Archivo para la etiqueta ‘integración

La bondad en El libro de Urantia y una breve reflexión sobre las criaturas intermedias   Leave a comment

[Este texto leído… en formato audio:
Ir a descargar
]

pradera y árboles

En este texto se trata de reunir algunos puntos de El libro de Urantia (ELU) donde se habla del concepto de bondad.

Los números indican el documento, el apartado y el párrafo de dicho libro. Por ejemplo: 32:2.1 es el documento 32, apartado 2 párrafo 1.

Además, como “caso práctico” especularemos muy brevemente sobre las “posesiones mentales” que eran o que son capaces de hacer por ejemplo las criaturas intermedias (unas “posesiones” que en esta era ya son solo de tipo “beneficioso”). Hay que tener en cuenta además que nosotros, en lo que podríamos llamar estado “desencarnado”, cuando hemos terminado el ciclo de reencarnaciones… nosotros… también seremos capaces de hacer, de cierta manera, ese tipo de “posesiones”, pues nuestra mente es una unidad con todas las demás.

El tipo de criatura comentado, la intermedia, lo presenta ELU y habla de él en varios documentos; es una especie de ángel pero que, por así decirlo, es más “material” que un ángel, ya que surgió en la experiencia terrestre mediante la unión mental no-sexual realizada por parejas de seres “semihumanos” o “superhumanos” cuando estaban materializados en este planeta para realizar las misiones normales de las que habla ELU y que, como misiones, está previsto que acompañen o guíen durante milenios a la consciencia humana que habita un planeta en “evolución” espiritual.

Lo que comentaremos aquí es simplemente para invitar a aportar reflexiones sobre todo ello (sobre todo acerca de la bondad), y a modo de invitación a ELU.

Para empezar, tenemos las siguientes citas básicas, donde subrayamos en negrita lo que será más importante para el comentario:

«0:1.17 La divinidad es comprensible para las criaturas como verdad, belleza y bondad. […]
» 1:7.3 El concepto de la verdad quizás podría concebirse separado de la personalidad, el concepto de la belleza puede existir sin la personalidad, pero el concepto de la bondad divina solo es comprensible en relación con la personalidad. […]
» 56:10.20 Para el hombre finito, la verdad, la belleza y la bondad abarcan la revelación completa de la realidad de la divinidad. […]
» 103:9.10 […] El hombre alcanza la belleza a través de la verdad, y por medio del amor espiritual asciende hacia la bondad. […]
» 195:7.4 Los valores paradisiacos de eternidad e infinidad, de verdad, belleza y bondad, están
escondidos dentro de los hechos de los fenómenos de los universos del tiempo y del espacio. Pero es necesario el ojo de la fe de un mortal nacido del espíritu para detectar y discernir estos valores espirituales».

La divinidad es pues una especie de relación “fundadora”. Y como dice la cita, para nosotros es comprensible como verdad, belleza y bondad.

Esas explicaciones iniciales se complementan por ejemplo con esta parte del documento 2:

«2:7.10 […] La verdad, la belleza y la bondad son realidades divinas, y a medida que el hombre asciende la escala de la vida espiritual, estas cualidades supremas del Eterno se coordinan y se unifican cada vez más en Dios, que es amor».

Y las siguientes citas también complementan las anteriores. En ellas aparece la Deidad del Supremo, que es de cierto modo lo que estamos ayudando a “crear” con nuestras aventuras de lo finito y en lo finito:

«28:6.21 Grandeza es sinónimo de divinidad. Dios es supremamente grande y bueno. La grandeza y la bondad no se pueden simplemente separar.
» 28:6.22 Ser grande es ser semejante a Dios. Y puesto que la calidad de la grandeza está totalmente determinada por el contenido de bondad, de ello se deduce que, incluso en vuestro estado humano actual, si a través de la gracia podéis volveros buenos, debido a ello os estáis volviendo grandes. Cuanto más contempléis constantemente y más persigáis insistentemente los conceptos de la bondad divina, más ciertamente creceréis en grandeza, en la verdadera magnitud de un auténtico carácter de supervivencia. […]
«117:1.1 El Supremo es la belleza de la armonía física, la verdad de los significados intelectuales y la bondad de los valores espirituales. […]
» 117:1.7 […] Dios Supremo es la verdad, la belleza y la bondad, ya que estos conceptos de la divinidad representan lo máximo que los seres finitos pueden concebir por experiencia».

La personalidad (citada en la frase del documento 1 que tenemos arriba) es lo más “sutil” o “elevado” que conocemos como humanos. Este es quizá el concepto central en ELU, y, como podemos ver convierte la bondad (divina) en un concepto muy importante.

Aquel párrafo 1:7.3 continúa así:

«Solo una persona puede amar y ser amada. Incluso la belleza y la verdad estarían separadas de la esperanza de la supervivencia si no fueran atributos de un Dios personal, de un Padre amoroso».

Entendemos esta última frase quizá así: todo lo bello y lo verdadero podría olvidarse por completo de lo que conlleva “sobrevivir”, sea lo que sea que eso conlleve… si no fueran ya los atributos de una personalidad amorosa, y en este caso infinita (y “personalidad infinita” es obviamente algo inefable para nosotros, que somos personalidades “ejerciendo” u “operando” en lo finito). Leer el resto de esta entrada »

2. Aceptación y negación. Los Diálogos de Un curso de amor   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice de entradas, puntos 4 y 5.
— Elegimos publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del castellano en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.]

Los Diálogos de Un curso de amor.

Capítulo 2. Aceptación y negación

2.1 Ahora se te está pidiendo que hagas dos cosas simultáneamente: aceptar lo nuevo y negar lo viejo. La aceptación es estar dispuesto a recibir. Obviamente, cuando consideres esta definición de la aceptación, verás que no es así como funciona lo viejo. La disposición a recibir es algo muy diferente de las actitudes y acciones con las que has dirigido tu vida hasta ahora. En Un curso de amor se te dijo que la disposición era todo lo que necesitabas para poder introducir este curso en tu corazón y permitir que te devolviese a tu verdadera identidad. Aquellos que encontraron dentro de esta disposición la capacidad interior de recibir, y dejaron atrás el esfuerzo de “aprender” el curso, comenzaron la obra que aquí continuamos, la de reemplazar los viejos patrones de aprendizaje por los nuevos patrones de aceptación.

Leer el resto de esta entrada »

22. El Yo verdadero en forma observable. Los Tratados de Un curso de amor (III)   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver índice de entradas, puntos 4 y 5.
— Elegimos publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del castellano en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.]

Los Tratados de Un curso de amor. III. Un tratado sobre el yo personal

Capítulo 22. El Yo verdadero en forma observable

22.1 Aunque todo el propósito de estos tratados es responder a la cuestión de qué hacer con lo que has aprendido, es posible que esta sea aún la cuestión fundamental en tu mente y en tu corazón. Aunque puede que estés empezando a formarte ideas de lo que significa vivir según la verdad, estas ideas pueden no parecer tener mucha relevancia ni relación con la vida que actualmente vives. Aunque puedas alegrarte de averiguar que no se te llama para que evangelices ni para que tengas siquiera un papel de líder, sabes que se te llama para algo, y crees que hasta este momento todavía no sabes qué es ese algo. Piensas que quizá no baste con simplemente “vivir” según la verdad. Te gustaría saber adónde te conducirá el vivir según la verdad, porque, desde luego, tu vida debe cambiar. Los mismos preceptos planteados en este curso, preceptos que dicen que lo interior afecta a lo exterior, parecen evidenciar que ya no se te permitirá la vida “separada” o privada que has vivido. Leer el resto de esta entrada »

Felicidad. Haskell: «Viaje más allá de las palabras». Un Curso de milagros RELOADED   Leave a comment

Brent A. Haskell; "autor" de “Viaje más allá de las palabras”

Brent A. Haskell; autor de “Viaje más allá de las palabras”

[- Podéis mirar en la página de índices, de Haskell, para encontrar los enlaces a estos textos traducidos, etc.
– Los PDF también están además en esta carpeta pública, que tengo en google.
– Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de traducir o de revisar las traducciones, ver las notas en esta entrada que progresivamente iré completando.
– Esta transmisión aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló por la personalidad de Jesús.
– La siguiente parte del texto Viaje…, sirve como acompañamiento —más o menos— para las lecciones 99 a 105 del libro de ejercicios de Un Curso de milagros (UCDM) (según las indicaciones del propio Haskell en su texto publicado).]

Felicidad [lecciones 99-105]

Saludos de nuevo. Soy Jeshua. Hoy he venido
para continuar contigo mi comentario sobre
Un curso de milagros.

Tus lecciones de la semana pasada han tratado acerca de la felicidad.
Hoy hablaremos de ella.

Una lección previa decía,
“La salvación procede de mi Único Ser” (L96).
Eso es absolutamente cierto. Eso no puede ser modificado.
Sobre ello no tienes elección.
Pues SOLAMENTE EXISTE tu Ser Uno.

Así como la salvación procede de tu Único Ser,
también tu felicidad procede de Él.
Y también tu gozo, así como tu paz,
proceden de tu Único Ser. Leer el resto de esta entrada »

«Miedo y conflicto». Notas sobre coherencia y cambiar creencias o modelos. Ejemplos. Un Curso de milagros [T-2.VI] y «La estructura de la magia» (Bandler & Grinder)   Leave a comment

Foto de Bigotudo (Panurus biarmicus)

Bigotudo (Panurus biarmicus).
Por Kaeptn chemnitz.
Wikipedia

Índice:

— Hablando de integración: ejemplos, ‘la estructura de la magia’
— Pasando ahora a centrarnos en el curso de milagros
— Si no hay pensamientos neutros…
— ¿Qué sientes con respecto a tus sentimientos?

_____
__

Es preciso integrarse, hacerse uno con nuestro ser que se apoya en la paz y la dicha. Contra ello parece que nos obstaculizan las creencias fijas o modelos de mundo que adoptamos por nosotros mismos a lo largo de la vida, esos modelos que hemos interiorizado, en situaciones de dependencia (familiar, etc.), y que los hacemos ser causa de nuestro malestar, pero que a veces nos es difícil ver —ver que los convertimos en causa, y que nos es difícil desafiarlos.

Recordemos que el ego, como simple sistema de pensamiento que adoptamos por defecto, querría que nada cambiara realmente dentro de “sus historias” o sus coordenadas, dentro de sus formas admitidas de ajustarse o adaptarse, de quedarse igual: el ego quisiera hacer de “la separación” algo “eterno”, prolongando la primera operación de sustitución, de sustituir el Amor por el deseo de ser especiales (“especialismo”, el único “problema” del mundo).

Aunque a menudo no lo queremos reconocer, la gente sabemos intuitivamente que es importante observar la coherencia entre el “hacer” y el “desear”, entre lo que hacemos y lo que realmente deseamos. Vigilar esto nos llevaría a la “integración” de la que hablábamos, hacia la paz. Es decir, que si aceptamos la guía de sentir paz y dicha, y si detectamos la coherencia que existe entre nuestro hacer y nuestro querer, se nos llevará a integrarnos con nuestro verdadero ser (paz y dicha).

Nuestras acciones parten de pensamientos, dirá el curso de milagros. Y podemos preguntarnos entonces cómo hemos estructurado a lo largo de nuestras vidas nuestros pensamientos de tal forma que den lugar a un necesario modelo privado, a un sistema de creencias que el curso simplifica —como ya sabemos— hablando de la raíz de todo “lo que hicimos con el ego”, con el ego “en mente” (dando unos pensamientos o principios muy simples que subyacen a todo lo que hacemos “desde el ego”, como vimos por ejemplo en Los dioses son los padres).

Luego habremos de desafiar este modelo bien sea simplemente “perdonando”, en el transcurrir de la vida (eligiendo paz), todo aquello que se nos ponga por delante tras tomar decisiones… o bien a la vez posiblemente con “terapias” o con grupos de diverso tipo.

Antes de seguir hablemos un poco sobre el texto La estructura de la magia (que tiene casi 40 años). Este texto habla de terapias en general. Es al parecer fundador para lo que luego se llamó “PNL”, pero los autores nunca quisieron que esto se catalogara como “terapia”, o que sus textos lo fueran o sirvieran para montar una especie de “escuela” (“PNL”). Ellos solo hablaban de una especie de modelo de lo que se hacía en terapia, al haber podido observar a varios terapeutas muy eficientes: Virginia Satir, Perls, Erickson.

Entonces, quisieron hacer un meta-modelo para usarlo en la práctica, y poder comunicarse sobre qué es lo que pasaba en terapia (recordamos que el curso más bien diría: sobre lo que “no pasaba” en terapia, pues en la curación no pasa nada: simplemente nos hacemos más naturales, recordando más o menos inconscientemente (por la unión de las mentes, una unión que ya somos y que no hay que hacer nada para serla y para dejar que ella nos use para bien) que todos podemos dejarnos borrar todas esas “tonterías” que hemos puesto en nuestras mentes, todos esos obstáculos aceptados al estar tan instigados como estamos por la culpa —”auto-ataque”— sentida interiormente, una culpa que todos cargamos tan “alegremente” y desde la cual normalmente surgen nuestros pensamientos de vulnerabilidad, escasez, etc., y por tanto nuestras acciones).

Entonces, sin entrar aún en el curso de milagros —en el capítulo 2, del que vamos a comentar algo—, solo con el texto de ‘la estructura de la magia’, podemos hablar del modo como éste dice que todos estructuramos nuestros pensamientos.

Lo hacemos mediante los siguientes tres procesos (que ejemplificaremos). Los tres tienen un “uso creativo” aunque aquí solo hablemos de “cosas negativas” respecto a ellos, pues es con estos tres procesos como conseguimos “hacer modelos” en nuestra mente que darán paso a experiencias que no tienen por qué ser ni “malas” ni “buenas” (aunque luego veremos con el curso que no hay pensamientos neutros, y en realidad toda situación es confluencia de pensamientos):

generalización. La vida es un proceso que en gran parte es una especie de “generalización compartida”. Pero pongamos un ejemplo más concreto, que aparece en el libro, de los muchos que podríamos sacar de nuestras propias vidas, uno “banal”: de pequeños sucedió que nos quemamos con una estufa, así que pudo ser que generalizáramos y sacáramos la conclusión lógica de esa experiencia: “las estufas son peligrosas”. Pero resulta que añadimos algo: de repente ya no podemos volver ni siquiera a entrar en una habitación que tenga una estufa, y hemos desarrollando entonces algo así como una “fobia”. Así pues, dicha creencia —”las estufas son peligrosas”— se transforma en una cosa excesivamente limitante en nuestro modelo de mundo, aunque mantenga una parte de “verdad”, y aunque sea potencialmente aún la semilla para un aprendizaje “correcto” si es que conseguimos limarla, si conseguimos desafiar la excesiva generalización que hicimos —es decir, si en general conseguimos cambiar algo tras haber podido aceptar un desafío para nuestro modelo;

eliminación: eliminamos o no vemos en nuestra experiencia lo que no concuerda con nuestras creencias. El libro cuenta por ejemplo sobre un hombre que se quejaba de que su mujer no le mostraba aprecio, que no le quería. En realidad se vio que él había eliminado de su percepción o consciencia ciertos signos de amor que realmente sí existían; él evaluaba la situación para confirmar o reforzar la creencia excesivamente limitante: “no merezco el amor de mi mujer”.

distorsión: En el mismo ejemplo anterior, cuando el hombre fue advertido de algo amoroso por parte de su mujer, distorsionó ese signo diciendo que en realidad ella se mostraba así solo con el fin de obtener algo de él.

Insistamos en que estos tres procesos de representación no son ni buenos ni malos en sí.  Leer el resto de esta entrada »

La objetividad en la traición a uno mismo: yoes probables. Impredecibilidad   Leave a comment

Probabilities can be Calculated por Alotta Ada, en Flickr

[La división o separación: cierto sentido de nuestro proceso de “integración” teniendo en cuenta a Seth y las probabilidades.
Nota sobre impredecibilidad, Seth y UCDM
(comentando a Seth en «The “Unknown” Reality»).]

Índice:
– introducción
– traición
– división
– impredecibilidad
– Conclusión

Introducción
Seth sienta las bases —bases de lo que serán sus meras sugerencias para cambiar o ampliar nuestra estructura de creencias— en sus dos primeros libros: La eterna validez del alma, y, La naturaleza de la realidad personal [enlace a éstos, y otros 2].

En este último (en castellano “Habla Seth III: la naturaleza de la realidad personal”), Seth machaca sobre la importancia del libre albedrío, pues siempre tenemos todos por igual el punto de poder en el instante presente, ya que en él se intersectan, se encuentran, todas las realidades (y esto es algo tremendamente diverso).

Así que en los siguientes textos (como The “Unknown” Reality que llamaremos UR)…, igualmente prácticos, y que dictó Seth en la década de los 1970…, y que aún no parecen estar traducidos al castellano…, cada vez dará más detalles, poco a poco, no muchos… pero sobre todo previniéndonos antes, de cierto modo, de que no nos olvidemos de nuestro libre albedrío.

En el fondo todos los detalles, todas las “tomas de consciencia” acerca de lo que “parece estar pasando”…, nos van a dar un poco igual mientras nos conectemos al presente y escuchemos “hacia dentro”, ampliando ese diálogo que en realidad nos constituye, un diálogo con nuestro “ser interior”, con ese ser que es más sabio que nosotros como “egos”.

Este diálogo es gozoso, y funciona también como una especie de guía. Y en ese tal diálogo fructífero puede convertirse cada vez más lo que llamamos aquí “vida”.

Hablamos entonces sobre “magia”, algo de lo que últimamente está de moda hablar, al parecer (que es algo, como sabréis, muy viejo). Aquí entran esos aspectos u observaciones simples que surgen cuando se comenta sobre “la ley de la atracción”, o quizá cosas quizá más sintético-abarcadoras, como los pasos de la magia, o las versiones que hay para las “leyes espirituales”, etc.

Desde esa cierta visión más amplia de la “realidad”, esa que tendría Seth… nuestro mundo es —tal y como dice Un Curso de milagros (UCDM), visto de cierto modo— nuestro mundo es algo terrible, porque todas las posibilidades se dan, ocurren (!).

Es decir, en algún punto de vuestro presente, que ahora es pasado, esa vuestra “realidad más amplia”, esa vuestra identidad más amplia en el universo… ha podido verse obligada a fabricar otro yo probable con el que en el fondo estáis conectados, y que por ejemplo quizá haya matado a alguien… o ha podido suicidarse, etc.

¿Cómo es que ocurre esto? ¡Porque lo que manda aquí son nuestras creencias, intenciones, propósitos, resoluciones, sentimientos! Se nos sirve lo que queremos, como niños muy mimados: ¡si creemos en la escasez, en que es posible morir, etc. etc., todo eso se nos da, nos lo damos, desde hace aparentes “millones” de años!

Es decir, que si en cierto momento hemos tenido mucha intención de hacer o conseguir algo, y, en esta realidad, no ha ocurrido, entonces, sencillamente dice Seth que de forma automática todo eso es fabricado, y muy objetivamente, con una realidad tan objetiva como la que ahora vemos ante nosotros (!).

Es decir, en ese momento se da una intersección entre probabilidades, una separación entre yoes probables.

Todas las posibilidades son llevadas a cabo en realidades probables, paralelas, y están ocurriendo u ocurrieron (¡imaginad la cantidad de veces que la gente siente por ejemplo que quiere morir! Luego… ¡imaginad entonces la cantidad de veces que han muerto 🙂 !).

Pero cuidado, por eso Seth advirtió sobre el libre albedrío: esto no puede servir para deprimirnos más, sino más bien para reírnos de todo, con el universo. No puede servirnos para darnos “razones” para elegir más culpa, más ataque…, en este presente abierto de cada momento, completamente abierto. Que esto no nos sirva, pues, para aumentar nuestra fe ciega en el esquema causa-efecto… que a veces nos hace pensar que “no podemos hacer nada” porque, digamos, “un yo probable hace o hizo tal cosa”… o debido a que en “otra vida de encarnación fuimos tal otra cosa”.

El material de Seth, así como otros, simplemente nos puede servir para darnos cuenta de la completa demencia en la que se basa, por un lado, este mundo de la separación (¡y hay alternativa a esto!).

Es fascinante el análisis que hace Seth (en UR) de la realidad probable de la pareja que hacían Jane Roberts (la mujer a través de la cual dictó los libros y entabló las sesiones)… y su marido Robert F. Butts.

Con ese cierto análisis expansivo, Seth va dando ejemplos sobre lo que nos puede ocurrir en cuanto a las relaciones con nuestros yoes probables… y sobre qué pueden estar significando ellas en nuestras vidas… —por las comunicaciones entre sus “energías”, capacidades, propósitos.

Es decir, Seth da algún ejemplo de interpretación de nuestra realidad, presente, en relación a las probabilidades, a nuestros yoes probables, a las Tierras probables, etc.… que recordemos, como él dice, de hecho existen ahora en paralelo a todos nosotros… y que Seth se supone que “ve”, hasta cierto punto.

Los yoes probables son un aspecto distinto de por ejemplo nuestros seres de encarnación. Estos últimos, como imaginaréis, son seres que, simultáneamente a nosotros —visto desde la perspectiva de Seth— estarían “viviendo” otras vidas —pongamos que en siglos lejanos— y con los cuales también resonamos de forma natural (aunque, como siempre, la comunicación nos dé miedo… ya que eso es el ego, miedo, miedo a la unión…, miedo a verse como mentes ya unidas, como ya todos unidos con un solo propósito: despertar).

La traición
Así, cuando os traicionáis a vosotros mismos y no hacéis algo que queríais hacer… a veces otro yo probable se está llevando literalmente esa energía.

Por tanto, la falta de energía que quizá podáis sentir, a veces tendría una cierta objetividad donde plasmarse. Es decir, hay una objetividad de nuestras auto-traiciones si tenemos en cuenta lo que dice Seth sobre yoes probables, esos que quizá se hayan llevado “el premio” tras la mucha energía-emoción que quizá se puso en algo que luego “no nos salió”.

Quizá lo habéis sentido así alguna vez, quizá habéis sentido al ego, quiero decir, con su sistema de “quien gana hace perder a otro”… cuando habéis sentido que algo “se os llevaba la energía”, que a vosotros os tocaba el papel de “pringados” :).

Leer el resto de esta entrada »