Archivo para la etiqueta ‘hábitos

Vejez rima con dejadez: el hábito de decidir no decidir; lo tóxico y el ego como inercia antinatural   2 comments

Enlace para ir a descargar o escuchar en ivoox este audio

floresLo “tóxico” tiene muchas facetas: Contaminación… hábitos dañinos con los que “no escuchamos al cuerpo”, etc.

Y sobre el milagro hay dos “aspectos” que me intrigan mucho, en cuanto a los hábitos en el mundo de lo físico, donde parecemos estar.

Por un lado está el lado “catastrófico” de la “aplicación” del milagro: Es decir, que con el milagro sabemos por ejemplo que cualquier catástrofe (por ejemplo nuclear) podríamos vivirla como si estuviéramos en el Cielo (ya que siempre estamos en realidad “ahí”), y aunque antes no hayamos “practicado” o “vivido” mucho el instante santo. Y por tanto podríamos no sufrir absolutamente nada y vivir transformaciones corporales que en general desconocemos.

Pero por otro lado están las “catástrofes” cotidianas (que por tanto ya no se pueden llamar propiamente catástrofes, y creo que podemos llamarlas “hábitos”)… es decir… los hábitos con los que literalmente deterioramos nuestras vidas, envejecemos, etc.

Y digamos que hacemos eso poniéndonos en modo autocastigo… ya que, como dice el curso de milagros, en tanto que egos nos encanta autocastigarnos… por definición nos castigamos a nosotros mismos en alguna faceta de la vida… en vez de soltar cada vez más y abandonarnos a la espontaneidad verdadera del espíritu-amor… y a otra percepción.

Es muy curioso, por cierto, ver cómo la vejez es una acumulación de hábitos que no se quieren cambiar… una acumulación de tozudez y dejadez… de inactividad, de un simple no estirarse… de pensamientos de limitación… y tantas cosas similares.

Y como también sabemos ya… es muy lógico que queramos deteriorarnos… pues tenemos mucho miedo a Dios… a nuestro origen… al Amor real… así es que cuanto menos conscientes lleguemos a la muerte… mejor que mejor (con lo cual es lógico que terminemos fabricando nuestra propia “profecía autocumplida” con todos esos hábitos).

Y… esos hábitos son tan variados…

Como son hábitos… como son “lo normal”… entonces seguimos haciendo todas esas cosas en las que ni siquiera queremos pararnos a pensar ni a sentir… es decir, a ser inocentes y libres ante ellas y pararnos a pensar y a sentir si de verdad queremos eso… y si nos sientan bien… si nos sirven o no para facilitarnos la elección real… la de qué es lo que realmente queremos ser (amor o miedo).

Y es por eso que el curso de milagros exponía tan claramente nuestro miedo al cambio y el motivo de ese miedo. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

La civilización y la caca (II)   3 comments

mariquita en invierno

Hace un par de meses, esta mariquita en invierno, por el centro de España. Licencia CC.by-sa.2.0

[Aviso: algunas de las palabras empleadas en este artículo no suenan tan mal en mi país como quizá suenen en otros países de lengua hispana que no son el mío, España.
Aunque ahora, ahora que estamos todos más mezclados en el mundo, todos los hispanos de todas las regiones… quizá vayamos poco a poco a ir aceptando todos los usos, particularidades, etc.
]

La lección 2 de la vía del corazón, nos invitaba, en febrero, a llevar “consciencia” a cada cosa, a cada acto que hemos automatizado en la vida.

Esa consciencia va entre comillas porque es una “consciencia” que podríamos llamar “adorante”, frente a la consciencia usual, de la mera percepción.

En esa “consciencia” o adoración, se trata de permitirnos sentir unidad en cada cosa… sentir “Dios” (o lo que es lo mismo: “Vida”).

Pongamos un ejemplo. Pongamos que nuestro hábito o nuestro trabajo consistiera en matar gente (verdugo).

Si trabajamos en eso, es quizá difícil que pudiéramos lidiar con las sensaciones que nos vendrían a la mente cuando “lleváramos consciencia” a esos actos de “matar gente”.

Y así, al no poder seguir “trabajando” como verdugos, matando gente de forma automática tal y como solíamos hacer… así… cabe ciertamente la posibilidad de que dejáramos atrás ese “hábito”, ese trabajo… y nos rebeláramos contra aquel “yo” antiguo, nuestro “yo” del pasado, el “yo” que eligió esa profesión, en una elección donde diríamos que se dejó influir, como casi siempre, por la consciencia colectiva (sistemas de ideas, sistemas sociales, etc.).

Pues siempre en alguna medida nos dejamos influir,  “inadvertidamente”, por ideas y propósitos que, a menudo, no hemos “hecho nuestros”… es decir, que no nos hemos realmente responsabilizado por ellos, de todo corazón.

Y eso nos termina pasando con cada cosa que “hacemos”. Y en el fondo todas las cosas tienen algo “parecido” al ejemplo del verdugo (ya que no hay grados o niveles en las ilusiones, todo es la misma cosa).

Ya hice algún comentario (aquí) donde empezábamos a comentar y a sentir algo sobre los propósitos o las ideas que hay en torno al famoso acto de “hacer caca”.

Cuando hacemos caca, nuestra humanidad está (diríamos) en un cierto nivel de “desconexión” de la consciencia adorante, un nivel donde hemos automatizado un acto donde nos desentendemos socialmente (mecánicamente) de la caca.

Pero… mientras… la caca es literalmente una “joya”, es decir, es pura vida para muchos microorganismos del suelo y para las plantas (de hecho la caca está repleta de seres vivos).

La caca es un regalo, dentro de la relación que podemos llamar “ecosistema Tierra”, y que es en sí mismo también un regalo (si lo miramos con “Consciencia” más allá de la consciencia).

(Y con esto no estamos haciendo ninguna valoración. Es simplemente “un hecho” en el modo en que hemos construido nuestra realidad física como Mente que sueña universos físicos… y que, con estos universos, se da instrumentos para poder “adorar a Dios” a través de sus creaciones.)

Y bien, este es nuestro universo. Lo hemos creado de cierto modo Nosotros, como seres de luz que tienen poder creativo gracias a ser eso mismo, “seres de luz” (es decir, “hijos” de algo no físico)… y unidos además, todos, con múltiples “espíritus” que ahora desconocemos por completo… pero que son nuestros “hermanos”… en infinidad de “dimensiones”.

Hemos creado este universo en el poder creativo que somos en unidad…, como luz divina creada por el Padre-Amor de toda Luz. Leer el resto de esta entrada »

Una invitación al capítulo de febrero de La vía del corazón (Jayem – Jeshua)   Leave a comment

imagen corazón en círculo[- Para los textos completos ver este índice]
___

Empezamos con la siguiente lección de La vía del corazón, la de febrero.

La Lección 2 contiene varias ideas prácticas (aunque quizá ya estáis como cansadas de esto que parecen “ejercicios”… quizá estemos cansados o sintamos un poco que no nos hacen falta ya este tipo de cosas…).

Son como “ejercicios” para sacarnos de nuestra muy esforzada disciplina de “no estar en el ahora” — el ahora “más allá del tiempo”.

Estamos de cierta manera muy disciplinados en “el ego”, en el tiempo… y en no vivir “maravillados” a cada instante.

Así que nada, aquí nos invita más o menos a eso… y antes de que en la siguiente lección, que digamos es más potencialmente “tormentosa”, nos salgan quizá más “cosas a perdonar”.

Luego, esta lección 2 tiene una sección de preguntas que quizá es la más “poderosa” en cuanto a lo que implica sobre nuestro proceso de abrir nuestra “mentalidad”, deshacernos de prejuicios, etc.

Trata del tema de los ayunos (ayunos de comida, de horarios, de palabras, de hábitos, etc.).

Y trata de María, es decir, de los sentimientos y palabras (trances, etc.) que se transmiten bajo ese nombre desde ese “espíritu en unión” (“desencarnado”) que de alguna manera vivió, o que tiene que ver con lo que nuestra Mente unificada vivió, en el papel de “madre de Jesús”.

María es como si estuviera, entre otras cosas, encargada de “dulcificar” el tema de la religión cristiana, y a todos nuestros hermanitos que están en ese mundo. Leer el resto de esta entrada »

6. El cuerpo y la elevación de la forma. Los Diálogos de Un curso de amor   Leave a comment

imagen corazón en círculo

[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice de entradas, puntos 4 y 5.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del castellano en las traducciones y el modo de revisarlas o hacerlas, ver las notas en esta entrada que iré completando.]

Los Diálogos de Un curso de amor.

Capítulo 6. El cuerpo y la elevación de la forma

6.1 A lo largo de este texto del curso has oído muchas ideas que o bien cambiaron o bien reforzaron las que ya tenías sobre ti mismo. Un curso de amor es un texto de enseñanza, y la meta de esta enseñanza se ha expuesto una y otra vez de tal manera que no olvidases el propósito del aprendizaje en el que estabas participando. Llegó un momento en que tu aprendizaje alcanzó un punto final cuando alcanzaste la meta de este curso, y eso también se te dijo. Digo esto para recordarte que el tiempo de la “enseñanza”, al igual que el del “aprendizaje”, ya tuvieron su espacio, además de sus métodos. Leer el resto de esta entrada »

Publicado 17 julio, 2014 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un curso de amor. 25. La devoción como un tipo de participación   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver el índice, puntos 4 y 5.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de hacerlas o revisarlas, ver las notas en esta entrada que iré completando]

Capítulo 25. La devoción como un tipo de participación

25.1 Dedicarse con devoción a un objetivo es hacer un voto de logro. Ser devoto es estar entregado a la oración. Como dijimos al principio, orar es pedir que todos estén incluidos en lo que haces. La devoción es entonces la primera lección en el aprendizaje sobre cómo involucrarse en la vida durante el tiempo de la ternura.

25.2 La devoción es el resultado del amor, y en este caso se trata de una palabra de acción, un verbo, un medio de servir al amor y de ser servido por este. La devoción es una clase particular de participación. No puede ser fingida, pero puede ser practicada. Leer el resto de esta entrada »

Publicado 7 mayo, 2014 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La verdad es el movimiento del detenerse (a escuchar)   Leave a comment

F. Rodrigo Mora entrevistado por Alish (foto y enlace al vídeo en vimeo)

Félix Rodrigo Mora entrevistado por Alish: «La sociedad de la verdad» (enlace al vídeo en vimeo.com)
Esta persona ha hecho el trabajo más difícil: mirar, reconocer lo obvio, y decirlo, decir algunas cosas obvias… y curiosamente Alish termina entrevistándole. La verdad es simple, solo necesita muchos corazones dispuestos a ver lo obvio.
Pese a que Félix tiene ramalazos de radicalote solitario en su página web…, como tantos teníamos… esta entrevista es un bonito ejemplo de cómo podemos reconciliar ese ámbito de la espiritualidad que Alish “entrevista” afanosamente… con los “discursos de siempre” que surgirán por miles cada día más desde cualquiera de nosotros, desde un cualquiera, como es Félix, una persona fuera de la universidad que simplemente observa lo que es.
Otro personaje genial, por cierto, del ámbito “solitario”, es Antonio García Trevijano.
Este es otro hombre que vio una simple verdad acerca de nuestra “no-democracia” (lógicamente), y simplemente sigue en ella tras muchísimos años, sin parar —desde que fue un agente digamos “técnico” (es abogado, creo) en el inicio de la Constitución española, en el inicio de la llamada “transición”, de la cual Antonio “desertó” enseguida tras ver la inmensa mentira del mundo (lógicamente aquí ocurre que todos, y puesto que albergamos nada más y nada menos que a Dios dentro… todos… corremos el riesgo de aislarnos demasiado del “Dios fuera”: nuestros hermanos).
Antonio es ahora un anciano, muy anciano para nuestros parámetros… genial; es célebre en el ámbito semi-alternativo de internet… con grandes ramalazos, a veces, de simple radicalote… pero con una verdad inmensa en el corazón que estalla y no para.
Somos belleza y bondad naturales; todos; aunque TODOS seamos también, y a nuestra manera, y en un mundo que es ya totalmente monstruoso, freak… todos seamos… unos friquis 🙂

Qué fácil era todo, qué fácil es comunicarse de verdad, utilizar las palabras “normales” —verdad, confianza, amistad, bondad, belleza, sinceridad, comunicación.

Verdad, confianza, bondad.

Belleza.

Ser.

Hay que gritárselas uno mismo a uno mismo en un susurro despiadadamente desapasionado que simplemente consiste en oír el eco siempre nuevo que dejan esas palabras en el Cristal Interior del ser…, con el siempre nuevo y simple susurro de la eternidad —ese que solo al “ego” gritón le parece algo aburrido o cansado.

Verdad, paz, alegría, confianza, bondad!

Naturaleza.

Ser.

YO SOY.

YO

     S
       O
           Y

Y no hay nadie más.

¡Qué “infantiles” éramos, en el mal sentido de “infantiles”… no pudiendo decir las simples palabras: “verdad”, ser verdadero, “comunicación”, autenticidad!

¡Qué infantiles seguíamos o seguiremos siendo, tanta gente, durante tantos años de pretendidamente “vida adulta”!

Con razón esa maravillosa transmisión de N. Donald Walsch que es “Conversaciones con Dios” dice que casi nadie realmente “madura” hasta que tiene como poco 50 años de edad (no madura en lo que importa, en “lo espiritual”).

¡Qué mundo más loco, que sitúa la muerte y la destrucción en su misma base… al situar la creencia en que básicamente somos cuerpos como fundamento de todo!

Qué fácil podría ser haberse reconocido mejor en los sentimientos… haber compartido desde siempre mejor los sentimientos… es decir, co-sentir, es decir, consentir…, con los demás…

…com-padecerse, para poder ver las necesidades reales… comunicarse mediante lo que importa… lo que realmente se siente… para poder abrigar ese sentimiento entre varios… para poder hacer realmente algo con lo que más importa, con el sentir.

Es decir, poder unir nuestros “yoes espaciosos”, cuyos órganos son los sentimientos, como dice el curso de amor…, nuestros yoes del espacio… que ya están potencialmente unidos ahí fuera en el espacio vivo que nos rodea, siendo ese espacio, dando la proyección que llamamos “mundo”… capaces de sortear tal mundo rodeando obstáculos en él, abrigándolos si acaso… en una unión recordada que se da sola, “gratis”, con efectos eternos.

Así se cuenta esto más o menos en el maravilloso Un Curso de amor de Jesús: unir esos yoes que nos abrigan desde la verdad… esos yoes que vamos a poder, cada vez más, recordar, combinando… recordándolos con todo nuestro ser en la relación que somos: combinando y abrigando lo deseado, lo no deseado, cuerpo enfermo…, cuerpo saludable…, mente ídem)…

…los yoes espaciosos (“mariposa”) que nos rodean y que realmente somos, proyectando el cuerpo-oruga… para combinarse con él de mil formas sin despreciarlo, meramente abrigándolo como lo que es (mera proyección para jugar)… esas “mariposas” que parecen convivir en la cercanía de la verdad…, de esa verdad que es una para todos…, que es una en el Todo de todo… que es una “vibración” que actúa personalmente en cada uno para mayor felicidad de todos y del todo de todos.

Estamos en un solo Corazón, ahí centrados, aunque cada cual parezca ir “por su cuenta”

Un solo Corazón para todos el mismo corazón.

Este es “el mensaje” de todos los tiempos y de todos los “sabios”… de todos los que recordaron en vida que eran simplemente naturales: “escucha dentro, no hay nada más que lo que ves ahí”.

Sócrates oía una Voz, Sócrates decía —y lo diría, claro está, desde ese estado de ser que queda cuando uno escucha mucho la voz de la verdad— Sócrates decía… decía “simplezas”; simplezas para el ego como…: ¿pero por qué tenéis miedo de “la muerte” si no sabéis lo que hay después, si no sabéis, en definitiva, nada, como ya os he demostrado con mi método?

Jesús oía esa voz al parecer mucho mejor que Sócrates… y esa voz solo nos “dice” que somos ella, y ya está. Somos ella, somos el YO SOY eterno que se extiende desde nuestro interior para cambiar nuestra percepción y reflejar Cielo en todos lados, en todos los mundos más o menos “perdidos” en el regalo del “libre albedrío”.

Lo único que realmente somos es el reflejo del único Cristal Eterno, de “Cristo”… la querida creación de Dios/Diosa… un reflejo que se da a través de todos, pero de una diferente manera en cada cual; todos lo reflejamos de manera distinta, pues todos tenemos una “función especial”: mirar todo desde la paz del ser pero desde cada cual… del ser… de ese ser a re-descubrir aquí, en alguna de estas vidas.

Reflejamos distinto… pero, diciéndolo rápido… siendo “Dios dentro”… no somos realmente diferentes, no en esencia.

Pensar y ser eran lo mismo por eso mismo.

Somos el Cristal, el Niño amado de Dios/Diosa, un solo Cristal puro, Cristo, el Hijo pródigo volviendo al Hogar… dentro, en los reinos del espíritu, para reflejar cada vez más gloria y empoderarse cada vez más en —y de— la creación infinita que es Dios y nosotros en —y con— Él.

Reposamos realmente en el baño interior del Cristal eterno en eterna metamorfosis, en esas “atmósferas” donde brillan nuestros aspectos espirituales, nuestros “cristalitos” que aquí aún parecen “por despertar”.

Y somos un Niño tonto que se cree no amado… que se engaña “por compasión” de sí mismo, en su libre albedrío…, por compasión por eso que hemos “hecho” aquí, en el infierno… Niño que se engaña, nos engañamos… disponiendo “creencias mediadoras”, en la mente, para poder entrar al infierno de estas tierras…, creencias con las que nos juzgamos en una sola mente… una mente que así, de tal modo, se da y fabrica mundos ilusorios “infernales” como el que ahora proyectamos y vivimos —donde parece ser real el sufrimiento, y a modo de reflejo “exterior” de todas esas creencias interiores simplemente erradas.

Los “sabios” simplemente descubren que todas las creencias sobran, que no hacía falta hacer nada, que todo fluye… que el mundo tal y como lo vemos ahora solo refleja la mentira que supone albergar creencias dentro, cuando sin embargo somos certeza en eterna metamorfosis de Amor.

Y esto es además excitantemente divertido, pues “dentro” todos somos uno, somos uno con la verdad… sin dejar de ser personales (que no “egoicos”) aquí “fuera” —en este afuera donde precisamente vamos reflejando el Cielo gracias a Dios.

Qué fácil es todo, y también, por eso mismo, que fácil lo tenemos para “lo contrario”, para hacernos daño ilusorio, para hacerlo todo complicado…, y durante eones… era tras era.

Esta es la “maravilla” de la creación: somos libres, y, en estas primeras etapas evolutivas de nuestro cuerpo-mente-espíritu estamos en el jardín de infancia del sufrimiento, ese que nos otorgamos con nuestras interpretaciones desde nuestra infancia espiritual…, interpretaciones de lo que parece suceder “fuera”… en ese afuera de sufrimiento que nos hemos dado a nosotros mismos aposta, vida tras vida… para poder jugar a no ser Nosotros. Leer el resto de esta entrada »