Archivo para la etiqueta ‘observador

Quitarle hierro al mundo: el meollo de lo que significa cuidarnos. Las raíces espirituales y biológicas de la política   Leave a comment

imagen corazón en círculoQuitarle hierro al mundo: el meollo de lo que significa cuidarnos: Las raíces espirituales y biológicas de la política

Este es un recordatorio* para quitarle hierro al mundo: un recordatorio de algunas cosas muy simpáticas del material revelado de Walsch, el de “Conversaciones con Dios”.

El curso de amor, que seguiremos repasando y comentando, tiene muchos pasajes de un tono muy desenfadado y simpático…, y sobre todo se aligera al ir avanzando, ya que todo se hace más íntimo aún en los dos libros que siguen al primero.

Aunque lo más desenfadado que conozco, de entre las revelaciones más célebres, es lo dado por Walsch (un auténtico “superventas”, dicen).

Ya comenté un poco sobre esto en el blog, sobre por ejemplo cómo hablar de “valores” y de “relación” en un contexto más liviano.

Los valores serían literalmente cualidades de la relación… aunque, en el fondo, la relación simplemente ES… y simplemente es UNA SOLA…, porque en realidad en nuestra unidad real de amor todos somos UNO SOLO (aunque no iguales).

Todo esto venía en parte porque en los textos de Walsch se insistía en pensar de forma más liviana la siguiente triada:
– moral,
– justicia,
– propiedad…

… y sustituyéndola, de una cierta forma muy natural, por esta otra triada, muy vital:

funcionalidad (lo que funciona o no según lo que hemos decidido SER: si es que hemos decidido ser armónicos, pacíficos, alegres, abundantes… es decir, redescubrir ese nuestro ser más profundo, más real)
ajustes de adaptación: capacidad de realizar ajustes de adaptabilidad en función de lo que hemos decidido ser y de la observación de lo que funciona o no funciona respecto a ello,
sostenibilidad de lo anterior.

Y es una delicia profundizar o repetir estas simples maniobras que se hacían en el texto de Walsch con las anteriores palabras y también con conceptos que parecen tan de sentido común como los de: “conciencia”, “honestidad”, “responsabilidad”… que son de lo más normalito que hay como palabras.

Estas palabras pueden sonar un poco demasiado serias… pero ya dije que en realidad lo que se intenta es “quitarle hierro al mundo”… al usarlas de una manera más natural, “infantil”, “biológica”.

Así que se comenta algo que es de sentido común y se generaliza.

¿Cómo llegamos a una situación dada, individual y colectiva? Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Protegido: 17. Un error en el aprendizaje. Los Tratados de Un curso de amor (III)   Leave a comment

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Protegido: 2. El propósito de la representación. Los Tratados de Un curso de amor (III)   Leave a comment

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Protegido: 10. Paz. Los Tratados de Un curso de amor (I)   Leave a comment

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

¿La defensa del ego llamada “sublimación”? (¿necesitamos hablar de “sublimación”?). Los observadores cambian el PROCESO de observación, antes de cambiar lo observado   2 comments

imagen corazón en círculo

Vamos a comentar un texto hallado en facebook, que trata sobre las defensas del ego.

De ellas ya hemos hablado algo por aquí.

¿Por qué lo comentaremos? Porque habla de “sublimación”, y aquí o en otros textos vamos a ver si necesitamos definir por separado esa otra “posible defensa”, aparte de la negación y la proyección… o bien vamos a ver si simplemente necesitamos hablar solamente en el caso en que el ego la use para atacar nuestro “camino” de despertar hacia la realidad.

Quizá podemos decir que con eso que a veces llamaríamos “sublimación” pretendemos “quitarnos realidad”…, así como queriendo evitar el sentir… es decir, el aceptar y dejar pasar nuestros sentimientos… cuando estos hayan de pasar por nosotros sin bloqueos… y si es que no los queremos (como pasa con el miedo).

De todas maneras, para mucha gente —y para mí también— quizá sea muy importante poder hablar claramente de “sublimación” en tanto que posible “gran defensa del ego” —como otro cierto “auto-engaño” más.

¿Qué sería lo esencial de esta “defensa”, si la separamos?

Pues parece que es muy elemental, quizá, y que nos lleva a dirigirnos a la cuestión de…: ¿quién dejamos que use nuestras “capacidades”, nuestros trabajos o tareas que dirían algunos más “sublimes”? ¿Las dejamos siempre “en manos del ego”… o en las del Origen?

¿Con quién juzgamos algo como “mejor”, “peor”?

Así que tenemos detrás la cuestión de siempre: ¿para qué?

¿Para qué hacemos esto que por ejemplo parece “artístico”?

¿Esto que hacemos que tipo de apegos refuerza?

¿Refuerza nuestro sentido de ser especiales?

¿O simplemente nos estamos mostrando a nosotros mismos un mínimo amor o cuidado… que sí que nos sienta bien en este camino del despertar?

Y entonces… ¿esto potencia nuestra “elevación”, en el sentido de facilitarnos “estar mejor”… más lúcidos en este “camino” de “aprender a elegir”… aprender a elegir “nuestros” sentimientos… una vez que vamos discerniendo entre el miedo y “lo otro” —que es aquello que en el fondo aquí no podemos realmente conocer del todo —el amor?

[Abajo del todo va una nota larga* para hablar de las defensas, a modo de introducción.]

Así que ahora intento decir algo sobre “sublimación”… citando el breve texto del que hablábamos, paso a paso:

La tercera defensa es la sublimación. El ego te dice “no sientas”, porque si sientes sufrirás.

Y bien cierto es que no queremos sentir, realmente. No queremos sentir todo lo que de verdad queremos, es decir, nuestros “deseos más profundos”… aquellos que nos hagan o permitan ser más coherentes… más integrados.

Es entonces cuando quizá lo que sí intentamos hacer es “sublimar”… en el mal sentido de sublimación.

Incluso podemos estar haciéndolo con los “caminos espirituales”… y con el curso de milagros mismo… con el cual podemos estar usando las palabras para no ir más allá de estas… para sublimar en el mal sentido de sublimar: para no sentirnos con más y más poder de “gestionar mejor nuestras emociones“, permitiéndonos así cuidar mejor nuestro acceso a la Unidad, de nuestro acceso a ese sentimiento real desde el cual nos damos cuenta de que nosotros “creamos” la experiencia de nuestras vidas.
Leer el resto de esta entrada »