Archivo para la etiqueta ‘ser creadores

El significado de “reencarnación”… y ser “creadores” (en torno al libro de Urantia y a Seth)   Leave a comment

[Este texto en formato audio, para escucharlo aquí o para ir a descargarlo:
Ir a descargar ]

flor

1. El significado de “reencarnación”

1.A. Situando el problema: el mundo al revés: cuerpos-holograma; interpenetración
1.B Situando el problema: apunte sobre los tipos de muerte
1.B.a. Breve nota sobre un aspecto de “lo material”
1.C. La pulsación en los espíritus-mente de la Ministra y otros temas básicos
1.D. El problema de “aceptar” la reencarnación en tanto que aceptar el alma; la expansión de la consciencia como creación de distintos regímenes de “aceptación de los eventos internos”
– Notas

2. Ser “creadores”

___
_

1. El significado de “reencarnación”

Quizá lo más importante del concepto de la “reencarnación” es su carácter práctico.

¿Por qué?

Porque si nos permitimos explicar de alguna manera lo que verdaderamente significa “reencarnación”, entonces se explicará “científicamente” por qué experimentamos algunas de las reacciones “absurdas” que tenemos ante personas concretas que puede ser que casi ni conozcamos.

Y esas reacciones son tanto para “bien” como para “mal”, pues a una persona desconocida la podemos percibir en un momento dado claramente como alguien que nos resulta muy fácil de tratar… o bien lo contrario, como literalmente alguien que “no soportamos”.

1.A. Situando el problema: el mundo al revés: cuerpos-holograma; interpenetración

Imaginemos “el mundo al revés”, es decir, el mundo desde la mente, desde lo invisible.

Entonces tendríamos que empezar a concebir que todos somos cierto tipo de “hologramas”, por mucho que nuestro cuerpo, nuestro tipo de cuerpo, nos parezca ahora muy “pesado” y muy dependiente de su historia… tan asociado como está a los elementos “inertes” y a una línea de tiempo.

Entonces, el concepto de “materia” sería solo lo que nos decimos entre nosotros aquí, nosotros, que al estar tan identificados con la densidad de los cuerpos… proyectamos nuestras ideas sobre todas las cosas… ya que realmente seríamos esa especie de hologramas que no experimentamos en tanto que hologramas, ya que nos parecen muy definidos, con tantos detalles.

Imaginemos que en vez de un cuerpo fuéramos una especie de campo que “crea” lo físico, y donde constantemente se están individualizando hologramas-cuerpos, y de entrada el “nuestro”.

Ese campo estaría además totalmente interpenetrado con los demás campos invisibles de todas las demás “cosas” que parecemos ver.

Y en gran medida podríamos empezar a considerar que en último término es esa interpenetración lo que vuelve posible la existencia, en el mundo externo, de toda esa gran cantidad de detalles que vemos en la composición de las cosas y de los cuerpos… de sus historias… en el sostenimiento de las relaciones entre las cosas y las aparentes causas y efectos que vemos fuera… en las historias personales e impersonales de todos los cuerpos que parecen estar fuera de nosotros.

El hecho de que nuestra entrada, en este mundo de hologramas físicos, esté tan casi absolutamente restringida a consistir en nacer a través de un cuerpo, el de una madre…, no quiere decir que la verdad sobre este mundo la tengamos nosotros y nuestras ideas y distorsiones en forma de ideas y conceptos (por eso existen las revelaciones).

En realidad, nuestro cuerpo-holograma sería simplemente un canal para que surja aquí “fuera” la expresión de unos patrones internos a nuestra mente… en una especie de experiencia que en esencia no es física. Esa experiencia podríamos decir que de alguna manera creemos que necesitamos vivirla… o que necesita ser compartida o revisada aquí, o en algún otro sistema de realidad. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

La vida y el universo no podrían existir sin el “presentimiento” en los niveles celulares (por ejemplo). Invitación al capítulo 10 de «La realidad “desconocida”», Seth   1 comment

lilo

(Este es el enlace del audio de este capítulo, y aquí está el índice con la lista de audios de Seth y lo que llevo traducido y grabado de este libro en concreto, que está enlazado abajo del todo en ese índice.)

Como vemos,
la vida, incluso “científicamente” hablando,
depende del “presentimiento”.

Las células, para funcionar y dar un cuerpo estable,
dependen de las cualidades asociadas a lo “oculto” (lo que llamábamos “presentimiento”, por ejemplo).

Vemos esto en estos capítulos de Seth.

Esas cualidades son vitales,
las cualidades que tradicionalmente rechaza “el mundo adulto”,
el mundo que separa tradicionalmente como hemos visto “razón” de “corazón”…
(en lenguaje menos común quizá,
quizá más técnico
ese “presentimiento” entra dentro de lo que llamaríamos “precognición”, que es una palabra muy usada en estos libros).

Entonces, en este capítulo 10 en concreto, tenemos frases muy inspiradoras:

«Son las precogniciones del propio cuerpo del niño las que permiten su desarrollo, y que hable, camine y crezca.

» Del mismo modo, la especie [los humanos como especie], tal y como la concebís, es consciente en algún nivel de sus propias probabilidades y sus “futuras” líneas de desarrollo.»

También sigue dando pinceladas de información acerca de las unidades básicas de consciencia, las UC,
esas unidades invisibles, que están mucho más allá de la forma,
y que están perfectamente conectadas entre sí,
y que de cierta manera son mediante lo cual todos lo creamos “todo”…
(diríamos que de cierto modo son “nosotros”, en todos los niveles a la vez).

Nos decía Seth que había millones de UC en un solo electrón, y también, a la vez, curiosamente, dice esto:

«En términos más amplios, la célula es un enorme universo físico, orbitando en torno a una UC invisible; y en vuestros términos la UC siempre será invisible –más allá del fenómeno más pequeño que podáis percibir con cualquier tipo de instrumento».

Y nos cuenta lo siguiente cuando empieza a esbozar el inicio de un relato sobre nuestra “evolución”,
un relato que poco a poco nos saque de toda idea de “tiempo lineal”:

«Las UC forman todos los sistemas simultáneamente. Habiendo formado el vuestro, y diversificándose a sí mismas a partir de su energía dando formas físicas, eran conscientes de todas las variaciones probables a partir de cualquier cepa biológica dada».

Las células no nos necesitan para sentirse eternas. Invitación a la sección I de «La realidad “desconocida”», Seth   Leave a comment

acebo-en-un-parque

(Este es el enlace del audio de este capítulo, y aquí está el índice con la lista de audios de Seth y lo que llevo traducido y grabado de este libro en concreto, que está enlazado abajo del todo en ese índice.)

¡Las mismas células ya se sienten eternas!

Es decir, no nos necesitan para sentirse eternas en tanto que consciencia… en su vida de Servicio Eterno… un tipo de vida al que “nosotros” aspiramos –aunque digamos que en otro”nivel” de Servicio 🙂

¡Y quizá todo lo que vemos ya se siente eterno!

Por algo se decía, mismamente en el curso de milagros: «Dios está en todo lo que veo, porque Dios está en mi mente»… y “mi mente” está impregnando constantemente, de consciencia… en pulsos… toda la materia de nuestro cuerpo –para empezar por el cuerpo, ese dato inmediato de nuestro tipo de “yoidad”.

Así que en el Lecho de Probabilidades, desde el cual elegimos nuestro futuro y recreamos el pasado (en el eterno Ahora), las células son bastante “soberanas”, por así decirlo 🙂 .

Este libro va sumando cosas con las que sentir intuiciones así.

Como siempre, los textos de Seth nos ayudan a permitirnos descargar intuiciones “en nuestra mente”… a percatarnos de nuestro “ser creadores”… creadores que somos más que meramente consciencia — y siempre en el estilo de Seth de tratar estas cosas, tan poco a poco.

En este capítulo comenta cosas así:

«El cuerpo es también un patrón. Aunque el material que lo compone cambie constantemente, el patrón mantiene su propia integridad. La forma es grabada en el espacio y el tiempo, y no obstante el patrón mismo existe también fuera de ese marco –el cuerpo es una proyección, por tanto, en el campo tridimensional.

»Las consciencias de las células dentro de él, sin embargo, son eternas. El marco físico, entonces, está compuesto en sí mismo de sustancia inmortal. La proyección en el tiempo y el espacio puede desaparecer, en vuestros términos, puede marchitarse y morir. Pero la identidad principal continúa existiendo, así como también las consciencias de esas millones de células que en un tiempo formaban parte del cuerpo.

» Mientras está habitado por la consciencia humana usual, el cuerpo viviente opera como un punto focal intenso. El conglomerado de consciencias dentro de él, en todos los niveles, se enfoca en su propia red de comunicación. Esta red privada está conectada a todas las demás que son como ella. Existen entonces unos niveles de interacción que se dan meramente entre todos los cuerpos –interacción electromagnética y biológica. La red es sin embargo algo de mucho más alcance que eso. No es solo que todas las células puedan responder a cada una de las demás, sino que su actividad de masa desencadena la acción de unos centros aún más elevados de consciencia, para que respondan a un conjunto dado de condiciones mundanas antes que a otras condiciones mundanas que, aun pudiendo ser igual de legítimas, no se ajustan al patrón admitido. Las probabilidades, en cierto grado, están entonces determinadas según pautas celulares.».