Archivo para la etiqueta ‘separación

¿Cómo realizamos la separación entre mente y corazón, en el contexto usual de “maltrato emocional”? Un ejemplo “infantil”: una niña visita una residencia de ancianos   1 comment

[botón para la escucha de este texto desde aquí mismo:]
( Enlace para oírlo y descargarlo en ivoox )

seta

Hemos dicho que vamos a utilizar el ejemplo de un niño, una niña, que va de visita una residencia de ancianos.

Pero, antes de nada, recordemos esto: no hay víctimas, pero que sí hay un trato “malo”, y que por ejemplo el caso del maltrato físico es en realidad menos importante que el maltrato emocional, que está normalizado… y que en realidad podríamos decir que abarca al maltrato físico.

El “maltrato” en general fomenta cierto tipo de elecciones que quitan poder y que quitan de la vista posibilidades… frente a otras elecciones que fomentan la mayor apertura posible de uno mismo hacia sí mismo (hacia “dentro”) y de uno mismo hacia el mundo (hacia “fuera”).

En el caso del maltrato físico, es muy sencillo sentirnos justificados (y más si somos pequeños) en fomentar pensamientos miedosos, de impotencia, y en general “interpretaciones miedosas” del mundo.

Por tanto, eso es “maltrato”, es “hacer el mal”, no porque sea “malo en sí” (pues en realidad la maldad no es verdaderamente lo real), sino porque con esas ideas y actitudes relacionadas con el “castigo” (que son unas ideas y unas actitudes que el maltrato físico de cierta forma intenta “imprimir” en las mentes de todos)… con esas ideas… fomentamos la impotencia, es decir, se fomenta por ejemplo que los niños se sientan justificados pensando que no pueden, que no valen, etc.

En general, el miedo gobierna en cualquier atmósfera de “maltrato”, más o menos, y por ello, por si acaso… para defendernos… para que no nos caigan más golpes o más “incomprensión”… no nos permitimos expresarnos –no nos permitiremos expresar sensaciones, sentimientos, opiniones, etc., ya que no esperamos nada bueno si lo hacemos–.

Y la situación de “maltrato emocional” es lo normal en la infancia, donde, “como son pequeños” hay excusa para no preguntar a esos “pequeños” cómo se sienten, qué opinan, qué les gustaría hacer (aunque luego en realidad eso no se pueda hacer, pero al menos preguntar, “contar con”).

Con los niños a menudo hay “barra libre” para todo. Como son pequeños, todo da igual, y los adultos se han criado en esas mismas atmósferas en las que otros adultos tampoco “tenían tiempo para tonterías”, así es que todo el mundo sigue sin poder hablar de lo evidente.

Entonces, pongamos que un niño, o digamos una niña, para variar, visita una residencia de ancianos.

Quizá siente tristeza.

Quizá esa tristeza es natural, mostrando una especie de duelo.

¿Duelo? Sí, duelo ante una muerte que ya es muy real, pues los ancianos que ya están retirados o apartados en residencias, ya no tienen en gran medida “relaciones personales”… y tampoco son víctimas más que de sí mismos… pues en general son ellos mismos quienes se han hecho eso a sí mismos. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

¿Qué es eso del ego? El concepto de “mundo” (con el que nos matamos y victimizamos)… frente a «la Tierra»   Leave a comment

(Botón de audio para escuchar la lectura y comentario de este texto:)
(Enlace a este audio en ivoox)
bicho¿Qué es esa cosa que llamamos “ego”?

Tomemos un ejemplo, el de la cocina.

Fijémonos en qué satisfacción nos puede dar ese arte de la cocina… esa técnica que hace tanto tiempo es también un “arte”.

Pero… yendo más atrás: Los seres humanos hablamos del “descubrimiento” del fuego.

¿Descubrimiento?

Será nuestra forma de decir: La “domesticación” de ese fenómeno “natural”, claro.

Y entonces, con estas sutiles o no tan sutiles formas de hablar (¿descubrimiento?)… desde pequeñitos aprendemos “ego” muy inocentemente… con los conceptos más simples pero no por ello menos “distorsionadores”.

Por ejemplo, nosotros, como humanos que orgullosamente hacemos civilizaciones (en el tiempo ilusorio)… es decir, que aparentemente estamos recién salidos de “las cavernas” en este ficticio ciclo histórico…
…”reforzamos ego” en la mente cuando colocamos antes el hecho “humano” que el hecho “terrestre”.

Es decir, alimentamos eso cuando, como colectivo de mentes algo enloquecidas (es decir, “inconscientemente” enloquecidas)… ponemos en un lugar prioritario el hecho de que hayamos “inventado” o “descubierto” cosas como el fuego…
… antes que el simple hecho de que haya universo.

Entonces, colocamos eso primero y a veces muy orgullosamente… lo colocamos en un lugar de nuestra mente que está por encima o antes que el hecho de que “simplemente hay fuego”… de que simplemente hay universo donde sentir o usar el fuego.

Entonces, “el mundo” (eso que es como una especie de concepto en el que habitamos… una casa mental construida cuando reforzamos “ego”… y que es un “castillo de naipes” sobre cimientos que parecen ser la nada)…
… el mundo… decíamos…
… es esa acumulación de “datos” (de lo ya dado o regalado)…
… esa acumulación de aquello que es regalado o dado…
… pero que por defecto no es agradecido.

Quiero decir… “mundo” es como un atributo de esa cualidad de no-agradecer –de nuestro “no-agradecer por defecto”.

Es decir, ¿en qué consiste todo ese conglomerado que podríamos llamar “mundo-ego”?

En esta mezcla:
– de no agradecimiento, con…
– acumulación de regalos.

Entonces… recordemos… hemos dicho que “por defecto” no agradecemos. Leer el resto de esta entrada »

El espíritu y lo animal. La base animal para las inevitabilidades humanas. Reconfigurando la dualidad material/espiritual (en torno al libro de Urantia)   Leave a comment

[Este texto leído… en formato audio:
Ir a descargar]

parque

[En este texto tenemos en cuenta o utilizamos, entre otras cosas, El libro de Urantia, Seth y Jeshua o Jesús. Al libro de Urantia lo llamamos ELU; utilizamos lo que se llama “traducción europea” de ese libro (ver urantia.org), y los números que a veces hay en este texto remiten a las partes de ese libro donde se habla de lo que estamos tratando. Por ejemplo el número 42:12.14 remite al párrafo 14 del apartado 12 del documento 42 de ELU.
(Si se quiere ver un texto anterior, en esta web, sobre ELU, y que sea relevante o anticipe un poco lo que aquí decimos, ver este.)]

Este texto a continuación es para tratar sobre la separación entre lo “material” y lo “espiritual”*.

Diciéndolo rápidamente, esa es una separación muy profunda, pero que hay que entender muy bien, pues “lo material” no es simplemente “una cosa tonta” y lo “espiritual” simplemente “una cosa inteligente y maravillosa”.

Para mí es muy instructivo situar esta cuestión en torno a los animales, en torno a “lo animal”… debido a que de cierta manera “materializamos” o “desespiritualizamos” demasiado a los animales (o, por decirlo de otra manera, “los materializamos mal”).

Y para situar la cuestión ahí podemos hablar simplemente de esa sensación de “dolor” que nos puede producir la visión de los animales cuando se matan entre sí para comerse.

Una revelación, como ELU, nos da una herramienta para saber dónde radica realmente la diferencia entre el mundo animal y el humano.

Esa diferencia tiene que ver con la dimensión de lo invisible, la del espíritu… de la cual podemos decir -como se dice desde siempre, en las revelaciones en un planeta como este…- que de hecho es la realidad creadora o arquitecta.

En nuestro mundo humano… ¿qué es lo primero que se nos viene a la cabeza, y que tiene que ver con lo invisible, lo inmaterial?

Son los conceptos, pero por ejemplo unos conceptos que son muy prácticos, por así decirlo, como la valentía o el altruismo.

Parece claro que estos conceptos pueden tener una base animal, y quizá muchas personas a bote pronto pensaríamos que la valentía que vemos en los animales es simplemente la misma valentía que la que expresamos los humanos, y que el “altruismo animal” es en esencia igual que el humano… ya que por ejemplo una madre animal se comporta de forma “altruista” con sus cachorritos –si empleamos ese adjetivo, “altruista”, de forma flexible, claro.

En nuestra atmósfera cultural, que es a menudo tan extremadamente “laica”… no queremos saber nada sobre “el espíritu”, así que para empezar quizá de entrada mucha gente piense cómo acabamos de expresar arriba, con lo que acabamos de decir sobre la valentía, el altruismo, etc.

Y las revelaciones sirven en parte para ayudar a intuir y a “sentir” dónde radica la diferencia.

Así que haremos todo esto utilizando la revelación, es decir, “con mucho avanzado” ya en cuanto a las definiciones mínimas que necesitamos para hablar de “espíritu”.

Mucha gente no solemos contemplar a los animales “con el espíritu”, es decir, y por decirlo para empezar de manera sencilla… en tanto que son una manifestación neutral de un “impulso” o una serie de impulsos puros, “inocentes”.

De este “impulso animal”… ¿qué podemos decir? Constatamos claramente que de alguna manera controla los cuerpos, es decir, controla lo material de los cuerpos… y lo llamamos “instinto”. Leer el resto de esta entrada »

Simplemente un exceso de “dar por hecho el mundo” para negar la individuación como proceso (invitación a la sesión 23 de Seth)   Leave a comment

Este artículo leído (en formato audio):
(Enlace para descargar el audio)
seta

¿Quién ve cuando miramos?

¿Solo uno mismo?

¿Acaso nosotros no estábamos también ahí, cuando aún no veíamos como ahora, es decir, de bebés… cuando solo veríamos sombras y claroscuros… y además por ejemplo solo oiríamos en función del contraste con ese bajo continuo uterino… ese ruido de fondo que debimos experimentar con los oídos en el útero?

Y entonces, ese yo interior que también estaba ahí, cuando crecíamos… ¿no estará también ahora aquí, delante de nuestras narices?

Ya sabemos que la mitad de todo nuestro “problema humano” tiene que ver con cierto tipo de libertad de la consciencia…
con esa libertad que depende de llamar “consciencia” o “mente consciente” solamente a lo que resulta de la maduración del cerebro.

Llega el cerebro,
se individualiza…
y ale,
nuestra consciencia se queda con su tesoro, tira a la basura todo lo demás,
y dice:
“ahora, ahora somos conscientes”,
somos adultos, maduros…
ahora entendemos,
ahora somos… “nosotros mismos”.

Y en gran medida sucede todo lo contrario.

Ese nosotros mismos es ya el dividido, separando mente y “corazón” (es decir, separando la mente del yo interno… ese yo interno que está “pegado al alma”… a ese alma que está “creada” por Todo Lo Que Es… por “Dios”).

Sucede todo lo contrario, decíamos,
pues es entonces cuando comienza el viaje de la mayor ilusión o engaño posible,
en esa adolescencia de tan patente “inconsciencia” o ignorancia…
–aunque por otra parte quizá diríamos que una ignorancia tan fantásticamente ilusoria y “disfrutable”…–…
y que, además, como ya sabemos, es una adolescencia que en nuestro mundo se prolonga por lo menos hasta los 50 años de edad –de un adulto “normal”.

Así que a partir de ahí, con ello,
ya hemos puesto los cimientos a todo “problema”, a todo problema “posterior”…
ya que todos los problemas humanos radican meramente en la actitud mental de…:
“¡primero resultados!”…
en vez de…:
primero proceso“.

En eso consiste esta especie de “sobrevaloración” del mundo. Leer el resto de esta entrada »

¿Qué es “observar”?   Leave a comment

olivo en flor

Olivo en flor, junio 2016

Bien sabemos que “individualmente”, nuestra tarea es la de no ver ninguna “miseria”…, es decir, vibrar dentro y percibir (a uno mismo y a los demás) como espíritu, desde un estado de tranquilidad real… de re-conocimiento real…

Eso es lo que vino a asentar definitivamente la intervención de Jesús y demás seres, con el tema del “reino interior”, la unidad… insistiendo en que la solución real solo podía partir de dentro de los individuos, ya que somos esencialmente seres no-físicos.

Y bien, luego, la gente, a menudo va a “seguir donde está”… pues no se trata de hacer dramas así como así (y la gente está “trabajando”…, o bien están por ejemplo haciendo de “políticos” enlazadores…, o de “abogados”, etc. etc.)… y, por tanto, la “evolución” se hace de forma lenta, y la gente iremos compartiendo mejores vibraciones de unidad… más intención de unidad… que se irá manifestando y ya lo va haciendo… en una simplificación de las formas de hablar precisamente de este concepto de “observación”, que es quizá el fundamental.

Parece entonces fundamental simplificar el tema justo a cuento de la más simple “observación”, que podríamos según el caso llamar “conciencia”, o “cuidado”, o “consideración”…, pues mucha gente ha visto lo que significa realmente el tema del “cuidado”, por ejemplo en relación al cuidado de niños: el cuidado como “observación” que permite, que “deja ser”… que libera, que realmente quiere al otro dando libertad dentro de límites aplicados sabiamente, y teniendo en cuenta profundamente al ser interior de Luz del ser que es “educado” por los padres o los tutores (pues como bien se sabe, a la vez hay que saber limitar también en los procesos donde se educa… saber poner límites con amor… pues somos seres focalizados en lo físico).

Hay pues que facilitar, e incluso encauzar (educar) para que salga “lo real”… es decir, aquello que uno siente desde la unidad, interiormente, que también es el “ser interior” del niño… ya que este es en realidad la misma Luz que nosotros…
ya que somos Luz y “Creadores”… y cada cual tiene un infinito deseo de manifestar eso a su manera y de una manera perfectamente armoniosa cuanto más “a su manera” real se haga esa manifestación.

Pues no hay nadie “intrínsecamente malvado”… como aún parece creer en gran medida nuestra “civilización” primitiva.

Todo, entonces, parece tratar sobre cómo vamos a (de forma natural, “sin querer”)… cómo vamos a “traducir” lo que parecía que había “antes”… hacia unos conceptos (prácticas) cada vez más espirituales de “observación”, donde esa observación (en común… individual… etc….) queda más y más despojada de todo juicio, de toda “negatividad” artificial… para que precisamente se pueda disolver lo que se tenga que disolver para permitirnos crear lo que sí queremos crear “con toda el alma” como nuestra experiencia (más armonía… más conocimiento y alegría en la Tierra).

Pero, para que pueda salir “la emoción retenida”…, muchas veces parece que hay que atreverse a mirar aquello que no queremos mirar… y entonces, dando esa mirada a “lo de fuera” que “no nos gusta”, si lo miramos inocentemente… como bien sabemos… estaremos a menudo en realidad atreviéndonos a mirar nuestras propias creencias (materializadas como sea… en “desigualdades físicas”… etc.).

Como el gobierno del planeta no va a ser entregado, en bloque, directamente y ya, a un “ser iluminado” (es decir, más o menos “perfectamente” conectado cósmicamente con todo el resto de inteligencias espirituales… y todo lo perfectamente conectado que pudiera estar ahora en esta tierra)… entonces, parece que vamos a ser nosotros, casi sin querer, al sanarnos desde adentro… quienes vamos a ir desplazando los significados más “juzgadores” que pueda tener ese simple concepto de “observación”…

“Observación” tendría entonces como dos grandes sentidos:

– uno es protoespiritual.
Este primero sería el sentido de “invitar a la unidad”…
de invitar a la paz…
a observar juntos lo obvio, a unirnos en la observación de lo innegable de los hechos físicos (no de su interpretación),
pues por ejemplo nadie puede negar que, si a uno le pegan una patada, sale un moratón, o “duele”… y entonces… pues casi prefiere que no suceda…
y entonces si la patada se la damos a otro, esa patada también es como que “no nos gusta a nosotros” 🙂 … por muy “inmorales” que seamos 🙂

…así pues, eso, esa “regla de oro”, se generaliza, lógicamente, ya que para eso están las sociedades más o menos civilizadas… y así, hay un modo de invitar a la unión, con motivo de ese “observar”…
que es un invitar a mirar tranquilamente juntos las “desigualdades”, las patadas…
… a verlas juntos con otros…
a ser posible sin interpretaciones… con cada vez menos “juicio” en el sentido de acusación condenatoria…
para que, quizá a la vez que nos limpiamos los juicios contra lo que hemos creado… (soltando emociones sin reforzar los resentimientos)…
… a la vez…
podamos simplemente ser inspirados para hacer “lo mejor”,
es decir, lo que se ajusta a lo nuevo, a lo que hemos elegido…
a lo que queremos cada vez más elegir…
frente al fondo de interpretaciones “antiguas” donde la unidad no cabía.

Socialmente ya se hacen cosas con eso…,
y entonces solo “falta” -como en todo- ver y querer que la inspiración llegue cada vez más y más…
…para hacerlo todo más “desde la unidad”.

Así que todo es “terapia” desde ese momento en que vamos, sí o sí, a mirar cómo “otra gente” observa las cosas… y vamos entonces a verles juzgar (condenar) eso con por ejemplo un resentido:
“no debería haber desigualdad”.

Ponte que lo dice un tal “Pepe”.

Pero, entonces… ahí estamos nosotros, para decirnos:

“mira, Pepe soy yo, es decir:
«ahí voy yo, en forma de Pepe, y Pepe dice que esa desigualdad no debería existir, y sin embargo existe.
Entonces, veo que Pepe en realidad no se une a eso que ve…, para poder elegir realmente desde la unión…».
Entonces, como digo, si vemos que el tal “Pepe” no quiere unirse a eso que ve, no quiere sentir que él es el mismo espíritu que “los buenos” (las víctimas) y que “los malos” (los victimarios)…
no quiere estar “en el mismo barco” que la gente que parece “crear” la desigualdad…
entonces… veo que Pepe se separa de “los malos”…
Y entonces, como el único problema es la separación… yo no voy a hacer lo mismo con Pepe.
Es decir, no voy a juzgar su juicio, pues él es yo.
Pepe es simplemente yo, intentando separararse, y yo me he intentado separar así muchas veces “antes” (yo he intentado “asesinar” la unión muchas veces, igual que Pepe… aunque “eliminar la unión” sea algo imposible).

– Y entonces, el otro sentido de “observar”… quizá diríamos que es el “totalmente espiritual”…
ese que hemos comentado y conocemos
(el de ver “dentro” y “fuera” “solo espíritu”… el de sentir conexión antes de hacer por hacer…
el de sentir la unidad todo el rato “bien”…, y “combinarla” todo lo perfectamente que “se pueda” con “la separación aparente”).

Pero… claro… para invitar a otros a observar, de la forma más neutra posible… pero que no sea insultante para los dolores de los demás… para invitar a mirar de otra manera aquello que aparentemente solo debería llevarnos a la desesperación…, la gente… haremos muchas cosas en torno a esa “observación” y a aquel primer gran grupo protoespiritual de significados de “observar”, “considerar”, “cuidar”… 🙂 …

Claro, es que “colectivamente” las cosas en general van despacio en la ilusión de los cuerpos…, pues literalmente no podemos decir que no existe algo que físicamente es obvio que sí “existe”
(aunque realmente “no exista”, pues “solo el amor es real”…, y realmente no haya ninguna “miseria” en el mundo, sino solo creación y creación tras creación….. donde todos “creamos” según leyes muy precisas… y desde lo que pensamos y vibramos en la profundidad intencional…. — así que sembramos aquello que queremos… en nuestra separación).

¿Cómo ponerse de parte de todo el mundo (y en concreto de los niños) para poder expresar unidad?   Leave a comment

imagen flor[¿Cómo ponerse de parte de todo el mundo (y en concreto de los niños) para poder expresar unidad en todas las relaciones (y así poder creérnosla con todo nuestro “cuerpo-mente-alma” 🙂 )?]

Sabemos ya que, de cierto modo, esa es nuestra única tarea en este mundo:

ponernos a Nosotros Mismos en las relaciones… colocarNos… colocar “Ser”… colocar en ellas algo auténtico de nosotros mismos… siendo quienes realmente somos…
… colocándonos de parte o de lado de todos, en cada relación…
… para elegir re-crearnos en todas las relaciones como nuestro Verdadero Yo… (pues somos literalmente relación; en espíritu ya somos relación, relación ya “realizada” con todo… pero que venimos a sentir como real aquí, al mundo de lo relativo).

Así que hemos venido a poner ese Yo o Ser en todas las relaciones… para expresar nuestro: “estar ya realizados en espíritu como una sola relación”.

Es decir, aquí hemos venido a “ser en unidad y relación” (como dice un lema de Un curso de amor)…, hemos venido a aceptar ser un Yo que acepta que, si existimos, es porque ya desde siempre somos Vida, vida plena… pues fuimos “creados” como Vida… Vida en unidad y relación con todo.

Recordemos por ejemplo que en el curso de milagros, este “ponerse de lado de todos” era expresado con el lema de:

“no ver propósitos o intereses realmente diferentes en nadie”…

… es decir, no querer sentir que REALMENTE los demás tienen DIFERENTES intereses… diferentes propósitos…
… pues el propósito o significado profundo y real de toda cosa es, como “sabemos”, uno solo:
…”el amor”…

… el propósito o significado del “amor”…

… la “energía” más allá de todas las energías… la energía que ya abraza e integra todo, sin nuestra intervención “consciente” ni nuestro esfuerzo… que ya lo trasciende todo… y que en el fondo todos somos… en unidad. Leer el resto de esta entrada »

Nuestro “ser original” y el nuevo tiempo sobre la Tierra, a partir de Un curso de amor (citas, etc.)   Leave a comment

imagen florRelacionarse desde nuestro “ser original” es igual a:
“ya estamos realizados” =

= “se acabó el tiempo de los intermediarios”
(el último intermediario fue lo llamado “Espíritu Santo”) =
= llega el tiempo de “vivir en unidad y relación”, compartiendo en cada relación quienes realmente somos… para poder ser quienes realmente somos.
[
para los textos del curso de amor, mirar el índice de entradas]

Lo que sigue nos puede servir para saborear hacia dónde vamos con el curso de amor (hacia apuntarnos al “nuevo tiempo” en esta Tierra… donde ocurre que, como nunca antes… 🙂 … ya no hace falta “la muerte” para experimentar nuestro yo verdadero…).

Precisamente, las palabras atribuidas a Jesús nos confirman todo el rato que, si los Maestros venían para algo (“Maestros” a los que nuestra común y bien compartida “idiotez humana” convierte a veces en “gurús”, en el sentido malo de la palabra “gurú”)… si los maestros venían “para algo” aquí…, es para ir acabando con el tiempo de los intermediarios.

En un caso, en el caso del mismo Jesús –o bien, digámoslo así: “la voz de nuestra Unidad de Amor”, que habla por Jesús–, en este caso, los dictados que da esta voz en el curso de amor, admiten que Jesús vino a traer el llamado “Espíritu Santo”, que sería “el último de los intermediarios”.

Y al final es como si alguien como Jesús, con su resurrección, ya hubiera colonizado digamos DIRECTAMENTE nuestros corazones (siendo eso mismo lo que significa tal resurrección).

De hecho, ya sabemos que eso mismo es lo que dice por ejemplo en el curso de amor, casi literalmente:

«T1:8.5 Como yo ya no sufro la separación, tú ya no necesitas sufrir la separación. A pesar de que la resurrección no devolvió la vida a la forma que una vez ocupé, me devolvió a ti en la forma del Cristo resucitado que existe en todos vosotros, trayendo así la resurrección incluso a vuestras formas. Me convertí en el Verbo hecho carne con mi resurrección en vez de con mi nacimiento.»

Solo ocurre que nosotros no queremos aceptar esa certeza, esa certeza de la falta de necesidad de “sufrir la separación”, en las formas separadas.

Como sabemos, el sufrimiento, que en el fondo es solo un problema espiritual y solo depende de la separación inventada en nuestra Mente… solo se debe, ese sufrimiento, por tanto, a nuestra adicción a la separación…, al yo separado…, y a todo lo que conlleva este en cuanto a “crear experiencia”.

Esto de “crear experiencia” es algo que “está muy bien” 🙂 …., pero lo que no hace falta es que lo hagamos identificándonos con las ilusiones.

Así que, aunque no lo reconozcamos, parece que el sufrimiento en esta Tierra ya forma parte del “pasado” (como idea)… pues de cierto modo ya estaría terminando esa “experiencia global” de vivir “con sufrimiento” entre estas ilusorias formas separadas que proyectamos. Leer el resto de esta entrada »