Archivo para la etiqueta ‘perdón

La necesidad de instituir un “permiso” para ser padre/madre   2 comments

[Botón para escuchar la lectura de este texto desde aquí:
Ir a descargar ]

parque

Otro de los rasgos más tragicómicos de nuestra sociedad quizá sea el de que no tenemos una educación profunda y divertida para los “futuros padres” en torno a lo que conllevan los niños.

Y el ambiente que absorben los niños de pequeños es muy importante (literalmente lo absorben).

Esto es tragicómico porque es como una inmensa muestra de masoquismo generalizado, relacionado quizá con esa extraña frase hecha que dice que “el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”.

Es tragicómico tener un “carnet” o permiso de conducir automóviles, y no tenerlo para los hijos.

Y es que estamos viviendo una gran mentira, porque nosotros no somos animales, es decir, nuestro entorno no es directamente “natural” o “biológico”, sino cultural. Es decir, no salimos de nuestra guarida y nos comemos lo primero que nos encontramos por ahí, como hacen básicamente los animales.

Nosotros interaccionamos primero con un entorno de ideas materializadas e instituciones, y de gran parte de la humanidad casi literalmente se podría decir que “come dinero”.

Igualmente, por eso mismo, si queremos que las cosas funcionen con alegría, armonía, abundancia… no debemos dejar que los padres tengan hijos como los tienen los animales, es decir, “espontáneamente”.

Si queremos vivir en paz no nos podemos engañar: lo humano no es “espontáneo” en ese sentido.

Para nuestro estado humano lo “natural” sería que hubiera mucha comunicación en torno a la crianza, es decir, que los padres tengan una educación profunda, divertida, amable… sobre lo que significa la crianza, el amor, etc., pues, como hemos dicho, está demostrado incluso “científicamente” que los primeros años de los niños son fundamentales*.

Es decir, no hablamos de aplicar prohibiciones o restricciones, como las que creo que hay explícitamente en China en cuanto al número máximo de hijos… sino que hablamos de “saberes”, de sabiduría… es decir, de comunicación amable sobre la realidad de los sentimientos y de las necesidades de los niños y de las personas cercanas a los niños en general. Leer el resto de esta entrada »

Identificarse para protegerse de lo que nos lanzan mentalmente “los demás”: el acto mediante el que conseguimos “no ser nosotros mismos”, y con el que nos provocamos muchas enfermedades   1 comment

Este artículo, leído (y un poco comentado), en este enlace y botón de audio:
(Ir a descargar el audio)

seta

Hay un par de curiosas sesiones breves de Seth (52 y 53), donde apenas puede hablar a través de Jane, y se tiene que despedir muy pronto, pues Jane tiene un intenso dolor en el cuello (para leerlas en formato texto, ir al índice de Seth donde está enlazado también el pdf).

Seth, en la sesión 52, termina dando algunas pinceladas más sobre los modos y los motivos por los que nos provocamos a nosotros mismos las enfermedades.

Al final, Seth tiene la oportunidad de contar, en esa sesión (y curiosamente lo cuenta a través del mismo subconsciente -el de Jane- que en ese momento se está provocando esa dolencia… 🙂 )… tiene la oportunidad de contar… algunas de las razones por las que es ella misma quien se provoca la dolencia.

Lo que cuenta Seth tiene que ver al final con cómo sucede que, en la vida, “conseguimos” no ser nosotros mismos… es decir, tiene que ver con cómo “usamos” a los demás para no ser nosotros mismos… mientras vamos viviendo la vida sin querer “sanarlo” todo.

En este caso, el dolor de cuello de Jane le sirve a ella para identificarse “de forma subconsciente” con su madre, con quien tiene cierta relación conflictiva.

Es decir, para facilitar esa identificación con su madre, Jane utiliza un dolor de cuello que la sintoniza con su madre, pues esta había estado postrada en cama muchos años y con dolores parecidos.

Una vez que Jane se identifica así con su madre (usando entre otras cosas ese dolor)… una vez que se identifica “mágicamente” así… puede entonces evitar (o eso cree, eso creemos todos cuando lo hacemos)… puede evitar… las proyecciones que percibe que su madre “dispara” contra ella, pues efectivamente la madre de Jane acusaba a su hija, a Jane, de ser la causa de su artritis, desde el parto (cosa que le reprochó de hecho en alguna ocasión).

Así que en vez de responsabilizarnos del dolor y de las proyecciones, nos identificamos con el otro para ponernos en su lugar (por ejemplo en su lugar de “enfermo”), y así intentar evitar las proyecciones que vienen de él, que nos lanza… pues una vez que en nuestra imaginación “somos el otro” (por ejemplo gracias a ese dolor de cuello), entonces parece que ya no nos van a poder llegar las “flechas” que salen de ese otro ser que nos odia, o que nos acusa… etc.

Así es que nos intentamos librar mágicamente de las flechas o las proyecciones que ese “otro” nos lanza.

Pero al final, como vemos, lo único que conseguimos así es no ser nosotros mismos. Leer el resto de esta entrada »

La civilización y la caca (II)   3 comments

mariquita en invierno

Hace un par de meses, esta mariquita en invierno, por el centro de España. Licencia CC.by-sa.2.0

[Aviso: algunas de las palabras empleadas en este artículo no suenan tan mal en mi país como quizá suenen en otros países de lengua hispana que no son el mío, España.
Aunque ahora, ahora que estamos todos más mezclados en el mundo, todos los hispanos de todas las regiones… quizá vayamos poco a poco a ir aceptando todos los usos, particularidades, etc.
]

La lección 2 de la vía del corazón, nos invitaba, en febrero, a llevar “consciencia” a cada cosa, a cada acto que hemos automatizado en la vida.

Esa consciencia va entre comillas porque es una “consciencia” que podríamos llamar “adorante”, frente a la consciencia usual, de la mera percepción.

En esa “consciencia” o adoración, se trata de permitirnos sentir unidad en cada cosa… sentir “Dios” (o lo que es lo mismo: “Vida”).

Pongamos un ejemplo. Pongamos que nuestro hábito o nuestro trabajo consistiera en matar gente (verdugo).

Si trabajamos en eso, es quizá difícil que pudiéramos lidiar con las sensaciones que nos vendrían a la mente cuando “lleváramos consciencia” a esos actos de “matar gente”.

Y así, al no poder seguir “trabajando” como verdugos, matando gente de forma automática tal y como solíamos hacer… así… cabe ciertamente la posibilidad de que dejáramos atrás ese “hábito”, ese trabajo… y nos rebeláramos contra aquel “yo” antiguo, nuestro “yo” del pasado, el “yo” que eligió esa profesión, en una elección donde diríamos que se dejó influir, como casi siempre, por la consciencia colectiva (sistemas de ideas, sistemas sociales, etc.).

Pues siempre en alguna medida nos dejamos influir,  “inadvertidamente”, por ideas y propósitos que, a menudo, no hemos “hecho nuestros”… es decir, que no nos hemos realmente responsabilizado por ellos, de todo corazón.

Y eso nos termina pasando con cada cosa que “hacemos”. Y en el fondo todas las cosas tienen algo “parecido” al ejemplo del verdugo (ya que no hay grados o niveles en las ilusiones, todo es la misma cosa).

Ya hice algún comentario (aquí) donde empezábamos a comentar y a sentir algo sobre los propósitos o las ideas que hay en torno al famoso acto de “hacer caca”.

Cuando hacemos caca, nuestra humanidad está (diríamos) en un cierto nivel de “desconexión” de la consciencia adorante, un nivel donde hemos automatizado un acto donde nos desentendemos socialmente (mecánicamente) de la caca.

Pero… mientras… la caca es literalmente una “joya”, es decir, es pura vida para muchos microorganismos del suelo y para las plantas (de hecho la caca está repleta de seres vivos).

La caca es un regalo, dentro de la relación que podemos llamar “ecosistema Tierra”, y que es en sí mismo también un regalo (si lo miramos con “Consciencia” más allá de la consciencia).

(Y con esto no estamos haciendo ninguna valoración. Es simplemente “un hecho” en el modo en que hemos construido nuestra realidad física como Mente que sueña universos físicos… y que, con estos universos, se da instrumentos para poder “adorar a Dios” a través de sus creaciones.)

Y bien, este es nuestro universo. Lo hemos creado de cierto modo Nosotros, como seres de luz que tienen poder creativo gracias a ser eso mismo, “seres de luz” (es decir, “hijos” de algo no físico)… y unidos además, todos, con múltiples “espíritus” que ahora desconocemos por completo… pero que son nuestros “hermanos”… en infinidad de “dimensiones”.

Hemos creado este universo en el poder creativo que somos en unidad…, como luz divina creada por el Padre-Amor de toda Luz. Leer el resto de esta entrada »

Lo transicional, II (pensando el limbo con el libro de Urantia)   Leave a comment

imagen corazón en círculoEste texto complementa en parte el primero que hice: Lo transicional I, así como tiene un poco en cuenta otro texto elaborado por David Carrera, y que traje a mi blog aquí con su permiso: Almas en la frontera.

___
_

 

Índice:

– Sin problemas con las supersticiones
– Papel de las revelaciones
– Muerte lenta “del espíritu”
– ¿Manipulación sana del alma?
– Terapias, nuestra identidad y los valores
– Una cuestión sobre ángeles: cuestión sobre el alma
– ¿Qué hay entonces de la personalidad?: los retenidos, y un concepto ampliado de “ayuda”
– Así que… pequeña conclusión sobre los fenómenos transicionales
– La separabilidad de la Mente
– Nuestro condicionamiento: sentidos interiores y visiones como percepción “más directa”
– Es imposible “comprendernos” como mente… además de que no nos gusta que nos toquen la identidad

___
_

 

Sin problemas con las supersticiones

Para lo que más me gusta la revelación “de Urantia”, o para lo que me parece tan “útil”, es para usar su marco conceptual a fin de lograr una integración coherente de todos los “fenómenos”… pues, como sabemos, el problema no es que exista o no exista lo “raro”, las apariciones, etc. (lo que nos dio pie a veces a reforzar nuestro espíritu supersticioso), sino que el único problema es el del propósito de cualquier cosa.

Así, en este sentido, quizá a veces necesitamos jugar, con una mente receptiva, y con marcos conceptuales, y cierta “revelación personal”… para con todo ello poder hacernos a la idea de “cosas más viejas que la Tierra” –como esa fase morontial del ser… y sus mezclas posibles con esta que aquí parece “hegemónica”.

El problema con las supersticiones es el “espíritu supersticioso”… y no los fenómenos en sí… ya que la realidad supera cualquier ficción… y los fenómenos “raros” y las mezclas que deben ser experimentables, en el universo, deben ser infinitas.

Papel de las revelaciones

No hemos de dar por entendido lo que significa “la muerte”.

En realidad, con el tipo de comprensión que tenemos aquí, el “sentido común” sobre lo que significa “los que están muertos” no es claro (una vez que nuestra comprensión se ve sacudida mucho o poco por una revelación cualquiera). Leer el resto de esta entrada »

“Mundo perdonado” y cómo verlo, sentirlo (con El Libro de Urantia): la evolución. Una nota sobre Urantia   Leave a comment

imagen corazón en círculo

Paradójicamente, “pensar” a veces también puede servir para perdonar, o para abrir camino hacia el perdón… para abrir espacios para el perdón.

No por nada ocurre que, desde haber encontrado el curso de milagros o Ho’opono-pono, ya mucha gente nos habremos hecho a la idea de que “la verdad” de toda esta historia iba a ser de entrada esa (el perdón).

Es así. Así lo vamos comprobando cada vez más y mejor: que el “fin último” de cualquier cosa en el mundo puede encontrarse muy fácilmente dentro del “concepto” de “perdón”, maravillosamente ampliado en su alcance.

¿Qué herramientas tenemos para ver “mundo perdonado”, para ayudarnos a sentir y ver “mundo perdonado”?

Como ya sabemos, la principal es la “visión interior”, es decir, esa forma de ver comprensiva, “amplia”, a la que podemos unirnos si queremos y que debemos aplicar a nosotros mismos, a nuestra vida, cuanto antes -y la cual podemos “pedir” desde dentro (esa ayuda a la visión que tradicionalmente era llamada “Espíritu Santo”… esa alegría certera, esa paz interior).

Esta “visión” es pues la guía principal para poder ver “mundo perdonado”, y para así no sufrir tanto viendo o sufriendo guerras, crisis… -aunque sí que seamos “conmovidos” al ver o experimentar cuerpos destrozados, violencia, etc…

Y con esta visión basta.

Pero…, también tenemos revelaciones, textos que nos ayudan en ese sentido, pues apuntan a aumentar cierta posible perspicacia espiritual*.

Estos textos como sabemos son recibidos por personas que normalmente no se lo esperan, y a veces los reciben en estados bastante extraños para la lógica del mundo.

Son recibidos en conexión con -digamos rápidamente- “la fuente de las fuentes”, la Unidad o la fuente de la simple inspiración y el conocimiento cósmico que tenemos unificadamente ahí dentro esperando, en nuestra Mente.

Uno de los textos estrella en este sentido es El Libro de Urantia.

Hace muchos años no se me habría ocurrido que el tema de “la evolución” principalmente sirve para “perdonar”.

Es decir, que eso de observar “lo evolutivo”… eso de “pensar evolutivamente” sobre las cosas, la vida y las sociedades, etc., nos iba a servir sobre todo para poder “ver perdonadas” las cosas y el mundo… para poder perdonar toda esta nuestra “creación”… todas estas historias en este planeta y otros…, todos nuestros modos de “civilizar”… todas las civilizaciones en su potencial “progresivo” hacia “algo más espiritual”.

Es sabido que, cuando vemos las cosas de forma aislada -no relacionada– nos rechinan o nos molestan mucho más.

Así funciona la demagogia usual que todos experimentamos en estas sociedades en las que vivimos y que son todavía tan tan primitivas, espiritualmente hablando -donde tanto manipulamos actuando sobre las emociones de la gente.

Y es que no hay nada aislado.

Si leemos simplemente la palabra “esclavismo”, lo lógico y “ético”, a estas alturas, es que experimentemos simplemente un rechazo. Por supuesto.

Pero, mirando a lo largo de la historia, vemos cómo este Libro de Urantia (ELU) lo pone en perspectiva.

Y no es que con ello vayamos a disculpar “el esclavismo”, sino que lo ponemos en perspectiva. Y, viéndolo así, vemos por ejemplo que, antes de la llegada del esclavismo, los prisioneros de guerra eran asesinados y ya está.

Una cosa que parece del todo imperdonable (esclavismo), viéndola en un marco mayor, puede parecer “más humana”.

Una vez que la historia del esclavismo casi ha acabado (aunque hay muchísimos esclavos aún)… vemos que, muy en general, en la historia de los humanos que aparentemente “evolucionamos” en estos sueños mentales que proyectamos en estos tipos de planetas… vemos que… cosas como esta, tienen de cierto modo un papel.

Y de observaciones y “perdones” así, como este, está regado todo este gran libro de ELU. Y claro, por eso esta revelación resulta a menudo muy “iluminativa”, en muchos tramos.

Igualmente podemos observar con menos aversión cosas como “la guerra” (la guerra en general, no las de ahora… tan disonantes y potencialmente tan regresivas).

Saliendo ya un poco del tema, para invitar más a hojear este maravilloso libro de vez en cuando, invito a leer esta cita de las muchas interesantes y simples que hay en ELU. Es sobre el fuego:

«El fuego fue un gran civilizador, proporcionando al hombre el primer medio para ser altruista sin perder nada, pues le permitía ofrecer unas brasas ardientes a un vecino sin despojarse de nada. El fuego de la casa, que era cuidado por la madre o la hija mayor, fue el primer educador, pues necesitaba vigilancia y seriedad. El hogar primitivo no era un edificio, sino que la familia se reunía alrededor del fuego, del hogar familiar. Cuando un hijo fundaba un nuevo hogar, se llevaba una tea del hogar familiar. ELU.69:6.3»

___

* En general también la tan maltratada Filosofía ya tiene ese potencial de “amplitud”…, pues al intentar abarcar, al intentar abrazar todo (por ejemplo dentro de un sistema de conceptos unificado y unificante) podemos -en potencia- lograr un cierto espacio de paz… hacernos a la idea de una paz superior… logrando un espacio desde el cual podamos discernir mejor nuestras opciones, los posibles.

12. La vía del corazón. Lección 12. Jeshua – Jayem   Leave a comment

En el siguiente audio está la lección y la sección de preguntas y respuestas:
Ir a descargar

imagen corazón en círculo[- Para más información, ver el índice dedicado a este libro en esta web. En él se puede encontrar el enlace al libro completo en formato texto.]

Lección 12

Ahora, comenzamos.

Y de nuevo, saludos para vosotros, queridos y santos amigos.

Una vez más venimos a morar contigo. Una vez más venimos a celebrar contigo. Una vez más, venimos a morar con la Santa Mente que es la Filiación. Venimos a morar con nuestros hermanos y hermanas, y venimos como hermanos y hermanas. Y ciertamente, venimos a morar en ese proceso por el cual la Filiación está recordándose a Sí Misma como el Hijo —lo cual es digno de contemplarse. Ciertamente, queridos amigos, soy alguien que viene para, en esta obra en concreto, servir como portavoz principal, y así, a través de este mi querido hermano, compartir contigo lo que ya está dentro de ti.

Vengo —venimos— para unirnos contigo, que has elegido responder a una cierta llamada para hacer prosperar una expresión creativa que pueda significar, para el mundo, la sola Verdad que puede liberar este mundo. ¿Liberarlo de qué? Del miedo, y de todas las criaturas que el miedo engendra: culpa, deshonestidad, indignidad, limitación, la necesidad de sufrir, el juicio… y la lista sigue y sigue. Leer el resto de esta entrada »

9p. La vía del corazón. Preguntas y respuestas de la Lección 9. Jeshua – Jayem (sobre el perdón y las cuestiones que llegan a la mente)   Leave a comment

imagen corazón en círculo[- Para más información, ver índice de entradas, puntos 6 y 2G
– En diciembre 2015 hice una revisión de la traducción de este primer libro de La Vía.
– Aunque la traducción había quedado bastante bien en el 2014, aún había algunas cosas más o menos claramente mejorables en cuanto a la transmisión del significado del texto en inglés (dentro de que el objetivo es fundamentalmente transmitir el sentido lo mejor posible).
– Para ver el PDF entero actualizado ver el índice enlazado arriba, punto 6 (y la carpeta con todos los textos en Google-Drive que también enlazo en el índice)]

 

Lección 9. Preguntas y respuestas

Pregunta: ¿es necesario, Jeshua, volverse para mirar los demás aspectos de nosotros mismos y pedir perdón por los errores que sentimos que hemos cometido?

Respuesta: esta es una buena pregunta, muy buena. Me alegra que la hayas hecho. Quiero sugerirte que transcribas esta cuestión y la respuesta que te voy a dar, y se la envíes a este mi querido amigo, y a su pareja, y les digas que he sugerido que sería del todo apropiado incluir la pregunta y la respuesta en su próxima comunicación con todos sus amigos.

Ahora bien, ¿es necesario volverse para mirar aquellos aspectos de nosotros mismos, y pedir perdón, volviéndose hacia aquellas voces en la mente? ¿Es necesario volverse hacia ellas para poder provocar cierto tipo de sanación? Escucha muy cuidadosamente: no hay, en Verdad, nada que sea necesario en sí. No hay nada grabado en piedra que deba alcanzarse para poder hacer que se dé la sanación, excepto una completa e incondicional autoaceptación. La manera en que cada mente llega a esa meta será única y algo diferente. ¿Y por qué es esto así? Porque cada mente emplea la libertad de su poder, su libertad de consciencia, para crear una espiral que aparentemente la aleja de su profundo sentido de unión perfecta con Dios. Leer el resto de esta entrada »