Archivo para la etiqueta ‘María de Nazaret

Estamos en circuito: sobre el giro completo que está dando la humanidad en la concepción de la realidad: la pulsación de la consciencia en El libro de Urantia (continuamos con las intuiciones básicas de Seth)   Leave a comment

(Este artículo, leído (y un poco comentado), en este enlace y botón de audio: Ir a descargar )

plantas

Invierno 2016 – centro de España

La semilla del texto que sigue a continuación es el descubrimiento de una aparición fundamental de la palabra “pulsación”, en El libro de Urantia (ELU), que va a dar una clave para reunir ciertas cosas. (Los números que vemos abajo son citas de ELU. Por ejemplo 117:5.7 indica el párrafo 7 del apartado 5 del documento 117.)

Entonces, la “consciencia”, como “vida”, podría ser algo que englobara muchas cosas… algo esencial e impersonal, en una especie de servicio ligado a una “experiencialización” creciente de las cosas que es fundamental en ELU gracias al concepto de Supremo, etc. (y perdón por emplear esa palabra, “experiencialización”, que ya “inventé” antes).

Esto creo que será importante a la hora de situar el “problema” de la elección y del proceso de elevación, tal y como es relatado en ELU, donde se dice que nuestra elevación tiene que ver con pasar a depender directamente de la mente cósmica (sin depender ya de los espíritus ayudantes).

Esa dependencia directa es inevitable en el nivel morontial, pero aquí es el resultado temporal de nuestra elevación.

Así que recordemos otra vez esa afirmación tan curiosa de ELU: que en último término lo material tiene su núcleo en el Paraíso (pues los ultimatones lo tienen, dice ELU):

«42:1.2 […] El ultimatón, la primera forma mensurable de energía, tiene por núcleo al Paraíso».

Podemos entonces siempre partir desde bases quizá cada vez más renovadas, si atendemos a estas cosas que parecen elementales… teniendo un poco en cuenta lo que hemos dicho por ejemplo en el anterior artículo.

Entonces, para empezar tenemos estas dos citas de ELU:

«111:1.2 […] Los yoes intelectuales tienen su origen en la mente cósmica de manera muy parecida a como las nebulosas tienen su origen en las energías cósmicas del espacio universal».
«9:5.4 […] El Creador Conjunto es el antecesor de la mente cósmica, y la mente del hombre es un circuito individualizado, una porción impersonal, de esa mente cósmica tal como es otorgada en un universo local por una Hija Creativa de la Fuente-Centro Tercera».

Con ELU entonces de alguna manera hemos de poder establecer alguna relación entre:

  • dónde “radican” los ultimatones,
  • y el hecho de que la mente es algo que está más allá del sistema de lo físico: la mente abrazaría dicho sistema físico gracias a que somos “yoes intelectuales” originados en realidad en la mente cósmica.

Entonces, el reto que parece que asumimos aquí, en este nuestro mundo de “olvido buscado” (olvido de que somos fragmento de mente cósmica “pura”)… es el de hacernos ser algo “más” que meramente “mente cósmica” –es decir, “ayudar” a que la mente cósmica asuma experiencias y crezca de esa manera.

Parece entonces que como humanos asumimos la experiencia de pasar en, o por, los siete espíritus ayudantes (esos circuitos, esas partes de la mente de la Ministra)… y todo gracias a la implantación aparente de estos circuitos en estos mundos materiales. (A esos circuitos, por cierto, quizá podríamos denominarlos “luces internas”, luces que diríamos que lo bañan todo, aunque solo puedan hacer contacto con las configuraciones energéticas “enseñables”.)

Entonces, podemos “experiencializar” ese fragmento aparente de mente cósmica que somos, gracias a que aquí hay implantado este sistema de circuitos de la Ministra… –aquí, es decir, en un mundo donde se dice que hay “vida”… esa vida que es definida en ELU como lo abrazado por uno o más de los cinco primeros espíritus ayudantes. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

¿Celebrar España? María de Nazaret como maestra ascendida: Las profundas raíces espirituales mezcladas en nuestras “fiestas”   2 comments

paisaje, España central, invierno

Es imposible entender la historia de España y la llamada “hispanidad” sin María de Nazaret, ¿por qué?

¿Celebrar España?

Ayer era el día que llaman “de la hispanidad”.

En él, aparte de celebrar eso,
es curioso que se celebra también una posible aparición mariana,
una muy antigua,
la que se celebra como “el Pilar”.

En general, María de Nazaret está extraordinariamente presente en la religión tradicional de mi país,
y es esto quizá lo que a mucha gente nos parecía más extraño en esta religión.

María desata enormes pasiones,
y hay por cierto un arte precioso
que aún se produce en torno a la figura de María,
como por ejemplo gran parte del cante por saetas, en semana santa.

¿Por qué?
¿Qué pasa?

¿Simplemente “locura”?

La locura sería más bien pensar que eso podría ser solo una simple “superstición” o simple locura.

Hay algo muy grande detrás, muy fuerte… “subconscientemente” hablando.

Este fenómeno es igual de extraño que este otro hecho:
el que nuestro tiempo,
estos 2000 últimos años en occidente,
comiencen a contar a partir del año 0,
el año que más o menos nació un maestro espiritual, el hijo de María de Nazaret.

Qué curioso, es increíble, vaya conjunto de “símbolos”,
símbolos que, como ahora sabemos, tras tantos años que pasamos muchos en la “ignorancia espiritual”…
son ideas-creaciones mucho más importantes que lo que pueda denotar una mera discusión sobre los “mitos” frente a los “hechos”…
(ese tipo de discusión tan pasada de moda ya, en gran medida).

Y ocurre que,
si hubiéramos vivido esos hechos que se conmemoran,
que algunos solo llamarían “mitos”…
pero que son igual de reales que las apariciones marianas de hoy,
que literalmente cambian miles de vidas de personas, y la historia de países enteros…
si hubiéramos vivido hechos como los eventos que tradicionalmente se conmemoran estos días de fiesta,
(como el del 12 de octubre en España, “el día del Pilar”),
o si hubiéramos experimentado de cerca la vida de Jesús,
ese evento tan conmemorado…
también es muy posible que estuviéramos de acuerdo en conmemorar todo esto,
por lo alucinantes que también debieron ser las experiencias de hace dos milenios.

Es además muy curioso que lo que a veces se llama “sentimiento de nacionalismo”,
el que aparentemente nos separa tanto a los humanos,
pero que es a la vez un dato tan pasional que no podemos elegirlo así como así…
en tanto que es ese hecho de la tierra y la lengua natal,
ese hecho que nadie hemos elegido conscientemente…
y que por eso a veces nos une tanto…
ese sentimiento…
qué curioso es que haya sido mezclado con algo tan profundamente “espiritual”
como es este fenómeno de las apariciones de una maestra ascendida…
de María de Nazaret…
que literalmente “abre los cielos”,
que se sigue presentando así a tanta gente,
gente a la que le cambia la vida…
demostrando de paso que el universo es por cierto algo enormemente diferente de lo que creemos que es
(y por tanto siendo en parte, esos acontecimientos, literalmente, algo así como unos “experimentos o experiencias de “ciencia” enormemente avanzada” 🙂 … en la inmensa maquinaria cósmica del universo que parece rodearnos)…

Estas intervenciones de María fueron pues guiando la vida, como pudieron…
la vida o el devenir de esa nueva proto-religión que sería aquella predicación de los primeros apóstoles,
en el siglo I,
en muchos países ahora llamados “europeos”.

Y Jesús,
Jesús ya sabemos que, por querer, si pudiera elegir, no quería una “religión más”,
pero es inevitable que se distorsionara todo.

Aun así,
hay auténticas joyas culturales en el catolicismo,
así como en todas las demás religiones
— hay maravillosas inspiraciones en el arte, y con unas increíbles historias y personas que encontramos como perlas en el collar de esta tradición tan curiosa…

Así pues,
en el momento en que todo esto se mezcla cuando decimos “España”…
entonces
hablamos de una historia y de una cultura impresionantes.

Así que
lo que hay, lo que vibra…
cuando decimos “España”,
es algo increíblemente maravilloso,
además de increíblemente horroroso
(ya que eso es lo que nos traemos entre manos en general en esta dimensión, en este plano, el una Dualidad tan demencial…
al tener que purificar lo maravilloso, desde nuestro adentro… librándolo de lo horroroso al reconocer y abrazar este horror sin usar el simple rechazo)…

Y entonces,
lo que vibra tras ese sencillo “España”,
como vemos por todas estas conmemoraciones
que en realidad tienen su raíz en la madre de Jesús…
lo que vibra…
está profundamente motivado por algo muy grande,
algo que pasó en este planeta,
cuando nació ese maestro espiritual que fue Jesús de Nazaret,
para conseguir anclar perfectamente en este planeta
la posibilidad de sintonizarse de forma perfecta con Dios,
es decir, con la Vida en toda su profundidad
(cosa que no tiene nada que ver con “ser perfectos”, al estilo humano).

Entonces,
cuenta la leyenda
algo así como que fue en torno al año 40
cuando María “se apareció”,
en lo que ahora es la ciudad de Zaragoza, en España,
a un tal Santiago,
aquel apóstol de Jesús que estaba allí contando su experiencia,
y suponemos que intentando hacer nuevos “fieles” para su “causa”.

Y me ha parecido leer también que los católicos creen que María aún estaría viva, en el planeta, en aquel año 40,
dando a entender así que esa “aparición” tan temprana de ella
habría sido quizá una bilocación.

Lo normal sería que no fuera bilocación,
sino que María de Nazaret
habría realizado una intervención más, del “mismo” tipo que las posteriores,
una vez ya “ascendida”
–es decir, una vez “descendida” más y más “conscientemente” hacia dentro de la unidad…
a ese nuestro inmenso interior creativo,
donde están de cierto modo todas las posibilidades creativas…
donde están más y más “en la punta de nuestra lengua”…
donde,
en la punta de la lengua,
tenemos toda esa “multidimensionalidad”,
desde el “equilibrio” de la Filiación perfectamente reconocida con nuestros Padre-Madre no biológico (la Vida-Dios que nos creó como “luz”).

E imaginemos en ese “ahí” a María,
ahí,
“descendida”,
y de la mano de “Jesús”,
es decir, de esa “luz” que en vida de María -como cuerpo- había sido su hijo carnal, Jesús…
pero como espíritu…
ese espíritu de Jesús que encarnó a través de ella.

Así que María, como maestra ya “ascendida”,
estaría realizando esa obra “difícil” que se trae entre manos junto a nosotros,
ya que somos una sola mente…
esa “obra” de tratar concretamente con la gente católica o mediante el instrumento del dogma católico…
en apariciones impresionantes… fenómenos espirituales de enorme relevancia hoy (como el santuario de Medjugorje, tras Fátima, etc.)
en esa obra de reforzamiento espiritual…
y de “dulcificación” de la atmósfera espiritual en el planeta
(siempre algo distorsionada),
una obra que, en su caso, desde entonces se habría canalizado, en gran parte,
mediante algún tipo de institución “cristiana”
(y claro, como siempre, insisto, de forma distorsionada, como ocurre con cualquier religión como producto mezclado de la espiritualidad).

Pero así es la vida 🙂

___
Notas:
Por cierto, ya vimos hace poco en este artículo, aparte de en otros sobre María de Nazaret,
que la religión es usada como portal interdimensional,
un “filtro” para la inevitable comunicación entre todas nuestras probabilidades, épocas, creaciones, “futuros”, superaciones, “pasados”, satisfacciones…