hacía falta nunca en realidad en el mundo… pese a que tanto esfuerzo nos haya costado aprender esto mismo 🙂 .

Así… su conciencia, según las revelaciones “pleyadianas”*… la conciencia de Feldenkrais en la Tierra… debió de liberar tanto miedo, de deshacer tanto miedo en “su” mente en esta dimensión… como para que con ello y una vez “no encarnado” pudiera permitirse decidir ayudar de forma digamos más amplia… ayudar al universo-conciencia en el que estamos.

Como ya “sabemos”, el propósito del universo es el de despertar, es decir, el de sanar la mente… así que ahí tenemos los llamados “maestros ascendidos”, ayudando pues en esas “dimensiones” más abarcadoras… esas que “sabrían” más ampliamente que nosotros  —por tener y querer tener más experiencia—… ellas que sabrían bien cómo se fabrica el universo (se fabrica por nuestras propias mentes interiores, por nuestro “ser interior”, ese que en gran parte tiene que lidiar con nuestras mentes asustadas que normalmente están apoyando el ego demasiado restrictivamente).

Esas dimensiones del Ser en general sirven más eficientemente que nosotros al plan de deshacer el miedo, ese miedo que asociamos a la idea de la separación, a la individualidad… cuando fabricamos este universo de la separación —huyendo del “espíritu”.

Feldenkrais se mete mucho con la idea usual del alma. Es lógico, nunca nos terminamos de acostumbrar a esto… o nunca es fácil quitarse el miedo a los enormes poderes de cualquier mente… y esas cosas.

Pero he aquí su muy spinoziana definición de postura, que “prioriza” las creencias-ideas (“postura” que él más bien desearía llamar actura, pues no hay nada parado, en “posición”… sino que más bien todo es proceso, acto de adaptación forzada o espontánea, dependiendo de nuestra madurez consciente):
«… postura tiene que emplearse para designar la manera como se proyecta la idea de un acto, y el modo como se correlacionan las distintas partes del cuerpo para lograr un cambio o mantener un estado. Un inválido puede tener una postura excelente aunque las posiciones que tome sean todas anormales.» (El poder del yo (The Potent Self); pág. 112).

En el mundo cargamos con pautas de nuestra adaptación al ambiente previo (familia, etc.), una adaptación forzada bajo las condiciones de dependencia, como necesidad; todo el mundo tiene además sus pequeñas grandes anécdotas al respecto, con momentos cumbre donde a veces se definían fuertemente estas pautas o que digamos quedaban selladas quizá en un proceso de comprensión fatídica, mental… Tal adaptación forzada, la inmadurez necesaria… es una necesidad lógica: la de por ejemplo de “amar” a unos padres, pues si no, nos podemos morir físicamente.

Pero… el amor nada tiene que ver con la necesidad, así que luego hay que poder elegir. Pero ¡cuidado! Ahora son importantísimas las palabras. Hemos dicho “poder elegir”, y no “elegir” a secas; es decir, hay que sentirse capaces de elegir, hay que ser libres de elegir, interiormente. De cierta forma podríamos decir: tenemos que poder elegirnos a nosotros mismos libremente, es decir, dejarnos libremente sentir… admitir que si es el caso sentimos cierto malestar, más o menos grande (titulado a veces “odio”) frente a una familia o en general frente a lo que sea. Desde ahí, si nos dejamos sentir, podemos elegir libremente la paz (como en general con todo, pese a la forma a veces muy “difícil” de eso que vemos “fuera”)…, la paz… es decir: una actitud que de entrada de siempre será de simple respeto… en reconocimiento de esos otros seres humanos que pasaron por el mismo tipo general de “dificultades” como hayamos podido pasar nosotros para “creernos este mundo”, como para creernos vivos y supuestamente “independientes” aquí.

Y la confusión a este respecto tiñe a veces toda la vida, pues en esta sociedad de hecho muy a menudo promovemos el no madurar (ahora veremos notas sobre qué es esto).

Por tanto, aquí está la clave, elegir. Cuando cargamos a nuestras espaldas con motivos (propósitos) de ambientes anteriores (motivos cruzados, dice Feldenkrais)… y no somos conscientes de este condicionamiento (p.ej. “ser buenos” de una forma “familiar”… porque esa es nuestra pauta adaptativa bajo las condiciones forzadas de dependencia (condiciones ni buenas ni malas: son condiciones necesarias… y socialmente acordadas por experiencia en una determinado medio social-histórico))… entonces… tal cosa supondrá una carga mientras ocurra con tal inconsciencia… nuestra inconsciencia o confusión… que no permite la elección… pues no sabemos lo que estamos haciendo… ya que inevitablemente vamos a vernos con que intentamos componer motivos, intenciones, propósitos… que serán contradictorios, indiferenciados… etc.

Y esto se queda grabado en el cuerpo, pues todo está en todo —si queréis: “holográficamente”, pues la mente, esa “cosa” que no se ve pero que “dirige” en realidad lo fundamental y lo espontáneo cuando se le deja… tal mente… sería “holográfica”… y ella es la que está creando todo el rato todo esta estructura que vemos… y ello bajo las órdenes a veces muy contradictorias de una mente consciente que a veces está muy aturdida por el ego en tanto que aparato de “mirar solo fuera” (como ya dijimos, a menudo estaríamos desequilibradamente enfocados en/con el ego).

Así que esa sensación de falsedad, de actuar forzado no espontáneo… tiene una “ciencia corporal”, o una “educación corporal” (Feldenkrais)… y esa sensación nos viene de ahí, de lo contado sobre pautas anteriores y el cómo digerimos o no en el futuro esa que fue su incorporación forzada… en situaciones donde amor y necesidad fueron ligados de una o varias “primeros maneras”… que luego deberán ser libremente “repensadas”, re-sentidas para poder sentirse libres, sujetos que pueden al menos elegir (como actitud, insistamos, no como necesidad de cambiar nada en el mundo de la forma).

Así pues, en “educación”, el tratamiento de dicha “interiorización” corporal y sus etapas es algo que podríamos tenerlo incluso como algo más y mejor “institucionalizado”… y quizá ya algo se esté haciendo en otros países en este sentido, países estadísticamente quizá menos “friquis” que por ejemplo España.

Entonces, en una cierta “educación integral”… con todo lo que Feldenkrais se inspiró para crear y otras herramientas… tal cosa se abordaría: se podría abordar este “problema general”, aparentemente demasiado “metafísico”… demasiado básico… pero que no sería tal… pues parece obvio que el “problema” está ahí (y no hace falta pedirle mucho esfuerzo mental-global… con esa cierta introspección de nuestra mente consciente… aunque también se puede avanzar mucho con esto —en otro tipo de actuaciones sobre uno mismo con ayuda de otros (regresiones, etc.)).

Es decir, que con nuestras pautas, las aprendidas en necesaria situación de inmadurez… se ve afectada nuestra posterior adaptación creativa o “respuesta no condicionada” ante otros ambientes (en una madurez que puede a veces ser por fin “no reactiva” sino llena de “verdaderas respuestas” ante la vida).

Es decir, que en el estado de inmadurez se ve afectada nuestra capacidad de aprender, la cual Feldenkrais define así —entre otras definiciones de “aprender” que también da: «capacidad de modificar la actitud ante el medio y, si hace falta, cambiar de reacciones de modo que se impongan condiciones más compatibles» (p. 164).

Debemos poder elegir de nuevo las emociones que asociamos a esos objetos o seres donde antes “proyectábamos” (en inmadurez).

Insistamos: Poder elegir no quiere decir necesariamente tener que hacer nada… nada objetivo… reaccionando… no siempre. Es simplemente de entrada sentirse libres.

Y todo este tema, tema que diríamos quizá que “conocemos” ya en parte debido a haber hablado aquí sobre el “trabajo espiritual serio“… todo este tema… sería el de la actitud: el cómo hacer… ya que en sí las formas no importan; de cierto modo lo que importa es el contenido, ese que está bajo la espontaneidad… es decir, importa lo libres que nos veamos a la hora de digamos visualizar, conscientemente… o de dejar que se haga inconsciente y espontáneamente… aquello que es “mejor para todos”… en cada situación —en esas articulaciones entre forma y contenido (invisible, “vibratorio”) que son las situaciones (y como “sabemos”, por el Curso de milagros… en definitiva solo habría dos contenidos: amor-unión, y separación… y… las formas están en parte para auto-despistarnos en esto… e intrincarnos en largas y a veces muy aburridas historias de “egos” perdidos (ah, y como recordaremos también aquí: el contenido de la separación es sencillamente “falso”)).

_
paz y amor

__

* Amorah Quan Yin, que canalizó, es decir, que se inspiró… encontrando más ejercicios… más herramientas sobre la postura (en la remodelación cerebral, como lo llama ella…).

Publicado 27 abril, 2012 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , , , ,