Archivo para la etiqueta ‘propósito de los mundos

¿Juicio y justicia? ¿Por qué tenemos tantos problemas con los conceptos de juicio y de justicia, en su sentido espiritual? (Invitación a la revelación de Lorber)   Leave a comment

portada de un audio en ivoox sobre la revelación de Lorber

Portada del audio al que nos referimos en este texto; es un audio en mi programa, en ivoox, donde leemos entre otras cosas este libro de Lorber. En este episodio ha aparecido el tema del juicio de forma muy clara

¡Misterio resuelto!

Vamos a hablar de este tema tan relevante,
sobre el verdadero sentido del concepto de “juicio”;
y esto nos sirve de invitación a la revelación de Lorber,
tan antigua y tan aclaradora en algunas cosas
(la imagen que acompaña a este texto
es de uno de los últimos audios que he realizado para mi programa en ivoox, y que corresponde a una parte de la lectura del libro sobre el que hablaremos aquí abajo, ya que apareció de forma muy clara el tema que tratamos).

¿Por qué el misterio está resuelto?

Pues porque la realidad no nos condena…

No lo hace ni aquí, en lo físico, donde estamos…
ni tampoco en el estado mental en el que nos encontremos, quizá,
cuando estemos sin este tipo de cuerpo físico.

La realidad… decíamos… no nos condena…
sino que solo nos ofrece oportunidades para elegir,
y, con ellas,
somos nosotros mismos los que nos autocondenamos o no.

Esto se dice muy fácilmente,
está claro,
pero luego…
luego todas las apariencias, todo en la vida (gran parte del proceso de pensamiento interno, etc.),
todo ello…
nos hace culpar a las circunstancias,
o a la vida, o a los demás…
acusando a lo que sea,
de que son ello o ellos los que nos condenan o nos condenaron…
a nuestra miseria
(a una miseria siempre muy particular, por supuesto…
muy particular de cada cual…
en los infinitos aspectos y matices del ego o actitud egoica…
y de sus ideas…
en su actitud “mental-separadora”).

Y bien,
hablábamos de oportunidades
y son pues oportunidades de expresión de libertad
de “efectuar la libertad”.

De ahí que tengamos tanto miedo y tanta confusión
con el tema de la justicia como concepto espiritual-religioso.

El juicio es una tensión,
es como un aporte de tensión…
de la tensión que ya de por sí conlleva el hecho de “tener una oportunidad”,
y que a veces nos introduce como en un “embudo”
(por ejemplo, parece que las enfermedades,
los accidentes o los ataques…
a menudo conllevan tales “situaciones embudo”,
por lo cual a la persona no le queda otra que elegir…
“elegir vida”, etc.)…

Es decir,
el juicio en realidad es una presentación,
más o menos clara,
de la necesidad de elegir,
y para ello, lógicamente, se presentan disyuntivas…
lo cual es, desde luego, algo que estresa o tensa a cualquier persona 🙂 .

Entonces, en apariencia,
visto desde una mirada ingenua,
es decir, desde nuestra mirada digamos “normal”…
la mirada ignorante que nos caracteriza a todos por defecto… por el mero hecho de estar en un cuerpo físico…
…desde la perspectiva “ego” o “ego-víctima”…
nos parece ilusoriamente que tales situaciones
nos llegan desde fuera de nosotros…
pues todo ha de representarse de alguna manera,
simbólicamente,
una vez que estamos aparentemente fuera de la Unidad central,
soñando…
(es decir, “proyectando”… en y como esos circuitos cósmicos que en el fondo somos…)…
…soñando…
algún mundo de cuerpos separados.

Entonces,
al ser nosotros, en realidad,
mucho más “grandes” de lo que nos pensamos que somos*…
somos nosotros mismos
los agentes que, en el fondo,
hacemos que se “condensen” o se coagulen
esas “oportunidades para elegir”,
es decir, en general el “juicio”…
que es representado quizá en partes o en etapas que podemos llamar también “juicios”.

O bien, lo podríamos decir así:
el campo en el que estamos… la materia…
…un campo que en realidad ya es en sí “juicio”…
este campo…
se pone en tensión
para así poder presentarse en su verdadera naturaleza,
que es la de ser un campo para la “elección espiritual”:
vida-muerte, amor-miedo.

Nos vemos, pues, confrontados a elegir.

Y en el fondo todo lo que vemos aquí,
en la materia,
está enfocado en facilitar eso (el propósito “divino” es “final” y es “origen”).

Y al parecer,
y tal y como comprendemos gracias por ejemplo a esta vieja revelación de Lorber
(que también parece que vamos a tardar siglos en asimilar colectivamente,
como especie destinada a la Luz)
…al parecer, decíamos…
todo lo que sucede en la “transición hacia la vida eterna”
(en el más allá de lo físico),
también va a estar facilitando ese mismo proceso de “representar juicio”. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Armando las piezas del estado del planeta: La información del libro de Urantia como contexto de nuestra revolución tecnológica, de la existencia de ayuda suplementaria “extraterrestre”, y de la naturalización de medidas antihumanas de toxicidad sistemática: radiaciones, guerra de sexos, etc.   Leave a comment

( Enlace al audio en ivoox con la lectura de este texto )

foto-árbolesVenimos hablando del aviso que se nos da, a los humanos, sobre las tecnologías que no controlamos y que están relacionadas con el gobierno global del planeta y con el proceso natural de espiritualización de nuestras mentes*.

El libro de Urantia nos da la base con la cual podemos pensar este mundo y los extraños automatismos que vivimos hoy.

Vivimos en una especie de continua revolución tecnológica que en parte está dirigida por nuestra compulsión a comprar y a renovar aparatos (los automatismos del “mercado”).

¿Pero de dónde surgen las decisiones, las ideas y las tecnologías que realmente se implementan a través de esa renovación revolucionaria o casi revolucionaria que nosotros, casi como hormigas, activamos comprando “libremente” en el supuestamente “libre” mercado?

Es decir, ¿de dónde surgen las ideas, las decisiones… de que un momento concreto es el momento para implantar por ejemplo una nueva red de “radiaciones”, como las que en el fondo están implicadas en la existencia de la fibra óptica, wi-fi, etc.?

Mientras los aparatos se renuevan, se introducen nuevos tipos de ondas, antenas, radiación, etc., que no sabemos si son cosas que se están realmente entendiendo, regulando… si se están evaluando los efectos, las consecuencias (biológicas, físicas, mentales…).

Entonces, el libro de Urantia (ELU) nos puede servir de base para poder contextualizar esta especie de “política automática” en la que vivimos, y en general para contextualizar nuestro mundo, la experiencia del mundo a la que a veces parecemos abocados.

Entre las bases conceptuales que nos da ELU, creo que hay que tener en cuenta esto:

1. La rabia acumulada que pudieran tener Caligastia y sus posibles “amigos”, ya que les dejaron sin muchas personalidades que les servían de ayuda (las personalidades llamadas “seres intermedios” y “ángeles”, ya que algunas de esas personalidades –de estos tipos– se pusieron a su servicio, pero ya habrían sido retiradas).

Aclaremos que Caligastia es un personaje que ELU nos revela como un elemento fundamental para entender nuestra historia concreta humana (en parte la existencia misma de la civilización, y cosas así de fundamentales).

Es decir, este personaje entra dentro del esquema normal de evolución planetaria, ya que fue el administrador espiritual “jefe” en una etapa temprana de esta “evolución de la consciencia” que vivimos aquí los seres inteligentes –aquí y en todo mundo o sistema de realidad habitado–.

Este administrador quiso llevar por su cuenta los planes de elevación de la mente en este mundo, rompiendo el guión de evolución progresiva, etc. Y aunque ELU revela que el poder de este administrador ha sido ya anulado en parte… no lo está totalmente… ya que sigue existiendo (y aunque no siguiera existiendo, sus conocimientos y sus propósitos podrían estar parcialmente en sus asociados, de los que ahora hablaremos).

2. Caligastia es un gran experto en biología, por así decirlo.

Es decir, es una especie de experto en genética, y de una manera que nosotros nunca podremos alcanzar como seres humanos, es decir, a unos niveles que no comprendemos, ya que tienen que ver con el manejo técnico de la sutil correlación entre la mente y el cuerpo.

Recordemos que los seres como los de la orden de Caligastia han de estar formados en las técnicas llamadas “de repersonalización”, que son utilizadas en Jerusem y en ese tipo de esferas. (Estas esferas, a las que aludimos aquí, son las siguientes moradas de nuestra personalidad cuando de alguna manera elegimos seguir la carrera ascendente en lo que podríamos llamar a grandes rasgos “mundo espiritual”.)

3. ELU dice literalmente que muchos grupos de seres superhumanos se quedaron aislados en nuestro planeta tras la rebelión.

Lo dice aquí:

«67:2.5 […] Muchos grupos superhumanos que se encontraban por casualidad en Urantia en el momento de ser aislada fueron retenidos aquí, y al igual que los serafines y sus asociados, se vieron obligados a elegir entre el pecado y la rectitud…».

Por cierto, quizá hemos de recordar o indicar que por ejemplo “pecado” es un concepto en el fondo “técnico” en ELU, que está despojado en realidad de gran parte de la connotación fundamentalmente humana que podamos proyectar sobre él en un primer momento.

Y esto es así  porque el pecado, como concepto en este libro tan “enciclopédico” y global… tiene que abarcar la actitud de unos seres que no son simplemente “mentes mortales” como nosotros.

Esos seres (como Caligastia) están por ejemplo destinados, por su propio ser (un ser que es su función y su formación)… están destinados intrínsecamente, decíamos… a coordinar o administrar esferas como la nuestra, donde vemos que la mente, en general, tiene que vivir (tenemos que vivir) el drama de la evolución o espiritualización. Leer el resto de esta entrada »