Archivo para la etiqueta ‘naturaleza

Potpurrí de noviembre (2018): ¿Muñecos? Lorber y Urantia se complementan. Política y espiritualidad (base)   Leave a comment

(enlace al audio en ivoox)

foto de malva; florEn este episodio de “mezcla” o potpurrí, en el canal de audios y audiotextos “Radio” UnPlanDivino… vamos a comentar tres temas interesantes que nos parecen divertidos o incluso emocionantes (como materia para conversar, sentir…).

Tratamos sobre varias cosas que últimamente nos importan (debido al resto de audios que estoy grabando… con la lectura de los libros de la revelación de Lorber, por ejemplo, etc.):

1. Tratarnos como muñecos
En primer lugar, tenemos el hecho de que nos tratamos como muñecos: nos metemos en muchos campos de radiaciones (wifi, etc.), como si fuéramos muñecos de trapo que se pueden introducir en hornos de microondas, y no pasa nada.
Simplemente hacemos eso… y por lo tanto, con ello no estamos criticando, sino diciendo lo que hacemos.
A raíz de esto, en el audio comento brevemente que el tema de “no identificarnos con el cuerpo” (ni con el planeta, etc.) es para así poder expresar nuestro ser de amor… es decir, es para poder expresar más cuidado, más amor… a través del cuerpo… en el planeta… y lógicamente no es para ser simplemente descuidados o cínicos (aunque en algunas fases quizá casi sea hasta necesario serlo).
Los personajes en la pantalla de un cine cósmico (que es donde estamos), al estar identificados con el personaje, y no con el amor, no pueden tratarse “bien” del todo (ni a sí mismos ni a los demás)*.

2. La complementariedad de la revelación de Lorber y de la del libro de Urantia.
Sobre este tema, nos centramos en un aspecto:
el de la vida consciente como algo que es en realidad una constante en todo el universo.
Los planetas y los astros de todo tipo estarían casi todos habitados, según la revelación de Lorber.
Si eso es cierto, no sería incompatible con el libro de Urantia, cuando este nos revela los astros que nuestra tradición llama “cielos”.
No sería incompatible, porque este último libro se estaría centrando, más bien, en revelarnos los astros “del futuro”… es decir, los que más nos importan, ya que son el marco donde se representará el destino de nuestra personalidad… el marco donde ella podrá seguir su crecimiento.
Son las sedes planetarias artificiales, que, además, según el libro de Urantia, fueron construidas incluso antes de que se desplegara todo el drama evolutivo que vemos por ejemplo aquí en nuestro mundo (en este sistema solar, y en tanto que tal, pues somos altamente dependientes del Sol).
Entonces, el hecho de que los astros evolutivos (incluso el Sol) estén habitados por “formas de poder creativo”, formas de proyección mental… con cuerpos de todo tipo… no es lo más relevante.
Pero, como también comentamos en el audio… si eso es cierto, sí que nos da una especie de aviso, o de puntapié mental… sobre cómo de autoengañados estaríamos en esta matrix de creencias humanas (con toda la manipulación en que consisten en gran medida las teorías básicas que aprendemos y repetimos como loros desde la escuela sobre el universo, el planeta, la Luna, etc…. y lo que dicen los medios oficiales de comunicación, o la NASA, etc.).

3. Política y espiritualidad.
Al final, tratamos sobre un tema básico: la polítíca es intrínsecamente espiritual (pues en el fondo trata del proceso de ir del miedo al amor).
Y la espiritualidad abarca la política (debido a muchos de los conceptos más básicos que aparecen en varias revelaciones… conceptos y observaciones muy simples, y muy aliviadores… y que, en el audio, comentamos un poco para el caso del libro de Urantia).

____
Para ver el índice de algunos de estos audios y audiotextos,
en esta web,
acudir a esta página (índice de “textos propios”).

¡Gracias! 🙂

____
Notas en asterisco:
*
En este sentido, parece que vivimos en una época donde incluso estarán mutando, de diversas maneras, en diversas líneas de probabilidad… estaran mutando, decíamos, las coordenadas incluso biológicas en las que nos encontramos ahora y en el futuro.

Anuncios

Conexión de Luz literal entre Tierra y Cielo | Mensaje de Jeshua a través de Jayem. Octubre 2018, Polonia   Leave a comment

[botón de escucha directa del texto de la transmisión que se encuentra abajo:

(enlace al audio)]

foto-flor

¡Hola!
Este audio enlazado arriba, y el texto que se encuentra aquí abajo, es un mensaje reciente, o transmisión, de Jeshua (Yeshua, Cristo, Jesús*)… a través de Jayem.

(Enlace a la carpeta que contiene este y otros audios (ver subcarpeta llamada Otras-transmisiones ) : enlace).

Aquí, entre otras cosas, la Voz de Cristo nos invita una vez más a la sencilla práctica de ser literales “puentes” de Luz, entre Cielo y Tierra, con todo el cuerpo-mente… para lo cual es muy importante la Tierra, para muchos de nosotros.

Al final también hace referencia a Helen, es decir, a la transmisora del curso de milagros… al recordarnos que todo esto va simplemente del significado real de la frase “Cielo y Tierra pasarán”… que no significa más que ellos se harán un solo estado, fundidos… ambos… Tierra y Cielo… en un solo estado (Amor).

(* además de todos esos nombres, al Cristo también lo podemos llamar “Hijo Creador”… que es el que nos toca en este universo, digamos que… como “hermano importante”… en la configuración de estos dramas que llamamos mundo 🙂 ).
___
Traduzco y grabo, pues, en audio, la mayor parte del mensaje (ver enlace arriba… y abajo el texto).

Contiene toda la primera parte… con el meollo de la cuestión, y dejo solo unos pocos párrafos finales de esta transmisión para otra ocasión (para lo que será la segunda parte de este audio y audio-texto):

«Aquí tenemos una transmisión que Jeshua dio en Polonia, bastante profunda y poderosa. Nos da una práctica concreta (y si queremos saber lo que está detrás y es previo a la forma… no serán las ideas metafísicas las que lo revelen… ¡sino la práctica en la Luz!).
¡Disfrutad!

Jayem canaliza a Jeshua en Varsovia, Polonia. 2 de octubre, 2018.

¡Ahora, comenzamos!

Efectivamente, saludos para vosotros, mis preciados y antiguos amigos. Y sí, saludos a vosotros, que habéis atravesado todo tiempo y todo mundo para reuniros, no por accidennte, sino por un antiguo plan… y comenzar la restauración y el regreso del Alma misma de la humanidad a manos de Cristo.

Vosotros realmente estábais conmigo, en el antiguo comienzo, desde antes de que el tiempo existiera… y juntos concebimos el tiempo para descubrir todas las posibilidades de nuestro propio poder creativo.

Nunca ha habido separación, salvo dentro del aspecto perceptor de la Mente, y ello, para que podamos experimentar pérdida, fragmentación, aislamiento, alienación. Y a partir de estas cosas produjimos miedo, que instantáneamente hizo surgir la culpa. Aquí es donde realmente comienza el viaje de la separación… un viaje fuera del Reino del Cielo.

Todos y cada uno de vosotros ha conocido muchos viajes, muchos mundos, muchos matices de culpa y de miedo. Y no obstante, os digo, todo ello fue planeado; no fue una equivocación ni un error. Pero os habéis percibido de forma tan intensa como siendo creadores de error… que comenzasteis a creer que vuestra existencia misma es un error. Y cuando eso tiene lugar, se establece la separación.

Una vez ella en su lugar, se da efectivamente una experiencia de la pérdida, y de todo lo que proviene de ella: un mundo irreal, que se ve impulsado continuamente a encontrar aquello que satisfaga la aterradora ausencia del Amor, para llenar el hambre de la pérdida.

Y así, el santo Hijo de Dios ha olvidado al Padre. Y, no obstante, y de mil maneras, os susurra suavemente, mientras atravesáis una y otra vez el tiempo… el susurro de vuestro conocimiento de que lo irreal no puede ser Real.

Me habéis oído decir, o describiros, que una Voz calmada, que no es la vuestra, os susurra, os recuerda, os recuerda, os recuerda…: no temáis, continuad. Pues, de hecho, conforme habéis llegado a probar los efectos de la separación, también al mismo tiempo habéis concebido el deseo de transformar lo irreal en lo Real.

En todo momento de irrealidad, habéis sido movidos por un deseo de Realidad. Y en este profundo proceso energético, ya estábais implicados en la encarnación del Cristo, aunque no lo reconociérais, si es que tenéis a bien admitirlo ahora.

Y eso comenzó precisamente en el campo de todo lo que era irreal, y que estaba lleno de sueños de terror y de pérdida, de fragmentación, de aislamiento, de alienación, de auto-odio proyectado como odio a los demás… reducido a la única capacidad de consciencia que es posible tener en la separación, cuando todos los demás se ven reducidos a ser solo un objeto del que hay que tratar de extraer lo que te devuelva la Vida.

Pero justo en ese mismo momento, estábais construyendo el deseo, mediante vuestro anhelo… de transformar lo irreal en lo Real. Fue la experiencia misma de la separacion lo que construía el deseo de regresar. Pero, en verdad, aunque os la creyérais muchas veces, atrapados, como estábais, en una esfera de percepción que solo podía ver de una manera… ese regreso a Casa tenía que significar abandonar todo aquello que se odia y teme. Pero, en Realidad, así estábais plantando las semillas, estableciendo los caminos, con los que la Luz del Cielo puede descender a la Tierra y de hecho descenderá.

Sois el Cristo. Yo soy el Cristo. Compartimos esa Única Mente, y nunca hemos dejado de crear a partir de ella. Y al establecer un mundo irreal, y la experiencia directa de la pérdida de la plenitud… hemos estado descubriendo y estamos descubriendo que todo poder, bajo el Cielo y en la Tierra, sigue dentro de nosotros, mediante el traer el Cielo a la Tierra. Por lo tanto, nunca habéis fracasado, en ningún momento, de ninguna manera.

Pues la experiencia misma de un fracaso reconocido, suscita un dolor que ayuda a crear el deseo. Y esa energía del deseo es a través de lo cual la Luz puede descender desde lo Real hacia lo irreal, transformándolo en lo Real mismo. ¿Y qué puede ser esto sino Amor?

Y así, he comentado con vosotros cómo es que los lugares más santos de la Tierra están allá donde un antiguo odio se ha convertido en un amor presente… y donde lo irreal se ha vuelto Real, encarnado en la forma, concreta, específica… conocida y experimentada directamente… y donde habéis contemplado vuestro propio poder Crístico.

Mmm. Mientras este proceso ha continuado, dando literalmente nacimiento al tiempo… moviéndose a través del tiempo, transformándolo… ha habido una aceleración de la energía del regreso.

Todos y cada uno de vosotros habéis conocido una experiencia –en lo que llamáis encarnación… en varias vidas… en la Vida ocurriendo en el tiempo–, en la que habéis sentido que no había ninguna esperanza, que ni vosotros ni el mundo podría nunca transformar lo irreal en lo Real. ¿Conocéis esta experiencia?

Fue justo en esos momentos de vuestro mayor anhelo, y a veces en vuestra experiencia más profunda de desamparo… cuando las semillas del deseo, que están ahí entrelazadas… se veían también avivadas.

El poder estaba creciendo dentro de vosotros. Y gradualmente, todos y cada uno de vosotros, habéis llegado a conocer y a sentir que algo se está avivando… que algo se acelera en lo que llamamos “mi viaje”, y por ahora, está bien llamarlo así. Aunque vuestro viaje es el viaje de todos… y el de todos ellos, el vuestro. Mmm. Vosotros sois pues los constructores del deseo del Cristo y de su encarnación en vosotros y en todos los Seres, para que el mundo que surja llegue a reflejar el Cielo y se establezca en la Tierra lo que ya es en el Cielo.

Pues hay una dimensión, un lugar, donde continuáis, donde permanecéis y residís… en Unidad con Dios, en Unidad con toda la creación, en Unidad con el viaje de todo hermano y hermana. Mmm. Ese hilo de conexión no puede ser roto.

Y en este día, y en esta hora, hay de hecho una aceleración, una penetración de Luz que llega a lo que llamáis la matrix de la humanidad, y ahora os lo estoy diciendo de forma muy literal… sí, está ocurriendo ahora mientras os hablo, mientras vuestros hermanos y hermanas… los que no parecen estar en esta dimensión… ya están uniéndose al deseo, al que habéis construído vosotros… de amar, de crear el camino por el cual llegue a descender a la Tierra una mayor afluencia de Luz, para así golpear a la matrix compartida de la humanidad, y enviar ondas de Luz a todas las Mentes, a todos los Corazones y a todos los Seres de este plano. Está ocurriendo ahora. Por lo tanto, abrid vuestro ser y recibidlo.

Mmm. De este modo, podemos ser perfectamente precisos si decimos que nace una nueva era, una nueva fase en la venida del Cielo a la Tierra. Por todo vuestro planeta, en esta hora, justo ahora con vosotros… hay seres tocados por la Luz, que producen visión de plenitud… de un final para las barreras, de un final para el miedo. Están experimentando Paz conforme desciende a través de la matrix de sus propios cuerpos y mentes… algunos de forma más consciente que otros, algunos intensamente aturdidos… otros riendo, y algunos, conociendo.

Si tenéis a bien admitirlo, así es, justo aquí y ahora… todos los seres actualmente encarnados sobre el plano terrestre están compartiendo la experiencia de nuestra unión. Pues es en la unión de este encuentro para lo que he enviado una invitación a todos y cada uno de vosotros a venir, y no simplemente para estar pasivamente conmigo, sino para uniros conmigo en la creación de ese vórtice que es capaz de recibir la Luz. Pues allá donde dos o más están reunidos en la vibración y en la atmósfera de la Realidad de Cristo, allá, Cristo desciende, para iluminar la oscuridad.

Ajá. No dudéis, pues, de vuestra importancia. Pues habéis recibido la invitación, y habéis venido. Y en este momento hay muchos Seres a vuestro alrededor. Los llamaríais “Seres de Luz”, aunque ellos suelen ver esto con humor, pues… hacéis como si vosotros no fuérais uno… y entonces ellos se preguntan cómo es que podrían ver en vosotros eso que vosotros veis en ellos, siendo ellos conscientes de ello, y vosotros no.

Sois el Ser de Luz. Sois tal como vuestro Padre os creó para ser, y lo seguís siendo eternamente. Todos y cada uno de vosotros… que estáis actualmente encarnados en esta Tierra, no estáis aquí por equivocación… en este momento, en este mundo… tal como está ahora… conforme se ve sacudido desde su núcleo. Pues cuál será su núcleo… sino, primero… un deseo de lo irreal… y luego, el deseo creciente de lo Real. El mundo solo puede ser un efecto de vuestro deseo de crear.

Abrid ahora el portal del Corazón; permitid que el Corazón se relaje, miradlo con vuestro ojo interno, y permitid que se abran sus compuertas. Ahora, mirad hacia arriba desde el Corazón, por encima del cuerpo. Hay una Luz que desciende, ahora; dejad que se acerque más y más, sentid cómo penetra a través de lo que llamáis la coronilla, y desciende al Corazón. Y ahora, sabiendo que sois el poder por el cual todas las cosas llegan a suceder… con el ojo interno, en el conocimiento de ese poder… ved y permitid que esa Luz explote hacia fuera en todas direcciones, desde vuestro Corazón. Sed testigos, dentro, con el ojo interno, de cómo toca a otros Seres que nunca habéis visto… mientras… juntos, ahora, aceleramos el descenso de esta explosión de Luz hacia la matrix misma de la propia humanidad.

Leer el resto de esta entrada »

El animal llamado «mosca», visto espiritualmente. La sorprendente revelación de Lorber (1800-1864)   Leave a comment

(Enlace al audio en ivoox)

fotografía de insecto

Con este texto invitamos a una nueva serie de audios, que esta vez son para leer y comentar una sorprendente revelación, la de Lorber (veremos más sobre ello, abajo).

Si ya es increíble lo que encontramos o sentimos al pensar superficialmente sobre la naturaleza… al pensar “científicamente” (acumulación de millones de años de convivencia de animales deseando sobrevivir, expresar…)… imaginemos lo sorprendente que sería echar un vistazo –hasta donde nos permita nuestra intuición– en las intrincadas relaciones internas fundamentales y que sostienen todo:
los ámbitos y circuitos del espíritu y la “mente”…

Ese vistazo es a lo que nos invita este libro canalizado hace más de 150 años por Jakob Lorber, que escuchaba la voz interior tan tranquilamente como la escucharon otros ejemplos célebres posteriores, relacionados también con el dictado de libros importantes (el caso de Helen Schucman con el curso de milagros, etc.).

En este episodio sobre la revelación de Lorber (el #2 de esta serie) leemos y comentamos el prólogo y los dos primeros capítulos del breve texto titulado “La mosca”.

En este inicio aún no se puede captar del todo la dimensión espiritual de animales como la mosca… con toda la fascinante información que nos va a dar en los siguientes capítulos de este breve librito, y que nos invita a aguzar nuestra intuición –es decir, nuestra perspicacia espiritual, nuestra propia comunión con el espíritu original de la vida… y nuestro “despertar” real siguiendo activamente su guía–.

A partir de 1840 Lorber estuvo escuchando y escribiendo todos los días lo que le decía la Voz interior, de forma muy clara.
Le dictó más de diez mil páginas durante unos 24 años, y se trata de una revelación llamada, en su conjunto, «La nueva revelación» (NR) –para la cual iniciamos un nuevo índice en esta web: aquí–.

En estos audios haremos a veces aclaraciones que nos pueden servir… o incluso “comentarios de conexión” con otras revelaciones importantes, como por ejemplo Las cartas de Cristo o El libro de Urantia.
(Este último nos da unas informaciones y una “base conceptual” muy rica… que nos sirve para sentir que realmente no hay contradicciones.)

La revelación se divulga en español por ejemplo a través de la siguiente página web, realizada por una persona que además ha ayudado un poco en alguna parte de la traducción –una traducción que, por otra parte, está hecha, al parecer en su mayor parte, por los editores, «Muñoz Moya», y en muchas de sus partes parece bastante legible, está muy bien… aunque no ocurre así en todos los textos que podemos hojear de Lorber y que nos brindan estos mismos editores–:

https://jlorber-nuevarevelacion.blogspot.com/

Gracias

¿Qué es eso del ego? El concepto de “mundo” (con el que nos matamos y victimizamos)… frente a «la Tierra»   Leave a comment

(Botón de audio para escuchar la lectura y comentario de este texto:)
(Enlace a este audio en ivoox)
bicho¿Qué es esa cosa que llamamos “ego”?

Tomemos un ejemplo, el de la cocina.

Fijémonos en qué satisfacción nos puede dar ese arte de la cocina… esa técnica que hace tanto tiempo es también un “arte”.

Pero… yendo más atrás: Los seres humanos hablamos del “descubrimiento” del fuego.

¿Descubrimiento?

Será nuestra forma de decir: La “domesticación” de ese fenómeno “natural”, claro.

Y entonces, con estas sutiles o no tan sutiles formas de hablar (¿descubrimiento?)… desde pequeñitos aprendemos “ego” muy inocentemente… con los conceptos más simples pero no por ello menos “distorsionadores”.

Por ejemplo, nosotros, como humanos que orgullosamente hacemos civilizaciones (en el tiempo ilusorio)… es decir, que aparentemente estamos recién salidos de “las cavernas” en este ficticio ciclo histórico…
…”reforzamos ego” en la mente cuando colocamos antes el hecho “humano” que el hecho “terrestre”.

Es decir, alimentamos eso cuando, como colectivo de mentes algo enloquecidas (es decir, “inconscientemente” enloquecidas)… ponemos en un lugar prioritario el hecho de que hayamos “inventado” o “descubierto” cosas como el fuego…
… antes que el simple hecho de que haya universo.

Entonces, colocamos eso primero y a veces muy orgullosamente… lo colocamos en un lugar de nuestra mente que está por encima o antes que el hecho de que “simplemente hay fuego”… de que simplemente hay universo donde sentir o usar el fuego.

Entonces, “el mundo” (eso que es como una especie de concepto en el que habitamos… una casa mental construida cuando reforzamos “ego”… y que es un “castillo de naipes” sobre cimientos que parecen ser la nada)…
… el mundo… decíamos…
… es esa acumulación de “datos” (de lo ya dado o regalado)…
… esa acumulación de aquello que es regalado o dado…
… pero que por defecto no es agradecido.

Quiero decir… “mundo” es como un atributo de esa cualidad de no-agradecer –de nuestro “no-agradecer por defecto”.

Es decir, ¿en qué consiste todo ese conglomerado que podríamos llamar “mundo-ego”?

En esta mezcla:
– de no agradecimiento, con…
– acumulación de regalos.

Entonces… recordemos… hemos dicho que “por defecto” no agradecemos. Leer el resto de esta entrada »

Mente, cuerpo y la memoria cósmica: nuestra huida tecnológica de la experiencia   Leave a comment

(Botón de audio para escuchar la lectura y comentario de este texto:)
(Enlace a este audio en ivoox)

plantasEn este texto vamos a hablar un poco sobre el uso de los aparatos para huir de la consciencia; es decir, sobre el hecho de que de cierto modo es como si huyéramos tecnológicamente (pantallas) de la existencia en la Tierra.

Y ¿de qué huimos? En parte huimos de la infinita variedad de conexiones y experiencias que permite la consciencia en un cuerpo aquí.

¿Qué es un planeta? ¿Qué es la naturaleza?

Para empezar, un planeta como este es un inmenso océano o banco de experiencias (animales, plantas)… que son en principio misteriosas para nosotros, “los humanos” –o al menos lo son para nosotros cuando nos consideramos como consciencia adulta, como comprensión humana “adulta”–.

Es decir, todos esos seres, todas esas especies que comparten este mundo… tienen y son su propia perspectiva o experiencia sobre sus propios mundos.

Por otra parte, y más fundamental, es cierto que en los animales –y por tanto en nosotros– la base de la experiencia parece estar en el miedo (un simple miedo a ser comido por otros cuerpos).

Por otra parte, el ámbito de la experiencia está más allá de las palabras y potencialmente nos une con el resto de personas y de seres… sin distinción.

Por un lado estas experiencias surgen a cada instante de una especie de Mente invisible (además de unificada). Y luego, como “nosotros” en tanto que cuerpo tenemos células, átomos… entonces esos componentes estarán de alguna manera “conectados” a esa Memoria Cósmica común que sería esa Mente… o bien “son” literalmente esa memoria en ejercicio… al igual que las demás entidades inertes o vivientes que no conforman nuestros cuerpos también están “conectadas”.

Además, la experiencia es indisociable del deseo, de la imaginación… Es decir, cuando vemos por ejemplo un ser vivo estamos viendo en gran medida una historia aparentemente temporal: La historia de cómo, sobre ese fondo de miedo, la especie se ha ido imaginando y por lo tanto proyectando sus propias mejoras, adornos, lujos…

Para empezar podríamos decir que esas “mejoras” surgen de la fuerza invisible de proyección de aquella Mente invisible… cuando se ve “inspirada” hacia el cambio –y a realizar un cambio de forma virtuosa–, estando así de cierto modo al servicio de esa energía vital que ya está sobre el planeta deseando “sobrevivir” en formas corporales.

Esa “conexión”, por cierto, es tan práctica como que por ejemplo es, mismamente, la que sentimos con los animales desde siempre… y que nos habrá servido para la domesticación, para su manejo, etc.

Es decir, una vez que la mente está metida en este mundo de cuerpos separados… en un mundo basado en el miedo (donde como ya dijimos las diferentes especies animales se buscan para comerse entre ellas… pero donde a la vez existe, dentro de muchas especies, un gran desarrollo “altruista” del cuidado de las crías… cosa que podríamos llamar “amor”… para que la especie siga viva como especie)… una vez que estamos ahí metidos… decíamos… el deseo se pone a fabricar “lujos” y comodidades… como ya comentamos arriba… y diversidad… por ejemplo en los animales.

Es decir, si los animales tienen esas capacidades y gozan de esos lujos y adornos no es porque sí sin más… sino que la mente ha tenido que imaginar-desear de alguna manera las cosas que vemos físicamente plasmadas en este mundo transitorio… y lo hace y lo ha hecho conforme al deseo y a las “necesidades” de esa energía vital, aparentemente “encarnada”, que está “soñándose” como cuerpo, y como una gran diversidad de cuerpos… en un planeta como este.

Entonces, ya hemos presentado un conjunto de aspectos fundamentales… con aquellos tres grandes “ingredientes”: Experiencia, memoria, deseo.

En ese conjunto hay lógicamente mucho sobre lo que comentar… hay mucha riqueza de interconexiones… mucha “resonancia” en muchos niveles…

Por ejemplo, “nosotros”, los “humanos”, lógicamente resonamos muy fácilmente con los animales… por ejemplo con los que hemos domesticado para trabajar o para lo que sea… –una resonancia incluso digamos intercelular, etc.–. Aunque, por cierto, no hace falta domesticarlos para resonar con la experiencia de todas las demás células que habitan en todos los demás cuerpos… Pero quizá sí nos viene bien ahora… como concepto y realidad… el de la domesticación… como puerta de entrada a ciertas cosas interesantes y más profundas que el mero comportamiento superficial de los cuerpos como totalidades ya hechas.

Entonces, aparte de consistir en todo un enorme campo de posibilidades para nuestro “entretenimiento”… aparte de eso… todas estas resonancias estarían en gran medida sin sentir ni explorar, y a menudo podríamos considerarlas como algo mucho más interesante o excitante que lo que tenemos con nuestros aparatos y pantallas.

¿Por qué?

De cierto modo la conexión con esa Mente trasciende el tiempo, y nos conecta potencialmente con las experiencias de todos los tipos de seres vivos que hayan vivido aquí… o que incluso vayan a hacerlo.

Y además esas conexiones nos implican en todo nuestro ser (si lo podemos decir así), pues nos implican como “mente que fabrica universo de separación”… al igual que lo fabrican a cada instante (y lo experimentan a su modo)… todas las células o partículas… y en todo tipo de cuerpo.

Así pues, esas conexiones nos implican digamos que de una forma más “completa”… es decir, en tanto que “somos” mente que, al estar enredada en un cuerpo como el nuestro… se dedica por ejemplo al “pastoreo” de células –por así decirlo, ya que las células son pequeños animales o animales básicos–… y para así poder dar a cada instante con este vertiginoso y complejo juego que es el funcionamiento continuo del cuerpo –para cuyo buen funcionamiento no tenemos que hacer nada–. Leer el resto de esta entrada »

Vejez rima con dejadez: el hábito de decidir no decidir; lo tóxico y el ego como inercia antinatural   2 comments

Enlace para ir a descargar o escuchar en ivoox este audio

floresLo “tóxico” tiene muchas facetas: Contaminación… hábitos dañinos con los que “no escuchamos al cuerpo”, etc.

Y sobre el milagro hay dos “aspectos” que me intrigan mucho, en cuanto a los hábitos en el mundo de lo físico, donde parecemos estar.

Por un lado está el lado “catastrófico” de la “aplicación” del milagro: Es decir, que con el milagro sabemos por ejemplo que cualquier catástrofe (por ejemplo nuclear) podríamos vivirla como si estuviéramos en el Cielo (ya que siempre estamos en realidad “ahí”), y aunque antes no hayamos “practicado” o “vivido” mucho el instante santo. Y por tanto podríamos no sufrir absolutamente nada y vivir transformaciones corporales que en general desconocemos.

Pero por otro lado están las “catástrofes” cotidianas (que por tanto ya no se pueden llamar propiamente catástrofes, y creo que podemos llamarlas “hábitos”)… es decir… los hábitos con los que literalmente deterioramos nuestras vidas, envejecemos, etc.

Y digamos que hacemos eso poniéndonos en modo autocastigo… ya que, como dice el curso de milagros, en tanto que egos nos encanta autocastigarnos… por definición nos castigamos a nosotros mismos en alguna faceta de la vida… en vez de soltar cada vez más y abandonarnos a la espontaneidad verdadera del espíritu-amor… y a otra percepción.

Es muy curioso, por cierto, ver cómo la vejez es una acumulación de hábitos que no se quieren cambiar… una acumulación de tozudez y dejadez… de inactividad, de un simple no estirarse… de pensamientos de limitación… y tantas cosas similares.

Y como también sabemos ya… es muy lógico que queramos deteriorarnos… pues tenemos mucho miedo a Dios… a nuestro origen… al Amor real… así es que cuanto menos conscientes lleguemos a la muerte… mejor que mejor (con lo cual es lógico que terminemos fabricando nuestra propia “profecía autocumplida” con todos esos hábitos).

Y… esos hábitos son tan variados…

Como son hábitos… como son “lo normal”… entonces seguimos haciendo todas esas cosas en las que ni siquiera queremos pararnos a pensar ni a sentir… es decir, a ser inocentes y libres ante ellas y pararnos a pensar y a sentir si de verdad queremos eso… y si nos sientan bien… si nos sirven o no para facilitarnos la elección real… la de qué es lo que realmente queremos ser (amor o miedo).

Y es por eso que el curso de milagros exponía tan claramente nuestro miedo al cambio y el motivo de ese miedo. Leer el resto de esta entrada »

La vida, la personalidad como activador creativo constante, y la relación yo/entorno. Conexiones en torno al libro de Urantia   Leave a comment

[Este texto en formato audio, para escuchar desde esta página:
Ir a descargar]

Nosotros los humanos no podemos dar la vida (o la consciencia) a una cosa.
flores en parque

No podemos canalizar la vida para que impregne por ejemplo un amasijo de chips y cables… y lo convierta en un “robot” realmente vivo.

Tampoco podemos entender plenamente lo que es la consciencia en sí… ni la vida en sí misma… a partir de lo que vemos fuera o de lo que descubrimos con las ciencias tal como entendíamos hasta hace poco el concepto de “ciencia”.

(Si no se cree en todo lo anterior, por cierto, podemos tomarlo simplemente como hipótesis, pues se trata de una bifurcación: o bien creemos que podemos entender el surgimiento de la consciencia y de la vida… o bien no lo creemos.)

Entonces, el hecho (o la hipótesis, como se quiera pensar) de que las cosas sean así (de que en esencia no podamos entender la consciencia ni la vida) no quiere decir que tengamos que “adorar” lo que vemos afuera… como por ejemplo podríamos adorar “la naturaleza”, las cosas naturales. Significa que podemos apreciar de alguna manera que por ejemplo la naturaleza está “encantada” —es decir, podemos apreciar su “encanto”.

Su encanto es que es algo que en estos mundos físicos se desarrolla en gran medida mediante aquello que podemos llamar “experiencia evolutiva” o “evolución”. Pero como venimos haciendo en otros artículos, para hablar de esa evolución hemos de incluir por ejemplo las entidades o personalidades “espirituales” que sostienen o supervisan el proceso, y que lo hacen de distintas maneras según el “nivel de consciencia” del planeta o del sistema de realidad en cuestión.

De este “encanto” hablaremos en otro texto posterior. Ahora vamos con el tema a tratar, pues para poder hablar mejor sobre la evolución, tenemos que ver qué pasa con “la vida”.

Si nosotros no podemos otorgar ni entender la vida, o esa “chispa de vida” que no podemos insuflar en un robot… ¿dónde está esa “vida” en nuestra experiencia ahora?

El libro de Urantia (ELU) habla de forma muy interesante sobre la vida (en el documento 112). Y recordemos que el libro ya revela desde el principio al menos “quién”, es decir, qué “personas-espíritu”… canalizan eso que llamamos “vida” de forma local (en un mundo concreto como este): son los llamados “Portadores de Vida”, y lo hacen desde otra fuente que es también personal-espiritual —la llamada “Ministra Divina”.

¿Qué pasa pues con la vida?

Vamos a enlazar varios puntos de ELU para hablar de la vida en conexión con la personalidad y la relación.

En el documento 112 (1.13) tenemos una frase que a partir de ahora hemos de contemplar detenidamente y que se nos va a quedar grabada:

«La vida es en realidad un proceso que tiene lugar entre el organismo (la individualidad) y su entorno».

Es decir, es un proceso relacional, que se da en un “entre”: entre el organismo o el individuo, y el entorno.

Decimos por tanto que es un proceso “relacional”, y nos referimos con ello a un concepto de relación por el que entendemos que la relación es “productora”. La relación, en general y de cierta manera, es algo que “precede” y “cede”.

ELU repite casi la misma frase poco después, y añade cosas que nos darán mucho que hablar (subrayo en letra negrita algunas palabras muy importantes, y a veces pongo algún comentario entre corchetes, dentro de los mismos párrafos):

«La vida física es un proceso que tiene lugar, no tanto dentro del organismo, como entre el organismo y el entorno. Todo proceso de este tipo tiende a crear y a establecer unos modelos de reacción [modelos de reacción que NO serían directamente algo físico, pues podríamos pensar en las moléculas de los genes] del organismo a ese entorno. Todos estos modelos directivos ejercen una gran influencia en la elección de la meta.
» El yo y el entorno establecen un contacto significativo por mediación de la mente. La capacidad y la buena disposición del organismo para efectuar estos contactos significativos con el entorno (para reaccionar a los estímulos) representa la actitud de toda la personalidad».

Esa última expresión, “actitud de toda la personalidad”, o “actitud de la personalidad al completo”… quizá nos suene algo enigmática. Y es que la personalidad es, por así decirlo, lo más esencial y “misterioso” que tenemos o que somos… ya que por ejemplo es lo que integra lo material, lo mental y lo espiritual.

El tema ahora es el de cómo “pensar” esa relación “yo/entorno”, es decir, entre el yo (el ser), y el “no-yo”, o entorno. Y el mismo ELU da algunas pinceladas que nos servirán para hablar de ello, como ahora veremos. Leer el resto de esta entrada »