Archivo para la etiqueta ‘muerte

El significado de “reencarnación”… y ser “creadores” (en torno al libro de Urantia y a Seth)   Leave a comment

[Este texto en formato audio, para escucharlo aquí o para ir a descargarlo:
Ir a descargar ]

flor

1. El significado de “reencarnación”

1.A. Situando el problema: el mundo al revés: cuerpos-holograma; interpenetración
1.B Situando el problema: apunte sobre los tipos de muerte
1.B.a. Breve nota sobre un aspecto de “lo material”
1.C. La pulsación en los espíritus-mente de la Ministra y otros temas básicos
1.D. El problema de “aceptar” la reencarnación en tanto que aceptar el alma; la expansión de la consciencia como creación de distintos regímenes de “aceptación de los eventos internos”
– Notas

2. Ser “creadores”

___
_

1. El significado de “reencarnación”

Quizá lo más importante del concepto de la “reencarnación” es su carácter práctico.

¿Por qué?

Porque si nos permitimos explicar de alguna manera lo que verdaderamente significa “reencarnación”, entonces se explicará “científicamente” por qué experimentamos algunas de las reacciones “absurdas” que tenemos ante personas concretas que puede ser que casi ni conozcamos.

Y esas reacciones son tanto para “bien” como para “mal”, pues a una persona desconocida la podemos percibir en un momento dado claramente como alguien que nos resulta muy fácil de tratar… o bien lo contrario, como literalmente alguien que “no soportamos”.

1.A. Situando el problema: el mundo al revés: cuerpos-holograma; interpenetración

Imaginemos “el mundo al revés”, es decir, el mundo desde la mente, desde lo invisible.

Entonces tendríamos que empezar a concebir que todos somos cierto tipo de “hologramas”, por mucho que nuestro cuerpo, nuestro tipo de cuerpo, nos parezca ahora muy “pesado” y muy dependiente de su historia… tan asociado como está a los elementos “inertes” y a una línea de tiempo.

Entonces, el concepto de “materia” sería solo lo que nos decimos entre nosotros aquí, nosotros, que al estar tan identificados con la densidad de los cuerpos… proyectamos nuestras ideas sobre todas las cosas… ya que realmente seríamos esa especie de hologramas que no experimentamos en tanto que hologramas, ya que nos parecen muy definidos, con tantos detalles.

Imaginemos que en vez de un cuerpo fuéramos una especie de campo que “crea” lo físico, y donde constantemente se están individualizando hologramas-cuerpos, y de entrada el “nuestro”.

Ese campo estaría además totalmente interpenetrado con los demás campos invisibles de todas las demás “cosas” que parecemos ver.

Y en gran medida podríamos empezar a considerar que en último término es esa interpenetración lo que vuelve posible la existencia, en el mundo externo, de toda esa gran cantidad de detalles que vemos en la composición de las cosas y de los cuerpos… de sus historias… en el sostenimiento de las relaciones entre las cosas y las aparentes causas y efectos que vemos fuera… en las historias personales e impersonales de todos los cuerpos que parecen estar fuera de nosotros.

El hecho de que nuestra entrada, en este mundo de hologramas físicos, esté tan casi absolutamente restringida a consistir en nacer a través de un cuerpo, el de una madre…, no quiere decir que la verdad sobre este mundo la tengamos nosotros y nuestras ideas y distorsiones en forma de ideas y conceptos (por eso existen las revelaciones).

En realidad, nuestro cuerpo-holograma sería simplemente un canal para que surja aquí “fuera” la expresión de unos patrones internos a nuestra mente… en una especie de experiencia que en esencia no es física. Esa experiencia podríamos decir que de alguna manera creemos que necesitamos vivirla… o que necesita ser compartida o revisada aquí, o en algún otro sistema de realidad. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

La conexión a través del deseo, con los seres queridos o afines, cuando se acaban de morir (una invitación a unos capítulos importantes de Seth)   2 comments

Este es el botón para escuchar este texto –leído y en parte comentado:
Ir a descargar

musgo, líquenes, muro

(Este es el enlace del audio del primero de los capítulos de Seth a los que me refiero,  y aquí está el índice con la lista de audios de Seth y lo que llevo traducido y grabado de este libro en concreto, que está enlazado abajo del todo en ese índice.)

En esta pequeña invitación hablaré quizá un poco de mi caso personal,
en relación al caso expuesto por Seth en los capítulos 15 y 16 del libro “Realidad «oculta»”, volumen 1.

Estos son unos capítulos muy interesantes, y centrales para uno de los temas más importantes tratados en los libros de Seth (el de las probabilidades), y son además muy sencillos, en esencia.

En ellos Seth hace una presentación sencilla de un aspecto de la vida de Robert (que es el escriba, la pareja de la canal, Jane).
Se tratan las conexiones “inconscientes” de Robert con su madre,
que recientemente había fallecido cuando se daban esos textos.

Eran unas conexiones “muy vivas”…
pues por algo somos una sola unidad dentro,
y esto parece que a veces se nota más cuando la gente “ha muerto”.

Entonces, volviendo al tema,
cuando desencarnamos vamos a una etapa algo más “liberada del tiempo”,
donde vemos las cosas de forma más integrada,
donde constatamos en mayor medida nuestra “entidad total”,
con todas las vidas paralelas… etc.

Así que, desencarnados, tenemos o somos una cierta “libertad”,
o una mayor libertad,
durante “un tiempo”
(si es que no la hemos “conseguido” ya, en parte, cuando estábamos “encarnados”).

Dentro de esa libertad,
y como ilustran en concreto esos capítulos a los que me refiero,
nos podemos conectar
(a través del deseo)
con aquellos que se quedaron en el sueño del tiempo,
-o viceversa: si nuestra “esencia personal” es la que ha desencarnado,
nos podemos conectar, desencarnados, con las personas que se quedaron “en el tiempo”.

Así que, dicho sea de paso,
esta es otra de las razones por las que es tan importante “desear libremente”,
y a la vez tranquilamente
— parece que eso es importante para nuestro bienestar real,
siendo a la vez muy observadores con los sentimientos que hay “tras” lo que se desea…
con los deseos…
y no “representarlos” así como así (darse tiempo para sentir, para ser “uno mismo”, o “meditar”, etc.).

Entonces, tenemos esa frase, que se oye a veces,
que habla de que, cuanto más lejos esté alguien,
físicamente hablando,
quizá más cerca sentimos a esa persona…
y por ello, a menudo ocurre que ese ser, alejado físicamente,
de cierto modo puede influir “más”.
Entonces, el caso de los muertos sería un caso más en ese dicho:
cuanto más lejos, más cerca.

Y de eso por cierto tratarán los “ejemplos personales” que seguramente cada cual puede dar…
algún ejemplo personal muy “humano”,
como el que expone Seth en esos capítulos.

En ciertas etapas de esas fases “sin tiempo”… cuando estemos en ellas,
parece que se da cierto “aprendizaje”,
al establecer conexiones de una nueva manera con quienes hemos conocido recientemente “encarnados”
(y cuya conexión hemos “saboreado” de otra manera “en vida”). Leer el resto de esta entrada »

Invitación a leer uno de los documentos sobre nuestros espíritus interiores (El libro de Urantia: doc. 110)   2 comments

almendro en flor

Almendro en flor, 2016, centro de España, invierno.

(Este documento del libro de Urantia, que trata sobre nuestros espíritus, es el nº 110; y la lista con todos los capítulos en formato audio y otros enlaces se puede encontrar aquí.)

El libro de Urantia, como cualquier revelación, da algún tipo de detalle sobre el objetivo de nuestra “búsqueda”… o a veces suscita intuiciones a ser completadas por nuestros espíritus [esos espíritus que en el libro de Urantia se llaman Ajustadores, y que están destinados a ser una sola unidad con nosotros, indistinguibles… –y de los que por tanto diríamos que “son nosotros”].

De este objetivo dependen en realidad (o cuelgan de él) todos nuestros “deseos” en la Tierra, todas las preocupaciones aquí, etc…

El logro final -una cierta FUSIÓN- amplía por un lado:
– nuestras capacidades como personalidades (personalidades cuya “definición” y cuya existencia “eterna” consiste en integrar cuerpo, mente y espíritu)…
– y amplía también las “capacidades” de ese “fragmento” divino, o espíritu interior, que nos habita para de cierto modo permitirnos que podamos elegir ya “salir de toda ilusión de separación”…

Por tanto, es así como “crece” aquello que ya es pleno (“Dios”), y que solo puede extenderse, crecer.

El logro de la fusión realmente pone fin a “La Búsqueda”.

Este “logro” no tiene por qué suceder en este cuerpo, ya que, como se ha revelado desde siempre en este planeta… : “En la casa de mi Padre hay muchas mansiones [o moradas]”.

De hecho, se nos revela (y vemos patentemente) que lo normal es que no suceda aquí, en las tierras, en los planetas… pues, como confirma esta revelación, existe un tipo de muerte “en explosión de luz” que es el resultado visible de esa fusión cuando esta tiene lugar en un planeta como este.

Por eso -entre otras cosas- nos contaba Cristo-Miguel en su curso de milagros que el conocimiento pleno no es posible en esta Tierra.

Y por eso las revelaciones vienen para invitarnos a “retirar todo miedo”…, y en particular vienen con ciertos datos más concretos, como aquellos donde informan de que existen ciertas “etapas” en una cierta progresión (y recordemos que “desde Dios” ya todo ha sucedido en gran medida, y que por eso se puede esbozar algo sobre la estructura de lo que la Mente Que Sueña ya se ha inventado en tanto que camino cíclico de vuelta a la Unidad).

En esas ciertas etapas seguimos de cierto modo “progresando”… pero como personalidades -si así lo elegimos-, y en mundos más “espiritualizados”.

Así que la fusión puede ocurrir (nos la fabricamos) a veces desde aquí mismo, desde nuestro cuerpo más terrenal… y diversas tradiciones tienen registrada una especie de explosión de Luz. En la tradición budista y seguro que en muchas otras existe esto… así como se alude a ello con los “carros de fuego” bíblicos, que precisamente son los citados (ver abajo) en el libro de Urantia como ejemplo de ese tipo de “explosión de Luz” que sustituye a la muerte cuando los seres están muy “espiritualmente integrados”.

Ese “logro”, ese evento de la fusión, es pues el mayor regalo que buscamos… es pues el hecho de “fusionar” con una especie de “parte” del Dios central prepersonal…, esa parte que ya habita en todos los humanos normales -en este estado de la evolución del sueño terrestre… tal y como también se revela en este libro.

Así que, volviendo atrás:

– por el mero hecho de estar aquí, ya vemos que tenemos y que fabricamos la experiencia de “ser personales” en un mundo finito. Para eso es todo este espectáculo cósmico de estar aquí, cada mente, proyectando universo, pulsando en esa “versión exterior” de Dios (distorsión o desdoblamiento de Dios), a cada instante…

– y sucede que la “Personalidad” Infinita (la Fuente-Centro Primera), que nos dio “todo”… que nos dio todo poder creativo… no puede hacer eso de “ser personal finito” más que indirectamente a través de nosotros. Así que por tanto se nos “necesita” para que de cierta forma “Dios” pueda “verse” a Sí Mismo, pueda individuarse o personalizarse… “viéndose” o “entendiéndose” a Sí Mismo, a Sí Misma, desde este ilusorio “afuera” (el que aquí proyectamos, en la pantalla de la también ilusoria Mente Única).

Estamos pues en la experiencia de “desdoblar fuertemente” dichos potenciales que, de cierto modo, “surgen” como sombras de la divinidad (distorsiones que permiten explorar)… y que dan lugar a las “deliciosas” experiencias relativas a:

– las cosas y la materia (los cuerpos… con esas tan diversas y siempre únicas variaciones que vemos en las especies, hábitats, movimientos, relaciones…),

– la mente y sus significados…,

– lo espiritual y los “valores”… es decir, todo lo que conlleva el hecho de ser para siempre una especie de Relación Única… ya que somos para siempre seres con un solo Origen… y por tanto finalmente con una sola “Confianza”…
etc…

Así que, al final, todo esto es para ofrecerlo como “regalo” cuando la experiencia se va integrando gracias a que damos nuestro simple consentimiento.

Y ese ofrecimiento no es pues ningún “hacer”, sino el reconocimiento del -el agradecimiento por- el regalo del Valor de la Experiencia en sí misma, pura.

«Cuando un ser humano ha terminado los círculos de consecución cósmica [o “logro cósmico” podríamos decir], y además, cuando la elección final de la voluntad mortal permite al Ajustador completar la asociación entre la identidad humana y el alma morontial durante la vida física evolutiva, entonces estos enlaces consumados del alma y del Ajustador pasan independientemente a los mundos de las mansiones, y desde Uversa se emite el mandato que asegura la fusión inmediata del Ajustador y del alma morontial. Esta fusión durante la vida física consume instantáneamente el cuerpo material; los seres humanos que pudieran presenciar este espectáculo solo observarían que el mortal en vías de ser transferido desaparece «en carros de fuego». (apartado 7, documento 110)

«Sobre la muerte y el proceso de morir». Haskell: «7 nuevos textos de Haskell-Jeshua»   Leave a comment

Ir a descargar

imagen corazón en círculo[- Podéis mirar en la página de índices de Haskell en esta web para encontrar los enlaces a este y otros textos de la transmisión de Haskell.
– Esta transmisión, maravillosa (muy clarificadora y directa), aparenta haber sido dada claramente por la misma voz que dictó Un curso de milagros (UCDM), y que habló teniendo en cuenta la personalidad de Jesús –tras la muerte de Helen, la escriba de UCDM.]

Sobre la muerte y el proceso de morir

Saludos en este día. Soy Jeshua. Y hoy me gustaría hablar contigo, ya que lo has pedido, sobre aquello que llamáis “muerte”, y el proceso de morir.

Pues en este mundo, pese a ser una ilusión, esos cuerpos que tenéis parecen morir. Y en la muerte os parece –¿no es cierto?– que se cierra una puerta en cuanto al modo en que podéis experimentar esto, esta creación vuestra, este mundo de espacio y de tiempo –así como, en efecto, los mismos cuerpos de los cuales hablamos ahora.

¿No os he dicho ya antes, no os he ofrecido ya palabras que estaban destinadas a brindaros realmente paz? ¿Y no os he dicho: “no eres un cuerpo, eres libre”? ¿Y no os he dicho: “no hay nada en este mundo que pudieras necesitar”? ¿Y no os he aconsejado que no valoréis las cosas de este mundo? ¿Y no os he dicho, asimismo: “si eliges algo que no dura para siempre, entonces no tiene ningún valor”? Y, desde luego, ¿no significa eso que vuestro cuerpo no tiene ningún valor?

Y, en el tiempo cuando quizá estés entristecido, en tu humanidad, en el cuidado y la preocupación que tenéis los unos por los otros, en este mundo de cuerpos y espacio y tiempo… en el momento en que estás triste cuando alguien parece morir, eres propenso, desde luego, a preguntar: “¿cómo esas palabras pueden darnos paz? ¿Podrías hablarnos de una manera tal que la paz pudiera llegar a nosotros cuando contemplamos la muerte, ya sea la nuestra o bien la de alguno de aquellos cuya forma hemos amado tanto, durante tanto tiempo en una vida?”. Leer el resto de esta entrada »

Comentarios, 29   Leave a comment

imagen florÍndice:
I. Un curso de amor, C:14
II. C:17
III. La vía del corazón, L11
IV. La vía del corazón, L12
V. La misión de la experiencia
VI. Un curso de amor, C:26
VII. Recordando, de Walsch: proceso no es igual a principio
VIII. Un curso de amor, C:30
IX. Repasando: la negación, el miedo
X. En Casa con Dios (Walsch)

___
_

I. Un curso de amor, C:14 (revisado)

«El propósito de la vida que compartes aquí con tus hermanos y hermanas ha sido desafiar la creación de Dios. Ahora, ese propósito común debe transformarse en el de recordar quién eres dentro de la creación de Dios, más que en el mundo que has fabricado. Dedícate a pensar en esto unos minutos y comprenderás la enorme diferencia que existe entre ambos propósitos».

Este capítulo es muy interesante, deja algunas cosas muy claras, como por ejemplo el tema de “ser nuestro universo” (me gustaría que pudierais comentarme cualquier cosa concreta sobre estas traducciones y revisiones que ando haciendo, para dejar más bonita esta revisión de la traducción de UCDA, y otras).

Este capítulo trata de varios asuntos, entre ellos el importante de cómo hemos fabricado nuestro concepto de mundo, frente a la Tierra de nuestros amores 🙂 :

habíamos hecho un mundo para “pegarnos” en él, para luchar en él… y, recordemos: para ser mejores. Y no para ser mejores que nosotros mismos, sino mejores que “los demás” –reforzando así la idea de la separación, pero “malinterpretada”.

Y así, con esa lucha, en nuestro concepto de mundo pensamos que podremos conseguir un Cielo (recompensa).

Pero este Cielo precisamente lo alejamos de nosotros al pegarnos entre nosotros, en el mundo, al luchar… es decir, al seguir viviendo en nuestra ilusión de ese tipo de “mundo” –dentro del concepto de “mundo”.

Y este concepto se opone a la abundante Tierra, y al Dios interior abundante (a ambos a la vez). Por tanto, nuestro mundo se “opone” a las infinitas relaciones dentro de la Tierra, en ella; se opone también a las relaciones dentro de nuestro Yo en unidad, en Dios; y también se “opone” a las relaciones “cósmicas” que ya somos, las que mantiene la Tierra y las que mantenemos con todo en el Universo –pues la relación “santa”, interior, es ya una sola e inquebrantable, sin poder excluir nada.

También ese “mundo” donde vivimos era para protegernos de cosas, manteniendo así nuestra relación con el miedo, y a la espera quizá de poder conseguir pasar el tiempo, pasando inadvertidos… hasta que la verdadera vida pueda llegar, quizá (y si acaso tras la muerte, y, en el peor de los casos, sin esperanza alguna de que haya nada “tras la muerte”). Leer el resto de esta entrada »

El aborto: ¿por qué es tan problemático?   Leave a comment

imagen flores

Leyendo la revelación de Walsch sobre la muerte, es decir, sobre la vida eterna («En casa con Dios», que llamaremos ECCD), creo que podemos dar más pistas aún sobre el porqué de la intensidad dramática de todo lo que vivimos y sentimos con el aborto, e incluso quizá en general con muchas de las muertes tempranas.

Podemos con esto intuir más cosas sobre por qué todo esto provoca tal desazón…, aparte de por lo obvio de lo dramático y “sensible-corporal” que puede ser esto en sí (el extirpado de un hijo).

Mucha atención por favor con lo que diremos a continuación, que es el meollo del asunto, y que es en gran medida una de las claves del mensaje de ECCD (sobre nuestra total libertad a la hora de “aceptar nuestra muerte”):

Nuestras “almas” pueden elegir volver a vivir en el mismo cuerpo, aunque este haya parecido morir en la realidad recién pasada. Es decir, estas almas volverían a vivir en ese mismo cuerpo en una realidad paralela que se actualiza inmediatamente tras decidir volver a vivir.

Hay que recordar que el universo surge de nosotros, que no está “fuera de nosotros”, y que por tanto “nosotros” somos algo que no podemos comprender, sino solo ser: “Mente”…, y además “Mente” en una “Unidad de amor” menos comprensible aún… pero vivible y recordable aquí, en nuestro estado mental de separación… que todavía es el usual.

Como sabemos, gracias a esa Unidad de amor, existe toda posible creación, y en concreto estas distorsiones físicas más o menos “bellas” en las que vivimos ahora…, y donde jugamos aún a “ser miedo” para experimentar el Amor desde “fuera”.

Es decir, nuestras personalidades, si no están satisfechas o completas, vuelven tal y como estaban antes de “morir” su cuerpo a una realidad planetaria equivalente y al “mismo cuerpo” (en una tierra paralela, en una historia paralela)…, es decir, vuelven tal y como fueron concebidas materialmente en una historia personal material (breve o larga).

Esto ocurre una vez que visitamos las 3 etapas de la muerte, al final de estas etapas… en ese “mundo sin tiempo”, o más allá del tiempo… que parece ser nuestra Realidad Mental, la que inmediatamente “sigue” a nuestro habitar en lo físico como almas que viven intensamente la ilusión de “ser básicamente un cuerpo”.

Es decir, la muerte no es obligatoria, uno puede morir, en la condición que sea, y ocurrirá que, si no está satisfecho o no se siente “completo”…, entonces su personalidad elegirá “volver” a alguna realidad paralela donde poder realizar sus planes (es decir, podrá volver a hacer surgir de Sí Misma esa realidad, y con el acuerdo de Unidad con las demás almas que estén soñando esto por ahí, y con todos los agentes espirituales involucrados en ese “mecanismo”…).

Regresamos por tanto a una realidad paralela, donde seguiríamos en ese mismo cuerpo tal cual estaba antes de morir.

Y, claro está, este regreso lo haríamos hasta conseguir cierto estado de satisfacción o compleción, de acuerdo con Nosotros Mismos en el nivel del alma… de acuerdo a lo que hemos venido a realizar y constatar a “lo físico”, en tanto que se trata esencialmente de un “darnos cuenta de Quien Realmente Somos”. Leer el resto de esta entrada »

La actitud… el dolor…: vivir en unidad frente a hacerse inconsciente aposta (Walsch y Un curso de amor)   Leave a comment

imagen floresÍndice:
– Actitud dentro de la ilusión
– Ser tú mismo
– El dolor y la confianza en las relaciones
– Y la vida se dio
– Vivir en unidad frente a hacernos inconscientes aposta

___
_

Dejarse llevar por la imaginación, dentro de la ilusión, teniendo la actitud de que esta es una ilusión

Si estamos metidos en una ilusión, pero no la usamos como tal… entonces, no recordamos nuestro verdadero Ser.

No sentimos nuestro verdadero Ser plenamente, aunque estemos en lo físico.

Tenemos que hacer COMO SI lo fuera… como si esto fuera una ilusión… empleando a veces la imaginación —solo si queremos salir de la duda acerca de nuestra condición de creadores libres… y si queremos salir de esa creencia que es “el sufrimiento”, el sufrimiento como interpretación mental del dolor.

Nuestro verdadero Ser ya sabe que no necesita nada… que es pleno, completo (sabe que “la necesidad” es una ilusión… que la vida es eterna…)… pero de cierto modo es como si nuestro Ser hubiera venido a experimentarlo en lo físico… valiéndose de las antiguas herramientas que son nuestra ilusión: necesidad, fracaso, separación, insuficiencia, deber, juicio, condena, condicionalidad, superioridad, ignorancia.

Si no nos comportamos en la ilusión como si fuera realmente una ilusión… si no lo recordamos con nuestra actitud a la hora de manejarnos en la ilusión… entonces esta no se puede disipar ante nuestros ojos.

Y el único problema que tenemos es “espiritual” en este sentido… en el sentido de habernos separado de la Vida, de la fuente de la vida que nos da el sentido de la creación.

Nos hemos separado al hacernos víctimas de nuestras ilusiones, al habernos identificado con ellas en vez de simplemente “usarlas”.

Nuestra actitud a menudo sigue siendo la de que, a pesar de “saber” que estamos entre ilusiones…, no actuamos con la actitud que asume eso…, y que de cierto modo disfruta observando.

(Esto es parafraseando lo de Walsch, en este libro y otros:)

Así que estas tres cosas son la “santa trinidad” que nos permite enlazar todos los ingredientes de nuestro mundo (espiritualidad, sociedad…):

– conciencia, honestidad y responsabilidad.

De esto tratábamos en este escrito del blog.

1. conciencia:
conciencia de cómo nos sentimos, y conciencia por tanto de las consecuencias de nuestros actos… pues con nuestros actos (o con lo que dejamos de hacer) nos autodescubrimos…, es decir, descubrimos nuestros pensamientos sobre el mundo y por tanto sobre nosotros mismos… pues no hay separación real entre el “mundo” y “yo”.
Nuestros actos dependen de pensamientos, como sabemos.
Así que ejercitando la conciencia sobre cómo sentimos las consecuencias de los actos… podemos abrazar y trascender nuestra experiencia… en tanto que nuestra experiencia es esa relación interna que desplegamos en un “mundo” que en realidad nunca estuvo “fuera” de nosotros.
Descubrimos ahí los propósitos que abrazamos más o menos inconscientemente, los “para-qué”…, mientras descubrimos lo que verdaderamente hemos decidido ser, lo que proclamamos al universo con nuestro ser más profundo (el tipo de distorsión que hemos venido a vivir),

2. honestidad:
honestidad para reconocer esas consecuencias.
Honestidad con uno mismo (espiritualidad), o bien mirándolas junto a los demás cuando toca (“política”), con más o menos sentido de la “comunión”, es decir, de la común-unión o Unidad de Amor que somos.

3. responsabilidad:
responsabilidad para emprender medidas que nos hagan más coherentes teniendo en cuenta lo anterior…

Ser tú mismo

«Lo que te invita a hacer la iluminación es a CONOCER algo que no has experimentado y, así, experimentarlo. Leer el resto de esta entrada »