Archivo para la etiqueta ‘guerra

Dos cosas de actualidad: la propuesta del trabajo garantizado / Ucrania   Leave a comment

imagen corazón en círculoÍndice:
– Trabajo garantizado
– Ucrania y manipulación

___
_

¿Cómo es eso de una política que implemente el “trabajo garantizado”?

¡Me encanta!

¡Ay! Ay si me viera yo mismo hablando así hace 15 años… no me reconocería yo a mí mismo 🙂

¿Necesitamos trabajar?

Sí, la mayoría sí, en tanto que “necesitamos” la relación (pues en el fondo SOMOS relación)…

Y es que en la relación se expresan y se refuerzan los “valores fundamentales” en el ser humano (confianza, honestidad, lealtad…).

Y hay tantas “necesidades” sociales y ecológicas que satisfacer, que cuidar… Tantos “trabajos” sanos posibles… a impulsar desde lo público… y que “mejoren” las relaciones sociales y “ecológicas”.

Esto es un vídeo resumen sobre el tema del “trabajo garantizado”; es de un joven economista que tiene un blog muy didáctico sobre economía, por si alguna vez queremos mirar del tema.

Parece fundamental garantizar el trabajo… aunque solo sea de entrada para intentar favorecer que se deje de pensar esto:

“no hay nada que hacer”…

“no se nos necesita” de alguna manera.

Ese desánimo creo que es de lo más destructivo que hay. De cierta manera destruye todos los valores elementales que “aprendemos” con tanto esfuerzo desde la cuna… con esa confianza y lealtad de nuestras familias, de las madres… si es que hemos tenido esa suerte (cosa que casi todo el mundo ha tenido, poco o mucho: lealtad y confianza por parte de su entorno “familiar”).

Y ya veíamos hace poco que nuestro “sistema” tiende a ser anticivilizatorio en el sentido de que “come valores” (valores como cualidades de la relación).

Todo el esfuerzo en el sentido de garantizar el trabajo…, favoreciendo o reforzando públicamente la “sensación general” de que “sí se nos necesita”… sería magnífico hacerlo, progresivamente… pero claro, sin limitar la sana expresión de las “libertades individuales”.

Creo que la mayoría de la población necesitamos “la relación”. Así de simple. Y necesitamos “garantizar” cada vez más y mejor “el trabajo”. Esto parece que sería la vía más directa y REALISTA.

Y las excepciones, las excepciones personales que existen… ya que realmente, y según el tipo de personalidad, hay gente que no siente tanto la necesidad de “la relación”… dichas excepciones simplemente se deja que existan, claro está, y se potenciarán de otra manera si es preciso, pues obviamente no se trata de imponer el trabajo, sino de garantizarlo.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

“Mundo perdonado” y cómo verlo, sentirlo (con El Libro de Urantia): la evolución. Una nota sobre Urantia   Leave a comment

imagen corazón en círculo

Paradójicamente, “pensar” a veces también puede servir para perdonar, o para abrir camino hacia el perdón… para abrir espacios para el perdón.

No por nada ocurre que, desde haber encontrado el curso de milagros o Ho’opono-pono, ya mucha gente nos habremos hecho a la idea de que “la verdad” de toda esta historia iba a ser de entrada esa (el perdón).

Es así. Así lo vamos comprobando cada vez más y mejor: que el “fin último” de cualquier cosa en el mundo puede encontrarse muy fácilmente dentro del “concepto” de “perdón”, maravillosamente ampliado en su alcance.

¿Qué herramientas tenemos para ver “mundo perdonado”, para ayudarnos a sentir y ver “mundo perdonado”?

Como ya sabemos, la principal es la “visión interior”, es decir, esa forma de ver comprensiva, “amplia”, a la que podemos unirnos si queremos y que debemos aplicar a nosotros mismos, a nuestra vida, cuanto antes -y la cual podemos “pedir” desde dentro (esa ayuda a la visión que tradicionalmente era llamada “Espíritu Santo”… esa alegría certera, esa paz interior).

Esta “visión” es pues la guía principal para poder ver “mundo perdonado”, y para así no sufrir tanto viendo o sufriendo guerras, crisis… -aunque sí que seamos “conmovidos” al ver o experimentar cuerpos destrozados, violencia, etc…

Y con esta visión basta.

Pero…, también tenemos revelaciones, textos que nos ayudan en ese sentido, pues apuntan a aumentar cierta posible perspicacia espiritual*.

Estos textos como sabemos son recibidos por personas que normalmente no se lo esperan, y a veces los reciben en estados bastante extraños para la lógica del mundo.

Son recibidos en conexión con -digamos rápidamente- “la fuente de las fuentes”, la Unidad o la fuente de la simple inspiración y el conocimiento cósmico que tenemos unificadamente ahí dentro esperando, en nuestra Mente.

Uno de los textos estrella en este sentido es El Libro de Urantia.

Hace muchos años no se me habría ocurrido que el tema de “la evolución” principalmente sirve para “perdonar”.

Es decir, que eso de observar “lo evolutivo”… eso de “pensar evolutivamente” sobre las cosas, la vida y las sociedades, etc., nos iba a servir sobre todo para poder “ver perdonadas” las cosas y el mundo… para poder perdonar toda esta nuestra “creación”… todas estas historias en este planeta y otros…, todos nuestros modos de “civilizar”… todas las civilizaciones en su potencial “progresivo” hacia “algo más espiritual”.

Es sabido que, cuando vemos las cosas de forma aislada -no relacionada– nos rechinan o nos molestan mucho más.

Así funciona la demagogia usual que todos experimentamos en estas sociedades en las que vivimos y que son todavía tan tan primitivas, espiritualmente hablando -donde tanto manipulamos actuando sobre las emociones de la gente.

Y es que no hay nada aislado.

Si leemos simplemente la palabra “esclavismo”, lo lógico y “ético”, a estas alturas, es que experimentemos simplemente un rechazo. Por supuesto.

Pero, mirando a lo largo de la historia, vemos cómo este Libro de Urantia (ELU) lo pone en perspectiva.

Y no es que con ello vayamos a disculpar “el esclavismo”, sino que lo ponemos en perspectiva. Y, viéndolo así, vemos por ejemplo que, antes de la llegada del esclavismo, los prisioneros de guerra eran asesinados y ya está.

Una cosa que parece del todo imperdonable (esclavismo), viéndola en un marco mayor, puede parecer “más humana”.

Una vez que la historia del esclavismo casi ha acabado (aunque hay muchísimos esclavos aún)… vemos que, muy en general, en la historia de los humanos que aparentemente “evolucionamos” en estos sueños mentales que proyectamos en estos tipos de planetas… vemos que… cosas como esta, tienen de cierto modo un papel.

Y de observaciones y “perdones” así, como este, está regado todo este gran libro de ELU. Y claro, por eso esta revelación resulta a menudo muy “iluminativa”, en muchos tramos.

Igualmente podemos observar con menos aversión cosas como “la guerra” (la guerra en general, no las de ahora… tan disonantes y potencialmente tan regresivas).

Saliendo ya un poco del tema, para invitar más a hojear este maravilloso libro de vez en cuando, invito a leer esta cita de las muchas interesantes y simples que hay en ELU. Es sobre el fuego:

«El fuego fue un gran civilizador, proporcionando al hombre el primer medio para ser altruista sin perder nada, pues le permitía ofrecer unas brasas ardientes a un vecino sin despojarse de nada. El fuego de la casa, que era cuidado por la madre o la hija mayor, fue el primer educador, pues necesitaba vigilancia y seriedad. El hogar primitivo no era un edificio, sino que la familia se reunía alrededor del fuego, del hogar familiar. Cuando un hijo fundaba un nuevo hogar, se llevaba una tea del hogar familiar. ELU.69:6.3»

___

* En general también la tan maltratada Filosofía ya tiene ese potencial de “amplitud”…, pues al intentar abarcar, al intentar abrazar todo (por ejemplo dentro de un sistema de conceptos unificado y unificante) podemos -en potencia- lograr un cierto espacio de paz… hacernos a la idea de una paz superior… logrando un espacio desde el cual podamos discernir mejor nuestras opciones, los posibles.

Un curso de amor. 14. Relaciones especiales terrenales y humanas   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice de entradas, puntos 4 y 5.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de revisarlas, ver las notas en esta entrada que iré completando]

Capítulo 14. Relaciones especiales terrenales y humanas

14.1 El propósito de la vida que compartes aquí con tus hermanos y hermanas ha sido desafiar la creación de Dios. Ahora, ese propósito común debe transformarse en el de recordar quién eres dentro de la creación de Dios, más que en el mundo que has fabricado. Dedícate a pensar en esto unos minutos y comprenderás la enorme diferencia que existe entre ambos propósitos.

14.2 ¿Acaso no es verdad que has convertido a la creación en tu enemigo? ¿Te sientes parte de ella y en unidad con todo lo que contiene? Si no es así, te has convertido en enemigo de la creación. Buscas ser diferente de todos los demás, y en esta búsqueda proclamas que una parte de la creación es mejor que otra. Por tanto tratas de fragmentar la creación tal y como has fragmentado a tu propio yo, tu propio ser. Y desde ese lugar privilegiado que has establecido, en el que te ves como el epítome de la creación de Dios, consideras que el resto de la creación está para servir a tus fines. Y como tu fin o meta es la separación y ser diferente de todo el resto, quieres que la creación se someta a este fin, una meta imposible de alcanzar, del mismo modo que es imposible tu separación de aquello que crees distinto de ti. Leer el resto de esta entrada »

Paz y libertad. Haskell: «La otra voz». Un Curso de milagros RELOADED   Leave a comment

Ir a descargar

imagen corazón en círculo[- Podéis mirar en el índice de Haskell para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc.
– Los PDF también están en esta carpeta pública que tengo en google.
– Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.
– Esta transmisión, maravillosa, aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló por la personalidad de Jesús.
– La siguiente parte de este texto sirve como acompañamiento —más o menos— para esta parte del texto principal del curso de milagros: [T-8.I-IV] (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

Paz y libertad [T-8.I-IV]

Saludos de nuevo, soy Jeshua.
Hoy he venido a conversar contigo
sobre tu viaje espiritual.
Puede que al llamarlo así, “viaje de regreso”,
te preguntes, ¿de regreso a dónde?
Es extremadamente simple, como te he dicho.
El viaje es de regreso a la paz. Leer el resto de esta entrada »

La razón de la sinrazón del mundo: comentando «Las leyes del caos» en Un Curso de milagros   Leave a comment

K-Play Challenge Fractal, de Cre8iveDoodles ~ Has been ill…Back Soon! En Flickr

«Tú que crees ser cuerdo y caminar por tierra firme en un mundo en el que se puede encontrar significado, considera lo siguiente: Estas son las leyes en las que parece basarse tu “cordura”. Estos son los principios que hacen que el suelo que pisas parezca firme. Y es ahí donde tratas de encontrar significado…» (UCDM. Cap.23)

Quizá resulte un poco resbaladizo el capítulo 23 del curso de milagros, en el apartado de las leyes del caos, que comentaremos aquí abajo, por partes.

Se “entiende” mejor si seguimos leyendo el capítulo siguiente, pues el 23 en cierto modo sirve de presentación para lo que se hace en el 24: incitar a mirar de frente nuestro deseo de ser especiales (el “sustituto del Amor”) y poder así “perdonar” este deseo (o, digamos, “entregarlo a la luz”).

Y, como siempre, recordando que no somos realmente nosotros quienes “perdonamos” nada, ya que en definitiva no existe ningún “nosotros”, ningún yo separado. El perdón —que es lo único que nos acerca a la realidad en este mundo— es como sabemos cierto “dejarse hacer”, al aceptar la apertura a un cambio de percepción en la mente, cambio que nos hace más naturales o más “comunicados” con esa nuestra “esencia” que se encuentra “fuera” de toda necesidad de percepción (en realidad “fuera” de “nada”, pues el “reino” de la percepción no es nada, en todas sus “dimensiones”, etc.; es solo un salón de clases para aprender a regresar, y que nosotros mismos hemos proyectado).

Esta parte de las leyes del caos es quizá uno de los lugares donde más notamos la falta de interés que el curso tiene por dárselas de ser algo “intelectual” o sistemático. No quiere que se confunda esto con filosofía o teología, como ya sabemos, pues todo esto es simplemente para “escaparse” del mundo, en el buen sentido de escapar: “escapar” de la creencia de mundo en la que nos hemos envuelto para nuestro auto-infligido martirio. Y no se trata de lucirse en el preciosista mundo de los conceptos para glorificar un mundo, un universo o universos que, en realidad, todos veremos un día —y esbozando una amplia sonrisa, si no directamente una carcajada— que no merecían tanto la pena.

Podemos comentar este texto aunque recordando como siempre que el curso es algo para ser rápidamente aplicado a nuestras vidas —y ya está. Quizá los comentarios y traducciones anteriores en este blog (o lo que podemos encontrar por el mundo) pueden animarnos a la simple práctica en que consiste esto. Por ello tradujimos a Wapnick en varios textos, en unos pasajes muy prácticos que encontramos en sus comentarios (sobre confianza, intereses compartidos, el mensaje a Bill, pensamientos mágicos, etc.), pues Wapnick comenta todo de forma clara, como ya lo hace el propio curso de milagros.

Todo se trata aquí de tener claro el porqué y el para qué estamos aquí en el mundo —o más bien: creemos estar aquí, parecemos estar aquí. Por tanto, y como vimos ya en otros sitios aquí, todo se trata de responder sencillamente a la cuestión de “qué significa vivir” 🙂 (quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos 🙂 )…, cosa esta a la cual la gente respondemos a veces de forma espontánea con nuestro simple ejemplo de vida, incorporando la respuesta como forma de vida, y sin necesidad de hablar o pensar sobre ello (cosa esta que quizá a veces se da mejor cuando somos “ancianos”, si es que nos ablandamos tras pasar las experiencias de bendición y perdón que la vida puede contener, por las cuales relativizamos —en el buen sentido— todo este mundo de ilusiones sin sentido).

Este apartado de las leyes del caos empieza a hablar así de ellas:

«La primera ley caótica es que la verdad es diferente para cada persona.»

Para manejarnos en el nivel de la práctica (llamémosle “nivel 2”) no podemos negar que todos creemos en la verdad de esta “ley”, así como en la de las otras “leyes”, que quizá resulten algo más extrañas que esta primera, o más imprecisas o exageradas para nuestros egos.

No podemos simplemente negar el ego desde nuestro propio ego, y así anularnos en una especie de vacío, también inventado por el ego. Por eso es por lo que la voz del curso de milagros habla sobre el “ego” en general: para animar a mirarlo sin miedo, viéndolo en su crudeza, sin tener que analizarlo en realidad, pero sí viéndolo en tanto que sistema de pensamiento demente —y así poder trascenderlo (como sabemos, toda causa es mental, los cuerpos en el fondo no hacen nada, etc.).

Si intentamos llevar a cabo por nuestra cuenta dicha negación, entonces nos veremos en problemas. La cuestión es realizar la negación de lo falso a través de la unión con nuestro Ser, del llamado “Espíritu Santo”, pues si no lo hacemos así, seguiremos estando en un mundo de adaptaciones o “ajustes” (como también los llama el curso) —adaptaciones y ajustes “egoicos”, en el reino del ego, el de la percepción.

Otra cuestión es la existencia, clave, del nivel 1.

Este es el nivel fundamental desde donde entender por qué podemos y “debemos” perdonarlo todo. Desde aquí “entendemos” el mundo, es decir: nos damos cuenta de que aquí no podemos comprender absolutamente nada de lo que vemos como “estando fuera de nosotros”, y que lo que estamos haciendo es simplemente perdonar toda percepción (sintiendo que nada está fuera de nosotros y que tiene un brillante propósito en nuestro despertar) en un “aquí” que un día todos veremos simplemente que no existió.

Esa base es “metafísica”, pero, como comprenderemos, se trata de “la última metafísica”, y para salir de toda metafísica, filosofía o teología, pues no hay nada fuera de nosotros (puede ser que esas actividades “intelectuales” sean ya nuestras “ocupaciones mundanas” y ocurra que de cierto modo de ellas depende nuestra “subsistencia” o nuestra “vida” en tanto que egos del mundo. Entonces, claro está, estas “actividades” intelectuales podrían seguir siendo casi “las mismas” que “antes” de nuestra total aceptación del milagro que somos, y tras haber “ofrecido nuestras vidas” de forma consistente al Amor. Un vez hecho eso, ya dará igual en el fondo casi todo lo que hagamos en el mundo de la forma, pues ya no estaremos en el control egoico de todo ello, sino que habremos dejado paso a que la simple verdad tome las riendas de esta “nada” donde parecemos estar). Leer el resto de esta entrada »

El sexo y el individuo tal como los ve Seth: sus sorprendentes y claras afirmaciones en «The Nature of the Psyche»: la segunda pubertad (a la vejez ¡bombos posibles!). El origen de las guerras. Y otras maravillas   3 comments

Nadapa Rabari, por Meanest Indian, en Flickr

«…todo individuo sufre siempre que su identidad esté definida principalmente como una cuestión de orientación sexual» (Seth en «The Nature of the Psyche», p.83)

«Comienzas a programar la actividad sexual cuando la separas del amor y la dedicación. Es entonces muy fácil, para la iglesia o el estado, reclamar y atraer tus ya descentrados amor y fidelidad, dejándote con la expresión de una sexualidad despojada de sus más profundos significados.» (p. 87)

«La llamada guerra de sexos se origina en las divisiones artificiales que has establecido en la naturaleza del yo. La realidad de la psique está más allá de tales malentendidos. Su lenguaje original por lo normal se te escapa. Está íntimamente conectado con lo que puede ser denominado, en términos generales, el lenguaje del amor.» (p. 90)

Nuestra individualidad es de cierto modo esencialmente eterna y multidimensional, y está abierta a toda “metamorfosis” psíquica y física; precede a cualquier identificación con por ejemplo el sexo de nuestro cuerpo, ese “vehículo físico” para el “alma humana” (‘alma’ viene a ser el viejo nombre para algo muy de moda: “individualidad multidimensional de cierto modo eterna”).

Por norma, confundimos tal individualidad —que es algo del todo abierto, en realidad— con el proceso de identificación, físico y psicológico, al que estamos aparentemente sometidos dentro de esta tan concreta pero también enorme y liosa red de enredos histórico-culturales y biológicos.

Antes que personas-con-una-determinada-biología, somos “mentes” multidimensionales que, de cierto modo, están aprendiendo a reconocerse como tales, lo cual supone una liberación (y la libertad no es un lujo, es naturalmente una expresión del amor).

Tal liberación es posible prácticamente seas quien seas, hagas lo que hagas, dentro de unos límites lógicos relativos a tu paz mental (lo cual, por cierto, se expresaría “místicamente” por ejemplo con esta frase: todos somos Hijos de Dios, por igual).

Pero esta liberación conlleva un miedo atroz, aunque sea fácil decir cómo se puede alcanzar. ¿Cómo? Dejando que se eliminen en nosotros todos los conflictos que nos acosan, “interiormente”, mirándolos y afrontándolos honestamente, sin luchar contra nosotros mismos, pero sin miedo.

No queremos liberarnos, no por defecto, y por mucho que pensemos que sí de forma demasiado ingenua.

Estos conflictos son por ejemplo las confusiones que cultivamos por albergar creencias que no queremos mirar, o creencias y juicios contradictorios sobre nosotros y la realidad. Estas confusiones tienen consecuencias en todos los niveles, provocando “problemas” individuales o colectivos, culturales o biológicos.

Este tipo de observaciones sobre la libertad natural de la mente, que acabamos de hacer, tiene como siempre el potencial de “salvarnos” de todo conflicto.

Índice: 

– «The Nature of the Psyche»: pubertad real en la vejez
– ¿Por qué las guerras? La respuesta concreta de Seth en el nivel cultural y biológico: separación entre “sexo” y “amor”
– Libertad psicológica

___

«The Nature of the Psyche»: pubertad real en la vejez

En el texto con ese título [“NP”], Seth vuelve a contar o a recordarnos, entre los años 1975 y 1977, cosas quizá aún inauditas o que se tienen poco presentes. Así, tras la seria introducción de arriba, y antes de volver a algo aparentemente más serio, hablemos de alguna de ellas.

Antes recordemos que Seth habla bastante de vejez en otros libros, y de una manera muy práctica que nos alerta sobre hasta qué punto somos “salvajes” en concreto en cómo nos comportamos con el fenómeno de la vejez. Es decir, al nosotros en general huir de la consciencia, de la mente, al desconocer en este paradigma social la importancia de los fenómenos de consciencia que por ejemplo se dan de forma natural en la vejez, podemos por ejemplo atiborrar a medicamentos a los ancianos, entorpeciendo con ello al parecer, fenómenos de auto-cuidado que están programados en la interacción mente-cuerpo… a menudo… o, al final, una natural y suave “salida” de la consciencia de nuestro cuerpo, la salida del cuerpo.

Dice en este otro libro Seth que tenemos a nuestra disposición, en la vejez, como seres biológicos, una segunda pubertad (!). Ésta no es solo figurada, sino que conlleva a veces una nueva fertilidad en mujeres y hombres, e, incluso, más raramente, cambios de sexo naturales (!). Esto lo dice literalmente por ejemplo en la pág. 66 de NP: «…a quite legitimate second puberty is possible, in which the male’s seed is youthfully strong and vital, and the woman’s womb is pliable and able to bear.»

Obviamente en general no “necesitamos”, y menos hoy en día en esta civilización, tener niños a esas edades (‘all you need is love‘), pero, si reconocemos entre otras cosas que todos tenemos esa posibilidad latente, podremos ir accediendo más fácilmente a otro sistema de creencias sobre la vejez, que es lo que queremos (en general otros sistemas de creencias básicas sobre la realidad y nosotros en ella).

Queremos cambiar o poder modular las creencias sobre la realidad, cosa que implica por cierto también cambios físicos en la “antena” que llamamos cuerpo: en los patrones o vías neuronales que arrastramos (por tanto con una cierta remodelación cerebral, tal y como podríamos llamarla).

Y queremos esto con el fin de ampliar nuestra percepción, pues tales cambios en los sistemas de creencias están naturalmente sometidos al propósito de una tal ampliación o liberación (si nos “dejamos llevar” lo suficiente por el movimiento de nuestra alma).

El vehículo biológico humano es capaz de vivir cosas insospechadas y aún no exploradas por “la ciencia”, pues ésta, y en general nosotros en nuestras vidas, siempre proyecta y proyectamos un sistema de creencias enormemente limitado sobre el mundo, y buscamos así, en éste, la confirmación de tal sistema, nada más (sistema basado más o menos inconscientemente por ejemplo en la “creencia en la escasez”).

Ya antes de este libro, de NP, —que desgraciadamente creo que aún no aparece traducido en español, así como gran parte de los otros— Seth nos ha alertado, aparte del hecho de que en general no comprendemos nada, sobre que no comprendemos la experiencia de los ancianos, con su natural ampliación de la percepción o consciencia. Éstos tampoco la comprenderían en general, dando pie por ello a muchos conflictos o al arrastre inercial de conflictos.

En un nivel, esta incomprensión se debe obviamente al tipo de cultura que aceptaron y que aceptamos todos por el mero hecho de “venir” aquí, a este sistema de probabilidades donde estamos aprendiendo nuestras lecciones, tan extrañas lecciones (que en general son lecciones de “perdón” del mundo y sus seres, según diríamos con UCDM en la mano).

¿Por qué las guerras? La respuesta concreta de Seth en el nivel cultural y biológico: separación entre “sexo” y “amor”

El problema de este mundo es un problema de creencias a un nivel muy básico, pues como sabemos, muy abstractamente, el problema es “la separación”, la creencia en la separación. Esto lo podéis trabajar dentro del simple pero precioso “nivel” místico-individual-íntimo con por ejemplo Un Curso de milagros.

¿Por qué comentamos esto tan abstracto sobre la separación? Por las referencias a la ‘separación’ y la ‘división’ que podéis ver en el párrafo que traduzco abajo —de Seth, en NP.

Las guerras humanas podemos enlazarlas con el sexo de una manera muy clara según Seth, para así intentar hablar sobre “causas” en este nivel mundano cultural-biológico —aunque es obvio que ya están enlazadas con el sexo si vemos cuál de los sexos las impulsa normalmente en este momento.

Veremos por qué dice Seth que se trata obviamente de un asunto cultural, es decir, depende de cómo percibimos el sexo, es decir, de qué creemos sobre él, armados de nuestras distorsiones culturales que proyectamos para recoger de la realidad la confirmación de nuestras creencias. Leer el resto de esta entrada »