Archivo para la etiqueta ‘secretos

La necesidad de instituir un “permiso” para ser padre/madre   2 comments

[Botón para escuchar la lectura de este texto desde aquí:
Ir a descargar ]

parque

Otro de los rasgos más tragicómicos de nuestra sociedad quizá sea el de que no tenemos una educación profunda y divertida para los “futuros padres” en torno a lo que conllevan los niños.

Y el ambiente que absorben los niños de pequeños es muy importante (literalmente lo absorben).

Esto es tragicómico porque es como una inmensa muestra de masoquismo generalizado, relacionado quizá con esa extraña frase hecha que dice que “el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”.

Es tragicómico tener un “carnet” o permiso de conducir automóviles, y no tenerlo para los hijos.

Y es que estamos viviendo una gran mentira, porque nosotros no somos animales, es decir, nuestro entorno no es directamente “natural” o “biológico”, sino cultural. Es decir, no salimos de nuestra guarida y nos comemos lo primero que nos encontramos por ahí, como hacen básicamente los animales.

Nosotros interaccionamos primero con un entorno de ideas materializadas e instituciones, y de gran parte de la humanidad casi literalmente se podría decir que “come dinero”.

Igualmente, por eso mismo, si queremos que las cosas funcionen con alegría, armonía, abundancia… no debemos dejar que los padres tengan hijos como los tienen los animales, es decir, “espontáneamente”.

Si queremos vivir en paz no nos podemos engañar: lo humano no es “espontáneo” en ese sentido.

Para nuestro estado humano lo “natural” sería que hubiera mucha comunicación en torno a la crianza, es decir, que los padres tengan una educación profunda, divertida, amable… sobre lo que significa la crianza, el amor, etc., pues, como hemos dicho, está demostrado incluso “científicamente” que los primeros años de los niños son fundamentales*.

Es decir, no hablamos de aplicar prohibiciones o restricciones, como las que creo que hay explícitamente en China en cuanto al número máximo de hijos… sino que hablamos de “saberes”, de sabiduría… es decir, de comunicación amable sobre la realidad de los sentimientos y de las necesidades de los niños y de las personas cercanas a los niños en general. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Un curso de amor. 31. La naturaleza de la mente   Leave a comment

imagen corazón en círculo[— Un curso de amor, compuesto de tres libros en inglés, en sus primeras ediciones, fue transmitido por Jeshua en comunión con Mari Perron, y publicado en el 2001. Aparte de esa edición en tres volúmenes, fue publicado en uno solo, en inglés, en el año 2014.
— Para más información, libros en PDF, y listado de entradas, ver el índice, puntos 4 y 5.
— Elijo publicar parcialmente los capítulos de este modo como método para elaborar tranquilamente, y acceder a, una traducción lo mejor posible de este maravilloso “nuevo curso de milagros”.
— Sobre el uso del idioma en las traducciones y el modo de revisarlas o hacerlas, ver las notas en esta entrada que iré completando.]

Capítulo 31. La naturaleza de la mente

31.1 Hay una sola Mente, así como hay una sola Voluntad. A esto le tienes miedo, pues crees que semejante afirmación amenaza tu independencia, un estado de ser que tienes en alta estima. Sin embargo, esa afirmación confirma más bien tu interdependencia y tu plenitud. Leer el resto de esta entrada »

Publicado 8 mayo, 2014 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Por qué tuvimos y tenemos reyes? Las putas (sagradas o no)…, los reyes… y “los extraterrestres”   Leave a comment

Pedro I de Brasil (wikipedia, cuadro de Agustín Esteve, v. 1800. Fuente: Costa, Sérgio Corrêa da (1995). As quatro coroas de D. Pedro I. Rio de Janeiro: Paz e Terra. ISBN 978-85-219-0129-7)

Pedro I de Brasil con unos dos años de edad (wikipedia, cuadro de Agustín Esteve, v. 1800. Fuente: Costa, Sérgio Corrêa da (1995). As quatro coroas de D. Pedro I. Rio de Janeiro: Paz e Terra. ISBN 978-85-219-0129-7)

De cierto modo una “santa trinidad mundana del ego”, trinidad que no andaría lejos de ser digamos “importante” para este sueño que llamamos universo, en la etapa llamada “Tierra”…, quedaría bien representada en la triada de Reyes o Papas (el Padre), putas (el Hijo) y extraterrestres (el Espíritu Santo).

Hay que tener en cuenta, por cierto, que los actuales gobernantes tendrían de forma similar un estatuto como de “reyes”, o “papas”, en el sentido de que es absurdo el sistema actual, lógicamente, pues no existe realmente una democracia (lo actual es una oligarquía de partidos, y/o una especie de mafia político-económica —similar a los tejemanejes de siempre, se supone, entre reyes y papas).

Hay algo que comparten los reyes o los papas con las putas —o “chaperos”, o “putos”, si es que se les dice así a los del sexo masculino—, aunque… aun compartiéndolo, los reyes (o papas) y las putas están en dos polos de cierto espectro (el mundano, el cósmico-mundano).

Por un lado quizá las prostitutas tienen la capacidad de mostrarnos, si son “buenas” en este sentido “espiritual” del que hablamos… de mostrarnos… que ellas no se sienten cuerpos (ya que en cierto sentido “les da igual”). Y, por tanto, que también nosotros por resonancia podemos alegremente sentir eso, que no somos cuerpos (cosa que en último término es verdad —por eso decíamos de la potencial “verdad espiritual” que conlleva la prostitución, como caricatura de todas nuestras “prostituciones” cotidianas).

Yo no tuve contacto o la fortuna de tenerlo con prostitutas, y menos aún con la vertiente sagrada del oficio, con la vertiente más “espiritual” (aunque en realidad todos estamos casi siempre prostituidos, en todos los aspectos). Eso dicen, dicen que había antes más prostitutas sagradas, pero… quizá en muchos de esos contactos, no necesariamente “religiosos”… el “usuario” del servicio haya salido espiritualmente escaldado, es decir, haya empezado de cierta manera a verse “obligado” a “iluminarse” —aunque nadie nos puede obligar en estas cosas (como bien “sabemos” en realidad todo lo elegimos).

Es inevitable, si es que se puede decir algo sobre esto… es inevitable que suceda algo así, al menos a veces (dicho “movimiento espiritual”)…, tras resonar con alguno de esos seres que, por momentos, pueden mostrar —y realmente “saben mejor” que los usuarios— que no son cuerpos, que ellas, ellos, los que ejerzan la prostitución, no están tan condicionados por nuestras identificaciones carnales (incluso a veces cárnicas 🙂 , y siempre “kármicas”).

Venimos a la Tierra aterrados ante la idea de ser “solo” mente…, y de que encima y para colmo… estamos feliz y verdaderamente solo siendo mentes en la Fuente, en el amor perfecto, en Dios… así que… como egos, diríamos… eh, ¡que no nos vengan putas y chaperos a potencialmente demostrarnos con el ejemplo que solo somos mente —a nosotros, a los egos-convencidos 🙂 !

Así pues, seguramente muchas prostitutas tienen una gran consciencia de la realidad espiritual, que nada tiene que ver con “ser cuerpos”…, y tienen pues una mayor consciencia que el común de los mortales y que la mayoría de los cargos de las diversas iglesias mundiales (obispos, cardenales, etc.).

Igualmente, los reyes, en el espectro mundano, es decir, en la polaridad ilusoria formada por:
— cuerpos
— y “todo el universo”…
… la realeza y en parte el papado de diversas religiones (el poder terrenal más clásico) sería quien, por tradición, debería (si no lo hace) conservar, en vigilia, en la luz de la vigilia humana, y seguramente conserve y se encargue en parte de guardar para sí celosamente… todos aquellos “secretos” de nuestra historia (que ahora de nuevo son secretos a voces, debido por ejemplo a canalizaciones, a buenos textos canalizados, como los de Seth, etc.).

Y, de hecho, la mayor parte de lo que sucedió es secreto, ya que, en realidad, nadie conoce de forma consciente casi nada de nuestra larguísima e ilusoria historia como cuerpos aquí, en la Tierra —donde muchas civilizaciones se han autodestruido, alcanzando niveles “tecnológicos” de cierto modo “superiores” al “nuestro”.

Leer el resto de esta entrada »