Archivo para la etiqueta ‘revelaciones

El corazón de la Tierra: explorando la hipótesis de la Tierra viva… con Jakob Lorber (1847)   Leave a comment

(Enlace al audio en ivoox)

fotografía de florSeguimos abriendo nuestra mente con la revelación de Lorber tras haber empezado nuestras aventuras con las misteriosas moscas aquí.

Ahora vamos a abrirnos a la curiosa idea de un corazón terrestre, que se hace muy plausible si aceptamos otros “axiomas” sobre la existencia real de tres ámbitos distintos (mental, físico, espiritual)… axiomas que son revelados por ejemplo en El libro de Urantia… (o bien, en general es plausible si aceptamos otras comprensiones y certezas que quizá obtenemos de la propia experiencia interna y de otras “revelaciones”).

Como estamos viendo desde que empezamos con esta web y con los canales de audios en ivoox… en general es posible que todo lo que proyectamos, como ideas… es posible que todas nuestras ideas… o conceptos sobre la naturaleza del proceso que posibilita la existencia en forma material sobre la Tierra… es posible que todo, todo eso… sea esencialmente falso* –falso por su propia naturaleza, pues ya nos avisa el mismo libro de Urantia, sin ir más lejos… que todos los marcos finitos de pensamiento son erróneos, sin excepción–.

Entonces, vamos a ir leyendo y comentando, en diversos audios, el libro de Jakob Lorber titulado «Tierra y Luna» (se puede acceder al pdf, parcialmente traducido según avancemos, en el índice 13).

El capítulo 2 lo hemos visto ya en este episodio de comentario, y aludimos a él un poco aquí abajo, en este breve comentario. Y el siguiente, el del capítulo 3, es el que presentamos como cabecera de este texto.

El capítulo 3 se titula: «La localización y la movilidad del corazón de la Tierra».

En este breve capítulo 3 vemos una idea maravillosa, y que parece muy básica.

Se trata de lo siguiente:

Por un lado tenemos la variabilidad de los cuerpos físicos. Por ejemplo, comparemos la firmeza y la solidez de la Tierra, como cuerpo físico… con la flexibilidad o la movilidad que proporcionan los brazos y las piernas al cuerpo humano.

Dicha variabilidad física está relacionada al parecer con otra variabilidad en el ámbito de los centros creativo-gravitatorios, es decir, en el ámbito de los “corazones vitalizadores” (que constituyen, por así decirlo, un principio más “mental-álmico”).

La variabilidad física (cuerpo terrestre, cuerpo animal) obliga a que los “corazones vitalizadores” existan y se relacionen de forma diferente con esos cuerpos físicos.

En el capítulo 1 el libro nos presentó un nuevo concepto de “centro de gravedad”… y por eso en el primer audio de esta serie hemos hablado de un “nuevo” concepto de gravedad.

En el segundo audio también vimos, en parte, eso mismo.

Y ese concepto de gravedad estará relacionado, lógicamente, con el de la “gravedad mental”, que nos presenta el libro de Urantia (ELU).

Esta “gravedad mental” ha de estar a su vez asociada con el “poder creativo mental”, es decir,  con lo que podemos caracterizar en parte como una “activación de los modelos o arquetipos paradisiacos”.

Como revela ELU, dicha activación la realiza la Mente –local y globalmente– a través de diversas “personalidades” espirituales o mental-espirituales, que son creadoras… y dependientes de la Fuente-Centro Tercera.

De esas personalidades somos, en cierta forma, “hijos”… y en parte sucede como si estuviéramos dentro de “gigantescos” úteros, mental-funcionales, de activación de posibilidades experienciales –y sometidos por lo tanto a una arquitectura interna de circuitos mentales y espirituales… y “usando” esa arquitectura–.

Así pues, como vemos, en general este libro nos presenta una visión de la Tierra que ya se puede ver expuesta o comentada en muchos sitios… y que se refiere a ella como una especie de ser vivo.

Dadas nuestras tendencias profundamente materialistas –que tenemos como humanos primitivos que aún somos en nuestra evolución espiritual–, unas tendencias por las que confundimos la “razón” con sus “resultados”, resulta que todas estas afirmaciones sobre la Tierra nos podían parecer increíbles.

Pero, por ejemplo, si entramos en el contexto de los misteriosos conceptos del libro de Urantia (como el concepto de la activación continua de los arquetipos del Paraíso por parte de la Mente)… creo que debemos abrirnos a considerar y sentir lo que nos dice esta revelación de Lorber.

Para terminar, y como ya vimos en la primera presentación de Lorber en esta web, esta persona, Jakob Lorber, a partir de 1840 estuvo escuchando y escribiendo todos los días lo que le decía la Voz interior, de forma muy clara.

Recibió más de diez mil páginas durante unos 24 años, y se trata de una revelación llamada, en su conjunto, «La nueva revelación» (NR).

En estos audios haremos a veces aclaraciones que nos pueden servir… o incluso “comentarios de conexión” con otras revelaciones importantes, como por ejemplo Las cartas de Cristo o El libro de Urantia. (Este último nos da unas informaciones y una “base conceptual” muy rica… que nos sirve para sentir que realmente no hay contradicciones.)

Para ver el índice de estos audios en esta web, unplandivino.net ver esta página:
https://unplandivino.net/lorber

La revelación se divulga en español por ejemplo a través de esta página web, realizada por una persona que además ha ayudado un poco en alguna parte de la traducción –una traducción que, por otra parte, está hecha, al parecer en su mayor parte, por los editores, «Muñoz Moya»–:

https://jlorber-nuevarevelacion.blogspot.com/

Gracias

Anuncios

El animal llamado «mosca», visto espiritualmente. La sorprendente revelación de Lorber (1800-1864)   Leave a comment

(Enlace al audio en ivoox)

fotografía de insecto

Con este texto invitamos a una nueva serie de audios, que esta vez son para leer y comentar una sorprendente revelación, la de Lorber (veremos más sobre ello, abajo).

Si ya es increíble lo que encontramos o sentimos al pensar superficialmente sobre la naturaleza… al pensar “científicamente” (acumulación de millones de años de convivencia de animales deseando sobrevivir, expresar…)… imaginemos lo sorprendente que sería echar un vistazo –hasta donde nos permita nuestra intuición– en las intrincadas relaciones internas fundamentales y que sostienen todo:
los ámbitos y circuitos del espíritu y la “mente”…

Ese vistazo es a lo que nos invita este libro canalizado hace más de 150 años por Jakob Lorber, que escuchaba la voz interior tan tranquilamente como la escucharon otros ejemplos célebres posteriores, relacionados también con el dictado de libros importantes (el caso de Helen Schucman con el curso de milagros, etc.).

En este episodio sobre la revelación de Lorber (el #2 de esta serie) leemos y comentamos el prólogo y los dos primeros capítulos del breve texto titulado “La mosca”.

En este inicio aún no se puede captar del todo la dimensión espiritual de animales como la mosca… con toda la fascinante información que nos va a dar en los siguientes capítulos de este breve librito, y que nos invita a aguzar nuestra intuición –es decir, nuestra perspicacia espiritual, nuestra propia comunión con el espíritu original de la vida… y nuestro “despertar” real siguiendo activamente su guía–.

A partir de 1840 Lorber estuvo escuchando y escribiendo todos los días lo que le decía la Voz interior, de forma muy clara.
Le dictó más de diez mil páginas durante unos 24 años, y se trata de una revelación llamada, en su conjunto, «La nueva revelación» (NR) –para la cual iniciamos un nuevo índice en esta web: aquí–.

En estos audios haremos a veces aclaraciones que nos pueden servir… o incluso “comentarios de conexión” con otras revelaciones importantes, como por ejemplo Las cartas de Cristo o El libro de Urantia.
(Este último nos da unas informaciones y una “base conceptual” muy rica… que nos sirve para sentir que realmente no hay contradicciones.)

La revelación se divulga en español por ejemplo a través de la siguiente página web, realizada por una persona que además ha ayudado un poco en alguna parte de la traducción –una traducción que, por otra parte, está hecha, al parecer en su mayor parte, por los editores, «Muñoz Moya», y en muchas de sus partes parece bastante legible, está muy bien… aunque no ocurre así en todos los textos que podemos hojear de Lorber y que nos brindan estos mismos editores–:

https://jlorber-nuevarevelacion.blogspot.com/

Gracias

Invitación a leer uno de los documentos sobre nuestros espíritus interiores (El libro de Urantia: doc. 110)   2 comments

almendro en flor

Almendro en flor, 2016, centro de España, invierno.

(Este documento del libro de Urantia, que trata sobre nuestros espíritus, es el nº 110; y la lista con todos los capítulos en formato audio y otros enlaces se puede encontrar aquí.)

El libro de Urantia, como cualquier revelación, da algún tipo de detalle sobre el objetivo de nuestra “búsqueda”… o a veces suscita intuiciones a ser completadas por nuestros espíritus [esos espíritus que en el libro de Urantia se llaman Ajustadores, y que están destinados a ser una sola unidad con nosotros, indistinguibles… –y de los que por tanto diríamos que “son nosotros”].

De este objetivo dependen en realidad (o cuelgan de él) todos nuestros “deseos” en la Tierra, todas las preocupaciones aquí, etc…

El logro final -una cierta FUSIÓN- amplía por un lado:
– nuestras capacidades como personalidades (personalidades cuya “definición” y cuya existencia “eterna” consiste en integrar cuerpo, mente y espíritu)…
– y amplía también las “capacidades” de ese “fragmento” divino, o espíritu interior, que nos habita para de cierto modo permitirnos que podamos elegir ya “salir de toda ilusión de separación”…

Por tanto, es así como “crece” aquello que ya es pleno (“Dios”), y que solo puede extenderse, crecer.

El logro de la fusión realmente pone fin a “La Búsqueda”.

Este “logro” no tiene por qué suceder en este cuerpo, ya que, como se ha revelado desde siempre en este planeta… : “En la casa de mi Padre hay muchas mansiones [o moradas]”.

De hecho, se nos revela (y vemos patentemente) que lo normal es que no suceda aquí, en las tierras, en los planetas… pues, como confirma esta revelación, existe un tipo de muerte “en explosión de luz” que es el resultado visible de esa fusión cuando esta tiene lugar en un planeta como este.

Por eso -entre otras cosas- nos contaba Cristo-Miguel en su curso de milagros que el conocimiento pleno no es posible en esta Tierra.

Y por eso las revelaciones vienen para invitarnos a “retirar todo miedo”…, y en particular vienen con ciertos datos más concretos, como aquellos donde informan de que existen ciertas “etapas” en una cierta progresión (y recordemos que “desde Dios” ya todo ha sucedido en gran medida, y que por eso se puede esbozar algo sobre la estructura de lo que la Mente Que Sueña ya se ha inventado en tanto que camino cíclico de vuelta a la Unidad).

En esas ciertas etapas seguimos de cierto modo “progresando”… pero como personalidades -si así lo elegimos-, y en mundos más “espiritualizados”.

Así que la fusión puede ocurrir (nos la fabricamos) a veces desde aquí mismo, desde nuestro cuerpo más terrenal… y diversas tradiciones tienen registrada una especie de explosión de Luz. En la tradición budista y seguro que en muchas otras existe esto… así como se alude a ello con los “carros de fuego” bíblicos, que precisamente son los citados (ver abajo) en el libro de Urantia como ejemplo de ese tipo de “explosión de Luz” que sustituye a la muerte cuando los seres están muy “espiritualmente integrados”.

Ese “logro”, ese evento de la fusión, es pues el mayor regalo que buscamos… es pues el hecho de “fusionar” con una especie de “parte” del Dios central prepersonal…, esa parte que ya habita en todos los humanos normales -en este estado de la evolución del sueño terrestre… tal y como también se revela en este libro.

Así que, volviendo atrás:

– por el mero hecho de estar aquí, ya vemos que tenemos y que fabricamos la experiencia de “ser personales” en un mundo finito. Para eso es todo este espectáculo cósmico de estar aquí, cada mente, proyectando universo, pulsando en esa “versión exterior” de Dios (distorsión o desdoblamiento de Dios), a cada instante…

– y sucede que la “Personalidad” Infinita (la Fuente-Centro Primera), que nos dio “todo”… que nos dio todo poder creativo… no puede hacer eso de “ser personal finito” más que indirectamente a través de nosotros. Así que por tanto se nos “necesita” para que de cierta forma “Dios” pueda “verse” a Sí Mismo, pueda individuarse o personalizarse… “viéndose” o “entendiéndose” a Sí Mismo, a Sí Misma, desde este ilusorio “afuera” (el que aquí proyectamos, en la pantalla de la también ilusoria Mente Única).

Estamos pues en la experiencia de “desdoblar fuertemente” dichos potenciales que, de cierto modo, “surgen” como sombras de la divinidad (distorsiones que permiten explorar)… y que dan lugar a las “deliciosas” experiencias relativas a:

– las cosas y la materia (los cuerpos… con esas tan diversas y siempre únicas variaciones que vemos en las especies, hábitats, movimientos, relaciones…),

– la mente y sus significados…,

– lo espiritual y los “valores”… es decir, todo lo que conlleva el hecho de ser para siempre una especie de Relación Única… ya que somos para siempre seres con un solo Origen… y por tanto finalmente con una sola “Confianza”…
etc…

Así que, al final, todo esto es para ofrecerlo como “regalo” cuando la experiencia se va integrando gracias a que damos nuestro simple consentimiento.

Y ese ofrecimiento no es pues ningún “hacer”, sino el reconocimiento del -el agradecimiento por- el regalo del Valor de la Experiencia en sí misma, pura.

«Cuando un ser humano ha terminado los círculos de consecución cósmica [o “logro cósmico” podríamos decir], y además, cuando la elección final de la voluntad mortal permite al Ajustador completar la asociación entre la identidad humana y el alma morontial durante la vida física evolutiva, entonces estos enlaces consumados del alma y del Ajustador pasan independientemente a los mundos de las mansiones, y desde Uversa se emite el mandato que asegura la fusión inmediata del Ajustador y del alma morontial. Esta fusión durante la vida física consume instantáneamente el cuerpo material; los seres humanos que pudieran presenciar este espectáculo solo observarían que el mortal en vías de ser transferido desaparece «en carros de fuego». (apartado 7, documento 110)

Lo transicional, II (pensando el limbo con el libro de Urantia)   Leave a comment

imagen corazón en círculoEste texto complementa en parte el primero que hice: Lo transicional I, así como tiene un poco en cuenta otro texto elaborado por David Carrera, y que traje a mi blog aquí con su permiso: Almas en la frontera.

___
_

 

Índice:

– Sin problemas con las supersticiones
– Papel de las revelaciones
– Muerte lenta “del espíritu”
– ¿Manipulación sana del alma?
– Terapias, nuestra identidad y los valores
– Una cuestión sobre ángeles: cuestión sobre el alma
– ¿Qué hay entonces de la personalidad?: los retenidos, y un concepto ampliado de “ayuda”
– Así que… pequeña conclusión sobre los fenómenos transicionales
– La separabilidad de la Mente
– Nuestro condicionamiento: sentidos interiores y visiones como percepción “más directa”
– Es imposible “comprendernos” como mente… además de que no nos gusta que nos toquen la identidad

___
_

 

Sin problemas con las supersticiones

Para lo que más me gusta la revelación “de Urantia”, o para lo que me parece tan “útil”, es para usar su marco conceptual a fin de lograr una integración coherente de todos los “fenómenos”… pues, como sabemos, el problema no es que exista o no exista lo “raro”, las apariciones, etc. (lo que nos dio pie a veces a reforzar nuestro espíritu supersticioso), sino que el único problema es el del propósito de cualquier cosa.

Así, en este sentido, quizá a veces necesitamos jugar, con una mente receptiva, y con marcos conceptuales, y cierta “revelación personal”… para con todo ello poder hacernos a la idea de “cosas más viejas que la Tierra” –como esa fase morontial del ser… y sus mezclas posibles con esta que aquí parece “hegemónica”.

El problema con las supersticiones es el “espíritu supersticioso”… y no los fenómenos en sí… ya que la realidad supera cualquier ficción… y los fenómenos “raros” y las mezclas que deben ser experimentables, en el universo, deben ser infinitas.

Papel de las revelaciones

No hemos de dar por entendido lo que significa “la muerte”.

En realidad, con el tipo de comprensión que tenemos aquí, el “sentido común” sobre lo que significa “los que están muertos” no es claro (una vez que nuestra comprensión se ve sacudida mucho o poco por una revelación cualquiera). Leer el resto de esta entrada »

¿Qué debió pasar en el planeta con “la magia y los milagros”? Más pistas para entender y “perdonar” el caos que vemos ahora en el mundo, y nuestras reacciones en torno a la religión, el esoterismo, el demonio, etc.: contextualizando los cursos de Jeshua   Leave a comment

imagen corazón en círculoÍndice:

– Perdonar “la mente”, lo intelectual, el comprender
– Bandos planetarios con respecto a la magia
– Las revelaciones
– Disolviendo la memoria del caos en torno a lo esotérico

___
_

 

Empezaba a comentar aquí sobre el poder “perdonador” que tiene esa gran revelación del siglo XX que es El libro de Urantia.

Antes de seguir hablando sobre el tema de este texto, que realmente es apasionante para mí…, tenemos que establecer de nuevo las bases de siempre:

El Amor todo lo abarca, lo trasciende todo, lo abraza todo… el amor confía en todo.

Y en el fondo somos ese amor, que siempre quiere expresarse aquí desde esa posición invulnerable.

Gracias a estar dispuestos a vernos como hijos de ese amor… como sus criaturas -creadas personalmente por un Ser de Amor que de cierto modo está más allá de toda materia y luz física-, gracias a eso, podremos ver como hermanos a todos los demás.

Ese movimiento en el interior (el de aceptar filiación con respecto a otra simple fuente, única…, con la que podemos asociarnos personalmente y que nos conoce…, y que “no está” en el mundo)… nos permite expandir esa mirada hacia el exterior… y ver cada vez más a todos como hermanos, por doquier.

Esa es la esencia de las mejores revelaciones religiosas o espirituales de siempre, cuyo colofón fue la de Jesús. De esta sabemos que su protagonista no quiso dejar nada por escrito, nada acerca de su persona, ya que por aquel entonces ya sabía que se tendería a hacer una religión personal, una religión de su persona, en vez de hacerla ante todo sobre el mensaje… sobre el anuncio, el aviso, la noticia:

amar o buscar ante todo a Dios dentro… al verdadero creador (que no es este mundo de cuerpos)… para así poder ver a todos como hermanos… como hermanos nacidos de ese mismo Padre Universal. Leer el resto de esta entrada »

“Mundo perdonado” y cómo verlo, sentirlo (con El Libro de Urantia): la evolución. Una nota sobre Urantia   Leave a comment

imagen corazón en círculo

Paradójicamente, “pensar” a veces también puede servir para perdonar, o para abrir camino hacia el perdón… para abrir espacios para el perdón.

No por nada ocurre que, desde haber encontrado el curso de milagros o Ho’opono-pono, ya mucha gente nos habremos hecho a la idea de que “la verdad” de toda esta historia iba a ser de entrada esa (el perdón).

Es así. Así lo vamos comprobando cada vez más y mejor: que el “fin último” de cualquier cosa en el mundo puede encontrarse muy fácilmente dentro del “concepto” de “perdón”, maravillosamente ampliado en su alcance.

¿Qué herramientas tenemos para ver “mundo perdonado”, para ayudarnos a sentir y ver “mundo perdonado”?

Como ya sabemos, la principal es la “visión interior”, es decir, esa forma de ver comprensiva, “amplia”, a la que podemos unirnos si queremos y que debemos aplicar a nosotros mismos, a nuestra vida, cuanto antes -y la cual podemos “pedir” desde dentro (esa ayuda a la visión que tradicionalmente era llamada “Espíritu Santo”… esa alegría certera, esa paz interior).

Esta “visión” es pues la guía principal para poder ver “mundo perdonado”, y para así no sufrir tanto viendo o sufriendo guerras, crisis… -aunque sí que seamos “conmovidos” al ver o experimentar cuerpos destrozados, violencia, etc…

Y con esta visión basta.

Pero…, también tenemos revelaciones, textos que nos ayudan en ese sentido, pues apuntan a aumentar cierta posible perspicacia espiritual*.

Estos textos como sabemos son recibidos por personas que normalmente no se lo esperan, y a veces los reciben en estados bastante extraños para la lógica del mundo.

Son recibidos en conexión con -digamos rápidamente- “la fuente de las fuentes”, la Unidad o la fuente de la simple inspiración y el conocimiento cósmico que tenemos unificadamente ahí dentro esperando, en nuestra Mente.

Uno de los textos estrella en este sentido es El Libro de Urantia.

Hace muchos años no se me habría ocurrido que el tema de “la evolución” principalmente sirve para “perdonar”.

Es decir, que eso de observar “lo evolutivo”… eso de “pensar evolutivamente” sobre las cosas, la vida y las sociedades, etc., nos iba a servir sobre todo para poder “ver perdonadas” las cosas y el mundo… para poder perdonar toda esta nuestra “creación”… todas estas historias en este planeta y otros…, todos nuestros modos de “civilizar”… todas las civilizaciones en su potencial “progresivo” hacia “algo más espiritual”.

Es sabido que, cuando vemos las cosas de forma aislada -no relacionada– nos rechinan o nos molestan mucho más.

Así funciona la demagogia usual que todos experimentamos en estas sociedades en las que vivimos y que son todavía tan tan primitivas, espiritualmente hablando -donde tanto manipulamos actuando sobre las emociones de la gente.

Y es que no hay nada aislado.

Si leemos simplemente la palabra “esclavismo”, lo lógico y “ético”, a estas alturas, es que experimentemos simplemente un rechazo. Por supuesto.

Pero, mirando a lo largo de la historia, vemos cómo este Libro de Urantia (ELU) lo pone en perspectiva.

Y no es que con ello vayamos a disculpar “el esclavismo”, sino que lo ponemos en perspectiva. Y, viéndolo así, vemos por ejemplo que, antes de la llegada del esclavismo, los prisioneros de guerra eran asesinados y ya está.

Una cosa que parece del todo imperdonable (esclavismo), viéndola en un marco mayor, puede parecer “más humana”.

Una vez que la historia del esclavismo casi ha acabado (aunque hay muchísimos esclavos aún)… vemos que, muy en general, en la historia de los humanos que aparentemente “evolucionamos” en estos sueños mentales que proyectamos en estos tipos de planetas… vemos que… cosas como esta, tienen de cierto modo un papel.

Y de observaciones y “perdones” así, como este, está regado todo este gran libro de ELU. Y claro, por eso esta revelación resulta a menudo muy “iluminativa”, en muchos tramos.

Igualmente podemos observar con menos aversión cosas como “la guerra” (la guerra en general, no las de ahora… tan disonantes y potencialmente tan regresivas).

Saliendo ya un poco del tema, para invitar más a hojear este maravilloso libro de vez en cuando, invito a leer esta cita de las muchas interesantes y simples que hay en ELU. Es sobre el fuego:

«El fuego fue un gran civilizador, proporcionando al hombre el primer medio para ser altruista sin perder nada, pues le permitía ofrecer unas brasas ardientes a un vecino sin despojarse de nada. El fuego de la casa, que era cuidado por la madre o la hija mayor, fue el primer educador, pues necesitaba vigilancia y seriedad. El hogar primitivo no era un edificio, sino que la familia se reunía alrededor del fuego, del hogar familiar. Cuando un hijo fundaba un nuevo hogar, se llevaba una tea del hogar familiar. ELU.69:6.3»

___

* En general también la tan maltratada Filosofía ya tiene ese potencial de “amplitud”…, pues al intentar abarcar, al intentar abrazar todo (por ejemplo dentro de un sistema de conceptos unificado y unificante) podemos -en potencia- lograr un cierto espacio de paz… hacernos a la idea de una paz superior… logrando un espacio desde el cual podamos discernir mejor nuestras opciones, los posibles.

2012 rima perfectamente con… tachán… despiporre: noticias, charlas y entrevistas de las últimas semanas. El descubrimiento arqueológico del siglo en la superficie terrestre (Osmanagich)… Ghislaine Lanctôt, Annie Marquier, David Icke…   2 comments

Tenemos a la señora simpática, ex-médico y ex-madre de familia, Dra. Ghis Lanctôt, proclamando en una entrevista de Alish prácticamente que no somos estos cuerpos que vemos… que estamos pasados de moda.

Claro que ella lo dice desde una amplia experiencia: haber tenido ya 4 hijos… haber sido “toda una profesional”… y haber renunciado a ello: renunciado “como es debido”… como es debido solo en la esfera de lo “políticamente correcto”… dentro de lo alternativo, o lo alternativo tirando a “nueva era”… eso que tanto hemos amado y que tanto nos ha servido (o quizá simplemente también lo dejó porque le apetecía 🙂 ).

Pero, en el fondo, da igual renunciar o no del todo a las cosas en la forma, en el mundo del “hacer”… da igual pues desde todos lados se puede “trabajar”, es decir, se puede “perdonar”… incluso desde una guerra, en casos extremos.

Como “sabemos” por el Curso de milagros (UCDM)… la renuncia importante es sobre todo a nivel mental, dándose cuenta, obviamente, de que no hemos renunciado a nada cuando renunciamos jubilosamente a lo que antes tanto nos ataba (algo muy fácil de decir, no tan fácil de experimentar “desde el corazón”…); o bien… dándose cuenta de que lo esencial no era lo que parecía suceder de “malo”: por ejemplo ejerciendo “como médicos”, al estar la institución médica al servicio de la mafia farmacéutica (Ghis dijo).

Qué difícil renunciar a cosas con alegría… sin sentir resentimiento… de forma espontánea… o qué difícil renunciar al juicio de “tengo que cambiar el mundo porque está tan mal…” —tan identificados como estamos con el sistema de pensamiento del ego, ese que tanto sirven los cuerpos para implementar, para “enactuar”: separación, ataque, muerte, miedo…

Es decir, que no importa en absoluto, o al menos no hace falta, “teóricamente”, tener la experiencia de esta doctora para poder volverse felizmente “locos”, es decir, simplemente felizmente felices (invirtiendo la locura del mundo, y a veces de forma patente, aunque no haga falta…). Pero… pero como no creemos que los pensamientos o creencias sean la base del mundo, mundo que es proyección de nuestros interiores locos que se piensan carentes, vacíos, malos, con miedo, etc. (como nos recuerdan muchos materiales del crecimiento, de “enorme sabiduría”, de “lo esotérico” (Seth, UCDM, etc.))… entonces, normalmente no nos bastará con aquel “teóricamente”.

Hasta que no nos demos mil y un golpes contra las supuestas experiencias “nuevas” (en ciclos siempre iguales hasta que aprendemos que el amor no viene de este mundo… y que no hay que hacer nada…)… hasta que no pase eso… quizá… no paramos. Y así, seguimos y seguimos, encarnando y encarnando… cansinamente… alimentando a los Arcontes (representando el ego de todos, global…)… esos Arcontes que David Icke ha redescubierto, descubriendo la rueda (como muchos de “los gnósticos”).

Annie Marquier, en esta entrevista, una mujer para mí hasta ahora desconocida, nos da la enésima versión del “crecimiento transpersonal”… como habrá tantas visiones y versiones de lo mismo… con más o menos amplitud de miras, astucia… (otra versión rápida: Michael Brown, etc.).

Así que, dice ella, todos tenemos, en su lenguaje (que habla de lo de siempre…)… todos tenemos “memorias activas” de diversos tipos… memorias que nos condicionan en el comportamiento, y que una vez fueron “útiles”, es decir, que fueron la única respuesta que pudimos dar ante una situación donde no teníamos aún las herramientas. Y es que la individuación, es decir, la aparente fabricación del ego (en realidad: un programa) como herramienta de enfoque en lo físico… en nuestra especie… es realmente a trompicones… caos… como hay pocas…: una estupidez increíble.

Y… tal y como podríamos decir pensando en cosas como el método Feldenkrais…: es esa una respuesta, esa “única respuesta”… es aquello que provoca, por así decirlo, un determinado “nudo”, nudo que también se puede ver en lo corporal: en lo corporal-cinético-mental.

Y es que, en definitiva, eso sería la humanidad, en este estado tan brutalmente caótico que representa de lo lindo el origen de este universo (la necesidad de proyectar caos, muerte y destrucción en cuerpos fuera, intentando que las mentes se crean separadas como nunca…)… eso es la humanidad: adquisición (actualización) de traumas-base que existen en realidad programados a niveles mentales (la envoltura de lo que luego será “lo físico”)… de un ego, unas estructuras egoicas… y, luego… los apaños que toquen y puedan hacerse… para deshacer todo… como podamos, sin destruir, ofreciéndoselo al “Espíritu Santo” (el canal de regreso a la Fuente…), para que lo use en favor de ésta, es decir, en favor de Dios (es decir, entonces… no se trata de “como podamos”… sino más bien…: como podamos “dejarnos hacer”).

Unas memorias, inercias, por tanto… que nos dificultan el aquietarnos…… que nos hacen difícil ver, sentir la Presencia que en realidad somos y que apunta al despertar unificado de toda mente…: nos hacen difícil ver que podemos siempre preguntar al alma —si abrimos un hueco para ello…—, viendo, así, que podemos escucharla: escuchando el susurro del alma… frente a ese ego gritón, el de las inercias y los condicionamientos… el del “programa”, en general —de la supervivencia, en particular, etc.

La pirámide, estilo egipcio (Giza), más grande de la superficie terrestre —tal y como ahora vemos (soñamos) ésta— estaría en Bosnia —y lleva años descubierta (junto con las correspondientes compañeras).

El sueño de universo, en esta parte del universo físico… tan serio él… muestra nos una vez más, aquí, con esto… unos niveles cósmicos de “ridículo”… pues ¡cómo podemos tener delante de las narices algo tan colosal como esto… y ni inmutarnos!

El caramelo del misterio avanza; será la ambigüedad del ego, será la época de la revelación (apocalipsis)… que va a toda máquina… o eso parece. Mientras, ese “jinete” de la revelación, del “apocalipsis”… el llamado ‘Ciencia’, responde represivamente ante semejante descubrimiento (ridículo increíble, como siempre, pero ahora “más”…, pues…: ¿cómo se puede “estar en contra” de una pirámide colosal? 🙂 Es para reír, por no llorar 🙂 ).

A lo que potencialmente apuntan todos estos increíbles “misterios” revelados… o todas las conspiraciones resolviéndose y revelándose de un tiempo a esta parte (con ET’s y de todo, bien reales, incluidos)… etc.… a lo que apuntan… sería a lo mismo a que apunta todo aquí…: que nosotros estamos soñando esta “tontería” de sueño (de manicomio)… y solo para perdonarlo todo… solo para “despertar”, perdonando todo esto que nunca ocurrió, en ningún nivel.

Claro que… nos quedamos fácilmente enganchados en la fascinación por “las nuevas verdades”…, la fascinación rápida por cómo la verdad “fertiliza” el campo del ego… lo remueve, lo retuerce y lo renueva… fascinados por la “creatividad”… la extensión del universo… su riqueza (en él realmente todo es posible, porque en realidad nunca pasa nada)…, la extensión de las capacidades de la consciencia… de los cuerpos que lo pueblan con sus consciencias en diversos tipos de granjas de egos… (unos cuerpos que, por cierto, conectados con pirámides… seguramente deben poder “hacer maravillas” en cuanto a “viajes astrales”… en cuanto a la conexión cosmos-Tierra… o en cuanto a “reencarnaciones a la carta”… etc., etc.).

Y es que “Despiporre” rima perfectamente con… “Dosmildoce”.