Archivo para la etiqueta ‘Kierkegaard

El amor: la “espada” que transforma en conciencia a la consciencia (sobre la elección y los milagros)   1 comment

imagen corazón en círculo

Las situaciones se nos ofrecen o no como elecciones: O una cosa, o la otra *.

Más bien: nosotros permitimos, o no permitimos, que las situaciones se presenten claramente como elecciones entre dos cosas… o por el contrario, permitimos hacer de todo una especie de confusa indiferenciación… —a menudo expresado en “esto no va con nosotros”… “no tiene nada que ver con nosotros”.

Pero antes de nada, en ese nivel de la elección, está lo que elegimos sentir, no lo que elegimos hacer. Ya sabemos que “lo importante” es irse enfocando en esta pregunta clave:

¿qué elegimos pensar y sentir sobre esto que se nos presenta?

A menudo simplemente reprimimos el sentir; en vez de darnos tiempo, lo que hacemos es, rápidamente, precisamente, ponernos en el nivel del “hacer” (cuerpo-comportamiento).

Automáticamente entonces actuaremos según patrones, según el pasado, según nuestra personalidad inercial.

Quizá haciendo esto nos haya dado tiempo a ver cómo en la mente hemos anticipado, quizá con agobio… y siempre de forma ilusoria… todas aquellas cosas que “tendríamos que hacer” para “solucionar” la situación en cuestión —que es ahora vista a distancia, como algo “exterior” a nosotros que nos afecta, que nos hace sentir algo.

Reprimimos pues el sentir para no darnos cuenta de que surge de nosotros y no de fuera; parece que también es como un miedo a lo que “tendríamos que hacer”; un miedo, pues, relativo al “deber”…, y a la comunicación… un miedo a nuestras propias ideas… esas ideas que en realidad hemos aceptado “acríticamente”, sin interiorizarlas desde el corazón (en eso que algunos creo que llamarían “superyo”).

Y, como sabemos, al final terminamos agudizando los “problemas”… al reforzar la actitud interior de “darles realidad”; y así, otorgando con nuestra poderosa mente realidad a lo de fuera…, al final todo va a peor.

Volviendo al “O bien esto… o bien lo otro…”:

A veces, en vez de querer ver que se nos está presentando una situación en la que se nos pide que elijamos entre “o esto, o lo otro”… utilizamos forzadamente las situaciones para aplicar lo contrario en una especie de retirada: esta cosa, y también la otra… y también esta otra (es decir, a menudo ocurre que al final, no estamos en nada).

Así, a veces nos vamos como deshaciendo**.

Es decir, nos podemos deshacer si no aprendemos a sentir esto… a sentir-nos… es decir, a elegir-nos en tanto que “algo más grande”… y casi a cada paso.

¿Cómo que a “elegir-nos”?

El que las situaciones nos presenten opciones nos permite elegirnos. Y en realidad son solo para eso. Es decir, la experiencia está solo para eso.

“Vivir” nos permite, pues, hacer otro proceso de elección, más allá del mundano.

Es decir, nosotros nos permitimos el acto de elegir nuestro “verdadero ser” cuando convertimos las elecciones mundanas en una elección digamos que “más interior”, más sentida…: entre amor, o miedo (por ejemplo: o bien “perdonamos”…, o bien seguimos intelectualizando nuestros juicios contra alguien… seguimos analizando, etc.).

Lo que puede convertir toda situación mundana en “trascendente”… en una elección entre dos cosas, y solo dos cosas…, es decir, el hecho de que al final solo existen dos opciones “interiores”: o amor, o miedo.

Y claro, ¿qué tenemos en el lado del amor? Tenemos todas esas “cualidades” que solo están ahí porque son lo que “tendencialmente” al final nos permitirá expresar realmente el Amor aquí… al irnos “acercando al amor”… es decir, a esa paz que es la condición del amor… a esa paz que un día nos permitirá reunirnos con el amor: “verdad”, “honestidad”, “responsabilidad”, “confianza”…

Esto quizá se puede traducir en que, cuando tenemos a mano una elección entre una cosa o la otra… entonces, más o menos intensamente, pero claramente, podemos sentir siempre cuál de las dos es la opción por el miedo, y cuál lo es por el amor —o, traducido todavía más mundanamente, y que ya nos puede llevar a confusión…: ¿cuál conlleva aparentemente más miedo y cuál no?

Con ese abrirnos al sentir “aprendemos”, pues, a dejarnos descubrir por el Amor.

Esa Presencia en las situaciones… la presencia que nos llama a “elegir de verdad”… es decir, esa presencia de la verdad en las situaciones… de la verdad que interiormente nos “habla” para convertir toda elección mundana en una elección entre miedo o amor… esa sería la espada del Amor… esa espada que es quizá la referida por Jesús, si es que realmente dijo algo sobre ello (cuando decía que venía a traer la espada).

La espada del Amor sería esa capacidad de mirada, de perspectiva, con la que podemos aprender a aceptar al Amor, descubriéndolo… permitiendo que se quite el velo de las ilusiones.

Y a veces permitimos tal “espada” solo con el mero poder sostener la mirada de alguien —sobre todo cuando ese alguien está “iluminado”, como Jesús cuando se iluminara. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Lógica: echando mano del humor de lo absoluto para echarse en los brazos del lugar donde ya no hay elección   1 comment

 «Toda acción es inicialmente un acto mental. Así es la naturaleza de la realidad. Esta frase nunca será subrayada suficientemente. Por consiguiente, todo acto mental es válido. Existe y no puede ser negado. 
» Como quiera que vosotros no los aceptáis como acontecimientos físicos, no podéis percibir su fuerza o su durabilidad. No obstante, vuestra falta de percepción no anula su validez. Si uno de vosotros quiso ser médico y tiene ahora una profesión diferente, resulta que él es médico en alguna otra realidad probable. Si tenéis capacidades que no estáis usando aquí, las estáis usando en algún otro lugar.» (Habla Seth II)

Hay dos formas de ver la lógica.

Primera forma: lo relativo, las graduaciones, las evaluaciones

Diciéndolo rápidamente esta forma tiene que ver con el sujeto moderno, que sería el supremo destilado de una —según dicen— universal característica de la mente humana: cierta “necesidad de objetividad”, un cierto tener que vérselas con un “andar por casa”, un mundo “ahí fuera”, separado básicamente para fines utilitarios.

En realidad este asunto de lógica “nivel 1” se dice que tradicionalmente vendría de Platón-Aristóteles, con la Academia y su gesto “burocratizante”…, con ese gesto de cierto “manos a la obra”, vamos a “saber” (he aquí ese humor negro del que hablábamos, tras aquel acto de vaciado irónico y subsiguiente humor blanco activo en el instante de un Sócrates (suponemos), pese a que siempre el humor negro contiene aparentes trazas de ‘sabiduría’ (“relativa”); y eso sería “la filosofía occidental”, en realidad: humor negro con trazas).

Y ello parece que ocurrió, como decimos, tras aquel otro gesto irónico-humorístico liberador de un Sócrates.

Bien, como todo ‘sabio’, ese trabajo de aguda “escucha interior” que Sócrates realizaba (que fue ridiculizado en su momento como hoy tanto se ridiculiza a “lo New Age” por exactamente el mismo motivo) obviamente no es un trabajo que se pueda realmente plasmar, registrar. Es decir, no se pueden registrar los “efectos” de los encuentros de gente alrededor del acontecimiento de un simplemente percatarse: percatarse de que, por ejemplo, «uno no sabe nada, ¡absolutamente nada! Y realmente nadie sabe nada, en ningún nivel».

Así que —y parece que particularmente en “Occidente”— tal evento lógicamente dio lugar (y lo hizo “como es lógico”, en este sentido primero y vulgar de “lógica”) a mil y un rasgos “pedantescos” para los movimientos de sabiduría “secundarios”, esos que más o menos intentan hacer recetas, muy lógicas todas ellas, o que, cuando son “más sabios”, intentarían institucionalizar de cierto modo cierta labor “depurativa” con mayor o menor éxito y mayor o menor “moralización” (antes de —o en paralelo a— la existencia de esta tradición “aberrante” de lo académico-escolástico). Leer el resto de esta entrada »

Publicado 16 octubre, 2011 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , , , , , , , ,

Kierkegaard. Más notas “traduciendo” de forma puramente no-dualista algunos textos clásicos   Leave a comment

 «El mundo exterior es un reflejo del mundo interno aunque mucho menos perfecto. El conocimiento interno puede compararse a un libro sobre su patria que un viajero llevara consigo a un país extranjero. El hombre nace con el ansia de que estas verdades se hagan reales para él, aunque ve una gran diferencia entre ellas y el entorno en el que vive.» (Habla Seth II)

Otro texto más, a ir ampliando —con alguna que otra nota de Kierkegaard (“K.”)— y de forma similar a lo que hemos empezado a hacer con Simone Weil.

Esta cita de K. me resulta fascinante, expresando una cosa por otra parte tan obvia, tan “clásica”, tan digamos “general”:

«Cuanto más avanzan lo artificial y el activismo [activismo = «estimación primordial de la acción»], más y más son los que en cada generación trabajan como esclavos toda la vida en los bajos y subterráneos parajes de la confrontación, y como los mineros que nunca ven la luz del día, así estos desgraciados nunca llegan a ver la luz: aquellos pensamientos sublimes y sencillos, aquellos primeros pensamientos acerca de lo glorioso que es ser un hombre. Y encaramados en los altos lugares de la confrontación, que impone su falso juego a la sonriente vanidad y engaña a los dichosos, éstos ya no reciben ninguna impresión de aquellos pensamientos sublimes y sencillos, de aquellos primeros pensamientos.»

(K. Los lirios del campo y las aves del cielo; Trotta ed.; p. 57)

Aunque, por supuesto, no hay que añadir más confrontación, pues hay que leerlo y a la vez inmediatamente quitarle hierro al asunto, es decir, no hacer dos partidos entre:

— el partido de los desgraciados y perdidos, de los que “se perdieron”, pero que en realidad somos todos, pues todos llevamos implementado un “perfecto” ego, impoluto en su estar completamente podrido…, de una manera u otra…, con unas u otras excusas, con unos u otros “ídolos” en los que proyectar “alegría” o “tristeza”, pero las del mundo-infierno de la dualidad que es este universo…, las alegrías impuras que dependen de las tristezas…

– y el partido de los “despiertos” (nosotros los perroflautas y compañía, por ejemplo).

No hay partidos, Leer el resto de esta entrada »

Ironía y humor. La-Fuente-Brahman-Dios es humor y amor perfectos: introducción   Leave a comment

«Existen interconexiones psicológicas profundas que os vinculan a unos con otros, especialmente de un modo telepático, aunque esto suceda por debajo de la conciencia normal. Las conexiones físicas no realizadas que podrían haber existido, pero no lo hicieron, se desarrollan en otros niveles de realidad.» (Habla Seth II)

Índice

1. Ironía-humor: el yin-yang… pero de la liberación.

2. El mundo se pone del revés para seguir siendo mundo.
O el mundo de las interpretaciones: el humor negro que viene tras la sanación impartida por “locos”, sanación que siempre vuelve a fundar “lo civilizado”

______
1. Ironía-humor: el yin-yang… pero de la liberación.

Iniciamos aquí una pequeña hinbestigación y recopilación de notas*, a ir retomando en etapas, y para hablar de las distinciones entre:

ironía: relativa a cierto “hacer vacío” y profundizar capas de “realidad” en la ilusión de niveles en la que vivimos, y,

humor: que quizás es un movimiento digamos complementario y concomitante con el de la ironía, y que sería relativo a un cierto colmar —radicalmente escéptico— el anterior vacío irónico con esa lectura interior, que nos llega del interior, y que viene de lo sobrenatural en nosotros, que es lo único real: amor perfecto…

[Este “tema” de “Dios es humor” es, por cierto, todo un tema en internet (p.ej.: aquí (‘jemba21’))]

Obviamente la clave de todo esto es “esotérica”, como veremos en el apartado sobre “la voz” que fundó y funda toda novedad. Pero sigamos con estos “conceptos”.

La caracterización a reconocer podría ser la de la diferente relación de ambos conceptos con la muy escéptica suspensión de todo juicio. De esto último, de los juicios, empezamos ya a escribir algo los días pasados —torpemente como siempre— a cuento de nuestra peculiar idiosincrasia cultural, y de nuestros pasados “avances” en:

— la locura “no oficial” (cosas de la nueva era, algunas alternativas…)

— frente al terreno de la locura “oficial”**

En el universo del ego todo es ego-arrogancia (incluido este escrito), obviamente, pues cada ego es el universo y no se acuerda de que lo es. Si se acordara —lo cual ya da miedo— entonces, el paso lógico subsiguiente sería algo que da todavía más miedo —y este sería además el motivo por el que el primero de los pasos da miedo; este es el siguiente paso: Leer el resto de esta entrada »

Publicado 9 octubre, 2011 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , , , , ,