Archivo para la etiqueta ‘Jesús

La materia, la mente y su pulsación conjunta. Algo sobre arquetipos. La inteligencia. Temas de un audio «Intermedio» en la serie de comentarios de El libro de Urantia   Leave a comment

Enlace al audio en ivoox

hongos

Ese extraño mundo de los hongos 🙂 …

Este texto corresponde al audio que enlazo arriba. En él hablábamos brevemente sobre estos temas (materia, mente, arquetipos, etc.), de una forma básica, según los trata El libro de Urantia, abreviado: “ELU”.

Este es el listado de los temas. Los tratamos como una simple invitación a acercarnos y a captar mejor esta revelación o incluso otras, para captar en general el sentido de las revelaciones en nuestra era.

1. Creación – destrucción en la materia, y su posible conexión con los circuitos mentales
2. Fundación puramente inteligente de los universos locales contenidos por los superuniversos
3. ¿La velocidad “interna” de la energía? ¿Espín?
4. Posible definición interna de las matemáticas, es decir, de la actividad de creación mental matemática humana (las llamadas “matemáticas”) como reencuentro (o resonancia y mezcla) entre las actividades de dos entidades surgidas de la Fuente Tercera

___
_

1. Creación – destrucción en la materia, y su posible conexión con los circuitos mentales

En ELU se reconoce esta especie de característica íntima de lo material: una continua creación y destrucción de unidades muy básicas materiales o premateriales.
Esto parece ser algo que ya se aplica como idea matemática en la física del siglo XX (operadores matemáticos de destrucción/creación).

Dice ELU:

15:8.4 «El plan universal para mantener el equilibrio entre la materia y la energía necesita que las unidades materiales menores se construyan y se destruyan sin cesar. Los Directores del Poder Universal tienen la capacidad de condensar y detener, o de dilatar y liberar, cantidades variables de energía»

Es decir, hay una especie de pulsación continua subyacente en lo material.

Lógicamente, en seguida cabe pensar que puede haber una conexión posible con otra afirmación de ELU, cuando habla sobre nuestra mente material, que también está continuamente involucrada en otra pulsación:

117:5.7 «En la experiencia mortal, el intelecto humano reside en las pulsaciones rítmicas de los espíritus ayudantes de la mente».

Entonces tenemos de entrada algo relativamente sencillo de imaginar (muy relativamente sencillo 🙂 ).

Es esto: si se requiere tanto tiempo de estancia del Hijo Creador y de la Ministra en la sede de su universo local (y la Ministra de hecho se queda para siempre), eso quizá se deba a que se necesita una fina sintonía… “presintonizar”… por así decirlo… estos diversos fenómenos de pulsación.

Este sería nuestro “afinamiento” o sintonización de base, en este aparentemente tan gigantesco “océano de espacio”… es decir, cuando estamos en “lo físico”.

Estas esferas físicas corresponderían con el polo más “denso” de “la creación”, ya que luego tenemos formas y esferas transitorias (“morontiales”, en el vocabulario de ELU, aunque en ellas sigue habiendo materia normal)… en una ascensión interior hacia las fases espirituales de nuestro estado personal –que serían, por así decirlo, más etéreas–.

Esa sintonía en el espacio meramente “físico” sería, como vemos, una de las condiciones para que luego pueda haber seres vivos que evolucionan. También sería una condición para la evolución misma (física y físico-espiritual), es decir, una condición para la capacidad que la mente tiene de hacerse material, y poderse así hacer receptiva a la espiritualización (que es el objetivo de todo, en nuestro caso: espiritualizar la mente, el intelecto, que en estos momentos es definido como “mortal”).

Recordemos que ELU nos dice literalmente* que la fuente absoluta de la mente mortal es el Espíritu Infinito, y que literalmente somos porciones impersonales, circuitos individualizados, de la mente cósmica; y la mente cósmica deriva de ese Espíritu Infinito a través de uno de los siete Espíritus Maestros. (Coloco algunas de esas citas abajo del todo*.)

Imagino entonces que la preparación del universo local, y luego la continua actividad que realizará la Ministra en él… quizá tiene que ver con eso: con sintonizarse continuamente con los demás agentes de la Fuente-Tercera (directores del poder…). Esto quizá es una obviedad. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Nueva serie de comentarios de El libro de Urantia: sin humor, no hay Dios :)   Leave a comment

Botón para escuchar el tercer audio de esta serie:
Enlace para escucharlo en ivoox.com

babosa

Una babosa (de la que no pretendo reírme… bueno… quizá un poco sí 😛 )

El que enlazo en la cabecera de este texto es la tercera entrega de esta nueva serie de audios, o “podcast” (un programa), sobre la revelación de Urantia.

Iré enlazando todo esto como siempre en el índice correspondiente, que en este caso es el número 9 de esta web.

En esta serie iremos tratando a veces informalmente sobre las ideas (y enlazándolas) que aparecen en ELU.

Y otras muchas veces nos ponemos lógicamente más serios.

En esta tercera entrega contextualizo un poco este tercer documento (o capítulo) de ELU, dentro de lo ya dicho en los anteriores.

No se trata de una lectura exhaustiva (ya que para eso tenemos un audio aparte, para cada documento, que también enlazo en el índice 9), sino que, como mucho, a veces leo algunos pedazos del texto para comentarlo.

Espero hacer, para cada documento o capítulo de ELU, una larga serie de comentarios y de audios (sobre cada uno en particular).

En esta tercera entrega aludo también a otro texto y audio –del que estoy bastante contento– que hice para hablar sobre los animales, es decir, sobre “el espíritu y lo animal”.

En él “entendíamos” el contexto terrestre de nuestra experiencia y la relación “espiritual” que continuamente nos sostiene y que de alguna manera particularizamos y expandimos como humanos (idealmente).

Que tengan una feliz individuación de Dios 🙂

 

 

¿Para qué sirven los libros y cursos que divulgamos aquí?: el curso de milagros, el de amor, el de la maestría… (H. Schucman, M. Perron, Jayem…)   Leave a comment

(Enlace a este audio en ivoox)

AdelfaEste breve texto (que también podemos escuchar en audio desde aquí mismo o en ivoox) es una invitación en dos partes.

Y por cierto, esta invitación sirve como celebración de que pronto van a salir “al mercado” 🙂 versiones oficiales de algunos de estos cursos o libros que aquí divulgo y a veces traducimos o revisamos:

1. Ampliando nuestro ser

2. Reuniéndonos con esa ampliación

___

1. Ampliando…

Mirad qué simple es todo.

Y es que en gran medida “lo espiritual” se va a sacudir ese aura de “antinatural”, de “raro”, o de cosa “poco normal”… ya veréis…

Y se va a sacudir ese aura pese a tanto dinero y esfuerzo que hemos empleado y seguimos empleando los humanos en hacer por ejemplo muchas películas y sistemas educativos que invitan a que este tema no sea simplemente lo natural.

Solamente hay dos opciones cuando dejamos el cuerpo atrás, es decir, tras eso que en general llamamos “muerte”, y que para muchas personas significa ya “transición”:

a. O bien es eso, una transición, y entonces queda algo de nosotros… algún tipo de “esencia personal”… después de “dejar el cuerpo”;

b. O bien no hay nada.

¿Por qué motivo nos decantaríamos por la primera opción?

Hay muchos motivos por los que al final nos decidimos por ella (una opción a la que parece que cada vez menos gente nos cuesta abrirnos de forma explícita):

– por simple “deportividad” 🙂 , es decir, a modo de hipótesis para jugar con ella… o de hipótesis a “probar”… si abrimos nuestra mentalidad.

– por haber sentido o percibido ya pruebas o sensaciones que nos hacen decantarnos por esa opción, y ya sea que las hayamos sentido en nosotros mismos o en los demás –pruebas que sean suficientes para nosotros, y que tienen que ver con distintos tipos de ampliaciones de nuestra “percepción”, sensaciones, etc.–.
(de hecho hay gente que “viene a este mundo” y más bien lo que intenta hacer o lo que tienen que hacer es evitar este contacto natural profundo con su ser… aun teniéndolo muy fácil y muy presente… en tanto que facilidad para experimentar cambios en la percepción… unos cambios que para los demás quizá son menos habituales.)

– por mera intuición… etc.

Una vez aceptada más o menos claramente esa primera opción, hemos abierto el paso a una ampliación del reconocimiento de lo que somos… del reconocimiento que podemos tener de lo que quizá somos (de lo que somos más “global” o “ampliamente” hablando).

Y entonces… vamos a la parte 2.

2. Reuniendo…

Una vez que estamos metidos “en el camino”… “en vereda”… tal como se hace en varios de nuestros queridos “cursos”… intentemos ir más allá de los variados nombres que le podemos dar a aquello con lo que nos estamos reuniendo si aceptamos esa especie de “ampliación de nuestro ser”.

Eso que diríamos que “queda” tras abandonar el cuerpo lo vamos a llamar “Yo ampliado” y a veces simplemente “Yo” con mayúsculas, por ejemplo.

(Y por cierto, esta referencia a “la muerte” es una forma de hablar rápida… pues en realidad ese Yo, por lógica, ya estaría aquí… aquí mismo… y entonces, nombrándolo así, con definiciones así (“lo que queda tras”…) nos quedamos claramente cojos.)

Lógicamente lo normal es que nosotros en principio NO nos relacionemos con las personas y con el mundo sintiendo claramente ese Yo ampliado, es decir, lo normal es que “no nos relacionemos desde ese Yo”.

Y precisamente se trata de eso, en cualquier curso o camino espiritual de los que tratamos aquí y que son “completos” o “vías completas”: se trata de normalizar algo que en realidad podría ser lo natural. Leer el resto de esta entrada »

«No es con el cuerpo del otro con el que se intenta la unión en la “relación especial”, sino con los cuerpos de los que no están ahí»   Leave a comment

Botón para escuchar este texto:
(Ir a descargar audio)

flores en parque

La frase del título es quizá algo enigmática; es del curso de milagros.

Si resulta algo enigmática, lo sería porque se refiere no solo a los cuerpos, sino a los “cuerpos-concepto” o “concepto-cuerpos”.

Esa frase nos sirve como excusa para hacer una invitación a una de las sesiones de Jeshua o Jesús en comunión con Paul Tuttle.

En muchas de esas sesiones se hace una lectura lenta del curso de milagros. La transmisión a la que nos referimos es la llamada “Raj-Jesus”, y, como digo, se trata de Jeshua en comunión con Paul Tuttle. Puede verse alguna muestra de ello en esta web visitando el índice dedicado al curso de milagros, donde está por ejemplo la transcripción de la charla del 2011 de la que ahora hablaremos (30-4-2011).

Cerca de esa sesión del 30 de abril, el día 7 de mayo, Jeshua también hablaba por ejemplo sobre lo que podríamos llamar “uso irreal” de las relaciones… en cuanto a que en ellas a menudo queremos ser vagos, es decir, hablar o “ser” con vaguedad, sobre los temas… ser “nebulosos”… y por ejemplo para que:
– no salgan cosas concretas y dolores “individuales” de los demás,
– o para no concretar sobre temas sociales o socio-culturales… y así no sentir la responsabilidad que implica el hecho de que todo es Una Sola Unidad,
– o para no tener que ser espontáneos… etc.

Entonces, volviendo al día 30, al final del comentario de ese día se habla de esta frase:

«No es con el cuerpo del otro con el que se intenta la unión en la relación no santa [especial], sino con los cuerpos de los que no están ahí»

En general, cuando tenemos relaciones (de cualquier tipo) muy a menudo las usamos para no vivir nada real, sino para vivir “fantasías” o imágenes que tenemos sobre nosotros mismos y sobre los demás (“imágenes sombrías” o “figuras tenebrosas”).

Esas imágenes (o “cuerpos” y cuerpos-concepto) los hemos fabricado por nuestra cuenta, y están más o menos enterradas y enterrados aposta por nosotros… en el sentido de que ya no nos queremos dar cuenta de que las hemos puesto ahí… y no queremos “tocarlos”, “tocarlas”.

Pero en el fondo es con eso con lo que fabricamos relaciones sin conexiones reales.

No queremos vivir nada real y concreto… no queremos que los egos reales, la “sombra”… los problemas o los “dolores” nuestros más reales ni los de los demás… se muestren mucho… para que así nuestra imagen sobre nosotros mismos (“yo separado”) quede más o menos intacta… y no tengamos que ser muy espontáneos… no tengamos que responder demasiado de forma no premeditada.

Entonces, la cita decía que si fabricamos la relación especial, o “no-santa”, es porque queremos relacionarnos con los cuerpos de los que NO están ahí.

Y más exactamente dice que en realidad buscamos la UNIÓN con los cuerpos de los que no están ahí.

Entonces, aquel día Jeshua en comunión con Paul explicaba lo que quiere decir eso.

Habla de que el “cuerpo” es también –o es antes, y a la vez– un “concepto-historia personal”. Leer el resto de esta entrada »

La bondad en El libro de Urantia y una breve reflexión sobre las criaturas intermedias   Leave a comment

[Este texto leído… en formato audio:
Ir a descargar
]

pradera y árboles

En este texto se trata de reunir algunos puntos de El libro de Urantia (ELU) donde se habla del concepto de bondad.

Los números indican el documento, el apartado y el párrafo de dicho libro. Por ejemplo: 32:2.1 es el documento 32, apartado 2 párrafo 1.

Además, como “caso práctico” especularemos muy brevemente sobre las “posesiones mentales” que eran o que son capaces de hacer por ejemplo las criaturas intermedias (unas “posesiones” que en esta era ya son solo de tipo “beneficioso”). Hay que tener en cuenta además que nosotros, en lo que podríamos llamar estado “desencarnado”, cuando hemos terminado el ciclo de reencarnaciones… nosotros… también seremos capaces de hacer, de cierta manera, ese tipo de “posesiones”, pues nuestra mente es una unidad con todas las demás.

El tipo de criatura comentado, la intermedia, lo presenta ELU y habla de él en varios documentos; es una especie de ángel pero que, por así decirlo, es más “material” que un ángel, ya que surgió en la experiencia terrestre mediante la unión mental no-sexual realizada por parejas de seres “semihumanos” o “superhumanos” cuando estaban materializados en este planeta para realizar las misiones normales de las que habla ELU y que, como misiones, está previsto que acompañen o guíen durante milenios a la consciencia humana que habita un planeta en “evolución” espiritual.

Lo que comentaremos aquí es simplemente para invitar a aportar reflexiones sobre todo ello (sobre todo acerca de la bondad), y a modo de invitación a ELU.

Para empezar, tenemos las siguientes citas básicas, donde subrayamos en negrita lo que será más importante para el comentario:

«0:1.17 La divinidad es comprensible para las criaturas como verdad, belleza y bondad. […]
» 1:7.3 El concepto de la verdad quizás podría concebirse separado de la personalidad, el concepto de la belleza puede existir sin la personalidad, pero el concepto de la bondad divina solo es comprensible en relación con la personalidad. […]
» 56:10.20 Para el hombre finito, la verdad, la belleza y la bondad abarcan la revelación completa de la realidad de la divinidad. […]
» 103:9.10 […] El hombre alcanza la belleza a través de la verdad, y por medio del amor espiritual asciende hacia la bondad. […]
» 195:7.4 Los valores paradisiacos de eternidad e infinidad, de verdad, belleza y bondad, están
escondidos dentro de los hechos de los fenómenos de los universos del tiempo y del espacio. Pero es necesario el ojo de la fe de un mortal nacido del espíritu para detectar y discernir estos valores espirituales».

La divinidad es pues una especie de relación “fundadora”. Y como dice la cita, para nosotros es comprensible como verdad, belleza y bondad.

Esas explicaciones iniciales se complementan por ejemplo con esta parte del documento 2:

«2:7.10 […] La verdad, la belleza y la bondad son realidades divinas, y a medida que el hombre asciende la escala de la vida espiritual, estas cualidades supremas del Eterno se coordinan y se unifican cada vez más en Dios, que es amor».

Y las siguientes citas también complementan las anteriores. En ellas aparece la Deidad del Supremo, que es de cierto modo lo que estamos ayudando a “crear” con nuestras aventuras de lo finito y en lo finito:

«28:6.21 Grandeza es sinónimo de divinidad. Dios es supremamente grande y bueno. La grandeza y la bondad no se pueden simplemente separar.
» 28:6.22 Ser grande es ser semejante a Dios. Y puesto que la calidad de la grandeza está totalmente determinada por el contenido de bondad, de ello se deduce que, incluso en vuestro estado humano actual, si a través de la gracia podéis volveros buenos, debido a ello os estáis volviendo grandes. Cuanto más contempléis constantemente y más persigáis insistentemente los conceptos de la bondad divina, más ciertamente creceréis en grandeza, en la verdadera magnitud de un auténtico carácter de supervivencia. […]
«117:1.1 El Supremo es la belleza de la armonía física, la verdad de los significados intelectuales y la bondad de los valores espirituales. […]
» 117:1.7 […] Dios Supremo es la verdad, la belleza y la bondad, ya que estos conceptos de la divinidad representan lo máximo que los seres finitos pueden concebir por experiencia».

La personalidad (citada en la frase del documento 1 que tenemos arriba) es lo más “sutil” o “elevado” que conocemos como humanos. Este es quizá el concepto central en ELU, y, como podemos ver convierte la bondad (divina) en un concepto muy importante.

Aquel párrafo 1:7.3 continúa así:

«Solo una persona puede amar y ser amada. Incluso la belleza y la verdad estarían separadas de la esperanza de la supervivencia si no fueran atributos de un Dios personal, de un Padre amoroso».

Entendemos esta última frase quizá así: todo lo bello y lo verdadero podría olvidarse por completo de lo que conlleva “sobrevivir”, sea lo que sea que eso conlleve… si no fueran ya los atributos de una personalidad amorosa, y en este caso infinita (y “personalidad infinita” es obviamente algo inefable para nosotros, que somos personalidades “ejerciendo” u “operando” en lo finito). Leer el resto de esta entrada »

¿Celebrar España? María de Nazaret como maestra ascendida: Las profundas raíces espirituales mezcladas en nuestras “fiestas”   2 comments

paisaje, España central, invierno

Es imposible entender la historia de España y la llamada “hispanidad” sin María de Nazaret, ¿por qué?

¿Celebrar España?

Ayer era el día que llaman “de la hispanidad”.

En él, aparte de celebrar eso,
es curioso que se celebra también una posible aparición mariana,
una muy antigua,
la que se celebra como “el Pilar”.

En general, María de Nazaret está extraordinariamente presente en la religión tradicional de mi país,
y es esto quizá lo que a mucha gente nos parecía más extraño en esta religión.

María desata enormes pasiones,
y hay por cierto un arte precioso
que aún se produce en torno a la figura de María,
como por ejemplo gran parte del cante por saetas, en semana santa.

¿Por qué?
¿Qué pasa?

¿Simplemente “locura”?

La locura sería más bien pensar que eso podría ser solo una simple “superstición” o simple locura.

Hay algo muy grande detrás, muy fuerte… “subconscientemente” hablando.

Este fenómeno es igual de extraño que este otro hecho:
el que nuestro tiempo,
estos 2000 últimos años en occidente,
comiencen a contar a partir del año 0,
el año que más o menos nació un maestro espiritual, el hijo de María de Nazaret.

Qué curioso, es increíble, vaya conjunto de “símbolos”,
símbolos que, como ahora sabemos, tras tantos años que pasamos muchos en la “ignorancia espiritual”…
son ideas-creaciones mucho más importantes que lo que pueda denotar una mera discusión sobre los “mitos” frente a los “hechos”…
(ese tipo de discusión tan pasada de moda ya, en gran medida).

Y ocurre que,
si hubiéramos vivido esos hechos que se conmemoran,
que algunos solo llamarían “mitos”…
pero que son igual de reales que las apariciones marianas de hoy,
que literalmente cambian miles de vidas de personas, y la historia de países enteros…
si hubiéramos vivido hechos como los eventos que tradicionalmente se conmemoran estos días de fiesta,
(como el del 12 de octubre en España, “el día del Pilar”),
o si hubiéramos experimentado de cerca la vida de Jesús,
ese evento tan conmemorado…
también es muy posible que estuviéramos de acuerdo en conmemorar todo esto,
por lo alucinantes que también debieron ser las experiencias de hace dos milenios.

Es además muy curioso que lo que a veces se llama “sentimiento de nacionalismo”,
el que aparentemente nos separa tanto a los humanos,
pero que es a la vez un dato tan pasional que no podemos elegirlo así como así…
en tanto que es ese hecho de la tierra y la lengua natal,
ese hecho que nadie hemos elegido conscientemente…
y que por eso a veces nos une tanto…
ese sentimiento…
qué curioso es que haya sido mezclado con algo tan profundamente “espiritual”
como es este fenómeno de las apariciones de una maestra ascendida…
de María de Nazaret…
que literalmente “abre los cielos”,
que se sigue presentando así a tanta gente,
gente a la que le cambia la vida…
demostrando de paso que el universo es por cierto algo enormemente diferente de lo que creemos que es
(y por tanto siendo en parte, esos acontecimientos, literalmente, algo así como unos “experimentos o experiencias de “ciencia” enormemente avanzada” 🙂 … en la inmensa maquinaria cósmica del universo que parece rodearnos)…

Estas intervenciones de María fueron pues guiando la vida, como pudieron…
la vida o el devenir de esa nueva proto-religión que sería aquella predicación de los primeros apóstoles,
en el siglo I,
en muchos países ahora llamados “europeos”.

Y Jesús,
Jesús ya sabemos que, por querer, si pudiera elegir, no quería una “religión más”,
pero es inevitable que se distorsionara todo.

Aun así,
hay auténticas joyas culturales en el catolicismo,
así como en todas las demás religiones
— hay maravillosas inspiraciones en el arte, y con unas increíbles historias y personas que encontramos como perlas en el collar de esta tradición tan curiosa…

Así pues,
en el momento en que todo esto se mezcla cuando decimos “España”…
entonces
hablamos de una historia y de una cultura impresionantes.

Así que
lo que hay, lo que vibra…
cuando decimos “España”,
es algo increíblemente maravilloso,
además de increíblemente horroroso
(ya que eso es lo que nos traemos entre manos en general en esta dimensión, en este plano, el una Dualidad tan demencial…
al tener que purificar lo maravilloso, desde nuestro adentro… librándolo de lo horroroso al reconocer y abrazar este horror sin usar el simple rechazo)…

Y entonces,
lo que vibra tras ese sencillo “España”,
como vemos por todas estas conmemoraciones
que en realidad tienen su raíz en la madre de Jesús…
lo que vibra…
está profundamente motivado por algo muy grande,
algo que pasó en este planeta,
cuando nació ese maestro espiritual que fue Jesús de Nazaret,
para conseguir anclar perfectamente en este planeta
la posibilidad de sintonizarse de forma perfecta con Dios,
es decir, con la Vida en toda su profundidad
(cosa que no tiene nada que ver con “ser perfectos”, al estilo humano).

Entonces,
cuenta la leyenda
algo así como que fue en torno al año 40
cuando María “se apareció”,
en lo que ahora es la ciudad de Zaragoza, en España,
a un tal Santiago,
aquel apóstol de Jesús que estaba allí contando su experiencia,
y suponemos que intentando hacer nuevos “fieles” para su “causa”.

Y me ha parecido leer también que los católicos creen que María aún estaría viva, en el planeta, en aquel año 40,
dando a entender así que esa “aparición” tan temprana de ella
habría sido quizá una bilocación.

Lo normal sería que no fuera bilocación,
sino que María de Nazaret
habría realizado una intervención más, del “mismo” tipo que las posteriores,
una vez ya “ascendida”
–es decir, una vez “descendida” más y más “conscientemente” hacia dentro de la unidad…
a ese nuestro inmenso interior creativo,
donde están de cierto modo todas las posibilidades creativas…
donde están más y más “en la punta de nuestra lengua”…
donde,
en la punta de la lengua,
tenemos toda esa “multidimensionalidad”,
desde el “equilibrio” de la Filiación perfectamente reconocida con nuestros Padre-Madre no biológico (la Vida-Dios que nos creó como “luz”).

E imaginemos en ese “ahí” a María,
ahí,
“descendida”,
y de la mano de “Jesús”,
es decir, de esa “luz” que en vida de María -como cuerpo- había sido su hijo carnal, Jesús…
pero como espíritu…
ese espíritu de Jesús que encarnó a través de ella.

Así que María, como maestra ya “ascendida”,
estaría realizando esa obra “difícil” que se trae entre manos junto a nosotros,
ya que somos una sola mente…
esa “obra” de tratar concretamente con la gente católica o mediante el instrumento del dogma católico…
en apariciones impresionantes… fenómenos espirituales de enorme relevancia hoy (como el santuario de Medjugorje, tras Fátima, etc.)
en esa obra de reforzamiento espiritual…
y de “dulcificación” de la atmósfera espiritual en el planeta
(siempre algo distorsionada),
una obra que, en su caso, desde entonces se habría canalizado, en gran parte,
mediante algún tipo de institución “cristiana”
(y claro, como siempre, insisto, de forma distorsionada, como ocurre con cualquier religión como producto mezclado de la espiritualidad).

Pero así es la vida 🙂

___
Notas:
Por cierto, ya vimos hace poco en este artículo, aparte de en otros sobre María de Nazaret,
que la religión es usada como portal interdimensional,
un “filtro” para la inevitable comunicación entre todas nuestras probabilidades, épocas, creaciones, “futuros”, superaciones, “pasados”, satisfacciones…

Invitación a leer uno de los documentos sobre nuestros espíritus interiores (El libro de Urantia: doc. 110)   2 comments

almendro en flor

Almendro en flor, 2016, centro de España, invierno.

(Este documento del libro de Urantia, que trata sobre nuestros espíritus, es el nº 110; y la lista con todos los capítulos en formato audio y otros enlaces se puede encontrar aquí.)

El libro de Urantia, como cualquier revelación, da algún tipo de detalle sobre el objetivo de nuestra “búsqueda”… o a veces suscita intuiciones a ser completadas por nuestros espíritus [esos espíritus que en el libro de Urantia se llaman Ajustadores, y que están destinados a ser una sola unidad con nosotros, indistinguibles… –y de los que por tanto diríamos que “son nosotros”].

De este objetivo dependen en realidad (o cuelgan de él) todos nuestros “deseos” en la Tierra, todas las preocupaciones aquí, etc…

El logro final -una cierta FUSIÓN- amplía por un lado:
– nuestras capacidades como personalidades (personalidades cuya “definición” y cuya existencia “eterna” consiste en integrar cuerpo, mente y espíritu)…
– y amplía también las “capacidades” de ese “fragmento” divino, o espíritu interior, que nos habita para de cierto modo permitirnos que podamos elegir ya “salir de toda ilusión de separación”…

Por tanto, es así como “crece” aquello que ya es pleno (“Dios”), y que solo puede extenderse, crecer.

El logro de la fusión realmente pone fin a “La Búsqueda”.

Este “logro” no tiene por qué suceder en este cuerpo, ya que, como se ha revelado desde siempre en este planeta… : “En la casa de mi Padre hay muchas mansiones [o moradas]”.

De hecho, se nos revela (y vemos patentemente) que lo normal es que no suceda aquí, en las tierras, en los planetas… pues, como confirma esta revelación, existe un tipo de muerte “en explosión de luz” que es el resultado visible de esa fusión cuando esta tiene lugar en un planeta como este.

Por eso -entre otras cosas- nos contaba Cristo-Miguel en su curso de milagros que el conocimiento pleno no es posible en esta Tierra.

Y por eso las revelaciones vienen para invitarnos a “retirar todo miedo”…, y en particular vienen con ciertos datos más concretos, como aquellos donde informan de que existen ciertas “etapas” en una cierta progresión (y recordemos que “desde Dios” ya todo ha sucedido en gran medida, y que por eso se puede esbozar algo sobre la estructura de lo que la Mente Que Sueña ya se ha inventado en tanto que camino cíclico de vuelta a la Unidad).

En esas ciertas etapas seguimos de cierto modo “progresando”… pero como personalidades -si así lo elegimos-, y en mundos más “espiritualizados”.

Así que la fusión puede ocurrir (nos la fabricamos) a veces desde aquí mismo, desde nuestro cuerpo más terrenal… y diversas tradiciones tienen registrada una especie de explosión de Luz. En la tradición budista y seguro que en muchas otras existe esto… así como se alude a ello con los “carros de fuego” bíblicos, que precisamente son los citados (ver abajo) en el libro de Urantia como ejemplo de ese tipo de “explosión de Luz” que sustituye a la muerte cuando los seres están muy “espiritualmente integrados”.

Ese “logro”, ese evento de la fusión, es pues el mayor regalo que buscamos… es pues el hecho de “fusionar” con una especie de “parte” del Dios central prepersonal…, esa parte que ya habita en todos los humanos normales -en este estado de la evolución del sueño terrestre… tal y como también se revela en este libro.

Así que, volviendo atrás:

– por el mero hecho de estar aquí, ya vemos que tenemos y que fabricamos la experiencia de “ser personales” en un mundo finito. Para eso es todo este espectáculo cósmico de estar aquí, cada mente, proyectando universo, pulsando en esa “versión exterior” de Dios (distorsión o desdoblamiento de Dios), a cada instante…

– y sucede que la “Personalidad” Infinita (la Fuente-Centro Primera), que nos dio “todo”… que nos dio todo poder creativo… no puede hacer eso de “ser personal finito” más que indirectamente a través de nosotros. Así que por tanto se nos “necesita” para que de cierta forma “Dios” pueda “verse” a Sí Mismo, pueda individuarse o personalizarse… “viéndose” o “entendiéndose” a Sí Mismo, a Sí Misma, desde este ilusorio “afuera” (el que aquí proyectamos, en la pantalla de la también ilusoria Mente Única).

Estamos pues en la experiencia de “desdoblar fuertemente” dichos potenciales que, de cierto modo, “surgen” como sombras de la divinidad (distorsiones que permiten explorar)… y que dan lugar a las “deliciosas” experiencias relativas a:

– las cosas y la materia (los cuerpos… con esas tan diversas y siempre únicas variaciones que vemos en las especies, hábitats, movimientos, relaciones…),

– la mente y sus significados…,

– lo espiritual y los “valores”… es decir, todo lo que conlleva el hecho de ser para siempre una especie de Relación Única… ya que somos para siempre seres con un solo Origen… y por tanto finalmente con una sola “Confianza”…
etc…

Así que, al final, todo esto es para ofrecerlo como “regalo” cuando la experiencia se va integrando gracias a que damos nuestro simple consentimiento.

Y ese ofrecimiento no es pues ningún “hacer”, sino el reconocimiento del -el agradecimiento por- el regalo del Valor de la Experiencia en sí misma, pura.

«Cuando un ser humano ha terminado los círculos de consecución cósmica [o “logro cósmico” podríamos decir], y además, cuando la elección final de la voluntad mortal permite al Ajustador completar la asociación entre la identidad humana y el alma morontial durante la vida física evolutiva, entonces estos enlaces consumados del alma y del Ajustador pasan independientemente a los mundos de las mansiones, y desde Uversa se emite el mandato que asegura la fusión inmediata del Ajustador y del alma morontial. Esta fusión durante la vida física consume instantáneamente el cuerpo material; los seres humanos que pudieran presenciar este espectáculo solo observarían que el mortal en vías de ser transferido desaparece «en carros de fuego». (apartado 7, documento 110)